Los amantes de Teruel (Tirso de Molina): 016

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada I
Pág. 016 de 102
Los amantes de Teruel (Tirso de Molina) Jornada I Tirso de Molina


DOÑA ISABEL

Mira,
que yo no he procurado tu deshonra,
ni tu afrenta tampoco.


RUFINO

Bueno es eso
para estar escribiendo estos papeles,
que no será el primero que has escrito.


DOÑA ISABEL

Señor, cuando yo hubiera hecho cosa
que no sea en tu honor, dame la muerte.


RUFINO

¿Y este papel es mi honor?


DOÑA ISABEL

Escucha.


RUFINO

¿Qué disculpa, enemiga, darme puedes?


DOÑA ISABEL

Cuando de mí supieras, que escalaba
tu casa algún amante que tenía,
dándole posesión del alma y cuerpo
en vituperio de la sangre mía,
fuera justa razón que me mataras;
mas en todo el papel que ves escrito
ofensa no has hallado que te mueva
al más pequeño enojo; solamente
por guardarte respeto le escondía,
que todo lo que escribo son señales
de honor y obediencia; yo aborrezco
este hombre que me pide por esposa,
y como el casamiento es una vida,
no es justo convertilla en muerte eterna,
no siendo a gusto propio, porque vienen
muchos inconvenientes deste solo.
Si yo me he de casar, es bien que elija
lo que más de mi gusto le parezca,
no ofendiendo tu honor ni tu nobleza.
Y así escuchando, que este me pedía,
y sabiendo de mí, que en todo cuanto
fuere tu gusto obedecerte tengo,
aunque no fuese al mío, esos renglones
a quien tengo inclinación escribo,
que tiene igual nobleza con mi sangre,
para que me pidiese en casamiento,
que yo no he procurado infamia tuya;
y bien pudiera yo por mí casarme,
si pretendiera darte pesadumbre.
Sólo te advierto, ya que hemos llegado
a que sepas mi intento, que en el mundo
no ha de ser mi marido otro, que el dueño
deste papel que tienes en tus manos,
puesto que eres amado padre mío,
porque el cielo no fuerza al albedrío.

(Vase DOÑA ISABEL.)


<<<
>>>