La venganza de Tamar (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de La venganza de Tamar.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 120
La venganza de Tamar


La venganza de Tamar
Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• AMÓN
• ELIAZER
• JONADAB
• ABSALÓN
• ADONÍAS
• TAMAR


• DINA
• ABIGAÍL reina
• BERSABÉ
• Un CRIADO
• Un MAESTRO de armas


• JOAB
• DAVID
• MICOL
• SALOMÓN
• TIRSO


• BRAULIO
• ALISO
• RISELO
• ARDELIO, ganadero
• LAURETA




La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Escena I
Pág. 002 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


Salen AMÓN, de camino,
ELIAZER y JONADAB, hebreos


AMÓN:

               Quitadme aquestas espuelas
               y descalzadme estas botas.

ELIAZER:

               Ya de ver murallas rotas,
               por cuyas escalas vuelas,
               debes de venir cansado.

AMÓN:

               Es mí padre pertinaz;
               ni viejo admite la paz,
               ni mozo quita del lado
               el acero que desciño.

JONADAB:

               De eso, señor, no te espantes
               quien descabezó gigantes
               y comenzó a vencer niño,
               si es otra naturaleza
               la poderosa costumbre,
               viejo, tendrá pesadumbre
               con la paz.

ELIAZER:

               A la grandeza
               del reino que le corona
               por sus hazañas subió.

AMÓN:

               No soy tan soldado yo
               cual de él la fama pregona.
               De los amonitas cerque
               David su idólatra corte;
               máquinas la industria corte
               con que a sus muros se acerque;
               que si en eso se halla bien
               porque sus reinos mejora,
               más quiero, Eliazer, una hora
               de nuestra Jerusalén,
               que cuantas victorias dan
               a su nombre eterna fama.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 003 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


ELIAZER:

               Si fueras de alguna dama
               alambicado galán,
               no me espanto que la ausencia
               te hiciera la guerra odiosa;
               que, amor que en la paz reposa,
               pierde armado la paciencia.
               Mas, no amando, aborrecer
               las armas, que de pesadas
               suelen ser desamoradas,
               cosa es nueva.

AMÓN:

               Sí, Eliazer;
               nueva es, por eso la apruebo;
               en todo soy singular;
               que no es digno de estimar
               el que no inventa algo nuevo.
Salen ABSALÓN, ADONÍAS
y otros, de camino

ABSALÓN:

               No gozaremos las treguas
               que el rey da al contrario bien,
               no estando en Jerusalén.

ADONÍAS:

               Corrido habemos las leguas
               que hay de Rabata hasta aquí,
               volando.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 004 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


ABSALÓN:

               ¡Qué bien pensó
               quien las postas inventó!

ELIAZER:

               No, a lo menos para mí.
               Doylas a la maldición
               que, batanando jornadas,
               me han puesto las dos lunadas
               como ruedas de salmón.

ABSALÓN:

               ¡Oh, Eliazer! ¿También tú gozas
               treguas acá?

ELIAZER:

               ¿Qué querías?

AMÓN:

               ¡Oh, mi Absalón, mi Adonías!
               ¿Aquí?

ABSALÓN:

               Travesuras mozas
               nunca, hermano, están despacio;
               troquemos en nuestra tierra
               por las tiendas de la guerra
               los salones de palacio.
               Diez días que han de durar
               las treguas que al Amonita
               David da, el Amor permita
               sus murallas escalar.

AMÓN:

               ¿Murallas de Amor?

ABSALÓN:

               Bien puedes
               permitirles este nombre.
               Amando de noche un hombre,
               ¿no asalta también paredes?
               ¿Ventanas altas no escala?
               ¿No ronda? ¿El nombre no da?
               ¿Trazando ardides no está?
               Luego Amor, a Marte iguala.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 005 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


AMÓN:

               No te quiero replicar;
               ya sé que tiene gran parte
               Amor, que es hijo de Marte,
               y lo que hay de Marte a amar.

ABSALÓN:

               En ti, príncipe, infinito;
               pues, con ser tan gran soldado,
               nunca fuiste enamorado.

AMÓN:

               Poco sus llamas permito.
               No sé ser tan conversable
               como mi hermano Absalón.

ABSALÓN:

               La hermosura es perfección,
               y lo perfecto es amable.
               Hízome hermoso mi suerte
               y a todas me comunico.

AMÓN:

               Estás de cabellos rico
               y así puedes atreverte;
               que, a guedeja que les des
               las que muertas, por las tiendas
               te porfían que los vendas,
               tendrán en ti su interés;
               pues, si no miente la fama,
               tanto tu cabeza vale,
               que me afirman que te sale
               a cabello cada dama.

ELIAZER:

               Si así sus defectos salvas
               ¿qué mucho te quieran bien,
               pues toda Jerusalén
               te llama Socorre-calvas?
               Y las muchas que compones
               debiéndote sus bellezas,
               hacen que haya en las cabezas
               infinitos Absalones.
               Ristros puedes hacer de ellas.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 006 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


ABSALÓN:

               Eliazer, conceptos bajos
               dices.

ELIAZER:

               Fueran ristros de ajos,
               si no es por ti, las más bellas.

ABSALÓN:

               En fin, ¿el príncipe da
               en no querer a ninguna?

AMÓN:

               Hasta encontrar con alguna
               perfecta, no me verá
               en su minuta el Amor.

ABSALÓN:

               Elisabet, ¿no es hermosa?

AMÓN:

               De cerca no, que es ojosa.

ADONÍAS:

               ¿Y Ester?

AMÓN:

               Tiene buen color,
               pero mala dentadura.

ELIAZER:

               ¿Delvora?

AMÓN:

               Es grande de boca.

JONADAB:

               ¿Atalía?

AMÓN:

               Ésa es muy loca,
               y pequeña de estatura.

ABSALÓN:

               No tiene falta María.

AMÓN:

               ¿Ser melindrosa no es falta?

ADONÍAS:

               ¿Dina?

AMÓN:

               Enfádame por alta.

ELIAZER:

               ¿Rut?

AMÓN:

               Es negra.

JONADAB:

               ¿Raquel?

AMÓN:

               Fría.

ABSALÓN:

               ¿Aristóbola?

AMÓN:

               Es común;
               habla con ciento en un año.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 007 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


ABSALÓN:

               ¿Judit?

AMÓN:

               Tiene mucho paño,
               y huele siempre a betún.

ADONÍAS:

               ¿Marta?

AMÓN:

               Encubre muchos granos.

ELIAZER:

               ¿Alejandra?

AMÓN:

               Es algo espesa.

JONADAB:

               ¿Jezabel?

AMÓN:

               Dícenme que ésa
               trae juanetes en las manos.

ABSALÓN:

               ¿Zilene?

AMÓN:

               Rostro bizarro,
               mas, flaca e impertinente.

ELIAZER:

               Pues no hallas quien te contente,
               haz una dama de barro.

ABSALÓN:

               ¡Válgate Dios por Amón!
               ¡Qué satírico que estás!

AMÓN:

               No has de verme amar jamás;
               tengo mala condición.

ADONÍAS:

               ¿Luego no querrás mañana
               en la noche, ir a la fiesta
               y boda que a Elisa apresta
               la mocedad cortesana?

AMÓN:

               ¿Con quién se casa?

ADONÍAS:

               ¿Eso ignoras?
               Con Josefo de Isacar.

AMÓN:

               Bella mujer le han de dar.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 008 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


ABSALÓN:

               Tú que nunca te enamoras,
               no la tendrás por muy bella.
               ¿Piensas ir allá?

AMÓN:

               No sé.

ADONÍAS:

               Hay bravo sarao.

AMÓN:

               Iré
               a danzar, más que no a vella.
               Pero ha de ser disfrazado
               si es que máscaras se admiten.

ADONÍAS:

               En los saraos se permiten.

AMÓN:

               ¡Lástima tengo al casado
               con una mujer a cuestas!

ELIAZER:

               Poco en eso te pareces
               a tu padre.

AMÓN:

               Muchas veces
               de ese modo me molestas.
               Ya sé que a David, mi padre,
               no le han parecido mal,
               testigo la de Nabal
               y Bersabé, hermosa madre
               del risueño Salomón.

ADONÍAS:

               Y las muchas concubinas,
               cuyas bellezas divinas
               milagro del mundo son.

ABSALÓN:

               Gana he tenido de verlas

AMÓN:

               Guárdalas el rey, de suerte
               que aun no ha de poder la muerte
               hallar por donde vencerlas.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 009 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


ABSALÓN:

               El recato de palacio
               y poca seguridad
               de la femenil beldad
               no las deja ver despacio.
               Mas, por Dios, que ha pocos días
               que a una muchacha que vi
               entre ellas, Amón, le di
               toda el alma.

AMÓN:

               Oye, Adonías,
               del modo que está Absalón.
               ¿A la mujer de tu padre?

ABSALÓN:

               Sólo perdono a mi madre.
               Tengo tal inclinación,
               que con quien celebra bodas,
               envidiando su vejez,
               me enamoro, y habrá vez
               en que he de gozarlas todas.

AMÓN:

               La belleza y la locura
               son hermanas. Eres bello
               y estás loco.

ADONÍAS:

               A tu cabello
               atribuye tu ventura
               y no digas desatinos.
               Ya es de noche, ¿qué has de hacer?

ABSALÓN:

               Cierta dama he de ir a ver,
               en durmiendo sus vecinos.

ADONÍAS:

               Yo me pierdo por jugar.

AMÓN:

               Yo que ni adoro ni juego
               leeré versos.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 010 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


ABSALÓN:

               Buen sosiego.

AMÓN:

               En esto quiero imitar
               a David, pues no le imito
               en amar, ni quiero tanto.

ABSALÓN:

               Serás poeta a lo santo.

AMÓN:

               Los salmos en verso ha escrito;
               que es Dios la musa perfeta,
               que en él influyendo está.

ADONÍAS:

               Misterios escribirá,
               que es guerrero y es profeta.
Vanse ABSALÓN y ADONÍAS

ELIAZER:

              ¿Qué habemos de hacer agora?

AMÓN:

              No sé qué se me ha antojado.

ELIAZER:

              ¿Mas si estuvieres preñado?

AMÓN:

               Tanta mujer que enamora
               a mi padre, ausente y viejo,
               ¿qué puede hacer encerrada?
               pues, es cosa averiguada
               que la que es de honor espejo
               en la lealtad y opinión,
               en fin, es frágil sujeto
               Y un animal imperfeto.

JONADAB:

               Si toda la privación
               es del apetito madre,
               deseará su liviandad
               el hombre, que es su mitad;
               y no estando ya tu padre
               para fiestas, ya lo ves...


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 011 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


ELIAZER:

               Iráseles en deseos
               todo el tiempo, sin empleos
               de su gusto.

JONADAB:

               Rigor es
               digno de mirar despacio.

AMÓN:

               Bien filosofáis los dos.

ELIAZER:

               Lástima tengo, por Dios,
               a las damas de palacio
               encerradas como en hucha.

AMÓN:

               El tiempo está algo pesado,
               y con la noche y nublado
               la oscuridad que hace, es mucha.
               ¿Quién duda que en el jardín
               pedirán limosna al fresco
               las damas? Lo que apetezco
               he de ejecutar, en fin.
               Curioso tengo hoy de ser.

ELIAZER:

               ¿Pues qué intentas?

AMÓN:

               ¿Qué? Saltar
               aqueste muro y entrar
               dentro del parque, Eliazer,
               y ver qué conversación
               a las damas entretiene
               de palacio.

ELIAZER:

               Si el rey viene
               a saberlo, no es razón
               que le enojes; pues no ignoras
               que al que aquí dentro cogiese,
               por más principal que fuese
               viviría pocas horas;
               que las casas de los reyes
               gozan de la inmunidad
               de los templos.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 012 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


AMÓN:

               Es verdad;
               mas no se entienden las leyes
               con el príncipe heredero.
               Príncipe soy de Israel,
               el calor que hace es crüel,
               y así divertirme quiero.
               En dando yo en una cosa,
               ya sabes que he de salir
               con ella.

JONADAB:

               Empieza a subir;
               mas siendo tan peligrosa
               y de tan poco provecho
               no me parece que es justo.

AMÓN:

               Provecho es hacer mi gusto.

ELIAZER:

               ¿Y después que le hayas hecho?

AMÓN:

               Esto ha de ser, ¡vive Dios!
               Vamos los tres a buscar
               por donde poder entrar.

ELIAZER:

               ¿Entrar, quién?

AMÓN:

               Yo, que los dos
               fuera me esperaréis.

ELIAZER:

               Alto.

AMÓN:

               Hacia allí he visto unas hiedras,
               que abrazadas a sus piedras,
               aunque el muro está bien alto,
               de escala me servirán.

ELIAZER:

               Vamos, y a subir empieza.
               En dándole en la cabeza
               una cosa, no podrán
               persuadirle a lo contrario
               catorce predicadores.

JONADAB:

               ¡Qué extraños son los señores!

ELIAZER:

               Y el nuestro, ¡qué temerario!

Vanse todos.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 013 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


Salen DINA con guitarra, y TAMAR
TAMAR:

               ¿Viste jamás tal calor?
               Aunque tú mejor lo pasas
               que yo.

DINA:

               ¿Pues por qué mejor?

TAMAR:

               Porque no juntas las brasas
               del tiempo, al fuego de amor.
               Mas yo, que no puedo más;
               y a mi amor junto el bochorno
               que hace.

DINA:

               ¡Donosa estás!

TAMAR:

               ¿Qué seré?

DINA:

               Serás un horno,
               en que a Joab cocerás
               pan de tiernos pensamientos,
               a sustentarle bastantes
               contra recelos violentos.

TAMAR:

               Sí, que en eso a los amantes
               paga Amor en alimentos.

DINA:

               ¡Notable calma! No mueve
               una hoja el viento siquiera.

TAMAR:

               Si aquesta fuente se atreve
               a aplacar su furia fiera
               que en la taza de oro bebe
               de su arena aqueste prado,
               dénos su margen asiento.

DINA:

               En cojines de brocado
               sus flores de ciento en ciento
               te ofrecen su real estrado;
               que, en fin, como eres infanta
               no te contentas con menos.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 014 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


TAMAR:

               Pues traes instrumentos, canta;
               que en los jardines amenos
               así Amor su mal espanta.

DINA:

               Yo no tengo que espantar,
               que no estoy enamorada;
               ni al viento puedes llamar;
               pues siendo tan celebrada
               en la música Tamar
               como en la belleza, a oírte
               correrá el céfiro manso,
               alegre por divertirte.

TAMAR:

               ¿Lisonjéasme?

DINA:

               Descanso
               si amores llego a decirte.
Sale AMÓN, sin ser visto por ellas

AMÓN:

               La mocedad no repara
               en cuanto intenta y procura;
               la noche mi gusto ampara,
               cuanto me entristece oscura
               me alegra esta fuente clara.
               Como no sé dónde estoy,
               en cuanto topo tropiezo.
               .................... [-oy]

DINA:

               Cuando yo a cantar empiezo,
               treguas a mis penas doy.

TAMAR:

               Dame, pues, ese instrumento.

AMÓN:

               Mi deseo se cumplió.
               Aquí hablar mujeres siento.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 015 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


TAMAR:

               La música se inventó
               en alivio del tormento.

AMÓN:

               Cantar quieren; no pudiera
               venir a tiempo mejor.

TAMAR:

               ¡Ay si mi amante me oyera!

AMÓN:

               No hay parte en que no entre amor.
               Hasta aquí llegó su esfera.
 Canta

TAMAR:

               "Ligero pensamiento,
               del amor, pájaro alegre,
               que viste la esperanza
               de plumas y alas verdes;
               si fuente de tus gustos
               es mi querido ausente,
               donde amoroso asistes,
               donde sediento bebes,
               tu vuelta no dilates
               cuando a su vista llegues,
               que me darán tus dichas
               envidia si no vuelves.
               Pajarito que vas a la fuente,
               bebe y vente.
               Correo de mis quejas
               serás cuando le lleves
               en pliegos de suspiros
               sospechas impacientes
               Con tu amoroso pico;
               si en mi memoria duerme,
               del sueño de su olvido
               es bien que le despiertes;
               castígale descuidos,
               amores le agradece,
               preséntale firmezas,
               favores le promete.
               Pajarito que vas a la fuente,
               bebe y vente."


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 016 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


AMÓN:

               ¡Qué voz tan apacible!
               ¡Qué quejas tan ardientes!
               ¡Qué acentos tan süaves!
               ¡Ay, Dios! ¿Qué hechizo es éste?
               A su meliflüo canto,
               corrido el viento vuelve,
               que en fe que se detuvo,
               muy bicn puede correrse;
               y por acompañar
               su voz, la hace que temple
               los tiples de estas hojas,
               los bajos de estas fuentes,
               Amor, no sé qué os diga,
               si vuestro rigor viene
               a oscuras y de noche
               porque los ojos cierre,
               como a la voz iguale
               la belleza que suele
               ser ángel en acentos
               y en rostro ser serpiente
               ¡Triunfad, niño absoluto,
               de un corazón rebelde,
               si rústico, ya noble,
               si libre, ya obediente!

DINA:

               Vuelve a cantar, señora,
               que por oírte y verte
               el sol, músico ilustre,
               anticiparse quiere.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 017 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


AMÓN:

               Si por verla y oirla
               sus rayos amanecen,
               ¿quién duda que es hermosa?
               ¿Quién duda que conviene
               su cara con su canto?
               ¡Ay, Dios, quién mereciese
               atestiguar de vista
               lo que de oídos siente!

TAMAR:

               ¡Qué he de cantar, si lloro

AMÓN:

               Entrad, celos crüeles;
               servid de rudimentos
               con que mi amor comience.
               ¿Mujer ausente y firme?
               ¿Celoso yo y presente?
               ¿Sin ver enamorado?
               ¿Hoy libre y hoy con leyes?
               ¡Oh, milagrosa fuerza
               de un ciego dios que vence,
               sin ojos y con alas,
               cuanto desnudo, fuerte!

DINA:

               Así tu amante goces,
               y de tus años cuentes
               los lustros a millares
               en primavera siempre,
               que, prosiguiendo, alivies
               el calor que suspendes
               y olvidas con oírte.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 018 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


TAMAR:

              Va, pues que tú lo quieres.
Canta
               "¡Ay, pensarniento mío,
               cuanto allá te detienes!
               ¡Qué leve que te partes!
               ¡Con qué pereza vuelves!
               ¡Celosa estoy que goces
               de mi adorado ausente
               la vista con que aplacas
               la ardiente sed de verle!
               Si acaso de sus labios
               el dulce néctar bebes,
               que labran sus palabras
               y hurtarle algunas puedes.
               Pajarito que vas a la fuente,
               bebe y vente."
 

AMÓN:

               ¿Hay más apacible rato?
               ¡Espíritus celestiales,
               si entre músicas mortales,
               ver queréis vuestro retrato,
               venid conmigo! Acercarme
               quiero un poco; mas caí.
Cae

TAMAR:

               ¡Ay, cielos! ¿Quién está ahí?


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 019 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


AMÓN:

               Ya es imposible ocultarme,
               aunque la noche es de suerte
               que mentir mi nombre puedo;
               pues con su oscuridad
               quedo seguro que nadie acierte
               y vea el traje en que estoy.

TAMAR:

               ¿Qué es esto?

AMÓN:

               Déme la mano;
               hijo soy del hortelano,
               que he caído. Al diablo doy
               la música, que ella hué
               ocasión que tropezase
               en un tronco y me quebrase
               la espinilla, ¿no me ve?

DINA:

               ¿No veis vos por dónde andáis,
               y os hemos de ver nosotras?

AMÓN:

               ¡Pardios, damas o quillotras,
               lindamente lo cantáis!
               Oyéraos yo doce días
               sin dormir.

TAMAR:

               ¿Haos contentado?

AMÓN:

               ¡Pardiós, que lo habéis cantado
               como un gigante Golías!
               Dadme la mano, que peso
               un monte. [(Se la tomé. (-Aparte-)
               Juro que cuando besé]
Bésasela
               que a la miel me supo el beso.)

TAMAR:

               Atrevido sois, villano.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 020 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


AMÓN:

               ¿Qué quiere? Siempre se vido,
               ser dichoso el atrevido.

TAMAR:

               Al fin, ¿sois el hortelano?

AMÓN:

               ¡Sí, pardiez, e inficionado
               a músicas!

DINA:

               ¡Buen modorro!

AMÓN:

               ¡Pardios, vos tenéis buen chorro!
               Si en la cara os ha ayudado
               como en la voz la ventura,
               con todo os podéis alzar;
               aunque no se suele hallar
               con buena voz la hermosura.

TAMAR:

               Tosco pensamiento es ése.

AMÓN:

               ¿No suele, aunque esto os espanta,
               decirse a la que bien canta,
               "quién te oyese y no te viese?"

TAMAR:

               Cumpliráos ese deseo
               la oscuridad que hace agora.

AMÓN:

               Antes me aburro, señora,
               pues ya que os oí no os veo.

TAMAR:

               Pues, ¿no me habéis conocido?

AMÓN:

               Sois tantas las que aquí estáis,
               y de día y noche andáis
               pasando el jardín florido,
               que como no me expliquéis
               vueso nombre, no me espanto
               que no os conozca en el canto;
               porque aunque tal vez lleguéis
               a retozarme, y me quejo
               de más de un pellizco y dos
               que me dais, quizá--¡pardiós!--
               porque el rey, que ya está viejo,
               os cumple mal de josticia,
               tiniendo tanta mujer,
               soy rudo en el conocer.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 021 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


TAMAR:

               ¡Qué villano!

DINA:

               ¡Y qué malicia!

TAMAR:

               ¡Fïad burlas de esta gente!

AMÓN:

               ¿Quiere decirme quién es
               y llevaréla después
               de flor y fruta un presente?

TAMAR:

               Sois muy hablador.

AMÓN:

               (El guante (-Aparte-)
               de la mano le quité
Quítale el guante de la mano
               cuando a besarla llegué.)

TAMAR:

               Vamos.

AMÓN:

               No se vaya, cante;
               ¡Así le remoce el cielo
               a David, si es su marido!

TAMAR:

               Mi guante se me ha caído.

AMÓN:

               Debe de estar en el suelo.
               Halléle--¡pardiós!--que gano
               en hallazgos mucho ya.

TAMAR:

               ¿Qué es de él?

AMÓN:

               Tome.

TAMAR:

               Dadle acá.

AMÓN:

               (Beséla otra vez la mano.) (-Aparte-)
Bésasela

TAMAR:

               ¿Quién tanta licencia os dió?
               Villano.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 022 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


AMÓN:

Mi dicha sola.

TAMAR:

Dadme acá el guante.

AMÓN:

Mamóla.
Vásele a dar y búrlala

TAMAR:

¿Luego no le hallaste?

AMÓN:

No.

TAMAR:

¿No gustas de lo que pasa?

DINA:

Buen jardinero.

AMÓN:

(De Amor) (-Aparte-)
¿Que pensáis todo esto es flor?

TAMAR:

Yo haré que os echen de casa.
¡Vamos!

DINA:

¿Has de ver mañana
la boda de Elisa?

TAMAR:

Sí.

DINA:

¿Qué vestido?

TAMAR:

Carmesí.

AMÓN:

Seréis un clavel de grana.
(De aquí mis venturas saco.) (-Aparte-)
Qué, ¿sin cantar más se van?
¿Sus nombres no me dirán?

DINA:

No, que sois un gran bellaco.

Vanse


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 023 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


AMÓN:

               Agora, noche, sí que a oscuras quedo,
               pues un sol hasta aquí tuve delante;
               libre de amor entré, ya salgo amante;
               reíame antes de él, ya llorar puedo.
               ¡Ay, amorosa voz, oscuro enredo!
               ¡Cifrad vuestra ventura en solo un guante,
               que si iguala a su música el semblante
               victorioso quedáis, yo os lo concedo!
               ¡Cuando más descuidado, más rendido!
               Sin saber a quien quiero, enamorado;
               asaltando murallas y vencido!
               Mas dichoso, rapaz, vuestro cuidado,
               si sacando quién es por el vestido,
               la suerte echáis no en blanco, en encarnado.
Vase.
Salen ABSALÓN, ADONÍAS,
ABIGAÍL, reina, y BERSABÉ

ABIGAÍL:

               ¿Quedaba el rey, mi señor,
               bueno?

ABSALÓN:

               Alegre salud goza;
               que en el bélico furor
               parece que se remoza
               y le da sangre el valor.

ABIGAÍL:

               Quitarále la memoria
               de nosotras, el deseo
               del triunfo de esa victoria.

ADONÍAS:

               Amaros es su trofeo;
               conservaros es su gloria.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 024 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


ABSALÓN:

               Poca ocasión habrá dado
               a que su olvido os espante;
               pues no sé que se haya hallado,
               ni en guerra, más firme amante,
               ni en paz, más diestro soldado.
               En la más ardua victoria
               es vuestro amor buen testigo
               que tiene, en fe de su gloria,
               la espada en el enemigo
               y en vosotras la memoria.

ADONÍAS:

               Bien sabe eso Bersabé
               y Abigail no lo ignora.

ABIGAÍL:

               Que estoy triste sin él, sé.

BERSABÉ:

               Y yo que en su ausencia llora
               quien vive cuando le ve.

ABIGAÍL:

               ¿Pensáis volveros tan presto
               al cerco?

ADONÍAS:

               Las treguas son
               tan breves, que el rey ha puesto
               que no sufran dilación.

ABSALÓN:

               Yo, mañana, estoy dispuesto
               a partirme.

ADONÍAS:

               Y yo también.

ABIGAÍL:

               Escribiré con los dos
               al rey, que si quiere bien
               dedique psalmos a Dios,
               seguro en Jerusalén,
               y en la guerra no consuma
               la plata que peina helada,
               que, aunque en su esfuerzo presuma,
               el viejo cuelga la espada
               y el sabio juega la pluma.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 025 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


ABSALÓN:

               A ambas cosas se acomoda
               mi padre.

BERSABÉ:

               Galán venís,
               Absalón.

ABSALÓN:

               Soy hoy de boda.

BERSABÉ:

               Y vos, infante, salís
               para que la corte toda
               se vaya tras vos perdida.

ADONÍAS:

               Autorizamos la fiesta
               que es la novia conocida.
Salen AMÓN, muy triste,
y JONADAB y ELIAZER

ELIAZER:

               ¿Qué novedad será ésta,
               señor?

AMÓN:

               Es mudar de vida.

JONADAB:

               ¿Qué te sucedió que así
               desde que el jardín entraste,
               ni duermes, ni estás en ti?

ELIAZER:

               ¿Qué viste cuando llegaste?

AMÓN:

               Triste estoy porque no vi.
               Dejadme, que de opinión
               y vida, mudar pretendo;
               no quiero conversación,
               porque va, con quien me entiendo
               sólo es mi imaginación.
               (¡Ay, encarnado vestido, (-Aparte-)
               si a verme salieses ya!

ABSALÓN:

               ¡Oh, príncipe!

ABIGAÍL:

               ¡Amón querido!

AMÓN:

               Las treguas que David da
               a veros nos han traído.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 026 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


ADONÍAS:

               Y agora el casarse Elisa,
               nuevas fiestas ocasiona
               que dan a las galas prisa.

AMÓN:

               Merécelo su persona.

ABSALÓN:

               Para vos cosa de risa
               son casamientos y amores.

AMÓN:

               No sé lo que en eso os diga.
Sale un CRIADO

CRIADO:

               Josefo espera, señores,
               que le honréis.

ADONÍAS:

               Y él nos obliga
               a que le hagamos favores.

ABSALÓN:

               ¿Venís, príncipe?

AMÓN:

               Después,
               que tengo qué hacer agora.

ABSALÓN:

               Adonías, vamos pues.

Vanse todos menos AMÓN


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 027 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


AMÓN:

               Salid ya, encarnada aurora,
               prostraréme a vuestros pies,
               salid, celeste armonía
               que en la voz enamoráis,
               vea vuestro sol mi día,
               y sepa yo si igualáis
               la cara a la melodía.
               ¿Si mudará parecer?
               ¿Si trocará la color
               que mi remedio ha de ser?
               ¿Si querrá vengarse Amor
               de mi libre proceder?
               No lo permitáis, dios ciego;
               sepa yo, pues que me abraso,
               quién es la que enciende el fuego;
               no hagáis de arrogancias caso,
               pues las armas os entrego.
               Ya salen acompañando
               a los desposados, todos.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 028 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


Salen la MÚSICA y toda la compañía
de dos en dos muy bizarros; y saca
TAMAR un vestido rico de carmesí, y
los novios detrás; dan una vuelta y éntranse
AMÓN:

               Dudo, alegre, terno amando;
               ¡ay, Amor! ¡Por qué de modos
               almas estáis abrasando!
               Quiero, escondido, de aquí,
               ver sin ser visto, si pasa
               quien me tiraniza así.
               ¡Ay Dios, ya el fuego me abrasa
               de un vestido carmesí!
               ¿No es ésta de lo encarnado
               mi hermana? ¿No es ésta, cielos,
               Tamar? ¡Buena suerte he echado!
               ¡Ay, imposibles desvelos!
               ¿De mi hermana enamorado?
               ¡Malhaya el jardín, amén;
               la noche triste y oscura,
               mi vuelta a Jerusalén;
               malhaya, amén, mi locura,
               que para mal de mi bien,
               libre me obligó a saltar
               los muros de Amor tirano!
               ¡Alma, morir y callar,
               que siendo amante y hermano
               lo mejor es olvidar!
               Más vale, cielos, que muera
               dentro mi pecho esta llama
               sin que salga el fuego afuera;
               ausente, olvida quien ama,
               amor es pasión ligera.
               Al cerco quiero partirme,
               que a los principios se aplaca
               la pasión que no es tan firme.
               ¡Eliazer!


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 029 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


Salen ELIAZER y JONADAB
ELIAZER:

               Gran señor.

AMÓN:

               Saca...

ELIAZER:

               ¿Qué quieres?

AMÓN:

               Quiero vestirme
               de camino y al campo ir.
               Preven tus botas y espuelas.

JONADAB:

               Postas voy a prevenir.

AMÓN:

               Pero ciego y con pigüelas,
               ¿cómo podrá el sacre huír?
               Deja eso; dame un vaquero
               de tela, sácame un rostro,
Vanse ELIAZER y JONADAB
               que hallarme en el sarao quiero.
               De imposibles soy un mostro;
               esperando desespero.
               Ame el delfín al cantor,
               al plátano el persa adore
               a la estatua tenga amor
               el otro, el bruto enamore
               la asiria de más valor;
               que de mi locura vana
               el tormento es más atroz
               y la pasión más tirana,
               pues me enamoró una voz
               y adoro a mi misma hermana.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 030 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


Salen ELIAZER y JONADAB
JONADAB:

               Aquí están rostro y difraz.

AMÓN:

               Vístemé, pues; pero quita
               que este rigor pertinaz
               con la razón precipita
               de mi sosiego la paz
               ¡Dejadme solo! ¿No os vais?

ELIAZER:

               (¿Qué le habrá dado a este loco? (-Aparte-)
Vanse ELIAZER y JONADAB

AMÓN:

               Penas, si esto amor llamáis,
               en distancia y tiempo poco
               su infierno experimentáis.
               No quiera Dios que un deseo
               desatinado y crüel
               venza con amor tan feo
               a un príncipe de Israel.
               Morir es noble trofeo.
               Incurable es mi dolor;
               pues ya soy vuestro vasallo
               ciego dios, dadme favor
               por que adorar y callallo
               son imposibles de amor.

Vase.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 031 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


Salen todos los de la boda,
y TAMAR con ellos, y siéntanse
TAMAR:

               Gocéis, Josefo, el estado
               con Elisa, años prolijos,
               con la vejez coronado
               de nobles y hermosos hijos,
               fruto de amor sazonado.

JOSEFO:

               Si vuestra alteza nos da
               tan felices parabienes
               ¿quién duda que gozará
               nuestra ventura los bienes
               que nos prometemos ya?

ELISA:

               A lo menos descaremos
               toda esa dicha, señora,
               porque con ella paguemos
               lo mucho que desde agora
               a vuestra alteza debemos.
Sale un CRIADO

CRIADO:

               Máscaras quieren danzar.

TAMAR:

               Dése principio a la fiesta.
Sale AMÓN de máscara

JOSEFO:

               El cielo pintó en Tamar
               con una hermosura honesta
               un donaire singular.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 032 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


Danzan y entretanto AMÓN, de máscara,
hinca la rodilla al lado de TAMAR
AMÓN:

               (¿De qué sirve entre los dos (-Aparte-)
               mi rebelde resistencia,
               Amor, si en fuerzas sois Dios
               y tiráis con tal violencia
               que al fin me lleváis tras vos?
               Desocupado está el puesto
               de mi imposible tirana;
               deudor os soy solo en esto.
               ¡Qué de estorbos, crüel hermana,
               en mi amor el cielo ha puesto!)
Habla a TAMAR
               Por gozar tal coyuntura
               bien me holgara yo, señora,
               que casara mi ventura
               una dama cada hora;
               puesto que la noche oscura
               también voluntades casa,
               hecho tálamo un jardín,
               donde, cuando el tiempo abrasa,
               con voces de un serafin
               hizo cielo vuestra casa.
               .................. [-ín].
               Yo sé quien, antes de veros,
               enamorado de oíros,
               los árboles lisonjeros
               movió anoche con suspiros
               y a vos no pudo moveros.
               Yo sé quien besó una mano
               dos veces--¡fueran dos mil!--
               yo sé...


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 033 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


TAMAR:

               Fingido hortelano,
               para vuestro mal sutil
               y para mi honor villano;
               ya el engaño he colegido,
               que en fe de su oscuridad,
               os hizo anoche atrevido.
               La sagrada inmunidad
               del palacio habéis rompido;
               pero, agradeced que intento
               no dar a esta fiesta fin
               que lastime su contento;
               que hoy os sirviera el jardin
               de castigo y escarmiento.

AMÓN:

               De castigo, cosa es clara,
               que vuestro gusto cumplió
               mi fortuna siempre avara,
               pero de escarmiento no.
               ¡Ojalá que escarmentara
               yo en mí mismo! Más no temo
               castigos, que el cielo me hizo
               sin temor, con tanto extremo
               que yo mismo el fuego atizo
               y brasas en que me quemo.

TAMAR:

               ¿Quién sois vos, que habláis ansí?

AMÓN:

               Un compuesto de contrarios,
               que desde el punto que os vi,
               me atormentan, temerarios,
               y todos son contra mí.
               Una quimera encantada;
               soy una esfinge en quien lucho,
               un volcán en nieve helada,
               y, en fin, por ser con vos mucho,
               no vengo, infanta, a ser nada.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 034 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


TAMAR:

               ¿Vióse loco semejante?

AMÓN:

               Yo sé que anoche perdistes,
               porque yo ganase, un guante;
               la mano que a un pastor distes
               dadla agora a un firme amante.

TAMAR:

               Máscara descomedida,
               levantáos luego de aquí,
               que haré quitaros la vida.

AMÓN:

               Esa anoche la perdí;
               tarde vendrá quien la pida.
               Mas, pues no es bien que un villano
               más favor de noche hagáis
               que a un ilustre cortesano,
               que queráis o no queráis
               os he de besar la mano.
Bésala y vase

TAMAR:

               ¡Ola, matadme ese hombre!
Levántanse todos
               ¡Dejad la fiesta, seguidle!

JOSEFO:

               ¿Qué tienes? ¿Qué hay que te asombre?

TAMAR:

               ¡No me repliquéis, heridle.
               ¡Dadle muerte o dadme nombre
               de desdichada!


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 035 de 120
La venganza de Tamar Acto I Tirso de Molina


ELIAZER:

               Dejemos
               el sarao, que hacer es justo
               lo que manda.

JOSEFO:

               Siempre vemos
               que del más cumplido gusto
               son pesares los extremos.
 
FIN DE LA PRIMERA JORNADA


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Escena II
Pág. 036 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


Sale AMÓN, vistiéndose, muy

melancólico, con ropa y

montera, y ELIAZER y JONADAB


JONADAB:

               No lo aciertas, gran señor,
               en levantarte.

AMÓN:

               Es la cama
               potro para la paciencia.

ELIAZER:

               Un discreto la compara
               a los celos.

AMÓN:

               ¿De qué modo?

ELIAZER:

               De la suerte que regalan
               cuando pocos, si son muchos,
               o causan flaqueza o matan.

AMÓN:

               Bien has dicho. ¡Hola!

JONADAB:

               Señor.

AMÓN:

               Dadle cien escudos.

ELIAZER:

               Pagas
               como príncipe, no solo
               las obras, más las palabras.

AMÓN:

               ¿Qué es esto?

JONADAB:

               Darte aguamanos.

AMÓN:

               Si con fuego me lavara
               pudiera ser que estuviera
               mejor, pues me abrasa el agua.
               Dime algo que me entretenga.
               ¿Qué es la causa de que callas
               tanto, Eliazer?


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 037 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


ELIAZER:

               No sé cómo
               darte gusto; ya te enfadas
               con que hablando te diviertan,
               ya darte música mandas,
               ya a los que te hablan despides,
               y riñes a quien te canta.

JONADAB:

               Ésta tu melancolía
               tiene, señor, lastimada
               a toda Jerusalén.

ELIAZER:

               No hay caballero ni dama
               que a costa de alguna parte
               de su salud, no comprara
               la tuya.

AMÓN:

               ¿Quiérenme mucho?

ELIAZER:

               Como a su príncipe.

AMÓN:

               Basta.
               No me habléis más en mujeres.
               ¡Pluguiera a Dios que se hallara
               medio con que conservar
               la naturaleza humana
               sin haberlas menester
               ¿Vino el médico?

JONADAB:

               ¿No mandas
               que ninguno te visite?

AMÓN:

               Si supieran como parlan,
               no estuviera enfermo yo.

ELIAZER:

               No estudian, señor, palabra;
               sangrar y purgar son polos
               de su ciencia.

AMÓN:

               Y su ganancia.

JONADAB:

               Todo es seda, ámbar y mulas;
               si dos de ellos envïara
               a Egipto o Siria, David,
               con solas plumas, mataran
               más que su ejército todo.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 038 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


ELIAZER:

               Juntáronse ayer en casa
               de Délbora, seis doctores,
               que ha días que está muy mala,
               para consultarse entre ellos
               la enfermedad, y aplicarla
               algún remedio eficaz.
               Apartáronse a una sala,
               echando la gente de ella;
               dióle gana a una crïada,
               que bastaba ser mujer,
               de escuchar lo que trataban;
               y cuando tuvo por cierto
               que del mal filosofaban,
               de la enferma, y experiencias
               acerca de él relataran,
               oyó preguntar al uno,
               "Señor doctor, ¿qué ganancia
               sacará vuesa merced
               una con otra semana?"
               Respondió, "cincuenta escudos,
               con que he comprado una granja,
               veinte aranzadas de viñas,
               y un soto en que tengo vacas;
               pero no me descontenta
               el buen gusto de las casas
               que tuvo vuesa merced."
               Dijo otro, "Son celebradas.
               No sé qué hacer del dinero
               que gano. ¡Cosa extremada
               es ver que, sin ser verdugo
               porque matamos nos pagan!"


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 039 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


ELIAZER:

               "Dejan eso," replicó
               otro, "y decid de qué traza
               os fué en el juego de anoche."
               "Perdí, son suertes voltarias,
               pero ¿tenéis muchos libros?"
               "Doscientos cuerpos no bastan,
               con cuatro dedos de polvo,
               que ni ellos hablan palabra
               ni yo las que encierran miro.
               Ostentación e ignorancia
               nos han dado de comer;
               más ha de cuatro semanas
               que no hojeo, si no son
               pechugas de pavos, blancas,
               lomos de gazapos tiernos
               y con pimienta y naranja,
               perdiz, pichón y vaquita,
               --así a la ternera llaman
               los hipócritas al uso--
               Pero lo parlado basta;
               vamos a ver nuestra enferma,
               que estará muy confïada
               en nuestra consulta." Fueron
               y dijo el de mayor barba,
               "Lo que se saca de aquí
               es que al momento se haga
               una fricación de piernas,
               y por todas las espaldas
               la echen catorce ventosas,
               las tres o cuatro sajadas.
               Pónganla en el corazón
               un socrocio, y fomentada
               con manteca de azahar,
               tenga en el cielo esperanza
               que la consulta de hoy
               la ha de dar muy presto sana."
               Diéronles doscientos reales
               y volviéronse a su casa
               bien medrados de la junta
               como te he contado.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 040 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               Calla,
               relator impertinente,
               que me atormentas y cansas.
               ¿Es posible que hables tanto?

ELIAZER:

               ¿Tú, señor, no me lo mandas?
               Si callo, te doy pesar;
               en hablando me amenazas.
               Dios te de sosiego y gusto.

AMÓN:

               ¿Qué es aquello? ¡Hola! ¿quién canta?

JONADAB:

               Músicos que recibistes
               para que sus consonancias
               tu melancólico humor
               alivien.

AMÓN:

               ¡Industria vana!
Cantan desde adentro

MÚSICOS:

               "Pajaricos que hacéis al alba
               con lisonjas alegre salva,
               cantadle a Amón,
               que tristezas le quitan la vida
               y no sabe si son de amor,
               y no sabe si de amor son."


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 041 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               Hola, Eliazer, Jonadab,
               ¡echadlos por las ventanas!
               ¡Dadlos muerte! ¡Sepultadlos!
               Haciendo ataúd las tablas
               de sus necios instrumentos
               tendrán sepultura honrada,
               como gusanos de seda
               en sus capullos.

JONADAB:

               ¡Qué extraña
               pasión de melancolía!

AMÓN:

               ¿No imitan en una casa
               a su señor los crïados?
               ¿Yo llorando y ellos cantan?
               ¿Mi enfermedad les alegra?
Dichos y sale un MAESTRO de armas

ELIAZER:

               Aquí está el maestro de armas
               que viene a darte lección.

AMÓN:

               Dadme, pues, la negra espada,
               aunque pues se queda en blanco
               mi nunca verde esperanza,
               mejor que la espada negra
               pudiera jugar la blanca.

MAESTRO:

               Vuelva el cielo, gran señor,
               los colores a tu cara,
               que la tristeza marchita
               con la salud que te falta.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 042 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               Retórico impertinente,
               el que es diestro jamás habla;
               jugad las armas callando
               o no os preciéis de las armas.

MAESTRO:

               Perdóneme vuestra alteza.
               Dije en la lección pasada
               que con estas dos posturas
               al enemigo se ganan
               medio pie de tierra.

AMÓN:

               Siete,
               que son los que a un cuerpo bastan;
               cuando os haya muerto a vos,
               darán quietud á mis ansias.
Da tras el MAESTRO

MAESTRO:

               ¿Qué es que hace vuestra alteza?

AMÓN:

               Castigar vuestra arrogancia.
               Necios, el mal que me aflige
               siendo de amor, no se saca
               con bélicos instrumentos.
               Morid todos, pues me matan
               invisibles enemigos.
Corre detrás de todos

MAESTRO:

               Huyamos, mientras se amansa
               el frenesí de su furia.

Huyen todos


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 043 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               Si hubiera armas que mataran
               la memoria que me aflige,
               ¡qué buenas fueran las armas!
               Hola, Eliazer, Jonadab,
               Josepho, Abiatar, Sisara.
               ¿No hay quien venga a dar alivio
               al tormento que me abrasa?
Salen ELIAZER y JONADAB

JONADAB:

               Gran señor, sosiégate.

AMÓN:

               ¿Cómo? Si es quimera mi alma
               de contradicciones hecha,
               de imposibles sustentada.
               ¿No estaba en la cama yo?
               ¿Quién me ha cubierto de galas?
               Desnudadme presto, presto.

ELIAZER:

               Tú te vistes y levantas
               contra la opinión de todos.

AMÓN:

               Mentís.

JONADAB:

               Desnúdale y calla.

AMÓN:

               ¿Yo sedas en vez de luto?
               ¡Ay, libertad malograda!
               ¿Muerta vos y yo de fiestas?
               Sayal negro, jerga basta,
               os tienen de hacer desde hoy
               las obsequias lastimadas.
Suenan cajas dentro
               ¿Qué es esto?


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 044 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


JONADAB:

               Gran señor, viene
               tu padre, rey y monarca
               de las doce ilustres tribus,
               entre clarines y cajas,
               triunfando a Jerusalén
               después que por tierra iguala
               del idólatra Amonita
               las ciudades rebeladas.
               Sálenle, con bendiciones,
               músicas, himnos y danzas
               a recibir a sus puertas,
               cubiertas de cedro y palma,
               los cortesanos alegres,
               y la victoria lo cantan
               con que triunfó de Golias
               sus agradecidas damas.
               Sal a darle el parabién,
               y con su célebre entrada
               suspenderás tu tristeza.

AMÓN:

               Al melancólico agravan
               el mal, contentos ajenos.
               Idos todos de mi casa,
               dejadme a solas en ella,
               mientras veis que me acompañan
               desesperación, tristeza,
               locura, iniposibles, rabia,
               pues cuando mi padre triunfe
               muerte me darán mis ansias.

Vase AMÓN


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 045 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


JONADAB:

               ¡Lastimoso frenesí!

ELIAZER:

               ¿Que no se sepa la causa
               de tanto mal?

JONADAB:

               ¿Si es de amor?

ELIAZER:

               A serlo, ¿quién rehusara
               a quien hereda este reino?

JONADAB:

               No sé, por Dios. Mas, pues, calla
               la ocasión de su tristeza,
               o Amón está loco o ama.

Vanse.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 046 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


Salen, marchando con mucha músíca,
por una puerta JOAB, ABSALÓN, ADONÍAS
y tras ellos, DAVID, viejo coronado;
por otra puerta salen TAMAR, BERSABÉ,
MICOL y SALOMÓN. Dan vuelta y dice.
DAVID:

               Si para el triunfo es lícito, adquirido
               después de guerras, levantar trofeos,
               premio, si muchas veces repetido,
               aliento de mis bélicos deseos;
               si tras desenterrar del viejo olvido
               de asirios, madianitas, filisteos,
               de Get y de Canán victorias tantas,
               inexausta materia a plumas santas;
               si después que en los brazos guedejudos
               del líbico león, fuerzas bizarras
               hipérboles venciendo, hicieron mudos
               elogios, que el laurel convierte en parras,
               y en juvenil edad miembros desnudos,
               galas haciendo las robustas garras
               del oso informe entre el crespado vello
               como joyas sus brazos me eché al cuello;
               en fin, si tras hazañas adquiridas
               en la robusta edad, que Amor dilata,
               gravada en su memoria las heridas,
               ejecutoria de quien honras trata,
               agora a esta pequeña reducidas,
               cuando a mi edad el tiempo paga en plata
               el oro que le dió juventud leda,
               que, pues se trueca y pasa ya es moneda,
               por solo una corona que he quitado
               al Amonita rey de los cabellos;
               cuatro coronas mi valor premiado
               en vuestros ocho brazos gana bellos,
               quisiera, con sus círculos honrado,
               que brotaran de aqueste otros tres cuellos,
               y hecha Jerusalén de Amor teatro,
               viera un amante con coronas cuatro.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 047 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


DAVID:

               Ya Rábata, que corte incircuncisa
               del Amonita fue, rüínas solas
               ofrece al tiempo que caduco pisa
               montes altivos de cerúleas olas;
               ya la tristeza trasformada en risa,
               muerta Belona, cuatro laureolas
               lisonjean mi gozo con sus lazos,
               reduciendo mi cuello a vuestros brazos.
               Micol querida, que por tantos años
               a indigno poseedor diste trofeos,
               da envidia a la venganza, a Amor engaños,
               al tiempo que contar, y a mí deseos;
               dadme entre esos abrazos desengaños
               como yo a vuestras aras filisteos,
               sus prepucios al rey incircuncisos,
               plumas al sabio y a la fama avisos.
               Discreta Abigaíl, a quien el cielo
               gracia de aplacar cóleras ha dado
               del bárbaro pastor en el Carmelo,
               premio no merecido ni estimado,
               en esos brazos, polos del consuelo,
               en quien vive mi amor depositado,
               descanse mi vejez, que pues los goza
               si largos años cuenta ya está moza.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 048 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


DAVID:

               Hermosa Bersabé, ninfa del baño,
               que sirviéndoos de espejo en fuentes frías,
               brillando el sol en ellas, de un engaño
               dieron causa a un pequé, lágrimas mías,
               ya se restaura en vos el mortal daño
               del malogrado por leal Urías,
               pues dais quien edifique templo al Arca,
               paz a los tiempos y a Israel monarca.
               Y vos, mi Salomón, noble sujeto,
               en quien vos ciencia infusa deposite,
               de la fábrica célebre Arquitecto
               que la gloria de Dios en niebla imite,
               el Líbano de Hirau grato y discreto
               cedros os corta donde eterna habite
               la incorrupción que el tiempo no maltrata,
               con oro os sirve Ofir, Tarsis con plata.
               Bellísima Tamar, hija querida,
               cárcel del sol, en vuestras hebras preso,
               dichosa mi victoria reducida
               al triunfo que con veros intereso,
               ¿cómo estáis?


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 049 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TAMAR:

               Dando albricias a la vida
               que vos ausente en contingencia al seso,
               gran señor, puso.

ABIGAÍL:

               Y yo de mi deseo
               pagando costas, pues que sano os veo.

DAVID:

               ¿Estáis mi Abigaíl buena?

ABIGAÍL:

               A serviros
               dispuesta, gran señor, eternamente.

DAVID:

               ¿Ves hermosa Micol?

MICOL:

               Tristes suspiros
               en gozo trueco, pues os veo presente.

DAVID:

               ¿Y vos, mi Bersabé?

BERSABÉ:

               De ver veniros
               tierno en amores, si en valor valiente,
               ríndoos toda el alma por despojos,
               que a gozaros se asoma por los ojos.
 

DAVID:

               Ésta corona, peso de un talento,
               o veinte mil ducados, rica y bella,
               lo fue del Amonita, que os presento
               alegre en ver que sois la piedra de ella.
               Mi general Joab, merecimiento
               de la fama, que envidias atropella,
               de mi victoria la ocasión ha sido
               valiente capitán, si comedido.
               A Rábata redujo a tanto aprieto,
               que cifrando su sed, asoló un pozo;
               dejó su asalto de llevar a efeto
               y ser ejecución de su destrozo,
               por avisarme a lealtad sujeto,
               que a mis victorias aplicase el gozo
               de esta conquista que su fe publica
               las veces que Israel me la dedica.
               Dadle las gracias de ella.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 050 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


JOAB:

               En esas plantas,
               puesta la boca, quedaré premiado,
               pues a mayores glorias me levantas
               con sólo el nombre--¡oh rey!--de tu soldado.
               Cuelga ante el Arca con tus armas santas
               trofeos que a la envidia den cuidado,
               y al arpa dulce, de tu gusto abismo
               cántate las victorias a ti mismo.

DAVID:

               Hablad a mi Absalón, a mi Adonías,
               diestros en guerra, si en la paz galanes.

ABSALÓN:

               A tu lado, señor, ¿qué valentías
               podrán dar luz a ilustres capitanes?

SALOMÓN:

               Dadnos los brazos.

ABIGAÍL:

               Vieron nuestros días,
               al tremolar hebreos tafetanes,
               juntar en dos sujetos la ventura,
               el esfuerzo abrazando a la hermosura.

DAVID:

               Mi Amón; mi mayorazgo; el primer fruto
               de mi amor ¿cómo está?

ABIGAÍL:

               Dando a tu corte
               tristeza en verle, a su pesar tributo,
               priva a la muerte que sus años corte,
               llanto a sus ojos, y a nosotras luto;
               pues callando su mal, no hay quien reporte
               la pálida tristeza que, enfadosa,
               gualdas siembra en su cara y hurta rosa.

SALOMÓN:

               No hay médico tan célebre que acierte
               la causa de tan gran melancolía;
               ni con música o juegos se divierte,
               ni va a cazar, ni admite compañía.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 051 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


BERSABÉ:

               A los umbrales llama de la muerte
               para dar a tu reino un triste día.

ABIGAÍL:

               Háblale, y el dolor que le molesta
               aliviarás; su cuadra es, señor, ésta.
Corren una cortina y descubren a AMÓN
sentado en una silla y muy triste

DAVID:

              ¿Qué es esto, amado heredero?
               Cuando tu padre dilata
               reinos que ganarte trata,
               por ser tú el hijo primero,
               dejándote consumir
               de tus imaginaciones,
               ¿luto al triunfo alegre pones
               que me sale a recibir?
               Diviértante los despojos
               que toda tu corte ha visto;
               todo un reino te conquisto,
               alza a mirarme los ojos;
               llega a enlazar a mi cuello
               los brazos, tu gusto admita
               esta corona, que imita
               el oro de tus cabellos.
               ¡Hijo! ¿No quieres hablarme?
               Alza la triste cabeza
               si ya con esa tristeza
               no pretendes acabarme.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 052 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


ABSALÓN:

               Hermano, ¿la cortesía
               cuándo no tuvo lugar
               en vuestro pecho, a pesar
               de cualquier melancolía?
               Mirad que el rey, mi señor
               y padre, hablándoos está.

ADONÍAS:

               Si Adonías causa da
               a conservar el amor
               que en vos mostró la experiencia,
               por él os ruego que habléis
               a un monarca que tenéis
               llorando en vuestra presencia.

SALOMÓN:

               No agüéis tan alegre día.

TODOS:

               Príncipe, volved en vos.

DAVID:

               ¡Amón!

AMÓN:

               ¡Oh, válgame Dios,
               qué impertinente porfía!
Alza la cabeza muy triste

DAVID:

               ¿Qué tienes, caro traslado
               de este triste original,
               que en alivio de tu mal,
               de todo el hebreo estado
               la mitad darte prometo?
               Gózale y no estés así;
               pon esos ojos en mí,
               de todo mi gusto objeto.
               No se oscurezca el Apolo
               de tu cara; el mal despide.
               ¿Qué quieres? ¡Háblame, pide!


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 053 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               Que os vais y me dejéis solo.

DAVID:

               Si en esto tu gusto estriba,
               no te quiero dar pesar;
               tu tristeza ha de causar
               que yo sin consuelo viva.
               Aguado has el regocijo
               con que Israel se señala.
               Pero ¿qué contento iguala
               al dolor que causa un hijo?
               ¿Qué no mereciera yo
               aunque fingiéndolo fuera,
               una palabra siquiera
               de amor? ¿Dirásme que no?
               ¡Príncipe, un mirarme sólo!
               ¡Cruel con mis canas eres!
               ¿Qué has? ¿Qué sientes? ¿Qué quieres?

AMÓN:

               Que os vais y me dejéis solo.

ABSALÓN:

               El dejarle es lo más cuerdo,
               pues persuadirle es en vano.

DAVID:

               ¿Qué vale el reino que gano,
               hijos, si al príncipe pierdo?
Vanse; y al entrarse TAMAR, llámala
AMÓN y levántase de la silla

AMÓN:

               ¡Tamar! ¡Ah, Tamar! Señora.
               ¡Ah, hermana!

TAMAR:

               ¡Príncipe mío!

AMÓN:

               Oye de mi desvarío
               la causa que el rey ignora.
               ¿Quieres tú darme salud?


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 054 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TAMAR:

               A estar su aumento en mi mano,
               sabe Dios, gallardo hermano,
               con cuánta solicitud
               hierbas y piedras buscara,
               experiencias aprendiera,
               montes ásperos subiera,
               filósofos consultara,
               para volver a Israel
               un príncipe, que la muerte
               pretende quitarle.

AMÓN:

               Advierte
               que no siendo tú crüel,
               sin piedras, drogas ni hierbas,
               metales, montes o llanos,
               está mi vida en tus manos,
               y que en ellas la conservas.
               Toma este pulso; en él pon
Tómale
               los dedos como instrumento,
               a cuyo encendido acento
               conceptos del corazón
               entiendas.

TAMAR:

               Desasosiego
               muestra.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 055 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               Cáusanle mis penas.
               Sangre encierran otras venas;
               en las mías todo es fuego
Tómale a TAMAR las manos
               ¡Ay, manos que el alma toca,
Bésaselas
               pagando en besos agravios!
               ¡Quién se hiciera todo labios
               para gloria de esta boca!

TAMAR:

               Por ser tu hermana, consiento
               los favores que me haces.

AMÓN:

               Y porque ansí satisfaces
               la pena de mi tormento.

TAMAR:

               Dime ya tu mal; acaba.

AMÓN:

               ¡Ay, hermana, que no puedo!
               Es freno del alma el miedo.
               Darte parte de él pensaba...
               pero... vete, que es mejor
               morir mudo. ¿No te vas?

TAMAR:

               Si determinado estás
               en eso, sigo tu humor.
               Voyme. Adiós.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 056 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               ¡Crueldad extraña!

TAMAR:

               Oye, vuelvo.

AMÓN:

               Pero... vete.

TAMAR:

               Alto.

AMÓN:

               Vuelve y contaréte
               el fiero mal que me engaña.

TAMAR:

               Si de una hermana no fías
               tu secreto, ¿qué he de hacer?

AMÓN:

              (De ser hermana y mujer, (-Aparte-)
               nacen mis melancolías.)
               ¿Posible es que no has sacado
               por el pulso mi dolor?

TAMAR:

               No sé yo que haya doctor
               que tal gracia haya alcanzado.
               Si hablando no me lo enseñas,
               mal tu enfermedad sabré.

AMÓN:

               Pues, yo del pulso bien sé
               que es lengua que habla por señas.
               Pero pues no conociste
               por él tanto desvarío,
               en tu nombre y en el mío,
               hermana, mi mal consiste
               ¿No te llamas tú Tamar?

TAMAR:

               Ese apellido heredé.

AMÓN:

               Quítale al Tamar la T,
               ¿y dirá, Tamar...?

TAMAR:

               "Amar."

AMÓN:

               Ése es mi mal; yo me llamo
               Amón; quítale la N.

TAMAR:

               Serás "amo."

AMÓN:

               Porque pene,
               mi mal es amar; yo amo.
               Si esto adviertes, ¿qué preguntas?
               ¡Ay, bellísima Tamar,
               amo y es mi mal amar,
               si a mi nombre el tuyo juntas!

TAMAR:

               Si como hay similitud
               entre los nombres, la hubiera
               en las personas, yo hiciera
               milagros en tu salud.

AMÓN:

               Amor, ¿no es correspondencia?

TAMAR:

               Así le suelen llamar.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 057 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               Pues si entre Amón y Tamar
               hay tan poca diferencia,
               que dos letras solamente
               nos distinguen, ¿por qué callo
               mi mal, cuando medios hallo
               que aplaquen mi fuego ardiente?
               Yo, mi Tamar, cuando fui
               contra el amonita fiero,
               y en el combate primero
               del rey, mi padre, seguí
               las banderas y el valor,
               vi sobre el muro una tarde
               un sol bello haciendo alarde
               de sus hazañas de amor.
               Quedé ciego en la conquista
               de sus ojos soberanos
               y sin llegar a las manos
               me venció sola su vista.
               Desde entonces me alistó
               Amor entre sus soldados;
               supe lo que eran cuidados
               que hasta aquel instante, no.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 058 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               Tiré sueldo de desvelos,
               sospechas me acompañaron,
               imposibles me animaron,
               quilataron mi amor celos;
               y procurando saber
               quién era la causa hermosa
               de mi pasión amorosa
               en que me siento encender,
               supe que era la princesa,
               hija del bárbaro rey,
               contraria en sangre y en ley,
               si una sola amor profesa.
               Y, como imposibilita
               la nuestra el mezclarse, hermana,
               sangre idólatra y pagana
               con la nuestra israelita,
               viendo mi amor imposible,
               a la ausencia remití
               mi salud, porque creí
               que de su rostro apacible
               huyendo, el seso perdido,
               a pesar de tal violencia,
               ejecutara la ausencia
               los milagros del olvido.
               Volvíme a Jerusalén,
               dejé bélicos despojos,
               quise divertir los ojos,
               que siempre en su daño ven,
               pero, ni conversaciones,
               cazas, juegos o ejercicios,
               fueron remedios, ni indicios
               de aplacarse mis pasiones.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 059 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               Creció mi mal de día en día
               con la ausencia; que quien ama,
               espuelas de amor la llama,
               y, en fin, mi melancolía
               ha llegado a tal extremo
               que aborrezco lo que pido,
               lo que me da gusto olvido,
               y me anima lo que temo.
               Aguardé a mi padre el rey
               para que, cuando volviese,
               por esposa me la diese;
               que, aunque de contraria ley
               la nuestra, hermana, dispensa
               del Deuteronomio santo,
               con que cuando amare tanto
               como yo, y casarse piensa
               con mujer incircuncisa
               ganada en lícita guerra,
               la traiga a su casa y tierra
               donde en paz sus campos pisa,
               le quite el gentil vestido
               y la adorne de otros bellos,
               le corte uñas y cabellos
               y pueda ser su marido.
               Esta esperanza en sosiego
               hasta agora conservé,
               pero ya, infanta, que sé
               que mi padre a sangre y fuego
               la ciudad de quien adoro
               destruyó, quedando en ella
               muerta mi idólatra bella;
               sangre por lágrimas lloro.
               Éste es mi mal, imposible
               de sanar; ésta mi historia.
               Consérvala mi memoria
               para hacerla más terrible.
               ¡Ten piedad, hermana bella,
               de mí!


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 060 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TAMAR:

               Dios, hermano, sabe
               si cuanto es tu mal más grave
               me aflije más tu querella.
               Mas yo ¿cómo puedo Amón
               remediarte?

AMÓN:

               Bien pudieras,
               si tú, mi Tamar, quisieras.

TAMAR:

               Ya espero la conclusión.

AMÓN:

               Mira, hermana de mi vida,
               aunque es mi pasión extraña
               como es niño Amor, se engaña
               con cualquier cosa fingida.
               Llora un niño, y a su ama
               pide leche, y dale el pecho
               tal vez otra, sin provecho,
               donde, creyendo que mama
               solamente se entretiene.
               ¿No has visto fingidas flores
               que, en apariencia y colores
               la vista a engañarse viene?
               Juega con la espada negra
               en paz, quien la guerra estima,
               engañando con la esgrima
               las armas con que se alegra;
               hambriento he yo conocido
               que de partir y trinchar
               suele más harto quedar
               que los otros que han comido;
               pues mi amor, en fin, rapaz,
               si a engañarle hermana llegas,
               si amorosas tretas juegas,
               si tocas cajas en paz,
               si le das fingidas flores,
               si el pecho toma a un engano,
               si esgrime seguro el daño,
               si de aparentes favores
               trincha el gusto que interesa,
               podrá ser, bella Tamar,
               que sin que llegue al manjar
               le satisfaga la mesa.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 061 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               Mi princesa malograda
               fue imagen de tu hermosura;
               suspender mi mal procura
               en su nombre transformada.
               Sé tú mi dama fingida;
               consiente que te enamore,
               que te ronde, escriba, llore,
               cele, obligue, alabe, pida;
               que el ser mi hermana, asegura
               a la malicia sospechas,
               y mis llamas satisfechas
               al plato de tu hermosura,
               mientras el tiempo las borre,
               serás fuente artificial,
               que alivia al enfermo el mal,
               sin beber, mientras que corre.

TAMAR:

               Si en eso estriba no más,
               caro hermano, tu sosiego,
               tu gusto ejecuta luego,
               que en mí tu dama hallarás,
               quizá más correspondiente
               que la que ansí te abrasó.
               Ya no soy tu hermana yo;
               preténdeme diligente,
               que, con industrioso engaño,
               mientras tu hermana soy,
               para que sanes, te doy
               de término todo este año.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 062 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               ¡Oh, lengua medicinal!
               ¡Oh, manos de mi ventura!
Besa las manos de TAMAR
               ¡Oh, cielo de la hermosura!
               ¡Oh, remedio de mi mal!
               Ya vivo, ya puedo dar
               salud a mi mortal llama.

TAMAR:

               ¿Dícesme eso como a dama,
               o sólo como a Tamar?

AMÓN:

               Como a Tamar hasta agora;
               más, desde aquí, como a espejo
               de mi amor.

TAMAR:

               ¿Luego ya dejo
               de ser Tamar?

AMÓN:

               Sí, señora.

TAMAR:

               ¿Princesa soy amonita?

AMÓN:

               Finge que en tu patria estoy,
               y que hablar contigo voy
               al alcázar, donde habita
               tu padre, el rey, que cercado
               por el mío, está afligido;
               y yo en tu amor encendido,
               después de haberte avisado
               que esta noche te he de ver,
               entro atrevido y seguro
               por un portillo del muro,
               y tú, por corresponder
               con mi amor, a recibirme
               sales.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 063 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TAMAR:

               ¡Donosa aventura!
               Comienzo a hacer mi figura.
               (No haré poco en no reirme.) (-Aparte-)
 

AMÓN:

               Entro, pues. Árboles bellos
               de este jardín, cuyas hojas
               son ojos, que mis congojas
               llora amor por todos ellos,
               ¿habéis visto a quien adoro?
               Pero sí, visto la habéis,
               pues el ámbar que vertéis
               condensado en gotas de oro,
               de su vista le heredáis.

TAMAR:

               ¿Si habrá el príncipe venido?
               ¿Sois vos, mi bien?

AMÓN:

               ¿Que he adquirido
               el blasón con que me honráis?
               ¡Dichoso mi amor mil veces!

TAMAR:

               ¿Venís solo?

AMÓN:

               No es discreto
               el amor que no es secreto.
               ¿Cómo, amores, no me ofreces
               esos brazos amorosos
               que con mis suspiros merco?
               Pues que con los míos os cerco,
               cielos de amor luminosos,
               zona soy que se corona
               con los signos de oro bellos
               de esos hermosos cabellos;
               estrellas son de esa zona
               esos ojos, esas manos
               que al cristal envidia dan;
               la vía láctea serán
               de mis gustos soberanos.
               ¡Ay mis manos, que me abraso
Besa las manos a TAMAR
               si a los labios no os arrimo
               con que sus llamas reprimo!
               Remediadme


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 064 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TAMAR:

               Paso, paso,
               que no os doy tanta licencia.

AMÓN:

               ¿Dícesme eso como a hermano,
               o como amante, que ufano
               está loco en tu presencia?

TAMAR:

               Como a hermano y a galán;
               que si de veras te abrasas,
               las leyes de hermano pasas;
               y si favores te dan
               ocasión de que así estés
               la primera vez que vienes
               a ver tu dama, no tienes
               de medrar por descortés.
               Basta, por agora, esto.
               ¿Cómo te sientes?

AMÓN:

               Mejor.

TAMAR:

               ¡Donosas burlas!

AMÓN:

               De amor.

TAMAR:

               Ya es sospechoso este puesto.
               Vete.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 065 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

¿No eres tú mi hermana?

TAMAR:

El serio recato pide.

AMÓN:

Como a galán me despide.

TAMAR:

Vaya, pues esto te sana.

AMÓN:

 Adiós, dulce prenda.

TAMAR:

 Adiós.

AMÓN:

¿Queréisme mucho?

TAMAR:

Infinito.

AMÓN:

¿Y admitís mi amor?

TAMAR:

Sí admito.

AMÓN:

¿Quién es vuestro esposo?

TAMAR:

Vos.

AMÓN:

¿Vendré esta noche?

TAMAR:

A las once.

AMÓN:

¿Olvidaréisme?

TAMAR:

En mi vida.

AMÓN:

¿Quedáis triste?

TAMAR:

Enternecida.

AMÓN:

¿Mudaréisos?

TAMAR:

Seré bronce.

AMÓN:

¿Dormiréis?

TAMAR:

Soñando en vos.

AMÓN:

¡Qué dicha!

TAMAR:

¡Qué dulce sueño!

AMÓN:

¡Ay mi bien!

TAMAR:

¡Ay caro dueño!

AMÓN:

Adiós, mis ojos.

TAMAR:

Adiós.

Vase AMÓN.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 066 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


Sale JOAB, que ha estado
escuchando escondido
JOAB:

               Escuchando de aquí he estado,
               aunque a mi pesar, finezas,
               requiebros, gustos, ternezas
               de un amor desatinado.
               ¿Úsanse entre los hermanos,
               aun de la gente perdida,
               esto de mi bien, mi vida,
               ceñir cuellos, besar manos?
               "¡Ay, mi esposa!" "¡Ay caro dueño!"
               ¿Mudaráste?" "Seré bronce."
               "Vendré esta noche?" "A las once."
               "¿Soñaré en ti?" "¡Dulce sueño!"
               No sé yo que haya señales
               de una hermanada afición
               como éstas, si ya no son
               Tamar, de hermanos carnales.
               En pago de mis hazañas
               pedirte al rey pretendí,
               por esta causa emprendí
               dificultades extrañas.
               El primero que asaltó
               a vista del campo hebreo
               con muerte del jebusco
               muros en Sión, fui yo.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 067 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


JOAB:

               Su capitán general
               el rey profeta me hizo,
               con que en parte satisfizo
               mi pecho noble y leal.
               En muestras de este deseo
               siempre que a la guerra fui,
               partí, llegué, vi y vencí;
               y agora llego, entro y veo
               amores abominables,
               ofensas de Dios, del rey,
               de tu sangre, de tu ley;
               y con efectos mudables,
               olvidados mis servicios,
               menospreciado mi amor,
               mal pagado mi valor
               y de tu deshonra indicios.
               Mas, gracias a Dios, que ha sido
               en tiempo que queda en pie
               mi honra. Desde hoy haré
               altares al cuerdo olvido;
               al rey diré lo que pasa
               como testigo de vista,
               pues, cuando extraños conquista,
               afrentáis propios su casa;
               y, mientras hace el olvido
               en mi pecho habitación,
               en el incestuoso Amón
               tendrás hermano y marido.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 068 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TAMAR:

               Oye, espera, Joab valiente;
               así alargue Dios tus años
               que escuches los desengaños
               de un amor, sólo aparente.
               Si a un loco que con furor
               rey se finge, el que es discreto
               por librarle de un aprieto
               le va siguiendo el humor,
               le entitula majestad,
               le habla hincada la rodilla,
               cual vasallo se le humilla,
               y teme su autoridad,
               con que su fuerza sosiega;
               a que adviertas te provoco
               que está Amón de amores loco,
               y que de esta pasión ciega
               ha de morir breveinente
               con que a mi padre ha de dar,
               si no le mata el pesar,
               vejez triste e inclemente.
               Quiso a una dama amonita
               que con los demás murió
               cuando a Rábata asaltó
               la venganza israelita.
               Tiénela en el alma impresa
               y la ama sin esperanza,
               dice soy su semejanza,
               y que si del mal, me pesa,
               que le abrasa, finja ser
               la que adora, y cuando venga,
               con amores le entretenga.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 069 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TAMAR:

               Es mi hermano, sé el poder
               del ciego amor que le quema,
               y para que poco a poco
               aplaque el tiempo a este loco
               seguí, como ves, su tema.
               Mas, pues resulta en tu daño
               y en riesgo de mi opinión,
               muérase mi hermano Amón
               y cese desde hoy tu engaño.
               Si él ama, yo amo también
               las partes de un capitán,
               el más valiente y galán
               que ha visto Jerusalén.
               Pídeme a mi padre luego,
               que otras hijas ha casado
               con vasallos que no han dado
               las muestras que en ti a ver llego,
               y no ofenda esta maraña
               el valor de mi firmeza,
               ni un amor en la corteza
               que a un enfermo amante engaña.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 070 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


JOAB:

               Conozco tu discreción
               y tus virtudes no ignoro;
               tu honesta hermosura adoro
               y celebro tu opinión.
               No haya más celos, ni enojos;
               perdone a Joab, Tamar,
               que desde hoy jura no dar
               crédito ni fe a sus ojos.
               Si ser tu esposo intereso,
               será premio de mi amor;
               en fe de aquese favor
               la mano, hermosa, te beso.
Vase JOAB.
Sale AMÓN al mismo tiempo que
JOAB besa la mano a TAMAR

AMÓN:

               Besar la mano donde el labio ha puesto
               su príncipe, un vasallo, es hecho aleve;
               que el vaso se reserva donde bebe
               el caballo, el vestido y el real puesto.
               Como hermano, es mi agravio manifiesto;
               como amante, a furor mi pecho mueve.
               ¡Ídolo de mi amor, hermana leve!
               ¿Tan presto atormentar? ¿Celos tan presto?
               Como amante ofendido y como hermano
               a locura y venganza me provocas.
               Daré la muerte a tu Joab villano,
               y cuando niegues tus mudanzas locas,
               desmentiráte tu besada mano,
               pues por tener con qué, buscó dos bocas.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 071 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TAMAR:

               Ya sea, Amón., tu hermana, ya tu dama,
               aquella verdadera, ésta fingida,
               quimeras deja, tu pasión olvida
               que enferma, porque tú sanes, mi fama.
               Si una difunta en mí busca tu llama,
               diré que estoy para tu amor sin vida;
               si siendo hermana soy de ti oprimida,
               razón es que aborrezca a quien me infama.
               No me hables más palabras disfrazadas,
               ni con engaños tu afición reboces
               cuando Joab honesto amor pretenda;
               que andamos yo y tu dama muy pegadas,
               y no sé yo como tu intento goces,
               sin que la una de las dos se ofenda.
Vase TAMAR

AMÓN:

               Ansí te vas, homicida?
               ¿Con palabras tan resueltas,
               la venda y la herida sueltas
               para que pierda la vida?
               Pues yo te daré venganza,
               cruel, mudable Tamar;
               que, en fin, acabas en mar
               por ser mar en la mudanza.
               ¡Que me abraso, ingratos Cielos,
               que me da muerte mi rigor!


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 072 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


Sale JONADAB
JONADAB:

               ¿Qué es aquesto, gran señor?

AMÓN:

               Mal de corazón, de celos.

JONADAB:

               ¿Celos? ¿No sabré yo, acaso,
               de quién?

AMÓN:

               Sí, que pues me muero
               ni puedo callar, ni quiero.
               Por Tamar de amor me abraso.

JONADAB:

               ¿Qué dices?

AMÓN:

               No me aconsejes;
               dame muerte, que es mejor.

JONADAB:

               Desatinado es tu amor;
               mas, para que no te quejes
               de mi lealtad conocida,
               tu pasión quiero aliviar.
               Pierda su honra Tamar
               y no pierdas tú la vida.
               Fíngete malo en la cama.

AMÓN:

               No es mi tormento ficción.

JONADAB:

               Disimula tu afición
               y al rey, que te adora, llama.
               Pídele que venga a darte
               Tamar, tu hermana, a comer;
               y cuando esté en tu poder,
               no tengo que aconsejarte,
               discreto eres. La ocasión
               lo que has de hacer te dirá.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 073 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               En ese remedio está
               mi vida o mi perdición.
               Ve por mi padre. ¿Qué aguardas?

JONADAB:

               (Como andas a tiento, amor (-Aparte-)
               no distingues de color,
               ni a hermanos respeto guardas.)
Vase JONADAB

AMÓN:

               Si amor consiste sólo en semejanza,
               y tanto los hermanos se parecen,
               que en sangre, en miembros y en valor merecen
               igual correspondencia y alabanza,
               ¿qué ley impide lo que Amor alcanza?
               De Adán, los mayorazgos nos ofrecen,
               siendo hermanos, ejemplos que apetecen
               lo mismo que apetece mi esperanza.
               Perdones, pues, la ley que mi amor priva,
               vedando que entre hermanos se conserve;
               que la ley natural en contra alego.
               Amor, que es semejanza, venza y viva;
               que, si la sangre, en fin, sin fuego, hierve,
               ¿qué hará sangre que tiene tanto fuego?
Salen DAVID, JONADAB y ELIAZER

DAVID:

               De que envíes a llamarme,
               hijo, arrimo de mi vida,
               ya mi tristeza se olvida,
               ya vuelves á consolarme.
               Habla, no repares, pide.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 074 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               Padre, mi flaqueza es tanta,
               que la muerte se adelanta,
               si tu favor no lo impide.
               No puedo comer bocado,
               ni hay manjar tan exquisito,
               que alentando el apetito,
               mi salud vuelva a su estado.
               Como el mal todo es antojos,
               paréceme, padre, a mí
               que a venir Tamar aquí,
               con solo poner los ojos
               y las manos en un pisto,
               una substancia o bebida,
               términos diera a la vida,
               que ya de camino has visto.
               ¿Quiere, señor, vuestra alteza,
               concederme este favor?

DAVID:

               Poco pides a mi amor:
               si ansí alivias tu tristeza,
               Tamar vendrá diligente.

AMÓN:

               Beso tus pies.

DAVID:

               Eso es justo.

AMÓN:

               Guisa Tamar a mi gusto,
               y entiéndele solamente.

DAVID:

               No le quiero dilatar;
               voy a llamar a la infanta.

Vase DAVID


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 075 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               Eliazer, dime algo, canta
               si alivia a amor el cantar.
Canta

ELIAZER:

               "Cuando el bien que adoro
               los campos pisa,
               madrugando el alba,
               llora de risa.
               Cuando los pies bellos
               de mi niña hermosa
               pisan, juncia y rosa,
               ámbar salen de ellos;
               va el campo a prenderlos
               con grillos de flores,
               y muerta de amores,
               si el sol la avisa,
               madrugando el alba
               llora de risa."
Sale TAMAR con una toalla al hombro
y una escudilla de plata
entre dos platos de lo mismo

TAMAR:

               Mandóme el rey, mi señor,
               que a vuestra alteza trujese
               de mi mano, que comiese,
               porque conozco su humor;
               ya no tendrá buen sabor
               si de gusto no ha mudado,
               porque aunque yo lo he guisado,
               si llaman gracia a la sal,
               yo vendré, príncipe, tal,
               que no estará sazonado.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 076 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               Jonadab, salte allá fuera,
               cierra la puerta, Eliazer,
Vanse los dos
               que a solas quiero comer
               manjares que el alma espera.

TAMAR:

               Lo que haces considera.

AMÓN:

               No hay ya que considerar;
               tú sola has de ser manjar
               del alma a quien avarienta
               tanto ha que tienes hambrienta,
               pudiéndola sustentar.

TAMAR:

               Caro hermano, que harto caro
               me saldrás si eres crüel;
               príncipe eres de Israel,
               todos están en tu amparo;
               mi honra es espejo claro
               donde me remiro y precio;
               no sufrirá su desprecio
               si le procuras quebrar,
               ni tú otro nombre ganar
               que de amante torpe y necio.
Retirándose
               Tu sangre soy.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 077 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

Ansí te amo.

TAMAR:

Sosiega.

AMÓN:

No hay sosegar.

TAMAR:

¿Qué quieres?

AMÓN:

Tamar, amar.

TAMAR:

¡Detente!

AMÓN:

Soy Amón, amo.

TAMAR:

¿Si llamo al Rey?

AMÓN:

A Amor llamo.

TAMAR:

¿A tu hermana?

AMÓN:

Amores gusto.

TAMAR:

¡Traidor!

AMÓN:

No hay amor injusto.

TAMAR:

Tu ley...

AMÓN:

Para Amor no hay ley.

TAMAR:

Tu rey...

AMÓN:

Amor es mi rey.

TAMAR:

Tu honor...

AMÓN:

Mi honor es mi gusto.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Escena III
Pág. 078 de 120
La venganza de Tamar Acto III Tirso de Molina


Salen AMÓN echando a empellones
a TAMAR, ELIAZER y JONADAB


AMÓN:

               ¡Vete de aquí; salte fuera,
               veneno en taza dorada,
               sepulcro hermoso de fuera,
               arpía que en rostro agrada,
               siendo una asquerosa fiera!
               Al basilisco retratas,
               ponzoña mirando arrojas.
               ¡No me mires, que me matas!
               ¡Vete, monstruo, que me aojas
               y mi juventud maltratas!
               ¿Que yo te quise? ¿Es posible
               que yo te tuve afición?
               Fruta de Sodoma horrible,
               en la médula carbón
               si en la corteza apacible.
               ¡Sal fuera, que eres horror
               de mi vida y su escarmiento!
               ¡Vete, que me das temor!
               Más es mi aborrecimiento,
               que fue primero mi amor.
               ¡Hola, echádmela de aquí!


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 079 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TAMAR:

               Mayor ofensa e injuria
               es la que haces contra mí,
               que fue la amorosa furia
               de tu torpe frenesí.
               ¡Tirano de aqueste talle,
               doblar mi agravio procura
               hasta que pueda vengalle!
               Mujer gozada es basura;
               haz que me echen a la calle.
               Ya que así me has deshonrado,
               lama el plato en que has comido,
               un perro, al suelo arrojado.
               Di que se ponga el vestido,
               que has roto ya, algún crïado.
               Honra con tales despojos
               a quien se empleó en servirte,
               y a mi dame más enojos.

AMÓN:

               ¡Quién por no verte ni oírte,
               sordo naciera y sin ojos!
               ¿No te quieres ir, mujer?

TAMAR:

               ¿Dónde iré sin honra, ingrato,
               ni quién me querrá acoger
               siendo mercader, sin trato,
               deshonrada una mujer?
               Haz de tu hermana más cuenta,
               ya que de ti no la has dado;
               no añadas afrenta a afrenta,
               que en cadenas del pecado,
               perece quien las aumenta.
               Tahur de mi honor has sido;
               ganado has, por falso modo,
               joyas que en vano te pido.
               Quítame la vida y todo,
               pues ya lo más he perdido.
               No te levantes tan presto,
               pues es mi pérdida tanta,
               que aunque el que pierde es molesto,
               el noble no se levanta
               mientras en la mesa hay resto.
               Resto hay de la vida, ingrato;
               pero es vida sin honor,
               y así de perderla trato.
               Acaba el juego, traidor;
               dame la muerte en barato.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 080 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               ¡Infierno, ya no de fuego,
               pues helando me atormentas!
               ¡Sierpe, monstruo, vete luego!

TAMAR:

               El que pierde, sufre afrentas
               porque le mantengan juego.
               ¡Mantenme juego, tirano,
               hasta acabar de perder
               lo que queda. Alza, villano,
               la mano; quítame el ser,
               y ganarás por la mano.

AMÓN:

               ¿Vióse tormento como éste?
               ¡Hola! ¿No hay ninguno ahí?
               ¡Que esto un desatino cueste!

ELIAZER:

               ¿Llamas?

AMÓN:

               Echadme de aquí
               esta víbora, esta peste.

ELIAZER:

               ¿Víbora, peste? ¿Qué es de ella?

AMÓN:

               Llevadme aquesta mujer,
               cerrad la puerta tras ella.

JONADAB:

               Carta, Tamar, viene a ser;
               leyóla y quiere rompella.

AMÓN:

               Echadla a la calle.

TAMAR:

               Ansí
               estaré bien, que es razón,
               ya que el delito fue aquí,
               que por ellas dé un pregón,
               mi deshonra, contra ti.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 081 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               Voyme por no te escuchar.
Vase AMÓN

JONADAB:

               ¡Extraño caso, Eliazer,
               tal odio tras tanto amar!

TAMAR:

               Presto, villano, has de ver
               la venganza de Tamar.
Vanse todos.
Salen ABSALÓN y ADONÍAS

ABSALÓN:

               Si no fueras mi hermano, o no estuvieras
               en palacio, ambicioso, brevemente
               hoy, con la vida bárbara, perdieras
               el deseo atrevido e imprudente.

ADONÍAS:

               Si en tus venas la sangre no tuvieras
               con que te honró mi padre indignamente,
               yo hiciera que quedándose vacías,
               de púrpura calzáran a Adonías.

ABSALÓN:

               ¿Tú pretendes reinar, loco villano?
               ¿Tú, muerto Amón del mal que le consume,
               subir al trono, aspiras, soberano
               que en doce tribus su valor resume?
               ¿Que soy no sabes tu mayor hermano?
               ¿Quién competir con Absalón presume,
               a cuyos pies ha puesto la ventura
               el valor, la riqueza y la hermosura?


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 082 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


ADONÍAS:

               Si el reino israelita se heredara
               por el más delicado, tierno y bello,
               aunque no soy yo monstruo en cuerpo y cara,
               a tu yugo humillara el reino el cuello;
               cada tribu hechizada se enhilara
               en el oro de Ofir de tu cabello,
               y convirtiendo hazañas en deleites
               te pecharan en cintas y en afeites.
               Redujeras a darnas tu consejo,
               a trenzas tu corona, y a un estrado
               el solio de tu ilustre padre viejo;
               las armas a la holanda y al brocado;
               por escudo tomaras un espejo,
               y de tu misma vista enamorado,
               en lugar de la espada a que me aplico,
               esgrimieras, tal vez, el abanico.
               Mayorazgo te dió Naturaleza
               con que los ojos de Israel suspendes;
               el cielo ha puesto renta en tu cabeza,
               pues sus madejas a las damas vendes;
               cada año, haciendo esquilmos tu belleza,
               cuando aliviarla de su peso entiendes,
               repartiendo por tierras su tesoro
               se compran en doscientos siclos de oro.
               De tu belleza ser el rey procura;
               déjame a mí, Israel, que haces agravio
               a tu delicadeza, a tu blandura.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 083 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


ABSALÓN:

               Cierra, villano, el atrevido labio;
               que el reino se debía a la hermosura,
               a pesar de tu envidia, dijo un sabio,
               señal que es noble el alma que está en ella,
               que el huésped bello habita en casa bella.
               Cuando mi padre al enemigo asalta
               no me quedo en la corte, dando al ocio
               lascivos años, ni el valor les falta
               que, con mis hechos, quilatar negocio;
               mi acero incircuncisa sangre esmalta;
               la guerra, que jubila al sacerdocio,
               en mis hazañas enseñar procura
               cuán bien dice el valor con la hermosura.
               Mas, ¿para qué lo que es tan cierto he puesto
               en duda con razones? Haga alarde
               la espada contra quien te has descompuesto,
               si porque soy hermoso soy cobarde.

ADONÍAS:

               Por adorno no más te la habrás puesto.
               No la saques así, el amor te guarde,
               que te desmayarás si la ves fuera.

ABSALÓN:

               ¡Si no saliera el rey!

ADONÍAS:

               ¡Si no saliera!
Salen el rey DAVID y SALOMÓN

DAVID:

               Bersabé, vuestra madre me ha pedido
               por vos, mi Salomón; creced, sed hombre,
               que si amado de Dios sois, y querido,
               conforme significa vuestro nombre,
               yo espero en él, que al trono real subido,
               futuros siglos vuestra fama asombre.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 084 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


SALOMÓN:

               Vendráme, gran señor, esa alabanza
               por ser de vos retrato y semejanza.

DAVID:

               Príncipes...

ABSALÓN:

               Gran señor....

DAVID:

               ¿En qué se entiende?

ADONÍAS:

               La paz ocupa el tiempo en novedades;
               galas la mocedad al gusto vende,
               si el desengaño a la vejez verdades.

ABSALÓN:

               La caza, que del ocio nos defiende,
               nos convida a correr sus soledades;
               ésta tragamos y tras ella fiestas.

DAVID:

               ¡Válgame Dios! ¿Qué voces serán éstas?


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 085 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


Sale TAMAR descabellada y de luto
TAMAR:

               Gran monarca de Israel,
               descendiente del León,
               que para vengar injurias
               dio a Judá el viejo Jacob,
               si lágrimas, si suspiros,
               si mi compasiva voz,
               si lutos, si menosprecios
               te mueven a compasión,
               y cuando aquesto no baste,
               si el ser hija tuya yo
               a que castigues te incita
               al que tu sangre afrentó,
               por los ojos vierto el alma,
               luto traigo por mi honor,
               suspiros al cielo envío,
               de inocencias vengador.
               Cubierta está mi cabeza
               de ceniza; que un amor
               desatinado, si es fuego,
               sólo deja en galardón
               cenizas que lleva el aire;
               mas, aunque cenizas son,
               no quitarán mancha de honra,
               sangre sí, que es buen jabón.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 086 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TAMAR:

               La mortal enfermedad
               del torpe príncipe Amón,
               peste de la honra fue;
               pegóme su contagión.
               Que le guisase mandaste,
               alguna cosa a sabor
               de su postrado apetito...
               ¡Ponzoña fuera mejor!
               Sazónele una sustancia;
               mas las sustancias no son
               de provecho, si se oponen
               accidentes de afición.
               Estaba el hambre en el alma,
               y en mi desdicha, guisó
               su desvergüenza mi agravio;
               sazonóle la ocasión,
               y sin advertir mis quejas,
               ni el proponerle que soy
               tu hija, rey, y su hermana,
               su estado, su ley, su Dios,
               echando la gente fuera
               a puerta cerrada entró
               en el templo de la fama
               y sagrado del honor.
               Aborrecióme ofendida;
               no me espanto; que al fin son
               enemigas declaradas
               la esperanza y posesión.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 087 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TAMAR:

               Echóme injuriosainente
               de su casa el violador,
               oprobios por gustos dando.
               ¡Paga, en fin, de tal señor!
               Deshonrada por sus calles
               tu corte mi llanto oyó.
               Sus piedras se compadecen,
               cubre sus rayos el sol
               entre nubes, por no ver
               caso tan fiero y atroz.
               Todos te piden justicia.
               ¡Justicia, invicto señor!
               Dirás que es Amón tu sangre.
               El vicio la corrompió,
               sángrate de ella, si quieres,
               dejar vivo tu valor.
               Hijos tienes herederos;
               semejanza tuya son
               en el esfuerzo y virtudes;
               no dejes por sucesor
               quien, deshonrando a su hermana,
               menoscaba tu opinión;
               pues mejor afrentará
               los que tus vasallos son.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 088 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TAMAR:

               Ea, sangre generosa
               de Abrahán si su valor
               contra el inocente hijo
               el cuchillo levantó,
               uno tuvo, muchos tienes;
               inocente fue, Amón no;
               a Dios sirvió así Abrahán,
               ansí servirás a Dios.
               Véncete, rey, a ti mismo;
               la justicia, a la pasión
               se anteponga; que es más gloria
               que hacer piezas al león.
               Hermanos, pedid conmigo
               justicia. Bello Absalón,
               un padre nos ha engendrado,
               una madre nos parió;
               a los demás no les cabe
               de mi deshonra y baldón
               sino sola la mitad;
               mis medios hermanos son;
               vos lo sois de padre y madre;
               entera satisfacción
               tomad, o en eterna afrenta
               vivid sin fama desde hoy.
               ¡Padre, hermanos, israelitas,
               calles, puertas, cielos, sol,
               brutos, peces, aves, plantas,
               elementos, campos, Dios...!
               ¡Justicia os pido a todos de un traidor,
               de su ley y su hermana violador!


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 089 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


DAVID:

               Alzad, infanta, del suelo.
               Llamadme al príncipe Amón.
               ¿Esto es, cielos, tener hijos?
               Mudo me deja el dolor;
               hablad ojos si podéis,
               sentid mi mal, lenguas sois.
               ¡Lágrimas serán palabras
               que expliquen al corazón!
               Rey me llama la justicia;
               padre me llama el amor,
               uno obliga y otro impele,
               ¿cual vencerá de los dos?

ABSALÓN:

               Hermana--¡nunca lo fueras!--
               da lugar a la razón;
               pues no le halla la venganza;
               freno a tus lágrimas pon.
               Amón es tu hermano y sangre;
               a sí mismo se afrentó;
               puertas adentro se quede
               mi agravio y tu deshonor.
               Mi hacienda está en Efraín.
               granjas tengo en Bahalasor:
               casas fueron de placer,
               ya son casas de dolor.
               Vivirás conmigo en ellas
               que, mujer sin opinión,
               no es bien que en cortes habite,
               muerta su reputación.
               Vamos a ver si los tiempos
               tan sabios médicos son
               que, con remedios de olvido,
               den alivio a tu dolor.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 090 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TAMAR:

               Bien dices; viva entre fieras
               quien entre hombres se perdió;
               que a estar con ellas, yo sé
               que no muriera mi honor.
Vase TAMAR

ABSALÓN:

               (Incestuoso tirano, (-Aparte-)
               pronto cobrará Absalón,
               quitándote vida y reino,
               debida satisfacción.)
Vase ABSALÓN

ADONÍAS:

               A tan portentoso caso,
               no hay palabras, no hay razón
               que aconsejen y consuelen;
               triste y confuso me voy.
Vase ADONÍAS

SALOMÓN:

               La Infanta es hermana mía,
               del príncipe hermano soy;
               la afrenta de Tamar siento,
               temo el peligro de Amón.
               El rey es santo y prudente,
               el suceso causa horror;
               más vale dar con el tiempo
               lugar a la admiración.

Vase SALOMÓN.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 091 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


Sale temeroso AMÓN;
DAVID está llorando
AMÓN:

               El rey, mi señor, me llama.
               ¿Iré ante el rey, mi señor?
               ¿Su cara osaré mirar
               sin vergüeriza ni temor?
               Temblando estoy a la nieve
               de aquestas canas; que son
               los pecados, frías cenizas
               del fuego que encendió amor.
               ¡Qué animoso, antes del vicio,
               anda siempre el pecador!
               ¡Cometido, qué cobarde!

DAVID:

               Príncipe...

AMÓN:

               A tus pies estoy.
De rodillas, lejos

DAVID:

               (¿No ha de poder la justicia (-Aparte-)
               aquí, más que la afición?
               Soy padre, también soy rey
               es mi hijo, fue agresor;
               piedad sus ojos me piden,
               la infanta satisfacción.
               Prenderéle en escarmiento
               de este insulto. Pero, no;
               levántase de la cama
               de su pálido color
               sus temores conjeturo.
               Pero ¿qué es de mi valor?
               ¿Qué dirá de mí Israel
               con tan necia remisión?
               Viva la justicia, y muera
               el principe violador.)
A AMÓN
               Amón.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 092 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               Amoroso padre.

DAVID:

               (El alma me traspasó. (-Aparte-)
               Padre amoroso me llama.
               Socorro pide a mi amor...
               Pero, muera...) ¿Cómo estás?
Vuélvese a AMÓN furioso,
y en viéndole se enternece

AMÓN:

               Piadoso padre, mejor.

DAVID:

               (En mirándole, es de cera (-Aparte-)
               mi enojo, y su cara es sol.
               El adulterio homicida,
               con ser rey, me perdonó
               el Justo Juez, porque dije
               un pequé de corazón.
               Venció en Él a la jusiicia
               la piedad; su imagen soy;
               el castigo es mano izquierda,
               mano es derecha el perdón,
               pues ser izquierdo es defecto...)
A AMÓN
               Mirad, príncipe, por vos;
               cuidad de vuestro regalo.
               (¡Ay, prenda del corazón!)}} (-Aparte-)

Vase el rey DAVID


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 093 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               ¡Oh poderosas hazañas
               del Amor, único dios
               que hoy a David ha vencido
               siendo rey y vencedor!
               Que mirase por mí, dijo;
               blandamente me avisó;
               el castigo del prudente
               es la tácita objeción.
               Temió darme pesadumbre;
               por entendido me doy;
               yo pagaré amor tan grande
               con no ofenderle desde hoy.

Vase.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 094 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


Sale ABSALÓN, solo
ABSALÓN:

               ¿Que una razón no le dijo
               en señal de sus enojos?
               ¡Ni un severo mirar de ojos!
               Hija es Tamar, si él es hijo.
               Mas, no importa; que ya elijo
               la justa satisfacción
               que a mi padre la pasión
               de Amor ciega, pues no ve.
               Con su muerte cumpliré
               la justicia y mi ambición.
               No es bien que reine en el mundo
               quien no reina en su apetito.
               En mi dicha y su delito
               todo mi derecho fundo.
               Hijo soy del rey, segundo.
               Ha por sus culpas primero;
               hablar a mi padre quiero
               y del sueño despertarle
               con que ha podido hechizarle
               Amor, siempre lisonjero.
               Aquí está. Pero ¿qué es esto?

Tira una cortina y descúbrese un bufete,
y sobre él una fuente
y en ella una corona de oro de rey


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 095 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


ABSALÓN:

               ¿La corona en una fuente
               con que ciñe la real frente
               mi padre, grave y compuesto?
               La mesa el plato me ha puesto
               que ha tanto que he deseado;
               debo de ser convidado;
               si el reinar es tan sabroso
               como afirma el ambicioso,
               no es de perder tal bocado.
               Amón no os ha de gozar,
               cerco, en quien mi dicha encierro;
               que sois vos de oro, y fue hierro
               el que deshonró a Tamar.
               Mi cabeza quiero honrar
               con vuestro círculo bello;
               mas rehusaréis el hacello,
               pues aunque en ella os encumbre,
               temblaréis de que os deslumbre
               el oro de mi cabello.
Corónase
               Bien me estáis; vendréisme ansí
               nacida, y no digo mal,
               pues nací de sangre real
               y vos nacéis para mí.
               ¿Sabréos merecer yo? Sí.
               ¿Y conservaros? También.
               ¿Quién hay en Jerusalén
               que lo estorbe? Amón. ¡Matarle!
               Mi padre que ha de vengarle...
               ¡Matar a mi padre!


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 096 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


Sale el rey DAVID
DAVID:

               ¿A quién?
Saca la espada ABSALÓN,
sálele al encuentro DAVID
y hállale coronado

ABSALÓN:

               ¡Ay, cielos! A quien no es
               vasallo de vuestra alteza.
Arrodíllase

DAVID:

               Coronada tu cabeza,
               no dices bien a mis pies.

ABSALÓN:

               Pienso heredarte después;
               que anda el príncipe indispuesto.

DAVID:

               Hástela puesto muy presto.
               No serás sucesor suyo;
               que de esa corona arguyo,
               que como llega a valer
               un talento, ha menester
               mayor talento que el tuyo.
               En fin, ¿me quieres matar?

ABSALÓN:

               ¿Yo?

DAVID:

               ¿No acabas de decirlo?


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 097 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


ABSALÓN:

               Si llegaras bien a oirlo,
               mi fe habías de premiar;
               si vengo, dije, a reinar
               vivo tú en Jerusalén,
               mi enojo probará quien
               fama por traidor adquiere,
               y por ser tirano, quiere
               matar a mi padre.

DAVID:

               Bien.
               ¿Pues quién hay a quien le cuadre
               tal tíiulo?

ABSALÓN:

               No sé yo...
               Quien a su hermana forzó
               también matará a su padre.

DAVID:

               Por ser los dos de una madre,
               contra Amón te has indignado;
               pues ten por averiguado
               que quien fuere su enemigo
               no ha de tener paz conmigo.

ABSALÓN:

               Sin razón te has enojado.
               ¡Sólo yo, te hallo cruel!

DAVID:

               ¿Qué mucho, si tú lo estás
               con Amón?

ABSALÓN:

               No le ama más
               que yo, nadie en Israel;
               antes, gran señor, con él
               y los príncipes quisiera
               que vuestra alteza viniera
               al esquilmo, que ha empezado
               en Balhasor mi ganado,
               y que esta merced me hiciera.
               Tan lejos de desatinos
               y venganzas necias vengo,
               que allí banquetes prevengo
               de tales personas dinos;
               honre nuestros vellocinos
               vuestra presencia, señor,
               y divierta allí el dolor
               que le causa este suceso;
               conocerá que intereso
               granjear sólo su amor.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 098 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


DAVID:

               Tú fueras el fénix de él,
               si estas cosas olvidaras,
               y al príncipe perdonaras,
               no vil Caín, sino Abel.

ABSALÓN:

               Si hiciera venganza en él,
               plegue a Dios que me haga guerra
               cuanto el sol dora y encierra,
               y contra ti rebelado,
               de mis cabellos colgado
               muera, entre el cielo y la tierra.

DAVID:

               Si eso cumples, Absalón,
               mocedades te perdono;
               con los brazos te corono,
               si mejor corona son.

ABSALÓN:

               En mis labios los pies pon,
               y añade a tantas mercedes,
               porque satisfecho quedes,
               señor, el venir a honrar
               mi esquilmo, pues da lugar
               la paz y alegrarte puedes.

DAVID:

               Harémoste mucho gasto.
               No, hijo, goza tu hacienda;
               al reino pide que atienda
               la vejez que en canas gasto.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 099 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


ABSALÓN:

               Pues a obligarte no basto
               a esta merced, da licencia,
               que, supliendo tu presencia
               Adonías, Salomón,
               hagan, yendo con Amón,
               de mi amor noble experiencia.

DAVID:

               ¿Amón? Eso no hijo mío.

ABSALÓN:

               Si melancólico está,
               sus penas divertirá
               el ganado, el campo, el río.

DAVID:

               Temo que algún desvarío
               dé nueva causa a mi llanto.

ABSALÓN:

               De la poca fe me espanto
               que tiene mi amor contigo.

DAVID:

               La experiencia en esto sigo,
               que cuando con el disfraz
               viene el agravio, de paz,
               es el mayor enemigo.

ABSALÓN:

               Antes el gusto y regalo
               que he de hacerle ha de abonarme;
               en esto pienso esmerarme.

DAVID:

               Nunca el recelar fue malo.

ABSALÓN:

               ¡Plegue al cielo que sea un palo
               alguacil que me suspenda
               cuando yo al príncipe ofenda!
               No me alzaré de tus pies,
               padre, hasta que a Amón me des.

DAVID:

               Del alma es la mejor prenda.
               Pero en fe de que confío
               en tí, yo te lo concedo.

ABSALÓN:

               Cierto ya de tu amor quedo.

DAVID:

               (¿De qué dudáis, temor frío?) (-Aparte-)

ABSALÓN:

               Voyle a avisar.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 100 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


DAVID:

               Hijo mío,
               en olvido agravio pon.

ABSALÓN:

               No temas.

DAVID:

               ¡Ay, mi Absalón!
               ¡Lo mucho que te amo pruebas!

ABSALÓN:

               Adiós.

DAVID:

               Mira que me llevas
               la mitad del corazón.
Vanse los dos.
Salen TIRSO, BRAULIO, ALISO,
RISELO, ARDELIO, ganaderos,
y TAMAR de pastora,
rebozada la caracon la toca.
Cantan

UNOS:

               "Al esquilmo, ganaderos
               que balan las ovejas y los carneros."

OTROS:

               "Ganaderos, a esquilmar,
               que llama los pastores el mayoral."

UNO:

               "El Amor trasquila
               la lana que dan,
               los amantes mansos
               que a su aprisco van,
               trasquila la dama
               al pobre galán,
               aunque no es su oficio
               sino repelar.
               Trasquiia el alcalde
               al que preso está,
               y si entró con lana
               en puribus va.
               Pela el escriben,
               porque escribanar
               con pluma con pelo
               de comer le da.
               Pela el alguacil
               hasta no dejar
               vellón en la bolsa,
               plata, otro que tal.
               El letrado pela,
               pela el oficial,
               que hay mil peladores.
               si pelones hay."


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 101 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TODOS:

               "Al esquilmo, ganaderos,
               que balan las ovejas y los carneros;
               ganaderos, a esquilmar,
               que llama a los zagales el mayoral."

TIRSO:

               Dichosas serán desde hoy
               las reses que en el Jordán
               cristales líquidos beben,
               y en tomillos pacen sal.
               Ya con vuestra hermosa vista
               yerba el prado brotará,
               por más que la seque el sol,
               pues vos sus campos pisáis.
               ¿De qué estáis melanconiosa
               hermosísima Tamar,
               pues con vuestros ojos bellos
               estos montes alegráis?
               Si dicen que está la corte
               do quiera que el rey está,
               y vos sois reina en belleza,
               la corte es ésta, no hay más.
               La infantica, entretenéos,
               vuesa hermosura mirad
               en las aguas que os ofrecen
               por espejo su cristal.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 102 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TAMAR:

               Temo de mirarme a ellas.

BRAULIO:

               Si es por no os enamorar
               de vos misma, bien hacéis,
               que a la he que quillotráis
               desde ell alma a la asadura
               a cuantos viéndoos están,
               y que para mal de muchos
               el dimuño os trujo acá.
               Mas, asomáos con todo eso,
               veréis cómo os retratáis
               en la tabla de este río
               si en ella a vos os miráis;
               y haréis un cuadro valiente,
               que porque le guarnezcáis,
               las flores de oro y azul
               de marco le servirán.
               ¡Honradla, miráos a ella!

TAMAR:

               Aunque hermosa me llamáis,
               tengo una mancha afrentosa.
               Si la veo he de llorar.

ALISO:

               ¿Manchas tenéis? Y aun por eso,
               que aquí los espejos que hay,
               si manchas muestran, las quitan,
               enseñando al amistad.
               Allá los espejos son
               sólo para señalar
               faltas, que viéndose en vidrio,
               con ellas en rostro dan;
               acá, son espejos de agua
               que a los que a mirarse van,
               muestran manchas y las quitan,
               en llegándose a lavar.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 103 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TAMAR:

               Si agua esta mancha quitara,
               harta agua mis ojos dan;
               sólo a borrarla es bastante
               la sangre de un desleal.

RISELO:

               No vi en mi vida tal muda.
               Miel virgen afeita acá,
               que ya hasta las caras venden
               postiza virginidad.
               ¿Son pecas?

TAMAR:

               Pecados son.

ARDELIO:

               Cubrirlas con solimán.

TAMAR:

               No queda, pastor, por eso;
               toda yo soy rejalgar.

TIRSO:

               ¿Es algún lunar, acaso,
               que con la toca tapáis?

TAMAR:

               No se muda cual la luna,
               ni es la deshonra lunar.

TIRSO:

               Pues sea lo que se huere,
               pardiez, que hemos de cantar
               y aliviar la pesadumbre;
               que es locura lo demás.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 104 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


Cantan
TODOS:

               "Que si estáis triste, la Infanta,
               todo el tiempo lo acaba;
               desdenes de amor,
               la ausencia los sana;
               para desengaños
               buena es la mudanza;
               si atormentan celos
               darlos a quien ama;
               para la vejez,
               arrimar las armas;
               para mujer pobre,
               gastar lo que basta;
               para mal de ausencia,
               juegos hay y cazas;
               para excusar penas,
               estudiar en casa;
               para agravios de honra,
               perdón o venganza,
               que si triste estáis, la infanta,
               todo el tiempo lo acaba."


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 105 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


Sale LAURETA con un tabaque de flores
LAURETA:

               Todas estas flores bellas
               a la primavera he hurtado;
               que pues de Amor sois el prado,
               competir podéis con ellas.
               Lleno viene este cestillo
               de las más frescas y hermosas,
               yerbas, jazmines y rosas,
               desde el clavel al tomillo.
               Aquí está la manutisa,
               la estrella mar turquesada,
               con la violeta morada
               que Amor, porque huela, pisa;
               el sándalo, el pajarillo,
               alelíes, siete ramas,
               azucenas y retamas,
               madreselva e hisopillo.
               Tomadlos, que son despojos
               del campo, y juntad con ellos
               labios, aliento y cabellos,
               pechos, frente, cejas y ojos.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 106 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TAMAR:

               Todas las que abril esmalta,
               pierden en mí su valor,
               Laureta, porque la flor
               que más me importa, me falta.
Dale unas violetas y
póneselas TAMAR en los pechos

TIRSO:

               Ya vendréis a adivinar
               sueños o cosas de risa;
               que, como sois pitonisa,
               consolaréis a Tamar.
               Laureta, diz que tratáis
               con el diablo.

ARDELIO:

               Ya han venido
               los príncipes, que han querido
               honrarnos hoy.

TIRSO:

               ¿Qué aguardáis?

ARDELIO:

               Mientras el convite pasa,
               al soto apacible vamos,
               y de flores, yerba y ramos
               entapicemos la casa.

TIRSO:

               Ardelio, tenéis razón;
               démonos prisa, pastores;
               pero, ¿qué ramos ni flores
               hay como ver á Absalón?

Vanse los pastores


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 107 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TAMAR:

               Vámonos de aquí, Laureta.

LAURETA:

               ¿Para qué? Bien disfrazada
               estás.

TAMAR:

               Di mal injuriada.

LAURETA:

               Olvida, si eres discreta.

TAMAR:

               Bien dijo, aunque ése es buen medio,
               un ingenio singular,
               "El remedio era olvidar,
               y olvidóseme el remedio."
Salen AMÓN, ABSALÓN, ADONÍAS y SALOMÓN

AMÓN:

               Bello está el campo.

ABSALÓN:

               Es el Mayo,
               el mes galán, todo flor.

ADONÍAS:

               A lo menos labrador,
               segun agirona el sayo.

AMÓN:

               Oid, que hay aquí serranas,
               y no de mal aire y brío.

ABSALÓN:

               De mi hacienda son, y os fío
               que envidien las cortesanas
               su no ayudada hermosura.

AMÓN:

               ¡Bien haya quien la belleza
               debe a la naturaleza,
               no al afeite y compostura!

ABSALÓN:

               Ésta es mujer tan curiosa,
               que de lo futuro avisa;
               tiénenla por pitonisa
               estos rústicos.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 108 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


SALOMÓN:

               Y, ¿es cosa
               de importancia?

AMÓN:

               De esta gente
               hacer caso es vanidad;
               tal vez dirá la verdad,
               y después mentiras veinte,
               Mas, ¿quién es la rebozada?

ABSALÓN:

               Es una hermosa pastora,
               que injurias de su honra llora
               y espera verse vengada.

AMÓN:

               Ella tiene buena flema.
               ¿No la veremos?

ABSALÓN:

               No quiere,
               mientras sin honra estuviere,
               descubrirse.

AMÓN:

               Linda flema.
A LAURETA
               Ahora bien, con vos me entiendo.
               Llegáos, mi serrana, acá.}}

LAURETA:

               Su alteza pretenderá,
               y después iráse huyendo.

AMÓN:

               Bien parecéis adivina.
               Llena de flores venís;
               ¿cómo no las repartís,
               si el ser cortés os inclina?

LAURETA:

               Estos prados son teatro
               do representa Amaltea.
               ¡Mas, porque no os quejéis, ea,
               a cada cual de los cuatro
               tengo de dar una flor.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 109 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               Y esotra serrana, ¿es muda?
               Quita el rebozo

LAURETA:

               Está en muda.

AMÓN:

               ¿Mudas hay acá?

LAURETA:

               De honor.

AMÓN:

               Y, ¿hay honor entre villanas?

LAURETA:

               Y con más firmeza está;
               que no hay príncipes acá
               ni fáciles cortesanas.
               Pero dejémonos de esto,
               y va de flor.

AMÓN:

               ¿Cuál me cabe?
Aparte a cada uno

LAURETA:

               Ésta azucena suave.

AMÓN:

               Eso es picarme de honesto.

LAURETA:

               Yo sé que olerla os agrada
               pero no la deshojéis,
               que la espadaña que veis,
               tiene la forma de espada;
Dale una azucena con una espadaña
               y aquesos granillos de oro,
               aunque a la vista recrean,
               manchan si los manosean,
               porque estriba su tesoro
               en ser intactos; dejáos,
               Amón, de deshojar flor
               con espadañas de honor
               y si la ofendéis, guardáos.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 110 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               Yo estimo vuestro consejo.
               (¡Demonio es esta mujer!) (-Aparte-)

SALOMÓN:

               ¿Qué os ha dicho?

AMÓN:

               No hay que hacer
               caso; por loca la dejo.

ADONÍAS:

               ¿Qué flor me cabe a mí?

LAURETA:

               Extraña;
               espuela de caballero.

ADONÍAS:

               Bien por el nombre la quiero.

LAURETA:

               A veces la espuela daña.

ADONÍAS:

               Diestro soy.

LAURETA:

               Si lo sois, alto;
               pero guardáos, si os agrada
               de una doncella casada,
               no os perdáis por picar alto.

ADONÍAS:

               No os entiendo.

ABSALÓN:

               Yo me quedo
               postrero; id, hermanos, vos.

SALOMÓN:

               Confusos vienen los dos.
A LAURETA
               Si acaso obligaros puedo,
               más conmigo os declarad.

LAURETA:

               Ésta es corona de rey,
               flor de vista, olor y ley;
               sus propiedades gozad,
               que aunque rey seréis espejo,
               y el mayor de los mejores,
               temo que os perdáis por flores
               de Amor, si sois mozo viejo.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 111 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               ¡Buena flor!

SALOMÓN:

               Con su pimienta.

ABSALÓN:

               ¿Cábeme a mí?

LAURETA:

               Este narciso.

ABSALÓN:

               Ése a sí mismo se quiso.

LAURETA:

               Pues tened, Absalón, cuenta
               con él, y no os queráis tanto;
               que de puro engrandeceros,
               estimaros y quereros,
               de Israel seáis espanto.
               Vuestra hermosura enloquece
               a toda vuestra nación.
               Narciso sois, Absalón,
               que también os desvanece.
               Cortáos esos hilos bellos,
               que si los dejáis crecer
               os habéis presto de ver
               en alto por los cabellos.
Vase LAURETA

ABSALÓN:

               Espera. Fuese. (Si en alto (-Aparte-)
               por los cabellos me veo,
               cumpliráse mi deseo.
               Al reino he de dar asalto.
               ¿En alto por los cabellos?
               Mi hermosura ha de obligar
               a Israel, que a coronar
               me venga, loco por ellos.)


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 112 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               Confuso os habéis quedado.

ABSALÓN:

               ¡Príncipes, alto, a comer!
               (Sobre el trono me han de ver, (-Aparte-)
               de mi padre, coronado.
               Muera en el convite Amón,
               quede vengada Tamar;
               dé la corona lugar
               a que la herede Absalón.
Sale un CRIADO

CRIADO:

               La comida que se enfría,
               a vuestras altezas llama.

AMÓN:

               (De aquesta serrana dama (-Aparte-)
               ver la cara gustaría.
A ABSALÓN
               Idos, hermano, con ellos.}}

ABSALÓN:

               No nos hagáis esperar.
               (Reinando, vengo a quedar (-Aparte-)
               en alto por los cabellos.
Vanse todos, menos AMÓN y TAMAR

AMÓN:

               Yo, serrana, estoy picado
               de esos ojos lisonjeros,
               que deben de ser fulleros,
               pues el alma me han ganado.
               ¿Queréisme, vos, despicar?


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 113 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TAMAR:

               Cansaraos el juego presto,
               y en ganando el primer resto
               luego os querréis levantar.

AMÓN:

               ¡Buenas manos!

TAMAR:

               De pastora.

AMÓN:

               Dadme una.

TAMAR:

               Será en vano
               dar mano a quien da de mano
               y ya aborrece, ya adora.

AMÓN:

               Llégaréosla yo a tomar,
               pues su hermosura me esfuerza.

TAMAR:

               ¿A tomar? ¿Cómo?

AMÓN:

               Por fuerza.

TAMAR:

               ¡Qué amigo sois de forzar!

AMÓN:

               Basta; que aquí todas dais
               en adivinas.

TAMAR:

               Queremos
               estudiar, cómo sabremos
               burlaros, pues nos burláis.

AMÓN:

               ¿Flores traéis vos también?

TAMAR:

               Cada cual, humilde o alta,
               busca aquello que le falta.

AMÓN:

               Serrana, yo os quiero bien.
               Dadme una flor.

TAMAR:

               ¡Buen floreo
               os traéis! Creed, señor,
               que a no perder yo una flor,
               no sintiera el mal que veo.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 114 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


AMÓN:

               Una flor he de tomar.

TAMAR:

               Flor de Tamar, diréis bien.

AMÓN:

               Forzaréos. Dadla por bien.

TAMAR:

               ¡Qué amigo sois de forzar!
               Pero, tomad, si os agrada.

AMÓN:

               ¿Violetas?
Dale las violetas

TAMAR:

               Para alegraros;
               porque yo no puedo daros,
               Amón, sino flor violada.

AMÓN:

               ¡Eso es mucho adivinar!
               Destapáos.

TAMAR:

               Apártese.

AMÓN:

               Por fuerza os descubriré.
Descúbrela

TAMAR:

               ¡Qué amigo sois de forzar!

AMÓN:

               ¡Ay, cielos! Monstruo. ¿Tú eres?
               ¡Quién los ojos se sacara
               primero que te mirara,
               afrenta de las mujeres!
               Voyme, y pienso que sin vida;
               que tu vista me mató.
               No esperaba, cielos, yo,
               tal principio de comida.

Vase AMÓN


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 115 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


TAMAR:

               Peor postre te han de dar,
               ¡bárbaro, crüel, ingrato,
               pues será el último plato
               la venganza de Tamar!
Vase TAMAR.
Salen los PASTORES
con ramos y cantando

TODOS:

               "A las puertas de nuesos amos
               vamos, vamos,
               vamos a poner ramos."

UNO:

               "A Absalón el bello,
               alamico negro,
               cinamono y cedro,
               y palma ofrezcamos."

TODOS:

               "Vamos, vamos,
               vamos a poner ramos."

OTRO:

               "Al mozo Adonías
               dé las maravillas
               rosa y clavellinas,
               guirnaldas tejamos."

TODOS:

               "Vamos, vamos,
               vamos a poner ramos."

UNO:

               "Al príncipe nueso
               de ciprés funesto
               y taray espeso
               coronas tejamos."

TODOS:

               "Vamos, vamos,
               vamos a poner ramos."

OTRO:

               "Salomón prudente
               ceñirá su frente
               del laurel valiente
               que alegres cortamos."

TODOS:

               "Vamos, vamos,
               vamos a poner ramos."


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 116 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


Gritan desde adentro, y
hacen ruido de golpes y
cáense mesas y vajillas,
y luego salen huyendo
SALOMÓN y ADONÍAS
ABSALÓN:

               La comida has de pagar (-Dentro-)
               dándote muerte, villano.

AMÓN:

               ¿Por qué me matas, hermano? (-Dentro-)

ABSALÓN:

               Por dar venganza a Tamar. (-Dentro-)

AMÓN:

               ¡Cielos, piedad! ¡Muerto soy! (-Dentro-)

SALOMÓN:

               Huye.

ADONÍAS:

               ¡Oh, bárbaro sin ley;
               todos los hijos del rey
               por reinar perecen hoy!
Vanse huyendo ADONÍAS y SALOMÓN

TIRSO:

               ¡0xté puto! Esto va malo.

ARDELIO:

               Huyamos, no nos alcance
               algún golpe en este lance.

BRAULIO:

               Mirad qué negro regalo
               de convite.

TIRSO:

               ¡Oh, mi cebolla!
               ¡Más os quiero que Absalón
               sus pavos!

ARDELIO:

               Tirso, chitón,
               que nos darán en la cholla.

Vanse los PASTORES. Descúbrense aparadores
de plata, caídas las vajillas, y una mesa llena de
manjares y descompuesta; los manteles ensangrentados, y
AMÓN sobre la mesa, asentado y caído de espaldas en
ella, con un a daga en una mano y un cuchillo en la otra,
atravesada por la garganta una daga; y salen ABSALÓN
TAMAR


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 117 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


ABSALÓN:

               Para tí, hermana, se ha hecho
               el convite; aqueste plato,
               aunque de manjar ingrato,
               nuestro agravio ha satisfecho.
               Hágate muy buen provecho.
               Bebe su sangre, Tamar;
               procura en ella lavar
               tu fama, hasta aquí manchada;
               caliente, está la colada,
               fácil la puedes sacar.
               A Gesur huyendo voy,
               que es su rey mi abuelo y padre
               de nuestra injuriada madre.

TAMAR:

               Gracias a los cielos doy,
               que no lloraré desde hoy
               mi agravio, hermano váliente;
               ya podré mirar la gente,
               resucitando mi honor;
               que la sangre del traidor
               es blasón del inocente.
               Quédate, bárbaro, ingrato,
               que en buen túmulo te han puesto;
               sepulcro del deshonesto
               es la mesa, taza y plato.

ABSALÓN:

               Heredar el reino trato.

TAMAR:

               ¿Déntele los cielos bellos!

ABSALÓN:

               Amigos tengo, y por ellos,
               como dijo la mujer,
               todo Israel me ha de ver
               en alto por los cabellos.

Vanse los dos y encúbrese la apariencia.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 118 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


Sale el rey DAVID solo
DAVID:

               ¡Amón, príncipe, hijo mío!
               Si eres tú, pide al deseo
               albricias, que los instantes
               juzga por siglos eternos.
               Gracias a Dios que a pesar
               de sospechas y recelos,
               con tu vista restituyo
               la vida que sin ti pierdo.
               ¿Cómo vienes? ¿Cómo estás?
               ¿Podré, enlazando tu cuello,
               imprimir lirios en rosas;
               guarnecer oro en acero?
Va a abrazarle y solo encuentra el vacío
               Dame los amados brazos.
               ¡Ay, engaños lisonjeros!
               ¿Por qué con burlas pesadas
               me hacéis abrazar los vientos?
               Como la madre acallando
               al hijo que tiene al pecho,
               ¿me enseñas la joya de oro
               para escondérmela luego?
               Como en la navegación
               prolija, ¿en celajes negros
               fingidos montes me pintas,
               siendo mentiras de lejos?


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 119 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


DAVID:

               Como fruta de pincel,
               como hermosura en espejo,
               como tesoro soñado,
               como la fuente al enfermo,
               ¿burladoras esperanzas
               engañáis mis pensamientos
               para acrecentar pesares,
               para atormentar desvelos?
               ¡Amón mío! ¿Dónde estás?
               Deshaga el temor los celos,
               el sol de tu cara, hermoso,
               remoce tu vista a un viejo.
               ¿Si se habrá Absalón vengado?
               ¿Si habréis sido, como temo,
               hijo caro de mis ojos,
               de sus esquilmos cordero?
               No. ¡Que es vuestro hermano en fin!
               La sangre hierve sin fuego.
               ¡Mas, ay! Que es sangre heredada
               de quien a su hermano mesmo
               vendió, y llorará David
               como Jacob, en sabiendo
               si a Josef mató la envidia,
               que a Amón la venganza ha muerto.
               Absalón, ¿no me juró
               no agraviarlo? ¿De qué tiemblo?
               Pero, el amor y el agravio
               nunca guardan juramento.


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 120 de 120
La venganza de Tamar Acto II Tirso de Molina


DAVID:

               La esperanza y el temor,
               en este confuso pleito,
               alegan en pro y en contra.
               ¡Sentenciad en favor, cielos!
               Caballos suenan, ¿si serán
               mis amados hijos éstos?
               Alma, asomaos a los ojos.
               Ojos, abríos para verlos.
               Grillos echa el temor frío
               a los pies, cuando el deseo
               se arroja por las ventanas.
Salen muy tristes ADONÍAS y SALOMÓN

DAVID:

               ¡Hijos!

ADONÍAS:

               Señor...

DAVID:

               ¿Venis buenos?
               ¿Qué es de vuestros dos hermanos?
               ¿Calláis? Siempre fue el silencio
               embajador de desgracias.
               ¿Lloráis? Hartos mensajeros
               mis sospechas certifican.
               ¡Ay, adivinos recelos!
               ¿Mató Absalón a su hermano?

SALOMÓN:

               Sí, señor.

DAVID:

               Pierda el consuelo
               la esperanza de volver
               al alma, pues a Amón pierdo.
               Tome eterna posesión
               el llanto, porque sea eterno
               de mis infelices ojos
               hasta que los deje ciegos.
               Lástimas hable mi lengua.
               No escuchen sino lamentos
               mis oídos lastimosos
               ¡Ay, mi Amón! ¡Ay, mi heredero!
               Llore tu padre con Jacob diciendo:
               ¡Hijo, una fiera pésima te ha muerto!

AUTOR:

               Y de Tamar la historia prodigiosa
               acaba aquí en tragedia lastimosa.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


La venganza de Tamar de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III