Las quinas de Portugal (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Las quinas de Portugal.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada



Personas
Pág. 001 de 107
Las quinas de Portugal


Las quinas de Portugal Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• Don ALFONSO Enríquez, conde de Portugal
• BRITO, pastor gracioso
• Don EGAS Muñiz


• Don GONZALO
• Una DAMA
• Algunos PORTUGUESES
• Don PEDRO


• GIRALDO, viejo
• ISMAEL, rey moro
• LEONOR, dama
• ZULEMA, moro


• Algunos MOROS
• Un ALFAQUÍ
• Un niño que hace a CRISTO




>>>

Escena I
Pág. 002 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


Toda la fachada del teatro ha de estar de arriba
abajo llena de riscos, peñas y espesuras, de matas, lo
más verosímil y áspero que se pueda, imitando
una sierra muy difícil, con las circunstancias que se
dirán después. Por lo más alto de estas
breñas saldrá BRITO, rústico, con un
bastón largo, disparando la honda, y por en medio de las
diehas peñas sale el conde don ALFONSO Enríquez en
hábito de caza, en cuerpo muy bizarro

BRITO:

               ¡Hao, que espantáis el cabrío!
               ¡Verá por dó se metió!
               ¡Valga el diabro al que os parió!
               ¡Echad por acá, jodío!
               ¡Teneos el embigotado!

ALFONSO:

               Enriscado me perdí,
               pastor, acércate aquí.

BRITO:

               ¿Acercáosle? ¡Qué espetado!
               Pues yo os juro a non de San
               que si avisaros no bonda
               y escopitina la honda
               seis libras de mazapán
               (mejor diré mazapiedra)
               ¡Hao, que se nos descarría
               el hato!


<<<
>>>

Pág. 003 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


ALFONSO:

               Escucha.

BRITO:

               ¡Aún sería
               el diablo! ¡Verá la medra
               con que mos vino! ¡Arre allá,
               hombre del diabro! ¿Estás loco?
               Ve abajando poco a poco,
               no por ahí, hancia acá,
               ¡Voto a San, si te deslizas!

ALFONSO:

               Acerca, dame la mano.
Acércanse

BRITO:

               Que has de llegar a lo llano
               bueno para longanizas.
Dale el cabo del bastón
y tiénenle ambos
               Agarraos a ese garrote.
               ¿Quién diabros por aquí os trujo?
Bajando
               Teneos bien, que si os rempujo
               no doy por vueso cogote un pito.

ALFONSO:

               ¿Qué sierra es ésta?


<<<
>>>

Pág. 004 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


Bajando BRITO hacia ALFONSO,
asidos los dos al palo
BRITO:

               La de Braga, hacia Galicia.

ALFONSO:

               ¡Notables riscos!

BRITO:

               Se envicia
               hasta el cielo.

ALFONSO:

               ¡Extraña cuesta!

BRITO:

               Llámase Espantaruínes.

ALFONSO:

               No sé yo que haya en España
               más escabrosa montaña.

BRITO:

               Mala es para con chapines.
               Dad acá la mano.

ALFONSO:

               Toma.
Júntanse las manos y
repara BRITO en el guante

BRITO:

               ¿Hay mano con tal blandura?
               O sois vagamundo o cura.
               Echad por aquesta loma
               con tiento. ¡Hao! Que caeréis.


<<<
>>>

Pág. 005 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


Van bajando poco a poco de las manos
ALFONSO:

               ¿Hay peñas más enriscadas?

BRITO:

               ¡Manos de lana y peinadas!
               ¡Qué guedejas, hao! Me oléis
               a poleo. ¡Pregue a Dios
               que no encarezcáis la lleña!

ALFONSO:

               No malicies.

BRITO:

               Pues ¿hay dueña
               que las traiga como vos?

ALFONSO:

               ¿Nunca viste guantes?

BRITO:

               ¿Qué?

ALFONSO:

               Éstos. (Simple es el villano.) (-Aparte-)

Descálzase uno

BRITO:

               ¡Aho, que os desolláis la mano!
               ¿Estáis borracho? A la hé
               que debéis ser fechicero.
               El pellejo se ha quitado
               y la mano le ha quedado
               sana apartada del cuero.
               Las mías ell azadón
               las ha enforrado de callos.
               Pues que sabéis desollallos,
               hacedme una encantación;
               o endilgadme vos el cómo
               se quitan, que Mari Pabros
               se suele dar a los diabros
               cuando la barba la tomo.


<<<
>>>

Pág. 006 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


Bajando
ALFONSO:

               ¡Sazonada rustiqueza!

BRITO:

               Por aquí, que poco falta
               de la sierra.

ALFONSO:

               Ella es bien alta
               y escabrosa su aspereza.

BRITO:

               Y decid, por vuesa vida,
               ¿qué se puede desollar
               la mano sin desangrar
               quedando entera y garrida?

ALFONSO:

               Anda, necio. La que ves
               es una piel de cabrito
               o cordobán.

BRITO:

               ¡Pues bonito
               soy yo!

ALFONSO:

               Adóbanla después
               y ajustándola a la mano
               del polvo y sol la defiende.

BRITO:

               ¿Sí? ¡Bueno! O sois brujo o duende.
               Vos pensáis por lo serrano
               burlarme. ¿No está apegada
               con la carne a esotra?

ALFONSO:

               No.


<<<
>>>

Pág. 007 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


BRITO:

               No os la vi desollar yo?

ALFONSO:

               Estaba en ella encerrada
               como tu pie en esa abarca.

BRITO:

               Ataréislas por traviesas,
               que ya yo vi manos presas
               por retocar lo dell arca;
               Mari Pabros mé pedía
               la mía de matrimeño
               y yo, como amor lo enseño,
               dándole a esotra vacía
               burlada se quedaría
Ya están abajo
               si por Olalla la dejo,
               que hay mano que da el pellejo,
               pero no la voluntía,
               y porque ya estáis abajo
               adiós, que all hato me vó.

ALFONSO:

               Quiero desempeñar yo
               las deudas de tu trabajo.
               Toma este anillo.

BRITO:

               ¿Este qué?

ALFONSO:

               Sortija. Es de oro.

BRITO:

               Verá;
               mijores las hay acá
               de prata. Se le daré
               a Mari Pabros. Señor,
               ¿qué es esto que relumbrina?


<<<
>>>

Pág. 008 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


ALFONSO:

               Un diamante, piedra fina.

BRITO:

               Lo que llaman esprendor
               el cura y el boticario.

ALFONSO:

               ¿Quién?

BRITO:

               Un par de entendimientos
               que, a falta de pensamientos,
               mos habran extraordinario;
               y hay en nueso puebro quien
               mos avisa esto que oís,
               echan al centeno anís
               para que mos sepa bien;
               habran los dos tan prefundo
               que los doy a Barrabás
               y porque no es para más,
               adiós, hasta el otro mundo.
Vase

ALFONSO:

               Dudo que puedan hallarme
               en tan distante espesura
               mis monteros. ¡Oh hermosura!
               Tú has venido a enajenarme
               de mi gente y de mí mismo.
               Es doña Elvira Gualtar
               objeto digno de amar,
               pero en el hermoso abismo
               que mi memoria atropella,
               anegadas mis pasiones
               falto a mis obligaciones.
               Dos ángeles tengo en ella,
               dos niñas, que de mis ojos
               niñas han venido a ser
               para no dejarme ver
               más que sus bellos despojos.
               Soy conde de Portugal,
               y por la madre y las hijas
               ocupaciones prolijas
               de un gobierno casi real
               olvido. Pero ¿qué es esto?


<<<
>>>

Pág. 009 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


Suena música. Ábrese toda la
montaña desde la mitad abajo, quedañdo descubierta
una cueva capaz, toda entapizada de hiedra, flores y romeros,
techos, paredes y suelo. En medio de una mesa de hierbas, y
asentado en un peñasco, la cara a la gente, GIRALDO, viejo
venerabilísimo, vestido de estera de palma, con algunos
libros como que los estudia; a un lado de la puerta de la cueva una
palma, colgando de ella las armas que aquí se dicen. Las
peñas por donde bajó el ALFONSO, levantadas agora,
servirán a la cueva de chapitel y toldo


<<<
>>>

Pág. 010 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


ALFONSO:

               Los peñascos, obeliscos
               de esta sierra, entre sus riscos,
               dividiéndose, han compuesto
               entre su nevado espacio
               un modo de solio regio
               ..................... [ -egio]
               que de la aurora es palacio;
               las peñas sus capiteles,
               con majestad elevados,
               techumbres suplen dorados.
               Hierbas sirven de doseles
               que, entretejidas de flores,
               trepan sus ramas inquietas
               por jazmines y mosquetas
               con brazos escaladores.
               Desde el verde pavimento
               hasta el florido artesón
               da causa a la admiración
               que le juzga encantamento.
               Una senectud se eleva
               prodigiosa y venerable
               que, con respeto agradable,
               el centro ocupa a la cueva.
               Trofeos son de esta palma
               la espada, yelmo y arnés.
               Algún héroe portugués
               por la milicia del alma
               los materiales olvida.
               Libros, estudioso, hojea.
               ¡Qué bien sus ocios émplea!
               ¡Qué bien retirada vida!
               Amagos muestra divinos.
               Toda el alma me ha robado.


<<<
>>>

Pág. 011 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


Quiere retirarse asombrado
y levántase GIRALDO
y sale deteniéndole

GIRALDO:

               Detén, huésped deseado,
               el paso a tus descaminos.
               Por dicha, ¿eres portugués?

ALFONSO:

               Por dicha y mucha lo soy,
               pues las dichas que medro hoy
               en verte son interés
               el más nuevo que jamás
               de mi discurso el exceso,
               apeteció.

GIRALDO:

               Según eso
               al conde conocerás
               Alfonso Enríquez.

ALFONSO:

               Criéme
               en su casa y compañía,
               y tanto de mí se fía,
               que, para que más se extreme
               la privanza afectuosa
               con que siempre me estimó,
               podré decir que él y yo
               somos una misma cosa.

GIRALDO:

               Con eso ha calificado
               dignamente la elección
               de su mucha discreción;
               pero ¿quién lo ha derrocado
               por aquestos precipicios?


<<<
>>>

Pág. 012 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


ALFONSO:

               Cazando, al conde perdí
               no muy distante de aquí.

GIRALDO:

               Son honestos ejercicios
               los que imitan la milicia,
               ensayando entre las fieras
               burlas que enseñan las veras
               cuando es menos la codicia
               de esa noble ocupación
               y goza de paz su estado.
               Yo sé que te habrá causado
               justamente admiración
               el verme, cuando penetras
               soledades enriscadas,
               colgar armas jubiladas
               y dar el ocio a las letras.

ALFONSO:

               Dices, padre, la verdad.

GIRALDO:

               Pues para que se la cuentes
               al conde, y los accidentes
               de la Fortuna en mi edad
               última con más consejós
               le hagan volver sobre sí,
               siéntate, joven, aquí,
               que los líquidos espejos
               de esta fuente y lo habitable
               de esta sombra, los acentos
               de las aguas y los vientos
               harán mi historia agradable.


<<<
>>>

Pág. 013 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


Siéntanse sobre dos peñas
GIRALDO:

               En la ciudad de Oporto, donde el Duero,
               para que nazca mar, expira río,
               flor en botón, nací del cano enero
               de un tronco generoso, padre mío.
               No sé, al nacer, lo que lloré primero,
               o su muerte o mi vida que rocío
               consume el sol que llora la criatura
               el breve tiempo que su aliento dura.
               Huérfano, en fin, en mi inocente infancia,
               con poco amparo y menor herencia,
               la industria supo hacer a la ignorancia
               en mis primeros años resistencia.
               Entorpece ociosa la abundancia,
               y la penuria es toda diligencia.
               Ésta, pues, que el valor no desperdicia,
               me llevó, ya mancebo, a la milicia.
               Vino a Castilla el conde don Enrique,
               hijo cuarto del duque de Borgoña,
               ramo del francés lirio a quien dedique
               triunfos la flor que en Portugal retoña,
               porque eterno en Alfonso se fabrique
               el regio asilo contra la ponzoña
               del Alcorán, y con mejor fortuna
               pise el sol de su cruz su media luna.


<<<
>>>

Pág. 014 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


GIRALDO:

                Sirvióse Alfonso el sexto de su espada,
               siempre fiel y a su lado vencedora;
               ya en su fortuna adversa, aunque amparada
               del toledano alarbe, si hay fe mora,
               ya en la propicia con la destinada
               muerte del rey, su hermano, que en Zamora
               infancias dio a Bellidos y escarmientos
               a monarcas que quiebran juramentos.
               A la sombra, pues, yo de la milicia
               del héroe Enrique, borgoñón famoso,
               medré con su privanza, la noticia
               del marcial ejercicio siempre honroso
               rey en León, Castilla y en Galicia,
               Alfonso el sexto, y para mas honroso
               blasón que siempre el africano tema
               imperial en sus sienes la diadema.
               A nuestro Enrique con su gente envía
               por capitán de la conquista santa
               que oprrme la otomana tiranía,
               llora la iglesia y la blasfemia canta.
               Partí con él, y mereció en Suría
               por muestra del valor que le adelanta
               del papa Urbano, que quién es conoce,
               que uno le elija entre sus pares doce,
               presuma numerar los que desata
               átomos, esa antorcha de los cielos,
               oro en la arena, en las estrellas plata,
               al viento soplos y a las aves vuelos.
               ¿Quién a lo que hizo Enrique en Damiata
               y en Antioquía atreva paralelos?
               Que no hay bastante, cuando afecte suma,
               bronces a estatuas ni a vitorias pluma.


<<<
>>>

Pág. 015 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


GIRALDO:

                Entró Godofredo, en fin, triunfante
               en la ciudad gloriosa en que la vida
               el Dios de Amor perdió de puro amante,
               ingrata, y de su púrpura teñida
               de aquélla que creyéndola diamante
               Melquisedec fundó, y ennoblecida
               sobre cuantas el sol dora y conoce,
               metrópoli amparó en los tribus doce.
               Allí, después que nuestro Enrique alcanza
               fama inmortal, que encarecer no puedo,
               único premio suyo, su alabanza,
               le enriqueció el glorioso Godofredo
               con el divino hierro de la lanza
               --bañado en gozo al referirlo quedo--
               hierro que abrió de amor todo el abismo,
               sangre a la redención, agua al bautismo.
               Dióle más, una parte sacrosanta
               de la diadema regia, la corona
               que con tanta crueldad y espina tanta
               a Dios castiga, porque Dios perdona,
               de aquel árbol un trozo, aquella planta
               que la granada augusta nos sazona,
               pechiabierta, purpúrea, coronada,
               que en el altar es pan, si allí granada.
               Añadióle con esto una sandalia,
               depósito preciso del aliño
               que produjo más flores que Thesalia,
               que vistió más purezas que el armiño,
               que el ámbar, que el almizcle, que la algalia
               que el amor, que el deleite, que el cariño,
               de Pafos de Pancaya en flores bebe,
               de María sandalia urna de nieve.


<<<
>>>

Pág. 016 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


GIRALDO:

               De Magdalena, como blanca espuma
               una toca de aquella enamorada
               pirausta de su Dios, sin que consuma
               incendio tanto, tanta fe abrasada
               el brazo de San Lucas que en la pluma
               y en el pincel nos feria trasladada
               al oído la fe, copia a la vista,
               su médico, pintor y evangelista.
               Victorioso volvió con tanta empresa
               a los brazos del rey, que le recibe
               en Toledo, triunfante, y le confiesa
               que en el Asia por él su fama vive.
               Premióle yerno suyo, con Teresa,
               carísima hija suya, y le apercibe
               a que por juro de heredad posea
               a Portugal y conde suyo sea.
               Dióle en mi patria a la ciudad de Oporto,
               a Coimbra, a Viseo y las amenas
               regiones que en espacio y sitio corto
               bañan de Duero y Miño las arenas,
               la Beira y Tras os Montes; y le exhorto
               que debele las lunas sarracenas,
               a cuyos africanos desleales
               diez y siete batallas dio campales.
               En Guimaraes su corte constituye,
               desde ella gana la ciudad de Ulises,
               la gran Lisboa, en quien el Asia incluye
               profética opresión de sus países.
               ¡Oh Menfis española! El tiempo que huye
               con plumas de sus años, a que pises
               te destina los indios Dulimanes,
               de zamorines, chinos e hildocanes.


<<<
>>>

Pág. 017 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


GIRALDO:

               Con católicas mitras las cabezas
               ciñó de Braga, hispana primacía,
               de Oporto y de Coimbra. ¿Qué grandeza
               no adquiriría a quien Dios su culto fía?
               En Viseo, en Lamego, entre asperezas
               otras dos catedrales también cría.
               Salomón en la paz, cuyos ejemplos
               pontífices colocan, labran templos.
               Siempre a su lado yo, siempre valido,
               aliento su valor, sigo su fama;
               pero una vez, por verle divertido
               en los amores ciegos de una dama,
               de mis fieles consejos ofendido,
               mariposa a la luz de inquieta llama,
               de su corte y condado me destierra;
               trueco su indignación por esta sierra.
               Vivido la he su huésped cuarenta años,
               colgando de esa palma, entre trofeos,
               escarmientos que medran desengaños,
               ambiciones que mueren en deseos.
               Las encinas robustas, los castaños,
               han suplido al sustento los recreos
               de la gula, que a tanto vivo incita,
               dichoso quien lo menos necesita.


<<<
>>>

Pág. 018 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


GIRALDO:

               Supe--no me preguntes de qué suerte--
               que cumplió el magno Enrique con la paga
               fatal, ejecutora al fin la muerte,
               y que con la condesa yace en Braga;
               que Alfonso Enríquez, cuyo brazo fuerte
               del valor heredero que propaga,
               no sólo en sus estados le sucede,
               sino que aventajarle en triunfos puede.
               Que nació lastimando compasiones,
               pegadas con las piernas las rodillas,
               que don Egas Muñiz con oraciones
               mereció en su salud ver maravillas;
               que, joven, se sujeta a sus pasiones,
               y en vez de valeroso reprimillas,
               a una mujer las postra, por que iguale,
               haciendo que hile, a Alcides con su Onfale.
Levántanse
               ¡Oh joven esclarecido! Tú eres éste,
               tu rama de Borgoña y de las lises
               del sexto Alfonso nieto manifieste
               en ti su sangre, porque alarbes pises;
               huye esa Circe, contagiosa peste;
               pues heredas a Ulises, sigue a Ulises,
               y no te canses en hacer buscarme,
               que hasta el mayor aprieto no has de hallarme.


<<<
>>>

Pág. 019 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


Éntrase GIRALDO en la cueva
y cerrase como primero
ALFONSO:

               Volvió a cerrarse la roca
               del prodigio pedernal,
               y aun no ha dejado señal
               de adónde tuvo la boca.
               Alma es que a su centro toca
               la senectud venerable
               de su huésped; cuanto afable,
               digno tanto de respeto,
               ocultómele, en efecto,
               su depósito admirable.
               ¡Válgame Dios! ¡Que de suerte
               me haya el veneno adormido
               de una beldad! ¡Que haya sido
               forzoso que me despierte
               un retrato de la muerte!
               ¡Que sea tal el frenesí
               que sin seso apetecí,
               que ocasione de este modo
               a que se abra un monte todo
               para que yo vuelva en mí!
               Predicóme un casi muerto
               que este sepulcro escondía,
               y aunque en desierto, alma mía,
               no es predicar en desierto;
               túmulo es el que se ha abierto
               en este monte excesivo,
               y ya por él me apercibo
               a que, tirando la rienda,
               ni un mármol me reprehenda
               ni un muerto predique a un vivo.


<<<
>>>

Pág. 020 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


Salen don EGAS, don GONZALO,
don PEDRO, BRITO y otros
BRITO:

               Digo que según las señas
               que a sus mercedes oí,
               es el mismo que por mí
               no dio desde aquesas peñas
               al valle cogote abajo.
               El ha de ser un garzón
               entre lampiño y barbón,
               .................. [ -ajo];
                  que tieso lo pisa y huella,
               y al revés de los cristianos,
               tiene dos pares de manos
               y sin sangre las desuella;
                  en lo demás muy buen hijo,
               pues cuando del puesto abaja,
               por quitarme allá esta paja
               no da menos que un sortijo.
Muéstrasele

GONZALO:

               Éste es suyo.

EGAS:

               Y éste el conde.

ALFONSO:

               Pues, amigos.

GONZALO:

               Gran señor,
               el pozo tras el temor
               mas alegre corresponde
               a la esperanza y deseos;
               los pies pido que nos des.


<<<
>>>

Pág. 021 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


BRITO:

               ¿Para qué querrán los pies?

ALFONSO:

               Perdíme entre los rodeos
               de este bosque y selva espesa.

EGAS:

               Vuestra alteza, conde, ha dado
               un susto a nuestro cuidado.

BRITO:

               ¿Que se llama Cosme Artesa?
               Sabrélo de aquí en delante.

GONZALO:

               Bueno Portugal quedara,
               conde infante, si os llorara
               perdido.

BRITO:

               ¿Cosme Elefante
               es también y Cosme Artesa?
               Tendrán por allá los hombres
               como las manos los nombres
               a pares. Señor, me pesa
               de no herle mercé enfenito;
               un pastor es ignorante,
               pues si él es Cosme Elefante
               y Artesa, siendo yo Brito,
               es siempre la gente nuesa;
               pero su perdón me dé
               que desde hoy le llamaré
               Cosme, Elefante y Artesa.

ALFONSO:

               Cese, don Egas Muñiz,
               la caza que Marte ensaya;
               Gonzalo Méndez de Amaya,
               Pedro Páez, Duarte Ruiz,
               logremos las esperanzas
               que el valor busca en las veras;
               si hay moros, ¿para qué fieras?
               ¿Para qué bosques, si hay lanzas?
               No cubra el orín arneses
               que la ociosidad infama
               cuando el asombro nos llama
               invencibles portugueses.


<<<
>>>

Pág. 022 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


Sale don GONZALO con un escudo
que tenga en campo de plata una
cruz azul atravesada, como está
ALFONSO:

               Dadme, Gonzalo, ese escudo;
               en él mi progenitor,
               por alentar mi valor,
               las azules bandas pudo
               esmaltar que el blasón franco
               a su ascendencia donó;
               pero mi padre estimó
               en más, dejándolo en blanco,
               que con victoriosas pruebas
               sus hazañas laureadas,
               en vez de las heredadas,
               le adquiriesen armas nuevas;
               y después que éstas a luz
               sacaron de esas proezas
               las no imitadas grandezas,
               puso la celeste cruz
               en campo de limpia plata,
               en fe que Jerusalén
               las suyas quiere que den
               premio a quien en Damiata
               triunfó del egipcio espanto;
               cruz azul, señal del celo
               con que restituyó al cielo
               de Dios el sepulcro santo.
               En esta cruz, pues, divina
               jurad todos, yo el primero,
               no desnudar el acero
Chirimias
               mientras la alarbe ruina
               a mi Portugal posea,
               mientras la secta lasciva
               en nuestras comarcas viva.
               Esto, vasallos, desea
               vuestro conde, vuestro infante,
               sucesor de Enrique y nieto
               de Alfonso rey.

De rodillas, cada uno la mano
sobre la cruz del escudo


<<<
>>>

Pág. 023 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


EGAS:

               Yo prometo,
               mientras adorne el turbante
               morisco la media luna,
               no desnudar el arnés.

GONZALO:

               Valor tengo portugués;
               yo seguire tu fortuna.

PEDRO:

               Lo mismo juro.

ALFONSO:

               Pues alto,
               lusitanos belicosos,
               despejad bosques ociosos,
               que si los muros asalto
               de Santarén, y allí dejo
               enarbolada la cruz,
               yo haré que el moro andaluz
               nos desocupe a Alentejo.


<<<
>>>

Pág. 024 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


BRITO:

               ¿Y seré yo si le sigo;
               también valiente, señor?

EGAS:

               ¿No eres portugués, pastor?

BRITO:

               ¡Y cómo!

EGAS:

               Vente conmigo,
               que el serlo sólo te basta.

BRITO:

               Mari Pabros, adiós, pues,
               que va Brito portugués
               a her en Mahoma casta.

PEDRO:

               ¡Viva nuestro conde infante,
               sol de la luz portuguesa!

BRITO:

               ¡Viva nuestro Cosme Artesa,
               Cosme Artesa y Elefante!
Vanse.
Salen retirándose de ISMAEL,un moro,
doña LEONOR y una DAMA suya

DAMA:

               Retírate, que se acerca.

LEONOR:

               ¡Que se atreviese hasta aquí
               este bárbaro!
Sale ISMAEL

ISMAEL:

               Perdí
               el lance. Entróse en la cerca.

LEONOR:

               Subamos al homenaje;
               veremos lo que este perro
               pretende.


<<<
>>>

Pág. 025 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


ISMAEL:

               Amor, de este encierro
               sacad mi sol, que es ultraje
               que, rayo de pluma vos,
               cuando se subiera al cielo,
               no alcanzárades su vuelo.
               ¿Para qué os blasonáis, dios,
               si ni con flechas ni llamas
               habéis podido vencer
               el curso de una mujer?
               ¡Ah de mi gente!
Arriba doña LEONOR

LEONOR:

               ¿A quién llamas?
               Alarbe loco, ¿qué intentas?
               Este castillo, ¿no sabes
               que fía su guardia y llaves
               a un portugués que en sangrientas
               lides partió más turbantes
               que seca Agosto amapolas,
               que el Tejo se viste de olas,
               que al cielo bordan diamantes?
               ¿Sabes que es Vasco Cautiño
               su alcaide y que mi padre es?


<<<
>>>

Pág. 026 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


ISMAEL:

               Sé que es el sol portugués
               desde que el hermoso aliño
               con que dora sus cabellos
               A los vuestros trasladó,
               para que, abrasado yo,
               fénix me consuma en ellos.
               Sé que, aunque pena no os da
               mi esperanza por vos seca,
               sois mi Mahoma, mi Meca,
               mi sol, mi cielo, mi Alá.
               Sé, en fin, siempre que os diviso,
               que a unirnos el ciego dios
               os preciara más a vos
               que a todo su paraíso.
 

LEONOR:

               Pues ¿tus moros qué dirán
               contra tu Alcorán blasfemo?

ISMAEL:

               ¿Qué moros, si a Alá no temo?
               Vos sola sois mi Alcorán.

LEONOR:

               ¿Cómo a pasar te atreviste
               de esotra parte del Tejo?

ISMAEL:

               Por ver si todo su espejo
               llamas de mi amor resiste;
               mas son mis incendios tales
               que, después que le pasé,
               mi contagio le pegué,
               y en vez de correr cristales
               corre llamas, todo ardores;
               llamas sus vecinas ramas,
               sus peces son todos llamas,
               llamas sus riscos y flores.


<<<
>>>

Pág. 027 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


Cáesele a LEONOR un guante
LEONOR:

               ¡Ay cielo! Cayóseme
               un guante. Déjale, moro.
Cógele ISMAEL

ISMAEL:

               ¿Que le deje cuando adoro
               marfil de quien funda fue?
               Cifraré en él mis venturas,
               y ya que la mano no,
               el telllz que la cubrió,
               urna de cinco hermosuras,
               plantel de tanta mosqueta,
               ocaso de tanto sol,
               nube de tanto arrebol,
               aljaba a tanta saeta,
               mi esperanza de él vestida
               será mi mayor tesoro.

LEONOR:

               Déjale, bárbaro moro,
               que te ha de costar la vida.
               ¡Ah del castillo, ah soldados!

ISMAEL:

               Dile a tu Vasco Cautiño
               que, mientras que con él ciño
               un alma toda cuidados,
               por ser del alba española,
               le procure restaurar,
               que mi lanza ha de adornar
               por divisa y banderola;
               que junto al Tejo, Ismael,
               rey de toda Extremadura
               le aguarda, que su ventura
               pruebe y que venga por él.


<<<
>>>

Pág. 028 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


LEONOR:

               No es digna suya esa empresa;
               yo te quitaré arrogante,
               con la torpe vida, el guante,
Tocan alarma
               que soy Leonor portuguesa.
Vase. Sale ZULEMA, moro

ZULEMA:

               Defiende, rey invicto,
               exaltación de lunas sarracenas,
               tu corona y districto,
               si mientras que conquistas las ajenas,
               esparciendo tus copias,
               no quieres esta vez perder las propias.
               Alfonso Enríquez, conde lusitano,
               infante de Castilla,
               nieto de Alfonso sexto soberano,
               hijo de Enrique, a quien postrada humilla
               la cerviz arrogante
               del otomano el célebre turbante,
               el Tejo armado pasa
               y con un escuadrón, si en suma breve,
               inmenso en el valor, incendio abrasa
               tus tierras, rayos ellos, ellas nieve;
               y por que tu diadema le corone,
               a Santarén se acerca y sitio pone.


<<<
>>>

Pág. 029 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


ISMAEL:

               ¡Cobarde! ¿De eso muestras
               el miedo infame que en tú pecho mides?
               ¿Anuncias dichas nuestras
               y albricias no me pides,
               cuando si el Tejo por su daño pasa
               la dicha de tal bien se me entra en casa?
               ¿Nó reino en Badajoz? Extremadura,
               ¿no es noble herencia mía?
               ¿No tengo en lo mejor de Andalucía
               cuanto entre valles, riscos y espesura
               ciñe Sierra Morena
               con más vasallos que su falda arena?
               Cinco reyes con parias me tributan,
               a camellos, el ámbar, oro y plata,
               las bengalas, el nácar y escarlata
               con que al gusano tejedor disfrutan
               y entre aromas arabios
               estiman en mis pies poner sus labios.
               Cada cual de éstos tiene
               cincuenta mil armígeros alarbes,
               que si ese Alfonso viene,
               los fosos, las murallas, los adarbes
               cubrirán como a Ceres los manojos
               de cimitarras y bonetes rojos.
               Llegue ese mozo ciego;
               la presunción se acerque lusitana,
               que presto las orillas del Mondego,
               reconociendo a las de Guadiana,
               con el acero que monarca ciño,
               al Tejo, juntarán el Duero y Miño.

Vase.


<<<
>>>

Pág. 030 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


Toquen marcha, y sale el conde
ALFONSO Enríquez, don EGAS,
don GONZALO, don PEDRO y SOLDADOS

ALFONSO:

               Lusitanos invencibles,
               luz del blasón portugués,
               asombro un tiempo de Roma
               y rayos de su laurel,
               siempre la primera hazaña,
               si llega a lograrse bien,
               alienta con más valor
               las que se siguen después.
               Pasado habemos el Tejo;
               al margen hermoso de él,
               sobre una peña tajada
               se blasona Santarén
               inexpugnable al asalto.
               Deleitoso, capitel
               sirve a ese risco, diademas
               donde el sol asiente el pie.
               Su fundación, que compite
               con los tiempos, corto fue
               de Avidis, que agricultor
               heredó a Gargoris rey
               la corona y las hazañas.


<<<
>>>

Pág. 031 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


ALFONSO:

               Gargoris heroico, aquel
               construidor de los enjambres
               repúblicas de la miel,
               aquí alimentando a Avidis
               con su néctar, merecer
               pudo a Santarén el nombre
               de Escalabis, esto es
               lo que en latín esca abidis,
               manjar de Abidis, si bien
               le mudó la virgen mártir
               Santa Inés, en Santarén.
               Desde el infelice godo
               hasta ahora lo posee
               la blasfemia desbocada,
               y en nombre suyo Ismael.
               Descuidados tiene el ocio
               sus bárbaros, y ya veis
               que la presteza asegura
               más victorias que el poder.
               Escalémosla de noche,
               por que cuando el sol nos dé
               entre celajes del alba
               perfiles de rosicler,
               tremolando en sus almenas
               la cruz que a Jerusalén
               restauró mi padre Enrique,
               sus lunas postre a los pies.


<<<
>>>

Pág. 032 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


ALFONSO:

               Pocos somos, si al asalto
               cuenta del número hacéis,
               si del valor infinitos,
               porque cada portugués
               es un ejército, un campo,
               un escuadrón, un tropel
               que eminentemente cifra
               más héroes que Apolo ve.
               Pase del sueño a la muerte
               tanto Holofernes cruel;
               Judit es nuestra justicia,
               su alfanje en mis manos veis.
               Dadme esta villa, soldados,
               y con César cantaré
               desde hoy, veni, vidi, vici,
               vine; vi y llegué a vencer.


<<<
>>>

Pág. 033 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


EGAS:

               No necesitas, gran conde,
               de alientos para encender
               pechos que ya son volcanes,
               valor que ya es Mongibel.

GONZALO:

               Morir o vencer juramos,
               o morir hoy o vencer.

PEDRO:

               Del pavés sobre sus muros,
               o muertos sobre el pavés.

ALFONSO:

               Éstas son sus torres altas;
               el escalador cordel
               nos facilita el silencio.

EGAS:

               ¿Qué es escala o para qué?
               Arrimándome a una pica,
               talares llevo en los pies
               para volar por sus muros,
               no, huyendo para correr.

ALFONSO:

               ¡Oh, portugués Viriato!
               ¡Oh, escuadrón invicto y fiel!
               Viva la cruz!
Tocan alarma

TODOS:

               ¡Viva Alfonso!

ALFONSO:

               ¡Viva, decid, nuestra ley!


<<<
>>>

Pág. 034 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


Desnudan las espadas y éntranse,
y dicen dentro, tocando a guerra
MORO 1:

               ¡Aquí de la villa, Alarbes,
               las murallas socorred,
               que el cristiano nos la usurpa!

MORO 2:

               ¡Que nos entra a Santarén!
Entrando y saliendo,
pelean MOROS y CRISTIANOS

EGAS:

               ¡Ah, perros! En vuestra sangre
               pienso hoy apagar la sed
               que ha tanto que me provoca.

MORO 1:

               Huye, Hamete.
Tocan alarma

MORO 2:

               Huye, Muley.


<<<
>>>

Pág. 035 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


Salen dos MOROS
dando de cuchilladas a BRITO,
que sale de soldado gracioso

BRITO:

               Estése quedo, le digo.
               ¿No hay son pegar y correr?
               ¡Verá la tema en que han dado!
               Yo, ¿qué le he hecho?

MORO 1:

               Vengaré,
               cristiano vil, en tu vida
               tantas muertes.
Dale en el broquel

BRITO:

               ¿Otra vez?
               ¿Han vido y cómo sacude?

MORO 2:

               No ha de quedar portugués
               que no destroce este brazo.

Dale


<<<
>>>

Pág. 036 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


BRITO:

               Médico debe de ser;
               compre mina y traiga guantes,
               matará de cien en cien
               con los botes de botica,
               balas de pugín y hamet,
               flechas de un récipe escrito,
               pólvora en polvos de sen,
               espátulas por espadas,
               julepes de Locifer,
               que yo, señor, no me purgo;
               mas si purgo, acérquese,
               que si el doctor cursos cuenta,
               ya pasan en mí de diez.

MORO 1:

               Muere, perro, y no hables tanto.
Dale

BRITO:

               ¿Perro yo? Debe querer,
               si me mata, dar conmigo
               perro muerto a la mujer.
               Quedo, ¿no ves que soy moro?

MORO 1:

               ¿Moro tú?

BRITO:

               Pues ¿no lo ves?

MORO 2:

               ¿De Santarén?

BRITO:

               Sí, señores,
               moro soy de santiamén.


<<<
>>>

Pág. 037 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


MORO 1:

               Pues ¿por qué en cristiano traje?.

BRITO:

               Estuve al cabo una vez,
               y prometíle a San Roque
               o a su perro de traer
               esta ropa un mes entero.

MORO 2:

               ¡Oh, blasfemo!
Dale

BRITO:

               Pues un mes
               el hábito no hace al monje.
Salen don EGAS y don ALFONSO

EGAS:

               Gracias al cielo se den,
               que ya es Santarén cristiana;
               ya Sïón, si fue Babel.

ALFONSO:

               Ea, don Egas Muñiz,

Vase el un MORO
               ¡viva nuestra santa fe!
Vase don ALFONSO


<<<
>>>

Pág. 038 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


BRITO:

               Señor don Agraz Muñoz,
               socórrame su mercé,
               que este moro da en pegarme
               sin por qué ni para qué.

EGAS:

               Pues ¿por qué tú no le matas?

BRITO:

               Nunca en el quinto pequé
               ni he aprendido a matar galgos,
               porque no son de comer.

EGAS:

               ¡Ah, cobarde!

BRITO:

               ¿Qué quería?

EGAS:

               ¿Eso dice un portugés?

BRITO:

               Péguelos en caperuza,
               quizaves me avezaré.

EGAS:

               Pues mira, así has de matarlos.
Dale al MORO

MORO 1:

               ¡Válgame Mahoma!
Cae muerto dentro

BRITO:

               Amén.

EGAS:

               De este modo se pelea.

BRITO:

               ¿Y este murió?


<<<
>>>

Pág. 039 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


Tocan alarma
EGAS:

               ¿No lo ves?

BRITO:

               Muerte ha sido sopitaña,
               no hiciera más a traer
               el alma el moro a la posta;
               pero, aguarde, y le daré
               al primero que topare,
               como a esotro, pan y nuez.
Tocan alarma.
Salen otros MOROS todos peleando

MORO 2:

               ¡Yo venderé bien mi vida!

BRITO:

               Pues yo vos la compraré.
Dale BRITO,
y cae el MORO dentro

MORO 2:

               ¡Ay, Alá!

BRITO:

               Lo que hay allá,
               perrengue, es resina y pez.
Riéndose
               Pardiez, que caen como moscas;
               si sale otro volveré
               a asegundar coscorrones.


<<<
>>>

Pág. 040 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


MORO 3:

               La vida llevo a los pies.

BRITO:

               Si vos libráis de mis manos.
Dale y cae dentro

MORO 3:

               ¡Muerto soy!

BRITO:

               ¡Zape! ¡Pardiez
               que tras esta matación
               las manos me he de comer!
               ¿Que aquesto era matar moros?
               De aprendice puedo ser
               protomédico de galgos;
               pués yo os juro, a non de diez,
               que yo desemperre a España.

TODOS:

               ¡Victoria!

GONZALO:

               Ciña el laurel
               tus sienes, Alfonso invicto.

Éntranse.


<<<
>>>

Pág. 041 de 107
Las quinas de Portugal Acto I Tirso de Molina


Salen tres MOROS
contra BRITO
MORO 2:

               Rayo es este portugués.
               Huir, moros, de su furia.
Huyen

BRITO:

               De mis manos no podréis,
               porque estó engolosinado.

MORO 1:

               Uno es solo y somos tres;
               pues la fuga nos impide,
               ¡a él, amigos!
Tocan alarma

TODOS:

               ¡A él

BRITO:

               ¿A mí, alcurcuces, a mí?
               Pues agora lo veréis.

Mételos a cuchilladas
y tocan al arma
 
FIN DE LA PRIMERA JORNADA


<<<
>>>

Escena II
Pág. 042 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


Salen don EGAS Muñiz
y don GONZALO
GONZALO:

               Nuestro conde infante es santo,
               porque no es inconveniente
               ser religioso y valiente.

EGAS:

               Séalo, pero no tanto
               que le lleven a su coro
               los canónigos seglares
               y las armas militares,
               que son espanto del moro,
               cubra la sobrepelliz
               cada noche en los maitines.

GONZALO:

               Ansí consigue sus fines
               dichosos, Egas Muñiz.
               La espada y la disciplina
               hacen una consonancia
               de milagrosa importancia.
               David era en Palestina
               el más bélico monarca,
               y entre sus triunfos diversos
               cantaba salmos y versos
               danzando delante el arca.
               La Efod que se vestía
               era lo mismo que ahora
               la sobrepelliz. No ignora,
               quien sabe su valentía
               que él mismo, hablando con Dios,
               dice que se levantaba
               a media noche, y cantaba
               sus loores. Juzgad vos
               si es bien, cuando este interés
               nos postra rendido al moro,
               que Alfonso en el campo y coro
               sea David portugués.


<<<
>>>

Pág. 043 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


EGAS:

               Basta haberle edificado
               al cielo tanto convento
               para obligarle que atento
               su vida ampare y estado.
               El célebre monasterio
               de Santa Cruz de Coimbra,
               cuando conquistó a Cecimbra,
               y del africano imperio
               sacó a Elvas, al Francoso
               Serpa, Corbele, Alanquer
               y otros mil que en su poder
               hacen su nombre famoso,
               fundó rico con las rentas
               que a sus canónigos dio
               cuando a Santarén cercó;
               haciendo con su Dios cuentas,
               ofreció por su conquista
               al santo de Claraval
               para un monasterio real,
               cuanto alcanzare la vista
               desde una cuesta eminente,
               los campos y posesiones,
               siendo sus ojos mojones
               de esta fábrica excelente.
               Mil monjes ahora encierra
               este edificio gallardo.
               Obligado San Bernardo
               a patrocinar su guerra
               y a alcanzarle sus victorias,
               desde Francia, donde vive,
               le comunica y escribe:
               materia dé a las historias
               nuestro Alfonso con la espada,
               y los monjes del Cistel
               recen y canten por él;
               allá María elevada,
               y Marta acá solicite
               con las manos el acero.


<<<
>>>

Pág. 044 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


Sale don ALFONSO Enríquez
y trae puesto sobre las
armas un roquete, y don PEDRO

ALFONSO:

               Egas Muñiz, lo primero,
               porque amparo os facilite,
               es Dios, que lición nos da
               de que su reino busquemos
               y por él conseguiremos
               lo demás, porque será
               desdoro de un rey, que esfuerza
               con oraciones su celo,
               conquistar primero el cielo
               si el cielo parece fuerza.
               No se proporcionan mal
               ni el tiempo se desperdicia
               con la terrestre milicia
               la milicia celestial,
               ni del valor portugués
               será acción menos feliz
               con Dios la sobrepelliz
               que con el moro el arnés.
               Lo uno y otro al cielo agrada
               alentando el corazón,
               con Moisés en la oración.
               y Josué con la espada,
               porque ésta sola promete
               ......................... [ -oto]
               poca dicha. Éste es mi voto
               y quitarme este roquete,
               que desde el coro dirige
               el cielo mejor mi estado.


<<<
>>>

Pág. 045 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


EGAS:

               Yo hablé, en fin, como soldado,
               sin saber lo que me dije.
               Pelead--¡cuerpo de Dios!--
               y rezad también, Alfonso,
               con la espada y un responso
               huirá el morisco de vos.
               Comunicad serafines
               entre monjes en el coro,
               y acobardaráse el moro
               mientras vos cantáis maitines,
               que yo desde ahora os juro
               seguir siempre vuestro lado
               engerto en fraile y soldado.

ALFONSO:

               Y yo el premio os aseguro.
               Pero ¿qué es esto?

Tocan un clarín y sale poco a poco
ISMAEL sobre un alazán, con adarga
y lanza, y en el extremo de ella,
en lugar de banderola, el guante
de doña LEONOR

PEDRO:

               La vega
               mide un moro airoso y fiero
               sobre un alazán ligero.

EGAS:

               Hacia nuestros muros llega.

ALFONSO:

               ¡Bizarro alarde!


<<<
>>>

Pág. 046 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


EGAS:

               ¡Infelice!
               a lo menos, si me aguarda.

ALFONSO:

               ¡Presencia ostenta gallarda!
               Veamos lo que nos dice.
 |-

ISMAEL:

               Conde Alfonso lusitano,
               que del árbol borgoñón
               blasonas ser rama ilustre;
               pimpollo de aquella flor
               que pone Francia en sus armas,
               nieto de Alfonso, león
               que, conquistando a Toledo,
               se intitula emperador;
               a Santarén me ganaste,
               no de valor a valor,
               precediendo desafíos
               y partiendo el campo el sol,
               sino hurtando a las tinieblas
               la enlutada confusión
               de noche, más que soldado,
               codicioso escalador.
               Préciate de la conquista
               que su descuido te dio,
               pues huye siempre las luces
               el pirata y salteador;
               que yo, no con los engaños
               del silencio obscuro, no
               cohechando al sueño perezas,
               tapando al bronce la voz,
               sino en la mitad del día,
               solo, si es que solo estoy
               cuando cuantos héroes viven
               me llanian su comprehensión,
               a vista de esos cobardes,
               tímido y breve escuadrón
               que de Ulises descendiente
               sus ardides le heredó,
               digo que asaltar murallas
               de noche, sin prevención,
               es infamia, es cobardía.


<<<
>>>

Pág. 047 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


ISMAEL:

               ¡No es hazaña, no es valor!
               Ismael, me tiembla el orbe;
               rey me llama Badajoz,
               su príncipe Extremadura;
               la Vandalia su señor.
               Sólo domina en mi pecho
               hermosa constelación,
               una beldad portuguesa,
               feliz, pues su esclavo soy;
               doña Leonor es, Cautiño,
               porque sola tal Leonor
               por lo que de leona tiene,
               amansara tal león.
               Conde, suyo es este guante,
               del muro se le cayó,
               en mi fe de más estima
               que de Asia la posesión.
               El castillo de Palmela,
               con las llamas de mi amor
               conquisté, dando a su alcaide
               honras por matarle yo.
               Llevéme a Leonor conmigo
               imperiosa su prisión,
               pues, cautiva, la obedezco
               pues me vence vencedor.
               Yo he jurado a su hermosura,
               si en vosotros hay valor,
               por cada dedo del guante
               un portugués, el mejor.


<<<
>>>

Pág. 048 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


ISMAEL:

               De esta prenda y de su dueño
               será la restauración
               el que a vencerme se obligue,
               uno a uno o dos a dos.
               Al extremo de esta lanza
               sirve de airoso pendón.
               Rescatadle, portugneses
               que salvoconduto os doy
               para los campos de Obrique,
               donde Marte convocó
               cinco ejércitos alarbes
               de quien rey unico soy.
               Doscientos mil africanos
               enjambres inmensos son
               que al Tejo el cristal agotan,
               al valle y monte la flor.
               Cobardes, alli os espera
               Ismael, Marte español.
               Parca que os hiela las vidas,
               rayo que Arabia forjó,
               segundo A1á, otro Mahoma
               de Alcides competidor,
               pestilencia del bautismo,
               de su iglesia contagión,
               cuchillo de portugueses,
               Atila, azote de Dios
               y Ismael, que vale más
               que el cielo, que Alá, que el sol.

Vuelve a tocar el clarín.
Vase ISMAEL


<<<
>>>

Pág. 049 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


EGAS:

               Frenético, espera, arguarda.

ALFONSO:

               Dejad que al cielo Nebrot
               quimerice Babilonias,
               llorará su confusión.
               Las manos y no las lenguas,
               amigos, en la ocasión
               precisa consiguen triunfos
               y dan asiento al valor;
               de lengua es forma la espada,
               vocinglero el vil temor;
               espere en su muchedumbre
               que yo solo espero en Dios.
               Trece mil soldados tengo,
               cada cual un Cipión,
               un portugués Viriato
               un Hércules vengador;
               doscientos mil los infieles
               --¡numerosa ostentación!--
               ceros que por sí con nada,
               mosquitos de Faraón.
               Lusitanos, ¡alto, a Obrique!
               Que cuanto fuese mayor
               la suma de los contrarios
               tanta más ganancia os doy
               de su despojo y riquezas.
               La cruz es nuestro blasón,
               armas que dio a Portugal
               mi excelso progenitor;
               con su señal Constantlno
               los tiranos debeló;
               su mesmo celo me guía,
               yo conde, él emperador;
               la victoria tenéis cierta.


<<<
>>>

Pág. 050 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


GONZALO:

               ¡Oh, gloria de tu nación!
               Al arma, gue la fortuna
               de César llevamos hoy.
Tocan alarma.
Vanse, si no es don EGAS

EGAS:

               ¿Cautiva mi Leonor? ¡Cielos!
               ¿Presa la beldad que adoro,
               usurpador suyo un moro,
               y ya africanos mis celos?
               Eso no, mientras yo viva,
               que es oprobio portugués.
               Yo haré que postre a los pies
               de mi adorada cautiva
               la alarbe y torpe cerviz
               el sacrílego arrogante.
               Yo haré finezas de amante
               y hazañas de Egas Muñiz.
               Salvoconducto me da,
               mas quien torpe desatina
               sin guardar la ley divina
               mal la humana guardará;
               juntemos la industria, pues,
               al valor para librarla;
               hoy tengo de restaurarla,
               o no seré portugués.
               El artificlo me ofrece
               un discreto estratagema.


<<<
>>>

Pág. 051 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


Sale BRITO
BRITO:

               Estése el perro en su tema;
               que yo me estaré en mis trece.
               Yo le juro a non de tal
               que si el guante le quitó
               el galguicuzcuz, que yo
               desagravie a Portugal.

EGAS:

               ¿Qué es eso, Brito?

BRITO:

               Sentir
               que un morillo desafíe
               a nueso conde, y que críe
               humos, que le han de salir
               en el alma, si yo puedo.

EGAS:

               ¿Viste al bárbaro Ismael?

BRITO:

               Vi que en su lanza la piel
               o el guante, por cada dedo
               a su fembra ha prometido
               una cholla portuguesa,
               y ¡voto al sol que me pesa
               que se nos haya escorrido!
               ¿Cinco cabezas barbadas?
               Pues, con ellas, ¿qué ha de her
               la Leonor? Debe querer
               madurarla a cabezadas.
               Yo quedé tan golosmero
               después que a lidiar aprendí
               por vos, que no estaré en mí
               hasta her un matadero,
               do por arseldes se pese
               carne mora.


<<<
>>>

Pág. 052 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


EGAS:

               ¡Desatino!

BRITO:

               Mas huyendo del tocino
               Barrabás que la comiese.

EGAS:

               ¡Atreveráste tú a hacer
               conmigo una honrosa empresa?

BRITO:

               Si es la Leonor portuguesa
               y bondara ser mujer;
               ¿qué aguardamos vos y yo
               que no la descautivamos?

EGAS:

               ¡Oh, Brito animoso! Vamos.

BRITO:

               Desque el conde se quitó,
               al encontrarle en la sierra
               sin cochillo, ni ganzúa,
               lo que llamáis guante o lúa,
               piel en paz, malla en la guerra,
               cuidando yo que la mano
               entonces se desollaba,
               mal con los guantes estaba;
               mas agora que este alano
               Ismarrel tanto le estima
               que mos desafía por él,
               desollándole la piel
               que trae el mastín encima,
                  la he de convertir en guantes.

EGAS:

               Arábigo sé escribir
               y en hábito hemos de ir
               de moros.

BRITO:

               Haya turbantes,
               almalafas, alquiceles,
               y déjame a mí con él.


<<<
>>>

Pág. 053 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


EGAS:

               ¿Te atreverás a Ismael?

BRITO:

               Y a una recua de Ismarreles.

EGAS:

               Pues sígueme, que si engañas
               su atención, en mis venturas
               probarás que sin locuras
               nunca el amor logró hazañas.
               De moro te vestiré.

BRITO:

               Con tal que haya sopa en vino,
               porque sin él y tocino
               desde aquí desmórome.
Vanse los dos.
Sale doña LEONOR llorando,
e ISMAEL saca el guante
de doña LEONOR

ISMAEL:

               Tu conde me vio en su vega
               hacer de esta prenda alarde,
               y a su ejército cobarde,
               no sólo el combate niega,
               mas, multiplicando miedos,
               las caras descoloridas
               tiemblan de ver que sus vidas.
               tu guante les mida a dedos.
               Si estas finezas merecen
               en tu cielo algún agrado,
               serenándose el nublado
               que sus rayos entristecen,
               alcance yo sin enojos,
               sin desdenes, sin agravios,
               una razón de tus labios,
               un resplandor de tus ojos.
               Y advierte, Leonora mía,
               que si con rigor pretendes
               helar mi fuego, le enciendes
               con más rebelde porfía.
               Finge de burlas favores,
               podrá ser que de esta suerte
               más tibio llegue a quererte
               que duplicando rigores,
               porque en la amorosa escuela,
               la que por sus cursos pasa,
               con hielos dicen que abrasa,
               con llamas dicen que hiela.


<<<
>>>

Pág. 054 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

               ¿Posible es, torpe homicida,
               que tu ciego frenesí
               ose a amar a quien por ti
               llora a su padre sin vida?
               Dame sepulcro con él;
               rasga, tirano, este pecho
               y habrás a mis ruegos hecho
               una finesa crüel,
               una piedad rigurosa,
               y si mis súplicas sigues,
               una acción con que me obligues
               en la otra vida.

ISMAEL:

               ¡Qué hermosa!
               La aurora de tu semblante
               vierte perlas. Si enloqueces
               cuando llorando amaneces
               cada aljófar un diamante,
               ¿qué hicieras perdido el ceño
               con que eclipsas su arrebol
               amaneciéndome el sol
               en dos orientes risueños?
               Tu padre murió a mis manos,
               mas sírvate de consuelo
               que he de conquistar el cielo
               vencidos los lusitanos.
               Mi valor a cargo toma,
               si su pavimento piso,
               que goce a Alá en su paraíso
               a la diestra de Mahoma;
               yo haré que con él dispense
               el haber cristiano sido.


<<<
>>>

Pág. 055 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


Salen de moros don EGAS,
y BRITO a lo gracioso
BRITO:

               Héteme aquí convertido
               en morabito de Orense,
               engerto un gallego en moro.

EGAS:

               Ya sabes lo que has de hacer;
               no te turbes.

BRITO:

               La mujer
               que buscas es como un oro;
               con el mastín perrenquea.

EGAS:

               A buena ocasión llegamos;
               si mis ardides logramos.

BRITO:

               Ojalá orégano sea.

ISMAEL:

               ¿Quién, sin avisar primero,
               se atreve a entrar donde estoy?

BRITO:

               Señor, estafeta soy
               morisca, mas no arriero,
               ni en toda mi casta le hubo,
               ni quiera Dios, cuando venga
               con cartas, que oficio tenga
               que el señor don Mahoma tuvo.


<<<
>>>

Pág. 056 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


ISMAEL:

               ¿Cartas traes? Dime de quién.

EGAS:

               (Este necio lo ha de echar (-Aparte-)
               a perder; quiero llegar.)
LLégase a él
               El rey de Murcia y Jaén
               y el de Córdoba te escriben.

BRITO:

               Sí, señor; juntos están
               con el rey de Cordobán
               murciélagos, porque viven
               de comer uvas jaenes,
               y son tres reyes de bien
               el murciélago, el Jaén
               y el cordobán.

ISMAEL:

               ¡Loco vienes!

EGAS:

               Hase, gran señor, turbado
               y gasta siempre este humor.

BRITO:

               Humor gasto; sí, señor;
               de una huente que han mandado
               que en aqueste brazo me abra;
               gracias a santa Locía,
               que casi casi no veía
               por un hartazgo de cabra
               que éste y yo nos dimos solos,
               y aun es dicha si lo alcanzo,
               métome, en vez de garbanzo
               toda una bola de bolos,
               y en lugar de hoja de hiedra
               traigo una resma de estraza,
               con que, aunque algo me embaraza,
               puedo tirar una piedra,
               y her que la salud asista
               en los ojos, aunque creyo
               que cuando a su merced veyo,
               tengo muy bellaca vista.


<<<
>>>

Pág. 057 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


Aparte a BRITO
EGAS:

               Necio, mira lo que dices.

ISMAEL:

               ¡Salada es vuestra razón!

BRITO:

               Tengo la sal de un jamón,
               y cómolos con perdices.

ISMAEL:

               ¿Las cartas?

BRITO:

               Helas aquí.
Dáselas

ISMAEL:

               ¡Donoso talle mostráis!

BRITO:

               Sí, señor

ISMAEL:

               ¿Cómo os llamáis?

BRITO:

               El moro Zaquizamí.

ISMAEL:

               ¿Tan alto?

BRITO:

               En caramanchones
               empleo todo mi trato,
               y vuelto de perro en gato
               ando a caza de ratones.
               Lea vuestra morería
               para que me vuelva luego.


<<<
>>>

Pág. 058 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


ISMAEL:

               ¿No esperaréis que a este pliego.
               responda?

BRITO:

               Sí, morería.

ISMAEL:

               ¿Es Córdoba gran ciudad?

BRITO:

               Sí morería.

ISMAEL:

               Y su rey,
               ¿no se llama Alí Muley?

BRITO:

               Sí, morería.

ISMAEL:

               Esperad.
Leyendo para sí
               ¿Qué tiene, que está en la cama
               conforme me avisa aquí?

BRITO:

               Sí, morería.

ISMAEL:

               Decí,
               ¿qué mal tiene?

BRITO:

               Se derrama
               todo en mantas y en colchones.

EGAS:

               (¿Hay disparate como éste?) (-Aparte-)

BRITO:

               Y diz que es ramo de peste
               la sarna con sabañones,
               y el reye se rasca mucho.


<<<
>>>

Pág. 059 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


ISMAEL:

              (Éste debe de ser loco.) (-Aparte-)
Aparte a BRITO

EGAS:

               Necio, vete poco a poco.
               en hablar.

BRITO:

               Yo no estoy ducho
               en esto de enfermedades;
               su morería perdone.

EGAS:

               (Como Brito me ocasione (-Aparte-)
               mientras teje necedades
               a que hable a mi Leonor,
               que aún no me ha echado de ver,
               comenzaré a disponer
               los ardides de mi amor.
Aparte a BRITO
               Entreténmele, y advierte
               que en el ínterin hablamos
               mi Leonor y yo.

BRITO:

               A eso vamos.


<<<
>>>

Pág. 060 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


Abre el moro ISMAEL otra carta


ISMAEL:

               Dice Muley de esta suerte,
Lee
               "El compañero del que ésta lleva es
               el moro más sabio en las ciencias de
               astrología, magia y futuros contingentes
               que conoce Egipto; envíosele a vuestra
               alteza para que, sirviéndose de sus
               habilidades, venza con ellas lo que dudo
               de sus armas, porque el conde de Portugal
               tiene de su parte el valor de sus
               antecesores y la fortuna de los hados.
               Guarde Alá a vuestra alteza, etc.
                              Muley, Rey de Córdoba."

               ¡Válgame Mahoma!

BRITO:

               Y lleve
               por siempre jamás amén.

Mirando el, moro ISMAEL
muy atento a don EGAS

ISMAEL:

               Ven acá.

BRITO:

               Obedezco al ven.

ISMAEL:

               Habla veras.


<<<
>>>

Pág. 061 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


BRITO:

               Pues sea breve,
               porque en hablando en joicio,
               luego me da torozón.
Hablan en secreto
LEONOR y don EGAS

ISMAEL:

               ¿Quién es éste?

BRITO:

               Es un varón
               milagro del reino egipcio:
               No sabe tanto el diMúño;
               cuantos diabros el infierno
               ahucha en su huego eterno
               todos los tiene en el puño.

ISMAEL:

               ¿Qué dices?

BRITO:

               Que si le pruebas,
               tien tales encantaciones
               que hará llover naterones,
               albaricoques y brevas.

ISMAEL:

               Si él me supiera ablandar
               el rigor de una mujer
               que me obliga a enloquecer,
               yo le llegara a adorar.

BRITO:

               Si de sus artes se fía,
               déla por blanda. ¿Es aquélla?

ISMAEL:

               La misma.


<<<
>>>

Pág. 062 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


BRITO:

               Ya habla con ella,
               porque sus cuitas sabía;
               verá cuál se la madura.
Hablan don EGAS
y doña LEONOR aparte

LEONOR:

               ¡Ay, mi don Egas Muñiz!
               moriré más infeliz
               si inventas esa locura;
               no arriesgues vida, que estimo
               lo que mi temor recela.

BRITO:

               ¿No ve cómo se le enmiela?

EGAS:

               Leonor, en balde reprimo
               la paciencia ni el acero.
               Yo he de sacarte de aquí.

ISMAEL:

               ¡Vive Alá! ¡Que conseguí
               toda la dicha que espero!
               Tan domesticada está
               con él como si los dos
               fueran hermanos.

BRITO:

               ¡Par Dios!
               por no decir por Alá,
               que obrigue a una peña fría
               a que eche llamas, señor.

ISMAEL:

               ¿Que hará que me tenga amor
               Leonor?


<<<
>>>

Pág. 063 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


BRITO:

               Sí, morería.

ISMAEL:

               Toma este anillo y cadena.
Dáselos

BRITO:

               Sí, morería, sí tomo.
               ¿Es el engaste de promo,
               que pesa más que ell arena?

EGAS:

               Esto tenemos trazado

LEONOR:

               ¡Qué buena suerte la mía!

ISMAEL:

               ¿Riyóse?

BRITO:

               Sí, morería;
               los colmillos ha mostrado.

EGAS:

               Disimula con el moro
               hasta que te libre de él.
Esto lo dice recio

LEONOR:

               Merece mucho Ismael.

ISMAEL:

               ¿Qué dijo?

BRITO:

               Que es como un oro
               su merced en la gallardía.

ISMAEL:

               Que mucho Ismael merece
               le escuché.

BRITO:

               Ansí me parece.

ISMAEL:

               ¡Gran suerte!

BRITO:

               Sí, morería.


<<<
>>>

Pág. 064 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


ISMAEL:

               ¡Qué apacible y que en sazón
               habla, pregunta y propone!

BRITO:

               Él verá que se la pone
               más tierna que un requesón.

EGAS:

               ¿Oyes lo que al moro pasa
               con aquel loco?

LEONOR:

               Donoso
               e igualmente provechoso.

EGAS:

               De placer es esta casa,
               en lo despoblado está.
               Para que te saque de ella
               fíngele amor, Leonor bella.
Llégase LEONOR al rey
ISAMEL muy afable

LEONOR:

               ¡Mi rey!

ISMAEL:

               ¡Soberano Alá,
               que a oír tal he merecido
               al sol que el alma ofrecí!

BRITO:

               ¿Mi "re" dijo? Hétele el "mí."
               soberano Alá te he oído.
               Hétele también el "la."
               "Sol" la llamaste después.
               Hétele a amor portugués
               con su "re, mi, fa, sol, la."


<<<
>>>

Pág. 065 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


EGAS:

               Señor, yo que por mis ciencias
               de tu amorosa fatiga,
               supe el incendio que obliga
               a apacibles impaciencias,
               vine a servirte de modo
               que ya es tuya Leonor bella;
               pero si a solas con ella
               nos dejas, para que en todo
               se te rinda este diamante,
               tu esperanza lograrás,
               en especial si me das
               por sola una hora su guante,
               que impide por él el hado
               lo que el arte facilita,
               porque sus efectos quita
               cualquier favor violentado.

ISMAEL:

               Toma el guante, el alma toma.
Dásele

BRITO:

               (Tened, el perm, por cierto (-Aparte-)
               que vos damos perro muerto.)

ISMAEL:

               Tú serías mi Mahoma,
               mi Alá, si me consintiese
               que una mano la besase.

EGAS:

               Hasta que el término pase,
               no es posible.


<<<
>>>

Pág. 066 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


BRITO:

               En seco bese,
               chero decir, desde ahí,
               que según unum modernum,
               non besabis in aerternum.

ISMAEL:

               No lo entiendo.

BRITO:

               Hablan ansí
               nigromantes motilones.

ISMAEL:

               Luego ¿tú nigromancía
               estudias?

BRITO:

               Sí, morería.
               Mire, do hay pares hay nones,
               chero decir, que preñada
               una mujer, o se muere
               o habrá pares; si pariere,
               y habrá nones que es nonada
               para vuesa morería,
               como no tempre pesáres
               aguardándose dos pares
               de horas, hasta el mediodía,
               que es cuando cesan los nones,
               y toca a nona el donado;
               mas habiendo los dos dado,
               que en todos los ésquilones
               cuando dan dos dan un par,
               cesan entonces azares,
               porque, en fin, los dos pares,
               si no llegan a parar,
               ¿cómo tienen de parir
               el efecto del planeta,
               ni comprirse la receta
               de su amor? ¿Chérelo oír?
               Pues venga a her. Esta mujer,
               ¿no es nones? Sí, porque es una,
               y con pares no hay ninguna
               hasta que llega a parir;
               él, aqueste moro y yo
               somos tres, no somos nones;
               en esto no hay opiniones,
               pues si el nones engendró
               la nonada, oiga estos puntos,
               hasta que lleguen a estar
               hombre y mujer hendo un par,
               y no todos cuatro juntos,
               si no le ama sí se queje;
               pero vuélvase después
               que nones quedamos tres,
               y como a los tres mos deje,
               después de la nona dada,
               si vuelve a sus aficiones
               ya se habrán ido los nones
               y parará el par en nada.
               Esto enseña la escretura,
               que entre sus negros Macías
               mordió el gigante Golías,
               Galeno y Nuño Rasura.


<<<
>>>

Pág. 067 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


ISMAEL:

               Los principios de una ciencia
               son obscuros de saber;
               no te he podido entender.

EGAS:

               Pues, señor, es evidencia
               todo cuanto te ha explicado,
               mas como son rudimentos,
               de nuestros encantamentos,
               está su estilo intrincado.
               Vuelve aquí dentro un hora,
               lograréis gustos los dos.

LEONOR:

               Querido Ismael, adiós.

ISMAEL:

               Adiós. ¿Volveráste mora?

BRITO:

               Conforme huere el moral.

ISMAEL:

               Adiós, luz de mi esperanza.

Vase ISMAEL


<<<
>>>

Pág. 068 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


BRITO:

               Si mora dice tardanza,
               vendrá a ser mora, y qué tal.

EGAS:

               A caballo.

BRITO:

               No hay si dos...

EGAS:

               Vendrá en mi gropa;
               yo Jove, Leonor mi Europa.

BRITO:

               Pues galguimorisco, adiós.

Vanse.
Suben desde el tablado a caballo los tres,
ella a las ancas del de don EGAS
y salen a las voces del moro ISMAEL y otros,
y puédalos seguir a caballo y escaramuzar.
Habla BRITO adentro

BRITO:

               Aprisa, que mos espía
               un perro, y temo que lluevan
               virotazos.

ISMAEL:

               ¡Que nos llevan
               a Leonor!

BRITO:

               Sí, morería.

ISMAEL:

               Seguidlos, vasallos míos;
               volad, cual vuelan mis celos.
               ¿Sufriréis, ingratos cielos,
               tal burla?


<<<
>>>

Pág. 069 de 107
Las quinas de Portugal Acto II Tirso de Molina


BRITO:

               Sí, moreríos.

ISMAEL:

               Corred, que queda abrasada
               el alma entre mis pasiones.

BRITO:

               Acá corremos los nones,
               y allá vos cupo nonada.

ISMAEL:

               ¡Tocad al arma, africanos!
Tocan al arma
               ¡Mis ejércitos juntad!
               ¡Por Alá eterna deidad
               que he de hacer en los cristianos
               tal destrozo, que no quede
               memoria de su bautismo.
               De incendios soy un abismo,
               sufrirme el mundo no puede;
               abrase la llama mía
               cuanto el sol con rayos doma.

BRITO:

               Perrazos, ¡cola Mahoma!

ISMAEL:

               ¿Hay más mal?

BRITO:

               ¡Sí, morería!
 
FIN DE LA SEGUNDA JORNADA


<<<
>>>

Escena III
Pág. 070 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


Salen marchando don ALFONSO Enríquez,
don EGAS, don GONZALO, don PEDRO
y los más cristíanos que pudiesen
ALFONSO:

               No marchen más, hagan alto.

TODOS:

               Hagan alto.

ALFONSO:

               Aquéstos son
               los campos que mi nación
               llama de Obrique. En el alto
               cerro que mi gente agora
               ciñe, y el sol siempre adula,
               cuya cumbre se intitula
               "Cabezas del Rey," mejora
               de sitio nuestro pequeño
               ejército. Trece mil
               somos no más contra el vil
               ismaelita. Ya mi empeño,
               portugueses valerosos,
               de suerte adelante está,
               que el retirarnos será
               descrédito. En tan forzosos
               lances, contra tanta suma
               de infieles como nos cerca,
               tal vez el ánimo merca
               dichas que jamás consuma
               el tiempo. Vuestro consejo,
               con todo eso necesito,
               vuestro valor solicito;
               cada cual es un espejo
               de la fe que defendemos,
               de la fama que intentamos.
               Los capitanes estamos
               juntos aquí; consultemos
               lo que en tan preciso caso
               cada uno siente y desea;
               pero con tal que no sea
               dar atrás un solo paso.


<<<
>>>

Pág. 071 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


GONZALO:

               Gran señor, temeridades
               que traen consigo imposibles
               causan desastres terribles
               y anuncian adversidades.
               Cinco ejércitos están
               a nuestra vista de infieles;
               contra tantos, ¿qué laureles
               trece mil conseguirán?
               De doscientos y cincuenta
               mil moros consta el blasfemo
               campo, que de extremo a extremo
               sumas que agotan su cuenta,
               cubren valles y collados,
               como nosotros nacidos
               en nuestra España, escogidos
               y en guerra experimentados,
               veinte mil moros le toca
               a cada cual portugués,
               que aunque de manos y pies
               se la ataran, a la poca
               gente que la cruz ampara
               de tus leales vasallos,
               sólo para degollallos
               tiempo y manos nos faltara.
               Extiende, señor; los ojos
               por los campos, verás olas
               moriscas más que amapolas
               llenos de bonetes rojos;
               tentar a Dios no es cordura;
               acometer, perdición;
               morir, desesperación;
               buscar milagros, locura.
               Todo tu ejército pierde
               el ánimo, y no me espanto,
               porque entre bárbaro tanto,
               que agosta su sitio verde,
               cuando cada moro arroje
               sólo una flecha no más,
               ¿cómo resistir podrás
               doscientas mil? No te enojes,
               pues pides mi parecer,
               que mi lealtad te aconseje
               que aquesta empresa se deje,
               pues a veces suele ser
               más valor el retirarse
               que alcanzar mucha victoria.


<<<
>>>

Pág. 072 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


ALFONSO:

               Diga Muñiz.

EGAS:

               Si es notoria
               la pérdida, el despeñarse,
               gran señor, no es valentía;
               aguardemos que se ausente
               el sol, y entonces tu gente,
               sin manifestarla él día,
               podrá entrarse en Santarén,
               que si el moro la cercare,
               lo que su sitio durare,
               como avisados estén
               el de Castilla y León
               con el navarro, no hay duda
               que vengan en nuestra ayuda
               sin que falte el de Aragón;
               y entonces a la campaña
               podrás seguro salir,
               y victorioso lucir
               la restauración de España.
               Demos al tiempo lugar,
               si admites mi parecer,
               que el dilatar no es temer,
               prudencia, sí, el conservar.


<<<
>>>

Pág. 073 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


PEDRO:

               Esto tu ejército pide,
               esto tu gente responde.

UNOS:

               Retirar, excelso conde.

OTROS:

               Retirar.

ALFONSO:

               Cuando se mide
               con recelos aparentes
               lo que el temor dificulta,
               rara vez de la consulta
               salen acciones valientes.
               Algo habemos de dejar
               a la Fortuna, soldados;
               mas ya estáis determinados
               al huir o al retirar,
               déjenme solo en mi tienda,
               que otra consulta me falta
               más útil, cuanto más alta.
               Cuando sus horrores tienda
               la nocturna obscuridad
               a juntaros volveré,
               y entonces abrazaré
               lo que vuestra voluntad
               resolviere.

EGAS:

               Gran señor,
               Santarén es una villa
               inexpugnable.


<<<
>>>

Pág. 074 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


ALFONSO:

               Esa silla
               me acercad.

PEDRO:

               Tiempo mejor
               el cielo te ofrecerá.
Asiéntase ALFONSO

ALFONSO:

               Dadme esa Biblia y dejadme
               A solas. Egas, cerradme
               la tienda.

EGAS:

               Cerrada está.

Vanse, dejando solo al conde ALFONSO,
asentado con la Biblia en las manos


<<<
>>>

Pág. 075 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


ALFONSO:

               A aconsejarse con vos
               mi fe, libro santo, viene,
               pues cuanto en vos se contiene
               te escribió el dedo de Dios.
               Consultémonos los dos,
               que por la parte que abriere,
               lo que primero leyere
               eso tengo de seguir,
               que vos no sabéis mentir
               ni errará quien os creyese,

Ábrela y lee
               "Hi in curribus et hi in equis:
               autem in nomine Domini Dei nostri
               invocabimus."

               ¡Qué pronóstico, aunque breve,
               tan propicio a mi valor.
               Aliéntame el rey cantor
               en el salmo diez y nueve;
               dice que el alarbe aleve
               y los que nos desafían,
               en las máquinas se fían
               de sus carros y caballos,
               y en multitud de vasallos
               que contra el bautismo envían;
               mas porque ningún siniestro
               riesgo nuestra dicha asombre
               invocaremos el nombre
               del grande Señor, Dios'nuestro.
               ¡Oh profeta, rey, maestro
               de la milicia mayor,
               vos nos quitáis el temor,
               nuestras medras confiamos,
               en el nombre que invocamos
               de nuestro Dios y Señor.


<<<
>>>

Pág. 076 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


ALFONSO:

Lee
               "Ipsi obligati sunt et ceciderunt:
               nos autem surreximus et erecti sumus."

               Prosigue el profeta santo:
               "Ellos nos acometieron,
               pero postrados cayeron
               entre el horror y el espanto;
               nosotros, que a nombre tanto
               como el de Dios aplaudimos,
               restaurándonos vencimos,
               sus escuadrones postramos,
               triunfantes nos levantamos,
               y blasfemos oprimimos."


<<<
>>>

Pág. 077 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


ALFONSO:

Lee
               "Domine salvum fae regem: exaudi
               nos in die, qua invocaverimus te."

               Remata el salmo pidiendo
               que libre al rey que le invoca,
               que el corazón en la boca
               el alma le está ofreciendo.
               Yo de esta suerte lo entiendo,
               que le dé audiencia en el día
               que invocándole se fía,
               no en las armas, que es en vano,
               en el nombre soberano
               de Jesús y de María;
               que al rey conserve seguro
               pide el huésped de Sión.
               No soy rey yo, ni blasón
               tan arrogante procuro,
               conde sí, defensa y muro
               de Portugal, Dios su dueño,
               que de tan preciso empeño
               tiene de sacarme airoso.
               ¡Oh, cansancio fastidioso,
               venció mi sentido el sueño!

Duérmese. Tocan al arma y dicen dentro
los versos siguientes y sale después GERALDO
con el traje que en la cueva, y se levanta
don ALFONSO medio despierto sacando la
espada, y detiénele GIRALDO


<<<
>>>

Pág. 078 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


UNO:

               ¡Al arma, invencible Alfonso!
               Que el ejército morisco
               asalta nuestras trincheras.

TODOS:

               ¡Al arma!

ALFONSO:

               Nombre benigno,
               nombre de Jesús glorioso,
               aceite en tierra vertido
               por la ingratitud hebrea,
               siendo la cruz vuestro olivo,
               favoreced nuestro celo.

GIRALDO:

               Detente, joven invicto,
               sosiega el pecho y repara
               si acaso otra vez me has visto.

ALFONSO:

               ¡Óh, senectud milagrosa!
               ¿No eres tú el que entre los riscos
               andando yo derrotado,
               tesoro te hallé escondido;
               el que, con sabios consejos,
               con celestiales avisos,
               mis pasiones refrenaste
               despertando mis sentidos;
               el que, cual perla en la concha,
               en el peñascoso hospicio,
               alma de su obscuro centro,
               cerrándote en sus retiros
               me advertiste ser en vano
               buscarte hasta que el peligro
               mayor ocasión te diese
               de volver a verme?


<<<
>>>

Pág. 079 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


GIRALDO:

               El mismo,
               el propio soy, claro Alfonso.
               Giraldo fue mi apellido,
               en la milicia estimado
               y en los yermos reducido.
               No temas la multitud
               de bárbaros, si, infinitos,
               tú Alcides, ellos pigmeos,
               te asaltaren fementidos.
               A Senaquerib mató
               el celestial paraninfo
               ciento ochenta y cinco mil
               blasfemos, como él asirios.
               Trecientos solos hebreos
               con Gedeón su caudillo,
               destrozaron de Madián
               los innumerables hijos;
               la mandíbula, en la mano
               del nazareno prodigio,
               dio muerte a mil filisteos.
               Dios, Alfonso, te es propicio;
               cuando oigas dentro tu tienda
               el favorable sonido
               de una campanilla sacra,
               sal al espacioso sitio
               de ese campo, alza los ojos,
               que cuando los tengas fijos
               en esos globos de estrellas
               que, engastadas en zafiros,
               rosas del jardín celeste
               le sirven al sol de anillos,
               verás lo que a la experiencia
               y a tus venturas remito.


<<<
>>>

Pág. 080 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


GIRALDO:

               No se atreve mi silencio
               a más que esto, que no es digno
               lenguaje mortal y humano
               a explicar lo que es divino.
               Alienta--¡oh gran portugués!--
               el pecho, pues te ha escogido
               la Omnipotencia monarca
               para que, en futuros siglos,
               por casi cien lustros tengan
               sus sucesores invictos
               el portugués solio regio,
               ellos ramas, tú el principio.
               Ya tiemblan de sus espadas
               la Etiopía, junto al Nilo;
               en Arabia el mar Bermejo;
               en Asia, el Ganges y el Indo.
               Reinará tu descendencia
               hasta parar en Filipo,
               segundo en los castellanos
               y en el portugués dominio
               primero, el sabio, el prudente,
               y tras él, el santo, el pío,
               tercero en los de este nombre,
               heredando su apellido,
               con dos mundos a sus plantas,
               el cuarto, el grande, el temido.
               Esto te promete el cielo,
               esto en su nombre te digo;
               ¿quién se atreverá a tus armas,
               si Dios es tu patrocinio?

Vase


<<<
>>>

Pág. 081 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


ALFONSO:

               Profético viejo, espera;
               alienten tus vaticinios
               pechos que, aunque belicosos,
               temen tan arduo conflicto.
               ¡Oh nombre siempre inefable!
               ¡Oh grano eterno de trigo
               que en Belén, casa de pan,
               de la espiga virgen quiso
               nacer, para que muriendo
               en heredad del bautismo,
               produjese mieses tantas
               como la fe ampara hijos!
               Pan que maná en el desierto
               tierno, sabroso y melifluo,
               fortaleció cuarenta años
               el pueblo fiel contra Egipto.
               Pan que contra Jezabeles,
               viático en el camino
               de Oreb, alienta al profeta
               celador y palestino,
               Pan panal, que, león primero,
               cordero ya puro y limpio
               de la boca formidable
               para Sansón almena hizo;
               pan que asegura victorias,
               a Abraham contra los cinco
               reyes infieles, que a Lot
               osaron llevar cautivo,
               en vos solamente espero,
               en vuestro nombre confío,
               en virtud vuestra me aliento,
               yo en vos y vos conmigo.


<<<
>>>

Pág. 082 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


ALFONSO:

Tocan dentro chirimías
y una campanilla
               ¡Ay. cielo! Ésta es la señal
               que el venerable me dijo.
               Salgo temblánddme el alma
               al campo, aplazado sitio.
               ¡Qué densas obscuridades
               al cielo entristecen viudos
               del sol, su esposo, que a medias
               parte con él luz y giros!
               Pero, válgame su amparo;
               un rayo cuanto benigno
               luciente, sirve de Apolo
               a sus cóncavos recintos,
               cabellos de Ofir y Arabia
               peine en el aire dormido
               y entre el ocioso silencio
               regocijan sus bullicios.


<<<
>>>

Pág. 083 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


Suena música y sobre un trono
muy curioso bajeun niño,
que haga a CRISTO crucificado,
con la decencia que está advertida
ALFONSO:

               Ya se añaden esplendores
               que en su oriente cristalino
               perfilan nubes, espejos
               cada cual un sol de vidrio
               sobre un querúbico trono
               escabel de sus vestigios,
               ángeles son pedestales
               de un piadoso crucifijo.
La capilla cante "Christus regnat,"
y ténganse de rodillas
               Postraos, alma; postraos, cuerpo;
               ojos de este objeto indignos,
               reverenciadle humillados,
               que yo con la fe le miro.

CRISTO:

               Alfonso Enríquez, no temas
               pelea, yo estóy contigo.
               Si a los infieles asaltas,
               vencerás en nombre mío.


<<<
>>>

Pág. 084 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


ALFONSO:

               ¡Oh, serpiente misteriosa
               de aquel metal peregrino,
               humano; por mis pecados
               si por vuestro ser divino,
               que en el desierto de un monte
               os colocan los heridos
               del áspid que venenoso
               irritaron vuestros vicios!
               ¡Oh Juez, ya todo clemencia,
               que para perpetuo olvido
               de las locuras humanas,
               aunque al mundo habéis venido
               a residenciar culpados,
               sois de suerte compasivo
               que os echáis a las espaldas
               la vara de los castigos!
               ¡Oh pan que levanta el bieldo
               de la cruz en fe que limpio
               dice la vil sinagoga
               mitamus in panem lignum.
               ¡Oh fruto de promisión!
               Pues en vos goza el racimo
               de la vid de ese madero,
               la iglesia, Moisés su tipo,
               exprímaos la cruz lagar,
               amáseos la cruz, mi Cristo,
               porque en la mesa os gocemos
               juntamente pan y vino.
Los ojos en tierra
               Mas no, mi Dios; no, mi amante;
               no, mi bien, no necesito
               veros con ojos corpóreos
               mientras en la tierra vivo;
               dejad que mi fe os merezca
               deseándoos mis suspiros,
               creyéndoos con mis afectos,
               no viéndóos mis ojos tibios;
               a vuestro glorioso trono
               estas venturas remito,
               aquí, mi Dios, se merezca
               que allá os gozaré infinito.


<<<
>>>

Pág. 085 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


CRISTO:

               Alfonso, alabo tu celo,
               agradezco tus servicios,
               tus afectos me enamoran,
               finezas tuyas estimo;
               no disminuyo tu fe,
               que el haberte aparecido
               en la cruz corporalmente
               es por que, habiéndome visto,
               te fervorice mi amor
               ................ [ -i-o]
               tú y tu gente, y animosa
               postréis a mis enemigos.
               Buscáronte tus vasallos,
               si con temor al principio,
               ya por mi de esfuerzo llenos,
               porque en sus pechos asisto;
               su rey han de coronarte
               de Portugal; mis auxilios
               son impulsos de esta acción,
               no procures resistirlos.
               Las armas que a Lusitania
               otorga mi amor propicio,
               en cinco escudos celestes
               han de ser mis llagas cinco;
               en forma de cruz se pongan,
               y con ellas, en distinto
               campo, los treinta dineros
               con que el pueblo fementido
               me compró al avaro ingrato,
               que después, en otro siglo,
               tu escudo con el Algarbe
               se orlará con sus castillos.

Desclava la mano diestra y dale la bandera con las
armas que ha de traer uno de los ángeles
 

               Yo te las doy de mi mano,
               yo con mi sangre te animo,
               yo tu estandarte enarbolo,
               yo victorioso te afirmo.
               ¡Alfonso, al arma! Debela
               a un tiempo alarbes y vicios.
               Reinarás en Lusitania,
               y eterno después conmigo.

Música, y desaparece


<<<
>>>

Pág. 086 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


ALFONSO:

               Mi Dios, ¿esperanzas tales?
               Tal favor, tales cariños,
               ¿qué no engendrarán de alientos,
               qué valor no, qué no bríos?
               ¿Quién por otro gusto os deja?
               ¿Quién al amoroso silbo
               de tal pastor, tal amante
               no pone al mundo en olvido?
De dentro

TODOS:

               ¡Arma!

ALFONSO:

               Ya apellidan mis soldados
               el combate.

EGAS:

               ¡Alfonso invicto,
               al arma, al acometer!

GONZALO:

              ¡Muera el bárbaro morisco!


<<<
>>>

Pág. 087 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


Salen don GONZALO, don PEDRO,
don EGAS, y todos los
portugueses que pudiesen
PEDRO:

               Gran señor, toda tu gente
               pide la batalla a gritos.
               Cada cual es un león,
               si hasta aquí cordero ha sido;
               no los dejes entibiar.

ALFONSO:

               Hoy del Apóstol divino,
               heroico patrón de España,
               de nuestro Redentor primo,
               es el día venturoso;
               su nacimiento, festivo
               celebra la fe y la Iglesia
               lo mesmo es que su martirio.
               Tantas dichas y favores
               en un día a un tiempo mismo,
               ¿qué victorias no prometen?
               Aqueste estandarte, amigos,
               estas armas consagradas,
               que de los granates ricos
               de la redención del hombre
               púrpura eterna ha teñido,
               bajá a honrar nuestra corona
               desde el, alcázar impíreo;
               seis ángeles las pintaron,
               mi Dios su artífice ha sido.
               Venérenlas por más noble,
               de hoy más los franceses lirios,
               las barras aragonesas,
               los leones y castillos.
               Eternizarlas promete
               por años, lustros y siglos,
               la omnipotencia del cielo;
               quien nos las dio fué Dios mismo.


<<<
>>>

Pág. 088 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


EGAS:

               Pues si Dios a Portugal
               con armas ha enriquecido,
               rey se sigue que tengamos,
               rey en su nombre pedimos.
Trompetas

UNOS:

               ¡Viva Alfonso, rey primero!

OTROS:

               ¡Viva Alfonso, rey invicto!
Música y sube don GONZALO
en un pavés, y levántanle en alto

GONZALO:

               Portugueses, levantadle
               sobre ese pavés conmigo.

TODOS:

               ¡Portugal por don Alfonso!

ALFONSO:

               Ni repugno, ni resisto
               porque sé que Dios lo ordena,
               puesto que yo no sea digno.
               Portugueses valerosos,
               alentaos, apercibíos
               para cuando nazca el sol
               en brazos del alba niño
               a envidiar vuestras hazañas.


<<<
>>>

Pág. 089 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


TODOS:

               ¡Viva Alfonso esclarecido!

ALFONSO:

               Mi Dios, mi crucificado,
               ¿qué más vivir que serviros?
Vanse.
Sale BRITO de moro gracioso

BRITO:

               Hambriento de carne mora,
               el día que no la mato
               o de engañarla no trato,
               ando mustio. A la Leonora
               desemperramos ayer
               y con su Muñiz está.
               Cercado el moro nos ha
               celoso por la mujer;
               pues antes que el sol los riscos
               aforre de su oropel,
               a pesar del Ismarrel
               me he de almorzar dos moriscos.
               Aún me vengo enmahometado
               en mi alquicel y bonete,
               y con el nombre de Hamete
               a su ejército he llegado.
               Dios me la depare buena;
               que si a dos o tres engaño,
               haremos, año, buen año
               para el almuerzo y la cena;
               mas, hételos a los dos
               que al cielo mi hambre pedía.


<<<
>>>

Pág. 090 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


Salen un ALFAQUÍ y otro MORO
ALFAQUÍ:

               No escapará de este día
               el cristiano.

MORO:

               Siendo vos
               morabito y alfaquí,
               habráoslo ya revelado
               Mahoma.

ALFAQUÍ:

               De él he alcanzado
               su destrozo.

BRITO:

               (Perro, ansí, (-Aparte-)
               pues, estaos en ese tema,
               que ambos me lo pagarés.)
               ¡Ah de los moros!

ALFAQUÍ:

               Quién es?

BRITO:

               Buzterona Alá y Salema.
Hace una reverencia muy grande
               ¿Quién es vuesa morería
               que anda a estas horas en vela?

ALFAQUÍ:

               ¿Quién sois vos?

BRITO:

               Só centinela
               y hasta ahora he sido espía.

ALFAQUÍ:

               Yo tengo por Alfaquí
               licencia.


<<<
>>>

Pág. 091 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


BRITO:

               No se debate,
               moro alfaquíes a alfayate,
               de ese preito más aquí,
               que ya mi enojo se apraca
               y es josticia que os respete.

ALFAQUÍ:

               ¿Llamáisos?

BRITO:

               El moro Hamete.

MORO:

               ¿Hamete?

BRITO:

               Hamete y Hasaca,
               porque he sido pirinola.

ALFAQUÍ:

               Púes bien, ¿qué nos queréis?

BRITO:

               Que penitencia me deis
               de una culpa que, aunque es sola,
               es la tal culpa mayor
               que dos puños.
{{Pt|ALFAQUÍ:|
               ¿Contra Alá?

BRITO:

               Contra allá y contra acullá,
               que soy grande pecador.

ALFAQUÍ: Pues yo que soy alfaquí

               y el Alcorán he estudiado,
               si me decís el pecado
               sabré el remedio.

BRITO:

               Comí
               cuatro libras de jamón.

ALFAQUÍ:

               ¿Y qué es jamón?


<<<
>>>

Pág. 092 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


BRITO:

               ¿Qué? Tocino.

ALFAQUÍ:

               Quitaos de allí.
Escupen con asco

BRITO:

               Y más que vino
               con chorizo, salchichón
               y una morcilla por cabo
               de escuadra, pero no fraca,
               porque dije, si se saca
               un cravo con otro cravo,
               ya que hice tal desatino,
               porque Mahoma se apraque,
               no es mucho que también saque
               un tocino a otro tocino,
               y más que hubo vino y pan.
Van andando los tres

ALFAQUÍ:

               Tal bebida y tal vocablo
               el Alcorán lo ha vedado.

BRITO:

               Si le vedó el Alcorán,
               por eso vos pido yo
               el perdón por mi dinero;
               pero decidme primero:
               Mahoma, cuando mandó
               al moro que nunca coma
               tocino, ¿por qué se ofende?
               ¿De qué manera se entiende
               el tocino de Mahoma?
               Porque hay mucha distinción;
               según lo que yo imagino,
               entre el jamón y el tocino
               y no nos quita el jamón
               el que al tocino nos quita.


<<<
>>>

Pág. 093 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


MORO:

               Pues ¿no es una carne propia?

BRITO:

               Ésa es muy gentil gazopia.
               Vamos andando. Limita
               nuevo profeta arriero
               todo manjar embarazo,
               el jamón es un pedazo
               y el tocino es todo entero,
               si no, escuchar la razón.
               Quien dice, "compre un tocino,"
               entero a llamarle vino.
               Quien dice, "Compre un jamón,"
               dice un pedazo, esto es vero,
               y así la ley de Mahoma
               manda que nadie se coma
               un tocino todo entero.

ALFAQUÍ:

               Pues ¿quién le había de comer
               entero?

MORO:

               (Bien lo adjetiva.) (-Aparte-)

BRITO:

               Mahoma nunca nos priva
               de lo que es fácil de hacer;
               mas de lo imposible si,
               que es su ley muy apacible,
               y como es tan imposible
               que un tocino quepa en mí
               todo entero, hay privación
               del tocino y no ha lugar
               en no poderse almorzar
               lo menos, que es el jamón.
               Pero dejando esto a un lado...


<<<
>>>

Pág. 094 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


ALFAQUÍ:

               Vos blasfemáis o estáis loco.
Andando poco a poco hacia el vestuario

BRITO:

               Vamos andando otro poco;
               el vino me da coidado,
               que es argumento distinto,
               porque Mahoma en su estanco
               no dijo tinto ni branco.

ALFAQUÍ:

               Privónos del blanco y tinto.

BRITO:

               Sí; mas para remediarlo
               y comprir su mandamiento,
               siempre que a beber me asiento
               hago voto de mezclarlo,
                  conque no le ofendo en nada
               ni hay en qué culparme pueda,
               que si el branco y tinto veda
               no veda la calabriada.

MORO:

               ¿Adónde nos alejáis
               del ejército? ¿Qué hacéis?
Echa mano

BRITO:

               Adonde, aunque más gritéis,
               ningún socorro tengáis.
               Coma tocino o no coma,
               alfaquín dell anticristo,
               o adorar en Jesucristo
               y errenegar de Mahoma,
               o aparejar el garguero.


<<<
>>>

Pág. 095 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


ALFAQUÍ:

               Luego, ¿no eres moro?

BRITO:

               ¿Cómo,
               si almorzándome un solomo
               me bautizó un tabernero.
               Acabar, que estó de prisa,
               y alargarme los gaznates.

ALFAQUÍ:

               Cristiano soy, no me mates.

BRITO:

               Pues quedárseme en camisa
               que ese ropaje es morisco
               y quien cristiano ha de ser
               cristianas tien de traer
               las ropas.

MORO:

               ¿Y éstas?

BRITO:

               Al cisco.
               Acabemos.

ALFAQUÍ:

               ¡Que al fin pudo
               burlarnos un portugués!

BRITO:

               ¡Ropa afuera! ¡Acabar, pues!

ALFAQUÍ:

               Ya acabo.

MORO:

               Ya me desnudo.

Desnudándolos saca al uno
una servilleta y en ella un
pedazo de jamón, y al otro
una botella llena


<<<
>>>

Pág. 096 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


BRITO:

               Hasta quedar en pelota.
               ¿Qué hay en este borujón?
               Un pedazo es de jamón.
               Sigan. ¿Y estotro? Una bota.
               Pues, hipócritas, picaños,
               alcahuetes de la gula,
               ¿jamón y vino sin bula?
               ¿sois vosotros ermitaños?
Tráiganlo al cuello
debajo de la ropa
               Buenas reliquias al cuello
               contra los rayos colgáis;
               por Dios, si no os bautizáis,
               que os he de pringar con ello.
               Éntrense en esa bodega
               donde moros deposito
               a quien ropa y vidas quito;
               que si cada cual me ruega
               que le deje cristianado,
               un tabernero vecino
               lo hará, pues, bota y tocino
               es tenerlo más andado.
               Entrar, señor alfaquín,
               mientras con llave los cierro.


<<<
>>>

Pág. 097 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


Dales


ALFAQUÍ:

               ¡Mahoma!

BRITO:

               ¿Qué dice el perro?

MORO:

               ¡Alá!

BRITO:

               ¿Qué gime el mastín?
               Galgos, entrar y chitón,
Éntranse
               mientras hacer determino
               gorgoritos con el vino,
               pinitos con el jamón.
Come, bebe y vase.
Salen don ALFONSO, don EGAS,
don PEDRO, y don GONZALO

ALFONSO:

               Cumplir las obligaciones
               del alma en primer lugar,
               animosos portugueses,
               y alcanzaréis lo demás.

EGAS:

               Ya todos, rey generoso,
               confesados, llorado han,
               sus culpas y en el convite
               incruento del altar
               han recreado las almas.


<<<
>>>

Pág. 098 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


ALFONSO:

               Pues en fe del sacro Pan,
               Sol que entre nubes se absconde,
               Ambrosía celestial,
               Cordero cuando Pastor,
               Amor que acechando está
               por viriles y canceles
               de ese cándido cristal,
               la victoria os aseguro.
               Dioses sois si a Dios lleváis.
Sale ISMAEL con alfanje y adarga

ISMAEL:

               Alfonso desvanecido,
               rey de un instante no más,
               que te coronaste anoche
               por que llegues a juntar
               el laurel a tus cipreses,
               los gozos con el pesar,
               ¿qué esperas que no te rindes?
               Cercado, mísero, estás
               de trescientos mil infantes,
               tigre hambriento cada cual;
               no necesitan de flechas,
               no de alfanjes que esmaltar
               en sangre que el temor hiela,
               que a soplos os matarán.
               Yo mismo vengo en persona,
               compasivo de tu edad,
               a que uses de mi clemencia,
               acción que no hice jamás.
               Dame a Leonora por dueño,
               desocupa a Portugal,
               niega la ley del bautismo,
               sigue la de mi Alcorán,
               casaréte con Celima,
               deuda mía, y poseerás
               a Jerez de Extremadura
               en dichosa y quieta paz.


<<<
>>>

Pág. 099 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


ALFONSO:

               ¡Oh, bárbaro descreído,
               que, descendiente de Agar,
               su esclavitud, es tu herencia,
               pues ella lo fue de Abrahán!
               ¿Tú persuadirme a que siga
               la secta torpe y bestial
               de tus bárbaros errores,
               de tu profeta infernal?
               Saca el frenético acero,
               que presto en éste verás
               cuán poco te favorece
               tu blásfema impunidad.

ISMAEL:

               Aguarda, desvanecido.
Pelean los dos
               Mis alarbes, ¿qué esperáis?
               Segura tenéis la presa;
               sino es que saben volar,
               no se os irá de las manos.
Tocan al arma

ALFONSO:

               Ea, héroes de Portugal,
               ¡cierra España, Santiago!
               ¡Que en su fiesta peleáis!


<<<
>>>

Pág. 100 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


Peleando entran; y salen ALFONSO peleando,
EGAS contra los Moros y peleando se entra,
luego sale doña LEONOR peleando,
lo mismo los demás
MORO:

               ¡Viva Ismael invencible,
               nuevo sol, segundo Alá,
               competidor de Mahoma!

OTRO:

               Aquí de nuestro Alcorán;
               que este prodigio del cielo,
               este español Anibal,
               este Hércules portugués
               es de bronce.

LEONOR:

               Hoy vengarán
               mis enojos a mi padre.
               Canalla torpe, esperad
               a una mujer portuguesa,
               porque a sus pies advirtáis
               que hay Semíramis cristianas,
               que amazonas castas hay,
               que hay en Portugal Minervas,
               prodigios de nuestra edad.
Éntrase tras los MOROS, y sale GIRALDO
peleando con el mismo traje

GIRALDO:

               En defensa de la cruz,
               justo es, canas, que volváis
               al ya jubilado acero,
               pues Dios aliento nos da.

Vase peleando.


<<<
>>>

Pág. 101 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


Sale don ALFONSO con la bandera de
sus armas siempre, y don EGAS
contra los MOROS, y éntrese
don ALFONSO peleando
y también los demás Portugueses

ALFONSO:

               Ea, valiente Muñiz;
               ea, valeroso Páez;
               fuerte Amaya, Fría, Coutiño,
               Viegas noble, destrozad,
               romped, seguid los infieles.
               Hierba es inútil que está
               esterilizando torpe
               la católica heredad.
               Segadores de la iglesia
               sois, su cizaña arrancad,
               que Dios, padre de familias,
               os apercibe el jornal.
               De sus llagas soy alférez,
               Cristo es nuestro capitán,
               ¡vivan con tanto caudillo
               las quinas de Portugal!

Éntranse peleando.


<<<
>>>

Pág. 102 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


Sale BRITO tras los MOROS
BRITO:

               Pollos con agraz por julio
               diz que es sabroso manjar;
               pues en el temor sois pollos
               yo he de poner el agraz.
               Vaya agora aqueste grumo.
Dales y caen

UNO:

               ¡Ay, Mahoma!

BRITO:

               ¡Y como que hay!
               Hendo buñuelos de azufre
               en el entresuelo está.

OTRO:

               Huye de este fiero lobo.

BRITO:

               No por ahí, por acá:
Acuchilladas los mete en la cueva
               métanse en la ratonera
               donde los chero embolsar
               para her de ellos baratillo.
               Aquéste se llama ¡zas!
Dales

OTRO:

               ¡Alá,,favor!


<<<
>>>

Pág. 103 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


BRITO:

Allá busca,
pues por aquí van allá.
Éntranse peleando.
Salen todos de marcha

ALFONSO:

Murió el blasfemo Ismael.

TODOS:

¡Victoria por Portugal!

ALFONSO:

¡Victoria por. nuestras quinas!

GONZALO:

Huyendo los moros van.

PEDRO:

Innumerables han muerto.

Ponen la bandera de las quinas
en un trofeo eminente, y al
colocar la cruz toquen chirimías
y todos se hincarán de rodillas
cuando lo diga don ALFONSO


<<<
>>>

Pág. 104 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


ALFONSO:

               Esas armas colocad,
               católicos portugueses,
               sobre nuestro trono real.
               Postrar todos las rodillas.
               Cruz santa que al Leviatán
               mortífero nos rendistes,
               árbol del segundo Adán,
               que la fruta del primero
               venenosa, remediáis
               con ese engerto pendiente,
               Dios eterno, hombre mortal;
               llagas por mi bien abiertas,
               aunque las abrió mi mal,
               que hasta vuestro corazón
               la entrada nos franqueáis,
               vuestra ha sido esta victoria;
               triunfad, mis llagas, triunfad,
               y eternice en vuestras quinas
               sus blasones Portugal."
Levántanse y música
               Premiemos ahora, amigos,
               hazañas que el lauro os dan.
               Yo he prometido a la cruz
               una orden militar.
               Las aves que el vuelo alzaron
               cuando nos dieron señal
               de esta vitoria celeste
               también a esta Orden darán
               nombre que no eclipse el tiempo;
               que, aunque de Alcántara es ya,
               las aves del vaticinio
               de Avis la han de intitular.
               Sed vos su primer maestre
               su caudillo y capitán,
               valiente Gonzalo Viegas.


<<<
>>>

Pág. 105 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


GONZALO:

               Feliz si tus pies me das.

ALFONSO:

               A vos, que en vejez dichosa,
               Giraldo, pronosticáis
               laureles hoy conseguidos,
               os tengo de presentar
               para arzobispo y pastor
               Bracarense.

GIRALDO:

               Ya mi edad...

ALFONSO:

               Basta; haráme esta merced
               la romana santidad.
               Gonzalo Méndez de Amaya
               adelantado será
               mayor, pues lo es en sus hechos,
               del reino de Portugal.

GONZALO:

               Siglos en vez de años cuentes.

ALFONSO:

               A vos también, Pedro Páez,
               mi arferez mayor os nombro.

PEDRO:

               Premio es de tu mano real.

ALFONSO:

               Déle a don Egas Muñiz
               por amante y por leal,
               Leonor la mano de esposa;
               pues es de mi casa ya
               caballerizo mayor.

EGAS:

               Llegó mi felicidad
               a lo sumo del deseo.


<<<
>>>

Pág. 106 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


ALFONSO:

               Y a doña Elvira Gualtar,
               un tiempo amoroso hechizo
               de mis años, mejorar
               supo afectos religiosa,
               Teresa y Urraca están
               á mi cargo y son mis hijas;
               la primera casará
               con don Fernando Martínez,
               Marte en guerra, Numa en paz,
               siendo señor de Braganza,
               y la segunda tendrá
               al noble don Pedro Alfonso
               de Viegas, nuevo Anibal,
               por consorte esposo y dueño.
               Ya surca Matilde el mar,
               bella infanta de Saboya,
               para que pueda reinar,
               como mi esposa en mi pecho,
               como sol en Portugal.
Sale BRITO

BRITO:

               Vengan a la almoneda.

ALFONSO:

               ¡Brito!

BRITO:

               ¿Chérenme comprar
               para agujetas de perro,
               porque si no rabiarán,
               una hacina de moriscos?

ALFONSO:

               ¿Haslos muerto tú?


<<<
>>>

Pág. 107 de 107
Las quinas de Portugal Acto III Tirso de Molina


BRITO:

               Verá
               si soy médico perruno,
               ¿quién los había de matar?

ALFONSO:

               Doyte por cada cabeza
               cien cruzados.

BRITO:

               Pues cruzán
               y vayan grande con chico,
               hételos adónde están,
Descubre un montón de moros
muertos unos sobre otros
en diferentes posturas

ALFONSO:

               Cobarde valiente fuiste,
               mayores premios tendrás.
               De tu aldea eres señor.

BRITO:

               Pues no me pienso casar.

ALFONSO:

               Vamos al templo celeste,
               a la mesa del Maná,
               a las aras del Cordero,
               al convite del altar,
               donde entre puros viriles
               la fe nos muestra al Isaac
               de su padre sacrificio,
               del mundo felicidad.
               Cantarále esta victoria
               himnos dulces en la paz,
               pues han triunfado en la guerra
               Las quinas de Portugal.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<