La vengadora de las mujeres: 118

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 118 de 129
La vengadora de las mujeres Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LISARDO:

  ¿Dónde me llevas, amor,
  entre tantas esperanzas
de llegar al mayor precio?
No me mates como a necio
por injustas confianzas.
  Aquesta es Laura divina,
mal dije, humana es mejor,
pues ya por serlo, a mi amor
piadosamente se inclina.

LAURA:

¿Es Lisardo?

LISARDO:

  El mismo soy,
que venía triste a verte,
sospechoso de mi muerte,
que pienso que ha de ser hoy.

LAURA:

  Por ti, Lisardo, padezco
notables persecuciones.

LISARDO:

¿Para qué dabas liciones?

LAURA:

¡Para!, que ya te aborrezco,
  pues tú también me das, vaya.

LISARDO:

No te enojes, que al amor
ningún trabajo o temor
le enflaquece o le desmaya.


<<<
>>>