Los amantes de Teruel (Tirso de Molina): 025

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada I
Pág. 025 de 102
Los amantes de Teruel (Tirso de Molina) Jornada I Tirso de Molina


MARSILLA

Las manos
para besarlas mil veces
me da de nuevo.


RUFINO

¡Qué estraño
amor!, ¡qué amante tan tierno!


MARSILLA

Tiempo, qué veloz, que volando
llevas tras de ti los días,
apresura el vuelo, tanto
que precipites las horas
desde el Oriente al Ocaso,
porque no parezcan siglos,
los que pasaré esperando.

(Vanse, y salen DON GONZALO y GARCERÁN.)

DON GONZALO

Hoy me ha dado Rufino la palabra
de darme la respuesta.


GARCERÁN

No lo dudes,
tuya será, que un mayorazgo rico
no es para desechar, y aunque ella adore
ese galán, y sea otro Narciso
a tus cosas, no hay cosa como el oro.
Después que se usan galas en el mundo:
el oro es de buen talle, el oro es noble,
el oro es de divino entendimiento,
el oro es más valïente que Alcides;
y para encarecer cualquiera cosa,
dicen que es como un oro.


<<<
>>>