Lo inolvidable

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nota: Traducción de Miguel Antonio Caro incluída en el libro Traducciones poéticas (1889).

Hay momentos tan bellos, tan dulces en la vida,
 Que su recuerdo siempre se aviva más y más,
Y á los felices días añade nuevo encanto,
 Y en la miseria esparce benigna claridad.
Momentos consagrados por sonrisas y lágrimas,
 Las del favor primero, las del adiós final;
Por amor, sol glorioso, que súbito se inflama,
 Y en hora de tristeza sepúltase en la mar.

Momentos hay tan bellos, tan dulces en la vida,
 Que al alma siempre orean cual brisas del Edén;
Si al pronto los envuelve en turbio torbellino
 El tiempo, más brillantes despiértanse después.
¡Momentos bendecidos, gratísimas memorias!
 Aquel imán secreto jamás perder podréis
Que hace que fuerzas nuevas el corazón reciba,
 Y, aun moribundo y yerto, palpite de placer.

Retrógrado, en vosotros se explaya el pensamiento,
 Y torno, torno á verla, como otra vez la vi:
Su cabello suave, que al aire manso ondea,
 Sus ojos, que del cielo reflejan el zafir;
Su cuello, como nieve que las cumbres corona,
 Sus labios entreabiertos cual fresca flor de Abril;
Y á ella pasar la miro, en leve nube envuelta
 Que roba los aromas del nardo y del jazmín.

De aquella azul mirada párte encendido rayo
 Que vierte por mis venas inextinguible ardor;
Habla— y oigo de nuevo rodar, cual de arpa alada,
 En melodiosas ondas su regalada voz.
Enlazada á mi mano su dulce mano estrecho,
 Y electrizado late mi pobre corazón.
Más que de humanas dichas, hora de santos éxtasis
 Que vivirá conmigo mientras aliente yo.

Juntos nos encontramos, de cristalina fuente
 Bebiendo inspiraciones de gloria y de virtud,
De miradas extáticas, de pensamientos mudos
 Viviendo, sin que el labio de amor hablase aún.

¡Adiós! tiembla su mano, y responde á mis lágrimas
 Una amorosa lágrima de su mirada azul.
Pasar podrán los años, mi vida marchitarse;
 ¡Nunca aquellos recuerdos extinguirán su luz!