Los amantes de Teruel (Tirso de Molina): 060

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada II
Pág. 060 de 102
Los amantes de Teruel (Tirso de Molina) Jornada II Tirso de Molina


DOÑA ISABEL

Murió mi dueño,
mi bien faltó, mi daño
fue verdadero, mi ventura sueño,
mi gloria fantasía,
¿es sombra vana el esperanza mía?
Oh enemigo soldado,
de mis males injusto mensajero,
de brazo arremangado,
Alarbe, bañes el Morisco acero;
agraviete un cobarde,
y a la venganza siempre llegues tarde.
Quiébresete la espada
en la ocasión primera, y un bisoño
te dé una bofetada,
todo un tercio delante, y al otoño,
de la vida postrero,
llegue tu abril, como llegó mi enero.
Conjúrense los cielos
contra los bienes que tu amor desea;
tu dama te dé celos,
y tu competidor humilde sea;
llores sin esperanza,
ausente olvido, y con amor mudanza.
Con la presencia enfades,
y bien ninguna gala te parezca;
nunca sirviendo agrades,
siempre la que sirvieres te aborrezca,
y a la envidia rendido
mueras, cobarde, como mal nacido.
Del mar a tus querellas
sordo te trague el piélago arrogante,
o al contar las Estrellas
una mina sin alas te levante;
y al fin como yo mueras,
serás retrato de mis penas fieras.


DRUSILA

Señora, aguarda, escucha.


DOÑA ISABEL

¿Qué he de escuchar?


DRUSILA

Consuelos y razones.


Los amantes de Teruel de Tirso de Molina

Personas - Jornada I - Jornada II - Jornada III