La vengadora de las mujeres: 046

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 046 de 129
La vengadora de las mujeres Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JULIO:

El primer hombre
a quien tal merced has hecho.
(Vanse LAURA y JULIO .)

LISARDO:

¿Qué dices, Octavio?

OTAVIO:

Digo
que todo va sucediendo
mejor que lo imaginaste;
pero es locura en exceso
conquistar una mujer
hecha de aborrecimientos
de hombres y con dos señores,
que la han de servir haciendo
tan grandes ostentaciones,
por competidores.

LISARDO:

Necio,
el peligro en las mujeres
no está en quien las mira lejos,
porque a quien se aleja más
sabes que le quieren menos;
por eso luego se olvidan
de los ausentes y muertos.
Pero si un hombre se acerca,
guárdese el más casto pecho,
que no quemaron a Troya
desde las naves los griegos,
caballo preñado de hombres
puso a las murallas fuego,
que menos puede un gigante
fuera que un enano dentro.


<<<
>>>