Los amantes de Teruel (Tirso de Molina): 029

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada I
Pág. 029 de 102
Los amantes de Teruel (Tirso de Molina) Jornada I Tirso de Molina


MARSILLA

Mandadme
don Gonzalo, que voy a prevenirme,
porque la Compañía marcha luego.


DON GONZALO

Que a mandarme enviéis, sólo os suplico,
y agora me dejéis en vuestra ausencia
en que pueda serviros.


MARSILLA

Dios os guarde;
que diferente es lo que encierra dentro.


DON GONZALO

Si dejáis en Teruel dama, decidme
quién es, que yo me encargo de guardalla,
y con más cuidado que si fuera mía,
que el Sol no la verá, si es vuestro gusto.


MARSILLA

A estar enamorado, don Gonzalo,
no dejara a Teruel; vuestros deseos,
como es justo, agradezco; adiós que es tarde.


DON GONZALO

Enternecerme hacéis.


MARSILLA

El cielo os guarde.

(Vase MARSILLA.)


DON GONZALO

¿Qué te parece, Garcerán, hay hombre
más dichoso que yo? ¿Pudiera darme
más dichas la fortuna? Haz regocijos
que acompañen los míos, que estoy loco
de amor, y gusto juntamente, ¿es sueño?


GARCERÁN

Yo lo miro, señor, y no lo acabo
de creer; vive Dios que eres dichoso.


DON GONZALO

Hoy es tu día, Garcerán, tus dichas
han de lucirse en ti también, pues eres
el secretario de mis bienes todos.
Ponte, en llegando a casa, aquel vestido
de oro y azul y esta cadena encima.


<<<
>>>