Las cuentas del Gran Capitán (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Las cuentas del Gran Capitán.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Elenco
Pág. 001 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Félix Lope de Vega y Carpio


Las cuentas del Gran Capitán

Félix Lope de Vega y Carpio

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



ESPINELO
POMPEYA, dama
JULIA, dama
FABRICIO URFINO
GARCÍA DE PAREDES
ALBERICO


UN PAJE
DON JUAN DE CÓRDOBA
EL GRAN CAPITÁN
JULIO, criado
MORATA, lacayo
[REY DON FERNANDO.]


[EL ALMIRANTE.]
[PERALTA, capitán]
[EL CONDESTABLE.]
[NUÑO DE OCAMPO.]
[AUDITOR.]
[DON ÁLVARO OSORIO.]


[REINA GERMANA.]
[UN SECRETARIO.]
[REY LUIS.]
[Dos Contadores.]
CONTADOR 1º
CONTADOR 2º




>>>

Acto I
Pág. 002 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


Salen ESPINELO y ALBERICO.
ESPINELO:

  Puesto que su grandeza se atreviese
con el valor de su invencible estrella,
y de Alejandro la opinión tuviese
que por el nombre ya igualó con ella;
saldrá el gran Capitán, aunque le pese,
aquesta vez de Nápoles la bella,
porque mis cartas van haciendo efeto.

ALBERICO:

No hay que advertir a un hombre tan discreto.
  Pero parece que podréis primero
sacar, por más que la calumnia afirme,
a las estrellas fijas del crucero,
que en las esferas le llamaron firme.
Desengastar el Sol os considero,
de aquel esmalte azul, sin persuadirme,
que le saquéis de Nápoles, ni pueda
haber engaño que a su nombre exceda.
  Corre del Norte al Sur la ilustre fama
de Gonzalo Fernández, de tal modo
que el grande a voces (como veis) le llama,
y ya lo es tanto que lo ocupa todo.
Y puesto que la envidia le desama,
y a sus persecuciones me acomodo;
confieso su virtud y su grandeza.


<<<
>>>

Pág. 003 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


ESPINELO:

No hay en la tierra estado con firmeza,
  puesto que va creciendo cada día
su autoridad y nombre en todo el suelo,
también mengua en su Rey por causa mía
el crédito que tiene de su celo.
La nave, que las aves desafía,
y con alas de lienzo excede el vuelo
de su pluma veloz, que al aire estiende,
una rémora débil la suspende.
  Yo he escrito al rey Fernando de Castilla,
por muerte de Isabel, sin ella agora,
que aquestos reinos a Felipe humilla,
por Juana de su puesto Sol Aurora.

ALBERICO:

¿Creeralo el Rey?

ESPINELO:

No hay amistad sencilla,
amor ni voluntad, que en sola un hora
no derribe en los príncipes al suelo,
cualquiera información, bueno o mal celo.
  El Rey con esto sospechoso vive,
y del gran Capitán mil quejas forma,
que su inocencia, fe y lealtad le escribe,
con quien la fama universal conforma.
Mas la satisfación tan mal recibe,
y lo que toda Nápoles le informa;
por el temor que de su yerno tiene,
que ya de Flandes a Castilla viene.
  Que solo quiere que se vuelva a España,
y a don Alonso de Aragón envía
con el gobierno deste Reino.


<<<
>>>

Pág. 004 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


ALBERICO:

Estraña
causa de competencia.

ESPINELO:

El Rey porfía
a quedarse en Castilla.

ALBERICO:

Amor le engaña,
por Isabel la posesión tenía,
si hereda Juana; justamente ha sido
el Rey, el Archiduque su marido.
Reine Felipe de Austria, que a su nieto
  Carlos, no ha de quitarle el rey Fernando
el natural derecho.

ESPINELO:

Vive inquieto,
no dejar a Castilla procurando.
Aquí mi información halló su efeto,
y persuadiose el Rey, imaginando
que en el gran Capitán caber podría,
darle este Reino, al que a reinar venía.

ALBERICO:

  No me espanto que el Rey lo haya creído
celoso de su yerno, y que en desgracia
de Fernando el Virrey haya caído,
aunque estuvo primero en tanta gracia.

ESPINELO:

Yo sé que ya le tengo persuadido,
que es desleal con fuerza y eficacia
tan fuerte, que podrá solo mi engaño
sacarle deste Reino con su daño.


<<<
>>>

Pág. 005 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


(Sale un PAJE.)
PAJE:

  El Virrey, mi señor, me mandó agora,
que os llamase a los dos.

ALBERICO:

Los dos iremos
a ver lo que nos manda su Excelencia.
(Vase el PAJE.)
Cosa que haya entendido nuestro trato.

ESPINELO:

Bueno fuera que el Rey le diera aviso.

ALBERICO:

¿No puede ser?

ESPINELO:

Es imposible caso.

ALBERICO:

Nunca tanto os fiéis de la mentira,
que luego se conoce si se mira
como moneda falsa, que por eso,
aunque finge el color, no finge el peso.
(Vanse.)
(Salen POMPEYA y JULIA, damas.)

JULIA:

  Ya tan española estás,
que todos lo echan de ver.

POMPEYA:

Mucho más lo pienso ser,
si tu licencia me das.


<<<
>>>

Pág. 006 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JULIA:

  Yo no hablo con malicia,
ni he codiciado a don Juan,
si bien por cuerdo y galán
pone en tus ojos codicia.

POMPEYA:

  Más me agrada que Fabricio,
yo te digo la verdad.
Pero de mi voluntad
es este el primer indicio.
  Que de los pasos de amor,
aún no he tocado el segundo,
ni en sus pensamientos fundo
principios de mi favor.
  Que si del gran Capitán
es, como sabes, sobrino;
también es Fabricio Urfino
tan noble como don Juan.

JULIA:

  ¿Para qué buscas rodeos
en cosas tan declaradas?
A España, de quien te agradas,
te llevan siempre deseos.
  Siempre ha de ser vitoriosa
España, siempre mejor;
más en ti señal de amor
que en mí de que estoy celosa.
  Nunca de alabar te olvidas
sus triunfos y sus despojos;
que aun las niñas de los ojos
tienes de español vestidas.


<<<
>>>

Pág. 007 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


POMPEYA:

  Como hablo con don Juan,
y que se acerque le dejo,
y son los ojos espejo,
vese su traje galán.
  Habla tú también con él,
y vestirás de español
tus niñas, aunque en el Sol
nadie se ha mirado bien.

JULIA:

  ¿Burlas, Pompeya?

POMPEYA:

No creo,
que me he burlado contigo
después que tratas conmigo.

JULIA:

Como eso puede un deseo.
  Don Juan viene a meter paz.

POMPEYA:

Aquí no hay guerra ninguna;
que si es mujer la fortuna,
amor es niño y rapaz.
(Sale DON JUAN DE CÓRDOBA.)

DON JUAN:

  Diome aviso desta junta
Mendoza, y quise gozar
tan buena visita, y dar
respuesta a vuestra pregunta,
  que va en aqueste papel.


<<<
>>>

Pág. 008 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


POMPEYA:

Siéntese Vueseñoría,
que aunque es la pregunta mía
no quiero respuesta en él.

DON JUAN:

  También os la quiero dar
a boca, si sois servida.

JULIA:

(Aparte.)
De celos estoy perdida.

POMPEYA:

Pues quiero el papel guardar
  para mejor ocasión.
(Da DON JUAN un papel a POMPEYA, y siéntanse los tres.)

JULIA:

Respuesta a pregunta.

POMPEYA:

Sí.

JULIA:

Veamos.

POMPEYA:

No es para ti,
que cosas de España son.

JULIA:

  También tengo yo deseo
de la grandeza de España:
muestra a ver.

POMPEYA:

Ya estás estraña.


<<<
>>>

Pág. 009 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON JUAN:

Que se burla Julia creo.
  Aquí tengo el borrador,
si es de mi ingenio el cuidado,
que aquel papel es traslado.

JULIA:

(Aparte.)
Declarado está su amor.

DON JUAN:

  Pompeya me preguntó.

JULIA:

Esperad, dígalo ella,
por ver si viene con ella
esta respuesta.

DON JUAN:

Eso no,
  que es poner en mi verdad
falta; y vos no sois jüez
de preguntas, ni esta vez
de saber mi voluntad.
  Digo que me preguntó
qué era amor, y respondí
en este Soneto así.

POMPEYA:

Ya quise decirlo yo;
  mas por no ser descortés,
hablando el señor don Juan,
quise callar.


<<<
>>>

Pág. 010 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JULIA:

(Aparte.)
No podrán
mis celos callar después.
  ¿No dijisteis que el papel
era de cosas de España?

DON JUAN:

Pues en eso no os engaña,
si es amor cuanto hay en él.

JULIA:

  ¿Solo en España hay Amor?

POMPEYA:

Si sus grandezas están,
Julia, todas en don Juan
por su sangre y su valor;
  tratando su amor aquí,
de cosas de España trata.

JULIA:

¿Pues ama?

POMPEYA:

A quien no es ingrata.

JULIA:

¿A quien no es ingrata?

POMPEYA:

Sí.

JULIA:

  (Aparte.)
Basta, que aún vengo yo a ser
alcagüeta entre los dos.


<<<
>>>

Pág. 011 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON JUAN:

¿No escucháis?

JULIA:

Hablando vos
será fuerza enmudecer.

DON JUAN:

(Lee.)
  La opinión general pinta desnudo
al ciego Amor, y en esto no se engaña;
que cuando de intereses se acompaña,
ni lo es, ni lo será, ni serlo pudo.
Dicen, que es gala al tosco, ingenio al rudo,
propia amistad, correspondencia estraña,
mano al avaro, y al inhábil maña,
freno al soberbio, y al cobarde escudo.
Dicen, que es un afecto, que conquista
la hermosura en quien hace el alma empleo,
sin que prudencia humana le resista.
Yo digo, que es Amor (y en mí lo veo)
un animal que le engendró la vista,
dio vida el trato, y manos el deseo.

JULIA:

  A ver el papel, que entiendo
que lo decís de memoria.

DON JUAN:

Viene Fabricio.

JULIA:

(Aparte.)
La historia
de su amor voy conociendo.
  Necia esperanza me engaña.


<<<
>>>

Pág. 012 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


(Sale FABRICIO URFINO.)
FABRICIO:

No vengo a buena ocasión,
pues vuestra conversación
ocupa el valor de España.

DON JUAN:

  Siempre vos, señor Fabricio,
en toda parte tenéis
el lugar que merecéis.

FABRICIO:

El desta casa codicio,
  como la de más valor.
(Siéntase.)
¿Qué se trataba?

DON JUAN:

Leía un soneto.

FABRICIO:

Trataría
dulces efetos de amor.

DON JUAN:

  No trataba sus efetos,
sino sus difiniciones.

FABRICIO:

Tiene mil aplicaciones,
y diferentes concetos.
  Yo nunca supe escribir;
pero a ninguno daré
ventaja en la firme fe
con que he sabido sentir.


<<<
>>>

Pág. 013 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON JUAN:

  Quien ama siente, y al paso
de amor es el sentimiento;
sino es, que al entendimiento
deis esta excelencia acaso.
  Y si es ansí, alabaréis
lo que ahora nos decís,
que con ventaja sentís,
por la que en saber tenéis.

FABRICIO:

  Fuera error, señor don Juan,
alabar mi entendimiento.
Doy ventaja al sentimiento
por la ocasión que me dan.
  Amo un divino sujeto.

POMPEYA:

Señor Fabricio, si nace
del sujeto lo que hace
sentir, y no el ser discreto;
  quiero un argumento hacer.

FABRICIO:

Señora Pompeya, estoy
rendida, ventaja os doy,
pero a ninguno en querer.

POMPEYA:

  Si amase el mismo sujeto
otro amante, ¿sentiría
lo mismo que vos?

FABRICIO:

Sí haría,
siendo de su causa efeto.


<<<
>>>

Pág. 014 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


POMPEYA:

  Luego a nadie aventajáis
en sentir.

FABRICIO:

Debe de haber
a quién de favorecer,
Pompeya hermosa, gustáis.
  Que aunque presidir aquí
tan justamente podéis;
la causa que defendéis
os la ha dado contra mí.

DON JUAN:

  No defiende la señora
Pompeya causa ninguna;
que si defendiera alguna,
fuera la vuestra; y si agora
  tuve yo necesidad
de defensa, fue por ser
ignorante y conocer
vuestra rara habilidad.
  Las armas he profesado
siempre al lado del Virrey
mi tío, viviendo en ley
de español noble y soldado.
  No sé lo que es argumentos;
pero si amara bien sé,
que amor a mi firme fe
le enseñara sentimientos.
  Y pues vos sabéis sentir,
de la manera que amar;
yo me aplico a pelear,
aplicaos vos a escribir.
  Escribid, y el premio os den;
pues todos, Fabricio, en suma
dicen, que Italia la pluma,
y España las armas.


<<<
>>>

Pág. 015 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


POMPEYA:

Bien.

FABRICIO:

¿Muy bien?

POMPEYA:

  Si tan nueva hazaña
como esta conquista ha sido,
ese nombre ha merecido
para las armas de España;
  no es mucho, que a Italia den
la pluma.

FABRICIO:

Italia señora
en otros tiempos, y agora
tiene las armas también.
  A Roma reconoció
por reina el mundo; y a España
sujetó, con quien se engaña,
quien la pluma la aplicó.
  Plumas y armas suyas son.

DON JUAN:

Si Italia al mundo tenía
a sus pies, ya llegó el día,
que no ha tenido nación,
  que no le ponga en su cuello,
y muchas veces España.

FABRICIO:

Eso mismo os desengaña,
de que el tiempo pudo hacello;
  mas no faltar el valor
de sus ínclitos varones.


<<<
>>>

Pág. 016 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON JUAN:

Ya entonces de otras naciones
vitoriosas fue mayor,
  dejando los alemanes,
que le pisaron la frente,
España a nadie consiente
hoy mejores Capitanes.
  Que yo sé, que si viviera
César, diera su laurel
al gran Capitán, y dél
humildemente aprendiera
  la militar diciplina.

FABRICIO:

Esa es pasión española;
porque en Italia fue sola,
rara, insigne y peregrina,
  de quien todas las naciones
aprendieron.

DON JUAN:

No la mía.

FABRICIO:

Por ser bárbara podría
decirlo, que sus pendones
  no han llegado por valor,
sino por ventura aquí.

DON JUAN:

Quien dijere (si por mí
se ha dicho tan grande error)
  que España es bárbara; miente,
y esto a fuera probaré
con la espada.

FABRICIO:

Y yo seré
(Vase DON JUAN, quiere salir FABRICIO, y no le deja POMPEYA.)
quien esta verdad sustente.
  No me tengáis, que no es justo.


<<<
>>>

Pág. 017 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


POMPEYA:

Suplícoos que os detengáis.

FABRICIO:

Vos el honor me quitáis,
Pompeya, por vuestro gusto.

POMPEYA:

  Eso es engaño, y creed
que miro solo el honor
de mi casa.

FABRICIO:

Eso es rigor.

POMPEYA:

Hacedme aquesta merced,
  que después tendréis lugar.

JULIA:

Don Juan se fue: bien podéis
dejarle.

POMPEYA:

Tiempo tendréis
en que le podáis buscar.

FABRICIO:

  ¡Qué buen pago de mi amor
al fin de tantos desvelos!
Pues vos me matáis con celos,
y él con quitarme el honor.

(Vanse.)


<<<
>>>

Pág. 018 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


(Sale acompañamiento, y el GRAN CAPITÁN y GARCÍA DE PAREDES de camino.)
GARCÍA:

  Otra vez vuelvo a besaros
el pie.

CAPITÁN:

Y otra vez abraza,
García, a quien más te quiere.

GARCÍA:

Vive Dios, que con ser patria,
estaba de los cabellos
en España, y que las alas
de las aves, por venir
con mayor prisa envidiaba.
¿Cómo está vuestra Excelencia?

CAPITÁN:

¡Oh buen Paredes, bien pagas
todo el amor que me debes!

GARCÍA:

Pesia tal, si la campaña
del mar fuera de enemigos,
no dudo, que de la espada
huyeran las libres olas,
y yo volara en el agua.

CAPITÁN:

¿Qué hay en Castilla, García?,
¿es cierto, que el Rey se casa?


<<<
>>>

Pág. 019 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


GARCÍA:

No señor, que ya lo está.
Ya el rey Fernando y Germana
de Fox hicieron sus bodas,
con que está toda alterada.
Su legítimo señor,
Felipe Archiduque de Austria,
su yerno por su mujer
la princesa doña Juana,
que por su madre Isabel
queda reina propietaria,
quieren venir a reinar,
quieren embarcarse a España.
Pero Fernando no quiere
salir della, a cuya causa
padece el Reino.

CAPITÁN:

¿Qué intenta?

GARCÍA:

¿Intentará gobernarla?

CAPITÁN:

¿Eso cómo puede ser,
si ya sus dueños se embarcan?
Que dos señores apenas
gobiernan bien una casa.
Con ser inferior la Luna
al Sol; a las veces anda
opuesta a su resplandor,
y asombra su hermosa cara.


<<<
>>>

Pág. 020 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


GARCÍA:

Grande amor tiene Castilla
al Católico.

CAPITÁN:

Repara
justamente, en que le debe
la grandeza en que se halla.
Él ha echado los hebreos
que a Castilla molestaban,
los ladrones de los montes,
los bárbaros de Granada.
Ha restaurado las letras,
ha levantado las armas,
y fundado a nuestra Fe
las Inquisiciones santas.
Verdad es, que en toda empresa
merece justa alabanza
la Católica Isabel,
que a las griegas y romanas
quitó el laurel de la frente.

GARCÍA:

Mal sus méritos le paga
Fernando, en casarse agora.


<<<
>>>

Pág. 021 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


CAPITÁN:

Sí, que le dio la palabra,
muriendo, de no lo hacer;
porque ya pronosticaba,
como es costumbre en quien muere,
las futuras amenazas.
Carlos hijo de Felipe
por su madre doña Juana,
ha de ser Rey de Castilla.
Mucho la verdad agravian,
los que a Fernando aconsejan.
Yo a lo menos con tardanzas
respondo a sus advertencias,
para sacarme de Italia,
que sé que le sirvo aquí.
Y pues que llego a tratarlas:
¿qué hay de mis cosas, García?
¿Qué dicen de mí?, ¿qué tratan?

GARCÍA:

Por Dios, señor, que si tengo
de decir verdad; que andaba
rehusando hablaros en ellas,
porque me han podrido el alma.
Todo es enviar señor,
mil informaciones falsas
contra vos estos bellacos,
pícaros, sucios, canalla,
por vida de...

CAPITÁN:

Paso, quedo,
Paredes, ya sé quien anda
en estas cosas.


<<<
>>>

Pág. 022 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


GARCÍA:

La envidia
es la sombra de la fama.
Bien se me alcanza, señor,
que si la grandeza es tanta;
os dará más enemigos
que habéis muerto en mil batallas.
Como en el verano ardiente
llueve tal vez, y aquel agua
se convierte en sabandijas;
han sido vuestras hazañas.
De cada gota ha nacido
una envidia, que aunque bajan
del cielo de vuestras glorias,
y por quien el grande os llaman.
La humidad de su malicia,
y el calor de vuestra fama,
cría monstruos de traiciones,
que sobre la tierra saltan.
Escriben al Rey mil quejas;
y la primera os levantan,
que a Nápoles queréis dar
al Rey Archiduque de Austria.
Que os escribís con su padre,
y que de secreto tratan,
que les deis las fortalezas
de Nápoles y Calabria.
La segunda, que dejasteis
pasar con cierta embajada
a don Antonio de Acuña
a Roma, cuando os mandaba
prenderle el Rey, que quería
saber por aquellas cartas,
lo que al Pontífice escribe;
porque sospecha, que el Papa
le da priesa al Archiduque,
para que a España se parta.
Dicen, que vos no salís
de Nápoles, porque aguarda
vuestra suspensa fortuna
el fin de aquestas mudanzas.
Voto a los diablos.


<<<
>>>

Pág. 023 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


CAPITÁN:

Paredes,
con paciencia.

GARCÍA:

Cuando hablan
en vuestra reputación;
¿paciencia?

CAPITÁN:

¿No es cosa clara,
que la habemos menester?

GARCÍA:

Clara o obscura; yo andaba
buscando alguna ocasión,
para cruzalle la cara
(perdone vuestra Excelencia)
a la envidia cortesana.
Cortarame cien cabezas
el Rey, y supiera España,
que es Paredes vuestra hechura,
y vos la mejor espada
que ha servido a rey, por vida.

CAPITÁN:

Tener la vuestra envainada
tantos tiempos en la Corte,
toda esa cólera causa.


<<<
>>>

Pág. 024 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


GARCÍA:

Confieso que es para mí
el andar entre hopalandas
cansada cosa, señor,
y que en sangrarme a pausas.
Unos rizados mozuelos,
que apenas cuando los hablan,
sabe un hombre, si son ellos,
o si habla con sus hermanas.
Andaban allí brïosos,
por cierto de buena traza;
para hacer un escuadrón,
calzas, cueras, guantes de ámbar.
Discurrían en la guerra;
y a la fe, que si se tarda
el rey Fernando en salir,
y se han de tomar las armas,
que no hay para que Felipe
traiga gente de Alemania
contra su enojado suegro.
Estos también murmuraban
de que no queréis venir;
yo un día saqué una daga,
y atravesando un bufete,
adonde jugando estaban,
dije: el Duque, mi señor,
sirve a Fernando en Italia,
de guardarle el Reino en paz,
mientras estas cosas andan,
que no por otro interés,
y quien lo piensa, o se engaña,
o miente. Si está engañado,
mire, que si viene a España,
Nápoles se ha de perder;
si miente, tome esa diga,
y sígame. No salieron
las señoras de la sala;
digo, aquellos gentilhombres.


<<<
>>>

Pág. 025 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


CAPITÁN:

En verdad, que yo enviaba
buen Embajador en vos.
¿No hay cartas?

GARCÍA:

No traigo cartas,
porque todas son lisonjas
y mentiras disfrazadas.
Y basta, que os diga yo
lo que he visto, y lo que pasa
que no he mentido en mi vida,
ni he faltado a mi palabra,
ni dicho, que Dios os guarde,
deseando que se caiga
este muro sobre vos,
como los que firman cartas.
Y he reparado, señor,
que todas son firmas falsas;
que si escriben una cosa,
y otra tienen en el alma;
sino cumplen lo que dicen,
y en cuanto dicen engañan,
no son firmas verdaderas.


<<<
>>>

Pág. 026 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


(Salen el PAJE, ESPINELO y ALBERICO.)
PAJE:

Entrad, que el Virrey aguarda.

ESPINELO:

  ¿Qué manda vuestra Excelencia?

CAPITÁN:

Espinelo, yo he sabido
que engañado o pervertido
osáis hablar en mi ausencia.
  Sin esto, aunque maravilla
el ver malicia tan clara,
de Juan López de Vergara
mi Secretario en Castilla,
  he sabido que escribís
al Rey lo que se os antoja,
con que se altera y se enoja.
Pues claramente decís
  que yo le quiero entregar
esta ciudad a su yerno;
por donde nuevo gobierno
quiere Fernando enviar;
  y aun me dicen, que es su hijo
don Alonso de Aragón.
No habéis tenido razón.

ESPINELO:

Eso que Vergara os dijo,
  si él en Italia estuviera,
hiciera yo desdecir.


<<<
>>>

Pág. 027 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


CAPITÁN:

No me había de escribir
cosa que verdad no fuera.
  Aqueste Reino gané
con mi sangre y con mi espada,
y de la lealtad jurada
nunca a Fernando falté.
  Es mi Rey y mi señor,
y si él a llamarme envía;
no será la culpa mía
que será de algún traidor.
  Id con Dios sin replicar,
y enmendaos en escribir,
que no es seguro mentir
y siempre lo fue callar.

ESPINELO:

  Ya dije a vuestra Excelencia,
que a estar aquí el Secretario.

GARCÍA:

No es el hablar necesario,
sino...

CAPITÁN:

Paredes, paciencia.

GARCÍA:

  Salid fuera, que...

CAPITÁN:

García.

ESPINELO:

Yo os daré satisfación,
señor, en otra ocasión.

(Vanse los dos.)


<<<
>>>

Pág. 028 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


GARCÍA:

¡Oh qué paciencia tan fría!
  Si vuestra Excelencia trata
a estos pícaros así;
¿de qué se espanta?, ¿esto oí?
pesia; esta flema me mata.
  Déjeme vuestra Excelencia,
que no quiero más de ver
si aqueste sabe correr.

CAPITÁN:

Paciencia.

GARCÍA:

¡Oh, tanta paciencia!
  Pues déjeme ver siquiera,
pues no le quiere matar,
si aqueste sabe bajar
al patio sin escalera,
  que no le haré mal por Dios.

CAPITÁN:

Eso no quiero creer.

GARCÍA:

¿Cómo no se han de atrever,
si sois desa suerte vos?
(Sale DON JUAN.)

DON JUAN:

  ¿Qué ha hecho vuestra Excelencia
a Espinelo, que ha salido
de aquí enojado y corrido?


<<<
>>>

Pág. 029 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


CAPITÁN:

Sobrino, una diligencia
  para templalle la pluma,
porque dice mal de mí.

DON JUAN:

Que le habéis querido aquí
matar va diciendo en suma.

CAPITÁN:

  ¿Matar?

GARCÍA:

¿No fuera mejor
que se quejara de veras?

CAPITÁN:

Dejadle hablar.

GARCÍA:

¿Que esto quieras?
(Vase el GRAN CAPITÁN.)

DON JUAN:

Fuese.

GARCÍA:

¿Cómo va de amor?

DON JUAN:

  Después que os fuisteis, García
muy favorecido estoy.

GARCÍA:

Si lo estáis cuando me voy;
venir fue ignorancia mía.
  En fin, ¿ya os hace favor
Pompeya?

DON JUAN:

Arrojadamente.


<<<
>>>

Pág. 030 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


GARCÍA:

Bien haya quien ama y siente.

DON JUAN:

Luego, ¿vos tenéis amor?

GARCÍA:

  Si tuviera, que en efeto
no soy de piedra don Juan,
pero esto de otro galán,
que pique en lindo y discreto,
  es cosa, que a cortos plazos,
si alguna vez me tocara,
a la mujer desollara,
y al hombre hiciera pedazos.
  Lo que necesario es,
¿no se compra?

DON JUAN:

Así es verdad.

GARCÍA:

Pues quitar de voluntad,
y poner en interés.
  Por el nombre me querían
ver en Castilla las damas.
Yo no andaba por las ramas
con algunas que me vían,
  mas daba lindo dinero.
Y un día una bellacona
me dijo muy socarrona:
¡oh valiente Caballero!,
  con razón entre Romanos
es tu fama encarecida;
porque no he visto en mi vida
hombre de mejores manos.


<<<
>>>

Pág. 031 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON JUAN:

  ¿Qué la disteis?

GARCÍA:

Cien doblones,
que esto doy, y no desvelos;
pero si me diera celos,
la diera cien mojicones.
(Sale JULIO, criado de FABRICIO con un papel.)

JULIO:

  Una palabra querría
al señor don Juan.

DON JUAN:

Hablad.

JULIO:

Aqueste papel tomad,
que quien le firma os le envía.
(Dásele y vase.)

DON JUAN:

Id con Dios.
  (Aparte.)
Milagro fuera,
no hacer ese caballero
su obligación; leerle quiero.
(Lee.)
Don Juan, Fabricio os espera
  de esotra parte del río
con un amigo no más.

GARCÍA:

¿Qué es eso?


<<<
>>>

Pág. 032 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON JUAN:

Nada.

GARCÍA:

¿A qué vas?

DON JUAN:

Dios os guarde.

GARCÍA:

¿Es desafío?

DON JUAN:

  Es de una dama el papel.

GARCÍA:

No lo dice tu color.

DON JUAN:

Son efetos de mi amor,
que está desdeñosa en él.

GARCÍA:

  Si es cosa de pesadumbre,
a estas paredes podéis
arrimaros y veréis
saltar de las piedras lumbre.

DON JUAN:

  Ya digo, que es de una dama.

GARCÍA:

(Aparte.)
Lo que me niega don Juan
le diré al gran Capitán,
que importa a su honor y fama.
  Que estos bellacos se atreven
a su sangre, viendo ya
que el Rey enojado está,
y lo que tienen le deben.

(Vase.)


<<<
>>>

Pág. 033 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON JUAN:

  Que lleve me dice aquí
conmigo otro Caballero;
pero llevarle no quiero,
que será bajeza en mí.
  Que para dos, con razón
basta un Córdoba. Mas creo
que estos vendrán con deseo
de hacer alguna traición.
  De mi locura me espanto,
pensarlo será mejor:
mas las cosas del honor
no quieren pensarse tanto.
(Vase.)
(Salen POMPEYA y JULIA.)

POMPEYA:

  Dé la vuelta el coche luego.

JULIA:

Perdida vas.

POMPEYA:

Voy sin mí.

JULIA:

Este es el río, y aquí
mal templarás tanto fuego.

POMPEYA:

  No le llevo yo de amor
(que en eso, Julia, te engañas)
mas de las cosas estrañas
que suceden por mi honor.
  ¿Será bien que en la ciudad
digan que la causa fui?


<<<
>>>

Pág. 034 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JULIA:

Quién ha de pensar de ti,
que le tienes voluntad.

POMPEYA:

  ¿Yo a Fabricio?

JULIA:

A don Juan digo.

POMPEYA:

Deja esos celos.

JULIA:

No puedo,
que tengo a los tuyos miedo,
y al amor por enemigo.

POMPEYA:

  Querríame entretener,
y ninguna cosa veo
que satisfaga al deseo.
(Salen DON JUAN y MORATA, lacayo.)

DON JUAN:

Si después de anochecer
  no vuelvo a casa, Morata,
dirás que a Loreto fui
a una promesa.

MORATA:

¿De mí
te guardas?


<<<
>>>

Pág. 035 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON JUAN:

Si fuera ingrata
  mi condición a tu amor,
en lo que a la tuya toca;
no fuera la causa poca
de tu queja y mi rigor.
  Este es caso, que no cabe
en tu calidad.

MORATA:

¿Por qué,
si siempre Morata fue
de tus pensamientos llave?,
  ¿no vine de España aquí?,
¿no te serví con lealtad?,
¿he faltado a la verdad
de hidalgo?, ¿qué has visto en mí?

DON JUAN:

  Lleva el caballo, Morata,
y no me preguntes más,
que ya me enojas.

MORATA:

Tú harás
alguna cascabelada.
  Pero Pompeya está allí,
que del coche se apeó;
confieso que me engañó
el haberte visto así.
  Llevo el caballo, y diré
lo que me mandas, señor,
que solo estarás mejor.

(Vase.)


<<<
>>>

Pág. 036 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


POMPEYA:

  Ah, ¿señor don Juan?

DON JUAN:

Querría
no responder, si pudiese,
¿que a tal ocasión viniese?,
¿hay mayor desdicha mía?
(Salen el GRAN CAPITÁN y GARCÍA DE PAREDES.)

GARCÍA:

  Yo os he dicho la verdad.

CAPITÁN:

¿Y es sin duda desafío?

GARCÍA:

El color y el poco brío
me han dicho esta necedad;
  que basta ser sangre vuestra.

CAPITÁN:

¿Temor, don Juan?, ¿cuándo fuese
el contrario, que tuviese,
Paredes, la envidia nuestra,
  que no puede ser mayor?

GARCÍA:

Digo que me ha parecido,
por verle descolorido,
y algo encogido, señor,
  que por dicha yo me engaño.

CAPITÁN:

En fin, ¿al río salió?


<<<
>>>

Pág. 037 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


GARCÍA:

Y me dijo, quien le vio,
que iba solo.

CAPITÁN:

¡Caso estraño!

DON JUAN:

  ¿Hay desdicha semejante?
¿que cuando con tal valor
voy a procurar mi honor,
se pone el mundo delante?
  ¿Qué se pudiera juntar,
que más infame mi fama?
De aquesta parte la dama
por quien sale a pelear;
  y desta, el Virrey mi tío.
¿Qué dirá un noble afrentado;
sino que los he juntado
a impedir el desafío?
  Entre tanta confusión,
¿qué haré? Mas ya he visto un barco,
yo le desato y me embarco.

POMPEYA:

¿Señor don Juan, no es razón,
  que nos habléis?

DON JUAN:

¿Quién me llama?

CAPITÁN:

Ah sobrino, ¿dónde vais?


<<<
>>>

Pág. 038 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON JUAN:

¿Quién es?

CAPITÁN:

¿Eso preguntáis?
Un deudo vuestro.

POMPEYA:

Una dama.

DON JUAN:

  Señora.

CAPITÁN:

Escuchadme a mí.

DON JUAN:

Señor.

CAPITÁN:

Perdonad, señora,
que tengo que hablar agora
con don Juan secreto aquí.
  Tomad el coche, y volveos
a la ciudad.

POMPEYA:

La obediencia
debida a vuestra Excelencia,
templa mis justos deseos.
  Y porque lo que quería
a don Juan, lo hará mejor
ese divino valor.

CAPITÁN:

Señora, esta causa es mía,
  con lo poco que la entiendo:
id en buen hora.

(Vanse las dos.)


<<<
>>>

Pág. 039 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON JUAN:

Imagino,
que estoy sin honra.

CAPITÁN:

Sobrino.

DON JUAN:

Señor.

CAPITÁN:

Oíd. No me ofendo,
  de que sirváis una dama,
ni de que en tal ocasión
se ofrezca alguna cuestión,
desto que celos se llama;
  que claro está que ha de haber
celos, a donde hay amor.
Y aunque por vuestro valor
no seré yo menester;
  estoy corrido, que siendo
sangre tan vuestra, encubráis
vuestros sucesos, pues vais
donde me han dicho.

DON JUAN:

Yo entiendo,
  señor, que os han engañado.

CAPITÁN:

Dadme luego aquel papel.

DON JUAN:

¿Qué papel?

CAPITÁN:

Yo veré en él,
a lo que estáis obligado.


<<<
>>>

Pág. 040 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON JUAN:

  Yo, señor.

CAPITÁN:

Acabad ya.

DON JUAN:

De que os engañen me pesa.

CAPITÁN:

Por vida de la Duquesa,
que me obliguéis.

DON JUAN:

Aquí está.
(Dásele.)

CAPITÁN:

  Pues dejádmele leer.
(Lee para sí.)

DON JUAN:

Paredes, ¿qué es esto?

GARCÍA:

¿Yo?
Vuestro tío me mandó,
a quien debo obedecer,
  que le acompañase aquí.

DON JUAN:

¿Quién se lo ha dicho?

GARCÍA:

¿En Palacio
buscáis eso? ¡Lindo espacio!

DON JUAN:

Honra y opinión perdí.

CAPITÁN:

  Don Juan.


<<<
>>>

Pág. 041 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON JUAN:

Señor.

CAPITÁN:

Aquí dice.
Fabricio Urfino, que salga
otro con vos.

DON JUAN:

Es verdad.

CAPITÁN:

¿Cómo vais solo?

DON JUAN:

Pensaba
que bastaba ser quien soy.

CAPITÁN:

Para traidores no basta.
Yo tengo de ser sobrino,
quien vaya con vos.

DON JUAN:

No vaya
vuestra Excelencia, señor,
que me quitará la fama,
pues dirán que vos vencisteis:
vaya Paredes.

CAPITÁN:

¿La espada
de Paredes no queréis
que os quite el nombre en Italia?

DON JUAN:

Señor.


<<<
>>>

Pág. 042 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


CAPITÁN:

Paso, no lo entienda:
id y acercad una barca,
con que pasemos los dos.

DON JUAN:

Vuestra Excelencia lo manda:
mas yo voy con poco gusto.
(Vase.)

CAPITÁN:

(Aparte.)
Este sin duda pensaba
hacer que aquestas mujeres
su desafío estorbaran.
Perdido está, vive el cielo:
¿quién pensara que faltara
mi sangre en él? Pues remedio
no falte, donde ella falta.
Paredes.

GARCÍA:

Señor, ¿qué es esto?,
¿dónde va don Juan?, ¿qué tratas?,
¿qué imaginas?

CAPITÁN:

Un barreno
he menester.

GARCÍA:

¿Y dejabas
ir a don Juan, que le tiene
desde las sienes al alma?
¿Adónde quieres agora
que vaya por él?


<<<
>>>

Pág. 043 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


CAPITÁN:

Aguarda,
allí una barca fabrican
y están clavando las tablas,
no pueden estar sin él.

GARCÍA:

Ay dellos tanta abundancia
en Músicos, en Poetas,
en Caballeros y Damas,
que lo dudo sin razón.

CAPITÁN:

¿Y en valïentes no?

GARCÍA:

Si hablas
de valientes, no sé yo,
si de barreno te escapas.

CAPITÁN:

¿A mí Paredes?

GARCÍA:

Perdona,
que aunque en ejércitos mandas,
también te precias de noche
de darte diez cuchilladas.

CAPITÁN:

(Aparte.)
Bien lo dijeras, si agora
supieras lo que me aguarda:
voy a matar un sobrino,
voy a dar vida a mi fama.

(Vanse.)


<<<
>>>

Pág. 044 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


(Salen FABRICIO y ESPINELO.)
ESPINELO:

  Ya el barco se volvió.

FABRICIO:

Ventura ha sido
no habernos visto nadie.

ESPINELO:

Agora quiero,
mientras viene el traidor que os ha ofendido,
saber la causa, y estimar primero
que me hayáis entre tantos elegido.

FABRICIO:

Teneros por valiente Caballero,
y por amigo, me obligó: escuchadme.

ESPINELO:

La verdad brevemente declaradme,
  que aunque vos le tenéis por enemigo;
por sangre del Virrey, también le tengo
por enemigo yo.

FABRICIO:

Vos sois mi amigo,
y con vuestro valor seguro vengo.
No era Pompeya tan crüel conmigo,
(que de todo os advierto y os prevengo)
antes que el Español la visitase.

ESPINELO:

¡Mala elección!, ¡mal gusto! ¿qué os dejase?


<<<
>>>

Pág. 045 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


FABRICIO:

  Respondía tal vez a un papel mío,
y con risa en los ojos me miraba,
con que amor aumentó mi desvarío,
que la correspondencia me animaba.
Tal vez la margen deste mismo río,
a quien su pie de flores esmaltaba,
me vio dichoso merecer su mano,
dejando el coche de su Sol tirano.
  Aquí la vi y aquí la dije amores,
aquí los escuchó y aquí a escucharme
se pararon las aguas, y las flores
se alzaron de las hojas a envidiarme.
Mas todos estos lances y favores
desmayaron sus fuerzas, y a dejarme
se dispuso, ofendida la esperanza,
de ver en mi firmeza su mudanza.
  Vive Dios, que me muero de pensallo.
No sé quien trujo este Español a vella,
que por mi honor las asperezas callo,
que usó conmigo en pago de querella.
A pie le alaba, admírale a caballo;
y siendo Italia, como veis, tan bella,
España ha de ser fértil en su boca,
de cuanto en guerra y paz a un reino toca.
  Hoy sobre aquesto el Español villano
se alargó de manera en su porfía;
que me obligó a decir; que el Reino Hispano
como bárbaro en todo procedía:
Pompeya me detuvo.


<<<
>>>

Pág. 046 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


ESPINELO:

¿Qué?

FABRICIO:

La mano.

ESPINELO:

Pues ¿qué fue la respuesta?

FABRICIO:

Que mentía.
Veis aquí la ocasión del desafío.
(Sale el GRAN CAPITÁN mojado.)

CAPITÁN:

Gracias al cielo que salí del río.

ESPINELO:

  Un hombre a nosotros viene.

FABRICIO:

No es don Juan.

ESPINELO:

¡Estraña cosa!,
¿no es este el Virrey?

FABRICIO:

Él es;
la infamia queda notoria
de su sobrino.

ESPINELO:

El cobarde
se lo ha dicho.

FABRICIO:

¿Qué más honra
para mí?


<<<
>>>

Pág. 047 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


ESPINELO:

Dices verdad,
sin peligro le despojas.

CAPITÁN:

Ah Caballeros.

FABRICIO:

¿Quién es?

CAPITÁN:

Suplícoles que me oigan.
Este papel se ha enviado
a mi sobrino, en que nombran
dos a dos el desafío
que están esperando agora.
Él me escogió como amigo
que más de cerca le toca.
Embarcámonos los dos,
pero alteradas las ondas,
y no sabiendo del remo,
por vivir los dos a solas,
zozobró el barco. Yo al agua
me arrojé, pasela toda;
mas no sabiendo nadar,
en ella don Juan se ahoga.
Yo vengo por él, yo basto,
el mismo soy, que no importa
que sean dos, metan mano:
¿qué aguardan? ¿qué se alborotan?


<<<
>>>

Pág. 048 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


ESPINELO:

Señor, vos sois el Virrey,
representáis la persona
de Fernando en este Reino.
Fuera desto, las vitorias
y hazañas vuestras, no piden
espadas menos famosas,
que de César o Alejandro.

FABRICIO:

Gran Capitán, a quien honra
con aqueste nombre el mundo,
si a las armas españolas
habéis dado más banderas
que hay en estos sauces hojas;
¿quién ha de medir su espada
con la vuestra vitoriosa?
Veis aquí las dos rendidas.


<<<
>>>

Pág. 049 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


CAPITÁN:

Fabricio, si me reporta
alguna cosa, es venir
a vuestro lado persona,
que con su lengua y su pluma
me destruye y me deshonra
con mi Rey; pues me levanta
mil testimonios que adorna
con prevenciones fingidas
y palabras mentirosas.
No me conviene matarle;
que dirán (si fuese agora)
que es de miedo, de que escribe
al rey Fernando mis cosas.
Viva y escriba, que creo
que aunque traiciones componga,
ha de tener mi verdad
más fuerza que las lisonjas.
Que aquel honor que mi espada
ganó con tantas vitorias;
no es posible que la infame
una lengua fabulosa.
Esto le ha de dar la vida,
esto que le mate estorba,
que el haber malos es causa,
que los buenos se conozcan.
Si Dios por un solo bueno
vida a mil malos otorga;
viva un malo por mil buenos,
que en este Reino me adoran.
Entre la Luna y el Sol,
¿qué importa que se interponga
la tierra? Pues ese eclipse
no dura apenas un hora.
Fernando es solo, yo soy Luna,
tú la tierra. Pues, ¿qué importa
que pongas sombra en el Sol,
si has de quedarte por sombra?

(Vase.)


<<<
>>>

Pág. 050 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


FABRICIO:

¡Estraño suceso!

ESPINELO:

Y tal,
que apenas aliento cobra
mi confusión y vergüenza.

FABRICIO:

Bien será que te dispongas
a no escribir desde hoy
sino las verdades solas.

ESPINELO:

Si ya comencé a mentir;
y personas poderosas
me ayudan, que en esta envidia
con mi pluma se conforman;
¿cómo he de volver atrás?
(Sale DON JUAN mojado con la espada y la daga.)

DON JUAN:

Mi fortuna rigurosa
venció mi honor, que del cuello
del alma cuelga por joya.
Llegué a la orilla nadando,
aunque con fuerzas tan pocas,
que no sé si he de poder
ganar opinión honrosa.
Pero piérdase la vida,
como quien al mar arroja
lo menos, que es el hacienda.
Ya en la margen arenosa
me esperan mis dos contrarios:
¡ah Caballeros!


<<<
>>>

Pág. 051 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


ESPINELO:

¿Qué sombra
es esta?

DON JUAN:

Yo soy don Juan,
don Juan soy, ¿de qué se asombran?
Con un amigo venía,
zozobró el barco en las olas,
él es muerto, yo soy vivo,
mano a las espadas pongan.

FABRICIO:

Don Juan, el gran Capitán
vino aquí, su valerosa
persona, como Virrey,
mi honor a su cargo toma.
Yo estoy satisfecho ya.

DON JUAN:

Yo no, Fabricio, que torna
mal el que es desafiado,
sin la sangre o la vitoria.

ESPINELO:

Mira, que estoy aquí yo,
y no he de dejar (perdona)
que riña solo Fabricio.


<<<
>>>

Pág. 052 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DON JUAN:

¿Tú eres? ¡Suerte dichosa!
A Fabricio mataré
por el papel, que fue loca
presunción; y a ti villano,
porque al Rey mintiendo informas.
(Meten mano.)

ESPINELO:

¿Palabras?

DON JUAN:

Mueran infames.

FABRICIO:

Tú lo eres.

ESPINELO:

No respondas.

DON JUAN:

Agora veréis, traidores,
si son las palabras obras.
(Mételos a cuchilladas.)


<<<
>>>

Acto II
Pág. 053 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen el REY DON FERNANDO y el ALMIRANTE.
FERNANDO:

  Premio de reino en fin.

ALMIRANTE:

La vulgar gente
 (clarísimo Fernando) es atrevida,
luego que causa para serlo siente.

FERNANDO:

Castilla a tanto bien desconocida,
yo coroné de mi laurel tu frente
a costa de mi sangre y de mi vida,
yo te limpié del Moro y del Hebreo;
¡qué bien me pagas obras y deseo!
  Vino, Almirante, a España el yerno mío,
Felipe vino, de mi Juana esposo,
conozco que es su Rey, mas tal desvío
me tiene triste, y con razón quejoso.
Pero en el cielo, y su poder confío,
que como a padre suyo generoso,
Castilla me eche menos algún día.


<<<
>>>

Pág. 054 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ALMIRANTE:

¿Quién duda que os debió su Monarquía?
  Pero dice señor, que Isabel muerta,
reina y señora nuestra castellana.
Ya Felipe es su Rey, y en esto acierta,
heredando estos reinos doña Juana.
Cuánto os mandó señor se desconcierta,
pues con la Serenísima Germana
os casasteis3, habiendo prometido
de no casaros; pues lo habéis perdido.
  Diez cuentos, que mandó daros de renta,
y la del nuevo mundo conquistado
por Colón, sin la mucha que se cuenta
de los maestrazgos, de que habéis gozado,
tienen esta Corona descontenta,
viendo, Fernando, que os habéis casado,
conoce el bien, pero a decir se atreve,
que a la muerta Isabel la mitad debe.
  Ella se halló con vos en las fronteras,
y a vuestro lado mereció las glorias,
que de Genil os dieron las riberas
por tantas y tan célebres vitorias.
Y pues con su favor vuestras banderas,
que a la fama darán bronces y historias,
a Perpiñán y a Ruisellón cobraron,
y a Nápoles la bella conquistaron.
  Claro está, que de aquestos beneficios
señor, os resultó mayor provecho,
y que os pagó también con sus servicios,
el favor y merced que le habéis hecho.
Que deseasteis hijos dais indicios,
de vuestro casamiento satisfecho
a quien dejéis de Nápoles la silla,
en daño de los Reyes de Castilla.
  Pues no os maravilléis, que al rey Felipe
su señor natural, pues vuestro nieto
Carlos lo es ya, respete y anticipe
en obediencia, gusto, fe y respeto.


<<<
>>>

Pág. 055 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


FERNANDO:

¿Y es fuerza de razón que participe
quien fue la causa dese mismo efeto,
del agradecimiento que me debe?

ALMIRANTE:

Yo solo os digo lo que al Reino mueve.
  De Carlos vuestro nieto pronostican
que ha de humillar el mundo a su Corona,
del Imperio las Águilas le aplican,
y de la fría a la abrasada zona.
Temen que tengáis hijos, y replican
que estuviera mejor vuestra persona
en Aragón o Nápoles.
{{Pt|FERNANDO:|
Jüicio
del vulgo, ingrato a tanto beneficio.
  Pero porque sepáis en cual estado
tiene a Nápoles hoy mi ingrato yerno
leed aquesta carta, que ha llegado
contra el Virrey que tiene por gobierno.

ALMIRANTE:

Ya os he dicho otra vez, cuan engañado
os tiene de la envidia el odio eterno,
contra el gran Capitán, honor del mundo.

FERNANDO:

Leed, veréis en que razón me fundo.


<<<
>>>

Pág. 056 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Lea el ALMIRANTE.)
ALMIRANTE:

El rey Felipe, Archiduque, y el Rey de Romanos su padre, prometen al gran Capitán, porque tenga en su nombre las fortalezas deste Reino, irle a ayudar en persona, y casar al Duque don Fernando hijo del rey don Fadrique, con su hija mayor, y hacerlos Reyes, poniendo al gran Capitán en la gobernación perpetua de aquel gobierno.

FERNANDO:

  La firma no la leáis.

ALMIRANTE:

Ni aun quisiera, por no ver
hombre que os pueda poner
en la confusión que estáis.

FERNANDO:

  ¿Qué os parece?

ALMIRANTE:

Que es mentira.

FERNANDO:

¿Mentira?

ALMIRANTE:

Sí gran señor,
y no debéis al amor
de don Gonzalo esa ira.

FERNANDO:

  Yo sé que es cierto.

ALMIRANTE:

¿Por qué?

FERNANDO:

Porque basta ser mi daño.


<<<
>>>

Pág. 057 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ALMIRANTE:

En eso se ve el engaño,
y la desdicha se ve.
  Por la cruz de aquesta espada,
que miente el que esto os escribe,
y que el gran Capitán vive
firme en la lealtad jurada.
  Que cuando el Rey de Romanos
eso quisiera intentar,
no diera el Duque lugar
a pensamientos tan vanos.

FERNANDO:

  Casar con hijo de rey
su hija, y hacerlos reyes,
¿no es de temer?

ALMIRANTE:

No, en las leyes
de un hombre de buena ley.
  Quien ese reino os ganó,
y tanto honor os ha dado,
bien merece ser honrado
con el crédito que os dio.

FERNANDO:

  Ya le he mandado prender.

ALMIRANTE:

Erráis contra vuestro honor,
y haréis un hecho, señor,
que no sabréis deshacer.
  Vive Dios, que si en prisión
al gran Capitán ponéis,
que en todo el mundo perdéis
honor y reputación.
  ¡Ha envidia a lo que has llegado!
Basta que intentas el Sol
eclipsar de un español
que tiene el mundo admirado.


<<<
>>>

Pág. 058 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


FERNANDO:

  Quedo, Almirante, que luego
haré que este acuerdo cese.

ALMIRANTE:

Si un ave, señor, pudiese,
fuera justo darle el pliego.

FERNANDO:

  Yo lo quiero remediar
con darle, Almirante, en pago
el Maestrazgo de Santiago.

ALMIRANTE:

Los pies os quiero besar.

FERNANDO:

  Basta, alzaos, que esto es temor,
viendo, que en Castilla están
mis hijos, que al Capitán
grande, tengo grande amor.
  En aquestas disensiones
Nápoles es mi sagrado,
y a lo que me han informado,
me animan sus dilaciones,
  ¿por qué no se viene a España?

ALMIRANTE:

Porque os sirve bien allí.

FERNANDO:

No sé si lo crea ansí.

ALMIRANTE:

Quien os escribe os engaña,
  y tratalde bien, por Dios,
que si ingrato respondéis,
a Castilla enseñaréis
a ser ingrata con vos.

(Vanse.)


<<<
>>>

Pág. 059 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Salen GARCÍA DE PAREDES y el GRAN CAPITÁN.)
GARCÍA:

  Si supiera que querías
el barreno para hacer
tal cosa, pudiera ser
que las ignorancias mías
  te dieran algún enojo.

CAPITÁN:

Bien está muerto, Paredes.

GARCÍA:

Decirlo y hacerlo puedes
a tu libertad y antojo.
  Pero vive Dios que has muerto
al caballero mejor
de tu sangre, y que fue error.

CAPITÁN:

A buen tiempo.

GARCÍA:

¿Pues no es cierto?

CAPITÁN:

  ¿No me dijiste que estaba
cobarde y descolorido?

GARCÍA:

¿Y no pudiera haber sido
que el corazón le apretaba
  de puro valor el pecho?
Pero, ¿qué hiciste después?

CAPITÁN:

Salí a tierra.


<<<
>>>

Pág. 060 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GARCÍA:

Habría tres
o cuatro, ya lo sospecho,
  destos gallinas: ¡ah, Dios,
quién estuviera a tu lado!

CAPITÁN:

Fabricio es hidalgo honrado,
y esperaba dos a dos.

GARCÍA:

  ¿Matolos vuestra Excelencia?

CAPITÁN:

Dijeron que no era ley
de nobles contra el Virrey,
y pareciome prudencia.

GARCÍA:

  Es el temor muy cortés,
muy hablado y comedido,
algo hiciste.

CAPITÁN:

No he tenido
manos jamás contra pies.

GARCÍA:

  ¿Ni les diste un cintarazo
siquiera?

CAPITÁN:

Paredes, no,
que un hombre que allí se halló
también me detuvo el brazo.

GARCÍA:

  ¿Quién era?


<<<
>>>

Pág. 061 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CAPITÁN:

El gran Capitán.

GARCÍA:

Ya lo echamos al valor;
pues como sabrán señor,
¿en qué obligación te están?
  En mi tierra un azotado
dio al verdugo cien escudos,
porque se los diese mudos,
que era honrado y delicado.
  En saliendo por la puerta,
así la mano asentó,
que al primero que le dio
le dejó la espalda abierta.
  El hombre volvió del yugo
la cabeza al golpe fiero,
y díjole: ¿y el dinero?
A quien respondió el verdugo:
  todos habían de ser
como este, y así sabrá
en que obligación me está
por el dinero de ayer,
  que si quedo se los diera,
bien sabe que no podía
conocer la cortesía
de los que adelante espera.
  Aplico y digo que yo
les diera tal cintarazo,
que conocieran el brazo,
que a los demás perdonó.


<<<
>>>

Pág. 062 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale un PAJE.)
PAJE:

  Aquí ha llegado don Juan.

CAPITÁN:

¿Que don Juan?

GARCÍA:

¿Cosa que fuese
tu sobrino y que viviese?
(Entren DON JUAN y MORATA.)

MORATA:

Confusos de verte están.

DON JUAN:

  Dame tus pies.

CAPITÁN:

Vive el cielo,
que de que viva me pesa.


<<<
>>>

Pág. 063 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

En el pasado peligro,
tuve por ventura inmensa,
el ver, señor, que nadaba
tan diestro Vuestra Excelencia,
con lo poco que sabía,
aunque tarde, llegué a tierra,
y hallé mis dos enemigos,
que estampaban el arena,
como celosos novillos,
que sus contrarios esperan.
Metí mano para entrambos,
que no hay ventaja que tema
quien nace Córdoba al mundo,
y que tiene sangre vuestra.
Maté a Fabricio, Espinelo
huyó, mas dejome en prendas
esta capa y esta daga,
que trae Morata: hola, muestra.
A Fabricio le quité
del cuello aquesta cadena,
que donde hay desconfianzas,
serán forzosas las señas
para espada, que también
pechos contrarios barrena.
Nunca barrenéis las barcas
a donde el honor navega;
porque no es clavo el honor,
que ha menester cuando entra,
que dé el barreno lugar,
donde él sabe entrar por fuerza.


<<<
>>>

Pág. 064 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Para cobardes espadas
esas barrenas son buenas,
que donde hay fuerza en la sangre
sabrán entrar por las piedras.
Vuestra licencia me dad
para que a España me vuelva,
que no quiero que me deis
agua sin tratos de cuerda.
Mas de la que yo bebí,
sangre a mis contrarios cuesta;
dos veces sois mi padrino,
una allí, y otra en la Iglesia.
Para enseñarme a nadar,
fue muy costosa experiencia
irse el Maestro, y dejarme
sin enseñarme la ciencia.
Salí finalmente, y soy
tan Córdoba como era
del gran Capitán sobrino,
Duque en Terranova y Sesa.
Que el agua me echó a la orilla
no como a persona muerta,
mas como al ámbar más fino:
Dios guarde a Vuestra Excelencia.


<<<
>>>

Pág. 065 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CAPITÁN:

Sobrino, don Juan, sobrino,
hijo.

DON JUAN:

Ese nombre pudiera
solo volverme a tus ojos.

CAPITÁN:

Dame esos brazos, que llegan
a derribar mi valor
a los pies de tu prudencia,
no juzgues lo que ha pasado
a poco amor, sino a prueba
de tu valor.

DON JUAN:

En el agua
no pruebes desa manera
un valor que pesa tanto,
que anegarás su firmeza.

CAPITÁN:

Ya es hecho, con mis fortunas,
don Juan, las tuyas consuela.
Presto habemos de ir a España,
aquí estarás, ten paciencia,
que naide te ha de ofender.

DON JUAN:

Basta señor que lo quieras,
para que don Juan te sirva,
y como es justo obedezca.


<<<
>>>

Pág. 066 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CAPITÁN:

Pues, Paredes, ¿qué os parece?

GARCÍA:

Estoy señor con vergüenza,
aunque contento de ver
el valor que don Juan muestra.
Por vida del Rey, señor,
y vuestra, que más quisiera
ser don Juan en este día
que Alejandro, Pirro y César.
Yo he hecho mil desafíos
entre naciones diversas,
con alemanes, con moros,
con diablos, y nunca vea
vuestra honra sin envidia,
si hice cosa como esta,
ni la vi más bien lograda.

CAPITÁN:

Callad, que Peralta llega.
(Entra PERALTA, capitán.)

PERALTA:

Esta carta es de Castilla.

CAPITÁN:

Mostrad.

GARCÍA:

¿Ya temes?

CAPITÁN:

Que tema
es justo mis enemigos.


<<<
>>>

Pág. 067 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GARCÍA:

Lee.

CAPITÁN:

No son buenas nuevas.

GARCÍA:

  En fin don Juan, ¿ya quitáis
capas?

DON JUAN:

¿Qué queréis que haga?

GARCÍA:

Eso, porque satisfaga
la opinión que deseáis,
  y aunque de aquel desafío
vuestro honor tan libre escapa,
no ha sido mala una capa
para quien sale del río.

DON JUAN:

  Si yo saliera temblando
fuera la capa mejor.

GARCÍA:

Siempre que nada el honor,
se ha de ir cubriendo y guardando;
  y no ha sido cosa impropia
nadar don Juan, y mojarse,
quien también supo enjugarse
al Sol de su fama propia.

CAPITÁN:

  ¡Válgame Dios!


<<<
>>>

Pág. 068 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GARCÍA:

¿Qué tenemos?,
¿cáese el mundo? Que si vos
hacéis estremos, por Dios,
que está el mundo en sus estremos.

CAPITÁN:

  Avísame aquesta carta,
que el Rey me manda prender.

GARCÍA:

¡Voto a los diablos!

CAPITÁN:

Que ayer
la mía a Fernando parta
  con tanta seguridad,
¿y él prevenga mi prisión?

GARCÍA:

A vuestra reputación,
grandeza y autoridad,
  no puede haber cosa alguna
que ofenda, ni Dios lo quiera,
sino es que la envidia fiera
emborrache a la fortuna.

CAPITÁN:

  No me ha sacado de mí
cosa como esta en mi vida.


<<<
>>>

Pág. 069 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GARCÍA:

Si fuera aquí la ofendida
mi persona, fuera ansí;
  porque viendo lo que pasa
saliera de mis casillas;
pero vos, ni aun de rodillas
saldréis de tan grande casa.

CAPITÁN:

  Voy a escribir.

GARCÍA:

Yo a aguardaros.

CAPITÁN:

Sobrino, venid conmigo,
que os quiero ya por amigo.

DON JUAN:

Esta vida puedo daros.

GARCÍA:

  Y de las ajenas yo
os mando un millón entero.

CAPITÁN:

Callad, Paredes.

GARCÍA:

No quiero,
pesar de quien me parió;
  ¿cuando ya tú te amohínas,
que eres la misma prudencia,
quieres que tenga paciencia?
Pícaros, putos, gallinas.

(Vanse.)


<<<
>>>

Pág. 070 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Salga POMPEYA disfrazada de hombre con capa y espada.)
POMPEYA:

  Noche, que has dado lugar
a cuanto intenta el deseo.
Noche, cuyo rostro feo
suele el amor desear.
Noche, enseñada a callar
tantos gustos y placeres;
máscara del Sol, pues eres
tan amiga de disfraces,
que de sus ausencias naces,
y de sus venidas mueres.
  Siendo quien soy, me he fiado
de ti, mirando en efeto,
que tienes para el secreto
partes con que le has guardado,
porque tu manto estrellado
todo es ojos (¡gran fortuna!)
de quien amando importuna,
pues para no dar enojos,
estando tan llena de ojos,
no tienes lengua ninguna.
  Noche, la parlera fama,
en susurrar siempre abeja,
no sé qué dijo a mi reja
(¡oh lo que escucha quien ama!)
pienso que mi honor infama
la nueva de un desafío
atrevido al honor mío,
que pudiéndole lavar,
le quiso el amor manchar
con toda el agua de un río.


<<<
>>>

Pág. 071 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


POMPEYA:

  No me he atrevido a fiarme
de los que en mi casa están,
para saber, si don Juan
es muerto para matarme.
Vestime para informarme
de los soldados que aquí
hacen guarda, pues en mí
ya no hace guarda el honor;
porque mal quien tiene amor
sabe guardarse de sí.
  ¿Cómo me podré informar
si vive don Juan o es muerto?
Más quiero pena en el puerto,
que esperanza por la mar:
¿a quién podré preguntar?
Pero ¿qué amor me engañó?
Que si en mi pecho asistió
por alma, si muerto fuera,
también el cuerpo muriera
donde por alma vivió.
(Salen GARCÍA DE PAREDES, DON JUAN y MORATA.)

GARCÍA:

  No me puedo sosegar.

DON JUAN:

El amor no da sosiego.


<<<
>>>

Pág. 072 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GARCÍA:

Téngole al gran Capitán
por tantos merecimientos,
y porque yo sé también
la voluntad que le debo.
Con esto en toda esta noche
y en mil, por los altos cielos,
que he de estar en esta puerta,
y que si viene el infierno
con más escuadras de diablos
que de su Alcázar cayeron,
que primero han de matarme,
que se diga que está preso.

DON JUAN:

Ya no sé Paredes quién
tendrá tanto atrevimiento;
que es hombre el gran Capitán,
que solamente de verlo
tiemblan naciones, que apenas
dueño humano conocieron.

GARCÍA:

Dame don Juan, que decline
la fortuna, y verás luego
venir a ser tronco humilde
el más levantado cedro.
¿No has visto pintar a Hisopo
la fábula del León muerto,
tendido en un verde campo,
y cubierto de conejos?
Pues, ¿qué más ejemplo quieres?


<<<
>>>

Pág. 073 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

No vale ahora el ejemplo,
que está vivo el León.

GARCÍA:

¡Ah, Dios!
Vivo llamas a quien vemos
desfavorecido, y ya
en odio de su Rey puesto.
Ahora bien, a mi amor toca
morir, esto solo quiero:
vete a acostar.

DON JUAN:

¿Cómo irme?,
¿quiérole por dicha menos?

GARCÍA:

Espera; ¿quién está allí?

DON JUAN:

Llega Morata a saberlo.

MORATA:

¿Para qué quieres que llegue,
si como corren los tiempos,
hay puestas por las esquinas
seis mangas de arcabuceros?

GARCÍA:

¿Quién va? Desviaos allá,
que yo sabré lo que es esto.
¿Quién va?, digo; ¿no responde?,
¿no se mueve?, ¿es estafermo?,
¿qué aguarda?, ¿que le sacuda?,
habla, ¿o doyle?


<<<
>>>

Pág. 074 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


POMPEYA:

Caballero,
tened la espada por Dios,
y advertid, que no os ofendo.

GARCÍA:

Qué figura, qué persona,
es de la prisión del güerto;
porque en nombrando a Gonzalo,
caerán todos por el suelo.

POMPEYA:

Señor.

GARCÍA:

Déjese de voces,
¿es notifico, o prendeldo?
¿es de fustibus et armis?
Porque tengo de san Pedro
esto de matar judíos.

POMPEYA:

Señor, que me oigáis os ruego,
aquí aparte.

GARCÍA:

Traerá acaso
para hablar boca de fuego;
pues tire, que por los santos
que lo parecen sin serlo,
que si me yerra.

POMPEYA:

Advertid
que soy mujer.


<<<
>>>

Pág. 075 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GARCÍA:

¿Cierto?

POMPEYA:

Cierto.

GARCÍA:

Pues veis toda la braveza
de Paredes, en oyendo
mujer, pareció un gazapo.

POMPEYA:

A muy buena dicha tengo,
que seáis Paredes, en vos
mi desdicha arrimar quiero.

GARCÍA:

Arrimar me quiero madre.

POMPEYA:

Oíd.

GARCÍA:

¿Cuánto va, que vengo
según soy de venturoso,
a ser alcagüete vuestro?
En fin, ¿sois mujer?

POMPEYA:

Y noble.


<<<
>>>

Pág. 076 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GARCÍA:

En siendo mujer lo creo,
que el dar es grande nobleza,
y esta tenéis por estremo:
¿quién sois? Que siendo mujer,
y que rebozada os veo
a las puertas del Virrey,
del gran Capitán que ha puesto
su nombre sobre los nueve,
que el de la fama tuvieron.
Presumo que sois la envidia,
la envidia sois, que aquí dentro
vive el valor, la verdad,
la lealtad y el mayor pecho
de un invencible varón,
que vio la guerra y el tiempo.

POMPEYA:

No creáis que soy la envidia,
su bien y aumento deseo.

GARCÍA:

¿Sois la mentira por dicha?
Porque dijo della un griego,
que era hermosa y bien vestida,
y de colores diversos.

POMPEYA:

Antes por tratar verdad
en tal peligro me veo.


<<<
>>>

Pág. 077 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GARCÍA:

Pues, ¿qué seréis a la puerta
del gran Capitán? Sospecho
que sois la verdad, la fe,
la justicia, el santo celo,
la militar fortaleza,
la fama de tantos hechos.
Mas no digo bien, que todos
estos atributos creo,
que a la puerta no estuvieran,
que están dentro de su pecho.
¿Sois la desdicha por dicha?
Y está bien dicho; pues viendo
su dicha, desdichas quieren
borrar sus merecimientos.
Pues desdicha, ¿qué queréis?
Diréis que es Mario, Pompeyo,
Belisario, y otros tales;
no decís bien, que sirvieron
a repúblicas gentiles;
y el gran Capitán a aquellos,
cuyo católico nombre
quedará en España eterno.
Al mejor Rey, vive Dios,
que tuvo cristiano cetro,
engañan unos bellacos,
envidiosos y soberbios,
que dicen que es desleal
el gran Capitán.


<<<
>>>

Pág. 078 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


POMPEYA:

Teneos,
que os precipita el amor.

GARCÍA:

Ya os conozco en decir eso;
vos sois la humildad sin duda,
que el gran Capitán la ha puesto
a la puerta de su casa,
porque todos entren dentro,
quejosos de mal pagados,
soldados rotos y enfermos,
mujeres pobres, viudas,
religiosos, niños, viejos,
¿no es verdad?

POMPEYA:

Yo soy, Paredes,
Pompeya.

GARCÍA:

Señora.

POMPEYA:

Vengo
solo a saber de don Juan,
porque me han dicho que es muerto.

GARCÍA:

Es verdad.

POMPEYA:

¡Triste de mí!

GARCÍA:

Paso, esperad.

POMPEYA:

¿Cómo puedo?


<<<
>>>

Pág. 079 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GARCÍA:

Que digo, muerto de amor.
Don Juan, allí viene un deudo
de Fabricio, él viene solo,
haced como caballero.

DON JUAN:

¿De Fabricio?

GARCÍA:

¡Caso estraño!
¡Que por más que huyo de serlo,
siempre he de ser alcagüete!
Ya que me vistan merezco
de terciopelo de plumas,
(Vase PAREDES.)
fondo en miel.}}

DON JUAN:

¡Ha hidalgo!

POMPEYA:

¡Cielos!
La voz de don Juan parece.

DON JUAN:

El buscarme en este puesto
no me ha parecido bien:
¿viene acompañado?

POMPEYA:

Vengo
con don Juan.

DON JUAN:

¿Con qué don Juan?

POMPEYA:

El de Córdoba.


<<<
>>>

Pág. 080 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

¿A qué efeto
dice que viene conmigo?

POMPEYA:

Porque en el alma le tengo.

DON JUAN:

¿No ve que yo soy don Juan
de Córdoba?

POMPEYA:

Ya lo veo;
por eso vengo a buscarle,
y si es hombre, como pienso,
sígame.

DON JUAN:

Yo soy tan hombre,
que con ver que mayor yerro
no puedo hacer que seguirle,
digo, que seguir le quiero.
Morata.

MORATA:

Señor.

DON JUAN:

¿Paredes
se fue del todo?

MORATA:

Y diciendo
que era alcagüete.

DON JUAN:

¿De quién?


<<<
>>>

Pág. 081 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MORATA:

¿Qué sé yo?

DON JUAN:

Aqueste mozuelo
me ha dicho aquí que le siga.

MORATA:

Si de don Fabricio es deudo,
mira que te han de matar.

DON JUAN:

Si lo escuso, infame quedo,
yo voy tras él.

MORATA:

Y yo cojo
cuatro, y quisiera quinientos
terrones de azúcar piedra.

DON JUAN:

Por otra parte sospecho,
que irse y decir Paredes
que era alcagüete, es enredo
de alguna dama; al fin voy.

MORATA:

Es pensamiento discreto;
porque dejarte Paredes,
por más imposible tengo,
que ser venturoso un sabio,
y ser desdichado un necio.

(Vanse.)


<<<
>>>

Pág. 082 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Entren el ALMIRANTE, y el CONDESTABLE y criados.)
CONDESTABLE:

  ¡Crueldad notable!, que Castilla intente
que la deje Fernando, que ha ilustrado
con mil coronas su gallarda frente.

ALMIRANTE:

  Un príncipe tan santo, y que le ha dado
el ser que tiene, es lástima que salga
como por fuerza y siendo tan amado.

CONDESTABLE:

  No puede haber obligación que valga
contra reinar sus Reyes justamente,
ni en la plebeya, ni en la gente hidalga.
  A Nápoles se parte, aunque lo siente,
reino suyo en efeto, y conquistado
de aquel gran Capitán, que dignamente
  vive de aqueste nombre laureado,
aunque pese a la envidia que le sigue,
y tiene al Rey tan sinrazón airado.

ALMIRANTE:

  ¿Quién es este crüel que le persigue?

CONDESTABLE:

Son tantos ya, que apenas se adivina.

ALMIRANTE:

Tanta virtud no es mucho que le obligue.
  Alberico señor de Terracina,
y Juan Bautista Espinelo, Castrioto,
y la parte que llaman Anjoina.


<<<
>>>

Pág. 083 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CONDESTABLE:

  Admírame que causen alboroto
en el pecho de un príncipe tan sabio.

ALMIRANTE:

A fe que no le hicieran de mi voto.
  La larga ausencia es madre del agravio,
no sé que en su lealtad, por más que pueda,
pueda la envidia, ni aun mover el labio.
  Felipe, nuestro Rey seguro queda.
Irse Fernando es justo y lastimoso,
que tal licencia el tiempo le conceda.
  Entró en Valladolid con suntuoso
aparato la reina doña Juana,
acompañada de su amado esposo.
  Adorale de suerte (¡ay fuese vana
tal opinión!) que dicen que de celos,
celos pasión de todo amor tirana.
  Ha dado en tantas ansias y desvelos,
que se teme que pierda aquella parte
que al alma dieron por mejor los cielos.

CONDESTABLE:

  En fin, Fernando de Castilla parte,
y a Nápoles se va.

ALMIRANTE:

Fernando viene.

CONDESTABLE:

Mucho siento que el tiempo nos aparte.

ALMIRANTE:

Mas, ¿qué mudanzas tan estrañas tiene?


<<<
>>>

Pág. 084 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Salen el REY FERNANDO y el Capitán NUÑO DE OCAMPO.)
FERNANDO:

  Las cartas he recibido
con mucho gusto y contento.

NUÑO:

Jamás en su pensamiento
cupo haberos ofendido.

FERNANDO:

  ¿Dicen que trata casar
su hija el Virrey?

NUÑO:

Ya es justo,
mas no por daros disgusto,
y así os pretende avisar.

FERNANDO:

  Si de Próspero Colona
se la da al hijo mayor,
claro está, que su favor
le obliga.

NUÑO:

A vuestra Corona
  Gonzalo Fernández mira.
Vuestro servicio es su ley;
vos sois gran Señor su Rey,
que lo demás es mentira.

FERNANDO:

  Amigo Nuño de Ocampo,
si el gran Capitán quisiera,
hoy en España estuviera.


<<<
>>>

Pág. 085 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


NUÑO:

No está tan seguro el campo,
  que sea servicio vuestro
desamparar tan gran plaza,
alguno a Italia amenaza,
que ha envidiado el valor nuestro.
  Vos en efeto, señor,
vais a Italia, y lo veréis
por vuestros ojos, y haréis
al gran Capitán favor,
  no mandando que le impidan
el salir de Castilnovo.

FERNANDO:

Ya los decretos inovo
hasta que otros medios pidan.
  No me dejan sosegar
con lo que me dicen dél.

NUÑO:

Que Capitán más fïel
tenéis en tierra y en mar.

FERNANDO:

  Ya voy a vivir allí,
yo seré Virrey y Rey,
que ya quiero ser Virrey,
pues no soy Rey como fui.
  ¿Prevínose mi partida,
Almirante?

ALMIRANTE:

Sí señor,
aunque con tanto rigor
mal forzada y bien sentida.


<<<
>>>

Pág. 086 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


FERNANDO:

  ¿Quién va conmigo?

ALMIRANTE:

El primero,
es don Bernardo de Rojas,
marqués de Denia.

FERNANDO:

Eso es fuerza,
pues ha tanto que se nombra
mi Mayordomo mayor.

ALMIRANTE:

Va don Diego de Mendoza,
y don Juan su hermano, entrambos
de sus armas honra y gloria.
Don Fernando de Toledo
de acompañaros se goza,
hermano del Duque de Alba,
va don Fernando de Rojas,
que lo es del Marqués de Denia.

FERNANDO:

Ya los amigos se apocan,
que siempre en poca fortuna
son las amistades pocas.

ALMIRANTE:

De Aragón lleváis los Condes
de Aranda y de Ribagorza,
y su justicia mayor
de acompañaros se honra,
don Alonso de Aragón,
duque de Villahermosa,
y otros nobles de Valencia
y Cataluña, que agora
vienen con mucho contento
de la insigne Barcelona.


<<<
>>>

Pág. 087 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


FERNANDO:

  Castilla de ti me voy,
aunque me quedo contigo,
trátasme como a enemigo,
tu amigo y tu padre soy.
Pero más contigo estoy
cuanto más dejarme quieres;
no me espanto que te alteres,
tu Rey es Felipe y Carlos;
pero déjame envidiarlos,
que te amo aunque ingrata eres.
  Mientras vivió mi Isabel,
contenta te vi Castilla,
África por mí se humilla
a tu divino laurel.
De moro, hebreo y crüel
salteador limpié tu muro,
ya queda todo seguro,
que buen galardón me ofreces,
pues más mi amor aborreces,
mientras más tu bien procuro.
  Aunque te dejo sin guerra,
siento con justa inquietud,
que llegue tu ingratitud
a arrojarme de tu tierra:
¡quién agora me destierra,
bien podrá ser que algún día
conozca la falta mía!
Mas con razón me desvío,
porque amor y señorío
no sufren bien compañía.
  A embarcarse finalmente
se va tu padre y tu amparo;
Rey te dejo ilustre y claro,
Príncipe en todo excelente,
plega al cielo, que en la frente
de Carlos mi nieto veas
la Corona que deseas
del gran Imperio alemán,
que ya mis ojos te dan
lo que no quiero que creas.

(Vase.)


<<<
>>>

Pág. 088 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ALMIRANTE:

  ¿Hay lástima como ver
un rey salir deste modo?

CONDESTABLE:

El tiempo lo muda todo,
que tiene inmenso poder.

ALMIRANTE:

Cosas puede el tiempo hacer
tan notables.

CONDESTABLE:

El gobierno
de Castilla es de su yerno.

ALMIRANTE:

Trocado queda en los dos,
que solamente el de Dios
puede ser Imperio eterno.
(Vanse.)
(Entren DON JUAN y POMPEYA.)

POMPEYA:

  Ya no me pienso mudar
el hábito, ya he perdido
como la vida el sentido.

DON JUAN:

No es perder lo que es ganar,
  sino es que tienes en poco
que yo tu marido sea.


<<<
>>>

Pág. 089 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


POMPEYA:

¿Quién habrá don Juan que crea
un pensamiento tan loco?

DON JUAN:

  En fin, ¿embarcar te quieres?

POMPEYA:

Agora don Juan verás
que amor sin dar paso atrás
es tudesco en las mujeres.

DON JUAN:

  Mándame el gran Capitán,
viendo el peligro en que estoy
partir a España.

POMPEYA:

Y yo soy
de las que también se van;
  por lo menos voy contigo.

DON JUAN:

Pompeya, mayor favor
no me puede hacer amor
si llevo tu luz conmigo,
  mas temo lo que dirán
en Nápoles, si se sabe
siendo persona tan grave.

POMPEYA:

¿Y ya qué importa don Juan
  si tú has de ser mi marido?


<<<
>>>

Pág. 090 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MORATA:

Señor, ¿que te estás cansando?
En mujer que vive amando
añade fuego el olvido.
  Pompeya quedar no puede
sin ti, si a España te vas,
y no la llevas, harás
que muerta en la orilla quede,
  o que se arroje en la mar:
son las mujeres ansí.

DON JUAN:

Nunca Morata entendí,
que la pudiera olvidar.

MORATA:

  Los hombres gozando olvidan
cuanto ellas aman gozadas,
porque quedan empeñadas,
y no hay favor que las pidan,
  y así al arrepentimiento
del deseo llaman sombra.

DON JUAN:

Por eso el amor se nombra
breve y difícil contento.

MORATA:

  Tu tío.

DON JUAN:

No importa nada,
Pompeya ha de ser mi paje,
aunque ya ni en este traje,
ni en el que pasó me agrada.


<<<
>>>

Pág. 091 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MORATA:

  Gustos hay sin olvidallos.

DON JUAN:

Los más dulces son más feos,
porque el fin de los deseos
es principio de olvidallos.
(Sale el GRAN CAPITÁN.)

CAPITÁN:

  Cuidados sobre servicios,
puesto que sois mal pagados,
de que sois bien empleados
es justo que deis indicios.
  A buen Rey habéis servido,
no tenéis de que os quejar,
porque el poderle engañar
ser hombre la culpa ha sido.
  No hubiera más justas leyes,
que servir y obedecer,
si acaso pudiera ser,
el no ser hombres los reyes.
  Pues en fin porque lo son,
vemos que son engañados,
de los mal intencionados,
con siniestra información.
  Yo he servido, y no me deja
la envidia lograr mi fe,
pues a quien serví y amé,
de mis lealtades se queja.
  ¿Que hiciese Dios dos oídos
para darnos a entender,
que el escuchar ha de ser
a informantes y ofendidos?
  Y que un príncipe no guarde,
siendo supremo jüez
el uno, y si alguna vez
oiga mal y escuche tarde.
  ¡Brava desdicha! Sobrino,
¿qué hacéis aquí?


<<<
>>>

Pág. 092 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

De partida
trataba.

CAPITÁN:

No por mi vida,
que yo estoy ya de camino
  para aguardar a mi Rey,
y informarle bien de mí,
que ha puesto duda en que fui
contra la firmeza y ley
  de quien más le adora y ama,
que de vasallo se escribe.

DON JUAN:

Quejosa la envidia vive
de vuestra grandeza y fama.

CAPITÁN:

  ¿Quién es ese hidalgo?

DON JUAN:

Es
un paje que he recibido
para España.

CAPITÁN:

¿Es bien nacido?

DON JUAN:

Sí señor.

POMPEYA:

Dame tus pies.


<<<
>>>

Pág. 093 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CAPITÁN:

  Levanta amigo del suelo,
porque ya tan bajo estoy,
que en los brazos te le doy.

POMPEYA:

Prospere tu vida el cielo,
  que tú saldrás con vitoria
de tan viles enemigos,
sirviéndote de testigos
para tu corona y gloria.
(Entre PAREDES.)

GARCÍA:

  Esto es hecho.

CAPITÁN:

¿Qué hay Paredes?

GARCÍA:

No nada; vuestra Excelencia
tiene la culpa, y no quiere,
que lo que es menos se pierda.
Lleve el diablo mi linaje,
desde la primera agüela
de Caín, si es que la tuvo,
y que yo deciendo della:
voto a.

CAPITÁN:

García, García.

GARCÍA:

García, García; deja
la flema, cuerpo del diablo,
que ya está todo por tierra.


<<<
>>>

Pág. 094 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CAPITÁN:

¿Cómo?

GARCÍA:

Está aquí un auditor,
o calabaza, y no deja
que te metan un papel
que quiere darte.

CAPITÁN:

Pues venga,
y démele de su mano.

GARCÍA:

¿Consentirás que te prenda,
si es acaso provisión?

CAPITÁN:

¿Pues quién habrá que se atreva
a un hombre, a cuya fortuna
se juntaron las estrellas?
Soy yo muy grande, Paredes,
sobra mucho mi cabeza,
a cualquier vara del mundo.

GARCÍA:

Para que eso verdad sea,
déjame que yo le coja
por la horcajadura, y deja
que le arroje en un tejado,
que si le valieren letras,
ni hubiere párrafo o ley
que de volar le defienda.
Yo quiero ser un gallina,
una mandria y una hembra,
pues bien sabrá el auditor
de la ley multum que llega,
sino se reduce al acto,
a ser nada la potencia.
¿Qué es lo que puedes, si aquí
prenderte de un hombre dejas?


<<<
>>>

Pág. 095 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CAPITÁN:

Hola, que entre el auditor.

GARCÍA:

Pues voto a Dios, que si entra,
que ni Bártulo ni Baldo
le aderecen la cabeza.
(Entre el AUDITOR.)

AUDITOR:

Después de darme las manos,
gran señor, vuestra Excelencia,
esta carta es de Fernando.

CAPITÁN:

Para mí.

AUDITOR:

Vino con esta,
y manda que en vuestra mano
la ponga.

CAPITÁN:

Dentro se cierra
una cédula.

GARCÍA:

¡Que este hombre
esté con aquesta flema!

CAPITÁN:

La cédula quiero ver,
porque la carta es la letra
y firma del Secretario.

GARCÍA:

¡Brava cólera me ciega!


<<<
>>>

Pág. 096 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Lea el GRAN CAPITÁN.)
CAPITÁN:

Don Fernando, por la gracia de Dios, Rey de Castilla, de Aragón, de Nápoles, de las dos Sicilias, etcétera. Acatando los grandes y muy señalados servicios, que don Gonzalo Fernández de Córdoba, Duque de Terranova y Sesa, nuestro Teniente General en el Reino de Nápoles ha hecho, y esperamos que cada día nos ha de hacer, y a su gran valor y méritos, prometemos y aseguramos por nuestra fe y palabra Real, y juramos a Dios nuestro Señor, y a la Cruz, y a los Santos cuatro Evangelios, que luego en siendo venido a España a nuestra Corte, o donde quiera que estuviere, refinaremos en su favor la administración perpetua que tenemos por autoridad Apostólica del Maestrazgo de Santiago, y daremos las suplicaciones necesarias para el Santo Padre, para que sea proveído del dicho Maestrazgo, y le entregaremos todas las villas y fortalezas, de la manera que él lo quisiere.
  No leo más: ¿hay tal suceso?

GARCÍA:

Los pies mil veces os besa,
gran Maestre de Santiago,
esta humilde hechura vuestra.

DON JUAN:

Yo señor digo lo mismo.

GARCÍA:

¡Oh, qué famosa encomienda
das esta vez a García!

CAPITÁN:

Dártela mayor quisiera.
Tomad, señor auditor,
esta cadena, aunque sea
menor que la de mis brazos.

AUDITOR:

Esa es la mejor cadena
que pueden honrar los míos.


<<<
>>>

Pág. 097 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


CAPITÁN:

Basta que han hecho que sea
mentiras y testimonios,
envidias y falsas lenguas:
próspera persecución
la mía.

DON JUAN:

El cielo no deja
que se logren los deseos,
que envidia y malicia inventan.

CAPITÁN:

Responder luego me importa,
y dar a España la vuelta.

DON JUAN:

Ven, Pompeya.

POMPEYA:

No me nombres.

DON JUAN:

Ven, Fabio.

POMPEYA:

Iré donde quieras.

CAPITÁN:

¡Gran dicha, Paredes!

GARCÍA:

¡Grande!,
pero grande como vuestra,
y Dios lo ha querido ansí,
que si la carta no llega,
y es provisión de prisión,
y no es provisión de hacienda,
vuela el señor auditor.

CAPITÁN:

¿Muy lejos?

GARCÍA:

Docientas leguas.


<<<
>>>

Acto III
Pág. 098 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen JULIA y ALBERICO.
JULIA:

  Fuese con él, porque amando
amor a nadie perdona.

ALBERICO:

Embarcose en Barcelona
el Católico Fernando.
  Y por irle a recibir,
se embarcó el gran Capitán
en Gaeta, a quien don Juan
fue a acompañar y servir.

JULIA:

  No dudes de que fue cierto
que a Pompeya se llevó.

ALBERICO:

Presto a Fabricio olvidó.

JULIA:

¿Qué puede esperar de un muerto
  si falta lealtad a un vivo?
Demás, que ella no le amaba;
porque al español mostraba
un loco amor excesivo,
  con que me abraso de celos.

ALBERICO:

Si vuelve Julia, don Juan,
hoy con el gran Capitán
pide venganza a los cielos.


<<<
>>>

Pág. 099 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JULIA:

  ¿Pues entra en Nápoles hoy
Fernando su Rey?

ALBERICO:

Ha dado
admiración y cuidado.

JULIA:

Yo por estremo lo estoy.
  ¿Que siendo muerto Felipe
su yerno, no se haya vuelto
a Castilla?

ALBERICO:

Está resuelto,
que lo que es propio anticipe
  a lo que ha de ser de Carlos
su nieto.

JULIA:

Por justas leyes
él y su madre son Reyes
de Castilla.

ALBERICO:

A gobernarlos
  sus vasallos le han llamado,
y la razón le provoca.
Pero dice que le toca
dejar este Reino honrado
  de su presencia en quietud.

JULIA:

Más cuidados le darán
sacar al gran Capitán
de Italia, cuya virtud
  no ha podido contrastar
la envidia.


<<<
>>>

Pág. 100 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALBERICO:

Aun si bien supieras
el fin de tantas quimeras,
y en lo que pudo parar
  tanta falsa información.

JULIA:

¿Cómo?

ALBERICO:

En llegándole a ver,
(tal fuerza suele tener
con los buenos la razón)
  le dio el Rey dos mil abrazos,
y de suerte le alabó,
que la lengua confirmó
lo que mostraron los brazos.
  Contó lo que le debía,
cuando el Reino de Granada
le ayudó a ganar su espada,
su consejo, su osadía,
  su dicha, su religión,
su verdad y su lealtad;
y lo que en esta ciudad
ganó de honor y opinión.
  Dijo cómo era envidiado
de cuantos reyes había,
por la espada y valentía
de tan heroico soldado.
  Y que todas las naciones,
temblando la suya están
por la del gran Capitán.

JULIA:

¡Encarecidas razones!
  Pero si le quiere así,
¿por qué de Italia le saca?


<<<
>>>

Pág. 101 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ALBERICO:

Pienso que a la envidia aplaca,
de que hay tanta parte en mí,
  y asegura su temor.

JULIA:

Prosigue en hacerle mal,
dile al Rey, que es desleal,
píntale ingrato a su amor,
  que el que yo tengo a don Juan,
me obliga a su perdición.

ALBERICO:

Es gigante la opinión
deste ilustre Capitán.
  Tres cosas juzgó imposibles
la antigüedad: la primera,
que imitar nadie pudiera
los rayos inaccesibles
  de Júpiter; la segunda,
quitar a Alcides Tebano
aquel tronco de la mano,
a la de Marte segunda;
  la tercera, pretender
vencer los versos de Homero.
Y a estos imposibles quiero
que mayor lo venga a ser,
  quitar al gran Capitán
la opinión que le da el mundo.


<<<
>>>

Pág. 102 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JULIA:

Advierte en lo que me fundo;
dile tú al Rey que don Juan
  dio muerte a Fabricio Urfino,
y a ti en el campo te hirió,
porque el Virrey le mandó,
que hiciese este desatino;
  respeto de que intentasteis
escribir su deslealtad,
por cumplir con la verdad
y obligación que jurasteis.
  Que yo me quiero fingir
mujer del muerto Fabricio.
Tú hablarás por su servicio,
y yo queriendo pedir
  de mi marido la muerte,
porque en secreto lo fue.

ALBERICO:

¡Oh cómo en tu amor se ve,
que es pasión terrible y fuerte!
  Consejo celoso ha sido.
(Disparan dentro.)

JULIA:

¿Es esta salva?

ALBERICO:

Ya entró
el Rey.


<<<
>>>

Pág. 103 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JULIA:

Ya Nápoles vio
su César esclarecido.

ALBERICO:

  Ya discurre la ciudad
gente española.
(Vanse.)
(Salen don ÁLVARO OSORIO y GARCÍA DE PAREDES.)

GARCÍA:

No sé
como os lo diga, que fue
de notable autoridad.
  Mas, señor Embajador,
todo este honor que le dan,
merece el gran Capitán,
que dio a España tanto honor.

OSORIO:

  Aunque lo soy de su yerno
que Dios tiene, os certifico
que al rey Fernando me aplico,
y deseo su gobierno.
  Al fin volverá a Castilla;
pero, ¿a quién piensa dejar
en Nápoles?

GARCÍA:

No hay pensar
a la envidia reducilla.
  Yo sé bien que no ha de ser
el Duque.


<<<
>>>

Pág. 104 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


OSORIO:

Mucho le ha honrado
el Rey.

GARCÍA:

Nápoles ha estado
tal, que pudiera poner
  envidia a Roma, aunque fuera
en los triunfos de Trajano.

OSORIO:

No la he visto.

GARCÍA:

Será en vano
que su grandeza os refiera;
  mas solamente diré,
de la manera que entró.

OSORIO:

Por ser de su yerno yo,
acompañarle escusé.


<<<
>>>

Pág. 105 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


GARCÍA:

  Hoy salieron de Nápoles, y a punto
de guerra, aderezadas ricamente
veinte galeras, que mostraban junto
valor y adorno al húmido tridente.
El mar entonces, peregrino asumpto
para un ingenio en versos eminente,
dio en ser espejo tan sereno al cielo,
que en sus cristales retrató su velo.
  Llegó al castillo con silencio, y luego
entró en la Capitana el rey Fernando
con la reina Germana; y el sosiego
se fue por todas partes alterando;
que en disparando, al eco de su fuego
respondieron horrísonas tronando
las galeras con tanta artillería,
que el mar si era agua o fuego no sabía.
  Cuantas naves estaban en el puerto,
cuantos castillos la ciudad amparan,
como si fuera música a concierto,
y sin ser tempestad rayos disparan.
Acostáronse al muelle, y descubierto,
desembarcados en los brazos paran
de aquel gran Capitán, que dio a Fernando
la misma tierra que ahora va pisando.
  Llevó a la hermosa reina por la puente
del brazo con tiernísimas razones,
hasta un arco vistoso y eminente,
envidiado de Grandes y Barones.
Este, cuya pintura fue excelente,
copioso de figuras y inscripciones,
ocupaba soberbio aquel distrito,
opuesto a las pirámides de Egipto.
  Juró Fernando aquí sus privilegios,
y el estandarte Real dio de su mano
a Fabricio Colona.


<<<
>>>

Pág. 106 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


OSORIO:

¡Honores Regios!

GARCÍA:

Ya es Alférez mayor napolitano.

OSORIO:

La envidia que inventó los sacrilegios,
no dormiría entonces.

GARCÍA:

Es en vano
quererla resistir, que en los favores
sus quejas y sus penas son mayores.
  En un caballo blanco el gran Fernando
subió gallardo, que sin ver su exceso,
iba al son de la música danzando,
si bien con gravedad sintiendo el peso.
La Reina en otro, que el valor mirando,
como si allí pudiera tener seso,
grave pisaba, y al pisar fingía.
que ignoraba su misma gallardía.
  De rienda los Barones los llevaban,
a quien los Reyes de armas proseguían.
Luego al gran Capitán acompañaban,
los que en la paz y guerra le servían.
Los vestidos al Sol desafiaban,
las armas con sus rayos competían,
que en las de Sesa y Córdoba hasta el Moro
puso sus lunas en sus rayos de oro.
  El Cardenal de Borja, el de Sorrento,
y los embajadores le han seguido,
y con aqueste espléndido ornamento
por toda la ciudad han discurrido.
No te cuento el mayor recibimiento,
que de la Iglesia fue visto ni oído,
adonde de dos cisnes se apearon,
porque al seglar valor se aventajaron.
  Ya llegan, como ves, a nuestra casa,
que en la del grande Capitán se apean,
de que la envidia con razón se abrasa,
y de ver que sus honras tales sean.
Recibe al Rey, y no con mano escasa,
pues reino y casa y alma en él se emplean;
y él le honra más que rey honró vasallo:
público es esto, lo secreto callo.


<<<
>>>

Pág. 107 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Cajas, chirimías y acompañamiento por palenque, y salen DON JUAN, el REY FERNANDO, la REINA GERMANA y el GRAN CAPITÁN, que la trae del brazo. JULIA y los demás yPOMPEYA en hábito de hombre.)
FERNANDO:

  En vuestra casa, Gonzalo,
me aposento con tal gusto
como veis.

CAPITÁN:

Señor Augusto,
si fuera el alma regalo,
  aquí la Fénix se hallara,
aquí el Palacio de Creso.

GERMANA:

No es el honraros exceso;
porque ninguno igualara
  a lo que vos merecéis.

CAPITÁN:

¿Señora, tanto favor?

GERMANA:

Gran Capitán, este amor
no a mí sola le debéis,
  sino al mundo; y estimad
que a muchos que habéis vencido,
que sois amado y temido.


<<<
>>>

Pág. 108 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


FERNANDO:

Duque, de vuestra lealtad
  estamos muy satisfechos,
vos sois el hombre mejor,
que tuvo español valor,
y de más heroicos hechos.
  Bienaventurado es
el Rey que os ha merecido;
pues habéis puesto y rendido
tanto enemigo a sus pies.

CAPITÁN:

  A los vuestros, gran señor,
hoy vuestra hechura se humilla.

FERNANDO:

Junto a mí quiero en Castilla
vuestro invencible valor.
  Levantaos, gran Condestable
de Nápoles.

CAPITÁN:

Aún no entráis
en mi casa, y ya pagáis
posada tan miserable
  con tan ilustres mercedes.

OSORIO:

Gran Condestable le ha hecho.

GARCÍA:

Y aún es poco a tan gran pecho,
si por vida de Paredes.

OSORIO:

  ¿De qué sirve contrastar
su valor los envidiosos?


<<<
>>>

Pág. 109 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


GARCÍA:

De andar necios y quejosos,
y de cansarse de hablar.
  O sienta el Rey, o no sienta
lo que dice y lo que hace;
al fin de la virtud nace
del gran Capitán.

OSORIO:

¿Qué intenta
  la envidia, si viene a ser
próspera persecución?

CAPITÁN:

Como mis méritos son
cortos, debéis de querer
  que habiendo de aposentar
vuestra grandeza señor,
crezca mi humilde valor,
para que podáis entrar.
  Que no sé cómo cupiera
un rey en este lugar,
si el que le ha de aposentar
gran Condestable no fuera.

FERNANDO:

  Duque, engañado estuvisteis;
estimad vuestro valor,
que no os puedo hacer mayor
de lo que vos os hicisteis.
  No hay grandeza que yo os mande
con que grande os pueda hacer,
pues vuestro mismo poder
os hizo en el mundo grande.
  Pues en quien es grande ya
por sus hechos, por sus glorias,
por sus insignes vitorias,
bien cabrá un rey, bien podrá
  aposentarse en su casa.


<<<
>>>

Pág. 110 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CAPITÁN:

Aquí mi fortuna cesa,
pues a la casa de Sesa
la de Castilla se pasa.
(Vanse, y al entrar detiene JULIA a DON JUAN.)

JULIA:

  Detente.

DON JUAN:

¿Quién es?

JULIA:

Yo soy.

DON JUAN:

¿Julia?

JULIA:

Sí.

DON JUAN:

Pues, ¿qué me quieres?

JULIA:

¿Haste acogido a sagrado?
Bien haces, dichoso eres,
pareces Córdoba injusto,
al dichoso delincuente,
que pasando Dios entonces,
del palio se favorece.
Al de Fernando te asiste,
con él defendido vienes,
que sino.


<<<
>>>

Pág. 111 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

¿Tú hablas así?

JULIA:

Y aun esto apenas mereces,
por las muchas que me has dado.

POMPEYA:

Adviertan vuesas mercedes,
que no es aqueste lugar
para celos.

JULIA:

¿Quién os mete,
señor paje, en mis agravios?
¿Sois por ventura alcagüete
de don Juan?

POMPEYA:

¿Por qué buscáis
a un hombre que os aborrece?

JULIA:

Porque es ingrato a mi amor,
y porque piense que tiene
de lo que merece menos,
pues a lo que es menos quiere.

POMPEYA:

¿Quién es lo menos?

JULIA:

Pompeya.

POMPEYA:

Notable engaño padece
vuesa merced, que esa dama
por más que de sí se precie,
la hace mucha ventaja.


<<<
>>>

Pág. 112 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JULIA:

Advierta paje, que miente.

POMPEYA:

Advierta, que verdad digo,
y que celos la enloquecen.

JULIA:

Hareos matar.

POMPEYA:

¿Para qué?
¿No ve que tengo parientes
en la Corte?

JULIA:

¿Aquesto sufro?

DON JUAN:

Bueno está Fabio, tú quieres
echarme a perder.

POMPEYA:

Bien haces
amor mío en detenerme,
que sino.

DON JUAN:

Vete por Dios.

JULIA:

Español, ¿esto consientes?
Pues antes de mediodía
sabrá el Rey, que ya rey tiene
Nápoles, cómo a traición
diste a Fabricio la muerte.

(Vase.)


<<<
>>>

Pág. 113 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

Mientes, vive Dios.

POMPEYA:

Espera.

DON JUAN:

¿Qué quieres hacer?

POMPEYA:

Ponerle
cinco sellos en la cara.

DON JUAN:

Anda loca.

POMPEYA:

Quien no entiende
lo que quiere, pruebe celos,
que allí sabrá lo que quiere.
(Vanse.)
(Sale el REY DON FERNANDO y un CONTADOR mayor.)

CONTADOR:

  Por todas estas cartas te suplican
vayas a gobernar, claro Fernando,
a Castilla, que ya toda alterada
no reconoce dueño, ni le admite.
Tu hija Serenísima en la muerte
del rey Felipe inhábil ha quedado
de gobernar.

FERNANDO:

¿Que tanto lo ha sentido?


<<<
>>>

Pág. 114 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CONTADOR:

No se quiere apartar de su marido.
Así como espiró, vestir le hizo
de una ropa de tela, y le calzaron;
púsole muchas joyas de diamantes,
y con varios olores le conserva,
sin apartarse dél tan solo un punto,
que sirve de alma al cuerpo del difunto.

FERNANDO:

¡Estraño amor!

CONTADOR:

Es fábula, el que escriben
de Porcia, Euríades, Julia y Artemisa.
Pues siendo así, ya ves que es niño agora
tu nieto Carlos. Vuelve, que te adora
Castilla, gran señor, y no permitas
que en ella pasen cosas inauditas.
No mires los enojos que te han dado
particulares odios, ni intereses;
mira como piadoso los que te aman,
y que sus Grandes con amor te llaman.
Esta carta es del Duque de Alba, y estas
del Condestable y Almirante; mira
con que palabras te provoca el Duque
del Infantazgo, y tantos que desean,
que vayas a poner remedio en todo.

FERNANDO:

Digo que buscaré el más fácil modo,
en sosegando a Nápoles, y haciendo
Capitán General Virrey, que quede
de Gonzalo Fernández substituto,
porque conmigo ya le llevo a España.


<<<
>>>

Pág. 115 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Salen ESPINELO,ALBERICO y JULIA.)
ESPINELO:

Entrad, que a nadie su presencia niega.

ALBERICO:

El resplandor de la verdad me ciega.

ESPINELO:

  Danos los pies, gran señor,
a Alberico y a Espinelo.

FERNANDO:

Que os estimo, sabe el cielo,
por vuestro mucho valor,
  y que os estoy obligado.

ALBERICO:

En fin, ¿llevas al Virrey
a España?

FERNANDO:

Voy a ser rey
de lo que estaba olvidado.

ALBERICO:

  ¿Cómo has tomado la muerte
de Fabricio Urfino?

FERNANDO:

¿Quién?

ESPINELO:

¿Esto te encubren también?

FERNANDO:

¿Murió Urfino?


<<<
>>>

Pág. 116 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ESPINELO:

Y desta suerte.
  Que mandó el gran Capitán,
que porque no te escribiese
sus cosas, muerte le diese
secretamente don Juan.

FERNANDO:

  ¿Quién es don Juan?

ALBERICO:

Su sobrino.

ESPINELO:

Esta es la mujer del muerto.

FERNANDO:

¿Y es cierto?

ALBERICO:

Mira si es cierto;
pues el mismo desatino
  pensó ejecutar en mí,
y con seis hombres me hirió.

JULIA:

Si tus pies merezco yo,
por quien soy y por quien fui;
  hazme justicia señor:
don Juan de Córdoba ha muerto
a mi esposo.

FERNANDO:

¿Que encubierto
me tengan tan gran error?


<<<
>>>

Pág. 117 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JULIA:

  De noche con gran secreto
y armas, en mi propia casa
me le mató.

FERNANDO:

¿Que esto pasa?

JULIA:

Tú eres príncipe discreto,
  tú valeroso, tú sabes
la deslealtad del Virrey.
Castiga, pues eres rey,
señor, delitos tan graves.
  Toma testigos, verás,
lo que descubres en él.

ESPINELO:

Si quieres ver si es fïel,
tómale cuentas no más.

FERNANDO:

  Vos mi Contador mayor
se las tomad.

CONTADOR:

¿Será bien
que cuentas, señor, te den
tanta lealtad y valor?

FERNANDO:

  Haced luego lo que os digo.

JULIA:

Prospere tu vida el cielo.

FERNANDO:

Hoy conoceréis mi celo.


<<<
>>>

Pág. 118 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Vanse todos, y queda el CONTADOR.)
CONTADOR:

El que no tuvo enemigo,
  ni tuvo virtud, ni en él
hubo señal de valor.
(Sale el GRAN CAPITÁN y GARCÍA DE PAREDES.)

CAPITÁN:

¿Está aquí el Rey mi señor?

CONTADOR:

Ya se ha entrado, y van con él
  del Reino algunos Barones.
Que hablase a vuestra Excelencia
me mandó, y con su licencia
escuche cuatro razones.

CAPITÁN:

  No tienes que recelarte,
que pues todas las paredes
tienen oídos, bien puedes
dar a Paredes su parte.

GARCÍA:

  Aún no sabe el Contador
la merced que vos me hacéis.

CONTADOR:

Gran Capitán, ya sabéis
que sino hubiera valor,
  no hubiera envidia.

CAPITÁN:

Es verdad.


<<<
>>>

Pág. 119 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CONTADOR:

El Rey me manda tomaros
cuenta, y yo vengo a avisaros,
que ha de ser con brevedad;
  porque se quiere partir,
luego que compuesta quede
la ciudad.

CAPITÁN:

Cuánto el Rey puede
mandar, sabré yo servir.
  Digo que cuentas daré
de lo que se me ha entregado
para el Reino conquistado,
que en ganalle le gasté.

GARCÍA:

  ¿Así respondes?

CAPITÁN:

¿Qué quieres?
El que bien supo gastar,
buena cuenta puede dar.

GARCÍA:

¿Cuentas tú?

CAPITÁN:

Sí, no te alteres.

GARCÍA:

  ¿Valdrá lo que el Rey te ha dado
los dos reinos que le das?

CAPITÁN:

Él me dará lo demás
si el Rey quedare alcanzado.
  Voy a buscar los papeles.
(Vase.)

CONTADOR:

Y yo los libros.

(Vase.)


<<<
>>>

Pág. 120 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


GARCÍA:

¿Qué es esto?,
¿el Rey en cuentas se ha puesto
por cuatro envidias crüeles,
  con quien le ha dado el honor,
y estado que tiene ya?
¿Papeles a buscar va,
quien con su eterno valor
  y el acero de su espada,
se hizo temer del mundo?
¿En qué bujarrón profundo
vive aquesta envidia airada?
  Pesia a cuantos mal nacidos
están agora en sus camas
entre jardines y damas,
llenos de ámbar los vestidos.
  ¿No fuera yo un labrador?,
¿un sacristán?, ¿o un peraile?
Bien haya un bendito fraile,
un letrado y un dotor.
  Sangre que habemos vertido
¿buscan agora en papeles?,
¿qué queréis ceros crüeles,
a un hombre que no ha tenido
  arena el mar para ceros,
de la suma de las sumas
de sus vitorias?, ¿qué plumas
han de sumar sus aceros
  a números infinitos?,
¿dónde los habéis de hallar,
sino se pueden sumar,
ni están en el mundo escritos?
  ¿Contar quiere un contador,
lo que mil historiadores
no pueden ser contadores,
siendo infinito valor?
  ¡Oh envidia!, pero, ¿qué fuera
de quien con el Rey privara?
Disculpa pienso que hallara,
si el Rey le favoreciera.
  Mas de su misma persona,
que cuenten será mejor,
que he muerto este Contador.


<<<
>>>

Pág. 121 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Salen DON JUAN yPOMPEYA.)
DON JUAN:

Mi amor, Pompeya, me abona
  que si Julia da en querer
a quien tanta la aborrece
(que amor con desdenes crece,
y más amor de mujer)
  ¿de qué tiene culpa el mío,
solo en el tuyo ocupado?

POMPEYA:

Amor que no fue pagado,
nunca llegó a desvarío.
  Si en algún tiempo no hubieras
amado a Julia, yo sé
que nunca con tanta fe
firmeza en sus ojos vieras.
  Déjame, don Juan, a mí,
en esa tu amor emplea,
y desde agora posea
la esperanza que perdí.
  No te dé pena que intente
el verte Julia, y vivir,
que yo me sabré morir
desesperada y ausente.


<<<
>>>

Pág. 122 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


DON JUAN:

  ¡Ah, mi bien!

GARCÍA:

Este es don Juan.

DON JUAN:

¡Ah, señora!

POMPEYA:

¿Qué me quieres?

DON JUAN:

Terribles sois las mujeres.

POMPEYA:

Si injustos celos nos dan.

DON JUAN:

  Bien dices injustos celos,
porque todos vuestros gustos
son pedir celos injustos.

POMPEYA:

Mi vida acaben los cielos,
sino nacen de mi amor.
(Sale un CAPITÁN y soldados con arcabuces.)

CAPITÁN:

  Dese vuestra Señoría
a prisión.

DON JUAN:

Pues yo, ¿por qué?

CAPITÁN:

Solo deciros sabré,
que su Majestad me envía.


<<<
>>>

Pág. 123 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


GARCÍA:

  ¿Qué es esto?

DON JUAN:

Mándame prenderme
el Rey.

GARCÍA:

Sí hará, que ha llegado
la ambición a tal estado,
que temo que han de ponerme
  en ocasión de intentar
algún desatino.

CAPITÁN:

Yo
solo sé que me envió,
quien me lo puede mandar,
  porque sabe Dios, Paredes,
lo que esta prisión sentí.

GARCÍA:

Bien puedes creer de mí,
que sé también lo que puedes;
  y que de aquí no llevaras
a don Juan, sino temiera
que el gran Capitán dijera,
que sus verdades tan claras
  no tienen necesidad
de defensa, que estas son,
para darnos ocasión
a alguna temeridad.
  ¿Dónde en efeto le llevas?


<<<
>>>

Pág. 124 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CAPITÁN:

A Castilnovo me mandan.

GARCÍA:

¡Buenas nuestras cosas andan!,
¿cuentas, prisiones y pruebas?

CAPITÁN:

  No sé si os pida la espada.

DON JUAN:

No, porque no la daré,
porque yo no la saqué
contra la lealtad jurada.

GARCÍA:

  Ni será justo quitar
espada, que al Rey sirvió,
también como he visto yo.

CAPITÁN:

Con ella os quiero llevar.

DON JUAN:

  Vamos, Fabio.

POMPEYA:

Voy sin mí.

DON JUAN:

Decid, García, al Virrey;
que vaya a rogar al Rey.
(Vanse, y queda GARCÍA DE PAREDES.)

GARCÍA:

Y podrá rogar por sí,
  que está la envidia en lugar
que lo habemos menester.
No sé qué tengo de hacer,
ni acierto a hablar, ni a callar.
  Mándame hablar la razón,
y que no hable el respeto:
a callar estoy sujeto.


<<<
>>>

Pág. 125 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale el GRAN CAPITÁN y dos contadores. Descúbrese una mesa, silla, libros y recado de escribir.)
CAPITÁN:

Estos los papeles son.

CONTADOR:

  Y estos los libros, aquí
se siente vuestra Excelencia.

GARCÍA:

Y aquí he de tener paciencia:
¿papelejos? Pesia a mí.
  ¡Ved cómo se van sentando!
¡Ved los librazos que hojean!,
que aquestas las hojas sean,
que estuvieron relumbrando
  cuando este Reino ganó.
¿El Duque de Sesa, cielos,
con tanta sangre y desvelos?
¿Y que la fama escribió
  por tan estraños caminos,
su historia en libros de cuentas,
y no con plumas atentas
en sus anales divinos?
  ¡Ved, que Livio escribe aquí,
o que Cornelio discreto!
Aunque ya pudiera ser,
que aquí estuviese Cornelio;
que en las cortes de los reyes
hay muchos Tácitos destos.
Mas no importa, que algún día,
sino propios, estranjeros,
escribirán tus hazañas
y tus soberanos hechos.
Siempre fue España infeliz
en historias, siendo
cuya espada dio a la pluma
más levantados sujetos.
El que está sentado allí,
diera a Jenofonte griego,
diera a Tranquilo romano
materia a libros eternos;
no a los de cuentas del Rey,
porque no han de contar ellos
valor, de quien tiembla el mundo,
y que le ha dado tres reinos.


<<<
>>>

Pág. 126 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CONTADOR:

Hácesele a Vueselencia
cargo.

GARCÍA:

Ya comienza el pleito.

CONTADOR:

De seis mil escudos de oro,
que en Valladolid le dieron;
otros diez mil en Madrid,
y veinte mil en Toledo.
A Nápoles se enviaron
con el Capitán Vivero
ocho mil; y en Alejandría
unos honrados hebreos.

GARCÍA:

¿Hebreos y honrados? Miente
a pagar de mi dinero,
aunque sus parientes sean.
Porque después que pusieron
a Dios en tantos trabajos;
de manera los ha puesto,
que no tienen en el mundo,
honra, ciudad, rey ni reino.
Y voto a Dios, que si tomo
aquel librazo de enmedio,
que le aturda la cabeza,
porque honre el majadero
a quien Dios quitó la honra.


<<<
>>>

Pág. 127 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CAPITÁN:

Señor Contador, dejemos
partidas de diez y veinte:
¿no hay suma?

CONTADOR:

Aquí lo veremos,
que por la plana de atrás
suma este folio primero.

GARCÍA:

¿Hay mayor bellaquería?,
¿plana de atrás?, ¿qué es aquesto?
¿Cuándo Gonzalo Fernández
volvió atrás?

CAPITÁN:

Dejad los pliegos,
y vengamos a las sumas.

GARCÍA:

Que palos diera yo en estos
en las dos planas de atrás.

[CONTADOR] 2.º:

Pues que gusta de saberlo
vuestra Excelencia, señor,
que bien se ve por sus hechos
la cólera que ha tenido,
suman los cargos docientos
y sesenta mil escudos.

CAPITÁN:

No más.


<<<
>>>

Pág. 128 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


[CONTADOR] 2.º:

¿Es poco?

CAPITÁN:

No creo
que tal reino en todo el mundo
se haya ganado con menos.

GARCÍA:

Yo se lo voto a los diablos;
y que sustento y dinero
se quitaba a cuchilladas,
y que enemigos le dieron.

CAPITÁN:

También traigo yo papel:
vayan, vayan escribiendo.
(Saca un papel.)

GARCÍA:

¿Papel el gran Capitán?
Acabose: vive el cielo,
que quiere acabarse el mundo.

CAPITÁN:

(Lee.)
Memoria de lo que tengo
gastado en estas conquistas,
que me cuestan sangre y sueño,
y algunas canas también.

GARCÍA:

Allá decía un discreto,
que no venían por años,
ni las canas ni los cuernos.
Vese claro, pues el Sol
tiene de edad lo que el tiempo,
y se está tan boquirrubio,
como cada día le vemos.
La Luna está toda cana
desde niña, y le salieron
cuernos aquel mismo día.


<<<
>>>

Pág. 129 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CAPITÁN:

Primeramente se dieron
a espías ciento y sesenta
mil ducados.

CONTADOR:

¡Santos cielos!

CAPITÁN:

¿Qué os espantáis? Bien parece
que sois en la guerra nuevo.
Más cuarenta mil ducados
de misas.

[CONTADOR] 2.º:

Pues, ¿a qué efeto?

CAPITÁN:

A efeto de que sin Dios
no puede haber buen suceso.

GARCÍA:

Y como, demás que entonces
andando todo revuelto,
no se hallaba un capellán
por un ojo.

CONTADOR:

Al paso desto,
yo aseguro que le alcance.

CAPITÁN:

Como se va el Rey huyendo
de tantas obligaciones,
quiero alcanzarle y no puedo.
Más ochenta mil ducados
de pólvora.


<<<
>>>

Pág. 130 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


[CONTADOR] 2.º:

Ya podemos
dejar la cuenta.

GARCÍA:

Bien hacen:
temerosos son del fuego.

CAPITÁN:

Escuchen por vida mía.
Más veinte mil y quinientos
y sesenta y tres ducados,
y cuatro reales y medio,
que pagué a portes de cartas.

CONTADOR:

¡Jesús!

GARCÍA:

¡San Blas!

CAPITÁN:

Y en correos,
que llevaban cada día
a España infinitos pliegos.

GARCÍA:

Vive Dios, que se le olvidan
más de doce mil que fueron
a Granada y a otras partes;
y aún era tan recio el tiempo,
que se morían más postas
que tienen las cuentas ceros.


<<<
>>>

Pág. 131 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CAPITÁN:

Más de dar a sacristanes
que las campanas tañeron
por las vitorias que Dios
fue servido concedernos,
seis mil ducados y treinta
y seis reales.

GARCÍA:

Sí, que fueron
infinitas las vitorias,
y andaban siempre tañendo.

CAPITÁN:

Más de limosnas a pobres
soldados, curar enfermos,
y llevarlos a caballo,
treinta mil y cuatrocientos
y cuarenta y seis escudos.

CONTADOR:

No solo satisfaciendo
va vuestra Excelencia al Rey,
más que no podrá sospecho
pagarle con cuanto tiene.
Suplícole que dejemos
las cuentas, que quiero hablarle.
(Levántanse.)

CAPITÁN:

Pues García, ¿qué hay de nuevo?

GARCÍA:

Que mandó prender el Rey
a don Juan.


<<<
>>>

Pág. 132 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CAPITÁN:

Cierto.

GARCÍA:

Tan cierto
que lo vi con estos ojos.

CAPITÁN:

La causa ya la sospecho:
voyle a hablar de veras.

GARCÍA:

Yo
no quise hacer lo que suelo,
que el Capitán de la Guarda
es mi amigo y vuestro deudo.
Pero aquestos contadores,
no fuera bien, que al infierno
fueran a contar, que yo
los metí cuatro cuadernos
destos de plana de atrás,
dentro de los mismos sesos.
(Vanse los dos.)

CONTADOR:

¿Qué os parece?

[CONTADOR] 2.º:

Que estoy maravillado
de ver el gasto.

CONTADOR:

El Rey.
(Sale el REY DON FERNANDO.)

FERNANDO:

  Pues ¿qué hay de cuentas
con el gran Capitán?


<<<
>>>

Pág. 133 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


[CONTADOR] 2.º:

Que las ha dado,
mas yo no sé lo que con él intentas.
De espías y de misas ha gastado
más que le has dado.

FERNANDO:

Pues, ¿las misas cuentas?

CONTADOR:

Dice que no hay sin Dios buenos sucesos.

FERNANDO:

Tiene razón.

[CONTADOR] 2.º:

Con un millón de excesos
  alcanza en dos partidas tan notorias,
que solo en sacristanes que tañeron
a las fiestas, señor, de sus vitorias,
seis mil ducados cuenta que les dieron,
sin más treinta y seis reales.

FERNANDO:

Justas glorias
alegrías y fiestas merecieron.

[CONTADOR] 2.º:

Pues de espías, señor, nos dio sumados.

FERNANDO:

¿Cuánto?

[CONTADOR] 2.º:

Ciento y sesenta mil ducados.
  De pólvora es locura lo que cuenta.

FERNANDO:

Debe de castigar malos deseos.


<<<
>>>

Pág. 134 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CONTADOR:

Veinte mil y quinientos y sesenta
y tres ducados cuenta de correos,
y añade cuatro reales a esta cuenta
para justificarla.

FERNANDO:

Sus trofeos
dan voces contra tanta envidia fiera.

CONTADOR:

  Si oyeras a García de Paredes
contar, como las postas se morían,
sospecho que le hicieras mil mercedes.
(Sale el GRAN CAPITÁN.)

CAPITÁN:

García, a España desta vez me envían.

GARCÍA:

Agora hablarle libremente puedes.

CAPITÁN:

¡Bravos alientos las verdades crían!
Aquí, invicto señor, a tus pies tienes
tu hechura.

FERNANDO:

Oh Condestable, a tiempo vienes.
  ¿No sabes, como ya me voy a España?,
¿y como vas conmigo?

CAPITÁN:

Iré sirviendo
a vuestra Majestad, pero primero
quiero satisfacerle de dos cosas.
Es la primera, que en servicio suyo
he gastado mi vida con mi hacienda.


<<<
>>>

Pág. 135 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


GARCÍA:

Sí, por vida del diablo treinta veces.

CAPITÁN:

Que le he sido leal, y que no tengo
esta noche dos platos en que coma,
porque no hay enemigo a quien quitarlos.

GARCÍA:

Sí, voto a cuanto puedo sin ofensa
de Dios.

CAPITÁN:

Y que don Juan, sobrino mío
mató a Fabricio Urfino en desafío,
no como dicen estos envidiosos.

GARCÍA:

¿Qué importa que lo digan? Todos mienten.

CAPITÁN:

Julia no es su mujer, sino celosa
dama de mi sobrino; por moverte
a castigarle, han hecho aqueste enredo.

GARCÍA:

Si por vida del Rey, y son gallinas.

FERNANDO:

¿Quién es este soldado?

CAPITÁN:

Este es García
de Paredes.

FERNANDO:

¿Vos sois aquel sonado?


<<<
>>>

Pág. 136 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


GARCÍA:

No sé si soy sonado o soy mocoso.
Yo sé que os he servido (¡oh generoso
Rey de Aragón y Nápoles!) al lado
del mejor Capitán, que el cielo ha dado
a rey cristiano.

FERNANDO:

¿Es pobre el buen Paredes?

GARCÍA:

Mas que quiere pedirme algo prestado.

CAPITÁN:

Señor, de fama y de virtud es rico.

GARCÍA:

Más rico soy que vos, Rey soberano,
porque quien no desea cosa alguna,
dos higas puede dar a la fortuna.

FERNANDO:

Pues de renta le doy tres mil ducados.

CAPITÁN:

Certifícoos que son bien empleados.

GARCÍA:

Esos gastaré yo solo en serviros,
y en soldados amigos camaradas,
cuyas lenguas, señor, son las espadas,
y no estos bellacones gallinosos.

FERNANDO:

Ya sé que mal me informan envidiosos.
Ora, den libertad a don Juan luego,
porque entre tanto haré que se publique
un testimonio del valor del Duque.


<<<
>>>

Pág. 137 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


CAPITÁN:

El cielo te prospere largos años.

GARCÍA:

¿Tres mil de renta yo? Brindis fortuna
por la salud de los amigos.
(Vanse.)
(Quedan los contadores.)

CONTADOR:

Todo
sucede al Duque bien; porque del modo
que trazan su caída sus contrarios,
el cielo le levanta a más grandeza,
y de laurel corona su cabeza.
(Cajas dentro.)

[CONTADOR] 2.º:

  ¿Qué cajas son estas?

CONTADOR:

Creo
que el Rey se embarca.

[CONTADOR] 2.º:

Parece
que en las banderas ofrece
el testimonio y trofeo,
  que debe al gran Capitán.


<<<
>>>

Pág. 138 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Salen cajas, dos banderas o guiones, uno del Rey y otro del gran Capitán con las armas de entrambos, dos maceros con sus cotas, y un SECRETARIO detrás.)
SECRETARIO:

Aquí quiero publicalle,
que pienso que en esta calle,
más enemigos están.
(Lee.)
Pontífice, Emperador, Reyes, Príncipes, Potentados, Duques y Barones, a todos notifico y hago saber, que considerando, que es de ánimo generoso y agradecido, tener perpetua memoria de las buenas obras y servicios recibidos, y no ocultarlos, ni pasarlos en disimulación; para dar testimonio dellos con gran alabanza de todos. Acatando, que al ilustre y magnánimo varón Gonzalo Fernández de Córdoba, Duque de Sesa y Terranova, mi Capitán General, debo tan inumerables servicios y buenas obras, y que sus esclarecidas hazañas han pasado, todas las que se han obrado desde el principio del mundo hasta su tiempo; doy esta fe y testimonio de su gran virtud y merecimiento, lealtad, constancia y fortaleza; y le declaro por el más insigne y leal Capitán, que jamás sirvió a rey. Y así a este siglo, como a los que vendrán, aseguro y quiero que sea notoria esta verdad de mi obligación, y del insigne valor deste excelente y nunca bastantemente alabado español. Y lo firmo de mi nombre, y hago publicar en Nápoles a 25 días del mes de Hebrero del año de 1570.
(Tocan las cajas, y éntranse todos.)
(Sale el REY LUIS,DON ÁLVARO OSORIO y acompañamiento.)

LUIS:

  Pienso que estas paces son
para gran bien.

OSORIO:

Es tan justo,
Rey generoso y augusto,
que os darán mayor blasón,
  que vuestro Reino ha tenido
desde el claro Clodoveo.


<<<
>>>

Pág. 139 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LUIS:

Ver a Fernando deseo.

OSORIO:

De Nápoles ha partido,
  y es imposible tardar
por la bonanza que ha hecho.

LUIS:

Que viene con él sospecho,
por el sosiego del mar,
  aquel divino español,
si teme como la tierra,
que fue rayo de la guerra,
más claro que el mismo Sol.

OSORIO:

  Que desa suerte le honréis
es digno de vuestro nombre.

LUIS:

¿Cuándo tendrá España un hombre,
como el que agora tenéis?
(Disparan dentro.)

OSORIO:

  Salva han hecho, gran señor,
sin duda que ya han llegado.

LUIS:

Bien este puerto ha mostrado
reconocer su valor.
(Con música de cajas, chirimías y arcabuces, salen DON JUAN,GARCÍA DE PAREDES,ESPINELO, ALBERICO y todos, y a la postre elREY DON FERNANDO y laREINA, a quien trae del brazo el GRAN CAPITÁN, y POMPEYA de dama.)

LUIS:

  Días ha que estoy aquí,
solo esperando que venga
vuestra Majestad.


<<<
>>>

Pág. 140 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


FERNANDO:

Señor,
¿tanto amor? Fineza es esta,
que aumenta mi obligación,
y mi voluntad aumenta.

LUIS:

Vienen vuestras Majestades
buenos.

GERMANA:

Quien a veros llega,
tuviera gusto y salud,
cuando viniera sin ella.

LUIS:

Duque de Sesa.

CAPITÁN:

Señor.
¿Cómo venís?

CAPITÁN:

Si la Reina
mi señora respondió
que viene bien el que llega
a veros, ¿qué han de decir
los que son hechuras vuestras?

LUIS:

Vos sois el gran Capitán.

CAPITÁN:

Rey Luis, vuestra grandeza
hará humildes los leones,
y las águilas pequeñas.


<<<
>>>

Pág. 141 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LUIS:

Si fuérades mi vasallo,
yo sé, Gonzalo, qué hiciera.

CAPITÁN:

¿Qué hiciérades, gran señor,
con quien hoy los pies os besa?

LUIS:

Ganara el mundo con vos.

CAPITÁN:

Que le gano es cosa cierta,
pues soy mayor y he ganado
que me honréis desta manera.

LUIS:

Hola, dennos de cenar.

OSORIO:

Aquí está puesta la mesa.
(Sacan la mesa.)

LUIS:

Conmigo cenar tenéis.

FERNANDO:

La Reina no viene buena,
pero veranos cenar.
(Siéntanse.)

DON JUAN:

¡Con qué Majestad se sientan!

GARCÍA:

Son reyes, nacen así.

LUIS:

Dalde, gran señor, licencia
al gran Capitán, que aquí
cene con nosotros.


<<<
>>>

Pág. 142 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


FERNANDO:

Fuera
quitarle ese honor crueldad.
Sentaos Duque.

CAPITÁN:

Si la rueda
se asienta de mi fortuna,
sentareme a detenella.
(Siéntase con grande humildad, y cantan mientras cenan.)

LUIS:

Quien vence reyes, bien puede
sentarse, Duque a sus mesas.

GARCÍA:

¿Qué dirán los envidiosos,
dime don Juan, cuando sepan,
que con tres reyes sentado
está Gonzalo a la mesa?
A putos, por cuantos huesos
de cortesanos entierra
la pretensión y el despacho,
que suele andar con muletas,
que si aquí cogiera alguno.

DON JUAN:

Paso, que los tienes cerca.

GARCÍA:

¿Quién?

DON JUAN:

Alberico y a quien
le rompí media cabeza.


<<<
>>>

Pág. 143 de 143
Las cuentas del Gran Capitán Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


GARCÍA:

Pues hablen, y voto a Cristo
que les rompa la otra media.
Las mesas dejan los Reyes.
(Levántanse.)

CAPITÁN:

Ya que con tanta grandeza
honran vuestras Majestades,
quien tanta humildad profesa;
les suplico (interponiendo,
aunque atrevimiento sea,
la autoridad del gran Rey,
que hoy les ha dado la cena)
que perdonen a don Juan,
que casado con Pompeya,
les sirve en este camino.

FERNANDO:

Huélgome de conocerla.

GERMANA:

Y yo de hacerla merced.

FERNANDO:

Sí, pero es razón que entienda
el Duque, que también él
ha de hacer lo que me enseña.

CAPITÁN:

¿Cómo, señor?

FERNANDO:

Perdonando.

CAPITÁN:

Pues, ¿hay alguno a quien pueda?

FERNANDO:

A Espinelo y a Alberico.

ALBERICO:

A tus pies, señor, confiesan
que eres grande, pues no pudo
vencer la envidia tus fuerzas.

GARCÍA:

En esto, ilustre Senado,
da fin la parte primera,
próspera persecución,
para que aguardéis la adversa.

Fin01.jpg


<<<