Los balcones de Madrid (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Los balcones de Madrid.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 134
Los balcones de Madrid


Los balcones de Madrid

Tirso de Molina

 



• El CONDE, don Carlos
• Don JUAN, galán
• Don ALONSO, viejo


• Don PEDRO, galán
• Don ÁLVARO, viejo, amigo de don Alonso


• CORAL, gracioso criado de don Juan
• Doña ANA, prima de Elisa


• Doña ELISA, hija de don Alonso
• LEONOR, criada de doña Elisa




>>>

Escena I
Pág. 002 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


Salen LEONOR con manto
y doña ANA sin él
ANA:

            ¿Eso viste? ¡Que eso pasa!

LEONOR:

            Ésta es la pura verdad
            en fe de la voluntad
            que, después de mi casa
            eres vecina te debo.
            Reconocimientos labras
            ya en obras y ya en palabras,
            tantos en mí que me atrevo
            a revelarte secretos
            que mi señora me fía.

ANA:

            Querrá el Amor algún día
            que con mayores efetos
            me desempeñe. Leonor,
            sé entretanto mi acreedora.
            En efeto, ¿tu señora
            tiene a mi don Juan amor?
            En efeto, ¿sus engaños
            me pretenden usurpar
            la acción que puede alegar
            quien ha que le ama dos años?


<<<
>>>

Pág. 003 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


LEONOR:

            En esa parte podré
            disculpar a mi señora
            justamente. Pues, si ignora
            tus desvelos y no fue
            como amiga consultada
            de tus cuidados por ti,
            ¿en qué te ofende?

ANA:

            Salí,
            Leonor, cierta y desdichada
            en mis sospechas. Mudó
            don Juan voluntad y afetos
            y, mudándolos, sujetos
            de su esperanza dejó
            quejas que buscan venganza
            contra quien no ha delinquido.
            ¿Podrá ser que de su olvido
            tome mi agravio venganza?
            Pared en medio tenemos
            las casas donde habitamos.
            Por primas nos visitamos;
            como amigas nos queremos;
            mas, pues celosa examino
            ofensas que Amor me avisa,
            desde hoy más recele Elisa
            las obras de un mal vecino.
            Fiscalizarán mis penas
            acciones que la dan alas
            murmurando de las malas,
            maliciando de las buenas.
            Tomaré satisfacción
            del agravio que me adviertes;
            pero en efecto, ¿en las suertes
            que echa la superstición
            esta noche, salió Elisa
            con don Juan?


<<<
>>>

Pág. 004 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


LEONOR:

            Y tú también
            con don Pedro.

ANA:

            En su desdén.
            De sus mudanzas me avisa,
            que es don Pedro pretendiente
            de tu señora, anterior
            en frecuencias y en favor,
            ya olvidado por ausente.

LEONOR:

            Si has de prevenirte en esto,
            con mi advertencia prosigo:
            envió Elisa conmigo
            un papel en que echó el resto
            de finezas...

ANA:

            No seguras.
            ...y dentro dél encajó
            la suerte que les tocó.
            No te diré las locuras
            que con el epigrama hizo,
            con la suerte y el papel;
            diversas veces en él
            puso, y no se satisfizo,
            los labios. Dióme esta joya.
            Prometió sacarme un manto.
            Si su olvido sientes tanto,
            Sinón soy, Elisa es Troya,
            procura tú ser Ulises.
            Engaños a Elisa venzan,
            y mientras estos comienzan,
            adiós, hasta que me avises.
 
Vase LEONOR


<<<
>>>

Pág. 005 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


ANA:

            No tienen otro caudal
            los agravios y los celos
            sino ardides. Prevendrélos
            contra un hombre desleal.
            Guerra es amor competido;
            engaños usa también.
            Celos industrias me den
            pues que no me dan olvido.
            Busquen mis solicitudes
            castigos para traiciones,
            enredos para ficciones,
            trazas para ingratitudes,
            para su engaño desvelos;
            para mis venganzas modo.
            Pero ya lo he hallado todo
            pues soy mujer y con celos.
Vase doña ANA.
Salen como de noche
el CONDE y don JUAN

CONDE:

            ¡Templada noche!

JUAN:

            Muere
            en ella el año, y cuando expira, quiere
            obligarnos su blanda despedida;
            que el huésped bienhechor tarde se olvida.

CONDE:

            No sé yo que pudiera
            competirla la mansa primavera.
            ¡Qué clara! ¡Qué agradable!


<<<
>>>

Pág. 006 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


JUAN:

            A mis venturas favorece afable.
            ¡Ay, Conde y señor mío!
            Si Amor rapaz es todo desvarío,
            y como niño estima
            juguetes con que más su fuego anima,
            un favor, un juguete,
            fortunas esta noche me promete
            que estorben mi tristeza
            si del modo que acaba el año, empieza.

CONDE:

            Agravio me habéis hecho,
            don Juan, cuando os presumo satisfecho
            de la amistad que os fío,
            con el nombre de "Conde y señor mío."
            Dejad títulos graves
            que los de la amistad son más süaves;
            pues siendo vos mi amigo,
            éste es, sólo, el blasón a que os obligo.
            Aunque tan recatado
            hallo de mi amistad vuestro cuidado,
            y en él tan poco os debo
            que llamaros amigo no me atrevo.

JUAN:

            Creed que si fiárosle rehuso,
            no es por dudar de vos; mas porque el uso,
            que yo frecuento poco,
            no ha de juzgarme amante sino loco.
            Y, porque viváis cierto
            de que por esto el alma os he encubierto,
            aunque desacredite
            con vos mi seso y vuestra risa incite,
            oíd filosofías
            de un peregrino amor que ha muchos días
            que siéndole obediente
            en mí es naturaleza, no accidente;
            pero con presupuesto
            que no ha de seros, Conde, manifiesto
            el nombre de la dama
            que me ha juramentado, y de mi llama
            tanto el secreto estima,
            que hasta en los ojos su silencio intima.


<<<
>>>

Pág. 007 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


CONDE:

            Con peligrosa usura
            os empeña, don Juan, esa hermosura.
            Decid, que yo os prometo
            que por mí no peligre ese secreto.

JUAN:

            Yo, amigo Conde, adoro
            la perla más que al nácar, más que al oro;
            al diamante que engasta
            la forma, más que a su materia. ¡Basta!
            Quiero decir con esto
            que adoro a un alma con amor honesto,
            tan libre de apetito,
            que aun el pensarlo juzgo por delito.

CONDE:

            Las gracias de un valiente entendimiento
            enamoran tal vez el pensamiento;
            y si él solo os recrea,
            la dama debe ser, don Juan, tan fea
            que el apetito os tasa
            y amando al dueño perdonáis la casa.
            ¿De qué os sirven los ojos
            si estímulo no son de sus despojos?
            ¿Tenéisla por hermosa?


<<<
>>>

Pág. 008 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


JUAN:

            Llamen reina de flores a la rosa,
            a Apolo las estrellas,
            que ésta es la rosa y sol de todas ellas.
            Blasone golfos de oro
            la ninfa de Agenor que sobre el toro
            nombró a Europa por ellos.
            Diga la antigüedad que en los cabellos
            de Elena y de Lucrecia
            Arabias peinó Italia, Ofires Grecia.
            Frecuente agora el uso
            sutilizando el ébano difuso
            aunque el francés lo tache,
            cubra España sus sienes de azabache;
            que mi amorosa prenda
            ni el oro es bien que su cabeza ofenda,
            ni el ébano, que en hilos
            de nuestra patria abona los estilos.
            Pues haciendo amistades
            estas dos encontradas cualidades,
            ni el sol podrá dar quejas
            de que su luz no mira en sus madejas,
            ni de ellas forma injurias
            el azabache natural de Asturias,
            pues de estos dos extremos,
            el medio hermoso dilatado vemos.
            Tan cándida la frente
            espaciosa, venusta, transparente,
            que en su alabastro puro,
            por lo exterior al centro conjetura,
            habitación hermosa
            del alma que organiza y, ingeniosa,
            asombra entendimientos,
            oficina de tales pensamientos.


<<<
>>>

Pág. 009 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


JUAN:

            Dos arcos la rematan,
            y entrambos semi-esferas se dilatan
            sobre los ojos bellos
            que, en fe de los que matan,
            triunfante siempre, el niño dios en ellos
            quiso con muestras reales
            coronarlos también de arcos triunfales.
            Yo sé que si los vieras,
            para vivir mil veces mil murieras,
            porque con dulces ceños
            al paso que son graves son risueños.
            Desde ellos se origina
            un trozo de alabastro que termina
            las dos mejillas bellas,
            sutil la proporción, en medio de ellas.
            Y allí el jazmín nevado y clavellina,
            casados sus colores,
            auroras son del sol. ¡Si fueran flores
            los labios encendidos!
            Dos arcos pueden ser de dos Cupidos,
            y aunque purpúreo el fuego,
            la risa abrasa en ellos al sosiego.
            Alcaides son de nieve,
            en nácares menudos que Amor bebe
            y en listas condensada,
            perlas los juzga el alma que abrasada
            se asombra suspensiva
            de que la nieve junto al fuego viva.
            Yo he visto en su garganta
            tanto marfil con alma, plata tanta,
            que en su comparación es etiopisa
            la que en Moncayo eterna no se pisa.


<<<
>>>

Pág. 010 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


JUAN:

            Y está en sus manos bellas,
            cuyos dedos eclipsan las estrellas,
            que en oro las coronan,
            tanto puro candor, blancas blasonan,
            que apenas de mi amor podrán las penas
            juzgar si manos son o si azucenas.
            Su talle tan honesto
            tan airoso, bizarro, y tan dispuesto,
            que solamente el uso
            no la necesidad corchos le puso.
            Ves, Conde, este retrato
            de la hermosura, celestial ornato,
            pues con ser como pinto,
            mi amor del ordinario es tan distinto,
            que puesto que los ojos
            se deleitan tal vez en sus despojos
            sin detenerse en ellos,
            viriles sólo son viendo por ellos
            al huésped que en tal casa
            mi voluntad honestamente abrasa.
            ¿No has visto en los antojos
            que con ser de cristal nunca los ojos
            en ellos se detienen,
            sino que por su medio a alcanzar vienen
            el objeto que intentan
            aunque hermosos la vista no violentan?
            Carlos, ¿nunca sediento
            te sirvió el vidrio puro de instrumento
            en que el agua sabrosa
            te brindaba la sed apetitosa?
            ¿Hiciste entonces caso
            del encarnado búcaro del vaso,
            puesto que cristalino
            mereció estimación por peregrino?
            Deleitóle sin duda más de paso
            porque solo tu fuego
            pretendía en el agua tu sosiego.
            Pues yo del mismo modo
            tomo en el agua en que se cifra el todo
            de mi amada belleza
            y no paro por el fruto en la corteza.


<<<
>>>

Pág. 011 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


CONDE:

            Bien dicen que es locura
            amor; que en cada cual mostrar procura
            el modo en que se extrema.
            Mas, don Juan, cada loco con su tema.
            Yo estoy también perdido
            por cierta dama de quien habéís sido
            tan acertado Apeles
            que juzgo que cohechó vuestros pinceles,
            porque es, don Juan, la propia
            de quien me tiene loco vuestra copia;
            puesto que estoy sujeto
            no al abstracto cual vos, sino al concreto.

JUAN:

            ¿Qué? ¿Vos sois, Conde, amante
            de hermosura a la mía semejante?

CONDE:

            Sirvo con tierno trato
            una belleza de quien es retrato
            la discreción que hicisteis,
            de suerte que sospecho que quisisteis
            darme con ella celos
            si no es que Amor duplica paralelos.

JUAN:

            ¿Y sois correspondido?

CONDE:

            Recíproco favor han conseguido
            mis dichas hasta agora,
            puesto que honestamente me enamora.

JUAN:

            ¿Vive cerca?


<<<
>>>

Pág. 012 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


CONDE:

            Hasta en eso
            se logran coyunturas que intereso.
            Bien cerca de aquí habita.

JUAN:

            Conde, si como a mí no os necesita
            la fe del no nombrarla,
            fiadme su noticia.

CONDE:

            Fuera darla
            ocasión de perderla.

JUAN:

            Y si yo os aseguro de tenerla
            de tal suerte escondida
            dentro del alma que jamás os pida
            justa satisfacción de esos agravios,
            privilegiada siempre de mis labios,
            ¿por qué queréis causarme
            sospechas que se atrevan a matarme?

CONDE:

            Porque vuestro secreto
            engendra en mi temor el mismo efeto.
            Pintáisme vuestra dama
            y mientras me ocultáis cómo se llama,
            creyendo yo que es ella
            la misma que pretendo, una centella
            de celos es, bastante
            para abrasar al Troya de un amante.

JUAN:

            ¡Qué tanto se parece
            a la que os he pintado!

CONDE:

            No merece
            que otra alma ni otra vida
            en distintos sujetos las divida.
            La frente, los cabellos,
            las cejas, la nariz, los ojos bellos,
            las mejillas, la boca,
            el cuello hermoso de cristal de roca,
            las manos, cuerpo y brío,
            y el claro entendimiento, hechizo mío,
            todos son propiedades
            del bien que adoro, envidia de beldades.


<<<
>>>

Pág. 013 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


JUAN:

            Pues, Conde, si es la propia
            que yo idolatro y que os mostró mi copia,
            ¡desesperad cuidados,
            y advertid que acostumbran los sagrados
            de pura cortesía
            desvanecer tal vez la fantasía
            de verdes presunciones
            interpretando equívocas acciones!
            Yo sé que solo vivo
            en su amoroso pecho. Yo recibo
            favores sólo honestos,
            al yugo casto del Amor dispuestos.
            Y porque no os dé enfado
            el presumirme necio confiado,
            advertid que no ha un hora
            que echando suertes, fue mi protectora
            Fortuna de manera
            que me cupo mi dama, y que me espera
            por esto tan gustosa
            que el parabién se ha dado de mi esposa.
            Oíd el epigrama
            con que la suerte a su favor me llama:
Saca un papel don JUAN
y léele
 
            "Tendrásle de celos loco;
            mas vencerá tu firmeza,
            que en premio de tal belleza
            nunca mucho costó poco."

            ¡Este me ensoberbece! ¡Esto me escribe!


<<<
>>>

Pág. 014 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


CONDE:

            ¡Qué de engaños, don Juan, os apercibe
            la propia confianza!
            El mar y la mujer, todo es mudanza.
            Ese favor, testigo
            del gozo con que os veo, esa fineza
            sorteada por vos fue sutileza
            de un ingenio doblado que conmigo
            como con vos procura,
            siendo arte, persuadirnos que es ventura.
            Antes que yo os hallara,
            vino su confidente en busca mía,
            y antes que pronunciara
            las nuevas que entre engaños me traía,
            disfrazando intereses en caricias,
            me condenan en costas sus albricias.
            Oíd la letra agora
            común de dos, de quien os enamora:
El CONDE refiere de memoria
la misma letra que leyó don JUAN
 
            "Tendrásle de celos loco,
            mas vencerá tu firmeza,
            que en premio de tal belleza
            nunca mucho costó poco."
 

JUAN:

            Pues, ésa, ¿no es la misma que yo os dije
            que acaba de enviarme?


<<<
>>>

Pág. 015 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


CONDE:

            Ésta os dirige
            y ésta me remitió, porque hay ya versos
            que sirven a propósitos diversos.
            Decid, don Juan, agora
            que ese sol, esa luna, que esa Aurora
            no alumbra indiferente
            con una misma luz diversa gente.

JUAN:

            A tanta costa mía
            venció vuestra probanza mi porfía.
            ¡Que si mi muerte instantes se dilata
            ni el basilisco mata,
            ni el rayo es homicida,
            ni el áspid salteador de nuestra vida!
            ¡Remisa es la saeta
            que del arco caribe el aire inquieta,
            ni la enramada bola
            de bombarda flamenca o española
            mortal hileras tiende;
            ni la traición ofende,
            ni da el pesar desvelos,
            ni agravios turban, ni enloquecen celos!

CONDE:

            ¡Templaos, don Juan, templaos!
            ¿A dónde vais furioso? Sosegaos,
            que ni de vuestra dama
            pudo eclipsar la encarecida fama,
            ni sé que su noticia
            materia pueda dar a mi malicia.
            Sólo la rectitud de vuestra llama,
            tan desnuda de afectos sensitivos
            que sin los incentivos
            de vuestro amor, platónicos despojos
            os cautivan el alma y no los ojos,
            segura de deseos
            bastó a obligarme agora por rodeos,
            mentiras y quimeras
            a sacar de estas burlas esas veras.
            Ni la letra que os dije en su desdoro
            os alborote o cause maravilla,
            porque sólo el oílla
            bastó para decírosla de coro.
            Gozad vuestros favores;
            que libre estáis por mí de opositores.


<<<
>>>

Pág. 016 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


JUAN:

            Conde, las amistades
            no disfrazan engaños con verdades.
            De vuestra fe con causa voy dudando
            porque celos que abrasan, ni aun burlando...
 Vase don JUAN

CONDE:

            Envidia tengo a este hombre.
            Curioso, deseo ver esta hermosura,
            esta exageración, esta pintura,
            esta mujer sin nombre
            que con tantos primores
            usurpa a la retórica colores,
            pincel la lengua y labios
            de quien, ocasionando sus agravios
            no ve cuan peligrosa
            es la alabanza de la prenda hermosa
            cuando otro está delante
            que puede ser su amante,
            y que la llama del Amor, curiosa,
            ceba más su veneno,
            que con el propio, con el bien ajeno.
            Registraré advertido
            sus pasos, sus acciones, su sentido,
            hasta saber si son ponderaciones
            o verdades en ella perfecciones
            de tanta consecuencia.
            Y si verdades son, tenga paciencia
            quien el tesoro enseña al avariento,
            brindar osa al sediento,
            y a juventud ociosa, toda llama,
            las perfecciones pinta de su dama.
 
Vase el CONDE.


<<<
>>>

Pág. 017 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


Salen don ALONSO, viejo,
y don PEDRO de camino
ALONSO:

            Los brazos tengo de daros
            segunda vez; los primeros
            con los plácemes de veros
            y esto es para gratularos,
            yerno no, heredero sí,
            hijo y de mi Elisa esposo.

PEDRO:

            Soy tan poco venturoso
            que dudo aun viéndome así
            por vos en ellos premiado
            que se ha de lograr mi suerte.

ALONSO:

            No se blasone amor fuerte
            si tiembla desconfiado,
            ¿qué causa tan improvisa
            os pudo llevar de aquí?


<<<
>>>

Pág. 018 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

            Es obedecer ansí
            preceptos, señor, de Elisa.
            En el parque una mañana
            del abril, que en ella vio
            más jazmines que pisó
            el alba con pies de grana,
            la signifiqué el deseo
            que tenía de agradarla,
            servirla e idolotrarla.
            Y respondió, "No lo creo
            mientras que no hagáis por mí
            una fineza amorosa
            al paso dificultosa
            que estimable." Prometí
            lo que acostumbra quien ama
            y díjome, "Yo quisiera
            que en estos tiempos hubiera
            quien ausente de su dama,
            no siendo correspondido,
            tan firme y constante fuese
            que al que afirma desmintiese
            que la ausencia causa olvido
            de quien presente encarece
            su amor, su desvelo y fe.
            No hace mucho, pues, quien ve
            el objeto le apetece.
            Obligadme en esto vos.
            Ausentaos y averigüemos
            el tiempo que no nos vemos
            cual es firme de los dos.


<<<
>>>

Pág. 019 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


PEDRO:

               Y si acaso en la jornada
            que os olvidasteis escucho,
            no se os dé, don Pedro, mucho
            que no se me dará nada."
            Fuése y dejóme, juzgad
            de qué modo, despreciado,
            con celos y desterrado;
            pero de su voluntad
            tan solícito albacea
            que aquel día me partí
            a Talavera, y allí
            en fe de lo que desea,
            puesto que con más firmeza
            mi amor que cuando la veía,
            obediente mi porfía
            como ingrata su belleza.
            Permaneciera el amor
            que en su desdén solicito,
            a no haberme vos escrito
            tres veces que su rigor
            se enternece a vuestra instancia
            y que a mi fe agradecida
            a vuestro gusto rendida
            y leal a mi constancia
            darme la mano os promete.
            Esto de aquí me ausentó
            y esto me restituyó.
            Siete meses, siglos siete
            acreditan la fe mía
            más firme en los desengaños
            que Jacob en sus siete años
            él presente, y yo sin Lía.


<<<
>>>

Pág. 020 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


ALONSO:

            ¿Qué tanto ha que estáis aquí?

PEDRO:

            Ayer llegué.

ALONSO:

            ¿Y desde ayer
            no fuera justo saber
            vuestra venida?

PEDRO:

            Advertí
            que siendo de noche y tarde
            os fuera huésped pesado.
            Allá os remití un criado
            y no es mucho que os aguarde.

ALONSO:

            ¡Cortedad impertinente!
            Venid, don Pedro, venid.
            Seréis esposo en Madrid
            de quien querelloso ausente,
            y entretanto agasajado
            de doña Ana, mi sobrina
            que de mi casa vecina
            ni poco ha solicitado
            vuestro alegre casamiento.

PEDRO:

            Debo yo mucho a doña Ana.

ALONSO:

            Veréis a Elisa mañana.
            [A prevenirla me ausento].
 
Vanse don PEDRO y Don ALONSO.


<<<
>>>

Pág. 021 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


Salen doña ELISA,
con un papel, y CORAL
ELISA:

            ¿Qué tantos extremos hizo
            don Juan con la suerte y letra?
            Coral, ¿qué tanto se holgó?

CORAL:

            Háse holgado de manera
            que es un holgazón de gustos,
            y si en Burgos estuviera,
            fundaran sus holgaduras
            diez conventos de Las Huelgas.
            De los versos que te escribe
            sacarás como madeja
            el hilo por el ovillo,
            el mesón por la tableta.
            Léele y verás que te paga
            en décimas o espinelas
            diezmo su amor como a cura,
            alcabala sin que venda,
            diez por uno sin ser trigo,
            sisa sin tener taberna,
            y como alguacil de corte
            la décima de su hacienda,
            que son versos guarnecidos
            de aljófar, diamantes, perlas,
            nácares, púrpuras, lamas,
            soles, auroras, estrellas,
            rosas, jazmines, piropos,
            cóncavos, zonas, esferas,
            rasgos, amagos, conturnos,
            giros, remedos, cometas,
            con todos los cachivaches
            que cuando el reloj se suelta,
            los cómicos de este siglo
            de golpe desenfardelan.


<<<
>>>

Pág. 022 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


ELISA:

            ¿Pues tú también satirizas?

CORAL:

            ¿A quién no dará molestia
            tanto girón y retazo
            como hilvana una comedia?
            ¿Viste mudar una casa
            cuando sobre una carreta
            la cargan de baratijas
            unas con otras revueltas?
            ¿El escritorio y las ollas,
            las sartenes y rodelas,
            el arcabuz y las naguas,
            los platos y la maleta,
            al alfombra y el orinal,
            la bota y la limpiadera,
            la tinaja y los retratos,
            las espadas y las ruecas?
            ¿Viste tocar las campanas
            cuando una casa se quema,
            y los frailes y alguaciles
            por las ventanas y rejas
            arrojar a trochemoche
            cofres, estrados, carpetas,
            libros, basquiñas, pinturas,
            guitarras y sombrereras?
            ¿Viste almonedas vulgares?
            ¡Qué de vistas te dijera
            a no darte el quid pro quo!
            Digo ejemplos por sentencias.
            Pues, siempre que oigas candores,
            epiciclos, inflüencias,
            crepúsculo, potulantes,
            antípodas y diademas,
            imagina que son trastos,
            y carretón el poeta
            cargado de triquismiquis.
            ¡Que se muda! ¡Que se quema!


<<<
>>>

Pág. 023 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


ELISA:

            Leo que estás formidable.

CORAL:

            Tú también formidoblencias
            alguno de gongoriza,
            pues te villamedianeas.
Lee ELISA el papel

ELISA:

            "Ya no puede ser severo
            este mes ni su aspereza
            pues retratándote empieza
            en mayo agora el enero.
            Felicidades espero
            lograda con poseerte,
            pues si estriban en quererte
            gozos que mis dichas forman,
            sola esta vez se conforman
            en mí el amor y la suerte.
            Si por suerte me cupiste,
            ¿qué más suerte y más fervor?
            Eternamente deudor
            de la Fortuna me hiciste.
            Mostrar, Elisa, quisiste
            que cuando más desvaría,
            burlando el tiempo porfía
            en mi favor experiencias,
            y que aun en las contingencias
            no puedes ser sino mía."

CORAL:

            ¿Qué te parece eso? ¡Sí
            que es decimar con llaneza
            y no andar pordiosando
            vocablos de Zeca en Meca!


<<<
>>>

Pág. 024 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


Sale don ALONSO
ALONSO:

            Tan propicio a nuestras dichas,
            Elisa, el año comienza.
            Mas vos, ¿qué buscáis aquí?

CORAL:

            (¡Concentainas y Palencias!) (-Aparte-)

ALONSO:

            ¿No habláis? ¿Qué queréis? ¿Quien sois?

CORAL:

            (San Tiento asista en mi lengua.) Aparte
            Soy, señor, cierta persona...
            (Persona, sí, mas no cierta (-Aparte-)
            porque nunca estoy en casa...
            ni persona, porque de éstas
            hay mucha falta en el mundo.)
            Distilo quintas esencias,
            limpio dientes, curo callos,
            hago moños, saco muelas.
            Llamóme desde el balcón
            una titular doncella
            que diz que lo son de anillo
            en la corte las caseras.
            Fiéla, habrá cuatro días,
            diez reales de menudencias
            y vuelvo por la cobranza.
            Señora, tiene la cuenta;
            vuestra merced la repase
            y quite en Dios y conciencia
            lo que fuere exorbitancia
            que luego daré la vuelta.
 
Vase CORAL


<<<
>>>

Pág. 025 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


ALONSO:

            Ya tenemos en Madrid
            a tu don Pedro y tan cerca
            que como a Píramo y Tisbe
            una pared nos le niega.
            Pero en tu silencio admiro,
            Elisa, y en la tibieza
            de tus ojos que sin gusto
            has recibido estas nuevas.
            La grana de tus mejillas,
            dirás que son nobles muestras
            que excusando cortedades
            te han enmudecido honestas;
            pero como esas colores,
            equivocando apariencias,
            de un mismo modo disfrazan
            al pesar y a la vergüenza,
            sólo pueden constrüirlas
            el discurso y la prudencia
            que en mí, esta vez estudiosa,
            fiscaliza tu modestia.
            Todas las que te he tratado
            de don Pedro, su nobleza,
            su amor, su caudal, su estima,
            su discreción y su hacienda,
            o mudas conversación
            o te finges indispuesta
            o con los ojos me dices
            lo que no osas con la lengua.
            Pues, Elisa, ya mis años
            necesitan de quien tenga
            cuidado de ti y mi casa,
            que me alivie y te merezca.


<<<
>>>

Pág. 026 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


ALONSO:

            Harto tengo que lidiar
            con ellos y sus molestias
            sin añadir sobrecargas
            desiguales a mis fuerzas.
            Don Pedro es un mozo ilustre,
            agradable en su presencia;
            conózcole desde niño.
            Seis mil ducados de renta
            tiene en juros y heredades,
            ni travesuras le inquietan,
            ni juegos le desperdician,
            ni amigos le desordenan.
            Yo le tengo voluntad,
            y es tanta la que te muestra
            que no han bastado a mudarle
            tus rigores ni su ausencia.
            Yo sé cuan bien te ha de estar.
            Ya te consta cuan mal lleva
            mi condición rebeldías.
            Excusemos resistencia
            que la vecindad murmure,
            porque quieras o no quieras
            te tiene de ver mañana,
            y esotro han de quedar hechas
            sin falta las escrituras,
            o salir la noche mesma
            en un coche de Madrid
            para un convento de Lerma.
 
Vase don ALONSO


<<<
>>>

Pág. 027 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


ELISA:

            Todo mal no prevenido
            es precursor del desmayo.
            Mata repentino el rayo,
            y si no, quita el sentido.
            Instantáneo rayo ha sido,
            don Juan, mi padre cruel.
            Mas privilégiame de él
            mi firmeza inexpugnable;
            que aunque a todos formidable,
            no hiere el rayo al laurel.
            Cuando de mi amor discuerde
            y me amenazan congojas,
            no porque tiemblan las hojas
            el laurel su verdor pierde.
            Siempre firme, siempre verde
            sus rigores me verán
            y, si en perseguirme dan,
            la muerte es común remedio;
            que mi amor no admite medio
            entre la muerte y don Juan.


<<<
>>>

Pág. 028 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


Entra doña ANA
ANA:

            Permisiones de parienta
            y llanezas de vecina
            cuando el amor me encamina
            y vengo a verte contenta
            excusan autoridades
            de criadas, manto, coche
            y visitarte de noche.
            Prima, nuestras amistades,
            por causa tuya algo tibias,
            se vuelven ya a restaurar.
            Plácemes te vengo a dar
            si es que con ellos te alivias
            del esposo que por ti
            mi casa admite gustosa;
            porque de ser tú su esposa
            me toca también a mí.
            Perdona la mayor parte
            pues nuestra dicha nos casa.
            Entró don Juan en mi casa,
            no sé si para buscarte,
            e informóse, aunque turbado,
            de tu don Pedro y de mí
            que de Talavera aquí
            viene casi desposado;
            porque tu padre le avisa
            de que ya menos cruel
            quiere Amor lograr en él
            dificultades de Elisa.


<<<
>>>

Pág. 029 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


ANA:

            Confirmaron sus recelos
            las cartas que le leyó
            y tu padre le escribió,
            mas no bastaron los celos
            a destemplar su cordura
            si bien nos dieron aviso
            de lo mucho que te quiso.
            Antes, con la compostura
            que debe a su discreción,
            gratulando al venturoso,
            dijo, "Digno es tal esposo
            de tan discreta elección."
            Quedaron los dos amigos
            y yo lo quedé también.
            Hémonos querido bien.
            ¿De qué sirvieran castigos
            que no me estaban a cuento
            y yo después padeciera
            si por uno que le diera
            había de llorar ciento?
            No me ha cabido en el pecho
            este gozo hasta que tengas
            parte de él y te prevengas
            a lo que ya, prima, es hecho.
            El alma a don Pedro aplica
            que, pues me caso y te casas,
            la vecindad de las casas
            mis bodas te comunica.
            Y adiós, que vengo de prisa
            y es razón, mientras no sale
            mi huésped, que le regale
            por quien es y por su Elisa.
 
Vase doña ANA


<<<
>>>

Pág. 030 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


ELISA:

            ¡Qué cobardes son, Fortuna,
            las desdichas que ocasionas!
            A cientos las eslabonas;
            nunca vienen de una en una.
            No fueras tan importuna
            si cruel en sus aumentos
            sin celos dieras tormentos;
            pero, ¿qué bronces podrán
            con ellos y sin don Juan
            valerse de sufrimientos?
            ¿Yo ironías de doña Ana?
            ¿Yo de don Juan menosprecios?
            ¡Fuera, pundonores necios!
            ¡Fuera, obediencia tirana!
            ¿Mañana, cielos, mañana
            prenda del que aborrecí?
            ¿Yo sin don Juan y él sin mí?
            ¿Dueño de quien me persigue?
            ¡Primero que al "sí" se obligue
            un áspid llegue en el "sí"!
Sale CORAL deteniendo a don JUAN

JUAN:

             ¿Tú me impides? ¡Vive el cielo!

CORAL:

             Viva, pero no has de entrar.

JUAN:

             ¿Quieres que te dé la muerte?

CORAL:

             Llamaránte irregular.

JUAN:

             Apártate. No ocasiones...


<<<
>>>

Pág. 031 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


CORAL:

            Tú las ocasiones das.
            ¡De noche y en casa ajena,
            colérico criminal!
            El viejo es tan avariento
            de su honor y autoridad
            que al punto que aquí nos vea
            dará el grito garrafal
            que todo el barrio convoque.
            Don Pedro que los oirá,
            pues no es sordo ni está lejos,
            competidor puntual,
            ha de retar a Zamora.
            Al duelo responderás
            y, angulando con él tretas,
            acabóse el amistad.
            Elisa, su semi-esposa,
            si te tuvo voluntad,
            remitirá sus empeños
            al valle de Josafat.
            Doña Ana quede la tuya,
            se soñaba dueño ya.
            Si estelionatos cometes,
            ¿qué ha de hacer sino rabiar?
            Pues Leonor, la relamida
            lanzadera del telar
            de esta pretensión picote,
            pues tejedora neutral
            entre ti y tu concurrente
            ha sabido enmarañar
            lanas de color diversa,
            negra aquí si blanca allá.
            Siendo arrendajo de Elisa,
            ¿quién duda que ha de bailar
            al son que su ama la hiciera?
            Y entrando la vecindad,
            ¿contra tantas pechelingües
            qué importa ser Fierabrás?
            Ni, ¿qué fieltro es poderoso
            contra tanta tempestad?
            ¡Vuelta, vuelta los franceses!
            ¡Oh, si en tus trece te estás!
            Pues no comí las maduras,
            vuélvame yo en haz y en paz
            de la santa cobardía!


<<<
>>>

Pág. 032 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


JUAN:

            En la templanza verás
            con qué disparates te oigo,
            el sosiego con que están
            en mis agravios mis pasiones.
            Sólo quiero gratular
            resoluciones de Elisa
            por lo bien que le estará,
            a doña Ana a quien obligo
            la airosa facilidad
            con que redimo deseos.
            ¡Que empleo mi amor tan mal!
            Tráigote en mi compañía
            por si llega a preguntar
            circunstancias de esta acción,
            pues ansí me excusarás
            de satisfacciones nuevas.
            No estoy loco. Ténme en más.
            Ven y escucha.

CORAL:

            ¿Das en eso?
            Pues paciencia y barajar.


<<<
>>>

Pág. 033 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


Llega muy cortés don JUAN a ELISA
que estará muy suspensa
JUAN:

            Bésoos, señora, la mano.

ELISA:

            ¡Jesús, señor! ¿Aquí estáis?
            Suspensiones cuidadosas,
            hijas de una novedad,
            me excusan no haberos visto.

JUAN:

            Como es dueño principal
            de los sentidos el alma,
            y en ella aposesionáis
            al dichoso que os merece,
            ¿quién duda que os llevará
            para darle la obediencia
            la vista que me negáis?
            Tal vez si entra señor nuevo
            en su casa, la lealtad
            del ministro se descuida
            de la puerta donde está
            por irle a ver y a servir.
            Lo mismo, señora, usáis
            con los ojos, pues se olvidan,
            aunque abiertos, de mirar.
            Yo, también, interesado
            en vuestra felicidad
            por vecino y por pariente...
            Si este título extrañáis
            advertid que hemos de serlo
            en grado de afinidad.
            Vengo todo parabienes
            de esperanzas que veáis
            brevemente posesiones
            y éstas duren siempre en paz
            siglos que juzguéis instantes.


<<<
>>>

Pág. 034 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


ELISA:

            En ellos, señor don Juan,
            eternicéis con mi prima
            tan cuerda conformidad;
            que yo, mil veces dichosa,
            con el deudo que me dais
            el parabién os retorno.

CORAL:

            (¡Con salsa de para mal!) (-Aparte-)

JUAN:

            Vengo a veros demás de esto
            porque os quisiera excusar
            lástimas impertinentes
            que es fuerza que me tengáis
            si no os desocupo de ellas;
            porque si en vuestra beldad
            tuvo acción no presumida
            mi fe que os sirvió leal,
            habiendo, Elisa, tampoco,
            que pudiera blasonar
            suertes felices, la suerte
            que desmintió la verdad.
            ¿Quién duda que permanezcan
            cenizas para señal
            de incendios que recién muertos
            palpitando agora están?
            Pues no, Elisa, no por esto
            las sazones impidáis
            que os ofrece la Fortuna
            que no lo son con azar.
            Mi libertad despedida,
            ya de veras libertad,
            para volverse a su centro
            me anduvo anoche a buscar.
            Encontróla vuestra prima
            y, como la antigüedad
            de criados que son fieles
            reliquias suelen dejar
            de afición en sus señores,
            fue fácil en su piedad
            que olvidando sentimientos
            se volviese a acomodar.
            No ha mejorado de dueño;
            pero tan contenta está
            que si os faltaran los gustos,
            os lo pudiera feriar.


<<<
>>>

Pág. 035 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


ELISA:

            Tenéis vos tan movediza
            el alma que vida os da
            que en dos días se envejece
            violentada en un lugar.
            Quien dueños a meses muda,
            por más que sirva, no hará
            palacios con azulejos.

CORAL:

            (Acoto con el refrán.) (-Aparte-)

ELISA:

            No os tengo lástima a vos,
            pues siendo la liviandad
            tan propia cosecha vuestra
            seguís vuestro natural.
            A doña Ana, sí, y no poca,
            que podrá con vos juntar
            al pésame de perderos
            los plácemes que la dan
            segunda vez de adquiriros;
            porque en vos tan cerca está
            en materia de firmezas
            el salir como el entrar.
            Allá se lo haya su amor,
            que el mío os puedo afirmar
            que os echa tan poco menos
            que no necesitarán
            de pregoneros mis penas
            para que os vuelvan acá.
            Tiene ya dueño mi dicha
            y, como mi voluntad
            mañana ha de recibirle
            donde eterno ha de habitar,
            está despejada y limpia;
            que fuera temeridad
            que hallara en su casa el dueño
            celos en qué tropezar.
            Estorbadlos vos en ésta
            porque si la frecuentáis,
            ni ha de estaros a vos bien
            ni a doña Ana sino mal.


<<<
>>>

Pág. 036 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


JUAN:

            ¿Quisiéredes vos agora,
            contra la serenidad
            y quietud de mis afectos
            que vos infiernos juzgáis,
            que ofendida mi paciencia
            soltara todo el raudal
            de amenazas y locuras
            que acostumbran fulminar
            los agravios y los celos?
            ¡Qué mal haréis si aguardáis
            desesperados arrojos,
            frenética tempestad
            de injurias y desafíos
            y esto de ingrata, desleal,
            cruel, inconstante, aleve,
            cera al fuego, pluma al mar,
            con todos los atributos
            de que tan llenos están
            los teatros cuando pintan
            a una dama y a un galán!
            Pues, creedme, a fe de libre,
            que a poder vos registrar
            lo que pasa acá en mi pecho
            donde ni estaréis ni estáis,
            os partiéredes corrida
            porque no se juzga ya
            si a amantes no desespera
            por valiente una beldad.


<<<
>>>

Pág. 037 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


ELISA:

            Por vida vuestra que os creo;
            aunque en ver que os abonáis
            tan sin qué ni para qué
            me ha dado qué sospechar.
            ¿Qué sería, si así fuese?
            Que ya yo vi rotular
            libros en el pergamino
            que siendo de humanidad
            pasan plaza de devotos.
            Y en las Indias hay volcán
            de nieve la superficie
            y en el centro de alquitrán.

JUAN:

            Pues hagamos una cosa
            vos y yo, porque creáis
            cuan preservado me tienen
            escarmientos de ese mal.
            Yo quedaré por perjuro
            y hombre de poco caudal
            sin palabra ni nobleza
            como vos propio hagáis
            si pusiere en vos los ojos,
            si llegare a preguntar
            por vos en toda mi vida.
            ¿Qué tal de gustos os va
            si os quiere mucho don Pedro,
            si fue su amor al quitar
            y otras cosas a este tono
            que ya por curiosidad,
            ya porque recuerdos duran,
            quien bien quiere suele usar?
            ¿Qué respondéis?


<<<
>>>

Pág. 038 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


ELISA:

            Que seré
            en eso tan liberal
            que del mismo pensamiento
            os juro desde hoy borrar.
            Y para que echéis de ver
            que lo que determináis
            es lo que yo apetecía,
            añado una cosa más
            que os desengañe del todo.

JUAN:

            ¿Y es la cosa?

ELISA:

            Que os sirváis
            de que doña Ana me elija
            su madrina.

JUAN:

            Será igual,
            Elisa, mi desempeño,
            si me permitís honrar
            siendo yo vuestro padrino.

ELISA:

            ¡Jesús! Con esto estarán
            cabales todas mis dichas.

CORAL:

            (No tan bendito y cabal; (-Aparte-)
            que a fe que les viene apelo
            aquello de "más mal hay
            en el aldehuela, madre,
            que se suena." Ello dirá.)

JUAN:

            En fin, ¿estamos conformes
            los dos en esto?

ELISA:

            ¡Y qué tal!

JUAN:

            Quien se acordare primero
            del otro...

ELISA:

            ...merecerá
            descréditos de perjuro.


<<<
>>>

Pág. 039 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


JUAN:

            Mucho haréis si lo juráis.

ELISA:

            ¿Yo? ¡Por vida de don Pedro!
            Mas, ¿qué os pretendéis vengar
            jurando la de mi prima?
            ¿Que todo vuestro caudal
            se cifra en aquese juro?

JUAN:

            Eso os debe de abrasar;
            mas la vida de don Pedro
            no es cosa en que mucho os va.

ELISA:

            ¿No? ¿Habiendo de ser mi esposo?

JUAN:

            Hasta agora libre estáis.
            Yo sé que escondéis adentro
            otro que os importa más.
            Jurad por él o os creeré.

ELISA:

            ¿Y es?

JUAN:

            Por vida de don Juan.

ELISA:

            ¡Jesús! ¡Qué gran desatino!
            No me acordaba de él ya.
            ¿Vos no veis si por él juro,
            que habiéndole de nombrar
            pierdo con vos el apuesta?
            Dios le perdone.

JUAN:

            Jurad
            por vida de todo aquello
            que más queréis y adoráis.

ELISA:

            Don Pedro viene a ser ése.

JUAN:

            Si es don Pedro, ¿qué se os da?

ELISA:

            ¿Para qué he de repetirlo?

JUAN:

            ¡Qué engañosa que rehusáis!
            Jurad por vida de Carlos.

ELISA:

            ¿Qué Carlos? ¿El de Roldán,
            o el español Carlos Quinto?


<<<
>>>

Pág. 040 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


JUAN:

            Negad, Elisa, negad
            un Conde que en vuestras suertes
            sirvió de encuentro y azar
            para encumbrarse en mis dichas
            hallándose tan capaz
            en vos el alma que a un tiempo
            tres en ella aposentáis:
            a don Pedro, a mí, y al Conde.
            Y entre ellos mi libertad,
            más que todos infelice
            porque os supo querer más.

ELISA:

            ¿Qué Carlos? ¿Qué Conde es éste?
            ¿Qué azares? ¿Qué encuentro?
            ¿Estáis, don Juan, en vuestro jüicio?
            Desatino refrenad
            o ¡vive el cielo...!

JUAN:

            Sentís
            aprietos de la verdad.
            Que en fe, sirena, de serlo
            se tienen de rubricar
            con mi sangre.

ELISA:

            ¿En la daguita
            la mano? ¡Oh, qué singular
            paso para una comedia
            de las de veinte años ha!
            ¡Don Juan, sosegaos! ¿Qué es esto?

JUAN:

            Si le has forzado, será
            él Lucrecio y tú Tarquina
            porque tengan ejemplar
            las matronas y matronos
            que hay Porcios si Porcias hay.


<<<
>>>

Pág. 041 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


Sale LEONOR
LEONOR:

            Tu padre, prima y don Pedro
            entran a verte.

ELISA:

            Don Juan,
            dueño ingrato de mis ojos,
            mi prenda, mi bien, mi mal,
            yo te quiero, yo te estimo,
            yo te adoro. Cesan ya
            burlas que abrasan de veras.
            Paren enojos en paz.
            Éntrate en ese aposento
            y en él oculto, serás
            testigo de las finezas
            de un amor por ti inmortal.

JUAN:

            ¿Si te casas? ¿Si me olvidas?

ELISA:

            Por la luz universal
            del sol, padre de las otras,
            por la vida que me das
            viéndote amante y con celos,
            y por ti, mi bien, que es más;
            de adorarte eternamente
            sin que se atreva a borrar
            el carácter de mi fe
            toda la severidad
            e inclemencia de los cielos.

JUAN:

            En efecto, ¿no serás
            de don Pedro?


<<<
>>>

Pág. 042 de 134
Los balcones de Madrid Acto I Tirso de Molina


ELISA:

            De la suerte
            que el traidor dé la lealtad,
            que el infierno dé la gloria,
            que la guerra dé la paz.

LEONOR:

            ¡Que entran, señores, que llegan!

ELISA:

            ¡Ay, mi bien! Si la beldad
            de doña Ana me compite,
            ¿qué he de hacer?

JUAN:

            ¿Cómo podrá
            contra el sol la noche negra
            perfecciones alegar?

CORAL:

            (¿No oponerse una lechuza (-Aparte-)
            contra un águila que es más?)

ELISA:

            ¿Entras?

JUAN:

            Entro con la fe
            de tu palabra.
 Vase don JUAN

CORAL:

            ¿No habrá,
            Leonor, para mí un candil?
            Que a escuras he de maullar
            como gato entre dos puertas.

LEONOR:

            No hay gota en él.

CORAL:

            Pues serás
            virgen loca si no hay gota.

LEONOR:

            ¿Y tú?

CORAL:

            ¿Yo? Gotacoral.
 
FIN DE LA PRIMERA JORNADA


<<<
>>>

Escena II
Pág. 043 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


Sale el CONDE como de noche y LEONOR
CONDE:

            Tengo un poco que deciros.

LEONOR:

            ¿Vos a mí? Viniera bien,
            si yo fuera Inés, aquello
            de "un poco te quiero, Inés."

CONDE:

            Decís verdad; mas no sufre
            la prisa con que me veis
            el remate de la copla,
            "yo te lo diré después"
            porque si esta ocasión pierdo,
            la esperanza perderé
            que en vuestro favor estriba.

LEONOR:

            Terrible tiempo escogéis,
            mi señor. Es esa sala,
            que divide esta pared,
            con su hija y con don Pedro,
            hoy su yerno ausente ayer,
            conciertan las escrituras.
            Y están presentes con él
            su sobrina y de ambas partes
            deudos que han venido a ser
            agentes de nuestras bodas.
            Pues la hora... ya lo veis.
            El reloj las doce ha dado
            y vinieron a las diez.
Échale el CONDE en la manga un bolsillo
            ¡Ay! ¿Qué es esto que en la manga
            suena?


<<<
>>>

Pág. 044 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


CONDE:

            No os alborotéis
            que aunque pesan no son cantos
            que os descalabren.

LEONOR:

            ¿Pues, qué?

CONDE:

            Unos pocos de doblones
            para que facilitéis
            deseos; que cumple a damas
            la calle del interés.

LEONOR:

            ¿En el siglo de vellón
            doblones? Vos entraréis
            mejor, si ansí granizáis,
            que el planeta ginovés.
            Baldada me habéis cogido
            del manjar que siempre fue,
            cuando se hace el amor hombre,
            codillo de la mujer.
            ¡No hay oros en todo el mundo!
            Mirad como no daréis
            un todo en aquesta casa.
            Hablad, servid, pretended;
            que aunque amantes peregrinen,
            dos primero, y con vos tres
            deseosos de alcanzar
            la villa del bienquerer
            llegaréis primero que ellos
            pues a la posta corréis
            por la senda de Galiana,
            vos volando, ellos a pie.
            Parecéisme un pino de oro
            pues fruto de oro escogéis,
            y ellos, en fe de difuntos,
            cada cual será un ciprés.
            ¿Amáis a Elisa o a doña Ana?


<<<
>>>

Pág. 045 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


CONDE:

            Antes que noticia os dé
            de mi amor, que en vos consiste,
            deciros quién soy es bien.
            ¿Conocéis al Conde Carlos?

LEONOR:

            Conde Claros sois? ¿Tendréis
            el nombre como las obras
            porque no puede ofrecer
            estrellas de oro, doblones,
            sino un cielo cuando esté
            claro como un Conde Claros
            cual vos. Oí encarecer
            a un don Carlos, señoría
            nuestro vecino, de quien
            dicen que si el nombre es César,
            en el obligar es rey.

CONDE:

            Y sacaré verdadera
            con vos esa fama. Haced
            mis partes, y si se logran,
            Leonor mía, no cuidéis
            de vuestro dote y ventura.

LEONOR:

            Bésoos las manos y pies,
            que atada de ellos y de ellas
            vuestra esclava soy.


<<<
>>>

Pág. 046 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


CONDE:

            Oíd, pues:
            exageróme un amigo
            que tengo y vos conocéis
            con tanto extremo esta noche
            la dama a quien quiere bien.
            Tanto encareció sus partes,
            tan suspenso le escuché,
            tan ponderativo anduvo,
            tan curioso yo con él
            que ausentándose de mí
            sin dármela a conocer,
            en su retrato mi envidia
            pienso que puso el pincel.
            Como de la novedad
            hija la admiración es,
            y ésta madre del deseo,
            ¡juzgad de tanta preñez
            cual saldría el apetito!
            Porque en mí fue tan cruel
            que obediente a sus impulsos
            su amistad atropellé.
            Hice seguirle a un criado.
            Fue diligente tras él.
            Vióle en casa de doña Ana.
            Que la amaba sospeché.
            Digna fuera su hermosura
            de abrasarme, a no saber
            que don Juan adora a Elisa;
            porque saliendo después
            de con doña Ana, turbado,
            en la calle le escuché
            fulminar con quien le sirve
            las locuras que un desdén,
            un olvido, una mudanza,
            suele arrojar de tropel.


<<<
>>>

Pág. 047 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


CONDE:

            Impedíale el criado
            la entrada, por conocer
            el riesgo de sus arrojos;
            pero tan en vano fue
            que a pesar de sus avisos,
            yo mismo le vi poner,
            ciego, la mano en la daga
            y en sus umbrales los pies.
            Entró, en fin, habrá dos horas
            mas no salió. Vos sabréis,
            como confidente suya,
            Leonor, lo que se hizo de él;
            que yo, con celos primero
            que amante, un rato dudé
            a las puertas de la calle
            entre celoso y cortés
            si entraría o no entraría
            hasta que por no ofender
            la quietud de quien adoro
            mis deseos retiré.


<<<
>>>

Pág. 048 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


CONDE:

            De su padre y de don Pedro,
            don Álvaro y don Miguel,
            doña Ana y otros amigos,
            entre todos cinco o seis
            que son los que están agora,
            conforme dicho me habéis,
            haciendo las escrituras
            y dándola el parabién,
            disimuléme criado
            con los demás y llegué
            a la presencia de Elisa,
            mereciendo en ella ver
            tanto cielo, gracia tanta
            que en don Juan quedó esta vez,
            aunque dijo cuanto pudo,
            avaro el encarecer.
            Yo la adoro, Leonor mía,
            yo estoy loco. Podrá ser
            que cuanto más imposible
            mis esperanzas la ven,
            me parezca más hermosa.
            Sin ella, no lo dudéis,
            es la vida en mí tan ardua
            como cortado el clavel,
            como sin calor el fuego,
            como sin su esfera el pez,
            como el pájaro sin aire,
            como sin agua el bajel.
            Vos sola, Leonor piadosa,
            Leonor cuerda, Leonor fiel,
            Leonor...


<<<
>>>

Pág. 049 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

            Vuestra soy. Decid,
            Conde, y no me leonoréis.

CONDE:

            Vos sola sois mi remedio.
            Vos tenéis, sola, poder
            para conservar mis años
            en el mayo en que los veis.
            ¿No es mejor para condesa
            la hermosa Elisa? ¿No es
            mejor para señoría,
            Leonor, que para merced?
            Pues con una acción no más
            que esta noche ejecutéis,
            ella os deberá mi estado,
            yo la vida os deberé.

LEONOR:

            Conde, decid, que doblones
            en manga deben de ser,
            por San Juan, granos de helecho,
            pues desde que los toqué
            os quiero más que a mis ojos.


<<<
>>>

Pág. 050 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


CONDE:

            Quinientos de ellos tendréis,
            seguros para casaros.
            Oídme y proseguiré:
            don Pedro, Elisa y su padre,
            y los demás que sabéis,
            con las escrituras que hacen
            quieren mi sepulcro hacer.
            En el semblante de Elisa,
            que siempre del alma fue
            intérprete fidedigno,
            el pesar eché de ver
            con que estas bodas permite.
            Con causa maliciaré
            de que don Juan ocasiona
            la pena con que la ven.
            Si vos, antes que se firme
            el riguroso papel,
            alegando nulidades,
            por mi esperanza volvéis
            diciendo fuisteis testigo
            de que su palabra y fe
            me dio con la mano hermosa
            y que no consentiréis,
            que por temor del peligro
            quebrando al cielo la ley
            que en estos casos dispuso
            vos por ella os condenéis,
            sus intentos estorbáis,
            yo, en fin, resucitaré.
            Vos tendréis en mí un esclavo
            y a Elisa redimiréis
            de la vejación que llora,
            pues sosegadas después
            pesadumbres y alborotos,
            claro está que ha de querer
            a un conde más que a un don Juan
            su padre, y que vos seréis
            gratificada de todos
            y estimada en más después.
            ¿Qué decís?


<<<
>>>

Pág. 051 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

            Que ya es más caro,
            Conde, de lo que pensé
            el oro que me enmangasteis;
            pero, ¿qué tengo de hacer?
            No me tengáis por ingrata.
            Cuanto mandáis cumpliré.
            Comprada soy que no mía.
            Vos fuisteis mi mercader;
            mas si al ímpetu primero
            pretende el viejo cruel
            ser en mí leonoricida,
            ¿quién me podrá socorrer?

CONDE:

            Yo, Leonor, yo que he de estar,
            si advertida me escondéis
            donde de vuestras agencias
            siendo testigo sea juez.
            Cuando intenten agraviaros
            los unos y otros, saldré
            a sacaros verdadera;
            pues es forzoso que os den
            crédito viéndome oculto
            en casa, con que podréis
            libraros vos de su enojo,
            y yo sus dudas vencer.


<<<
>>>

Pág. 052 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

            Alto, nunca las hazañas
            discursivas han de ser.
            Todo consejo es cobarde
            porque padre del miedo es.
            Entraos en ese aposento
            que es donde duermo, y poned
            toda el alma en los oídos.
            Sabrán lo que me debéis.
            (En el otro está don Juan. (-Aparte-)
            A pares empieza el mes.
            ¡En mi casa las tramoyas!
            Conde es Carlos, yo mujer;
            doblones los que me hechizan.)
            ¿Entráis?

CONDE:

            Entro para hacer
            vuestra fortuna envidiada.
 Entra el CONDE

LEONOR:

            Dios vaya conmigo, amén.
            Mas todos salen acá.
            Ocasión, Amor, me dé
            en que encaje mis mentiras
            y me saque de ellas bien.


<<<
>>>

Pág. 053 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


Salen don ALONSO, don PEDRO,
doña ANA, ELISA y otros
ALONSO:

            Elisa, no ocasiones
            sospechas a tu fama;
            que ni te han de valer tus evasiones,
            ni a quien con tantas veras y fe te ama
            consentiré quejoso;
            pues vino con gusto a ser tu esposo.

ANA:

            Prima, si ésta no es tema
            y quieres a don Pedro, ¿qué hay que tema
            la dilación de un día que encareces?
            Quien liberal da luego, da dos veces.

ELISA:

            Deja para los viejos,
            pues que no peinas canas, los consejos
            si no es que interesada
            te importa el verme a mi pesar casada.
            Conozco lo que medro
            feliz consorte del señor don Pedro,
            y estoy reconocida
            al amor que me muestra,
            mas tengo prometida
            una novena a la patrona nuestra
            de Atocha, y así trato
            que se queda por hoy este contrato.


<<<
>>>

Pág. 054 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


ALONSO:

            Harásla desposada
            con más quietud y menos registrada;
            que aunque las estaciones
            son tan santas de suyo, hay ocasiones
            en que las juventudes
            profanan oraciones y virtudes,
            y pocas hay que apenas
            no saquen verdadero a quien decía
            "Haberse de llamar," cuando las veía,
            "en [las muchas] novenas, las nobuenas."
            No apures mi paciencia.
            Firma esas escrituras
            o apercibe tu loca resistencia
            a un convento de Lerma en que tus tías
            en su clausura culpan tus porfías.

ELISA:

            Escojo, pues a mi elección lo dejas,
            por mejor que entre rejas
            sujeta siempre viva
            que a quien no tengo amor servir cautiva;
            pues si uno y otro al fin es cautiverio,
            más noble me le ofrece un monasterio,
            y más vale medrando eterno nombre
            ser esclava de Dios que no de un hombre.
            Y porque creas cuán constante afirmo
            la determinación de tus venganzas,
            rasgo en estos papeles esperanzas;
 Rásgalos
            que de esta suerte yo violencias firmo.


<<<
>>>

Pág. 055 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


ALONSO:

            Detén, inadvertida.
 Saca la daga
            la mano, si no intentas que en tu vida
            mi enojo satisfaga.

LEONOR:

            ¿Está en sí, vuesasted? Meta la daga,
            que siendo tan cristiana mi señora,
            (La chanza encajo agora.) (-Aparte-)
            y esposa de quien burlan, presumidos,
            no ha de tener a un tiempo dos maridos.

ALONSO:

            ¿Qué dices?

PEDRO:

            ¿Cómo es eso?

ELISA:

            ¿Estás en ti, Leonor?

LEONOR:

            Todo mi seso
            está como solía.
            Señores, mi señora es señoría.
            Un conde la confiesa;
            él por su esposa y yo por mi Condesa.
            Ayer le dio la mano
            besándosela amante y cortesano.
            Yo fui cura y testigo.
 Aparte doña ELISA y LEONOR

ELISA:

            ¡Desatinada, advierte...

LEONOR:

            Ve conmigo.

ELISA:

            ...que está don Juan oyendo tus quimeras,
            y que ha de imaginar que hablas de veras.


<<<
>>>

Pág. 056 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


En voz alta
LEONOR:

            En balde me cohechas al oído.
            Más quiero mi conciencia. Tu marido
            es el conde don Carlos.
 A doña ELISA
            Ve conmigo, que así puedes burlarlos.

ALONSO:

            ¿Qué conde o desventura?

LEONOR:

            Esto es notorio.
            Delante de mí se hizo el desposorio.
            ¿De qué forman espantos?
            ¿Es mucho un conde donde sobran tantos?
            Él jura, endoselando estas paredes,
            en señorías mejorar mercedes.
            Y que apetezca yo, no es maravilla,
            ver las espaldas vueltas a una silla.

ALONSO:

            Ya digas la verdad o ya estés loca.
            Tu atrevimiento mi furor provoca
            a que en tu sangre vil...

LEONOR:

            ¡Jesús, María!
            ¡Conde, vuelva por mí Vuesaseñoría!


<<<
>>>

Pág. 057 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


Sale el CONDE
CONDE:

            La voluntad, caballeros,
            que el cielo quiso eximir
            de humanas jurisdicciones
            no ha de violentarse ansí.
            Elisa, en cuya belleza
            elíseos deleites vi,
            puesto que allá vive el gozo
            y acá el amarla es vivir,
            piadosa admitió finezas
            del alma que la rendí.
            ¡Corta oferta un alma sola
            quien quisiera darla mil!
            Poco más debe de haber
            de un mes que por competir
            con el sol, salió en un coche
            ella flora y él jardín
            a dar nueva vida al Prado.
            Pues, volviéndole a vestir
            de yerba y rosa soberbio,
            vio por noviembre su abril.
            Todas las ponderaciones
            que en los versos aplaudís
            cuando idiomas adulteran
            nuevos modos de escribir
            pudieran, si la pintaran,
            lograr su elocuencia aquí;
            mas, ¿para qué os la retrato
            si a su origen asistís?
            Sin libertad desde entonces
            diademas apetecí
            felices a coronar
            su hermosura emperatriz.


<<<
>>>

Pág. 058 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


CONDE:

            Dila parte de mis penas,
            solicité, pretendí
            sin perdonar circunstancias
            que suele el amor lucir.
            Correspondiólas afable
            porque echó de ver que en mí
            eran una misma cosa
            el ponderar y el sentir.
            La víspera de año nuevo
            echó suertes y salí
            por elección de los hados
            su amante, y anoche en fin
            me entituló su consorte
            tan rendida, tan feliz
            que en nuestras manos amor
            nuestras almas vino a unir.
            Avisóme de la ofensa
            en que todos incurrís
            tiranizando su imperio.
            Caballeros advertid:
            que es mi esposa, que es Condesa,
            y que si lo resistís,
            será fuerza el defender
            mi acción y fama o morir.


<<<
>>>

Pág. 059 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


ALONSO:

            Conde, entre los generosos
            siempre ha sido acción civil
            hurtar el cuerpo a las leyes
            y al sol el rostro encubrir.
            Ilustre os conoce España,
            conde, os venera Madrid,
            rico Fortuna os conserva,
            la edad en vos es abril;
            mas aunque por tantas partes
            calidades presumís,
            no son menos las que Elisa
            nos debe al cielo y a mí.
            Valor, juventud y hacienda
            tiene igual; sólo añadís
            un título que aunque honroso
            no es difícil de adquirir.
            Si a Elisa, pues os iguala,
            conde, amáis como decís
            un mes ha con fin honesto,
            pudiéndomela pedir
            seguro de vuestro abono,
            ¿por qué de noche venís
            a usurpar jurisdicciones
            y esperanzas deslucir?
            Intenten pobres plebeyos
            medrar por medio tan vil
            calidades a sus casas
            ennobleciéndose ansí
            que es lo que disculpa en ellos.
            Viene a ser, pues lo seguís,
            defecto vituperable
            digno en vos de corregir.


<<<
>>>

Pág. 060 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


ALONSO:

            Oblígueos, pues sois tan noble,
            la templanza a que advertís
            a pesar de mis ofensas
            en mi enojo, y elegid
            a satisfacción de partes
            esposa con quien vivir
            sin que menosprecios llore
            después si os arrepentís;
            que amores no consultados
            y bodas sin prevenir
            pronostican las más veces
            buen principio y triste fin.

ELISA:

            Señores, ¡qué disparates!
            ¿Me pretenden consumir
            el seso con la paciencia?
            Yo, ¿cuándo os correspondí?
            ¿Cuándo os tuve por amante?
            ¿Cuándo, conde, os llegué a oír
            deseos que me venciesen?
            ¿Cuándo os hablé? ¿Cuándo os vi?


<<<
>>>

Pág. 061 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


LEONOR habla aparte a doña ELISA
LEONOR:

            ¡Que lo echamos a perder,
            señora! ¡Pobre de mí!
            El conde viene a librarte
            con este ingenioso ardid
            de tu padre y de don Pedro.
            Por don Juan ha entrado aquí
            que es íntimo en sus amores.
            Si esta vez sabes fingir
            date por libre y dichosa.
LEONOR habla aparte a doña ANA
            Señora, sólo por ti
            me engolfé en esto. Si el conde
            a Elisa llega a adquirir
            te queda libre don Juan.
            Que es su esposo el conde di,
            y dale todo por hecho.

ELISA:

            (¿Hay quimera más sutil? (-Aparte-)
            Lo que Leonor me aconseja
            está de perlas.)


<<<
>>>

Pág. 062 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


ANA:

            (Salid, (-Aparte-)
            Amor, a la causa vuestra;
            que si llegáis a impedir
            que don Juan de Elisa sea,
            mi esperanza conseguí.)
            El callar es ya culpable,
            señores, y el resistir
            al cielo y temeridad.
            Con Leonor testigo fui
            de cuanto ha propuesto el conde.
            Él la dio el alma, ella el sí;
            conformidad las estrellas,
            la noche ocasión y, en fin,
            don Pedro culpe a sus hados
            y téngase por feliz
            esta casa, pues, merece
            dueño tanto.

ALONSO:

            ¡Que por ti,
            inadvertida, liviana,
            haya mi honor de salir
            a la vergüenza! ¿Qué dices?
            ¿Qué respondes?

ELISA:

            Que encubrir
            tan manifiestas verdades
            no es posible; que seguí
            los consejos de doña Ana
            sin poderme persuadir
            a querer bien a don Pedro,
            y que el conde vive en mí.


<<<
>>>

Pág. 063 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


Sale don JUAN
 
 
JUAN:

            Ya es infame el sufrimiento.
            Déjame salir a dar
            desahogos al pesar,
            avisos al escarmiento.
            Pretender que en el tormento
            sufra las penas atroces
            la congoja y no dé voces
            con el agravio es lo mismo
            que amansar sobre el abismo
            los huracanes veloces.
            Quien quiere en los evidentes
            ímpetus de la violencia
            que esté oculta la paciencia
            y los agravios patentes,
            llegue a enfrenar las corrientes
            que entre desatados hielos
            forman airados los cielos,
            reprima el fuego en los bronces.
            Podrá ser que amanse entonces
            la tempestad de los celos.
            Todos me habéis ofendido;
            de todos juntos me quejo:
            de la imprudencia de un viejo
            por avaro inadvertido;
            de un amigo fementido
            que, vuelto competidor.


<<<
>>>

Pág. 064 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


JUAN:

            Vellido fue de mi amor;
            de un amante que pretende
            obligar a quien ofende
            por los medios del rigor;
            de una olvidada hermosura
            que siendo noble se venga
            y porque efecto no tenga
            mi amor turbarle procura
            de quien fue mi ventura
            solícita intercesora
            y ya a mi fe burladora
            su lealtad osó vender
            que no es infamia ya el ser
            por el interés traidora;
            de mí mismo que creí
            en la duración liviana
            de la flor, la sombra vana,
            del sueño, del frenesí,
            de Elisa, en fin, a quien di
            crédito y fe sin temer
            que en su leve proceder
            es, de las mudanzas dueño,
            flor, frenesí, sombra, sueño,
            la palabra en la mujer.
            No ha un hora que me juró
            con afectos apacibles
            atropellar imposibles
            que en mi favor despreció.
            No ha media que me escondió
            donde la creí diamante.
            No ha un instante que inconstante
            anegó mis esperanzas.
            ¡Considerad las mudanzas
            de una hora, media, un instante!
            Todos mi mal prevenís.
            Loco por todos parezco.
            A todos os aborrezco
            pues todos me perseguís.
            Si estos oprobios sentís,
            venid a contradecirme.
            Sígame el necio que afirme
            que no es infeliz quien ama,
            que Amor su imperio no infama
            y que hay hermosura firme.
 
Vase don JUAN


<<<
>>>

Pág. 065 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


PEDRO:

            Prevención discreta ha sido,
            Elisa, la que hecho habéis;
            pues, porque os sobren tenéis
            en cada sala un marido.
            De los tres que hemos venido
            podéis a gusto escoger
            y esta casa no temer
            lo que muchas necesitan
            si las que poco se habitan
            a pique están de caer.
            ¡Tanto huésped encerrado!
            ¡Notable capacidad
            tiene vuestra voluntad
            pues a tres lugar ha dado!
            Puesto que he sido llamado
            renuncio el ser escogido.
            En Talavera he vivido,
            en ella de mí os servid
            aunque aquí y allá advertid:
            se quiebran de una manera
            los platos de Talavera
            y las damas de Madrid.
 
Vase don PEDRO


<<<
>>>

Pág. 066 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


CONDE:

            Ya, señora, dificulto
            lo que antes facilité
            aunque crédito no dé
            a vislumbres de esta insulto.
            ¡Pero a tal hora y oculto
            en vuestra casa don Juan!
            Permisiones de galán
            exceden del justo extremo.
            No os culpo yo, pero temo
            peligro del qué dirán.
 Vase el CONDE

LEONOR:

            (Miedos, ¿qué hacemos aquí (-Aparte-)
            si en esta tempestad toda
            soy la vaca de la boda
            y ha de llover sobre mí?
            Por el conde me perdí,
            de él me voy a socorrer;
            y cuando no pueda ser,
            pues a embelecos me atrevo,
            oficio conmigo llevo
            que me gane de comer.)
 
Vase LEONOR


<<<
>>>

Pág. 067 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


ANA:

            Prima, por verte en altura
            que a tus deudos nos honrase,
            procuré que se casase
            con un conde tu hermosura.
            El amor todo es ventura.
            No la supiste tener.
            Don Juan te ha echado a perder
            y es quien de ti más se ofende;
            que quien todo lo pretende
            todo lo viene a perder.
Vase doña ANA

ELISA:

            En tu silencio, padre generoso,
            conjeturo señales
            del pesar congojoso
            que crece a la medida de tus males,
            pues cuando es tan valiente
            de mucho sentimiento no se siente.
            Esto causan agravios desiguales
            y yo, en la ocasión de ellos inocente
            al paso que culpada,
            el cuello rindo a tu pasión airada.
            Mas óyeme primero, no clemente
            sino ofendido sabio.
            Sabrás en qué estoy libre, en qué te agravio,
            y seré en la opinión que me desdora
            de mí misma fiscal y defensora.


<<<
>>>

Pág. 068 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


ELISA:

            Un año ha, poco más, que agradecida
            a finezas de amantes
            rendí a don Juan la voluntad y vida
            con afectos de amor tan semejantes,
            con tal conformidad de corazones,
            que, si fueran verdad las opiniones
            que afirman haber sido
            la mujer y el varón un cuerpo solo
            y haberlos dividido
            severo el dios progenitor de Apolo,
            creyera mi cuidado
            que de don Juan me habían separado
            y que en los dos las almas, dos mitades,
            deseaban unir sus voluntades.
            Al mismo tiempo, pues que me inclinaba
            a don Juan, a don Pedro aborrecía
            con tanto extremo que...¡si le pintaba
            mi ciega fantasía!
            Y opuesta a su deseo
            tan inclinados tus afectos veía
            a que mi amor en él hiciese empleo.
            Desmayos de la muerte
            el alma me asustaban
            sintiendo el no poder obedecerte
            y sólo con la vista se aliviaban
            de don Juan, que no ofrece
            la humana medicina
            pítima tan cordial y peregrina
            como el ver a quien ama quien padece.


<<<
>>>

Pág. 069 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


ELISA:

            Ausentóse a mi instancia
            don Pedro y, ya seguro de él mi amante
            en su fe y mi constancia,
            labraba Amor finezas de diamante.
            Sentiste verle ausente,
            permitiste obediente
            que volviese a Madrid. ¡Qué desatino!
            A desposarse vino,
            desesperó esperanzas quien adoro
            y perdiendo el decoro
            a su cortés templanza,
            aumentó con sus ansias mis desvelos.
            Sólo quien tiene amor perfecto alcanza
            las congojas rabiosas de los celos.
            Causómelos doña Ana.
            Vivir yo sin don Juan fuera imposible.
            Aseguréle humana.
            Redujéle apacible.
            Entraste a hacer las tristes escrituras.
            Prosiguió mi don Juan en sus locuras.
            Temí que si le vieses
            descrédito a mi fama honesta dieses.
            Resistí tu violencia rigurosa.
            Salió, no sé de donde
            ni quien le ocultó en casa, aquese conde
            que mi opinión lastima.
            Mintió Leonor, mintió también mi prima
            en lo que falsa alega;
            que es ciego Amor y hasta los nobles ciega.
            Ocasionóme a enojos
            porque en mi vida puse en él los ojos.


<<<
>>>

Pág. 070 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


ELISA:

            Afirmóme Leonor que fiel amigo
            de don Juan me procuraba
            ver si con tal engaño me libraba
            de don Pedro. Por esto que soy, digo,
            esposa de ese Carlos.
            Salió don Juan celoso.
            Multipliqué peligros por obrarlos.
            Lo seguro arriesgué por lo dudoso.
            La verdad te he propuesto.
            El medio elige agora más honesto.
            Ya a morir me apercibas,
            ya ausente de tus casa vengativas
            de Madrid me destierres,
            ya entre paredes trágicas me encierres,
            o ya, advertido sabio,
            reduzcas con don Juan a amor tu agravio.
 De rodillas
            A tus plantas rendida
            la cabeza te ofrezco con la vida.
            Lastime al escarmiento
            la libertad que oprime a un convento,
            a don Juan toda el alma, que si es suya
            forzoso es que a su amor se restituya;
            pero a don Pedro, al conde inadvertido,
            con desdén inmortal eterno olvido.


<<<
>>>

Pág. 071 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


ALONSO:

            Ya está, indiscreta Elisa,
            en estado tu fama
            que da al remedio prisa,
            y cuando de tu amor la ciega llama
            obligarme pudiera
            a que don Juan te diera,
            de puro pretendida
            ninguno hay que te quiera
            porque vale el honor más que la vida.
            Oculto el conde Carlos
            que en fe de ser tu esposo
            presenta, verdadero o mentiroso,
            testigos que no puedes recusarlos,
            ¿de qué suerte pretendes
            que don Juan, a quien amas cuando ofendes,
            arroje a la malicia
            el honor, vidrio al fin tan delicado
            que al aliento no más le mancha, quiera
            vil para todos una vez quebrado?
            Haz el mismo argumento
            del conde que ofendido
            vio salir a don Juan de tu aposento,
            en él por tu imprudencia conducido.


<<<
>>>

Pág. 072 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


ALONSO:

            Y mira, cuando amaras
            a don Pedro y mi gusto obedecieras,
            ¿cómo le persuadieras
            desmintiendo apariencias que tan claras
            nuestra opinión lastiman?
            ¿Y es bien que tiemblen los que su honra estiman?
            Pocos serán mis días.
            Presto dará esta pena cabo de ellas.
            En Lerma están tus tías.
            Déjame con sosiego fenecellos
            y vive tú entre tanto
            cuando no religiosa, retirada.
            Estarás, si no alegre, regalada
            mientras Madrid, apetecido encanto,
            este desaire olvida
            y elegirás, en viéndome sin vida,
            a gusto tuyo estado:
            ya de don Juan esposa
            o ya, con más acuerdo, religiosa.
            Segura mi vejez de este cuidado,
            prevenirte procura
            que Madrid con no verte
            al vulgo enfrenará si te murmura,
            pues si se olvida todo con la muerte
            y la ausencia retrato suyo ha sido,
            podrás ausente ocasionar su olvido.


<<<
>>>

Pág. 073 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


ELISA:

            ¡Tan sabio medio ofreces!

ALONSO:

            No me agradezcas lo que no mereces.
            Por mi honor me reporto.
            Ocupa el plazo corto,
            Elisa, en prevenirte
            porque dentro de una hora has de partirte.
Vase don ALONSO

ELISA:

            ¡Ay, caro don Juan mío,
            ofendido te dejo!
            ¿Cómo es posible si de ti me alejo
            yo toda amor, tú todo desvarío,
            que no muera impaciente
            quien a un tiempo es culpada e inocente?
Vase doña ELISA.
Salen LEONOR y doña ANA

LEONOR:

            Esto es todo lo que pasa.

ANA:

            En efecto, ¿que tú fuiste
            la que a Carlos escondiste?

LEONOR:

            Ocultéle por ti en casa
            y, de ella salgo por ti,
            huyendo.

ANA:

            Mientras la mía
            de ti su esperanza fía,
            en ella tendrás, y en mí,
            la acción que yo. Y, si don Juan
            hace caso de su honor
            y paga mi honesto amor,
            mis dichas te deberán
            las medras de nuestro engaño.


<<<
>>>

Pág. 074 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

            Ten por cierto que no esté
            en Madrid quien más te dé
            pesares en todo este año.
            Yo vi a sus puertas el coche
            con las mulas de camino;
            que ha de sacarla imagino
            el viejo esta misma noche.

ANA:

            Logre mis dichas, Amor
            y sáqueme de estas olas.
Sale don JUAN

JUAN:

            Pésame no hallarte a solas.
            Retírate allá, Leonor.

LEONOR:

            (Bueno se le va poniendo (-Aparte-)
            el ojo al hacha. ¿Ya están
            los amores de don Juan
            de otro temple? No lo entiendo.)
 
Vase LEONOR


<<<
>>>

Pág. 075 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


JUAN:

            Doña Ana, yo necesito
            de tu amor y tu consejo.
            Herido a don Carlos dejo,
            castigo de su delito.
            Aguardéle en esa calle;
            ciego me salió a buscar.
            La razón me pudo dar
            aceros para sobralle.
            Enemigo es poderoso,
            peligrosa mi asistencia,
            el retirarme prudencia.
            Partirme luego es forzoso.
            Débote la voluntad
            que pagarte no he podido,
            cuando más reconocido
            no quiere mi adversidad
            que llegue a corresponderla.
            El peligro me da prisa;
            la poca lealtad de Elisa
            ocasión de aborrecerla.
            Sirva el ver que me despido
            de ti sola y te doy cuenta
            de esta desgracia violenta
            de señal si te he ofendido
            que te vengué castigado,
            que reconozco tu amor,
            que soy de tu fe deudor,
            que me ausento enamorado
            deseoso de agradarte
            sin recelos de ofenderte,
            indigno de merecerte
            y resuelto en adorarte.


<<<
>>>

Pág. 076 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


ANA:

            No querrá mi suerte airada,
            don Juan, ya en mi favor cuerda
            que cobrándote te pierda
            hoy dichoso, hoy desdichada.
            De Madrid saca mi tío
            a Elisa. Si aquí estuviera
            tu partida permitiera
            porque en efecto no fío,
            viendo la de tus mudanzas.
            Si se ausenta y tú te vas
            temo que la seguirás;
            que con amor no hay venganzas.
            Haga el Conde diligencias
            buscándote; que en mi casa
            mientras este rigor pasa
            desmentirás sus violencias.
            En ella es bien te asegure;
            que nadie creerá de mí
            que por socorrerte a ti
            yo mi opinión aventure.
            Este cuarto, ese balcón,
            pues en amar te aventajo,
            pasándome yo al de abajo
            te ha de servir de prisión.
            Sus espesas celosías
            registros deslumbrarán
            y en ella divertirán
            tus penas melancolías.
            No hay padres a quien temer;
            de mis acciones soy dueño.
            Ocultándote te empeño
            nuevamente. Esto has de hacer
            y, si no, daré noticia
            antes que salgas de aquí
            a la justicia de ti.


<<<
>>>

Pág. 077 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


JUAN:

            ¿Para qué, mi bien, justicia
            donde reina la piedad,
            donde triunfa tu firmeza?
            Si es mi alcaide tu belleza
            mi prisión es libertad.
            Mas témome de Leonor
            que me vio entrar.

ANA:

            No hay temella.
            Téngola grata y por ella
            se ha de lograr nuestro amor.
            De casa no ha de salir
            ni la permitiré hablar
            con otros, pero cuidar
            de tu regalo, asistir
            a lo que hayas menester.
            Eso sí. Vínose huyendo
            de la de Elisa y pretendo
            que no lleguen a entender
            que apruebo sus demasías.
            Mis criadas callarán
            también porque, en fin don Juan,
            te quieren bien por ser mías.

JUAN:

            Tú lo dispones de suerte
            que en las dichas que intereso
            soy ya dos veces tu preso.

ANA:

            Libros en que entretenerte
            hay sobre ese contador
            y aderezo con que escribas
            versos, que a Elisa apercibas,
            mientras que viene Leonor
            a traerte de cenar
            y a disponerte la cama.


<<<
>>>

Pág. 078 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


JUAN:

            La aurora aljófar derrama.
            Tarde es para reposar.

ANA:

            No tienes en qué ocuparte.
            Los presos duermen de día.

JUAN:

            Desvela amor, Ana mía,
            y amo yo.

ANA:

            Quiero cerrarte
            que te temo fugitivo.
Cierra con llave

JUAN:

            Si me buscare Coral,
            fíate de él que es leal.

ANA:

            Adiós, pues, dueño cautivo.
 Vase doña ANA

JUAN:

            Deleita el color verde, que consiste
            entre el blanco y el negro, y la Esperanza
            le elige porque el medio y punto alcanza
            perfectamente de lo alegre y triste.
            Pobre de él si el color negro le viste
            y le enluta tal vez su destemplanza,
            pues le imposibilita su mudanza
            que el medio alegre que perdió conquiste.
            Lo mismo pesa en la pasión celosa
            que entre amor y temor alcanza el medio
            y alegrando tal vez, tal entristece.
            Ya es imposible amarte, Elisa hermosa,
            mi esperanza enlutaste. ¡No hay remedio!
            ¡Qué mal puede esperar quien aborrece!


<<<
>>>

Pág. 079 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


Abre CORAL y entra
CORAL:

            Déjame la llave y vete
            a tus haciendas, Leonor.
            Aunque siendo haciendas tuyas
            no tendrán mucho de Dios.

JUAN:

            ¡Oh, mi Coral, bien venido!

CORAL:

            Coral y tan tuyo soy
            que esta vez he de quitarte
            todo el mal de corazón.
            Déjame cerrar la puerta.
            Retirémonos los dos
            donde, ya que nos acechen
            no nos oigan. Atención:
            después que al coso saliste
            picado del garrochón
            de los celos, si no toro
            torote atropellador,
            de lo roso y lo velloso,
            y tu furia nos abrió
            el toril o el aposento...
            sigo mi comparación
            pues toros y desengaños
            con una misma armazón
            de cabeza nos lo vende
            la experiencia su pintor.


<<<
>>>

Pág. 080 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


CORAL:

            Sin osarme rebullir
            ovillo de mi temor,
            tuve envidia en las paredes
            a las letras de carbón,
            deseando transformarme
            en ellas con saber yo
            ser cartapacio del necio
            y sátira del lector.
            Temblando, en fin, de valiente,
            telaraña de un rincón,
            me juzgaba palatino.
            Del viejo a la primer tos
            cuando después que te fuiste
            cada cual competidor
            sarpullido de tus celos,
            le dio a tu dama un jabón.
            Quedaron ella y su padre...
            ¡Ya ves qué tales los dos!
            Como en las uñas del gato
            el ánima del ratón,
            él suspenso, ella turbada.
            Fue el miedo tan orador
            como en las mujeres se usa
            que el peligro es Cicerón.
            Ponderó lo que te amaba,
            tus finezas, tu valor,
            la tempestad de tus celos,
            lo limpio de tu afición
            y que próvida en no dar
            sospechas al pundonor
            en los que a vistas vinieron
            a esconderte te obligó.


<<<
>>>

Pág. 081 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


CORAL:

            Que a don Pedro aborrecía
            más que el buho el resplandor,
            al buen año el avariento,
            a la Hermandad el ladrón.
            Juró como un catalán
            no saber quien ocultó
            a aquel Conde entremetido,
            de nuestra paz Galalón,
            que ni de él tuvo noticia
            ni en su vida le dignó
            la memoria ni aun los ojos.
            Mas que, a pura persuasión
            de doña Ana que la dijo
            ser tu amigo protector
            y querer con tal engaño
            redimir su vejación,
            concedió con su embeleco,
            y cerró la confesión
            con ofrecer a su espada
            el cuello todo candor.
            Oyóla pro tribunali
            el viejo ponderador,
            resolviéndose después
            de media hora de sermón
            en que había de llevarla
            a Lerma antes que, veloz,
            diese el alba afeite al Prado
            y a su oriente bermellón.
            Entró a prevenirse Elisa.


<<<
>>>

Pág. 082 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


CORAL:

            El viejo aprestar mandó
            el coche con dos criados
            y, entre tanto... oye el mejor
            caso que escribió poeta
            que, a serlo a fe de quien soy,
            que sin mendigar asuntos
            yo enriqueciera a un autor.
            Entre tanto, como digo,
            por un pariente envió,
            confidente de su casa,
            celoso de su opinión.
            A éste, pues, en puridad
            le dijo, "Álvaro, yo estoy
            resuelto a honrar con la sangre
            del Conde mi sucesión.
            Persuadir que trueque Elisa
            en desdén la inclinación
            que a don Juan tiene es querer
            que el abril viva sin flor.
            Fiado, pues, en el tiempo
            cuya cuerda dilación
            muda afectos y apetitos,
            he fingido que llevo hoy
            a un monasterio de Lerma
            a Elisa, en cuya prisión
            escarmiente rebeldías
            y llore su obstinación.


<<<
>>>

Pág. 083 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


CORAL:

            Sacaréla luego al punto
            de la corte y, yendo yo,
            Dorotea y Alvarado
            con ella, sin permisión
            que a persona comunique,
            ni vea aun el resplandor
            del cielo con las cortinas
            echadas. Mi prevención
            estriba en que ignore el pueblo
            que ha de darla habitación.
            Llegaremos de esta suerte
            a la una o a las dos
            a sestear a las ventas
            que llaman de Torrejón.
            Retiraréla a una cuadra
            hasta que cubra de horror
            la noche nuestro hemisferio
            y, siguiendo mi ficción
            daremos vuelta a Madrid
            persuadiéndola que estoy
            resuelto a que viva oculta
            en Illescas, donde vos
            ya esperáis a instancia mía
            mientras la murmuración,
            sepultada en el olvido,
            no lastime nuestro honor.
            Vendrémonos tan despacio
            que entremos cuando el rumor
            y bullicio de la gente
            no pueda darla ocasión
            para advertir que a la corte
            mi engaño la restauró.


<<<
>>>

Pág. 084 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


CORAL:

            Vos, don Álvaro entre tanto,
            en fe que mi amigo sois
            y que en vuestra lealtad tengo
            antigua satisfacción,
            despejando aquesta sala
            de cuanto adorno la dio
            la calidad de mi estado
            y de mi haciendo el valor,
            cuadros, colgaduras, sillas,
            escritorio, contador,
            cama, estrado, sin que quede
            un clavo que dé ocasión
            a que reconozca el sitio,
            pediréis al corredor
            Pedro de Ávila, el que vive
            junto a la Puerta del Sol,
            que os alquile por un mes
            otra tanta ostentación
            que de modo la disfrace
            que no la conozca yo.
            Retirada en ella Elisa,
            y las puertas del balcón
            clavadas, dando la luz
            la vidriera superior,
            ni creerá que está en la corte
            ni viéndola sino vos.
            Hará don Juan diligencias
            que despierten su afición.


<<<
>>>

Pág. 085 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


CORAL:

            Solicitaré entre tanto
            que el Conde, que sospechó
            mal del desaire pasado,
            haga cuerda información
            de la honestidad de Elisa
            y, buscando intercesor
            poderoso, si es su amante
            lograré mi pretensión."
            Esto dijo, esto escuché,
            temeroso acechador,
            por el hueco de la llave.
            Esto mismo prometió
            el amigo confidente
            partiendo a su ejecución
            como el coche a su jornada.
            Salí a tiento a un corredor.
            Topé con una escalera.
            Hasta un patio me guió.
            Di desde él en un corral.
            Salté por un paredón.
            Supe que el Conde huyó herido.
            Mi lealtad adivinó
            que estabas en esta casa.
            Doña Ana abrirme mandó.
            Y la noche que se sigue
            volverá a la posesión
            de su cuarto nuestra Elisa.
            Si permanece tu amor,
            pared en medio la tienes,
            Tisbe y Píramo los dos.


<<<
>>>

Pág. 086 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


CORAL:

            No os veréis por rehendijas
            mas de balcón a balcón.
            Para que os comuniquéis
            con toda circunspección
            sin riesgo de la conciencia,
            que eso no lo quiera Dios,
            traza tengo imaginada
            que ha de hacerme arquitector
            balconero con que admire
            al artífice mayor.
            Ya sabes mi habilidad.
            Mi ingenio es ensamblador.
            Lo que te quiero infinito.
            Consulta a tu suspensión
            durmiendo agora sobre ello
            si te estará bien o no;
            que después queda a mi cargo
            el lograr esta invención.

JUAN:

    

Coral, cosas me refieres

            que, al paso que nuevas son,
            causan en mí novedades
            extrañas.
Sale doña ANA

ANA:

            Entra, Leonor,
            que es hora que don Juan cene.

JUAN:

            Coral, abre.


<<<
>>>

Pág. 087 de 134
Los balcones de Madrid Acto II Tirso de Molina


ANA:

            Pues, señor,
            ¿cómo os va de carcelaje?

JUAN:

            Doña Ana, ¿cómo con vos?

ANA:

            Tarde es para que cenéis,
            almorzar será mejor
            y reposaréis de día.

JUAN:

            No hay plato de igual sazón
            como el ver vuestra belleza.

ANA:

            Venid.
 Aparte a CORAL

JUAN:

            Coral, vuelva yo
            por ti a la gracia de Elisa
            y mi hacienda a tus pies pon.
 
FIN DE LA SEGUNDA JORNADA


<<<
>>>

Escena III
Pág. 088 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


Sacan en una silla de manos,
cerrada la puerta, a doña ELISA.
Salen don ALONSO, LEONOR
y don ÁLVARO, y en saliendo doña ELISA
en cuerpo, meten los mozos la silla
ALONSO:

            Abre a esa silla la puerta.
            Volveos con ella los dos.
            ¿No sales?

ELISA:

            Gracias a Dios
            que respiro.

ALONSO:

            Elisa, advierte
            tu temosa condición,
            que mientras no la mudares
            y más cuerda me obligares
            ha de durar tu prisión
            lo que durare mi vida.
            ¡Presto la consumirás!
            Todos sospechan que vas
            a Lerma. Traza es fingida
            para que no sepan donde
            te niego a sus diligencias.
            ¡Extraño tus resistencias!
            Ni de don Pedro ni el Conde
            te satisfaces. Don Juan
            no ha de ser tu esposo. En esto
            no hay que hablarme. Si has dispuesto
            darme disgustos, tendrán
            aquí los tuyos castigo.


<<<
>>>

Pág. 089 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


ALONSO:

            Si intentas que no me arroje
            a más extremos, escoje,
            consultándole contigo,
            o a don Pedro o a don Carlos;
            que aunque éste está receloso
            de lo que vio, es generoso.
            Medios hay, yo sabré hallarlos,
            que le aseguren verdades.
            Al instante he de volverme
            a Madrid. No esperes verme
            mientras tus temeridades
            no mejoren de consejo.
            De don Álvaro te fío.
            Ésta es su casa, él su tío.
            En su vigilancia dejo
            librada la ejecución
            que a tu inquietud tanto importa
            y en tu mano el que sea corta
            o prolija esta prisión.
A don ÁLVARO
            Primo, nadie ha de saber
            de Illescas, quien vive aquí.
            En la corte os advertí
            lo que en esto se ha de hacer.
            Vos la traeréis la comida
            y Leonor la guisará
            ya que a vuestra instancia está
            en casa otra vez. La vida
            me va en esto si por vos
            surte mi esperanza efeto.
            Avisaréisme en secreto
            porque vengamos los dos
            y se concluya esta empresa;
            mas nadie espere de mí
            que Elisa salga de aquí
            si no es difunta o Condesa.
            Cerrad y venid, que es hora
            de partirme.


<<<
>>>

Pág. 090 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


ÁLVARO:

            Ejecutor
            he de ser de este rigor.
            Mirad lo que hacéis, señora.
Vanse los dos y cierran
con llave por de dentro

ELISA:

            No sé si diga que siento
            el verte en mi compañía
            más que cuanta tiranía
            oprime mi pensamiento.

LEONOR:

            Suerte es de los desdichados
            que yerran en cuanto emprendan,
            con los servicios ofendan
            e indignan con los agrados.
            Doña Ana con las malicias
            de don Carlos me engañó.
            Merezca, señora, yo
            perdón siquiera en albricias
            de que está aquí tu don Juan.

ELISA:

            ¿Qué dices?

LEONOR:

            Que a Illescas vino,
            tú el norte de su camino
            y él tras ti tu piedra imán.
            Disfrazado en labrador
            supo desmentir espías.
            ¿Quién duda que le verías?


<<<
>>>

Pág. 091 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


ELISA:

            ¿Cómo, si hasta el resplandor
            del cielo mi padre airado
            me limitaba? De noche
            no nos permitió que al coche
            corriesen un encerado.
            Yo a la popa, él junto a mí;
            de día en una posada
            tan oculta y retirada
            que aun los huéspedes no vi.
            Tan celoso impertinente
            que no te podré dar señas
            de si en el camino hay peñas,
            de prado, de arroyo o fuente.
            Y apenas llegué a esta villa
            cuando me sale a la puerta
            también para mí encubierta
            de esta posada una silla.
            Y entrando a escuras en ella,
            para que todo lo dude,
            aun la escalera no pude
            ver cuando salí por ella
            en la más cruel prisión.
            ¡Leonor, los presos no ven!


<<<
>>>

Pág. 092 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


LEONOR:

            ¡Y como que el querer bien
            no es caso de inquisición!
            Él, en efecto, está aquí
            y yo con él disculpada.
            El Conde, que interesada
            me juzga, volvió por mí
            y pidió que te asistiese
            con cargo de ponderarte
            que su vida es adorarte.
            Doña Ana, para que hiciese
            que de don Juan te olvidases,
            también por mí ha intercedido
            y los dos me han ofrecido,
            como con Carlos te cases,
            dote y ajuar; pero yo
            que contigo me crié
            y por experiencia sé
            que el cielo te destinó
            a quien sólo te merece,
            resuelta en morir contigo
            al cielo doy por testigo
            de lo que mi fe te ofrece.

ELISA:

            Leonor, el presente es tal
            que descubrirá quien eres.

LEONOR:

            Tarde es. Si reposar quieres,
            durmiendo se templa el mal.
            Cama y alcoba hay curiosa
            que autorizan a su dueño.

ELISA:

            Con pesadumbres no hay sueño.
            Poco siente quien reposa.
            Rezaré un rato primero
            y entrarásme a desnudar.

LEONOR:

            ¿Enamorada y rezar?

ELISA:

            ¿Qué dices?


<<<
>>>

Pág. 093 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


LEONOR:

            Que aquí te espero.
Vase ELISA
            Disponiéndose van bien
            de Coral las invenciones.
Saca muchas llaves en un llavero
            Fióme sus intenciones
            y quiérole un poco bien.
            Agora falta probar
            si entre tanta multitud
            de llaves tendrá virtud
            alguna para burlar
            la impertinente quimera
            del viejo en nuestra prisión;
            porque con llave al balcón,
            sin ver la calle siquiera
            es morir. No sé qué traza
            me contó Coral que hacía
            con que en el balcón podía
            sacar su tramoya a plaza.
            Él es medio carpintero
            y diversas cosas sabe;
            mas, ¡las ventanas con llave!
            Sus industrias desespero.
            Si Amor, que su imperio muestra
            en la mayor apretura,
            no alivia nuestra clausura...
            Ésta pienso que es maestra.
            Voyle a probar entre tanto
            que cumple sus devociones
            Elisa. Hermanos balcones,
            juntaos y sea por encanto.
 
Vase


<<<
>>>

Pág. 094 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


salen don JUAN y CORAL
CORAL:

            Viento en popa navegamos
            por el paraje común
            de los que nacen de pies,
            la Fortuna te hace el buz.
            Ya tu Elisa está en su casa
            puesto que de mancomún.
            Su padre y su confidente
            la hacen creer, en virtud
            de que su esposo no seas,
            que está en Illescas según
            escuché trazarlo anoche
            a la avara senectud
            de su padre. Fuera duerme
            doña Ana, que la avestruz
            de la muerte le ha sisado
            a su tía la salud.
            No volverá según esto
            hasta que del ataúd
            del ocaso libre el sol
            dé al oriente nueva luz.
            Encajado el pasadizo
            que de mi solicitud
            e ingenio es prueba, al balcón
            que ha de ser nuestro arcaduz
            por más que encarcele el viejo
            a tu Elisa. Si tahur
            eres, a figura estás
            yendo a primera de flux.
            Llégate a ver la tramoya.


<<<
>>>

Pág. 095 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


JUAN:

            Si salieses, Coral, tú
            con esa traza, no tiene
            bastante plata el Perú
            para premiarte el ingenio.

CORAL:

            Ya es paga la ingratitud.

JUAN:

            Las ventanas están altas,
            la calle toda inquietud,
            los vecinos maliciosos,
            honra y peligro...

CORAL:

            ¡Jesús!
            ¿De cuándo acá eres cobarde?
            Calóse el cielo el capuz
            con que se enluta la noche
            sin verse un jirón azul.
            Durmiendo la vecindad,
            la luna en el mar del sur,
            y ¡tú amor con tembladeras!
            ¡Qué animosa juventud!

JUAN:

            ¿Si nos derriba en la calle
            tu estratagema?

CORAL:

            ¿Pues tú
            dudas mis habilidades?
            Siendo Merlín andaluz
            todo yo soy sutileza
            si no me desmiente algún
            mentecato de la corte.
            Pues el sol no nace aún,
            ven y verás mis desvelos.

JUAN: ¡Oh, Amor, si sacas a luz

            mi esperanza, deberánte
            mis sentidos su quietud!
 
Vanse don JUAN y CORAL.


<<<
>>>

Pág. 096 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


Sale LEONOR con una llave de loba
LEONOR:

            Hechicera es esta llave.
            No hay para ella prevención.
            Abrí al instante el balcón.
            Por la puerta también cabe
            de la sala que he ya abierto.
            Deberále a mi artificio
            don Juan todo este servicio,
            pues con él su amor despierto.
Sale CORAL

CORAL:

            Dóysela al mismo Arquimedes
            si es hombre de tres la una.

LEONOR:

            ¡Ay, Jesús! No me has dejado
            gota de sangre.

CORAL:

            Las brujas
            como tú, por tener poca,
            dicen que a los niños chupan.

LEONOR:

            ¿Por dónde entraste?

CORAL:

            A la chanza
            de un tablón se lo pregunta.
            Sacabuche balconero
            cuyo cuello como grulla
            ya se extiende, ya se encoge,
            y celebrando mi industria
            en el tuyo se incorpora
            con invención tan segura
            que pueden pasar por él
            los chapines de una viuda.
            Puentes sé inventar de encaje.


<<<
>>>

Pág. 097 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


LEONOR:

            Sí, pero Coral, ¿quién duda
            que en viéndolo los que pasan
            nuestra opinión no destruyan?

CORAL:

            Anda, que estás hoy modorra.
            Ya te digo que se excusa
            todo registro mirón;
            pues cuando el sol y la luna
            quieran hacer de él alarde,
            retirándole se oculta
            del modo que la naveta
            del escritorio; que ocupa
            el espacio de su hueco.
Sale ELISA

ELISA:

            Si no hablas con las pinturas,
            Leonor, ¿con quién te entretienes?
            ¡Jesús! Coral, ¿tú aquí?

CORAL:

            Triunfan
            sutilezas amorosas
            de impertinencias caducas
            y éntrase por cualquier parte
            Amor, que es deidad desnuda.

ELISA:

            Bien; mas ¿con llave las puertas?

CORAL:

            Para Amor no hay cerraduras;
            que como es su padre herrero
            le enseña a forjar ganzúas.

ELISA:

            ¿Por dónde has entrado? Acaba.

CORAL:

            Prestóle al Amor sus plumas
            a un balcón que por los vientos,
            sirviéndome de chalupa,
            tomó puerto en esta sala.


<<<
>>>

Pág. 098 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


ELISA:

            Habla veras, deja burlas.
            ¿Quién te dijo que en Illescas
            estaba yo?

CORAL:

            Amor, lechuza,
            que escondiéndose del sol
            te supo seguir a escuras.
            En Illescas y en la corte
            estás a un tiempo y, sin culpa,
            presa en tu mismo aposento
            él de don Álvaro ocupas.
            Con caminar ocho leguas
            no has caminado ninguna
            y huéspeda de tu casa
            gozas lo mismo que buscas.
            Si quieres averiguar
            todas estas garatusas,
            abre al balcón las ventanas,
            repara el modo y figura
            de la sala en que te prenden,
            mira esa alcoba o estufa,
            las bovedillas del techo
            que en Illescas poco se usan,
            esas puertas y paredes
            que como los trajes mudan
            cual danzantes se disfrazan
            con ajenas colgaduras.


<<<
>>>

Pág. 099 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


Sale don JUAN
ELISA:

            ¡Ay, cielo! ¿En la corte estoy?

JUAN:

            En la corte y en mi pecho
            de quien por justo derecho
            todo el dominio te doy.
            ¡Ay, dueño de mi esperanza!
            ¿Tú, por mí, sin libertad?

ELISA:

            Don Juan, la felicidad
            de veros con la templanza
            que mis firmezas merecen
            desazona el no saber
            misterios que llego a ver
            e imposibles me parecen.
            ¿Por dónde entrasteis aquí?
            ¿Cómo penetráis clausuras?

JUAN:

            Sólo en Coral las locuras
            son provechosas.

CORAL:

            Por ti
            mi ingenio se sutileza
            pues de tu amor instrumento
            te fabriqué sobre el viento
            una puente levadiza
            por donde el balcón vecino
            y el tuyo se dan las manos.


<<<
>>>

Pág. 100 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


JUAN:

            Los celos, tal vez villanos,
            y Amor todo desatino
            prenda mía, me obligó
            a que al Conde ingrato hiriese
            y, del favor se valiese
            que doña Ana me ofreció.
            Huésped de su casa he sido,
            tiernamente regalado.
            Supe cuanto ha maquinado
            tu padre y que el Conde herido,
            más dichoso que leal,
            aunque cirujano llama
            ni peligra ni hace cama
            por ser tan poco su mal;
            que sin encarnar la espada
            al soslayo le pasó
            un brazo. No la guió
            bien mi ofensa provocada.
            Ya tendré por ignorante
            a quien en la sangre afirma
            que Amor su imperio confirma,
            pues el Conde más amante
            después de vertida tanta,
            con más veras te pretende,
            con más afectos se enciende,
            con más recelos me espanta.
            Tu padre, porque te adoro,
            a su amor rendirte trata;
            que siempre canas de plata
            siguen los pasos del oro.
            Doña Ana lo solicita,
            tus deudos se lo aconsejan,
            mis esperanzas me dejan,
            sólo tu fe me acredita.
            Mas, ¿cómo podrá vencer
            contra tanto tu valor,
            un Conde competidor,
            yo infelice y tú, mujer?


<<<
>>>

Pág. 101 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


ELISA:

            ¡Medio con tiempo has hallado
            para el mal que te lastima!
            ¡Huésped, don Juan, de mi prima
            "tiernamente regalado!"
            Tú lo confiesas así,
            los riesgos experimentan
            finezas que el fuego alientan
            que casi apagado vi.
            ¿De su casa te valiste
            cuando en la corte tenías
            amigos de quien podías
            fiar? ¡Temores! Ya hiciste
            de tu fe más confianza
            que de muchos que pudieras
            y, si tú la aborrecieras,
            no alentaras su esperanza.
            Tu amor, don Juan, satisfaga
            empeños de mi enemiga
            pues el noble que se obliga
            ya se dispone a la paga.
            Vete que, si te echa menos,
            ha de venir a buscarte
            y, si aquí llegase a hablarte,
            no excusas.

CORAL:

            ¡Rayos y truenos!
            ¿Qué más decir! Fuera duerme
            la tal doña Ana; una tía
            se le muere. ¡Qué buen día!
            ¡Ojalá con ella enferme
            todo el tiazgo de España,
            con toda madrastra y suegra!


<<<
>>>

Pág. 102 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


LEONOR:

            Si el ver a don Juan te alegra
            ¿qué miedo tu gusto engaña
            o para qué es el enojo?
Dentro

ALONSO:

            Esperadme, Conde, aquí.

ELISA:

            ¡Ay, cielo! ¿Es mi padre?

LEONOR:

            Sí.

CORAL:

            Al pasadizo me acojo.
            Sígueme, don Juan.

JUAN:

            Mi bien,
            sin causa de mi fe dudas.

ELISA:

            Si de alojamiento mudas
            creeré que me quieres bien.

JUAN:

            Mudaréme al punto.

CORAL:

            Acaba.
Vanse don JUAN y CORAL

ELISA:

            Cierra con llave, Leonor,
            la ventana.
 
Vase ELISA


<<<
>>>

Pág. 103 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


LEONOR:

            Mi temor
            echó a la puerta la aldaba.
 

ALONSO:

            ¡Hola, abrid aquí!

LEONOR:

            ¿Quién es?
 Abre y sale don ALONSO

ALONSO:

            Si yo por de fuera cierro
            ¿para qué es prevención tanta?

LEONOR:

            Para que quien entre dentro
            no nos halle de improviso
            en civiles ministerios
            imposibles de excusarse.

ALONSO:

            ¿Duerme Elisa?

LEONOR:

            Está cumpliendo
            cristianas obligaciones.

ALONSO:

            Di que salga.

LEONOR:

            Pues, ¿tan presto
            dio vuelta vuestra Merced
            de Madrid?

ALONSO:

            Déjate de eso
            y llámala.
Sale ELISA

ELISA:

            Pues, señor,
            ¿has hallado modos nuevos
            con que añadirme pesares?
            ¿Mudaste ya de consejo?
            ¿Quedósete algo olvidado?
            Que yo te estaba midiendo
            dos leguas de aquí el camino.
            ¿A qué vuelves?


<<<
>>>

Pág. 104 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


ALONSO:

            Ya no es tiempo
            de proseguir invenciones.
            Hija, sólo los recelos
            de que don Juan te inquietase
            determinarme pudieron
            a persuadirte que estabas
            en Illescas; mas supuesto
            que ya no nos hace estorbo,
            que estás en Madrid te advierto
            en tu casa y en tu cuarto.

ELISA:

            ¿Dónde?

ALONSO:

            En tu casa. Esto es cierto.

ELISA:

            Pues toda esta ostentación
            ¿de dónde vino?


<<<
>>>

Pág. 105 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


ALONSO:

            Todo eso
            y más hallan en la corte
            diligencias y dineros.
            Acudamos a lo más
            y no gastemos el tiempo
            en lo que menos importa.
            Don Juan, perdido de celos,
            hirió ante noche a don Carlos
            y sospechándole muerto,
            se valió de doña Clara
            en cuya casa secreto,
            por ser de doña Ana tía,
            y heredarla en fe del deudo
            que hay entre ellas, envió
            por tu prima y convinieron
            en que don Juan se ausentase
            quedando los dos primero
            desposados. Ya te constan
            los amorosos extremos
            que don Juan debe a doña Ana.
            Supo estos tratos don Pedro
            y tuvo de ellos envidia
            porque en fe de tus desprecios,
            olvidándote mudó
            en tu prima pensamientos.
            Dióse aviso de todo al Conde,
            deseando a don Juan preso,
            y hallóle herido en un brazo;
            mas, gracias a Dios, sin riesgo.


<<<
>>>

Pág. 106 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


ALONSO:

            El Conde, pues, que te adora
            juzgó generoso y cuerdo
            que casándose doña Ana
            con don Juan, hallaba medios
            con que obligarte a su amor
            y anteponiendo deseos
            a venganzas, fue esta noche
            a ver a don Juan, saliendo
            con tantas veras su amigo
            que a instancia suya se dieron
            doña Ana y don Juan las manos,
            unos y otros tan contentos
            que enviándome a llamar
            testigo he sido y tercero
            en casa de doña Clara
            de finezas y de afectos.
            Mañana han de desposarse
            y el Conde, que por ti ha puesto
            la vida, viene conmigo.
            ¡Ya ves lo que le debemos!
            Si noble su amor admites,
            deberáste tu remedio,
            deberáste tu quietud,
            deberéte mi sosiego.
            No me des más pesadumbres.


<<<
>>>

Pág. 107 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


LEONOR:

            (¡Jesús Cristo! ¡Los enredos (-Aparte-)
            que ha tejido en un instante!
            ¡Válgate la trampa el viejo!)

ELISA:

            Cosas, señor, me refieres
            que las presumiera sueños
            a no ser quien las afirma
            tan digno de fe y respeto.
            ¡En la breve duración
            de un día tantos sucesos!
            ¡Tanta mudanza en don Juan!
            ¡Tan poco amor en su pecho!
            ¡Yo mujer y por su causa
            amenazas resistiendo,
            menospreciando peligros,
            atropellando destierros,
            y el hombre ausente doce horas
            sombra leve, cera al fuego,
            pluma al aire, corcho al agua,
            flor de agosto, sol de febrero!
            ¡Alto, Amor desvanecido
            al uso del siglo andemos!
            Lo que arruinaron engaños
            reedifiquen escarmientos.
            Subordinada a tu gusto
            y obediente a tus preceptos
            al Conde Carlos admito.
Abrázala

ALONSO:

            ¡Agora sí que en tu cuello
            como la hiedra en el olmo
            mil años rejuvenezco!
            Aquí está, voy a llamarle.
            ¡Qué buenas nuevas le llevo!


<<<
>>>

Pág. 108 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


ELISA:

            ¿A estas horas? No señor.
            Mañana con más sosiego
            dispuesta el alma a servirte
            podrá venir.

ALONSO:

            Bien, no quiero
            apresurarte; mas mira
            que, pues quedamos en esto,
            no me saques mentiroso.
Vase don ALONSO

LEONOR:

            Señora, ¿qué es lo que has hecho?

ELISA:

            Leonor, ¿qué sé yo? ¿Qué quieres
            de un alma toda recelos
            que entre engaños que ha escuchado
            duda verdades? ¡Que tiemblo!
            Don Juan adoró a doña Ana.
            Apariencias le ofendieron
            del Conde en mi casa oculto,
            hirióle, ausentóse, y temo
            que escondiéndose en la suya
            siendo huésped, es ya dueño.

LEONOR:

            ¿Hay discursos más perdidos?
            ¿No adviertes los embelecos
            que tu padre ha sancochado?

ELISA:

            Sí, pero también entre ellos
            mezcló, Leonor, certidumbres.

LEONOR:

            Si lo fueran ¿a qué efecto
            entrara a verte don Juan?


<<<
>>>

Pág. 109 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


ELISA:

            ¿Eso dices? Amor, nieto
            del mar, padre de mudanzas,
            como él hace a todos vientos.
            Si dio la mano a mi prima
            y supo que me había vuelto
            después mi padre a mi casa
            ¿es mucho que envidie ajeno
            lo que juzgaba por propio?
            ¿No afirmó Coral--¡ay, cielos!--
            que estaba ausente doña Ana?
            ¿La enfermedad no fingieron
            de doña Clara su tía?
            ¿No dijo mi padre luego
            que en su casa ella y el Conde
            terciaron en los conciertos?
            ¡Que recelan mis agravios!

LEONOR:

            Pues ¿qué sacas de todo eso?

ELISA:

            Que en casa de doña Clara
            están todos, esto es cierto,
            trazando sus desposorios.
            Porque sepas que no miento,
            abre, Leonor, dame un manto.

LEONOR:

            ¿Para qué?

ELISA:

            Las dos iremos,
            o yo sola que es mejor,
            quedándote tú aquí dentro
            y, si a don Juan hallo en su casa,
            culparé los desaciertos
            de mis celosos temores;
            mas si no, cuanto sospecho
            es sin duda.

LEONOR:

            ¿Y no reparas
            que han de conocerte luego
            las criadas de tu prima?


<<<
>>>

Pág. 110 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


ELISA:

            Todos estarán durmiendo.
            La casa es de vecindad.
            Hallaré el portal abierto.
            Sólo en el cuarto de arriba
            vive don Juan casi preso.
            Fingiré que soy doña Ana,
            abriráme y trazaremos,
            si se engañan mis malicias,
            los dos el mejor acuerdo
            que asegure mis temores.

LEONOR:

            Ciega estás.

ELISA:

            Estoy sin seso.

LEONOR:

            Pues ¿dónde habemos de hallar
            el manto si entraste en cuerpo
            desde el coche hasta la silla?

ELISA:

            Mantos hay en mi aposento
            y baúles. Baja a abrirlos.

LEONOR:

            Vamos; que apaciguar celos
            es pedir peras al olmo.

ELISA:

            Leonor, avisa en sintiendo
            a mi padre.

LEONOR:

            ¿Yo? ¿Por dónde?

ELISA:

            Tendrá el pasadizo puesto
            Coral, y desde el balcón
            me llamarás.

LEONOR:

            En efecto
            ¿das en creer disparates?

ELISA:

            Dúdolos si no los creo.
 
Vanse las dos


<<<
>>>

Pág. 111 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


salen don ALONSO, don PEDRO y el CONDE,
con banda
CONDE:

            Escondido y atento
            escuché su amoroso sentimiento,
            y que ofreció discreta
            ser dueño mío si doña Ana aceta
            a don Pedro, y olvida
            a don Juan. Pues nos consta su partida
            a Valencia, no queda
            inconveniente que estorbarnos pueda.

ALONSO:

            La elección que en su amor don Pedro ha hecho
            nos obliga a ayudarle.

PEDRO:

            Satisfecho
            de su honesta hermosura
            desde que fui su huésped, mi ventura
            a adorarle me inclina.

ALONSO:

            Seguirá mis consejos mi sobrina
            pues por padre me tiene.
            Además que avisarla me conviene
            de todo este suceso
            pues al fin que intereso
            estriba en que a su prima persüada
            que con don Juan su boda concertada,
            será muy venturosa
            si con ella don Carlos se desposa.

PEDRO:

            Cuidad de exagerarla
            lo mucho que me esmero en adorarla,
            lo que pienso servirla.

ALONSO:

            A mí me está tan bien el persuadirla
            la suerte que no espera;
            que cuando no por vos por mí lo hiciera.
            Hallaréla dormida;
            mas no importa. Despierte; que sabida
            la nueva que he de darla,
            lisonja pienso que es el despertarla.


<<<
>>>

Pág. 112 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


CONDE:

            Sí, porque esto de bodas
            hará en ella el efecto que hace en todas,
            pues por verse en el tálamo risueño
            querrá más a un marido que no a un sueño.
Vanse y salen doña ELISA con manto,
don JUAN y CORAL

ELISA:

            Todo esto pueden sospechas
            si bien hallándoos aquí
            del alma las despedí.

JUAN:

            Como están ya satisfechas;
            aunque tormentas deshechas
            fulmine en el mar de amor
            la Fortuna, que turbar
            mis esperanzas procura,
            Santelmo vuestra hermosura,
            no han de poderme anegar.
            Sentaos un rato. Tracemos
            ardides con que podamos
            vencer, aunque padezcamos
            inclemencias que tememos.

ELISA:

            Don Juan, prevenir extremos
            de un padre todo violencia,
            a costa de la paciencia
            es forzoso. Yo me voy.

JUAN:

            Mirad que en la gloria estoy
            estando en vuestra presencia.
            A estas horas, ¿qué teméis?

ELISA:

            Temo, don Juan, el cuidado
            de un padre que desvelado
            Argos en mi ofensa veis.


<<<
>>>

Pág. 113 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


JUAN:

            ¿Por el balcón os iréis?

CORAL:

            Yo le voy a prevenir
            entre tanto; que el zafir
            del cielo llama a la aurora.
Vase CORAL

JUAN:

            Merezca quien os adora
            sólo este rato vivir.
Siéntanse los dos

ELISA:

            Es la Fortuna inhumana
            de mi paz tan enemiga
            que cuanto más nos persiga
            se ha de juzgar más ufana.
            Mi padre, el Conde, doña Ana,
            don Pedro, todo el poder
            de los hados ¿qué han de hacer
            en tantos riesgos mis llantos
            si perseguido de tantos
            os dejáis, don Juan, vencer?


<<<
>>>

Pág. 114 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


JUAN:

            Yo vi en el mar descubierta
            una roca perseguida
            de un piélago, que homicida
            cerró al socorro la puerta;
            cuantas más olas despierta
            menos logra su furor
            porque sobre ella mi amor
            cantaba por divertirme,
            a más combates más firme,
            a más riesgos más valor.
            Yo vi que un cierzo quería
            apagar una centella
            porque sobre un roble estrella
            de los vientos se reía;
            cuanto más la perseguía
            aumentaba más su llama
            porque emprendida en la rama
            vino a abrasar todo el roble;
            que en los peligros el noble
            teme menos y más ama.
            Roca soy, Elisa hermosa,
            persiga, asalte, combata
            el mar que anegarme trata.
            Saldrá mi fe más airosa.
            Centella soy animosa.
            No hay tempestad que me espante;
            que Amor, atrevido infante,
            de la quietud incapaz,
            sin riesgos siempre es rapaz
            pero con ellos gigante.


<<<
>>>

Pág. 115 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


Sale don ALONSO
ALONSO:

            ¡Con luz y abierta la sala!
            Madrugado ha mi sobrina.

ELISA:

            Éste es mi padre. ¿Si en casa
            me echó menos? ¡Qué desdicha!
Échase el manto y levántase don JUAN

JUAN:

            Cubre la cara y no temas.

ALONSO:

            ¡Don Juan!

JUAN:

            ¿Mandáis en qué os sirva?

ALONSO:

            ¿Qué hacéis vos en esta casa?

JUAN:

            Experiencias de quien digna
            es de alabanza su dueño,
            pues noble a su amor me obliga.

ALONSO:

            ¿No os íbades a Valencia?

JUAN:

            Es poca causa una herida
            de mi agravio ocasionada
            para ausencia tan prolija.

ALONSO:

            ¿Qué es de doña Ana?

JUAN:

            Llevóla
            la enfermedad de su tía
            para que como heredera
            a su testamento asista.

ALONSO:

            ¿Qué veo? ¡Válgame Dios!

JUAN:

            ¿Qué os ha dado?

ALONSO:

            ¡Pues, Elisa!
            ¿Tú a tal hora y en tal parte?
            ¿Así mi honor precipitas?
            ¿Así tu fama atropellas?
            ¿Así mi sangre lastimas?


<<<
>>>

Pág. 116 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


JUAN:

            ¿Qué decís? ¿Estáis en vos?

ALONSO:

            ¿Cómo? ¿Qué queréis que diga?
            ¿Quién estar en sí pudiera?
            ¡En vuestra sangre, en su vida,
            satisfacer mis deshonras!
            ¿Así tu opinión estimas?
            ¿Así tu recato infamas?
            Con alguna llave hechiza
            falseaste mis cuidados,
            franqueaste tus malicias.

JUAN:

            Volved, señor don Alonso,
            en vos. Que es grande desdicha
            que vejez tan venerable
            de su prudencia desdiga.
            Si sacasteis de esta corte,
            dos noches ha, a vuestra hija,
            si os ofendió nuestro amor,
            si agora a Lerma camina,
            ¿quién vuestros discursos ciega?
            ¿Quién os altera la vista?
            ¿Quién quimeras os retrata?
            ¿Quién apariencias os pinta?
            Advertid que esta señora
            como a preso me visita,
            como a sólo me acompaña,
            como a su amante me estima.
            Quiéreme bien tiempos ha,
            y aunque mal correspondida
            se lastimaba de ver
            que entre hipócritas caricias
            el abril se malograse
            de mi juventud cautiva
            en el Argel lisonjero
            de quien cuando engaña hechiza.


<<<
>>>

Pág. 117 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


JUAN:

            Supo anoche que experiencias
            cuanto costosas propicias
            en brazos del escarmiento
            del golfo al puerto me libra.
            Visitó agora a doña Ana.
            Refirióla cuán precisas
            obligaciones me empeñan.
            Conjuróla como amiga
            que a su amor me redujese
            si ya según la decían
            no intentaba competencias
            que ocasionase su envidia.
            Halló en ella protectora
            recibiéndola benigna,
            alentándola discreta,
            hablándola compasiva.
            Entraron juntas a verme,
            intimáronme las dichas
            que con mi cuerda mudanza
            se me siguen de servirla.
            Fue a ver doña Ana a su enferma
            y, mi fe reconocida
            a un amor tan generoso,
            como halle en su hermosa vista
            contrahierba a mis desvelos,
            que se quede la suplica
            conmigo un rato, fiadora
            de su honor mi cortesía.


<<<
>>>

Pág. 118 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


JUAN:

            A este tiempo entrasteis vos,
            y del modo con que mira
            por cristales de colores
            juzga de la especie misma
            todas las cosas que advierte,
            los cuidados que os lastiman
            os hacen creer que son
            cuantas damas veis Elisas.
            Doña Ana quiere a don Pedro,
            el Conde los patrocina.
            Los dos tratan desposarse.
            Sus esperanzas estriban
            en vuestro consentimiento.
            Ausente está de esta villa
            vuestra ingrata sucesora
            ¿qué ocasión, pues, os incita
            a desbaratar acciones
            de vos tan apetecidas?

ALONSO:

            ¡Persuadirme que estoy loco
            para que mejor se finja
            vuestro engaño, que aunque viejo
            no está la sangre tan tibia
            en mis venas que no baste!

JUAN:

            Sosegaos, señor.

ALONSO:

            Malicias
            semejantes no merecen
            quietud si no se castigan.
            ¿A mí negarme evidencias?
            ¡Aquel manto, la basquiña,
            el talle, la misma voz
            que escuché cuando subía
            conozco!


<<<
>>>

Pág. 119 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


JUAN:

            ¡Qué extraño tema!
            ¿No habrá en Madrid quien se vista
            de la mima suerte que otras?

ALONSO:

            Si puedo con descubrilla
            convencer vuestros enredos
            ¿qué aguardo?
Quiere destaparla y detiénele don JUAN

JUAN:

            No se averiguan
            en desdoro de las damas
            recelos con demasías.
            Suspended cortés la mano
            o no os guardarán las mías
            la noble veneración
            a que las canas obligan.

ALONSO:

            ¡Negadme el que vea su cara!
            ¡Que esos colores confirman
            los indicios de mi agravio!
Alza los tapices y tienta las paredes
            ¿Esta pared no es vecina
            de mi casa? ¿Si han abierto
            puerta por ella osadías
            que se la den a mi ofensa?

JUAN:

            Mirad que desautorizan
            vuestro seso esas acciones.


<<<
>>>

Pág. 120 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


ALONSO:

            ¡Ah, quién tuviera en la cinta
            el acero que los años
            para su agravio jubilan!
            Falseó el atrevimiento
            llaves que el vicio fabrica
            pero mientras la experiencia
            certidumbre examina,
            quedaos, aleves, que yo
            volveré a casa y, si Elisa
            no está en ella, aunque con riesgo
            de su opinión ya perdida,
            lo que no pueden mis canas
            será fuerza que remita
            al socorro de los viejos
            dando cuenta a la justicia.
            La llave que aquí olvidasteis,
            dejándoos presos, os quita
            de la mano la ocasión
            de que huyáis.
Quita la llave de la puerta
y ciérralos por de fuera y vase

ELISA:

            Coral, aprisa,
            que es la dilación dañosa.
Sale CORAL

CORAL:

            Nuestra puente levadiza
            te asegura. ¡Alto, a pasarla!


<<<
>>>

Pág. 121 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


JUAN:

            Adiós dueño de mi vida,
            que yo velaré entre tanto,
            Argos el alma en mi vista
            para socorrer desaires
            si en ellos mi amor peligra.
Vanse todos y sale LEONOR sola

LEONOR:

            Picóse mi ama en el fuego.
            No tiene tanto temor
            como yo.
Sale ELISA quitándose el manto

ELISA:

            ¡Leonor, Leonor!
            Quítame este manto luego
            y escóndele. ¡Acaba, pues!

LEONOR:

            ¿Viene señor?

ELISA:

            ¡Ay de mí!

LEONOR:

            ¿Y te vio con don Juan?

ELISA:

            Sí.
            Referiréte después
            cosas que te den espanto.
            Descuidados nos cogió.

LEONOR:

            ¡Jesús! ¿Y te conoció?

ELISA:

            No y sí. Acaba, esconde el manto.
            Date prisa; que de hallarle
            me pierdo. Llévale.

LEONOR: ¿Dónde?
ELISA:

            En los colchones le esconde;
            pero no, que ha de buscarle.
            Échale por el balcón
            en la calle; mas verále
            mi padre que agora sale
            de esotra casa.


<<<
>>>

Pág. 122 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


LEONOR:

            ¡Dispón
            qué habemos de hacer!

ELISA:

            Espera,
            bájale a nuestro aposento.

LEONOR:

            Peor, que a tu padre siento
            subir ya por la escalera.

ELISA:

            En la manga.

LEONOR:

            Mal consejo
            que en una comedia vi
            que le escondieron así
            y todas las oye el viejo.

ELISA:

            Mira, pues, que sube.

LEONOR:

            Aguarda,
            verás un ardid bisoño.
            Metámosle en este moño.
Destócase y quítase una jaulilla.
El manto ha de ser de los que llaman de humo.
Métenle doblado en la jaulilla y vuélvase
Leonor a ponerla. Dentro don ALONSO

ELISA:

            ¡Sutil industria!

LEONOR:

            ¡Gallarda!
            Alíñame esos cabellos.

ELISA:

            ¡Qué mal se reirá quien llora!

LEONOR:

            Barzagas que le halle agora.
            Acaba de componerlos.

ALONSO:

            Leonor, esa aldaba quita.

ELISA:

            Señor, pues ¿aquí otra vez?


<<<
>>>

Pág. 123 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


Sale don ALONSO
ALONSO:

            ¡Jesús, Jesús, mi vejez
            el seso me precipita!
            ¿Por dónde pudiste entrar
            en esta pieza?
Mira y tienta las paredes y la alcoba

ELISA:

            ¿Qué dices?
            ¿Qué buscas por los tapices?
            ¿Qué por la cama?

ALONSO:

            Engañar
            mis advertencias pensabas?
            ¿Qué es del manto que traías?

ELISA:

            ¿Manto? ¿Cuándo? ¡Desvarías!

ALONSO:

            Cuando con don Juan estabas.

LEONOR:

            ¡Ay desdichada de mí!
            Señor ha perdido el seso.

ELISA:

            ¿Yo con don Juan?

ALONSO:

            De tu exceso,
            liviana, evidencias vi.
            Despejad las dos las mangas.
            Manifestad faltriqueras.
Míralas

LEONOR:

            (O está sin seso de veras (-Aparte-)
            o viene a caza de gangas.)

ELISA:

            Padre y señor ¿qué te han dado?
            ¡Ay, cielos, que me la han muerto!


<<<
>>>

Pág. 124 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


LEONOR:

            O caduca o ten por cierto
            que el conde nos le ha hechizado.

ELISA:

            Padre mío de mis ojos,
            ¿qué tienes?
Hace que llora

ALONSO:

            Llora y derrama
            embustes. ¿Si está en la cama?
Vuelve a mirar en la alcoba

ELISA:

            ¡Nunca yo te diera enojos!
            ¿Que he de pagar tan aprisa,
            Fortuna, tantos rigores!

ALONSO:

            Ya yo he vuelto en mí. No llores.
            Sosiega el pesar, Elisa.
            Entré a buscar a tu prima.
            Hallé a don Juan y a su lado
            a una dama que aunque echado
            el manto, juzgué de estima.
            Engañóme su vestido,
            su talle y disposición;
            pues, dando fe a mi ilusión,
            descortés los he ofendido.
            Cerrados, hija, los dejo
            y es fuerza el volver a abrirles.
            Templarélos con pedirles
            perdón. ¿Qué quieres? Soy viejo.
            Donde hay canas, hay malicias.


<<<
>>>

Pág. 125 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


ELISA:

            ¿Qué dices?

LEONOR:

            ¡Donoso paso!

ALONSO:

            Si con el conde te caso,
            yo te permito, en albricias
            del gusto que he de tener,
            que os burléis las dos de mí.
            Reposa, no estéis así
            que quiere ya amanecer.
            Razón será que repares
            enfados de mis extremos,
            casaráste y trocaremos
            en regocijos pesares.
            ¿No quieres al conde mucho?

ELISA:

            Mucho no, pero querréle
            poco a poco.

LEONOR:

            Amor no suele
            entrar de golpe.

ALONSO:

            Ya escucho
            que le dices mil ternezas.
            Advierte que ha de venir
            conmigo a las diez. A abrir
            voy a don Juan. Mis simplezas
            perdona y acuéstate.
Vase don ALONSO y ciérralas

ELISA:

            Leonor, vuelve a darme el manto
            y di a Coral entre tanto
            que eche el puente.
 
Destócase y sácase el manto y cúbrese ELISA


<<<
>>>

Pág. 126 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


LEONOR:

            ¿Para qué?

ELISA:

            El para qué es de provecho.
            No hallándome con don Juan,
            dime, ¿de qué servirán
            los embustes que hemos hecho?

LEONOR:

            No estaba en el caso, toma.
            Llamo al patrón de la nao.
Hacia el vestuario
            Echa acá la barca, ¡aho!
            Ya el alba el copete asoma.
            Mientras el manto te pones
            aprovéchete este ardid
            porque celebre Madrid
            mi jaulilla y sus balcones.
Vanse las dos y sale don JUAN

JUAN:

            Niño dios, no te va menos
            que la honra si no sales
            airosa del laberinto
            donde ciego te enredaste.
            Llamas traes. Serena alegre
            las confusas tempestades
            de tanto amoroso golfo
            porque en tu trono idolatre.


<<<
>>>

Pág. 127 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


Salen ELISA con manto y CORAL
CORAL:

            Entra e iré a alzar la puente.
            Serás Leandro en el aire
            pues nadas olas de vientos
            como el otro nadó sales.
Vase CORAL

JUAN:

            Pues, mi bien ¿qué ha sucedido?

ELISA:

            No hay tiempo para contarte
            prodigios. Sentémonos
Siéntanse
            de la misma forma que antes;
            que vuelve mi padre a abrirnos.
            Sabrás cosas que te espantes.
Salen don ALONSO y don ÁLVARO
a la puerta del vestuario y
vuélvense a entrar, y échase ELISA
el manto quedándose asentada
y levántase don JUAN

ALONSO:

            Don Álvaro, de este modo
            averiguaré verdades.
            Id agora a ver si Elisa
            está en su cuarto. La llave
            es ésta. Abrid con sosiego
            que como yo aquí dentro halle
            la encubierta y vos a mi hija,
            creeré que pude engañarme.


<<<
>>>

Pág. 128 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


JUAN:

            ¿Ya volveréis satisfecho?

ALONSO:

            Y corrido. Perdonadme,
            señora, si malicioso
            di crédito a vuestro traje
            y vos, don Juan, admitid
            satisfacciones bastantes
            de un recelo que aparente
            no es mucho me deslumbrase.
            (¡Vive Dios, que es imposible (-Aparte-)
            no ser ésta Elisa!)

JUAN:

            Paren
            en amistad sentimientos,
            señor don Alonso, y basten
            vuestras mismas experiencias
            a reduciros afable,
            que estimo yo el ser muy vuestro.

ALONSO:

            En prueba de nuestras paces
            con el parabién os doy
            los brazos como se case
            con vos aquesa señora
            y aumentéis felicidades
            de Elisa, esposa de Carlos,
            y de don Pedro, su amante
            doña Ana, huéspeda vuestra.

JUAN:

            Es deidad Amor y sabe,
            manifestando su imperio,
            hacer lo difícil fácil.
            Siglos dichosos se gocen.

ALONSO:

            Mil, don Juan, el cielo os guarde
            en vida de vuestro empleo.
            Adiós, tomad vuestra llave.
 
Dásela y vase don JUAN


<<<
>>>

Pág. 129 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


ELISA:

            Quédese este manto aquí;
Quítasele
            que si vuelve a registrarme
            mi viejo allá, es peligroso
            porque no hay donde ocultarle.
            Don Juan, a las diez espero
            más para desesperarme
            que para vivir al Conde.
            Mientras los conciertos se hacen,
            disponed de mí y de vos.
Sale CORAL
            Vamos, Coral.

CORAL:

            Buen viaje.
Vanse doña ELISA y CORAL

JUAN:

            Ya el alba borda el oriente
            de aljófares y corales.
            ¡Ay, si le diesen mis dichas
            el parabién con las aves!
            Parece que siento voces
            en el balcón. ¡Si su padre
            a mi Elisa ha echado menos!
            Libraréla aunque me maten.
 
Vase


<<<
>>>

Pág. 130 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


Salen a un balcón LEONOR y don ALONSO
y ha de haber dos balcones cubiertos
y de uno a otro un pasadizo capaz de
que en él quepan ocho personas y se
puedan sacar las espadas, y están en
el balcón el CONDE y don ÁLVARO
LEONOR:

            Si ella está por don Juan loca,
            si él hace extremos de amante,
            si entró esta noche por ella,
            si logró el amor alardes
            de lo que su ingenio puede
            habiendo comunicables
            por el viento los balcones
            ¿cómo pude yo estorbarle,
            sola y mujer, sus ardides?

ALONSO:

            Tú, enredadera, trazaste
            estos embustes y hechizos
            para que agora los pagues.
            Acertaron mis sospechas,
            don Álvaro, pues no hallasteis
            aquí a Elisa. ¡Murió mi honra!

CONDE:

            Para vengarla no es tarde.

ÁLVARO:

            ¡Asomaos a este balcón!
            ¡Veréis por él pasaje
            que los embustes fabrican!


<<<
>>>

Pág. 131 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


Salen los dos al pasadizo
y por la otra parte salen
del otro balcón doña ELISA,
en cuerpo, y CORAL y
detiénense en medio
ALONSO:

            Conde, a vos os toca el darme
            satisfacción de esta injuria.
            Allí está don Juan. ¡Vengadme!

ELISA:

            ¡Ay, Coral! ¡En mi balcón
            están el Conde y mi padre!
            ¡Volvámonos!

CORAL:

            ¡Pechelingües!
            ¡Otra qüi volta! En la calle
            me holgara yo estar agora.
De este mismo balcón sale don JUAN
y se llega a doña ELISA

JUAN:

            Prenda mía, en este trance
            retirarnos es prudencia.
            Seguidme y no os acobarde
            el Conde ni cuantos vienen
            a ofendernos de su parte.


<<<
>>>

Pág. 132 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


Quieren volverse y detiénelos doña ANA
y don PEDRO que salen al otro balcón
ANA:

            ¿Dama en mi casa y oculta?
            Don Pedro, de agravios tales
            venganza os piden mis penas.

PEDRO:

            Grande es mi amor si ellas grandes.

ANA:

            ¿Así se premian socorros,
            don Juan? ¿Así es bien se paguen
            favores de vuestros riesgos?

PEDRO:

            ¡Por ingrato y por mudable
            moriréis como Perilo
            en la invención que trazasteis!
            ¡Sólo hay paso por aquí!

CONDE:

            Pues, por aquí sólo se abre
            salida a un alma rebelde
            franqueándole su sangre.
Saquen todos cuatro las espadas,
a una parte el CONDE y don ÁLVARO
y a otra don PEDRO
y en medio don JUAN y CORAL

CORAL:

            Pasadizo ratonera
            es el nuestro. No se llame
            sino Puente de Mantible
            pues que la guardan gigantes.


<<<
>>>

Pág. 133 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


ELISA:

            Conde ilustre y Carlos noble,
            si las estrellas constantes
            en sus influjos me inclinan
            a que dueño a don Juan llame,
            si ha dos años que le quiero,
            si es justo que os desengañe
            en alma tan desconformes
            la aversión de voluntades,
            no apetezcáis compañía
            que se ha de dar muerte antes
            que otro que don Juan se atreva
            a que amor mi cuello enlace.
            Triunfad de vos mismo, conde.
            Sed cortés, pues sois amante.
            Obligadme generoso
            si os recele interesable.
            Ilustre favor os pido.
            Mi amor os invoca afable.
            O libradme caballero
            o si no lo sois, matadme.

CONDE:

            Lágrimas tan elocuentes
            dignas son de venerarse.
            Tutela de vuestro amor
            seré desde aquí adelante
            como de don Juan amigo;
            y si estima vuestro padre
            serlo mío, como espero,
            logrará felicidades
            que tal yerno le prometen;
            porque yo, si hasta aquí fácil
            en no reprimir pasiones,
            seré enemigo constante
            de quien a don Juan ofenda.


<<<
>>>

Pág. 134 de 134
Los balcones de Madrid Acto III Tirso de Molina


ALONSO:

            Vos lo mandáis. Dios lo hace.
            Trázalo Amor. ¡Contra todos
            un viejo y sólo! ¿Qué vale?

JUAN:

            Dejad que os bese los pies.

CONDE:

            Añudemos voluntades
            que rompieron competencias
            y eternizaremos paces
            si doña Ana da a don Pedro
            la mano.

ANA:

            Sabré estimarle
            por feriármela la vuestra.

CORAL:

            Pues que se queda incasable,
            señor, vuestra señoría,
            créame y métase fraile.

CONDE:

            Fenecieron con la noche
            confusiones y pesares,
            y con el sol amanece
            la paz que a alegrarnos sale.

JUAN:

            Estos los ardides son
            con que Amor prodigios hace.

CORAL:

            Y ésta la primer comedia
            que tiene fin en el aire.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


<<<