La vengadora de las mujeres: 095

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 095 de 129
La vengadora de las mujeres Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DIANA:

De aquel pasado rigor
no menos soltura aguardo.
  Será fuente detenida;
¡oh, qué furiosa ha de ser
en comenzando a correr,
a querer y a ser querida!
  Lisardo, a las ocasiones
es perderse el acercarse;
ya debe de rebelarse
Laura en sus mismas liciones.
  ¿Qué sirve quererse hacer
de tan varonil sujeto,
pues ha de ser en efeto
la mejor mujer, mujer?
  ¿O cómo se ha conocido
que la mayor fortaleza
de la mujer es flaqueza
y amor el mayor olvido?
  La más firme fue más vana;
la más grave, lisonjera;
la más dura fue de cera
y la más cuerda, de lana.
  ¡Quién la vio dar cada día
receptos contra los hombres,
dándoles infames nombres
de traidores a porfía!
  ¿Para qué fue tan tirana
de amor para honesto fin,
si había de ser en fin
la más honesta liviana?
  Quiera y déjenos querer,
porque vea a quien le toca
la más principal, más loca
y la de más ser sin ser.
(Vase.)


<<<
>>>