Los alcaldes: 33

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 33 de 38
Los alcaldes Acto IV Tirso de Molina


ESPINILLA

Tened, ¿cómo os llamáis? Volvé a decillo.


REJÓN

Yo mi señor Rejón.


MARICOSO

Yo Maricoso.


ESPINILLA

Juro a Dios, que este pleito es peligroso, 45
Alcalde.


GARLITO

¿Qué hay de nuevo, mala cuca?


ESPINILLA

En el coso hay rejón, guarda la nuca.


REJÓN

Señor, a esta mujer tengo mandado,
que no salga de casa, y sino puede,
finge un ratón, y suelta los chapines, 50
y diciendo, que el miedo la traspasa,
en un día, ni en dos no vuelve a casa.


MARICOSO

No va más en mi mano.


ESPINILLA

Aqueso es llano,
eso va en vuesos pies, no en vuesa mano.


GARLITO

Mando, que esté encerrada un año entero 55


ESPINILLA

No esté encerrada.


GARLITO

Pues, ¿por qué?


ESPINILLA

Direlo.
La mujer que por fuerza está encerrada,
es como la ventosedad, Alcalde hermano,
que oprimida, cuando hay quien se lo vede,
da un estallido, y sale por do puede. 60


GARLITO

Encerrada ha de estar.


ESPINILLA

Aquese es yerro,
que solo para vos se hizo el encierro,
mando, que salga tardes, y mañanas,
pena de azotes y galeras, si estuviere
un hora en casa. 65


MARICOSO

Mándanme aquello mismo que yo quiero,
por estar encerrada, ya me muero.

(Vanse.)


<<<
>>>