Los amantes de Teruel (Tirso de Molina): 012

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada I
Pág. 012 de 102
Los amantes de Teruel (Tirso de Molina) Jornada I Tirso de Molina


DRUSILA

En este bufete está.


DOÑA ISABEL

Muestra, mi sospecha es cierta,
Drusila guarda esa puerta,
y avísame desde allá,
con cualquiera seña, cuando
mi padre vuelva, que quiero
a la causa por quien muero
escribir, aviso dando.
(Vaya escribiendo y hablando.)
Desta novedad, qué importa
que en nada no se detenga,
y a hablar a mi padre venga
luego, porque no sea corta
mi dicha; darle a un criado
de los que te fías más,
luego, Drusila, podrás
y encomiéndale el cuidado.


DRUSILA

Escribir puedes segura,
pues yo la puerta te guardo.


DOÑA ISABEL

Volando, aun pienso que tardo,
tanto temo a mi ventura.
Ahora cayó un borrón,
parece que es mal agüero,
si hoy no vienes, espero
verme en grande confusión.
Mira si mi padre llega
Drusila.


DRUSILA

Acaba que no,
¿piensas que me duermo yo?


DOÑA ISABEL

Perdóname que estoy ciega.


DRUSILA

Yo estoy viendo desde aquí;
¡qué miedo, y qué voluntad!


<<<
>>>