Los amantes de Teruel (Tirso de Molina): 008

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada I
Pág. 008 de 102
Los amantes de Teruel (Tirso de Molina) Jornada I Tirso de Molina


DRUSILA

Que igualmente os adoráis;
ruego al cielo que os veáis
cómo el amor os ofrece.


DOÑA ISABEL

No soy tan dichosa yo,
que viendo el notable estremo
con que nos queremos, temo
que no he de gozarle.


DRUSILA

¿No?
Ríete deso, señora,
no es el hombre y tu mujer,
iguales, pues ¿qué ha de haber
que pueda impedirlo ahora?


DOÑA ISABEL

Y que es mi dicha muy corta.


DRUSILA

Si estás de su parte dél,
ni su padre, ni Teruel,
ni el mundo a estorballo importa.
Si él se hubiera de casar
con tu padre, en ese intento
dudara yo el casamiento,
contigo no hay que dudar.
Es lindo madurativo
para un padre, si es contrario
el Alguacil de un Vicario,
y siempre no ha de estar vivo,
que alguna vez querrá Dios,
y presto será esta vez,
pues es tanta su vejez,
que quedéis libres los dos,
y te dotes de tu mano,
y no que por alambique
le destile este Cacique
de tu avaro padre anciano.


Los amantes de Teruel de Tirso de Molina

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III