La vengadora de las mujeres: 066

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 066 de 129
La vengadora de las mujeres Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JULIO:

Es verdad, no se quejaba
sino de naturaleza.

LISARDO:

¿Luego era bien que criara
todos los hombres lampiños?

JULIO:

Solo eso para ser damas
falta alguno. Pero advierte
que la mayor arrogancia
de un hombre está en una silla,
aguardando la navaja,
con un babador al cuello,
sin saber si el que le rapa,
perdiendo el juicio entonces,
le cortará la garganta;
pues ver con cuánta crueldad
tuercen la boca y la pasan
a otro lado con tal gesto
que parece que regañan,
y tras esto, que después
la barba más estimada,
la que vio más bigotera,
gastó más tinta y más ámbar,
la lleven a la basura,
¿no es crueldad?


<<<
>>>