La vengadora de las mujeres: 084

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 084 de 129
La vengadora de las mujeres Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDO:

  ¡Plega a Dios, mi señora, que los cielos
me priven de tu vista si he mirado
dama de tu palacio! Y si recelos
te han engañado...

LAURA:

No me han engañado.
 [Aparte.]
(Antes que tenga amor, me matan celos.
¿Qué es esto, amor? ¿Apenas engendrado,
ya sales por los ojos y la boca,
más que podrá el honor, la razón loca?)

LISARDO:

  [Aparte.]
¿Qué tiene Laura? ¡Cielos! ¿Qué es aquesto?
¡Cómo se turba Laura! ¿Quién me engaña?
¿Pensará pensamiento tan honesto
que soy yo aqueste príncipe de España?
De divinas colores se ha compuesto;
pues si la nieve de clavel la baña
destos vivos esmaltes y colores
bien puede mi esperanza tomar flores.
  ¿Atrevereme a ser tan atrevido?
Mas no, que su vergüenza me ha engañado.
¿Si piensa en el castigo merecido?
En eso la divierte su cuidado.
Amor, si las colores desto han sido
no vais por flores a su hermoso prado,
que puede ser que por tan gran locura
en áspides las vuelva su hermosura.


<<<
>>>