Las inquietudes de Shanti Andía: 078

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 078 de 156
Las inquietudes de Shanti Andía - Libro cuarto Pío Baroja


No tardó mucho en venir. Era un hombre viejo, encorvado por la cintura, con el pelo blanco y la pipa en la boca. Vestía de negro, la cara rasurada, la boina grande de gascón; llevaba patillas cortas, que entre los marinos franceses solían llamar patas dé conejo, y por debajo de la manga se le veían en las dos muñecas unas anclas tatuadas, de color azul. Tenía la nariz larga, los ojos pequeños, las cejas como pinceles y un rictus sardónico en los labios.

Al decirle su hijo que éramos vascos, levantó los brazos al aire con grandes extremos.

-¿De qué pueblo? -nos dijo en vascuence.

-De Lúzaro.

-¿Españoles?

-Sí.

-Yo soy vascofrancés. Nuestra tierra es muy buena, ¿eh? Yo no digo que la Gironda sea mala, no. Es un país rico; pero la tierra vasca es otra cosa.

Luego, mirándome con fijeza, me preguntó:

-¿De qué pueblo habéis dicho que sois?

-De Lúzaro.

-¡Lúzaro! -exclamó el viejo-. Yo he conocido a alguien de Lúzaro. ¡Ah, sí! -añadió, llevándose la mano a la frente-. El piloto de El Dragón... Tristán, Tristán de Ugarte.

Tristán de Ugarte era el nombre con que el médico de Elguea había extendido la partida de defunción de mi tío, y El Dragón el nombre del barco en donde había navegado Juan de Aguirre, según me contó Francisco Iriberri.

-¿De manera que usted ha conocido a Tristán de Ugarte? -pregunté al viejo.

-Sí. ¿Usted también lo ha conocido?

-¡Ya lo creo! ¡Era pariente mío!

-Es verdad... Se parece usted a él en la voz..., en algo, no sé en qué... tY qué fue de su vida?

-Murió hace unos meses.

-¿En España?

-Sí.

-¿Con quién vivía?

-Con su hija y con un criado, alto, rojo...

-¿Escocés quizá?

-Sí.


Las inquietudes de Shanti Andía de Pío Baroja

Libro I - Libro II - Libro III - Libro IV - Libro V - Libro VI - Libro VII - Epílogo - Índice