Las fortunas de Diana: 29

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 29 de 56
Las fortunas de Diana Félix Lope de Vega y Carpio


 



Si vieses este prado,
lástima te daría
aquel que florecía
tu blanco pie nevado;
tu pie blanco y pequeño,
de tantas almas como flores dueño.

Para que le gozases,
le cultivé, señora,
que no para que ahora
a los dos nos dejases;
que en mí y en estas selvas
no habrá vida ni flor hasta que vuelvas.

En cárceles doradas
prendí los pajarillos,
que pienso que de oírlos
como de mí, te agradas;
que en tus prisiones de oro
al alba canto y a la noche lloro.

Aquí puse una fuente
para que te bañaras,
y más perlas dejaras
que tiene su corriente;
y tú, por darme enojos,
dos me dejaste en mis ausentes ojos.


<<<

Las fortunas de Diana de Lope de Vega

Novela. pag.- 01 - 10 - 20 - 30 - 40 - 50

>>>