Las grandezas de Alejandro: 141

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 141 de 146
Las grandezas de Alejandro Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


EFESTIÓN:

Justa razón a enojo le provoca.
(Vanse, y salen HIRCANO, Duque de Jerusalén, y JADO, sumo sacerdote.)

HIRCANO:

  En esta gran confusión,
¿qué es lo que piensas hacer?

JADO:

Acudir a la oración,
que Dios tiene más poder
que el soberbio Macedón.
  Retírate, Duque, allí;
que si el gran Dios de Israel
no da remedio por mí
contra Alejandro cruel,
¡ay, Jerusalén, de ti!

HIRCANO:

  Llega, sacerdote santo,
y misericordia pide
al gran Dios que puede tanto;
di que su pueblo no olvide,
dile que escuche su llanto.
(Salgan las mujeres de Jerusalén.)

MUJER 1.ª:

  Generoso duque Hircano,
y tú, Jado, soberano
sacerdote, ¿qué respuesta
tan airada y descompuesta
disteis a Alejandro Magno?
  ¿Qué es esto, que ya furioso
a Jerusalén camina?


<<<
>>>