Las quinas de Portugal: 008

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 008 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


ALFONSO:

               Un diamante, piedra fina.

BRITO:

               Lo que llaman esprendor
               el cura y el boticario.

ALFONSO:

               ¿Quién?

BRITO:

               Un par de entendimientos
               que, a falta de pensamientos,
               mos habran extraordinario;
               y hay en nueso puebro quien
               mos avisa esto que oís,
               echan al centeno anís
               para que mos sepa bien;
               habran los dos tan prefundo
               que los doy a Barrabás
               y porque no es para más,
               adiós, hasta el otro mundo.
Vase

ALFONSO:

               Dudo que puedan hallarme
               en tan distante espesura
               mis monteros. ¡Oh hermosura!
               Tú has venido a enajenarme
               de mi gente y de mí mismo.
               Es doña Elvira Gualtar
               objeto digno de amar,
               pero en el hermoso abismo
               que mi memoria atropella,
               anegadas mis pasiones
               falto a mis obligaciones.
               Dos ángeles tengo en ella,
               dos niñas, que de mis ojos
               niñas han venido a ser
               para no dejarme ver
               más que sus bellos despojos.
               Soy conde de Portugal,
               y por la madre y las hijas
               ocupaciones prolijas
               de un gobierno casi real
               olvido. Pero ¿qué es esto?


<<<
>>>