La venganza de Tamar: 002

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Escena I
Pág. 002 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


Salen AMÓN, de camino,
ELIAZER y JONADAB, hebreos


AMÓN:

               Quitadme aquestas espuelas
               y descalzadme estas botas.

ELIAZER:

               Ya de ver murallas rotas,
               por cuyas escalas vuelas,
               debes de venir cansado.

AMÓN:

               Es mí padre pertinaz;
               ni viejo admite la paz,
               ni mozo quita del lado
               el acero que desciño.

JONADAB:

               De eso, señor, no te espantes
               quien descabezó gigantes
               y comenzó a vencer niño,
               si es otra naturaleza
               la poderosa costumbre,
               viejo, tendrá pesadumbre
               con la paz.

ELIAZER:

               A la grandeza
               del reino que le corona
               por sus hazañas subió.

AMÓN:

               No soy tan soldado yo
               cual de él la fama pregona.
               De los amonitas cerque
               David su idólatra corte;
               máquinas la industria corte
               con que a sus muros se acerque;
               que si en eso se halla bien
               porque sus reinos mejora,
               más quiero, Eliazer, una hora
               de nuestra Jerusalén,
               que cuantas victorias dan
               a su nombre eterna fama.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III