Los amantes de Teruel (Tirso de Molina): 011

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada I
Pág. 011 de 102
Los amantes de Teruel (Tirso de Molina) Jornada I Tirso de Molina


(Sale DRUSILA.)

DRUSILA

Señora.


DOÑA ISABEL

Drusila mía,
¿qué hay de nuevo?


DRUSILA

Yo llegué
a la puerta, y viendo que
nadie entonces me seguía,
para escaparme después,
cuando me hubieran sentido,
puse en la puerta el oído,
y los ojos en los pies.
Y escuché que don Gonzalo
decía: aunque sé señor,
que a vuestra sangre y valor
con el que tengo no igualo,
admitid mi pensamiento,
y aunque aquí más bajo habló,
sólo escuché; aquí acabó
la razón en casamiento.
Y en oyéndola, partí
a darte aviso, señora,
que en esto quedan ahora.


DOÑA ISABEL

¡Ay desdichada de mí!,
cierta es mi imaginación,
contra mi gusto es el ruego,
dame tinta y papel luego;
¡qué notable confusión!

(Saca un bufete pequeño.)


<<<
>>>