La venganza de Tamar: 120

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 120 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


DAVID:

               La esperanza y el temor,
               en este confuso pleito,
               alegan en pro y en contra.
               ¡Sentenciad en favor, cielos!
               Caballos suenan, ¿si serán
               mis amados hijos éstos?
               Alma, asomaos a los ojos.
               Ojos, abríos para verlos.
               Grillos echa el temor frío
               a los pies, cuando el deseo
               se arroja por las ventanas.
Salen muy tristes ADONÍAS y SALOMÓN

DAVID:

               ¡Hijos!

ADONÍAS:

               Señor...

DAVID:

               ¿Venis buenos?
               ¿Qué es de vuestros dos hermanos?
               ¿Calláis? Siempre fue el silencio
               embajador de desgracias.
               ¿Lloráis? Hartos mensajeros
               mis sospechas certifican.
               ¡Ay, adivinos recelos!
               ¿Mató Absalón a su hermano?

SALOMÓN:

               Sí, señor.

DAVID:

               Pierda el consuelo
               la esperanza de volver
               al alma, pues a Amón pierdo.
               Tome eterna posesión
               el llanto, porque sea eterno
               de mis infelices ojos
               hasta que los deje ciegos.
               Lástimas hable mi lengua.
               No escuchen sino lamentos
               mis oídos lastimosos
               ¡Ay, mi Amón! ¡Ay, mi heredero!
               Llore tu padre con Jacob diciendo:
               ¡Hijo, una fiera pésima te ha muerto!

AUTOR:

               Y de Tamar la historia prodigiosa
               acaba aquí en tragedia lastimosa.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<