La vengadora de las mujeres: 128

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 128 de 129
La vengadora de las mujeres Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JULIO:

¿Hay tal maldad? ¡Vive Dios
que quiero desafiaros!
Mas pedir primero al Rey
se duela de los trabajos
que he pasado amando a un hombre
sin saber cómo ni cuándo.
Dadme las cintas, que quiero
quemarlas, y lleve el diablo
Antes yo, pues aquí hago
cuantos se valen de hechizos,
que solo han de ser amados
por sus méritos los hombres.
Y el que fuere cojo o manco,
o tuviere otros defetos,
que suelen ser tras los años,
hechizo con el dinero,
que es el hechizo más sabio,
y ahorrará de guedejas,
bigoteras y estofados.

ALEJANDRO:

Bien pudieras, Federico,
escusar, siendo obligado
al secreto por quien eres
decirle, oyéndole tantos;
pero yo te haré entender
(Va a meter mano.)
si los caballeros...


<<<
>>>