La vengadora de las mujeres: 039

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 039 de 129
La vengadora de las mujeres Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LISARDO:

Aunque no soy sabio, intento
imitar sus opiniones.
Los más celebrados fueron,
por andar peregrinando
las partes del universo,
Aristóteles, Platón
divino, al fin, su maestro;
Sócrates, de quien Plutarco
fue historiador; y otros griegos
hicieron grandes viajes,
que no todos los sabemos
en la patria. Yo, señora,
peregriné varios reinos,
vi generosas ciudades,
comuniqué los ingenios
más famosos en Italia
y Flandes, de donde vengo.
En la corte de Bruselas
trataban dos caballeros
un día de tu valor
en el palacio; escuchelos
y entre las demás virtudes,
tus estudios añadieron
en todas lenguas y ciencias;
luego al alma el pensamiento
este deseo propuso
y el pensamiento al deseo,
y así dije: «no he de ver
mi patria, España, primero
que vea esta gran señora,
porque si a mi casa vuelvo
sin verla, no he visto nada,
y haré cuenta, si la veo,
que he visto al Sol en sus rayos,
el fénix raro en su pecho,
la inteligencia en su rostro,
que mueve el otavo cielo
en la influencia de amor;
a Venus en el tercero
y en la claridad, la Luna,
que ilustra al cuarto elemento».
Mas porque la ley de Persia
se cumpla en mí, que primero
que entraban a ver al Rey,
que era pocas veces esto,
le daban algún presente,
dar a vuestra alteza quiero
de los libros más curiosos
los que le agradaren.


<<<
>>>