La villana de Vallecas (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de La villana de Vallecas.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 174
La villana de Vallecas


La villana de Vallecas Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• Don VICENTE
• Don GABRIEL
• Don PEDRO
• Don GÓMEZ
• Don LUIS


• Doña SERAFINA
• Doña VIOLANTE
• POLONIA, criada
• CORNEJO, criado
• AGUADO, criado


• AGUDO, criado
• LUZÓN, criado
• BLAS Serrano, viejo.
• Un ALGUACIL


• MATEO, mozo de mulas.
• VALDIVIESO
• Un HUÉSPED
• Un CRIADO




Escena I
Pág. 002 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


Salen Don VICENTE y LUZÓN
VICENTE:

               Llama, Luzón, a mi hermana.

LUZÓN:

               Según venimos de tarde,
               pues ya asoma la mañana,
               cansada de que te aguarde
               la doncella a la ventana,
               o el esclavo a la escalera,
               se habrán echado a dormir.

VICENTE:

               Jugué y perdí.
               Esta primera
               nos tiene de consumir
               bolsa y vida. Sales fuera
               de casa al anochecer,
               mudándote hasta las cintas,
               y, como estás sin mujer,
               ya a la polla, ya a las pintas,
               damos los dos en perder,
               yo, paciencia, y tú, dinero.
               Volvémonos a cenar
               cuando sale el jornalero,
               segunda vez, a almorzar.
               Llamando al alba el lucero,
               aguárdate mi señora,
               que, en fe de lo que te ama,
               sin ti lo que es sueño ignora,
               dando treguas a la cama
               y nieve a la cantimplora.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 003 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


VICENTE:

               Entras con llave maestra,
               cenas a las dos o tres,
               duermes hasta que el sol muestra
               el cahiz al reloj que es
               tasa de la vida nuestra.
               Si la campana te avisa
               de nuestra iglesia mayor,
               cuando es fiesta, oyes de prisa
               a un clérigo cazador,
               que dice en guarismo misa.
               Hincas encima del guante
               una rodilla, y sobre él
               más que rezador, mirante,
               volatines de un cordel
               pasan cuentas cada instante;
               que, de oraciones vacías
               como cuentas las llamaron
               la dan, por no estar baldías,
               más de las damas que entraron
               que de las Ave-Marías.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 004 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


VICENTE:

               Oyes a don Juan mentiras;
               mientras alza el sacerdote,
               a doña Brígida miras;
               si te dio cara, picóte;
               si no te la dio, suspiras;
               y apenas la bendición
               con el Ite, missa est
               da fin a la devoción,
               cuando salís dos o tres,
               y, en buena conversación
               el portazgo o alcabala
               cobrando de cada una,
               la murmuración señala
               si es doña Inés importuna,
               si doña Clara regala,
               si se afeita doña Elena,
               si ésta sale bien vestida,
               si estotra es blanca o morena.
               ¡Mira tú si es esta vida
               para un Flos Sanctorum buena!
               Lo que se usa, no se escusa.
               Eso se usa. Llama ahora.

LUZÓN:

               De perdidos es tu escusa.
               ¡Plegue a Dios que mi señora
               nos dé una vez garatusa!
               Abre, pues que tienes llave.

VICENTE:

               ¿De qué sirve, si despierta
               me espera, y que vengo sabe?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 005 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


LUZÓN:

               Oye: abierta está esta puerta.
               Para tan honesta, grave,
               y amiga de estar cerrada,
               mucho es que a tal hora tenga
               patente en la calle entrada,
               para que cualquiera venga.

VICENTE:

               Serán de alguna crïada
               descuidos, o habrá sentido
               que venimos. Entra allá.
Vase LUZÓN
               Casa sin padre o marido
               es fortaleza que está
               sin alcalde apercebido.
               Quedando por cuenta mía
               mi hermana doña Violante,
               mucho mi descuido fía
               del natural inconstante
               de una mujer, que podría
               abrir puerta a la ocasión
               con la que le da mi juego.
               Hechizos los naipes son;
               que poco hay de juego a fuego.
               ¡Encantada ocupación
               es la de un tahur! ¡Qué olvido
               en todos causa el jugar!
               Decía un bien entendido
               que no hay honra que fïar
               en el jugador marido.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 006 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


VICENTE:

               Más que amor el juego abrasa,
               porque aquél mira el honor,
               cuyos límites no pasa;
               pero ¿cuándo el jugador
               tuvo cuenta con su casa?
               A ver en mí mismo vengo
               la experiencia de esto llana;
               y, si enmiendas no prevengo,
               es por ser cierta en mi hermana
               la satisfacción que tengo.
Sale LUZÓN

LUZÓN:

               Todos duermen en Zamora;
               sólo no he podido hallar
               a tu hermana y mi señora,
               y dame que sospechar
               la puerta abierta a tal hora,
               y el hallar este papel
               para ti sobre la mesa.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 007 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


VICENTE:

               ¿Qué dices?

LUZÓN:

               No sé; por él
               podrás ver si, en esta impresa,
               de desafío es cartel
               contra tu poco cuidado.

VICENTE:

               Letra es de doña Violante.

LUZÓN:

               Por la pinta la has sacado.
               Brujulea, que adelante
               verás qué juego te ha entrado.

Lee

VICENTE:

               "El poco cuidado, hermano mío,
               que los dos hemos tenido, tú con
               tu casa y yo con mi honra, ha dado
               ocasión para que de entrambas falte
               la prenda de más estima. Mientras
               tú jugabas dineros, perdí yo lo que
               no se adquiere con ellos. Un don
               Pedro de Mendoza, forastero en
               Valencia, pagó en palabras de
               casamiento obras de voluntad.
               Huyendo se va, y dice quien le
               encontró, que camino de Castilla;
               y yo de un monasterio, que no quiero
               que sepas, hasta que, o hallándole
               me vengues, o, no pareciendo, sea
               el silencio de mi vida remedio de
               mi afrenta. Dentro de este papel va
               la cédula que me dió de esposo;
               haz lo que della gustares; y, si
               culpas mi liviandad, reprehende
               tu descuido.
                              Doña Violante."


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 008 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


VICENTE:

               ¿Hay desdicha semejante?
               Luzón, ¿qué es lo que he leído?
               ¡Sin honra doña Violante!
               Tras la hacienda que he perdido,
               la joya más importante
               pierdo también. ¡El honor
               que de mi padre heredé!
               ¡El patrimonio mejor,
               que en Valencia espejo fué
               de la nobleza y valor!
               ¡Por una mujer liviana!
               ¡Por un juego en que, violento,
               un tahur la honra me gana!
               ¿Éste era el recogimiento
               y la virtud de mi hermana?
               ¡Mal haya quien confïanza
               hace en el desasosiego
               de la femenil mudanza!
               ¡Mal haya quien en el juego
               pone hacienda y esperanza!
               Que si en papeles pintados
               se funda todo su ser,
               livianos son sus cuidados
               y si es papel la mujer,
               llevando los más pesados
               el viento, que burlador
               mi fama deja ofendida,
               bien es que llore mi error
               mi hacienda al juego perdida,
               como al descuido mi honor.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 009 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


LUZÓN:

               ¿De qué ha de servir ahora
               ponderar, como el perdido,
               lo que tarde siente y llora?
               Sepamos dónde se ha ido
               mi poco cuerda señora,
               y sacarás de buscalla
               el saber más claramente
               quién fué el que vino a engañalla.
               Despertar quiero la gente.
Llamando
               ¡Dionisia,Lucrecia!

VICENTE:

               Calla;
               no publiques, si eres sabio,
               la infamia de aqueste insulto;
               ten la lengua, cierra el labio;
               que, entre tanto que está oculto,
               no da deshonra el agravio.
               Mientras que la noche veda
               que saque el sol a poblado
               infamias que decir pueda,
               déjame vivir honrado
               este tiempo que me queda.

LUZÓN:

               Pues,¿ qué hemos de hacer?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 010 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


VICENTE:

               Advierte
               en lo que me ofrece agora
               la industria en la ocasión fuerte.
               Don Juan de Aragón adora
               a mi hermana, y es de suerte,
               que, aunque intenta en Zaragoza
               su padre don Luis casalle
               con una señora moza,
               noble, y barona del Valle,
               que con otros pueblos goza,
               tiene en tanto la belleza
               de doña Violante ingrata,
               que, sin mirar su pobreza,
               las otras bodas dilata,
               y a éstas su amor endereza.
               Toda la gente de casa,
               como tan público fué,
               saben lo que en esto pasa.

LUZÓN:

               Y yo también, señor, sé
               que por tu hermana se abrasa.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 011 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


VICENTE:

               Oye, pues. Tú has de quedarte
               aquí con un papel mío,
               que, en fe de que sé estimarte
               por fiel, de ti mi honor fío,
               como si en él fueras parte.
               Escribiré en él, Luzón,
               a doncellas y a crïados,
               que de don Juan de Aragón
               los amorosos cuidados
               han llegado a ejecución
               de casarse con secreto
               con mi hermana en un castillo
               que tiene para este efeto
               prevenido, y que encubrillo
               importa, por el respeto
               que a su padre es bien tener;
               y que, en fe de esto, llegó
               esta noche, sin querer
               que sepan más de él y yo
               lo que determina hacer.
               Por lo cual, sin avisar
               a nadie, a la media noche,
               a las puertas del lugar
               nos esperó con un coche;
               y yo, para asegurar
               su alboroto y confusión,
               les escribo este papel.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 012 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


VICENTE:

               Fingirás admiración,
               y que ignorabas en él
               nuestra jornada a Aragón;
               dirásle que te mandé
               que nuestra vuelta esperases,
               y el gobierno te encargué
               de casa, y con que gastases
               en mi ausencia te dejé.
               También les escribiré esto.
               Iré a don Juan de Aragón;
               diréle que, porque ha puesto
               los ojos cierto barón
               valenciano y descompuesto
               en mi hermana, la he sacado
               de Valencia, y, por quitar
               la esperanza a su cuidado,
               he querido divulgar
               que en secreto se han casado
               los dos; y él, agradecido,
               mi engaño defenderá,
               y, con esto persuadido,
               en pie mi honor quedará,
               ignorado, aunque ofendido.
               Partiré luego a Castilla
               en busca de este tirano,
               que a sus pies mi honor humilla;
               y, si negase la mano
               a quien se atrevió a pedilla,
               vengándose mi esperanza,
               demostrará la experiencia
               lo que mi valor alcanza,
               y que a injurias de Valencia
               ofrece armas la venganza.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 013 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


LUZÓN:

               Bien me parece todo eso.

VICENTE:

               Ven, y daréte el papel.
               ¡Ay, Luzón, que estoy sin seso!

LUZÓN:

               Tu hermana estaba sin él,
               y dio en tierra con su espejo.
Vanse.
Salen Don PEDRO de Mendoza
y AGUDO, de camino

PEDRO:

               ¿Hay buenas camas?

AGUDO:

               De Holanda
               prometen sábanas.

PEDRO:

               Bien.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 014 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


AGUDO:

               Colcha y rodapiés también
               de red, con su flueco y randa;
               dos almohadas que alistan
               lazos de azul y amarillo,
               debajo de un acerillo,
               y porque sus faldas vistan
               las manchas,de la pared,
               tres sábanas, aunque tiernas
               por viejas, distinguen piernas,
               ya de lienzo, ya de red.
               Un cielo encima colgado,
               con fluecos del mismo modo,
               que, viéndole blanco todo
               dije, "el cielo está nublado,"
               y dos doseles, que son
               adorno del aposento;
               un prolijo paramento;
               pintada en él la Pasión
               y la historia de Susana,
               con los dos viejos y el baño;
               y, al otro lado del paño,
               un San Joaquín y Santa Ana,
               y un ángel sobre la puerta
               que con las alas los junta;
               al otro un sayón que apunta
               a un San Sebastián que acierta;
               luego un San Antón muy viejo
               con su vestido de estera,
               y debajo la escalera;
               junto de él, un San Alejo.
               Remátase la labor
               con la espigadera Rud,
               cual le dé Dios la salud
               al bellaco del pintor.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 015 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

               Con eso vive contenta
               aquesta gente sencilla.
               No es Arganda mala villa.

AGUDO:

               Tiene un soto que sustenta
               con su caza y entretiene
               a sus vecinos y dueños.
               Corren toros jarameños,
               que a gozar la corte viene
               por pasar por él Jarama,
               de quien sus vecinos beben
               las fuerzas con que se atreven;
               que son bravos de la fama.

PEDRO:

               ¿Está la maleta arriba?

AGUDO:

               Dando abrazos al cojín.

PEDRO:

               ¡Que hoy hemos de entrar, en fin,
               en Madrid!

AGUDO:

               Él te reciba
               con buen pie; que es menester
               confesar y comulgar,
               como quien se va a embarcar,
               quien su golfo quiere ver.

PEDRO:

               ¿Golfo?

AGUDO:

               Y no de muchas leguas.

PEDRO:

               Bien dices, si a Madrid llamas
               manso golfo de las damas.

AGUDO:

               Antes golfo de las yeguas.
               ¡Qué mal su rumbo conoces!
               ¿Mas que te han de marear
               la bolsa luego al entrar,
               si tiran sus olas coces?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 016 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

               ¿Por qué, si a casarme voy?

AGUDO:

               Tu nombre lo ha declarado.
               ¿De [marido] a mareado,
               qué va?

PEDRO:

               Satisfecho estoy
               de que en doña Serafina
               no hay recelo que me asombre,
               porque, del modo que el nombre,
               tiene la fama divina.

AGUDO:

               Serafín bien puede ser;
               mas no creo en serafines
               que, por andar en chapines,
               son fáciles de caer.
               Y serafines caídos
               ya tú ves que son demonios.

PEDRO:

               Como aquesos testimonios
               les levantan atrevidos.

AGUDO:

               ¿Hasla visto?

PEDRO:

               ¿Cómo puedo,
               si ha un mes que desembarqué
               de Sanlúcar y llegué
               de Méjico?

AGUDO:

               ¿Y sin más miedo
               te vas a casar con ella,
               sus virtudes canonizas,
               su hermosura solemnizas,
               y te enamoras sin vella?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 017 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

               Escribió su padre al mío
               sobre aqueste casamiento;
               que no pudo el elemento
               del mar enfadoso y frío
               anegar correspondencias
               de su pasada amistad,
               pues las que la mocedad
               funda, vencen las ausencias.
               Informóse de su estado,
               que, por ser tan conocido,
               mil testigos ha tenido,
               que a las Indias han pasado;
               de su hacienda, que es copiosa;
               de la edad, virtud y fama
               que en Madrid tiene mi dama;
               supo que era virtüosa
               como bella, y, en belleza
               la misma exageración
               celebrada en opinión,
               apetecible en riqueza,
               moza, apacible, discreta,
               y un sujeto digno, en fin,
               de tan bello serafín.

AGUDO:

               ¿Pintótela algún poeta?

PEDRO:

               No sino la fuerza mucha
               de la verdad, que, pasada
               por agua, es más estimada,
               porque allá tarde se escucha.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 018 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


AGUDO:

               ¿Y lo crees como evidencia?

PEDRO:

               Conozco con claridad
               en la ausencia la verdad,
               la lisonja en la presencia.
               No son los hombres de ahora
               de tan sanas intenciones,
               que, en vez de murmuraciones,
               se hagan lenguas cada hora
               en alabar excelencias
               de quien no interesan nada,
               pues aun de la más honrada
               sacan falsas consecuencias.
               Fama, Agudo, que ha llegado
               limpia a Méjico, y a prueba
               de las lenguas, ¡cosa nueva!

AGUDO:

               Y más donde es tan usado
               el murmurar, que sin ciencia
               colige toda criatura,
               "¿Indiano? Luego murmura."
               Bien vale la consecuencia.
 |-

PEDRO:

               Partí a Cuenca desde el Puerto
               en busca de un tío anciano,
               rico y de mi padre hermano;
               había un año que era muerto;
               y, sin darme a conocer
               a deudos impertinentes
               --que, a título de parientes,
               salteadores suelen ser
               de la perseguida plata,
               más segura de escapar
               de los peligros del mar
               que de un pariente pirata,--
               voy a Madrid, donde espero
               ver si se iguala en mi dama
               la presencia con la fama.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 019 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


AGUDO:

               Cenaremos, lo primero,
               y dormiremos un rato.

PEDRO:

               Cenar sí, mas dormir no.

AGUDO:

               El reloj las doce dio.

PEDRO:

               Ponerme a caballo trato,
               con el bocado en la boca.
               ¿Qué tenemos que cenar?

AGUDO:

               Puesto está un conejo a asar,
               y una perdiz, a quien coca
               una bota yepesina
               mezclada con hipocrás,
               y muerta por darnos paz.

PEDRO:

               ¿No hay más?

AGUDO:

               Hay una gallina
               fiambre, y medio pernil
               mercader, que trata en lonjas,
               --¡y qué tales!--como esponjas
               de Baco. Hay medio barril
               de aceitunas vagamundas;
               que las de oficio se van
               de Córdoba a cordobán;
               y si en postres asegundas,
               en conserva hay piña indiana,
               y en tres o cuatro pipotes,
               mameyes, zipizapotes;
               y si de la castellana
               gustas, hay melocotón
               y perada; y al fin saco
               un tubano de tabaco
               para echar la bendición.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 020 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

               Mira si hay en la posada
               algún noble forastero,
               que, en mi mesa compañero,
               nos haga menos pesada
               la cena.

AGUDO:

               Nadie ha venido.

PEDRO:

               Sin compañía, ya sabes
               que son tasajos las aves
               para mí.

AGUDO:

               Escucha, rüido
               de cabalgaduras siento,
               que entran.
Salen CORNEJO, el HUÉSPED, y GABRIEL
hablando desde dentro

CORNEJO:

               Loado sea Dios,
               ¿hay posada para dos,
               seó huésped?

HUÉSPED:

               Y para ciento.

GABRIEL:

               Alto pues; ten de ese estribo.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 021 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


Salen GABRIEL, CORNEJO
y el HUÉSPED
GABRIEL:

               ¿Qué hora es?

AGUDO:

               Las doce han dado.

PEDRO:

               Seáis, señor, bien llegado.

CORNEJO:

               Venga un harnero y un cribo,
               y en ellos paja y cebada.

GABRIEL:

               Dios guarde a vuesa merced.
               Esa maleta meted
               donde no nos pongan nada.

CORNEJO:

               Huésped, venga un aposento.

PEDRO:

               En el nuestro puede estar,
               que luego hemos de picar,
               y recebiré contento
               que favorezcáis mi mesa;
               que, aunque la cena se enfría,
               aguardaba compañía.

GABRIEL:

               Liberalidad es ésa
               digna de vuestra presencia.

PEDRO:

               Pon a asar otro conejo
               y perdiz.

GABRIEL:

               Saca, Cornejo,
               ese capón.

Vanse CORNEJO, AGUDO
y el HUÉSPED


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 022 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

               De Valencia,
               conquista antigua del Cid,
               vendréis.

GABRIEL:

               Antes determino
               hacer allá mi camino.

PEDRO:

               ¿Pues salistes de Madrid?

GABRIEL:

               Para serviros.

PEDRO:

               ¿A qué hora?

GABRIEL:

               A las diez.

PEDRO:

               ¡Buen caminar!
               Traeréis de allá que contar
               mil nuevas.

GABRIEL:

               Haylas cada hora;
               pero dejando en secreto
               sucesos que por mayor
               no contarlos es mejor,
               porque a sus dueños respeto,
               por buenas nuevas os doy
               que el rey ha convalecido.

PEDRO:

               ¡Gracias a Dios!

GABRIEL:

               Y ha salido
               a Atocha en público hoy.

PEDRO:

               Habrá la corte con eso
               vuelto en sí; que me contaban
               que en ella todos andaban
               sin color, sin gusto y seso.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 023 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


GABRIEL:

               Mi palabra os doy, que ha sido
               la mayor demostración
               de lealtad y de afición
               que en historias he leído.
               No sé yo que se haya hecho
               sentimiento general,
               con tal muestra y llanto tal,
               por ningún rey.

PEDRO:

               Muestra el pecho
               el reino que a tal rey debe,
               que en él goza un siglo de oro.
               Sin conocerle, le adoro.

GABRIEL:

               ¿Queréis más, si es que eso os mueve,
               que todo el tiempo que ha estado
               en contingencia su vida,
               hasta la gente perdida
               dicen que se había olvidado
               de ejecutar la ganancia
               de su trato deshonesto?

PEDRO:

               Echó el sentimiento el resto,
               y conoció la importancia
               de la vida de tal rey,
               cuya mansedumbre extraña
               es causa que goce España
               su hacienda, su paz, su ley,
               sin contrastes ni temores.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 024 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


GABRIEL:

               Cosa estraña, que en veinte años
               que reina, ni hambres, ni daños,
               pestes, guerras, ni rigores
               del cielo hayan afligido
               este reino!

PEDRO:

               Antes por él
               mana España leche y miel.
               De promisión tierra ha sido.

GABRIEL:

               No le viene el nombre mal,
               pues que en su tiempo ha alcanzado
               Castilla el haber comprado
               la hanega de trigo a real,
               y el dar la cosecha a medias
               del vino, a quien a ayudar
               se atreviera a vendimiar.

PEDRO:

               ¿Qué hay en Madrid de comedias?

GABRIEL:

               Todo lo ha desazonado
               la salud del rey en duda;
               no hay quien con gusto a ella acuda.
               La corte había alborotado
               con el Asombro Pinedo
               de la limpia Concepción;
               y fuera la devoción
               del nombre, afirmaros puedo
               que en este género llega
               a ser la prima.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 025 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

               ¿Y de quién?

GABRIEL:

               De Lope; que no están bien
               tales musas sin tal Vega.

PEDRO:

               Por mi opinión argüís.
Sale CORNEJO

CORNEJO:

               Si es que habemos de picar,
               ¿qué aguardas? Alto, a cenar.

GABRIEL:

               ¿De dónde, señor, venís?

PEDRO:

               De Cuenca inmediatamente,
               y de las Indias después.

GABRIEL:

               ¿Mucha plata?

PEDRO:

               El interés,
               como siempre está en creciente,
               todo lo juzga menguante.
               Venid; que, mientras cenemos,
               muchas cosas trataremos.

GABRIEL:

               Id, que yo os sigo al instante.

Vase Don PEDRO


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 026 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


GABRIEL:

               ¿Adónde, Cornejo, has puesto
               nuestro hato?

CORNEJO:

               En esta sala
               donde cenáis, que no es mala,
               pues éstos se van tan presto.
               Junto a su maleta está
               la nuestra.

GABRIEL:

               Ya te he advertido
               que no digas que he venido
               de Valencia...

CORNEJO:

               Acaba ya.

GABRIEL:

               Ni que don Gabriel me llamo
               de Herrera.

CORNEJO:

               Pues que yo dejo
               el Beltrán por el Cornejo,
               no diré el nombre de mi amo.

GABRIEL:

               Don Pedro soy de Mendoza,
               Cornejo, de aquí adelante.

CORNEJO:

               ¡Cuál estará la Violante!

GABRIEL:

               Anda ahora.

CORNEJO:

               ¡Pobre moza!

Vanse.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 027 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


Sale doña VIOLANTE,
de labradora
AGUADO, criado
VIOLANTE:

               No hallo disfraz mejor
               para remediar mi ultraje,
               Aguado, que el labrador.

AGUADO:

               Y estáte tan bien el traje,
               que por ti lo será amor.

VIOLANTE:

               Si mi don Pedro tirano,
               como sospecho, ha venido
               a la corte, y como es llano,
               viendo su honor ofendido,
               ha de seguirle mi hermano,
               ¿cómo podré andar segura
               entre los dos, sino ansí?

AGUADO:

               ¿Qué es, pues, lo que hacer procura
               tu ingenio?

VIOLANTE:

               Mudar en mí
               con el traje la ventura.
               Buscar el alma robada
               que se va tras el honor;
               dar, ya que estoy deshonrada,
               diligencias a mi amor,
               o a mis agravios espada.
               En Madrid hay tribunales
               para todos, y también
               han de hallarle en él mis males;
               a extranjeros trata bien,
               si mal a sus naturales.
               Yo espero en Dios que ha de ser
               madre Madrid de mi honor.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 028 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


AGUADO:

               Industriosa es la mujer,
               el amor, enredador,
               y los dos sabréis hacer
               engaños con que salir
               de don Pedro vencedores.
               ¿Ámasle?

VIOLANTE:

               Como el vivir.

AGUADO:

               Árbol que ha dado las flores,
               nunca supo resistir
               el fruto a quien las cogió.

VIOLANTE:

               Como él en Madrid esté,
               de mi ingenio espero yo
               que fin dichoso me dé,
               si mal principio me dio.

AGUADO:

               El que hoy habemos tenido
               no le promete muy malo,
               pues al fin te ha recibido
               el labrador que señalo
               por dueño tuyo.

VIOLANTE:

               Hemos sido
               dichosos en eso. En fin,
               soy villana de Vallecas.

AGUADO:

               Por el sayuelo y botín
               el oro y la seda truecas
               de la ropa y faldellín.
               Lindamente le engañé.

VIOLANTE:

               No oí lo que le dijiste;
               que de industria me aparté.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 029 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


AGUADO:

               Discreta en todo anduviste.
               Díjele que te saqué,
               siendo un hombre principal
               y mayorazgo de Ocaña,
               de tu casa y natural,
               porque tu hermosura extraña,
               ennobleciendo el sayal
               que de tu sangre heredaste,
               me obligó a que te ofreciese
               el sí de esposo, y que al traste
               con obligaciones diese
               que a mi nobleza usurpaste;
               y mis padres y parientes,
               contradiciendo mi amor,
               coléricos e impacientes
               que la hija de un labrador
               agravie a sus descendientes,
               procuraban darte muerte;
               y yo, como quien te adora,
               te truje aquí de la suerte
               que se vio; y pretendo agora
               de su furor esconderte.
               Que te reciba en su casa,
               como que a servirle has ido,
               mientras este rigor pasa;
               y, siendo yo tu marido,
               venzamos la suerte escasa.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 030 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


AGUADO:

               Hele dado unos escudos
               y ofertas para después,
               que, debajo de cien nudos,
               la cárcel del interés
               los tiene presos y mudos.
               En fin, el buen Blas Serrano
               dice que, con el secreto
               que pide el caso, está llano
               por mí a tenerte respeto;
               mas porque el vulgo villano
               no malicie esta quimera,
               que le sirves fingirás,
               tal vez siendo lavandera,
               y tal, si a la corte vas,
               trasformada en panadera.

VIOLANTE:

               Todo eso viene a medida
               de lo que yo he menester.
               ¡En fin, mudando de vida,
               en Madrid he de vender
               pan!

AGUADO:

               Si tu amor a él convida,
               no se le darás a secas,
               pues con tu vista a quien te ama
               come gustos que en sí truecas.

VIOLANTE:

               ¡A fe que ha de dejar fama
               la villana de Vallecas!
               Pero tú, ¿dónde has de estar?
               Que en Madrid es peligroso,
               si en él te viniese a hallar
               mi hermano.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 031 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


AGUADO:

               El que es cuidadoso,
               se sabe en Madrid guardar;
               pero en Alcalá de Henares,
               sin ese miedo estaré.

VIOLANTE:

               Con todo, es bien [que] repares
               no pase por él.

AGUADO:

               Sí haré.

VIOLANTE:

               Y, cuando a verme llegares,
               sea sin que nota des
               a esta gente maliciosa.

AGUADO:

               Entre tanto que aquí estés,
               cada semana es forzosa
               tu vista tres veces.

VIOLANTE:

               ¿Tres?

AGUADO:

               Y aun es poco. Pero aguarda.
               ¿Qué gente es ésta?

VIOLANTE:

               No sé.
               Cualquier sombra me acobarda.
               ¿Que es mi hermano?

AGUADO:

               No hay de qué
               temer; que el sayal te guarda.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 032 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


Salen PEDRO y AGUDO
PEDRO:

               ¡Que no te dé mil estocadas, perro,
               traidor! ¡Que no te quite yo la vida!

AGUDO:

               ¡Déme favor, hidalgo!

PEDRO:

               Será yerro
               que ninguno por ti perdón me pida.

AGUDO:

               Las maletas troqué, señor, por yerro;
               era de noche, y mucha la bebida.
               Madrugaras tú menos.

PEDRO:

               ¿Qué esto escucho?
               ¡Vive Dios!

AGUADO:

               Deteneos.

AGUDO:

               Pues, ¿fué mucho...?

PEDRO:

               Quitaos delante, bella labradora.
               Caballero, dejadme que le corte
               las piernas.

AGUDO:

               ¡Válgame nuestra Señora
               de Atocha!

VIOLANTE:

               Vuestro enojo se reporte.

PEDRO:

               ¿Qué tengo yo de hacer, bárbaro, agora?
               ¿Con qué despachos entraré en la corte?
               ¿Cómo creerá don Juan que [soy] don Pedro?

AGUDO:

               ¡Bien por servirte desde niño medro!

VIOLANTE:

               ¿No sabremos la culpa que ha tenido
               este pobre criado?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 033 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

               A Dios plugiera
               que nunca yo le hubiera conocido,
               o que al tomar la barra se muriera.
               ¿A quién tal desventura ha sucedido?
               Cuando en Madrid mi serafín me espera
               para darme de esposa el sí y la mano,
               ¿con qué testigos me creerá su hermano?
               ¿Cómo podré afirmar que de don Diego
               de Mendoza soy hijo, y que ha pasado
               mil leguas de agua el amoroso fuego,
               que desde Arganda aquí lloro apagado?
               Los despachos, las joyas, con el pliego
               en que mi amor venía confïado
               del virrey y mi padre, por ti pierdo;
               pues no te doy la muerte, no soy cuerdo.
               Torna tras ese hombre, traidor; anda.
               Sube en mi macho; alcánzale, si puedes.

AGUDO:

               El mozo fue tras él; la furia ablanda.
               No hayas temor que sin maleta quedes.
               A las dos se acostó el otro en Arganda,
               y, entre cortinas que enmarañan redes,
               dormideras de Yepes y lo asado,
               le mandarán volverse al otro lado.
               Ésta es la hora que, deshecho el trueco,
               vuelve en mi mula aquí, donde le dije
               que le aguardabas. Lo que a escuras peco,
               perdona al sol, o nuevo mozo elige.
               Si te ofendiera yo, el cerebro seco,
               y el vino y sueño que a un monarca aflige
               no humedecieran mis sentidos y ojos,
               tuvieran causa justa tus enojos.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 034 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Si bastan a obligaros, caballeros,
               ruegos de una mujer y de un hidalgo,
               y aquí por fuerza habéis de deteneros,
               porque ocupéis aqueste tiempo en algo,
               contadnos la ocasión de entristeceros.

PEDRO:

               ¿Cómo podré, cuando de seso salgo?
               Mas siempre, o perdidoso o ofendido,
               uso ser con mujeres comedido.
               Criollo soy de Méjico, que es nombre
               que dan las Indias al que en ellas nace;
               a su virrey serví de gentilhombre,
               que a bien nacidos honra y satisface;
               la hacienda heredo a un padre y el renombre
               de quien España tanto caudal hace
               por los linajes que en sus reinos goza,
               y llámome don Pedro de Mendoza.

VIOLANTE:

               (¡Ay cielos! Éste ¿no es el apellido (-Aparte-)
               del ingrato que busco disfrazada?)


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 035 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

               Mi padre, desde España persuadido
               por un amigo que en la edad pasada
               tuvo en Madrid y no borró el olvido,
               siendo estafetas una y otra armada,
               de una hija que tiene, determina
               hacerme esposo, en nombre Serafina.
               Tres meses ha que en un navío de aviso
               le escribió que en la flota venidera
               me embarcaría, y, para aviarme quiso
               que en barras treinta mil pesos trujera;
               mas como el mar sepulta de improviso
               toda una armada, si se enoja, entera,
               no se atrevió a fïar tanto tesoro
               de este Midas que traga plata y oro.
               Así en correspondientes de Sevilla
               y de la corte cédulas librando,
               de Sanlúcar pisé la antigua orilla,
               barras su barra célebre surcando.
               No quisieron deseos de Castilla
               detenerse en Sevilla registrando
               de su contratación tantos haberes,
               [ni] hablar sus codiciosos mercaderes;
               antes, por ver que entonces ocupados
               andaban en registros y cobranzas,
               para otro tiempo dilaté cuidados,
               trayéndome conmigo las libranzas.
               Con dos mulas en fin y tres criados,
               cargado de papeles y esperanzas
               llegué de Cuenca a la famosa sierra,
               antigua patria de mi padre y tierra.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 036 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

               Tenía en ella un tío que hallé muerto,
               y, sin hablar a deudos codiciosos,
               guié a la corte, que es general puerto
               del mundo, con bajíos peligrosos;
               y anoche, cuando ya juzgué por cierto
               el fin de mis vïajes enfadosos,
               como mi amor prosigue en su demanda,
               por ser de noche, me quedé en Arganda.
               Aguardaba mi cena a un compañero
               conversable; que a solas nunca trato
               dar al cuerpo sustento; que es grosero
               cualquier manjar sin el discreto trato.
               A la conversación llamó salero
               del alma un sabio; y como cualquier plato
               sin sal jamás está bien sazonado,
               la mesa así también sin convidado.
               Mi deseo cumplió--que no debiera--
               un forastero que tomó posada
               en mi propio mesón. ¡Nunca a él viniera!
               Recebíle cortés, y, aderezada
               la cena, convidéle a que subiera
               a mi aposento, y porque mi jornada
               a la corte sería de allí a un rato,
               mandé al mozo que en él pusiese su hato.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 037 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

               Juntamos cenas, supe su camino,
               tratamos varias cosas en la mesa,
               y el fin apenas con el postre vino,
               cuando, dándome amor y el tiempo priesa,
               mandé ensillar; y el sueño o desatino
               de éste, que de mi dicha y bien le pesa,
               trocando las maletas y cojines,
               a dichosos principios dio estos fines.
               En conclusión, dejándose la mía
               en la posada, la del forastero
               me puso en el arzón. Descubrió el día
               aqueste engaño, y no será el postrero.
               ¡Considerad vosotros lo que haría
               quien, fuera de las joyas y dinero,
               que deben de valer cinco mil pesos,
               pierde cartas, libranzas y procesos!
               De veinte mil ducados, y más, pasa
               la cantidad que en cédulas me lleva;
               mirad sin ella, cuando amor me abrasa,
               cómo es posible que en Madrid me atreva
               a pretender esposa, ni en su casa
               ose entrar, si me faltan para prueba
               de que don Pedro soy cartas de abono.
               ¿Que la vida, villano, te perdono?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 038 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Prométoos que es desgracia nunca oída.
               Mas, supuesto que el mozo fue por ella,
               antes que el otro empiece su partida,
               el trueco deshará, y no habrá querella.

AGUDO:

               La oscuridad, y el ser tan parecida
               con la del otro, me obligó a ponella,
               por darme prisa tú, sobre tu macho.

PEDRO:

               Mejor dijeras por estar borracho.
Sale MATEO, mozo de mulas,
con un cojín

MATEO:

               ¡Válgate el diablo por hombre!
               Por arte de encantamento
               debió de llevarle el viento
               sin dejar rastro ni nombre.

PEDRO:

               ¿Qué hay, Mateo?

MATEO:

               Par Dios, nada.

PEDRO:

               ¿No parece?

MATEO:

               No, señor.

PEDRO:

               ¿Qué dices de esto, traidor?

MATEO:

               Cuando llegué a la posada,
               ya él estaba en cas de Judas.
               Ni aun memoria de él no hallo.
               Al instante que a caballo
               te pusiste, apenas mudas
               el paso, cuando picó,
               y, sin saberse por dónde.
               0 es demonio que se esconde,
               o la tierra le sorbió.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 039 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

               A Valencia dijo que iba.
               Pues debióte de mentir;
               que un pastor le vio salir,
               y, en vez de echar hacia arriba,
               tomando a la mano izquierda,
               dijo que fue hacia Alcalá.
               Seguíle; mas nadie da
               señas de él.

PEDRO:

               ¡Que por ti pierda
               mi hacienda, infame, y mi ser!

MATEO:

               Como ninguno me daba
               señas de cuantos topaba,
               tuve por mejor volver
               acá que, siendo virote,
               perderme también.

PEDRO:

               ¡Yo he sido
               ....................[ -ido]
               harto dichoso!

MATEO:

               Engañóte.

VIOLANTE:

               (Su pérdida cada cual (-Aparte-)
               siente, vengativo amor;
               yo lloro la de mi honor,
               y éste la de su caudal.)

MATEO:

               Mira qué habremos de hacer
               de este cojín y maleta.

PEDRO:

               ¡Abrasarlos!

MATEO:

               No es discreta
               sentencia, a mi parecer,
               la que das.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 040 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

               ¿Qué he de hacer, pues?

MATEO:

               Mejor será que la abramos,
               y, por lo que trae, sepamos
               dónde camina o quién es
               este demonio escondido;
               que quizá en ella vendrán
               prendas que pregón serán
               echado tras el perdido.
               El candado tengo roto.
Ábrele
               ¿Sacaré?

PEDRO:

               Haz lo que quisieres.

MATEO:

               Papeles hay. Si lo vieres,
               por ellos, como piloto,
               haremos nuestro camino.
Va sacando
               Un retrato, ¡vive el cielo!,
               he topado.

PEDRO:

               ¡Buen consuelo!

MATEO:

               Y a fe que el rostro es divino
               de la dama.

PEDRO:

               Arrojalé
               con la maldición.

VIOLANTE:

               ¿Al suelo
               echa la imagen?
Alza doña VIOLANTE el retrato,
y conócele. Hablan AGUADA
y doña VIOLANTE aparte
               ¡Ay cielo!
               ¿Qué he visto?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 041 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


AGUADO:

               Paso. [¿Qué fue?]

VIOLANTE:

               ¡Ay, Aguado, mi retrato!

AGUADO:

               ¡Válgame Dios! Ya concluyo
               que es don Pedro el dueño suyo;
               pero impórtate el recato.
               Disimula, que ya creo
               que en Madrid tu esposo está.
Doña VIOLANTE habla disimulando

VIOLANTE:

               La Magdalena será;
               que así en la igreja la veo
               con su copete y gorguera;
               el bote sólo le marra.

AGUADO:

               ¿Pues bésasla?

VIOLANTE:

               Está bizarra.
               Pondréla a mi cabecera.

MATEO:

               Un legajo de papeles
               es éste.

PEDRO:

               Desatalós.

AGUDO:

               Versos son éstos, por Dios.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 042 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

               ¿Hay sucesos más crueles?
               ¡Para quien mi rabia ve,
               es bien que versos me cante!
Lee

AGUDO:

               "Soneto a Doña Violante,
               la noche que la gocé."

AGUADO:

               No se descuidó el poeta.

VIOLANTE:

               Si la pobre está gozada,
               no es Violante, mas violada.
               Echadme acá esa soneta,
               pondréla por rocadero,
               y enseñarémosla a hilar;
               mas no, que, siendo cantar,
               mejor es para el pandero.
Leyendo otro papel

AGUDO:

               "Memoria de cien ducados
               que he de pagar en Madrid
               a Andrés de Valladolid,
               por otros tantos prestados
               aquí en Amberes."

MATEO:

               ¡Por Dios,
               que son buenas hipotecas
               de las maletas que truecas!


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 043 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

               Como haya otras tres, o dos
               de estas ditas, ¡bien desquito
               veinte mil y más ducados!

MATEO:

               Éstos son pliegos cerrados.

PEDRO:

               Mira pues el sobrescrito.

AGUDO:

               Éste dice, "Al presidente
               de Italia;" y éste, "Al Marqués
               de San German;" éste es
               "A Mosén Romen, regente
               del consejo de Aragón."

PEDRO:

               A Madrid va, según esto,
               el que en tal trance me ha puesto.

MATEO:

               ¿Quién duda?

PEDRO:

               ¿Por qué ocasión
               me dijo que iba a Valencia?

AGUDO:

               Quizá por entrar secreto;
               que hay mil lances, en efeto,
               en que importa la prudencia.

PEDRO:

               Él, según lo que parece,
               viene a España desde Flandes,
               y trae pretensiones grandes;
               o, como a otros acaece,
               algo allá le ha sucedido;
               tuvo al peligro temor,
               buscó cartas de favor,
               y a la corte viene huido.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 044 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


AGUDO:

               La Violante del soneto
               debe de ser la ocasión
               de que huya.

PEDRO:

               Tenéis razón;
               por eso vendrá secreto.
               No he perdido la esperanza,
               supuesto que a Madrid va,
               de encontrar con él allá.

VIOLANTE:

               (Ni mi amor de su venganza.) (-Aparte-)

PEDRO:

               Abre alguna de esas cartas,
               supuesto que traen cubierta;
               tendremos noticia cierta
               de su nombre, pues hay hartas.

AGUDO:

               Dios te la depare buena.
Abre un pliego, y léele.
               Ésta del Regente abrí.

PEDRO:

               ¿Cómo dice?

AGUDO:

               Dice así...

MATEO:

               ¡Válgate el diablo por cena!


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 045 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


Lee
AGUDO:

               "El capitán Don Gabriel de Herrera,
               en diez años que ha que sirve a su
               Majestad en Flandes, ha sido
               mi camarada y amigo; sus hazañas
               y servicios son muchos, como mostrarán
               los papeles que lleva. Sucedióle,
               sobre palabras que en el cuerpo de
               guardia tuvo con un capitán tudesco,
               darle de estocadas; por ser el
               delito en tal lugar y con tal persona,
               le es forzoso huir al amparo de V.S.,
               en quien, así para aumento de sus
               pretensiones, como el perdón de [Su]
               Majestad, tengo esperanzas hallará
               por mi respeto todo amparo. --Guarde
               Dios a V.S. con la prosperidad que
               los interesados hemos menester.
               --Amberes marzo 25, 1620.
               Su sobrino de V.S., el maese de campo,
                         Don Martín Romen."

                  ¡Miren si lo dije yo!

PEDRO:

               Él mostraba en su persona
               el valor con que le abona
               la carta, aunque me mintió
               en el viaje que hacía.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 046 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


AGUDO:

               Su peligro considera.

PEDRO:

               En fin, don Gabriel de Herrera
               se llama.

VIOLANTE:

               (Desdicha mía, (-Aparte-)
               ¿qué escucháis? El que destroza
               ingrato mi honor y fama,
               aquí don Gabriel se llama,
               y don Pedro de Mendoza
               allá. Si los nombres truecas,
               traidor, vengará constante
               quejas de doña Violante
               la villana de Vallecas.)

PEDRO:

               ¿Qué tiene más la maleta?

MATEO:

               Ropa blanca es la que hay,
               toda de holanda y cambray,
               con puntas y cadeneta;
               ligas y media de seda
               hay de colores diversos,
               guantes, y prosas y versos;
               de papeles, sólo queda
               un librillo de memoria
               aquí dentro.

PEDRO:

               Sacalé;
               que mejor por él sabré
               sucesos de aquesta historia;
               y, sin detenernos más,
               a caballo nos pongamos;
               que, si en Madrid le buscamos,
               no se esconderá.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 047 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


AGUDO:

               Podrás,
               para encontralle más presto,
               ir a casa del Regente,
               del Marqués y el Presidente.

PEDRO:

               Pon bien eso.

MATEO:

               Ya lo he puesto.

PEDRO:

               Ya voy consolado en algo.

AGUADO:

               También lo vamos los dos.

PEDRO:

               Labradora hermosa, adiós.
               Daca el macho. --Adiós, hidalgo.
Vanse [don PEDRO, AGUDO y MATEO]

VIOLANTE:

               ¿Qué juzgas de aquesto, Aguado?
               ¿Qué te parece?

AGUADO:

               No sé,
               señora, si afirmaré
               que es de veras o soñado;
               sólo digo que has tenido
               en algún modo ventura,
               pues lo visto te asegura
               quién es el que te ha ofendido,
               y que está en la corte.

VIOLANTE:

               ¡Ay cielos!
               ¿Don Gabriel de Herrera es
               el que ha postrado a sus pies
               mi honor? ¿El que a mis desvelos
               da tanta causa? ¿El que en Flandes,
               dando muerte a un capitán,
               mató mi honor?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 048 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


AGUADO:

               Cerca están
               de Madrid las torres grandes
               y casas, pues que no dista
               más de una legua de aquí.
               Yendo disfrazada así,
               gozarás presto su vista,
               mientras que Madrid te goza
               en traje de panadera.

VIOLANTE:

               ¿Que en fin don Gabriel de Herrera
               es don Pedro de Mendoza?

AGUADO:

               Mudan desgracias los nombres;
               cuando sus peligros dudan...

VIOLANTE:

               Mejor dirás que se mudan
               las palabras de los hombres.

AGUADO:

               Acá sale nuestro viejo,
               o, por mejor decir, tu amo.
               ¿En fin, tu esposo me llamo?

VIOLANTE:

               Sí.

AGUADO:

               ¿Y el nombre?

VIOLANTE:

               Don Alejo.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 049 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


Sale BLAS Serrano, labrador viejo
BLAS:

               Pues, Teresa, ¿no es ya hora
               de her algo en casa? ¿Hasta cuándo
               los dos heis de estar parlando?
               La malicia labradora,
               si muchas veces os ve
               que con él os arrulláis,
               levantarnos que rabiáis.

AGUADO:

               Presto, Blas, me partiré.
               Si es que bien habéis querido,
               no [os?] espanten dilaciones.

BLAS:

               Ya yo sé lo que en razones
               gasta el Amor que es cumplido.
               También me dió su picón
               Amor en la edad pasada,
               y, muerto por su ensalada,
               me cupo mi sopetón.
               No me espanta nada de eso,
               que por todo el hombre pasa;
               pero tengo un hijo en casa
               que a Madrid hué a vender yeso,
               y, desde que vio a Teresa,
               con ser desde anoche acá,
               emberrinchándose va,
               y que os halle aquí me pesa;
               que anda el diabro revestido
               en él.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 050 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


AGUADO:

               ¿Luego no está aquí
               segura mi esposa?

BLAS:

               Sí.

VIOLANTE:

               Yo me guardaré, marido.

BLAS:

               Pues ella, señor, se guarda,
               nadie la podrá ofender;
               que no es buena la mujer
               que sufre por fuerza albarda.
               Ríome yo de que digan
               que ha habido mujer forzada
               desde Elena, la robada.

AGUADO:

               A mil las leyes castigan
               cada día.

BLAS:

               Es papasal.
               Créalo quien lo creyere.
               Par Dios, que, si uno no quiere,
               que dos que barajan mal.
               La reina doña Isabel
               dejó este ejempro probado
               con la del puño cerrado,
               y yo, señor, me atengo a él.

AGUADO:

               (No ha estado el discurso malo.) (-Aparte-)

BLAS:

               Digo, pues, que importa poco
               que Antón por vos esté loco;
               pues, con darle con un palo,
               si vos no queréis, Teresa,
               poco daño os hará en casa;
               que el panadero no amasa,
               cuando no quiere el artesa.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 051 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


AGUADO:

               Ahora bien, Blas, yo me parto;
               mi Teresa os encomiendo.
               Dinero os iré trayendo
               cada día.

BLAS:

               Acá deja harto;
               pero no se le dé nada;
               que sarnosos y avarientos
               nunca diz que están contentos.

AGUADO:

               Adiós pues, esposa amada;
               Blas Serrano, adiós.

BLAS:

               Adiós.
Vase AGUADO

BLAS:

               ¿Qué habemos de hacer agora?

VIOLANTE:

               Si hay pan cocido, a buen hora
               iré a Madrid.

BLAS:

               ¿Sabéis vos
               venderlo?

VIOLANTE:

               ¿Pues soy yo zurda?

BLAS:

               Los cortesanos, si os ven,
               temo que fayanca os den.

VIOLANTE:

               No haya miedo que me aturda.
               Con un palo y con un arre,
               y un “jo que te estriego”, suelo
               dar con un hombre en el suelo.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 052 de 174
La villana de Vallecas Acto I Tirso de Molina


BLAS:

               ¡El dimuño que os agarre!
               El pan de Vallecas es,
               por branco y bien sazonado,
               en Madrid más estimado.

VIOLANTE:

               Si es que vais al interés,
               decidme cómo es la tasa,
               y dejadme el cargo a mí.

BLAS:

               A veintidós vale.

VIOLANTE:

               ¡Ah, sí!
               Y si de eso el precio pasa,
               y os traigo a real, ¿qué diréis?

BLAS:

               Que Teresa es mi ventura;
               pero si pan y hermosura,
               Teresa, en Madrid vendéis,
               como no es el pan a secas,
               no hay precio, ni aun para porte.

VIOLANTE:

               Yo haré que admire a la corte
               la villana de Vallecas.

FIN DEL PRIMER ACTO


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Escena II
Pág. 053 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


Salen Don GABRIEL y CORNEJO
GABRIEL:

               No creí jamás, Cornejo,
               que tan venturoso fuera.

CORNEJO:

               ¡Oh maleta hermosa, esfera
               de mi remedio!

GABRIEL:

               Ya dejo
               pretensiones de soldado,
               pues en diez años que he sido
               en Flandes, ya entretenido,
               ya alférez determinado,
               ya señor de una jineta,
               no adquirí lo que en un hora
               la Fortuna enredadora
               me ha dado en una maleta.

CORNEJO:

               ¡Lindo trueco!

GABRIEL:

               ¡Hermosas barras!

CORNEJO:

               No me harto de darles besos.

GABRIEL:

               Tres hay de oro de a mil pesos,
               y, entre otras joyas bizarras,
               una banda de diamantes,
               y de perlas siete vueltas,
               con otras muchas que, sueltas,
               entre esmeraldas brillantes,
               guarda un cofre de carey.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 054 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


CORNEJO:

               Así a la tortuga llaman
               las Indias que oro derraman.

GABRIEL:

               Hay un cintillo que el rey
               no sé si mejor le tiene,
               fuera de los cabestrillos,
               las arracadas y anillos,
               donde tanta piedra viene,
               que podremos empedrar
               toda esta calle con ellas.

CORNEJO:

               Pisará Madrid estrellas.

GABRIEL:

               Hay una piedra bezar,
               entre otras tres, guarnecida
               de oro, mayor que un güevo.

CORNEJO:

               Con tales yemas, me atrevo
               a no comer en [mi] vida
               sino hüevos, sin la bula.

GABRIEL:

               Dejo otros melindres mil
               de nácar, carey, marfil,
               con que el interés adula
               la codicia de las damas.
               En fin, la maleta está
               hecha una colmena.

CORNEJO:

               Y da
               panales del oro que amas.
               Mas ya que lo cuentas todo,
               ¿por qué olvidas las libranzas?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 055 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


GABRIEL:

               Porque estriban en cobranzas,
               y es peligroso su modo;
               que ni en Sevilla ni aquí
               descubrir me atreveré
               a quién vienen.

CORNEJO:

               ¡Bueno, a fe!
               ¿No abriste las cartas?

GABRIEL:

               Sí;
               que, viniendo con cubierta,
               cuando de ellas me aproveche,
               como otras nuevas les eche,
               no habrá quien en ello advierta.

CORNEJO:

               Y su dueño descuidado,
               ¿no es don Pedro de Mendoza?

GABRIEL:

               De ese ilustre nombre goza,
               según ellas me han mostrado.

CORNEJO:

               ¿Tú y todo no te confirmas
               con el mismo nombre?

GABRIEL:

               En él
               trueco el de don Gabriel.

CORNEJO:

               Pues si te abonan sus firmas,
               y esotro no es conocido,
               ni de Méjico salió
               otra vez, donde nació,
               conforme lo que has leído,
               ¿no puedo yo en nombre suyo
               partir y cobrallo todo
               con las cédulas?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 056 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


GABRIEL:

               No es modo,
               Cornejo, discreto el tuyo.
               ¿Tan descuidado ha de ser
               el otro, ya que ha perdido
               lo que consigo ha traído,
               que al instante no ha de hacer
               en Sevilla diligencias,
               y aquí, para que le entreguen
               la plata, por más que aleguen
               cartas, ni correspondencias?
               ¿No ha de tener en Sevilla
               quien le conozca de allá?

CORNEJO:

               En Sevilla sí tendrá;
               pero dúdolo en Castilla.
               Y, supuesto que consigo
               ha de tener tus papeles,
               sin que en eso te desveles,
               sirviendo yo de testigo,
               puedes hacerle prender
               por la muerte que en Amberes
               diste al tudesco; y, si quieres
               el serafín suyo ver,
               con quien a casarse vino,
               y te pareciere tal,
               no viene el enredo mal.
               O si no, ponte en camino,
               y vámonos a Granada,
               patria nuestra--que es mejor--
               pues con tanto oro, señor,
               no tendrás que envidiar nada
               a don Antonio de Herrera,
               tu hermano, puesto que goza
               tal mayorazgo y tal moza.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 057 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


GABRIEL:

               Bien allá pasar pudiera;
               que, en fin, con mis alimentos,
               y con cinco mil ducados
               que llevo aquí, mis cuidados
               dieran fin a pensamientos;
               pero a doña Serafina
               he visto, Cornejo, ya
               y en ella cifrada está
               la hermosura peregrina
               del mundo.

CORNEJO:

               Pues, ¿qué tenemos?

GABRIEL:

               No sé. ¡Bravo tentador
               es el oro, del Amor!

CORNEJO:

               Haz algo con que lloremos.

GABRIEL:

               Estas barras y diamantes,
               joyas, libranzas, papeles,
               a pensamientos crüeles
               me inclinan.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 058 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


CORNEJO:

               No son Violantes
               todos, señor, ni es Valencia
               la taimería de Madrid.
               Tiemplan allá a lo del Cid;
               pero acá lee la experiencia
               cátedra de socarrones,
               y nacen en la niñez
               jugando en el ajedrez
               de enredos y de invenciones
               las damas de más estima.
               Como has estado en Amberes,
               no sabes que las mujeres
               tienen su juego de esgrima
               en la corte, en cuyo estilo
               la que menos sabe alcanza
               diez tretas más que Carranza.
               Hieren por el mismo filo,
               juegan con espadas negras;
               y, a dos idas y venidas,
               si señalan las heridas
               y con el juego te alegras,
               aunque seas un peñasco,
               la tía, de armas maestra,
               ha de cobrar, como diestra,
               primero que toques casco.
               Y, apenas dos tretas juega,
               cuando, entrando en su socorro
               --como hay tantas en el corro
               al instante que otro llega--
               sale el amante al encuentro,
               que se arrima a la pared
               y dice, "Vuesa merced
               asiente, y entre otro dentro."


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 059 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


GABRIEL:

               Que no debe de ser tanto
               como se dice.

CORNEJO:

               ¿No es juego
               de esgrima una calle? y luego
               ¿no es espada negra un manto
               que se remata en medio ojo?
               ¿Zapatilla de esta espada
               la maestra examinada?
               ¿Armella de este cerrojo
               no es la tía, que, al instante
               que ve que la mano llegas,
               y la primer treta juegas,
               en medio mete el montante
               con un "Vaya en hora mala”?
               ¿No pagas monjil y tocas,
               y, apenas el casco tocas,
               cuando en entrando en la sala
               don Filotimio o don Porro,
               asientas, y ella te arrima?
               No hay dama en Madrid, ni esgrima,
               que esté sin gente en el corro.

GABRIEL:

               Eso será con mujeres
               comunes; que Serafina
               es principal.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 060 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


CORNEJO:

               ¡Peregrina
               solución! De cuantas vieres
               tendrás aquesta noticia.
               En la corte viven todos
               de industria, y hasta los codos
               cubren aquí su malicia.
               Písalos, si contradices
               esta común opinión,
               y te dirá lo que son
               la ofensa de tus narices.

GABRIEL:

               Aquí vive nuestra dama.
               ¡Por Dios, que tengo de vella!

CORNEJO:

               ¿Más que ha de tener por ella
               mal urdiembre aquesta trama?
               Porque el otro, claro está
               que ha de venir a buscarla;
               y, si en su casa nos halla,
               seguramente podrá
               deshacer nuestra ventura
               y el trueco de las maletas.

GABRIEL:

               ¿No dices que toda es tretas
               Madrid? Pues calla y procura
               seguirme; que no me espanto
               de estratagemas de amor.

CORNEJO:

               Con las de Flandes mejor
               te avinieras. Dama y manto
               he visto, y coche a la puerta,
               y un galán que la acompaña.

GABRIEL:

               Aquí empieza mi maraña.
               Ésta es mi dama.

CORNEJO:

               Y no es tuerta.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 061 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


Salen Doña SERAFINA, con manto;
Don JUAN, su hermano; Don GÓMEZ,
su padre; y POLONIA, criada
GÓMEZ:

               No debe de venir en esa flota
               don Pedro de Mendoza, pues no escribe,
               cuando en Sevilla tantos alborota.

JUAN:

               Podrá ser que, si postas apercibe,
               venga a ser carta viva, y ganar quiera
               albricias de que ya en España vive.

SERAFINA:

               ¡Ay, hermano! ¡Qué alegre se las diera
               quien en deseos con su amor dilata
               penas de un alma que su vista espera!

GÓMEZ:

               Primero que en registros de la plata
               negocie con papeles y averías
               con la Contratación que en eso trata,
               es fuerza consumir algunos días
               obligando ministros y oficiales,
               confusos entre tantas mercancías.

JUAN:

               Andan con pies de plomo aquesos tales,
               . . . . . . . . . . . . .[ -ento],
               que reales tiran sus oficios reales.

SERAFINA:

               ¡Que hubo de darme el cielo casamiento!
               ¡Que es, por agua pasado, tan aguado,
               cuando amoroso fuego es su elemento!


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 062 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


GÓMEZ:

               Dios te traiga con bien; que, si ha llegado
               darás por bien empleada su tardanza.
               ¿Adónde vas ahora?

SERAFINA:

               Voy al Prado,
               por buscar en sus flores mi esperanza,
               y saber de sus fuentes si ha venido;
               que, por salir del mar de su mudanza,
               me dirán si en Sanlúcar ha surgido.
               Hola, acerca ese coche.
GABRIEL y CORNEJO hablan aparte

GABRIEL:

               A hablarla llego.

CORNEJO:

               Entra con pie derecho.

GABRIEL:

               Voy perdido.
Llégase a ellos
               Que me digáis adónde vive os ruego,
               caballeros, don Gómez de Peralta.

GÓMEZ:

               Yo soy el que buscáis.

GABRIEL:

               Acertó el pliego.
               El corazón, que de contento salta,
               adivinaba el bien que en veros goza.
               Ya Méjico en Madrid no me hace falta.
               Abrazad a don Pedro de Mendoza.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 063 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


GÓMEZ:

               ¡Válgame Dios! ¡Qué encuentro tan dichoso!
               Volved a la cochera la carroza.
               Querido hijo, triste y cuidadoso,
               por no saber de vos, me habéis tenido.
               Serafina, ¿no abrazas a tu esposo?

SERAFINA:

               Seáis, señor, mil veces bien venido;
               que otras tantas os hemos deseado.

JUAN:

               Parte de esos deseos me han cabido.
               Si no es indigno el nombre de cuñado
               de vuestros brazos, dádmelos agora.

GABRIEL:

               ¿Sois vos don Juan?

JUAN:

               Seré vuestro criado.

GABRIEL:

               No ha mentido la fama voladora
               que, en Indias vuestro talle encareciendo,
               sus damas mejicanas enamora.

JUAN:

               No seáis indiano en eso; que no entiendo
               que para que yo os sirva es necesaria
               la merced que me estáis, don Pedro, haciendo.

GÓMEZ:

               ¿Buena navegación?

GABRIEL:

               Algo contraria,
               ya con calmas pesadas, ya con brisas,
               ya con una tormenta extraordinaria.

GÓMEZ:

               ¿No escribiérades luego?

JUAN:

               Son precisas
               las diligencias del que toma tierra.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 064 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


GABRIEL:

               Prometí una novena con cien misas
               a la Virgen de Regla, que en la sierra
               de Sanlúcar ha sido nuestro norte,
               y apaciguó del mar la mortal guerra;
               partí luego del Betis a esta corte,
               y, por no dividir el gusto en plazos,
               la carta quise ser, cobrando el porte
               por junto en parabienes y en abrazos.

GÓMEZ:

               ¿Cuándo llegastes?

GABRIEL:

               Cuando anochecía.

GÓMEZ:

               ¿Salistes de Toledo?

CORNEJO:

               Hechos pedazos,
               ayer salimos a las diez del día.

GÓMEZ:

               Traigan a casa el hato.

GABRIEL:

               Una maleta
               viene ahora no más con ropa mía.

CORNEJO:

               Y más cartas que lleva la estafeta.

GABRIEL:

               Los baúles vendrán con el arriero.

GÓMEZ:

               ¿Cómo queda don Diego?

GABRIEL:

               Aunque le aprieta
               algo la gota, y en la edad de acero
               según vive de sano y colorado,
               más luce en él el mayo que el enero.

GÓMEZ:

               A divertirse Serafina al Prado
               salía, de esperaros impaciente;
               pero, pues a tal tiempo habéis llegado,
               volvámonos a entrar.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 065 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


GABRIEL:

               No es bien que intente
               impedir vuestro gusto. A acompañaros
               iré.

SERAFINA:

               ¡Y fuera muy bueno que, si ausente
               salía melancólica a buscaros
               en mi imaginación, cuando os poseo,
               deje por gustos tibios de gozaros!
               Entrad, señor.

GABRIEL:

               Que sois serafín creo,
               como en belleza, en discreción.

CORNEJO:

               (¿Qué encanto Aparte
               de Belianís es éste en que me veo?)'
Yéndose

SERAFINA:

               ¡Hola! ¿No hay quien me quite aqueste manto?

CORNEJO:

               ¡Hola! ¿No hay quien la quite aquel manteo?
Vanse, y quedan DON JUAN, y POLONIA

JUAN:

               Polonia, quédate aquí.

POLONIA:

               ¿Hay en qué pueda servirte?

JUAN:

               Mucho tengo que decirte
               y en que fïarme de ti.

POLONIA:

               Agradecida te espera
               la lealtad que echas de ver.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 066 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               ¿Reparaste acaso ayer
               en aquella panadera
               que proveyó nuestra casa?

POLONIA:

               Y en la blancura del pan,
               que de leche nos le dan
               las manos con que le amasa.
               Comprélo para la gente;
               que, en la mesa principal,
               de atahoma y candeal
               se gasta ordinariamente;
               pero, viendo en él las flores
               que su dueño le prestaba,
               me pareció, si no honraba
               la mesa de los señores
               con su blancura, que hacía
               un delito criminal;
               y en fin, su sazón fue tal,
               que hasta el viejo se comía
               las manos tras ello, y tú
               los manjares olvidabas,
               y en él te saboreabas
               como si fuera alajú.

JUAN:

               ¿Que hasta en eso reparaste?

POLONIA:

               ¿No había de reparar,
               si advertí que en el lugar
               ni una migaja dejaste,
               sea apetito o aseo?
               Si así el avariento fuera,
               nunca Lázaro tuviera
               de sus migajas deseo;
               que todas te las comiste.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 067 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               Aunque el cuerpo sustentaban,
               al alma se trasladaban.
               Mas, supuesto que la viste,
               di, ¿hay sayal más venturoso?
               Pues de tan bello cristal
               es funda aquel sayal.
               ¿Puede el tabí más precioso
               compararse con su frisa?

POLONIA:

               ¡Bueno estás!

JUAN:

               Ni la mañana,
               cuando entre labios de grana
               el sol la provoca a risa,
               ¿admite comparación
               con aquellos dos corales,
               que de perlas orientales
               guarda-joyas ricos son?
               ¿Espira aliento el azar
               que al suyo haga competencia?
               ¿Alcanzó jamás la ciencia
               del pincel más singular
               la mezcla de aquel carmín,
               que con la nieve se enlaza,
               y en las mejillas abraza
               el clavel con el jazmín?
               ¿Es tan hermosa en el cielo
               la cuna donde el sol nace,
               como la que el Amor hace
               para sí en aquel hoyuelo
               que la nariz de los labios
               divide, y por quien trocara
               su sepulcro el ave rara
               muerta entre olores arabios?
               ¿Divide las dos Castillas
               Guadarrama majestuosa,
               como la nariz hermosa,
               poniendo en paz las mejillas?.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 068 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               Ni ¿hay soles que comparar
               a las niñas de los ojos,
               que salen quitando enojos,
               vestidas de verdemar,
               y, porque de sus marañas
               libre amor los corazones,
               son, si sus ojos balcones,
               celosías sus pestañas?
               ¿Pudieron arcos triunfales
               dar soberbia a la ventura,
               como en esta arquitectura
               vista a los arcos torales,
               donde el artífice astuto
               cifró en obras sus deseos,
               por los que vencen, trofeos,
               por los que matan, de luto?
               ¿Pieza de bruñida plata,
               gozóla jamás señor
               como su frente el Amor,
               donde por justicia mata
               libertades en que reine?
               ¿Ni vio la naturaleza,
               si no es sólo en su cabeza,
               que ya el ébano se peine?
               ¿Hay cristal, hay nieve en pellas,
               leche o manteca azahar
               que se pueda comparar
               con aquellas manos bellas,
               a un tiempo blandas y secas,
               en mí de fuego y de hielo?
               Pues todo esto debe al cielo
               la villana de Vallecas.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 069 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


POLONIA:

               ¡Ay, pobre de vos, don Juan!
               Mucho el zapato os aprieta,
               cogido os ha la carreta,
               zarazas os dió en el pan.
               ¿Así a las primeras chispas
               os quema el amor trampero?
               Pero es hijo de un herrero.
               Es abeja, y pare avispas.
               ¿Habéisle hablado?

JUAN:

               Es un risco.

POLONIA:

               Todas las villanas son
               gatos en camaranchón,
               que éste debe ser arisco.

JUAN:

               No tanto que, al despedirse,
               con una risa hechicera,
               Polonia, la panadera
               no mostró sentir partirse;
               y, con un sabroso adiós,
               me dijo, "Acá volveremos
               mañana, porque tenemos
               mucho que parlar los dos."

POLONIA:

               ¿Eso díjo la villana?

JUAN:

               Amor este plazo acorte.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 070 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


POLONIA:

               Con el trato de la corte,
               se habrá vuelto cortesana.
               Pues bien, ¿qué quieres de mí?

JUAN:

               Que, cuando con el pan venga,
               tu discreción la detenga
               hasta que yo salga aquí;
               que me tiene rematado.

POLONIA:

               ¡Que en medio de Madrid pueda
               vencer al sayal la seda!

JUAN:

               No es sayal, sino brocado.
               Pero, ¿no es ésta?

POLONIA:

               Don Juan,
               bien la palabra te guarda.

JUAN:

               ¡Ay cielos, ella es!

VIOLANTE:

               Jo, parda. (-Dentro-)
               Jo, digo. Bajen por pan,
               si han de bajar.

JUAN:

               Dejamé
               solo, y no digas arriba
               nada de esto.

POLONIA:

               ¿Yo? Así viva,
               que un nudo a la lengua dé.
               Pero ¿quién de ti creerá
               que en villanos gustos pecas?

VIOLANTE:

               Vengan por pan de Vallecas. (-Dentro-)

JUAN:

               Vete y calla.

POLONIA:

               Adiós.

VIOLANTE:

               Jo, ya.

Vase POLONIA.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 071 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


Sale Doña VIOLANTE, de
villana, con un pan y un palo
JUAN:

               Vos seáis tan bien venida
               como por mayo la lluvia,
               como por enero el sol,
               como en creciente la luna
               que, alegrando el caminante,
               preside en la noche oscura,
               y, enseñándole la senda,
               sus peligros asegura.

VIOLANTE:

               ¿Acá estaba su merced?
               ¡Han vido lo que madruga!

JUAN:

               El cuerpo sí, porque el alma,
               desde que ayer os vio, os busca.

VIOLANTE:

               ¿Luego el alma tien buscona?

JUAN:

               Y si halla lo que procura,
               buen hallazgo me prometo.

VIOLANTE:

               ¿Qué ha perdido?

JUAN:

               Joyas muchas.
               La libertad, que se fue
               de casa, y, como criatura,
               no acierta volver a ella,
               por más que llore y pregunta.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 072 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Pues cósala a las espaldas
               un letrero o escritura,
               o dé un real al pregonero;
               que él la hallará, aunque sea aguja;
               o haga ponelle una corma
               después, porque no se le huya;
               que, si da en buscar novillos,
               sin ser música, hará fugas.

JUAN:

               Vino ayer una gitana
               que las libertades hurta,
               y temo que se la lleva.

VIOLANTE:

               Gitanas son malas cucas.

JUAN:

               ¿Y si vos fuésedes ésta?

VIOLANTE:

               ¡Mas arre! Habrar con mesura;
               que entiendo poco de rayas,
               y no me precio de bruja.

JUAN:

               A lo menos hechicera
               debe ser vuestra hermosura,
               y vos gitana de amor,
               que me dice la ventura.

VIOLANTE:

               Bellaca se la prometo,
               si es que a mí me la pescuda;
               porque mal la dirá buena
               quien se queja de la suya.

JUAN:

               Donaire tenéis.

VIOLANTE:

               Sin don;
               que en Vallecas más se usa
               el aire a limpiar las parvas,
               que el don que m[o]s las ensucia.
               ¿Tienen de bajar por pan?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 073 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


JUAN:

¿Es blanco?

VIOLANTE:

Como el azúcar.

JUAN:

¿Sabroso?

VIOLANTE:

Como unas nueces.

JUAN:

¿Reciente?

VIOLANTE:

Que abrasa y suda.

JUAN:

Todo lo que vos traéis,
quema.

VIOLANTE:

Seré calentura.

JUAN:

¿Habéisle vos amasado?

VIOLANTE:

Pues.

JUAN:

¿Vos misma?

VIOLANTE:

¡No, si el cura!

JUAN:

Partilde, veré si es blanco.

VIOLANTE:

¿Es antojo?

JUAN:

¿Quién lo duda?

VIOLANTE:

¿Preñado está?

JUAN:

De deseos.

VIOLANTE:

Pues no mueve la criatura.
              Pártele un pedazo de pan
Tome.

JUAN:

Habéisle de partir
con los dientes.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 074 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


VIOLANTE:

               De mi burra.
               ¿Y querrá que se le masque?

JUAN:

               También.

VIOLANTE:

               Arre, que echa pullas.

JUAN:

               Pan de vuestra hermosa boca,
               dado contra mordeduras
               de celos, perros rabiosos,
               es pan que el amor saluda.

VIOLANTE:

               ¿Luego rabia su mercé?

JUAN:

               Casi, casi.

VIOLANTE:

               Doyle a Judas.
               Apártese, no mos muerda
               y pegue el mal a mi rucia.

JUAN:

               Mientras vos estáis presente,
               no osa el mal hacerme injuria,
               que sois mi saludadora.

VIOLANTE:

               ¿De esa orina me gradúa?

JUAN:

               A soplos podéis sanarme;
               ¡mirad qué barata cura!

VIOLANTE:

               Tráigame pues unos fuelles;
               daréle hartas sopladuras.

JUAN:

               Refrescadme el corazón,
               que en fuego de amor se apura.
               Llegad, sopladme en la boca.

VIOLANTE:

               Póngala, si soplos busca,
               aquí, que está el sopladero
Señala la cola de la burra
               de mi parda, con mesura.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 075 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               Acabad; no seáis cruel;
               soplad.

VIOLANTE:

               Arre, que echa pullas.

JUAN:

               Bien sabéis vos que os adoro.

VIOLANTE:

               Mejor sé yo que se burla;
               que no busca en charcos ranas
               quien tien en la corte truchas.

JUAN:

               Engañada estáis en eso;
               que el que regalos procura,
               al campo a buscarlos sale;
               el conejo en la espesura,
               la liebre corre en llanos,
               y por la arena menuda
               las perdices y palomas;
               junto de las fuentes puras
               arma a los pájaros redes,
               y, alguaciles de sus plumas,
               las prende con varas altas
               de varetas, porque no huyan;
               de suerte que no hay regalo
               que a la mesa de la gula
               sirva platos de deleite,
               que el campo no lo produzga.
               En el campo vivís vos;
               cazadora es mi ventura,
               caseras aves la enfadan,
               perdices del campo busca.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 076 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Pardiez, que en eso acertáis;
               que las aves o avechuchas
               de Madrid son papagayos,
               pluma hermosa y carne dura.
               ¡Quién se las ve pavonadas
               arrastrando catalufas,
               con más joyas que unas andas,
               y una igreja colgaduras!
               Si a pie, sobre nieve corchos
               afrenta de la pintura,
               dando a la plata de coces,
               que por los lodos ensucian;
               si a caballo, en cuatro ruedas,
               y la Fortuna sobre una;
               porque, en fin, son más mudables
               tres veces que la Fortuna.
               Pues desplomadas, veréis
               cuán poco aprovechó el cura
               cuando les puso en la igreja
               la sal, porque no se pudran.
               Puesto que los que las comen
               nos suelen dar por escusa
               que, perdices y mujeres,
               aunque oliscan, no disgustan.

JUAN:

               ¿Hay gracia más sazonada?
               Dame esa mano.

VIOLANTE:

               ¡O hi de pucha!
               ¿Y qué queréis her con ella?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 077 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


JUAN:

La nieve de su blancura
podrá mitigar mi fuego.

VIOLANTE:

¿Es mi mano la de Judas,
con que matan las candelas,
dejando la igreja a oscuras?

JUAN:

Dámela, no seas crüel.

VIOLANTE:

Hágase allá; no se aburra
por ella; que tiene dueño.

JUAN:

¡Ea!

VIOLANTE:

A fe que le sacuda.
¿No le he dicho que hay quien pida
cuenta de ella?

JUAN:

¿Cuenta?

VIOLANTE:

Y mucha.

JUAN:

 ¿Luego quieres bien?

VIOLANTE:

Un poco.

JUAN:

¿Amor tienes?

VIOLANTE:

Una punta.

JUAN:

¿Eres casada?

VIOLANTE:

En eso ando.

JUAN:

¿Serás, pues, doncella?

VIOLANTE:

En muda.

JUAN:

¿Estás concertada?

VIOLANTE:

Estaba.

JUAN:

¿Y agora?

VIOLANTE:

Se ofrecen dudas.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 078 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


JUAN:

¿Qué esperas?

VIOLANTE:

Que mos arrojen.

JUAN:

¿De dónde?

VIOLANTE:

De la trebuna.

JUAN:

¿Para desposaros?

VIOLANTE:

Pues.

JUAN:

¿Quién lo estorba?

VIOLANTE:

Mi fortuna.

JUAN:

¿Tienes celos?

VIOLANTE:

Por arrobas.

JUAN:

¿Con justas causas?

VIOLANTE:

Con justas.

JUAN:

Yo te vengaré.

VIOLANTE:

¿Y podrá?

JUAN:

¿Pues no?

VIOLANTE:

Es persona robusta.

JUAN:

¿No es villano?

VIOLANTE:

Eslo en el trato.

JUAN:

Pues muera.

VIOLANTE:

¿Quién lo rempuja?

JUAN:

Tu agravio.

VIOLANTE:

Él se enmendará.

JUAN:

Los míos.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 079 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


VIOLANTE:

               ¿En qué le enjuria?

JUAN:

               En amarte.

VIOLANTE:

               ¡A Dios pluguiera!

JUAN:

               ¿Es mudable?

VIOLANTE:

               Cual la luna.

JUAN:

               Aborrecerle.

VIOLANTE:

               ¿Por quién?

JUAN:

               Por mí.

VIOLANTE:

               Arre, que echa pullas.

JUAN:

               Labradora de mis penas,
               que, contándome las tuyas,
               entre lágrimas y celos
               mi esperanza traes confusa,
               si te casas y me dejas,
               tu vida y mi sepultura
               celebrará amor a un tiempo.

VIOLANTE:

               Habrá requies y aleluyas.
               ¿Parécele a su merced
               que las labradoras usan
               quillotros de amor, infame
               si no es con voluntad lumpia?

JUAN:

               Limpio es mi amor.

VIOLANTE:

               Si le lava.
               ¿Casaráse él por ventura
               comigo, como mi Antón?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 080 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               Por ventura, y será mucha
               la que el cielo me dará.

VIOLANTE:

               Es muy alto de estatura,
               y muy pequeña mi suerte.

JUAN:

               Amor las iguala y junta.

VIOLANTE:

               No sabré yo entarimarme,
               ni caminar campanuda
               en cuatro leguas de ruedo,
               como cesta de criatura.
               ¡Bonita es la muchacha
               para estarse hecha figura,
               sufriendo en una visita
               desacatos de una pulga!
               El amor anda entre iguales;
               que no hay labrador que unza,
               si quiere arar igualmente,
               un camello y una mula.
               Supuesto esto, o toman
               en casa, o adiós.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 081 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               Escucha,
               simple-sabia de mis ojos.
               Si palabras aseguran,
               si juramentos obligan,
               si prendas desatan dudas,
               por la luz de esos dos soles
               que mis tinieblas alumbran,
               por el abril de esa cara
               que el enero no destruya,
               que, si hallo que tu opinión
               corresponde a tu hermosura,
               sin mirar en calidades
               --que amor no las pide nunca--,
               rendirte he, siendo tu esposo,
               la hacienda que me asegura
               dos mil ducados de renta.

VIOLANTE:

               Mire, si limpiezas busca,
               más cristiana vieja soy
               que Vizcaya y las Asturias.

JUAN:

               ¿Has cobrádome afición?

VIOLANTE:

               No sé qué diabros me hurga,
               desque le ví, dentro al alma,
               que tien más de mil agujas.
               Pero en fin, ¿se casará
               conmigo?

JUAN:

               Sin falta alguna.

VIOLANTE:

               ¿Y empalagaráse luego?

JUAN:

               Amor firme siempre dura.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 082 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


VIOLANTE:

Lo dulce luego empalaga,
y, como el amor es fruta,
suele comerse al principio,
y enfadar después, madura.

JUAN:

No hayas miedo de eso.

VIOLANTE:

¿A fe?

JUAN:

Por tu vida.

VIOLANTE:

¿Y por la suya?

JUAN:

Todo es uno.

VIOLANTE:

En fin, ¿le agrado?

JUAN:

Infinito.

VIOLANTE:

¿Iré segura?

JUAN:

Noble soy.

VIOLANTE:

¿Querráme mucho?

JUAN:

Adoraréte.

VIOLANTE:

¿De burlas?

JUAN:

De veras.

VIOLANTE:

¿Regalaráme?

JUAN:

Como a reina.

VIOLANTE:

¿Hará locuras?

JUAN:

En quererte.

VIOLANTE:

¿Es amorado?

JUAN:

Más que un portugués.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 083 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


VIOLANTE:

¿Arrulla?

JUAN:

Como paloma.

VIOLANTE:

¿Rezonga?

JUAN:

De ningún modo.

VIOLANTE:

¿Mormura?

JUAN:

Pocas veces.

VIOLANTE:

¿Es tahur?

JUAN:

Sólo en amarte.

VIOLANTE:

¿Madruga?

JUAN:

Poco.

VIOLANTE:

¿Viene tarde a casa?

JUAN:

Vendré con el sol.

VIOLANTE:

¡Cordura!
¿Qué me llamará?

JUAN:

Mi cielo.

VIOLANTE:

¡Y qué más!

JUAN:

Mi sol.

VIOLANTE:

Con uñas.

JUAN:

Mí reina.

VIOLANTE:

¿Engalanaráme?

JUAN:

Como abril.

VIOLANTE:

¿Diráme injurias?

JUAN:

En mi vida.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 084 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


VIOLANTE:

¿Andaré en coche?

JUAN:

Y en carroza.

VIOLANTE:

¿Traeré puntas?

JUAN:

De Flandes.

VIOLANTE:

¿Y azul?

JUAN:

También.

VIOLANTE:

¿Saldré algunas veces?

JUAN:

Muchas.

VIOLANTE:

¿A visitas?

JUAN:

Sí.

VIOLANTE:

¿Y a toros?

JUAN:

Con balcón.

VIOLANTE:

¿Y confitura?

JUAN:

Cuanta quieras.

VIOLANTE:

¿Si hay comedias?

JUAN:

No las perderás.

VIOLANTE:

¿Ninguna?

JUAN:

Ninguna, pues.

VIOLANTE:

¿Iré al Prado?

JUAN:

Irás al sol.

VIOLANTE:

¿Y a la luna?

JUAN:

El verano.

VIOLANTE:

¿Y qué ha de darme?

JUAN:

El alma.

VIOLANTE:

Arre, que echa pullas.

JUAN:

¡Polonia!


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 085 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


Sale POLONIA
POLONIA:

               ¿Qué es lo que mandas?

JUAN:

               Tomar todo el pan procura,
               y mete allá ese animal.

VIOLANTE:

               Hay media hanega.

JUAN:

               Haya una.

POLONIA:

               Pan hay para dos semanas.
Vase POLONIA

VIOLANTE:

               Sáqueme luego la burra;
               que anochece; y, si voy tarde,
               temo que mi viejo gruña.
               Págueme.

JUAN:

               En este diamante.

VIOLANTE:

               ¡Han vido cómo relumba!

JUAN:

               Como tus ojos.

VIOLANTE:

               ¿Es falso?

JUAN:

               No hay cosa en mí falsa alguna.

VIOLANTE:

               ¿Y qué más?

JUAN:

               Esta cadena.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 086 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


VIOLANTE:

¿De alquimia?

JUAN:

Cual tu hermosura;
de veinticinco quilates.

VIOLANTE:

¡Qué bien vende sus agujas!

JUAN:

Y este bolsillo después.

VIOLANTE:

¿Son menudos?

JUAN:

Es menuda,
para tus merecimientos,
cuanta hacienda entra en Sanlúcar.

VIOLANTE:

Franco es.

JUAN:

Sélo tú.

VIOLANTE:

¿En qué?

JUAN:

En darme
una mano.

VIOLANTE:

¿No más que una?

JUAN:

Basta.

VIOLANTE:

Velas aquí dambas.

JUAN:

Vengan.

VIOLANTE:

Arre, que echa pullas.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 087 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


Salen don GÓMEZ, doña SERAFINA
y un CRIADO
GÓMEZ:

               Dejémosle por un rato
               descansar. ¿Qué te parece?

SERAFINA:

               Que su presencia merece,
               noble y apacible trato,
               cualquier generoso empleo.

GÓMEZ:

               No importa poco este abono.

SERAFINA:

               Ya su tardanza perdono,
               si hizo mártir mi deseo.
               ¡Gallarda moza!

GÓMEZ:

               Don Juan,
               ¿qué labradora es aquésa?

JUAN:

               La que sazona tu mesa
               con el más sabroso pan
               que Vallecas dio a Madrid.

GÓMEZ:

               ¿Vos sois quien nos trajo ayer
               pan?

VIOLANTE:

               Y hoy lo vuelvo a vender.

GÓMEZ:

               Cada día acá venid;
               que, como iguale al primero,
               tendréis en mí un parroquiano.
               ¿Cómo dejaste al indiano
               y aquí te quedaste?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 088 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               Quiero
               prevenirle el aposento
               y dar en su cena traza.

GÓMEZ:

               Vaya ese mozo a la plaza.

JUAN:

               No habrá cosa de momento
               en ella; que es tarde ya.

GÓMEZ:

               La despensa del Marqués,
               o la de algún ginovés,
               mi güesped regalará,
               que se ha de quedar por hijo
               en casa.

SERAFINA:

               ¡Notable agrado
               tiene nuestro encomendado!

JUAN:

               ¿Ya le alabas?

SERAFINA:

               Ya le elijo
               por dueño.
Salen don PEDRO y AGUDO

PEDRO:

               No hay dar con él.

AGUDO:

               ¡Válgate el diablo por hombre!
               Madrid es mar; no te asombre
               que no halles tan presto en él
               un atún, donde andan tantos.

PEDRO:

               No he perdonado mesón.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 089 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


AGUDO:

               Casas de posadas son
               castillos de estos encantos.

PEDRO:

               De don Gómez, he sabido
               que vive aquí.

AGUDO:

               Imprudencia
               ha sido la negligencia
               que en descubrirte has tenido.
               Háblale; que con su ayuda
               será más fácil hallar
               este diablo.

PEDRO:

               Ha de dudar
               de mí.

AGUDO:

               Entre tanto que duda,
               dando señas de quien eres,
               esotro parecerá.

PEDRO:

               Aquí don Gómez está.

AGUDO:

               Cuanto más te detuvieres,
               más agravias a tu amor.
               Pero ¿conócesle?

PEDRO:

               Sí.
               Ayer mañana le vi.

AGUDO:

               Pues llega a hablarle, señor.

PEDRO:

               Si vuestros brazos merece
               quien, por gozar vuestra casa,
               el piélago inmenso pasa
               que sepulcro al sol ofrece,
               los trabajos restaurad
               de vïaje tan prolijo
               en quien, siendo vuestro hijo,
               hace deudo la amistad
               que con mi padre tuvistes,
               y por vos España goza;
               don Pedro soy de Mendoza.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 090 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


GÓMEZ:

               ¿Cómo es eso?

PEDRO:

               Si escribistes
               a don Diego, mi señor,
               a deseos de que viniera
               de Méjico, y mereciera
               juntar en uno el valor
               de vuestra casa y la mía;
               en fe de cumplirlos vengo,
               puesto que ocasiones tengo
               más de pesar que alegría.

GÓMEZ:

               Caballero, no os entiendo.
               ¿Que sois don Pedro decís
               de Mendoza, y que venís
               de Méjico?

VIOLANTE:

               (¿Qué estoy viendo? (-Aparte-)
               ¿No es éste aquel caballero
               que la maleta trocó,
               y el engaño declaró
               de mi don Gabriel? ¿Qué espero?)


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 091 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


PEDRO:

               Muy cuidadoso entendí
               que en mi venida os hallara;
               mas quien tan seco repara
               en mis palabras así,
               no debe de aguardar yerno
               de Indias, o habrá tenido
               nuevas que se habrá perdido.
               Creí que, amoroso y tierno,
               mi nombre apenas dijera,
               cuando os hallara colgado
               de mi cuello, y que, turbado,
               mientras la lengua pudiera
               darme alegre el bienvenido,
               los ojos le interpretaran
               con lágrimas que mostraran
               el amor que habéis fingido.

GÓMEZ:

               ¡Ah don Juan! ¿No escuchas esto?
               Serafina, ¿esto no ves?

PEDRO:

               ¿Aquéste el serafín es
               que en tanto riesgo me ha puesto?
               ¿Vos sois don Juan de Peralta?
               Dadme los brazos los dos.

SERAFINA:

               Téngase, señor. ¡Ay Dios!
               ¡Qué grosero!

PEDRO:

               ¡Esto me falta,
               tras la pérdida pasada!
               Desengáñalos, Agudo.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 092 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


AGUDO:

               De admiración estoy mudo.

PEDRO:

               ¡Oh Madrid, Creta encantada!
               ¿Esto es lo que en ti medro?

JUAN:

               Que vos don Pedro os llaméis
               de Mendoza o no, sabréis
               que el verdadero don Pedro
               ha un hora que en casa está
               por hijo de ella admitido,
               por cartas reconocido,
               y por las señas que da.

GÓMEZ:

               Si la corte os ocasiona
               y sus enredos a usar
               marañas con qué engañar,
               no es digna vuestra persona
               de tan ruin proceder.

SERAFINA:

               Mejor fuera dar noticia
               de este engaño a la justicia.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 093 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


PEDRO:

               ¡Cielos! ¿Esto vengo a ver?
               No me espanto que, engañado,
               señor don Gómez, neguéis
               en quien nunca visto habéis
               la acción que el cielo me ha dado.
               Ese don Pedro fingido
               es un embelecador,
               en sus engaños traidor,
               si en su talle bien nacido,
               que, hurtándome hacienda y nombre
               en Arganda el otro día,
               pagó así mi cortesía
               y regalos, porque es hombre
               que, engañando con el traje
               a quien en su casa le honra,
               las hijas nobles deshonra
               en pago de su hospedaje.
               Huyendo de Flandes viene,
               como dirá este papel,
               y el capitán don Gabriel
               de Herrera por nombre tiene.
               Palabra de esposo dio
               a cierta doña Violante
               en Valencia, y al instante
               se fue que la deshonró.
               Si no basta esta experiencia,
               en casa le recebid;
               que mejor hará en Madrid
               embelecos que en Valencia;
               y admítale por amante
               vuestra hija, si a él se inclina,
               porque doña Serafina
               consuele a doña Violante.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 094 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


VIOLANTE:

               (¡Bueno anda, cielos, mi honor, (-Aparte-)
               y buena anda también, cielos,
               la confusión de mis celos
               y el crédito de mi amor!)

GÓMEZ:

               ¿Hay enredo más extraño?
               Llamadme a don Pedro acá.

SERAFINA:

               No le llamen; que será
               ocasión de algún gran daño.
               Éste será su enemigo,
               que por este modo intenta
               hacer a don Pedro afrenta;
               y crean, pues yo lo digo,
               que el corazón no me engaña.
               Porque ¿quién ha de creer
               que tal se atreviera a hacer
               un hombre a quien acompaña
               tan noble disposición?
               ¿No autorizan su nobleza
               las joyas que con largueza
               me acaba de dar? ¿No son
               las cartas testigos fieles
               que del virrey ha traído,
               las que de su padre has leído,
               las libranzas y papeles,
               de más de treinta mil pesos,
               con que mentiras contrasta?
               Yo le quiero bien, y basta.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 095 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


PEDRO:

               ¿Hay más confusos sucesos?

AGUDO:

               Ahora entra el hablar yo.
               A pagar de mi dinero,
               que ese pardo caballero
               la maleta nos llevó,
               por mi culpa y nuestro daño
               en Arganda, y que en su vida
               vio a Méjico; y, si es servida,
               salga aquí, y verá su engaño.
               Y si no, porque aproveche,
               respóndame a este argumento:
               las islas de Barlovento
               ¿cuántas son? ¿Dónde es Campeche?
               ¿Cómo se coge el cacao?
               Guarapo, ¿qué es entre esclavos?
               ¿Qué fruta dan los guayabos?
               ¿Qué es cazaba, y qué jaojao?

SERAFINA:

               ¿No ves como están sin seso?
               Repara en los disparates
               que dicen.

GÓMEZ:

               Casa de orates
               es la corte.

PEDRO:

               ¿Cómo es eso?
               ¡Vive Dios, que me obliguéis
               a que dé en la calle voces,
               y saque ese infame a coces,
               cuando esconderle intentéis!


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 096 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


GÓMEZ:

               ¡Miren si crece la furia!
               No hay que hablar; locos están.
               Échalos de aquí, don Juan.

PEDRO:

               Cuando me hagáis esa injuria,
               os hará creer quién soy
               la espada que al lado ciño.

JUAN:

               ¡Pobre mozo!

GÓMEZ:

               ¡Buen aliño
               de don Pedro!

AGUDO:

               Ya me doy
               por conventüal del Nuncio.
               No nos lleven a Toledo;
               vámonos, que tengo miedo
               de aquestos hombres. Renuncio
               el título que hasta aquí
               tuve de indio.

PEDRO:

               ¡Que consienta
               tal burla el cielo en mi afrenta!

SERAFINA:

               Ya le torna el frenesí.

PEDRO:

               Vive Dios, que he de sacalle
               a estocadas acá fuera.
               Veamos si esta quimera
               osa afirmar en la calle.
               Ya de veras me provoco,
               y el seso y paciencia pierdo.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 097 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


SERAFINA:

               Padre, teme, si eres cuerdo,
               la espada en manos de un loco.
               Déjalos en el zaguán.

GÓMEZ:

               Cierra aquesa puerta apriesa.

JUAN:

               Entraos acá, mi Teresa.

VIOLANTE:

               Ya yo sé, señor don Juan,
               amansar locos.
Vanse todos y quédanse
doña VIOLANTE,
don PEDRO y AGUDO

VIOLANTE:

               Pesada
               burla, don Pedro, os han hecho,
               pero aquí no es de provecho
               mostrar razones ni espada.
               ¿Conocéisme?

PEDRO:

               ¿No sois vos
               la villana de Vallecas?

VIOLANTE:

               Sí, que entre artesas y ruecas
               me han dado de dos en dos
               los oficios, ya de hilar,
               ya de amasar y traer
               pan a Madrid que vender.
               Bien pudiera atestiguar
               lo que cerca de esto sé,
               y yo por mis ojos vi;
               pero, si admitís de mí
               los consejos que os daré,
               dejad pasar esta furia,
               y entre tanto prevenid
               quien os conozca en Madrid
               y libre de tanta injuria;
               que imposible es que no haya
               algunos en esta villa,
               que en Méjico o en Sevilla,
               cuando pisastes su playa,
               no sepan quién sois.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 098 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


PEDRO:

               Hay ciento
               en Sevilla; mas no sé
               si en Madrid los hallaré.

VIOLANTE:

               Escribid allá.

PEDRO:

               Eso intento;
               mas si entre tanto se casa...

VIOLANTE:

               Eso no; yo os lo aseguro.
               Venir cada día procuro
               con pan reciente a esta casa.
               Tengo ya mucha amistad
               con la Serafina bella,
               y suelo parlar con ella
               con gusto y con igualdad.
               En lo que os podré servir
               es que, entre tanto que halláis
               los testigos que buscáis,
               me obligue yo a persuadir
               que vuestra dama dilate
               sus bodas, porque llevarlo
               así a veces, será echarlo
               a perder.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 099 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


AGUDO:

               Que es disparate.

PEDRO:

               Si vos, bella labradora,
               eso hiciésedes, sería
               la hacienda y la vida mía
               vuestra perpetua deudora.

VIOLANTE:

               La lástima que me hacéis
               me obliga a que por vos haga
               esto, sin querer más paga.

PEDRO:

               Buena de mí la tendréis.

VIOLANTE:

               No os canséis en la demanda,
               hasta que halléis quien de vos
               dé noticia. Adiós.

PEDRO:

                Adiós.

AGUDO:

               ¡Válgate el diablo el Arganda!
Vanse los dos

VIOLANTE:

               Basta, que aquí está el ingrato,
               ocasión de mis querellas,
               y que en engañar doncellas
               ha puesto caudal y trato.
               Ya yo supe desde ayer
               que era ésta la Serafina
               que al indiano desatina
               y mi esposo vino a ver.
               A don Juan traigo perdido,
               y téngole de enlazar,
               por lo que me ha de importar
               el tenerle entretenido.
               Amor, pues tanto embelecas,
               dame algún discreto ardid
               con que celebre Madrid
               la villana de Vallecas.

Vase.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 100 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


Salen don VICENTE y AGUADO
VICENTE:

               ¿Tú en la corte, traidor? ¿Qué es de mi hermana?
               Contigo huyó sin honra y sin recato;
               tú sabes de ella, y quien me afrenta sabes.
               Dímelo, o ¡vive Dios! que en ti comience
               a dar principio a mi venganza honrada.

AGUADO:

               Detén, señor, la furia con la espada.
               Verdad es que salí con mi señora
               la misma noche que la echaste menos,
               porque, burlada de promesas leves
               de un soldado de Flandes que allí vino,
               a trueque de palabras y de firmas,
               le dio la posesión de su honra y fama.
               Enamorada de botones de oro,
               y de plumas ligeras que volaron
               con su ingrato soldado fugitivo,
               la enseñó, aunque fue tarde, su escarmiento,
               que, quien en plumas fía, cobra en viento;
               salimos de Valencia; mas no pienses
               que puedan tanto en ella sus agravios,
               que al qué dirán del vulgo impertinente
               arriesgue su opinión por los caminos,
               viniendo tras su amante hasta en la corte;
               antes, juzgando por indigna cosa
               vivir en tu presencia deshonrada,
               y a vista de los ojos de Valencia,


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 101 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


AGUADO:

               --que el noble, aunque afrentado, si es discreto,
               piensa que todos saben su secreto--
               de mi lealtad fïada, hasta Monviedro
               salió conmigo, y en la real clausura
               que de Santa Matrona tiene nombre,
               a la abadesa dio, por ser su tía,
               cuenta de su desgracia, y, entre tanto
               que el cielo da remedio a sus injurias,
               encerrada y llorando cada día,
               maldice la mujer que en hombres fía.
               Prometíla venir a Madrid luego
               en busca de don Pedro de Mendoza
               y don Gabriel de Herrera, que disfraza
               aqueste nombre, que es el verdadero,
               para engañar mejor con el primero;
               y quiso Dios que, en la posada misma
               que tomé en esta corte, se aposenta
               el autor cauteloso de tu afrenta.
               Porque, creyendo entrar en mi aposento,
               entré en el suyo, y vi sobre un bufete
               billetes de tu hermana y mi señora,
               que en fe de sus amores la escribía
               cuando en Valencia conquistó su fama;
               y, de algunos papeles que con ellos
               hallé revueltos y leí curioso,
               supe llamarse don Gabriel de Herrera,
               ser capitán de Flandes, y haber muerto
               a un ilustre tudesco, a cuya causa,
               huyendo de castigos y temores,
               viene a Madrid con cartas de favores.
               Ésta es la verdad pura, y porque sepas
               si la digo o si miento, aguarda un poco;
               sacaré los papeles, que aquí dentro
               de tus azares han de ser encuentro.

Vase


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 102 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


VICENTE:

               Honra, si esto es verdad, dadme en albricias
               el gusto que me falta por perderos.
               Si el capitán ingrato tiene prendas
               dignas de mi valor, y restituye
               a mi hermana la honra que ha usurpado,
               será, en vez de enemigo, mi cuñado.
Sale AGUADO

AGUADO:

               Abierto el aposento se dejaron,
               porque en falso la llave en él echaron.
               ¿No es de doña Violante aquesta letra?
               Estos versos ¿no son en su alabanza?
               Y en ellos ¿no blasona avergonzado
               un sol, de quien el otro fue traslado?
               Mira pues esta carta, y saca de ella
               cómo se llama este don Pedro falso,
               la muerte del tudesco y su venida,
               y estima mi lealtad agradecida.
Don VICENTE lee los papeles aparte
               De molde ha venido el hospedaje
               en la misma posada de don Pedro;
               que, aunque de las maletas supe el trueco,
               y sé que el pobre indiano está inocente,
               entre tanto que el otro no parece,
               sosegaré la furia valenciana
               de mi señor, padezca o no padezca
               don Pedro de Mendoza; que, pues finjo
               que la villana noble está en Monviedro,
               este enredo ha de ir de Pedro a Pedro.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 103 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


VICENTE:

               Ya doy por bien empleada mi venida.
               En la corte no es cuerdo el que negocia
               casos de honra por armas, que se quedan
               en la calle, saliendo a poner paces
               sus vecinos, y, siendo pregoneros,
               a una verdad añaden muchos ceros.
               Más vale averiguarlo por justicia,
               y, haciéndole prender seguramente,
               el qué dirán huir del vulgo y gente.
               Llámame un alguacil de corte al punto.

AGUADO:

               Con él vuelvo al instante. (El mejicano Aparte
               perdone; que este enredo importa ahora
               a mi vida y honor de mi señora.)

Vanse.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 104 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


Salen don PEDRO y AGUDO
PEDRO:

               Agudo, ¿aquésta es España?
               ¿Castilla y su corte es ésta,
               tan celebrada en las Indias
               en el término y llaneza?
               Los que de España pasaban,
               nos decían en mi tierra
               que los dobleces y engaños
               eran naturales de ella;
               bien lo experimento en mí,
               pues en Madrid entro apenas,
               cuando confunden mi dicha
               los laberintos de Creta.
               No hallo nobleza sencilla,
               amistad que permanezca;
               caballos de Troya son
               cuantos la corte sustenta.
               ¿Qué he de hacer menospreciado,
               sin crédito y sin hacienda,
               tenido por loco en casa
               de don Gómez?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 105 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


AGUDO:

               Trocar quejas
               en diligencias, señor.
               Hoy es día de estafeta;
               escribe luego a Sevilla
               a algún amigo que venga
               y traiga hecha información
               de quién eres, con que puedas
               desmentir de tu contrario
               invenciones y quimeras.
               El capitán del navío
               en que veniste, en nobleza
               y amistad es otro tú,
               si no miente la experiencia.
               Amigo fue de tu padre;
               con su camarote y mesa
               te obligó en la embarcación,
               trayéndote por su cuenta;
               él y los que te conocen
               desharán aquesta tela,
               que tantas marañas urden,
               y tanta mentira enreda.
               Acude a los mercaderes
               de esta corte, a quien las letras
               vienen que de Indias trujiste,
               porque cobrallas no pueda
               quien cobra las de tu amor;
               que, con estas diligencias,
               averiguando verdades,
               saldremos de esta molestia.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 106 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


Sale don VICENTE
VICENTE:

               (¡Válgame el cielo! Si es éste (-Aparte-)
               el vil autor de mi afrenta,
               venganza, tened la espada;
               que aquí ha de hacer la prudencia
               más que el enojo arrojado.)
Salen don GÓMEZ, don GABRIEL,
don JUAN, doña SERAFINA,
doña VIOLANTE y CORNEJO

GABRIEL:

               ¿Hay semejante insolencia?
               Dejadme, señor don Gómez.

JUAN:

               Deteneos.

GABRIEL:

               ¿Que me detenga
               me aconsejáis vos, don Juan?
               ¡Vive Dios...!
Habla aparte CORNEJO a su amo

CORNEJO:

               ¿Qué es lo que intentas?
               ¿Para qué a don Pedro buscas?

GABRIEL:

               ¡Que haya en Madrid quien se atreva
               a tan gran bellaquería!
               ¡Que haya quien afirmar pueda
               que no soy don Pedro yo!


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 107 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


CORNEJO:

               No levantes polvaredas
               que han de darnos en los ojos.

SERAFINA:

               ¡Que mis lágrimas no sean
               bastantes a refrenar,
               don Pedro, la furia vuestra!

GÓMEZ:

               Serafina, ¿tú también
               sales acá?

SERAFINA:

               No respeta
               en los peligros Amor
               imposibles que no venza.
               Temo que alguna desgracia
               a mi esposo le suceda,
               que viene tras estos locos,
               y el alma tras sí me lleva.

VIOLANTE:

               (¡Ay, cielo! ¿en qué laberintos (-Aparte-)
               mis desventuras enredan
               la esperanza de mi amor,
               medio verde y medio seca?
               ¿Qué es lo que intenta el ingrato
               de mi amante, que encadena
               tanto eslabón de mentiras
               en su daño y en mi ofensa?
               Sus pasos cual sombra sigo,
               porque es imán su presencia
               de los yerros de mi amor;
               mi dicha a dorarlos vuelva.)


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 108 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               Aldeana de mis ojos,
               ¿qué hacéis vos aquí?

VIOLANTE:

               Soy muerta,
               señor don Juan, por hallarme
               entre pleitos y pendencias.
               ¡Par diez que habemos de ver
               el fin que tienen aquéstas!

JUAN:

               En todo sois de buen gusto.

VIOLANTE:

               Haylos bravos en mi aldea.
               (¡Cielos! aquí está mi hermano. (-Aparte-)
               Si me ve, mi muerte es cierta.
               Sayal, villanos rebozos,
               mi vida se os encomienda.)

GABRIEL:

               ¿Sois vos el que, en desacato
               de mi fama y mi nobleza,
               pretendistes usurpar
               mi apellido y nobles prendas?
               ¿Sois el que afirmáis venir
               de Nueva España, y me afrenta
               diciendo que os he robado
               la esposa, el nombre, y la hacienda?
               ¿El que el blasón de Mendoza,
               que mi sangre antigua hereda,
               os aplicáis, afirmando
               que soy don Gabriel de Herrera,
               que huyendo vengo de Flandes,
               que he deshonrado en Valencia
               una mujer principal,
               y otras marañas como éstas?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 109 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


PEDRO:

               A atrevimiento tan grande,
               por no decir desvergüenza,
               mejor será que os responda
               la espada, que no la lengua.
               No sólo afirmo eso mismo;
               pero, conforme a las muestras
               de vuestro villano trato
               y rüin correspondencia,
               digo que tampoco sois
               don Gabriel, aunque desmienta
               los papeles que os abonan,
               quizá falseando letras,
               porque sujeto tan vil,
               ¿cómo es posible que tenga
               sangre generosa y noble,
               cuando se honra con la ajena?
               Que el hurtar en las posadas
               honras que vendéis por vuestras,
               como habéis hecho conmigo,
               no será en vos cosa nueva.
               Pero ¿qué sirven razones
               a quien no hace caso de ellas?
               Firme en mi abono la espada
               lo que en mi derecho aprueba.

Saca la espada


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 110 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


GABRIEL:

               ¿Hay iguales desatinos?
               Agora digo es de veras
               el estar este hombre loco;
               mas curarále la pena.
               Apartaos, mi Serafina;
               quitaos, don Juan.

JUAN:

               No es prudencia
               sentirse de quien no agravia.
               Pase esto por burla y fiesta.

GÓMEZ:

               Yo estoy de quién sois seguro,
               Serafina satisfecha,
               conocido este embeleco;
               ¿qué hay pues que indignaros pueda?
Salen un ALGUACIL y AGUADO

AGUADO:

               El alguacil que mandaste
               es éste.

VICENTE:

               A buen punto llega.

ALGUACIL:

               Ya estoy del caso enterado.
               ¿A quién me mandáis que prenda?

VICENTE:

               A este enredador de España;
               que, según son las quimeras
               que hace, no hallo otro nombre
               que más propio le convenga.

ALGUACIL:

               Soltad, hidalgo, las armas.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 111 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


PEDRO:

               ¿Yo?

ALGUACIL:

               Pues ¿quién queréis que sea?
               Veníos comigo a la cárcel.}}

AGUDO:

               (¿Hay por aquí alguna iglesia?) (-Aparte-)

ALGUACIL:

               ¡Hola! tené ese lacayo.

CORNEJO:

               Téngase al rey.

AGUDO:

               Pues ¿tú llegas?

CORNEJO:

               Yo llego.

AGUDO:

               ¿Quieres trocarme
               por otro como maleta?

PEDRO:

               ¿Qué nuevas persecuciones,
               cruel España, son éstas?
               ¿Qué insultos he cometido?
               ¿Es cuestión, es muerte, o deudas?

ALGUACIL:

               Todo junto.

PEDRO:

               ¿Qué decís?

ALGUACIL:

               La deuda es de una doncella,
               la muerte de un capitán,
               y ésta la riña o pendencia.
               Los papeles que con vos
               traéis son los que os condenan.

VICENTE:

               Y yo la parte y el todo;
               que, a teneros en Valencia,
               de otra suerte averiguara
               vuestro insulto y mis afrentas.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 112 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


GABRIEL:

               Pues ¿qué es esto, caballero?

VICENTE:

               Cosas indignas apenas
               de crédito, aunque se ven.
               Si he de sacar consecuencias
               de lo que aquí os he escuchado,
               éste es don Gabriel de Herrera,
               de el Mendoza usurpador,
               que a mi hermana menosprecia;
               a mí me trae en su busca,
               y a vos sus culpas os echa.

PEDRO:

               Cielos! ¿En qué os he ofendido?
               No ha tres semanas enteras
               que tomé puerto en Sanlúcar
               --¡sepultárame su arena!--
               Pues ¿cómo en tan corto espacio
               os pude yo hacer ofensa?
               Mirad que el que os agravió
               es este traidor, que intenta
               levantarse con mi esposa,
               con mi nombre y con mi hacienda.

SERAFINA:

               ¡No está mala la invención!

PEDRO:

               Agudo, ¿cómo no alegas
               todo lo que en esto sabes?

AGUDO:

               Cuando necesario sea,
               diré lo que en esto sé;
               que desmentir tantas lenguas
               es navegar contra el viento.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 113 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


PEDRO:

               Vos, hermosa panadera,
               ¿no sabéis lo que en esto hay?

VIOLANTE:

               ¿Yo? ¿De qué quiere lo sepa?
               ¿Hele visto yo en mi vida?

PEDRO:

               ¿Hay confusiones como éstas?
               ¿No estuvistes vos presente,
               hidalgo, en aquella aldea,
               donde supistes el caso
               y trueco de las maletas?

AGUADO:

               ¿En aldea yo con vos?
               Ya no me espanto que os tengan
               por embaidor o por loco;
               ¿Conmigo vos?

PEDRO:

               En Vallecas.

AGUADO:

               ¿Dónde cae esa ciudad?

PEDRO:

               ¡Un rayo caiga y me encienda!
               Que, pues son contra mí todos,
               ya la vida me molesta.

ALGUACIL:

               Vengan los dos a la cárcel.
Llévanlos

VIOLANTE:

               (Por librar mi ingrato de ella, (-Aparte-)
               fingí ignorar lo que vi;
               que el amor tiene más fuerza
               que la injuria.)


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 114 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


GÓMEZ:

               ¡Extraño enredo!

GABRIEL:

               Con esto no habrá sospecha
               acerca de mi opinión,
               que a descomponerme venga.

GÓMEZ:

               Pues de vos ¿cuándo la hubo?

SERAFINA:

               Luego dije yo quién era
               el enredador. ¡Jesús!
               ¡Que esto en Madrid se consienta!

VICENTE:

               Adiós, caballero.

GABRIEL:

               Adiós.
               Servíos de la casa nuestra;
               y el fin que vos deseáis
               aquestos sucesos tengan.

VICENTE:

               Bésoos, señores, las manos.
Vase don VICENTE

VIOLANTE:

               Aguado.

AGUADO:

               Señora.

VIOLANTE:

               Ordena
               de verme.

AGUADO:

               ¿Cuándo?

VIOLANTE:

               Mañana.

AGUADO:

               Si iré.

Vase AGUADO


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 115 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               ¡Qué! ¿ Vaisos, Teresa?

VIOLANTE:

               ¿No le parece que es hora?

JUAN:

               Aunque es noche, no hay tinieblas
               donde vos estáis, que sois...

VIOLANTE:

               Dirá que sol o linterna.

GABRIEL:

               Todo se hace bien, Cornejo.

CORNEJO:

               Date con la dama priesa;
               que, por Dios, que tengo el alma
               con más de mil tembladeras.
Vanse todos;
quédanse don JUAN
y doña VIOLANTE

JUAN:

               ¿Queréis que vaya con vos?

VIOLANTE:

               ¿Para qué? Mi pueblo es cerca,
               la burra, al venir, de plomo,
               pero de pluma a la vuelta.
               No le faltará a quien ronde
               acá su merced; que hay rejas,
               y redendijas también.

JUAN:

               Rondará memorias vuestras
               el pensamiento, no más.
               ¿Quién hay en Madrid que pueda
               competir con vos?

VIOLANTE:

               ¿A fe?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 116 de 174
La villana de Vallecas Acto II Tirso de Molina


JUAN:

¿Qué, me dejáis?

VIOLANTE:

¿Qué, se queda?

JUAN:

A escuras.

VIOLANTE:

Pues Dios le alumbre.

JUAN:

¿Qué mandáis?

VIOLANTE:

Que cene y duerma.

JUAN:

No podré.

VIOLANTE:

¿Por qué ocasión?

JUAN:

Por vos.

VIOLANTE:

¿Pues soy yo dïeta?

JUAN:

De mis gustos.

VIOLANTE:

¿Tiene muchos?

JUAN:

Cuando os miro.

VIOLANTE:

¿Y en mi ausencia?

JUAN:

Mil tormentos.

VIOLANTE:

¿Quién los causa?

JUAN:

La villana de Vallecas.
 
FIN DEL SEGUNDO ACTO


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Escena III
Pág. 117 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


Salen doña VIOLANTE, de dama;
y don LUIS de Herrera; y AGUADO
VIOLANTE:

               En fe de la cortesía
               a que es un noble obligado,
               y de vos mi dicha fía,
               os he, señor, suplicado
               que honréis mi casa este día;
               porque después que he sabido
               que de don Gabriel de Herrera
               sois primo, me he prometido
               el buen suceso que espera
               mi honor, por él ofendido.

LUIS:

               Cuando de venir a veros
               no consiga otro interés,
               señora, que conoceros,
               y que me mandéis después
               servicios que intento haceros,
               estimaré mi ventura,
               dando a todos que invidiar;
               pues si agradaros procura,
               ¿qué más premio que obligar
               y servir tal hermosura?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 118 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               Primo soy, como decís,
               de don Gabriel, y he sabido,
               si agraviada de él venís,
               que está en Madrid y que ha sido,
               del modo que me advertís,
               quien a una doña Violante
               palabra en Valencia dió,
               y, huyendo al fin inconstante,
               como mercader quebró
               correspondencias de amante.
               He sabido que está preso
               por su hermano, que ha venido
               a castigar este exceso,
               y que en Madrid, persuadido
               de su amor o poco seso,
               a una doña Serafina,
               bella, ilustre, rica y moza,
               hacer creer determina
               que es don Pedro de Mendoza,
               con quien casar imagina,
               y viene de Indias a España.
               Fingiendo no sé qué trueco,
               principio de esta maraña,
               con uno y otro embeleco
               a cuantos le ven engaña.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 119 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               Su hermano mayor es muerto
               en Granada, habrá ya un mes;
               y como tuve por cierto
               que estaba en Flandes, después
               que hice poner en concierto
               el mayorazgo que hereda,
               de tres mil y más ducados,
               para que saberlo pueda,
               dos pliegos van duplicados,
               sin otro que en casa queda.
               Tuve entre tanto noticia
               que había llegado aquí,
               y le prendió la justicia;
               mas, como nunca le ví,
               por profesar la milicia
               desde niño, hasta saber
               cuál de estos dos es mi primo,
               no me he dado a conocer,
               ni le he hablado; aunque me arrimo
               al más común parecer
               de que es don Gabriel el preso,
               y don Pedro de Mendoza
               el que en aqueste suceso
               el nombre y posesión goza.

VIOLANTE:

               No tenéis que dudar de eso.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 120 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               Diciéndolo vos, ya fuera
               mi duda poco cortés.
               Mas, ¡que don Gabriel de Herrera
               el amoroso interés
               que en vuestra hermosura espera,
               desestime! ¡Vive Dios,
               que estoy por desconocerle!
               Porque, agraviándoos a vos,
               es culpa el favorecerle,
               pues nos afrenta a los dos.
               Cuando esa hermosa presencia
               su nobleza no obligara
               a justa correspondencia,
               el veros venir bastara
               en su busca de Valencia,
               para pagar liberal
               las deudas de vuestro honor
               que ha negado desleal,
               debiendo a tan firme amor
               las costas y el principal.
               Pero yo tomo a mi cuenta,
               señora, haceros vengada,
               por más que el bárbaro intenta
               dejar su sangre manchada
               con tan conocida afrenta.
               La palabra que os ha dado,
               hacer hoy que os cumpla quiero;
               que es insulto en él doblado
               el quebrarla caballero,
               y el no cumplirla soldado.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 121 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Discreto habéis prevenido
               las quejas que os vengo a dar,
               y, pues me habéis conocido,
               por vos pienso restaurar
               mi fama y honor perdido.
               En vos, señor don Luis,
               pongo toda mi esperanza.

LUIS:

               Si mi palabra admitís,
               ella os dará venganza,
               el honor por quien venís.
               A la cárcel voy a ver
               a vuestro ingrato deudor,
               y, si sabe conocer
               las prendas de vuestro amor,
               fácil será deshacer
               esta quimera, y soltarle;
               que amigos tengo en Madrid
               con que poder ayudarle.

VIOLANTE:

               Que está mi hermano advertid
               aquí, y que viene a buscarle,
               y importa que esté ignorante
               de que en esta corte asisto.

LUIS:

               No temáis, bella Violante;
               que, pues la hermosura he visto
               que despreció vuestro amante,
               o no me tendrá por primo,
               o por esposa os tendrá.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 122 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Vuestro favor noble estimo,
               pues seguro fin tendrá
               mi amor, siendo vos su arrimo.
               Yo soy madrina mañana
               de una hermosa labradora
               en Vallecas...

LUIS:

               Poco gana
               a vuestro lado, señora,
               y en escoger fue villana,
               porque ¿qué ha de parecer
               en vuestra bella presencia?

VIOLANTE:

               Bien puede, don Luis, hacer
               a las damas competencia
               que en Madrid estimáis ver.
               Hame hospedado en su casa
               --porque encubierta, desde ella
               supe lo que en esto pasa,
               y quién es la Circe bella
               que a mi don Gabriel abrasa--
               y quiere en esto cobrar
               el hospicio que la debo.

LUIS:

               Una cosa he de intentar.
               Si yo allá a don Gabriel llevo,
               y le viniese a obligar ,
               que os diese de esposo allí
               la mano, ¿no es peregrina
               traza?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 123 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


VIOLANTE:

               A suceder así,
               será novia la madrina.

LUIS:

               Pues dejadme hacer a mí;
               que, si yo negociar puedo
               que le suelten en fïado,
               deshaciendo tanto enredo,
               a vuestro amor y cuidado
               he de asegurar el miedo.
               La corte he de revolver
               hoy para hacerle soltar.

VIOLANTE:

               Dificultoso ha de ser.

LUIS:

               Mis amigos han de dar
               muestras hoy de su poder.
               Cuando sepan el valor
               del preso, y que es primo mío,
               con un seguro fiador
               que salga por él, confío
               que han de hacerme este favor.
               Mañana estamos los dos
               allá, porque estoy dispuesto,
               señora, a volver por vos.

VIOLANTE:

               No le digáis nada de esto.

LUIS:

               Pues claro está. Adiós.

VIOLANTE:

               Adiós.

Vase don LUIS


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 124 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


AGUADO:

               ¿A qué propósito son.
               tantas marañas?

VIOLANTE:

               Después
               que vieres su conclusión,
               dirás que la mujer es,
               Aguado, toda invención.

AGUADO:

               Si es don Pedro el que está preso,
               ¿para qué por don Gabriel
               le haces soltar?

VIOLANTE:

               Te confieso
               que tengo lástima de él,
               y temo no pierda el seso.
               Fuera de que no me está
               su libertad mal a mí,
               pues suelto averiguará
               quién es, estorbando así
               lo que preso no podrá.

AGUADO:

               Pues ¿ para qué le has culpado
               con su primo, y has fingido
               que fe de esposo te ha dado,
               que aquí por él has venido,
               y que le lleve has trazado
               a Vallecas a casarle?

VIOLANTE:

               No he hallado modo mejor
               que el que ves para obligarle
               que ponga en esto calor,
               y haga más presto soltarle.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 125 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


AGUADO:

               Y allá ¿qué habemos de hacer
               con ellos?

VIOLANTE:

               Déjame a mí.

AGUADO:

               Demonio es una mujer.
               Hasme hecho buscar aquí
               esta casa de alquiler
               con todo aqueste aparato...

VIOLANTE:

               Lo que se halla por dinero
               en ocasión es barato.

AGUADO:

               Dejas el traje grosero,
               y sólo para este rato
               has despojado una tienda
               y tres sastres ocupado.
               No hay ingenio que te entienda.

VIOLANTE:

               De curioso en necio has dado.
               Mientras hay joyas que venda,
               ni mis gastos te den pena,
               ni pretendas saber más
               de lo que mi amor te ordena.
               Llámame a don Juan.

AGUADO:

               ¿Querrás
               hacerle otra burla?

VIOLANTE:

               ¡Y buena!
               Hícele avisar que aquí
               una dama le esperaba
               mejicana.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 126 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


AGUADO:

               ¿Y vendrá?

VIOLANTE:

               Sí.

AGUADO:

               A su puerta te aguardaba,
               haciéndose ojos por ti,
               sin que villana pasase,
               que su bella panadera
               luego no se le antojase.

VIOLANTE:

               Ayunará, si hoy espera
               pan que Teresa le amase.

AGUADO:

               ¿Pues no te ha de conocer,
               si viene, habiéndose visto
               tantas veces?

VIOLANTE:

               ¿No ha de hacer
               el traje noble que visto
               mudanza en mí? Una mujer,
               con el traje, si reparas,
               muda el rostro.

AGUADO:

               Maravillas
               hacéis las mujeres, raras,
               pues de cuatro salserillas
               sabéis sacar veinte caras.
               Pero don Juan viene ya.
               ¿Qué maraña tienes nueva?

VIOLANTE:

               Ingeniosa. Éntrate allá.

AGUADO:

               (Si el demonio engañó a Eva, (-Aparte-)
               pruebe en mi ama; que él caerá.)

Vase AGUADO


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 127 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


sale don JUAN
JUAN:

               El deseo de saber...
               (¡Válgame el cielo! ¿Qué eo? (-Aparte-)
               ¿No he visto yo esta mujer
               otras veces?) El deseo
               de saber qué pueda ser
               la causa, hermosa señora,
               para envïarme a llamar...
               (¿No es ésta la labradora (-Aparte-)
               que vino a tiranizar
               el alma que en ella adora?)
               Digo pues que este deseo
               a serviros me ha traído.
               (Su imagen en ella veo, (-Aparte-)
               y, aunque lo niega el vestido,
               su cara y mis ojos creo.
               Su retrato es y traslado.)
               Y como el deseo que digo
               mi venida ha apresurado,
               deseo que uséis conmigo...

VIOLANTE:

               Vos, señor, venís turbado.
               Sentaos; toma esa silla.
               Sosegaos y hablad después.

JUAN:

               No os cause esto maravilla;
               que vuestra belleza es
               tal, que mi sentido humilla.
               Y, si yo no me he engañado,
               otra vez, señora mía,
               os he visto y os he hablado.
               No sé dónde.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 128 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Ser podría
               si en Méjico habéis estado.

JUAN:

               ¿Y no en Madrid?

VIOLANTE:

               Dudoló.

JUAN:

               Pues mi vista no se engaña,
               ni el alma, que en ella os vió.

VIOLANTE:

               ¿Cómo, si de Nueva España
               la flota que ahora llegó
               me trujo, y en esta villa
               no ha dos semanas que entré,
               un mes que dejé a Sevilla,
               ni desde que aquí llegué,
               si no es en coche o en silla,
               con las cortinas corridas,
               nunca he salido de casa?

JUAN:

               Bellezas hay parecidas,
               y Amor, que es de vista escasa,
               caerá en faltas conocidas;
               si no es que ponerse intenta
               por corto de vista antojos,
               pues con ellos la acrecienta
               y ve el alma por los ojos
               lo que su luz representa.
               Que, como el verde cristal,
               a quien por él quiere ver,
               suele por un modo igual
               verdes las cosas hacer,
               cual piedra filosofal;
               del mismo modo, quien ama
               si fe a sus antojos da,
               sirviendo de luz su llama,
               cuantas viere, juzgará,
               de la color de su dama.
               Yo me debí de engañar.
               Ved ahora en lo que puedo
               serviros.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 129 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Desengañar
               os deseo.

JUAN:

               Ya lo quedo.

VIOLANTE:

               De lo que os quiero avisar,
               no lo estáis; que es de más peso,
               don Juan, de lo que pensáis;
               y, por lo que yo intereso
               en ello, aunque lo ignoráis,
               que os va la honra os confieso.
               Por huésped tenéis en casa
               a un don Pedro de Mendoza,
               que me dicen que se casa
               con un serafín que goza
               la belleza en que se abrasa.

JUAN:

               Hermosa y rica es mi hermana,
               aunque, delante de vos,
               cualquiera alabanza es vana.
               Casarse quieren los dos,
               si cierta duda se allana
               que ha impedido el no estar hecho;
               mas presto se efetuará.

VIOLANTE:

               ¿Y vendráos mucho provecho,
               si en Indias casado está
               quien tanto os ha satisfecho?

JUAN:

               ¡Don Pedro casado!


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 130 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Sí;
               o a lo menos desposado;
               que no en balde vengo aquí
               por palabras que me ha dado.
               Prendas de mi honor le dí;
               en hacienda y calidad,
               si ventaja no le llevo,
               le igualo; y, en voluntad
               pues a seguirle me atrevo,
               si es mi igual vos lo juzgad.
               Doña Inés de Fuenmayor,
               me da blasones mayores
               que dicha mi ciego amor.
               De agüelos conquistadores
               heredé hacienda y valor.
               Ese don Pedro tirano,
               después de haber pretendido
               favores un año en vano,
               y mis desdenes sentido;
               siendo al fin Páris indiano,
               perseverando constante,
               dió de mi deshonra nota;
               que, cayendo cada instante
               sobre una peña una gota,
               la rompa, aunque sea diamante.
               Y apenas gozó cumplida
               la pretensión de su amor,
               cuando ordenó su partida;
               porque el ingrato deudor
               tarde paga y presto olvida.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 131 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Su padre había concertado
               por cartas, según parece,
               con el vuestro, dar estado
               a quien mudable merece
               ser de todos despreciado;
               e, ignorante de mi ofensa,
               a España le hizo embarcar,
               dejando mi honra suspensa
               entre las olas del mar,
               donde sepultarla piensa.
               Supe su término infiel,
               y, fïada del secreto,
               al fin me embarqué tras él.
               Llegué a esta corte, en efeto,
               y en su confuso Babel
               mi amor hizo información
               de quien sois; sé que se inclina
               a ponelle en posesión,
               y ser doña Serafina
               de su mudanza ocasión;
               pues luego que se casare,
               de Madrid se ausentará,
               y, sin que en dudas repare,
               tantas mujeres tendrá
               cuantas provincias mudare.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 132 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Si no os parece que trato
               verdad, sirva de testigo,
               aunque mudo, este retrato;
               que, con ser de mi enemigo,
               no es tan descortés ni ingrato
               como él; pues, por consolarme,
               hasta aquí me acompañó;
               y después podrá abonarme
               este mío que volvió
               el inconstante a enviarme,
Enséñale dos retratos
               que en figuras entretiene
               mis esperanzas avaras,
               y a pagarme en caras viene;
               mas ¿qué ha de dar sino caras,
               amante que tantas tiene?
               Firmas os mostraré en suma,
               retrato de sus mudanzas,
               para que él se presuma
               su abono, pues da en fïanzas
               palabras, papel y pluma.
               Juez agora podréis ser
               del agravio en que me fundo,
               si no es que pueda tener,
               quien viene del otro mundo,
               en éste nueva mujer.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 133 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


JUAN:

               Quisiera tener aquí
               a vuestro ofensor, por Dios,
               para castigarle así,
               tanto por lo que os va a vos,
               como lo que me va a mí;
               que si Amor es semejanza,
               a quien amo os parecéis,
               ya es mía vuestra venganza;
               pero hoy, señora, veréis
               castigada su mudanza,
               y en ella el poco respeto
               que a nuestra casa ha tenido.

VIOLANTE:

               Sosegaos si sois discreto;
               que el remedio que he escogido,
               es más prudente y secreto.
               ¿De qué sirve que furioso
               darle muerte pretendáis
               con medio tan riguroso,
               si mi honor no remediáis,
               y pierdo por vos mi esposo?
               Pues que tanto me parezco
               a la dama que decís,
               si por su causa merezco
               el favor que prevenís,
               y yo cortés agradezco,
               suspended disimulado
               sus dudas, y no mostréis
               sentiros de él agraviado;
               que presto por mí saldréis
               de pena, y yo de cuidado.
               No os digo el cómo, hasta tanto
               que llegue su ejecución.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 134 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


JUAN:

               De esa firmeza me espanto.

VIOLANTE:

               Vame en esto la opinión,
               y el fin de mi injuria y llanto.

JUAN:

               Dígoos que pondré por vos
               freno al furor que me abrasa.

VIOLANTE:

               Quédese esto entre los dos,
               y servíos de esta casa.

JUAN:

               Vuestro esclavo soy. Adiós.
Vase don JUAN, y sale AGUADO

AGUADO:

               Bueno el embeleco va.
               ¿Qué es lo que nos falta agora?
               ¿Tienes más que mentir ya?

VIOLANTE:

               Volver a ser labradora
               me falta.

AGUADO:

               En tu ingenio está
               un Dédalo revestido:
               ya te vuelves panadera,
               ya ser indiana has fingido,
               ya Violante verdadera.
               ¿Dónde diablos has urdido
               tanta mentira y engaño?

VIOLANTE:

               Todo importa a mi sosiego.

AGUADO:

               ¿Qué planeta reina hogaño
               quimerista?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 135 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Amor, que ciego
               estudia contra mi daño
               trazas. Calla; que has de ver
               lo que en mis amores pasa.

AGUADO:

               ¡Válgate Dios por mujer!

VIOLANTE:

               Cierra agora aquesta casa,
               y haz al momento volver
               esa ropa al corredor;
               que no he de estar más en ella.
               Dame el traje labrador.

AGUADO:

               Más sabes, sin ser doncella,
               que la doncella Teodor.

VIOLANTE:

               Las escobas, ¿dónde están?

AGUADO:

               Una carga hay ahí entera,
               que cien casas barrerán.

VIOLANTE:

               Pues voyme a vestir, que espera
               a su Teresa don Juan.
Vanse, y salen don GABRIEL
y CORNEJO

GABRIEL:

               Quitalle la dama quiero,
               mas no, Cornejo, la hacienda.
               Porque soy don Pedro entienda,
               aunque amante, caballero;
               como amante, enredador;
               pero desinteresado
               como caballero.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 136 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


CORNEJO:

               Has dado
               terrible arbitrio, señor,
               porque en volviéndole el oro,
               no tendremos qué gastar,
               y sin él no hay que esperar
               en tu amor, cuyo decoro
               sólo ha estribado hasta ahora
               en la hacienda que trujiste,
               pues por las joyas que diste
               a tu serafín, te adora;
               y así, en faltando las galas,
               dará a tus favores fin,
               porque todo serafín
               tiene doradas las alas.
               Yo al menos no te aconsejo
               disparate tan solemne.

GABRIEL:

               Toda esta casa me tiene
               por dueño suyo, Cornejo.
               Don Gómez, mientras que llega
               la plata con que le engaño...

CORNEJO:

               ¿Plata? Ya tomará estaño.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 137 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


GABRIEL:

               Liberalmente me ruega
               que de cuanto tiene haga
               lo que quisiere, y murmura
               de que, perdiendo la hechura,
               de estas joyas me deshaga.
               A don Antonio escrebí
               cómo a esta corte he llegado.
               En tres años no he cobrado
               mis alimentos. Y así
               brevemente me enviará
               dineros con que se tenga,
               primero que al suelo venga,
               esta máquina.

CORNEJO:

               Sí hará,
               si quiere y paga mejor
               que los demás.

GABRIEL:

               Siempre ha sido,
               en cuantas cosas le pido,
               mi hermano buen pagador.
               No es como otros derramado;
               gasta poco, y mucho cobra,
               y así la hacienda le sobra,
               porque, aunque mozo, es reglado.
               Quiéreme bien, y no tiene
               más hermanos ni herederos.
               Mientras me envía dineros,
               dar priesa al viejo conviene
               y fin a tanta quimera.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 138 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


CORNEJO:

               En dilatándose más,
               con todo en tierra darás.

GABRIEL:

               La amonestación tercera
               es mañana, y me parece
               que a la noche me desposo.

CORNEJO:

               Aquese lance es forzoso
               porque si don Pedro ofrece
               testigos que de Sevilla
               aguarda, y aprueba con ellos
               quién es, por librarnos de ellos,
               saldremos de aquesta villa
               a cencerros atapados,
               y plegue a Dios que no demos
               en la tierra.

GABRIEL:

               Ya estaremos
               cuando vengan, desposados.
               Agora importa buscar
               quien finja que de Granada
               viene.

CORNEJO:

               ¿Hay nueva trampa armada?

GABRIEL:

               A don Pedro ha de ir a hablar,
               sin que de él sea conocido...

CORNEJO:

               Eso yo le buscaré.

GABRIEL:

               ...con cartas en que le dé
               don Antonio el bien venido,
               en respuesta de las mías.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 139 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


CORNEJO:

               Daránse al diablo los presos.

GABRIEL:

               Las joyas, barras y pesos,
               sin las demás niñerías
               que trujo de Indias, valdrán
               hasta cuatro mil ducados;
               joyeros que tengo hablados,
               aqueste precio les dan.
               Ésos le he pedido al viejo,
               y ésos en oro dirá
               que le remite de allá
               don Antonio.

CORNEJO:

               ¡Mal consejo!

GABRIEL:

               De enredos vive quien ama;
               ellos me han de aprovechar;
               no le tengo de quitar
               la hacienda, sino la dama.

CORNEJO:

               Si te resuelves en eso,
               aquí tengo un primo hermano,
               hombre de bien y asturiano;
               traeréle, y llevará al preso
               ese dinero, fingiendo
               que ayer de Granada vino;
               mas, por Dios, que es desatino
               lo que intentas.

GABRIEL:

               Yo me entiendo.
               Éste es don Juan, mi cuñado.
               Anda, y busca ese pariente.

CORNEJO:

               Voy.

Vase CORNEJO


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 140 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


sale don JUAN
JUAN:

               (¡Que un caballero intente (-Aparte-)
               tal engañío! A no haber dado
               mi palabra a doña Inés,
               yo castigara este día
               su ingrata descortesía.
               Pero aquí está.)

GABRIEL:

               ¡Don Juan! Pues,
               ¿de qué venís pensativo?

JUAN:

               No sé qué imaginación
               me entristece.

GABRIEL:

               ¿Es pretensión
               de alguna dama?

JUAN:

               No vivo
               tan sujeto a esas quimeras,
               que, en lo que por pasatiempo
               tomo, gaste todo el tiempo;
               negocios son de más veras.

GABRIEL:

               Pues yo tengo el alma toda
               ocupada en el deseo
               de mi Serafina, y creo
               que el dilatarse esta boda
               ha de apresurar mi muerte.

JUAN:

               Si ya amonestado estáis,
               y mañana os desposáis,
               ¿qué teméis?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 141 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


GABRIEL:

               Mi poca suerte,
               que está llena de desvelos,
               y cada instante se muda.

JUAN:

               (El malhechor siempre duda; (-Aparte-)
               que el pecar todo es recelos.)

GABRIEL:

               Voy a ver mi serafín.
Vase don GABRIEL

JUAN:

               De tu vida y mi venganza
               será fin, de tu esperanza
               e intentos no serafín.
               Pero, imaginación loca,
               ¿posible es que os engañéis,
               y que lo que visto habéis,
               ojos, os niegue la boca?
               Alma, vos sois a quien toca
               desatar esta quimera;
               siempre salís verdadera;
               declaradme ahora pues
               si la indiana doña Inés
               es mi hermosa panadera.
               Negará el entendimiento
               esta imposibilidad;
               mas dirá la voluntad
               que acierta mi pensamiento;
               pues aunque no hay fundamento
               para mi imaginación,
               la amorosa turbación
               con que la vi, considera
               que nunca el alma se altera,
               si no es con mucha ocasión.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 142 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


JUAN:

               Diréis que la semejanza
               hizo ese milagro en mí,
               porque retratada ví
               en sus ojos mi esperanza.
               Sí; pero ¡tanta mudanza
               en un instante! eso no;
               que aunque su traje engañó
               los ojos que dejó en calma,
               como es espíritu el alma
               sus vestidos penetró.
               Sí; pero ¿por qué razón
               se había de disfrazar?
               Celos, si os damos lugar,
               diréis que aquella invención
               fué por tener afición
               a don Pedro. Pues, ¿quién pudo
               darla aquel traje? Mal dudo;
               que en la corte se halla todo.
               ¿Y el trocar por aquel modo
               en estilo noble el rudo?
               Con la costumbre y el trato,
               suele en un buen natural
               trocarse en seda el sayal.
               Si está en Madrid cada rato,
               ¿por qué mis dudas dilato?
               Mas, ¡ay Amor quimerista!
               Si engañándoos sois sofista,
               haced que por vos arguya
               mi labradora, y concluya
               mis recelos con su vista.
               El no venir este día
               a verme aumenta mis celos.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 143 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


Doña VIOLANTE pregona de dentro
VIOLANTE:

               ¡Y a las escobas!

JUAN:

               ¡Ay cielos!

VIOLANTE:

               ¡Escobas de algarabía!

JUAN:

               ¡O voz que mi dicha canta,
               y mi esperanza despierta,
               mi sospecha deja muerta,
               y mis temores espanta!
               Ya, ni temo, ni sospecho;
               ya, en verla, resucité.
Sale doña VIOLANTE, de labradora
con una carga de escobas a cuestas

VIOLANTE:

               ¡Valga el diablo a su mercé!
               ¿Que acá estaba?

JUAN:

               Un Argos hecho,
               un mártir de vuestra ausencia.
               ¿Cómo ha salido hoy tan tarde
               el sol que me abrasa y arde?

VIOLANTE:

               He tenido una pendencia
               hoy con mi viejo, y no quijo
               dejarme venir más presto.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 144 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


JUAN:

               ¿Pendencia?

VIOLANTE:

               Y aun, pues no han puesto
               las manos el padre e hijo
               en mí, no es poca ventura.

JUAN:

               Matarélos yo.

VIOLANTE:

               ¡Verá!
               El doctor los matará
               que da de comer al cura.

JUAN:

               Pues ¿por qué la riña fué?

VIOLANTE:

               Porque ha dado en cabezudo.
               Mas de decírselo dudo;
               que le ha de pesar a fe.

JUAN:

               ¿Cómo?

VIOLANTE:

               Si me quiere bien,
               por fuerza le ha de pesar
               de que me quieran casar.

JUAN:

               ¿Casaros? ¿Cuándo o con quién?

VIOLANTE:

               ¿Cuándo? Mañana temprano;
               que ansín el cura lo dijo.
               ¿Con quién? Con Antón, el hijo
               de mi viejo Bras Serrano.
               ¿Cómo? Con juntar las palmas
               al tiempo que el sí pregunten;
               mas ¿qué importa que las junten,
               si no se juntan las almas?
               ¿Dónde? En cas del escribén
               que mos hace la escretura.
               ¿Por quién? Por mano del cura,
               delante del sacristén.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 145 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


JUAN:

               Y vos ¿qué habéis respondido?

VIOLANTE:

               Que desque ví el otro día
               los visajes feos que hacía
               pariendo la de Garrido,
               no casarme había propuesto
               por no verme en apretura,
               y porque en la paridura
               sintiera el tener mal gesto.

JUAN:

               Y en fin...

VIOLANTE:

               En fin, lloró Antón,
               enojóse la tendera,
               rogómelo la barbera...
               tengo brando el corazón;
               y, mostrándome un sayuelo
               con vivos de carmesí,
               entre dientes le dí el sí...

JUAN:

               ¿Sí, distes?

VIOLANTE:

               Mirando al suelo.

JUAN:

               Pues, ¿qué tengo de hacer yo?

VIOLANTE:

               Su mercé debe burlarse.
               Pues ¿había de casarse
               conmigo?

JUAN:

               Pues ¿por qué no?

VIOLANTE:

               ¿A fe que se casaría?

JUAN:

               ¡Ay cielos! ¿No os lo juré?

VIOLANTE:

               Es verdad, no me acordé;
               pero aun no es pasado el día.

JUAN:

               ¡Que el engaño aun en sayales
               viva!


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 146 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


VIOLANTE:

               No llore; verá...

JUAN:

               ¿Qué he de ver?

VIOLANTE:

               ¿Qué? En yendo allá,
               pujar la novia en seis reales;
               podrá ser que se la lleve;
               que así cada año se arrienda
               la taberna, con la tienda.
               No se afrija: puje y pruebe.
               ¿Habemos de habrar de veras?

JUAN:

               ¿Luego éstas, burlas han sido?

VIOLANTE:

               En cuanto al darme marido,
               nuevas traigo verdaderas;
               y en cuanto a arrojar el sí,
               aunque por fuerza, también.

JUAN:

               Pues ¿qué resta?

VIOLANTE:

               El querer bien
               su mercé; que si es ansí,
               todo puede remediarse.

JUAN:

               Haz prueba en mi voluntad.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 147 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Si que me quiere es verdad,
               mañana puede mostrarse.
               Diga acá que es mi madrino,
               que en Vallecas lo desean,
               y lleve amigos que sean
               para todo, que imagino
               que serán bien menester.
               Y cuando juntos estemos,
               y con el cura lleguemos
               como se acostumbra her,
               pescudará el licenciado,
               "¿Queréis a Antón por esposo,
               vos, Teresa de Barroso?"
               Diréle yo, "De buen grado
               quiero por dueño a don Juan."
               Y si él responde, "Y yo a vos,"
               tan matrimeños yo y vos
               somos, como Eva y Adán.
               Si ofendernos pretendieran
               allí habrán de andar las manos;
               mas si temen cual villanos,
               y dejándonos se fueren,
               viviremos con descanso,
               él pagado y yo contenta;
               y si no quiere, haga cuenta
               que hablé por boca de ganso.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 148 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


JUAN:

               Labradora de mis ojos,
               aunque atropelle imposibles,
               para quien no ama terribles,
               de mi padre los enojos,
               de mis deudos sentimientos,
               la poca averiguación
               de tu estado y opinión,
               y otros mil impedimentos,
               tu prisa y mi voluntad
               me obliga a pasar por todo;
               a tu engaño me acomodo,
               no temo dificultad.
               Yo iré a Vallecas mañana,
               tus desposorios prevén.

VIOLANTE:

               Pardiez que es hombre de bien.

JUAN:

               Acá ha salido mi hermana.
               Vete con Dios.

VIOLANTE:

               Es mi amiga;
               sus galas me ha de prestar,
               para que todo el lugar
               me dé mañana una higa.

JUAN:

               Pues con ella aquí te queda;
               que yo voy a prevenir
               los que conmigo han de ir.
               ¡Quiera Amor que bien suceda!

Vase don JUAN y se retira doña VIOLANTE
quedándose a la puerta por donde entró.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 149 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


Salen doña SERAFINA
y don GABRIEL
SERAFINA:

               Creed, don Pedro, de mí
               que si a vos las horas son
               años en la dilación,
               desde el instante que os ví,
               juzgo un siglo cada día
               que sin vos el alma pasa.
Doña VIOLANTE pregona

VIOLANTE:

               ¿Quieren escobas en casa?

SERAFINA:

               ¿Escobas?

VIOLANTE:

               De algarabía.

SERAFINA:

               Pues, Teresa, ¿qué mudanza
               de oficio es éste?

VIOLANTE:

               Señora,
               todos son de labradora,
               y aun con todo, el pan no alcanza.
               Ya vendo trigo, ya escobas,
               y enojos también vendiera,
               si hallara quien los quisiera.

GABRIEL:

               ¿Vos enojos?

VIOLANTE:

               Por arrobas.

GABRIEL:

               ¿Quién os los da?

VIOLANTE:

               ¡Qué sé yo!
               Bellacos que andan de noche,
               y engañan a trochemoche
               a quien de ellos se fïó.
               Si no hubiera tantas bobas,
               no hubiera embeleco tanto.}}


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 150 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


GABRIEL:

               No os entiendo.

VIOLANTE:

               No me espanto.
               ¿Han menester acá escobas?

GABRIEL:

               Por ser vos quien las vendéis,
               gana de comprarlas dais.

VIOLANTE:

               Por ser vos quien las compráis,
               gana de irme me ponéis.

GABRIEL:

               ¿Pues tan mal estáis conmigo?

VIOLANTE:

               No son buenos barrenderos
               hombres.

SERAFINA:

               Y más caballeros
               amantes.

VIOLANTE:

               También lo digo;
               aunque vos tenéis figura,
               cuando barrer os agrada,
               a la primer escobada
               como si hubiera basura,
               echar hombres al rincón,
               barriendo la voluntad.

SERAFINA:

               A la margen apuntad,
               don Pedro, aqueste renglón.

GABRIEL:

               ¿Conocéisme vos?

VIOLANTE:

               Sois mozo,
               y todos pecáis en esto.

GABRIEL:

               Colorada os habéis puesto.
               Quitaos un poco el rebozo;
               veré si la boca es tal
               como lo que descubrís.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 151 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Si verdades de ella oís,
               oleráos mi boca mal;
               que la verdad que es más clara,
               enturbia más.

GABRIEL:

               No hayáis miedo.

VIOLANTE:

               Arre pues; estése quedo,
               que le barreré la cara.

GABRIEL:

               ¿Caras barréis?

VIOLANTE:

               Si comienza
               a atreverse, lo verá,
               aunque bien barrida está
               vuesa cara de vergüenza.

SERAFINA:

               Sacudida es la villana.

VIOLANTE:

               Por sacudirme de sí
               otro villano hasta aquí;
               mas vengaréme mañana.

GABRIEL:

               Celos de algún labrador
               tenéis. ¿Quebróos la palabra?

VIOLANTE:

               Sí, mas la tierra que labra,
               a otro dará fruto y flor.

SERAFINA:

               ¿Cómo es eso?

VIOLANTE:

               Es cosa y cosa
               que sólo la acierta yo.
               ¿Quieren escobas, o no?

GABRIEL:

               La villana está donosa.
               Entretengamos un rato
               con ella el tiempo.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 152 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


VIOLANTE:

               Sí hará,
               mas presto se cansará,
               que es gitano y muda el hato.

GABRIEL:

               Conmigo tenéis la tema.

VIOLANTE:

               Con él y con cuantos hombres
               sin obras tienen los nombres.
               ¡Mal haya quien no los quema!

GABRIEL:

               De entenderos me holgaría.

VIOLANTE:

               Entenderme fuera mengua
               de las escobas la lengua.
               ¿Aprende él algarabía?

GABRIEL:

               ¿Todas de esa especie son?

VIOLANTE:

               También las hay de retama,
               y a fe que amarga su rama;
               que tienen la condición
               de estos mozos sin consejos,
               en las promesas almíbar,
               y en el cumplimiento acíbar,
               buena vista y malos dejos.

GABRIEL:

               Picada venís, a fe.

VIOLANTE:

               Picóme un bellaco ell alma.

GABRIEL:

               ¿Traéis escobas de palma?

VIOLANTE:

               Pues con él ¿hay palma en pie?
               Pardiez, si fe al talle damos,
               que, en su modo de mirar,
               tien talle de despalmar
               todo un domingo de Ramos.
               No busque entre cortesanos
               ni vino, ni palmas puras,
               que no están de ellos seguras
               ni aun las palmas de las manos.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 153 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


GABRIEL:

               Sátira sois vos con alma.

VIOLANTE:

               Ya los moriscos se fueron,
               que por las calles vendieron,
               señor, esteras de palma.

GABRIEL:

               (Demonio es esta mujer, (-Aparte-)
               en traje de labradora.)
               Adiós.

SERAFINA:

               ¿Vaisos?

GABRIEL:

               Tengo agora
               cierto negocio que hacer.
Vase don GABRIEL

VIOLANTE:

               Pues solas mos han dejado,
               decirla un secreto tengo.
               Ella pensará que vengo
               soldemente con cuidado
               de vender y de her dinero;
               pues si lo piensa, se engaña;
               el decirla una maraña,
               por lo mucho que la quiero,
               me ha traído. Como voy
               vendiendo, y do quiera me entro,
               a veces cosas encuentro
               que al enemigo las doy.
               Sabrá pues que yo he sabido
               que, aunque éste casarse tiene
               con ella, de allá do viene,
               una mujer ha traído
               --de allá de Indias o de Irlanda--
               con quien diz que vive mal;
               y porque agora la tal
               las bodas no estorbe en que anda,
               hoy a Vallecas la lleva,
               diciendo que la justicia
               tiene de su amor noticia;
               y ella su mudanza aprueba
               mientras este rumor pasa.
               Esto oí desde el zaguán
               ayer yendo a vender pan,
               y hallando este hombre en su casa.
               Por eso mire primero
               a quién toma por marido.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 154 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


SERAFINA:

               ¿Mujer de Indias ha traído?

VIOLANTE:

               Y no mocosa.

SERAFINA:

               ¿Qué espero?
               ¿Dónde vive esa mujer?

VIOLANTE:

               Junto a Lavapiés vivía;
               mas, si se muda este día,
               ¿qué intenta?

SERAFINA:

               Hacerla prender,
               y no casarme después
               con hombre que me ha engañado.

VIOLANTE:

               Un ángel pintiparado
               la dama indianesa es.
               ¿Luego ella creyó que hablaba
               con el buen señor a bobas?
               Cuando aquí entré con escobas,
               pullas a pares le echaba
               pues sepa que, aunque villana,
               todo se me entiende.

SERAFINA:

               En fin
               ¿trae una mujer rüín
               consigo?

VIOLANTE:

               Mire: mañana
               me caso yo, con perdón;
               vaya su merced allá,
               y en Vallecas la verá.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 155 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


SERAFINA:

               ¿Vos os casáis?

VIOLANTE:

               Con Antón;
               y el señor don Juan, su hermano,
               quiere ir a ser mi madrino.
               No es enfadoso el camino
               de aquí allá, sí corto y llano.
               Hágase padrina mía,
               y dígaselo a don Juan;
               que, si entrambos allá van,
               fuera de darse un buen día,
               yo le enseñaré la moza.

SERAFINA:

               Dices bien; a tu lugar
               tengo de ir, y allá llevar
               a don Pedro de Mendoza.

VIOLANTE:

               En fin, ¿será mi madrina?

SERAFINA:

               Pues.

VIOLANTE:

               ¡Bendíganla los cielos!
               Porque madrina, y con celos,
               no hay habrar, irá divina.

SERAFINA:

               Los celos ¿hacen hermosa?

VIOLANTE:

               Do quiera que hay competencia,
               echa el resto la presencia;
               linda irá, si va celosa.
               Yo no estaré de provecho,
               si a mi lado, en fin, la saco;
               mas no caben en un saco
               la honra con el provecho.
               Pues con ella me honro y medro,
               ventaja en todo la doy.
               Adiós.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 156 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


SERAFINA:

               ¿Vaste?

VIOLANTE:

               Al lugar voy.
Vase doña VIOLANTE

SERAFINA:

               ¡Oh traidor! ¿Vos sois don Pedro?
               No dicen obras y nombres.
               Razón el que afirma tiene
               que cuanto de Indias nos viene
               es bueno, si no es los hombres.
Vase. Salen, de presos,
don PEDRO y AGUDO

PEDRO:

               Basta, que no hay quien nos crea.

AGUDO:

               Pues paciencia y barajar,
               que poco puede tardar
               de Sevilla quien desea
               desmarañar este enredo
               y darnos a conocer.

PEDRO:

               Así me lo escribió ayer
               el capitán Juan de Oviedo,
               en cuya nave venimos;
               pero temo que entre tanto
               que se deshace este encanto
               y aquesta prisión sufrimos,
               se case este enredador,
               que dará a sus bodas prisa,
               como el peligro le avisa.

AGUDO:

               El serafín de tu amor
               ¡habrá gentil lance echado
               en sabiendo esta quimera!


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 157 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


Sale VALDIVIESO, viejo
VALDIVIESO:

               ¿Sois vos don Gabriel de Herrera,
               que ha sido en Flandes soldado?

PEDRO:

               Otra tentación; Agudo,
               ¿qué responderé?

AGUDO:

               Que sí,
               pues, de no afirmarlo así,
               que al Nuncio nos lleven dudo.

PEDRO:

               ¿Qué es, señor, lo que mandáis?

VALDIVIESO:

               Mucho en conoceros gano.
               Don Antonio, vuestro hermano,
               de que de Flandes vengáis,
               se huelga, y ésta os escribe
               en respuesta de la vuestra.

PEDRO:

               Lo mucho que me ama muestra.
               ¿Cómo está?

VALDIVIESO:

               Achacoso vive;
               mas no olvidado de vos,
               pues os envía conmigo
               cuatro mil escudos.

AGUDO:

               (Digo (-Aparte-)
               que ya vuelve a vernos Dios.)

PEDRO:

               ¿Cuántos, señor?


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 158 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


VALDIVIESO:

               Cuatro mil.
               Supe que estábades preso
               por un extraño suceso
               que me contó un alguacil;
               y, aunque llegué de Granada
               ayer, os vengo a ver hoy.
Lee el papel

PEDRO:

               ¡En qué de deudas le estoy!
               A ocasión viene extremada
               el dinero; que, sin él,
               nunca saliera de aquí.
               Lo que me escribe leí,
               y sólo dice el papel
               que, en dando a mis pretensiones
               asiento, a verle me parta,
               y que el que trae esta carta
               me dará dos mil doblones.

VALDIVIESO:

               Venid, señor, a contarlos;
               que aquí los traigo conmigo.

PEDRO:

               El alcaide, que es mi amigo,
               Cornejo, podrá guardarlos.

AGUDO:

               (¿Yo soy Cornejo?) (-Aparte a PEDRO-)

PEDRO:

               (¿Qué quieres, (-Aparte a AGUDO-)
               si me hacen don Gabriel?
               ¿Qué aguardas? Vete con él.)


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 159 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


AGUDO:

               (Ya parte del hurto adquieres.)

PEDRO:

               (Yo cobraré lo demás.)

AGUDO:

               (¡Doblones del alma mía!)
               Ven[í], hidalgo.

VALDIVIESO:

               Cada día
               estaré con vos de hoy más.
Vanse los dos

PEDRO:

               ¿Qué he de hacer? Todos han dado
               que soy don Gabriel. Sin duda
               la Fortuna se me muda,
               después que el nombre he mudado.
               Ésta era la cantidad
               que truje en oro y en perlas;
               si en doblones llego a verlas,
               pase plaza de verdad
               esta mentira; que así
               las libranzas cobraré,
               hasta que en Madrid esté
               quien dé noticia de mí.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 160 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


Sale don LUIS
LUIS:

               ¿Sois vos, señor caballero,
               don Gabriel de Herrera?

PEDRO:

               (¿Hay cosa (-Aparte-)
               en el mundo más donosa?
               Como traiga más dinero,
               habré de decir que sí;
               si mis libranzas me diera,
               lo que él me mandara fuera.)

LUIS:

               ¿No halláis méritos en mí
               para responderme?

PEDRO:

               Digo
               que el veros me divirtió,
               y entre un confuso sí y no,
               estoy dudando conmigo.

LUIS:

               Pues para mí el "no" dejad;
               que el "sí" por verdad estimo.
               Don Lüis soy, vuestro primo;
               los nobles brazos me dad.

PEDRO:

               ¿Quién sois?

LUIS:

               Don Luis de Herrera,
               que, deseoso de veros,
               serviros y conoceros,
               a pesar de la quimera
               en que vuestro amor ha dado,
               os vengo a dar libertad.


La villana de Vallecas de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 161 de 174
La villana de Vallecas Acto III Tirso de Molina


PEDRO:

               Mi ignorancia perdonad.
               No supe, a fe de soldado,
               que tal pariente tenía
               en la corte.

LUIS:

               En fin, ¿ya puedo
               llamaros don Gabriel?

PEDRO:

               Quedo
               corrido. Amor desvaría.
               ¿Qué no puede una mujer?
           &