Las grandezas de Alejandro: 142

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 142 de 146
Las grandezas de Alejandro Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MUJER 2.ª:

Duque ilustre y generoso,
mira el llanto y la rüina
de este tu pueblo piadoso;
  mira con qué confusión
al alcázar de Sión
suben mujeres cargadas
de sus hijos, las espadas
temiendo del Macedón.
  ¿Por qué el tributo negáis,
pues no era tanto tesoro?
Si acaso pobres estáis,
tomar nuestras joyas de oro,
pues nuestra sangre le dais.
  ¿No veis que siempre en el saco
es la furia más sangrienta,
en dándose un pueblo a saco?

JADO:

Mientras su venida intenta,
quiero ver si al cielo aplaco.
(De rodillas.)
  ¡Divino Dios de Israel,
que del cuchillo cruel
de Faraón nos libraste,
que abriste el mar y mandaste
que se cerrase con él!
  de Alejandro nos defiende,
libra tu Jerusalén;
detén el rayo que enciende
el Asia, pues hoy también
tu templo arruinar pretende.
  ¡Libra tu pueblo, Señor!


<<<
>>>