La vengadora de las mujeres: 062

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 062 de 129
La vengadora de las mujeres Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale JULIO .)
JULIO:

  Yo pienso que he de pedir
para dejar esta casa
licencia.

LISARDO:

¿Qué hay, Julio, amigo?

JULIO:

Los desatinos de Laura.

LISARDO:

Habrá dicho en el jardín
excelencias y alabanzas
de las señoras mujeres,
y de los hombres infamias.

JULIO:

Estábale yo diciendo,
dando materia las plantas,
que las unas con las otras
naturalmente se casan
y cómo no daban fruto
las palmas enamoradas
de aquellos racimos de oro
sin la vista de otras palmas.
Enseñábale las flores,
que medran con las que aman;
las aves, que solas lloran
y que acompañadas cantan;
y viendo el agua a una fuente,
díjele también que el agua
se casaba con la tierra,
y ella entonces, enojada,
con el marfil de la mano
rompió la sonora plata
y bañome rostro y cuello.


<<<
>>>