Los hermanos parecidos (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Los hermanos parecidos.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 01 de 44
Los hermanos parecidos


Los hermanos parecidos Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 


• ATREVIMIENTO
• ADMIRACIÓN
• HOMBRE
• ÁFRICA
• ASIA
• EUROPA
• AMÉRICA
• ENGAÑO
• TEMOR
• CRISTO
• ENVIDIA
• JUSTICIA
• DESEO
• CODICIA
• Buen LADRÓN
• MADALENA
• MÚSICOS


>>>

Auto Sacramental
Pág. 02 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


Salen el ATREVIMIENTO a lo soldado,
con mucha plumas,
y la admiración, de HOMBRE
ATREVIMIENTO:

               ¡Otra vez me vuelve a dar
               los brazos, Admiración!

ADMIRACIÓN:

               ¡Bien me la puedes causar,
               bravo mozo! Con razón
               te puede el mundo llamar
               honra suya, que contento
               vienes; y ¡que, a lo soldado!
               ¡Bravas plumas das al viento!

ATREVIMIENTO:

               Por mi valor lo he ganado
               todo.

ADMIRACIÓN:

               Eres Atrevimiento.
               ¿A qué no te atreverás?
               ¿De dónde vienes?

ATREVIMIENTO:

               Del cielo;
               donde no pienso entrar más.

ADMIRACIÓN:

               Pues ¿nacido allá?

ATREVIMIENTO:

               En el suelo
               desde agora me verás;
               que aunque del querub nací,
               que el monte del testamento
               intentó asaltar por mí,
               con ser yo el Atrevimiento,
               como mi padre caí.
               Echóme de allá la guerra,
               y así estoy determinado,
               pues mi patria me destierra,
               dejarla.


<<<
>>>

Pág. 03 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


ADMIRACIÓN:

               No es estimado
               ningún valiente en su tierra.
               Pero, pues al mundo bajas,
               ¿qué oficio piensas tener?
               Porque si en él no trabajas,
               mal ganarás de comer.

ATREVIMIENTO:

               No son mis prendas tan bajas
               que, para adquirir sustento,
               me obligue a degenerar
               de mi altivo nacimiento.
               ¿Quién me puede a mí estorbar,
               si soy el Atrevimiento,
               cuanto produce la tierra,
               cuanto el mar inmenso cría
               y el viento en su esfera encierra?
               Yo he de poner algún día
               sobre una tierra otra tierra,
               y, aunque les pese a las nubes,
               he de cobrar el asiento
               que perdieron los querubes.

ADMIRACIÓN:

               Pues, hermano Atrevimiento,
               caerás si tan alto subes.
               Mas ya que al mundo has venido,
               ¿qué es lo que en él se te ofrece,
               o qué ocasión te ha traído?


<<<
>>>

Pág. 04 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


ATREVIMIENTO:

               La Fortuna favorece
               al osado y atrevido.
               Nombró el Rey, nuestro señor,
               al hombre, por ser su hechura,
               virrey y gobernador
               de este mundo, que procura
               hacerle su coadjutor.
               Puso casa en su grandeza
               augusta; pues, porque goce
               de estos orbes la belleza,
               le sirve y le reconoce
               la misma naturaleza.
               Tanto imperio, en fin, le ha dado,
               que hoy entra, según oí,
               bizarro y acompañado
               debajo un palio turquí
               de diez altos de brocado,
               sembrado todo de estrellas,
               con tan gallarda persona
               que, aventajándose a ellas,
               con su vista perficiona
               las criaturas más bellas.
               Yo, que altas cosas codicio,
               pretendo agora asentar
               en su casa y su servicio
               y en ella solicitar
               la mejor plaza y oficio.
               Tengo a su lado un pariente
               que a cuanto quiere le obliga,
               y una dama diligente
               muy su valida y amiga.


<<<
>>>

Pág. 05 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


ADMIRACIÓN:

               Ansí harás buen pretendiente.
               ¿Y es el pariente?

ATREVIMIENTO:

               El deseo.

ADMIRACIÓN:

               ¿Y su dama?

ATREVIMIENTO:

               La irascible.

ADMIRACIÓN:

               Mucho puede con él.

ATREVIMIENTO:

               Creo
               que, a pedir un imposible,
               le alcanzara.

ADMIRACIÓN:

               Yo bien veo
               que a los dos les está a cuento
               que entréis en palacio vos;
               pues si es el deseo violento,
               e irascible, harán los dos
               príncipe al Atrevimiento.
               Mas ya han venido, y está
               bien que seáis su privado,
               porque si crédito os da,
               de suerte sois alentado,
               que todo lo intentará.

ATREVIMIENTO:

               Por mí tiene de alcanzar
               cosas imposibles.

ADMIRACIÓN:

               ¡Fiesta
               brava!

ATREVIMIENTO:

               Ya debe de entrar
               tiunfando el Hombre.

ADMIRACIÓN:

               Desde esta
               parte lo puedes gozar.


<<<
>>>

Pág. 06 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


Descúbrese un mundo, que encierra en su centro al HOMBRE,
asentado en un trono, con corona y cetro, cuya parte superior,
en forma de dosel, será azul, sembrado de estrellas,
con el sol y la luna, y la inferior, pintada de llamas,
de nubes, de aguas, árboles, peces, pájaros y brutos.
A las cuatro partes, dos a un lado y dos a otro, estén ASIA,
ÁFRICA, EUROPA y AMÉRICA del modo que ordinariamente
se pintan, como que tienen el mundo en forma de palio; toquen
instrumentos y luego canten los MÚSICOS

MÚSICOS:

               "Sea bien venido
               por gobernador
               el virrey del orbe,
               el mundo menor,
               el retrato vivo
               de su mismo autor,
               padre de las gentes,
               juguete de Dios;
               su vicemonarca,
               su recreación,
               blanco de su gusto,
               centro de su amor.
               Sea bien venido
               por gobernador
               el virrey del orbe,
               el mundo menor."


<<<
>>>

Pág. 07 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


ASIA:

               Epílogo de todo lo criado,
               cifra de cuanto Dios por su contento
               puso en aqueste globo concertado
               que toca su poder como instrumento;
               suma del mundo y como tal llamado
               microcosmos, en cuyo noble asiento,
               como abreviado asombro y maravilla
               el Rey nuestro señor pondrá su silla.
               Tú, en quien halla su ser toda criatura,
               la piedra cuerpo, vegetar la planta,
               sentir el animal y la hermosura
               del ángel entender con gracia tanta;
               tú, en fin, en cuya imagen y figura
               puso la Trinidad inmensa y santa
               su retrato en quien ser humano tengas,
               mil veces para bien del mundo vengas.
               Las cuatro partes de esta esfera baja,
               que es tu jurisdicción, vienen a darte
               la obediencia debida, y la ventaja,
               de cuantas cosas cría en cada parte.
               Toda criatura la cerviz abaja
               y tus manos y pies llega a besarte
               reconociendo por señor al hombre
               que, conforme a su esencia, le dio nombre.
               Y yo la primer parte de estas cuatro,
               la más ilustre por antonomasia,
               la princesa y señora a quien el Batro
               como oro pecha cinamomo y casia,
               los pies llego a besarte en el teatro
               de esta máquina hermosa. Yo soy Asia,
               y el campo damasceno en mí se encierra,
               de quien Dios al formarte tomó tierra.
               Madre he de ser de toda la nobleza
               de Seth, tu mayorazgo, aunque tercero,
               suceda su progenie en mi riqueza
               y Europa en la corona que primero
               honró mis sienes y por más grandeza
               de la tierra en que gozosa espero,
               que cuando asiento constituya a Roma
               me librará del pérfido Mahoma.


<<<
>>>

Pág. 08 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


ÁFRICA:

               África llega a dar, príncipe justo,
               la obediencia a tus plantas y el decoro
               que debe a tu poder y imperio augusto,
               fértil en ámbar, perlas, marfil y oro;
               no menosprecies el color adusto
               de mi morena cara que, aunque lloro
               el cautiverio de mi gente impía,
               la ley de Roma adoraré algún día.

EUROPA:

               Europa, padre Adán, en quien el mundo
               ha de lograr en siglo venidero
               el trono universal sobre que fundo
               el mayorazgo que gozar espero,
               la ley del celestial Adán segundo
               para remedio del Adán primero
               defenderá, pues, porque triunfe el mismo,
               en mí ha de estar el solio del bautismo.

AMÉRICA:

               Y yo por tantos siglos escondida
               a la noticia oculta de la gente,
               y después por España reducida
               a que la cruz de amor honre mi frente,
               mil parabienes doy a tu venida,
               mandándome mi fe que te presente,
               pues América soy, parias bizarras,
               la plata en cerros como el oro en barras.


<<<
>>>

Pág. 09 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


HOMBRE:

               Hermoso ornato en variedad distinta,
               de tanta esfera célebre en que puedo,
               pues el dedo de Dios la esmalta y pinta,
               decir que es la sortija de su dedo;
               el soberano Rey que hizo la cinta
               tachonada de estrellas donde el miedo
               jamás llegó, de donde el pesar huye,
               por vuestro vicediós me constituye.
               Mentras no quebrantare inobediente
               una ligera ley, solo un precepto
               que me intimó su imperio omnipotente,
               al orbe todo he de tener sujeto;
               el áspid venenoso, el león rugiente,
               el cocodrilo, me tendrán respeto;
               todo esto puede aquel que con Dios priva.

UNO:

               ¡Viva nuestro Virrey!

TODOS:

               El hombre viva.
Toca la MÚSICA.
Sale la VANIDAD muy bizarra,
y con ella el ENGAÑO y el DESEO;
baja por una escala levadiza el HOMBRE,
y cúbrese el trono

HOMBRE:

               A verme viene mi querida esposa.

ATREVIMIENTO:

               Baje vuestra excelencia a recibilla.

HOMBRE:

               ¡Oh, hueso de mis huesos, carne hermosa
               de mi carne, del mundo maravilla,
               compañera del hombre deliciosa,
               cuya materia ha sido mi costilla,
               en fe de que saliendo de mi lado
               sepas que me has costado mi costado;
               ¡dame esos brazos!


<<<
>>>

Pág. 10 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


VANIDAD:

               Caro dueño mío,
               después de nuestro desposorio honesto,
               acompañada fui de mi albedrío
               a ver la corte y casa que te ha puesto
               el que te encarga el pleno señorio
               de todo el globo esférico, compuesto
               de criaturas tan bellas y bizarras,
               joyas de amor que me ofreciste en arras.
               Vi a un escritorio el mundo reducido,
               labrado de ingeniosa taracea,
               donde el poder de Dios tiene esculpido
               todo cuanto esta máquina desea,
               con diversas labores guarnecido
               de estrellas de oro que en su adorno emplea
               y por chapas al sol y luna solos,
               si por aldabas los opuestos polos.
               Gavetas eran suyas las criaturas,
               en géneros y especies divididas,
               conservadas en ellas y seguras
               y a obedecer tu imperio reducidas.
               No tienen las gavetas cerraduras
               para nosotros, antes prevenidas
               al apetito dan conservas bellas
               para que escoja el gusto en todas ellas.
               Una gaveta sola hallé con llave
               y en sus molduras, caro esposo, escrito
               "ciencia del bien y el mal," precepto grave,
               cerrar la ciencia, Adán, que solicito.
               Parecióme el manjar bello y süave,
               porque esto de saber causa apetito;
               llegó el engaño, que mi amor procura,
               y con él arranqué la cerradura.
               Comí el fruto más tierno, más sabroso
               que ofreció a los sentidos la apariencia;
               repara en la gaveta, caro esposo,
               pruébale y le hallarás por excelencia.

Saca una gaveta de manzanas muy curiosa


<<<
>>>

Pág. 11 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


ATREVIMIENTO:

               Caso es, señor, pesado y riguroso
               que fruta que es del árbol de la ciencia
               del bien y el mal te sea a ti vedada;
               come la fruta que a tu esposa agrada.

HOMBRE:

               Ciencias tengo yo infusas y prudencia
               si de ellas me aprovecho con cuidado;
               nombre di a cuantas cosas la potencia
               del Rey nuestro señor me ha encomendado.

VANIDAD:

               Ésta es ciencia de Dios y justa ciencia,
               y pues su majestad nos la ha vedado,
               cuando los dos podemos serle iguales,
               dioses debe envidiarnos inmortales.
               Come, esposo y señor, o no me digas
               que amor me tienes.

HOMBRE:

               En mi mal repara;
               mira, querida esposa, que me obligas
               a indignar nuestro Rey.

VANIDAD:

               Justicia y vara
               tienes; rey eres solo como sigas
               mi gusto.

HOMBRE:

               ¿Ves cuán presto sales cara,
               mujer formada de costilla aposta,
               que en ser de mi costado, fue a mi costa?


<<<
>>>

Pág. 12 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


ATREVIMIENTO:

              ¿Qué temes? ¿No eres hecho a semejanza
               de Dios cuanto a la parte intelectiva?
               Tu alma la unidad de Dios alcanza
               por ser similitud de su ser viva;
               la Trinidad también para alabanza
               de lo que tu valor con ella priva
               te retrató su copia peregrina
               una en esencia y en potencias trina.
               También produce, Adán, tu entendimiento
               el verbo que el objeto representa
               teniendo de ti el ser y nacimiento,
               si bien es accidente cuanto intenta,
               y de estos dos como de fundamento
               produce amor la voluntad exenta,
               pues por la voluntad amar pretendes
               lo que en la mente viva comprehendes.
               Pues si tu entendimiento al Padre imita
               y el concepto a su Hijo es parecido,
               si el Espíritu Santo te acredita
               como su amor el tuyo producido,
               come de aquesta fruta, que infinita
               hará tu dignidad.

VANIDAD:

               Dueño, marido,
               señor, mi bien, mi gusto, come agora.

Llora


<<<
>>>

Pág. 13 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


HOMBRE:

               ¿A qué no obligará mujer que llora?
               Si he de ser como Dios y ésta es la ciencia
               del bien y el mal, comer quiero. ¿Qué dudo?
               Atrevimiento, muestra.

ATREVIMIENTO:

               Tu excelencia
               coma y a Dios se iguale, pues que pudo.
Come

HOMBRE:

               Ésa fue la primera inobediencia
               del ángel necio. Pero estoy desnudo.
               ¿Cómo, cielos, es esto?

ADMIRACIÓN:

               Tu malicia
               te desnudó la original justicia.

HOMBRE:

               Vergüenza tengo, abriéronse mis ojos,
               ciencia del bien perdí y al mal presente
               me condena el manjar, viles despojos;
               será la muerte herencia de mi gente,
               la tierra me dará espinas y abrojos,
               fruto debido al hombre inobediente;
               Ícaro soy, deshizo el sol mis alas.

ATREVIMIENTO:

               Ea, que ya eres Dios, con él te igualas.

HOMBRE:

               El temor de mis culpas se comienza
               a dilatar por mí. ¡Tristes congojas!
               ¡Que una mujer con tanto imperio venza
               a un hombre sabio!


<<<
>>>

Pág. 14 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


VANIDAD:

               ¿Contra quién te enojas?

HOMBRE:

               De mi insulto ha nacido la vergüenza
               de verme ansí.

VANIDAD:

               Pues vamos, que en las hojas
               de aquella higuera nuestras galas fundo.
               ............................... [ -undo].
Vanse.
Quédanse el ATREVIMIENTO,
el ENGAÑO y el DESEO

ATREVIMIENTO:

               Ea, Deseo, ya tienes
               satisfecha tu esperanza;
               tú eres sólo la privanza
               del hombre que a servir vienes;
               en tu mano está el empleo
               de todo cuanto heredó;
               perdióse porque cumplió
               en ti su loco deseo.
               Tú, sin límite ni tasa,
               gozas su ciego favor;
               su mayordomo mayor
               eres, pongámosle casa,
               pues que la que Dios le puso
               desbaratan sus pecados.

DESEO:

               Despedido ha los crïados
               antiguos.


<<<
>>>

Pág. 15 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


ENGAÑO:

               No son al uso,
               que la prudencia y justicia,
               la cordura y el consejo
               visten y andan a lo viejo;
               casas hay a la malicia
               y crïados ha de haber
               a la malicia.

DESEO:

               El Engaño,
               que tiene donaire extraño,
               truhán suyo puede ser.

ATREVIMIENTO:

               ¡Oh! Mal sabéis lo que puede
               en el palacio un truhán.
               Ya los cargos no se dan
               sino a quien se los concede
               un bufón que tira gajes
               de cuantos él aconseja,
               porque es corredor de oreja
               y habla en diversos lenguajes
               en vituperio y favor,
               y por él premian los reyes,
               castigan y ponen leyes.

DESEO:

               El Engaño embustidor
               hará ese oficio muy bien.

ATREVIMIENTO:

               Casadle con la Lisonja.

DESEO:

               Ésa dicen que ya es monja.

ENGAÑO:

               ¿No era buhonera?

ATREVIMIENTO:

               También.

ENGAÑO:

               ¡Monja!


<<<
>>>

Pág. 16 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


ATREVIMIENTO:

               Monja se ha metido
               y trata en ser conservera
               después que no sale fuera.
               Luego ¿nunca habéis comido
               lisonjas de miel y azúcar,
               que, aunque tal vez empalagan,
               entre bizcochos halagan
               desde el estudiante al Fúcar?

DESEO:

               Maestresala puede ser
               la soberbia Presunción,
               hermano de la Ambición
               del servir y el pretender;
               paje de copa el Contento.

ENGAÑO:

               Flojo oficio le habéis dado,
               porque gasta el vino aguado.

ATREVIMIENTO:

               Pues eso es lo que yo intento.

DESEO:

               Darále la Liviandad
               de vestir.

ENGAÑO:

               ¡Qué de invenciones
               en valonas y en valones
               sacará su vanidad!
               ¡Qué de mangas por gregüescos,
               qué de greguescos verán
               por mangas en el galán
               ya ingleses y ya tudescos!
               ¡Qué de golas y alzacuellos
               diferentes del jubón!
               ¡Qué de ninfos que a Absalón
               compran postizos cabellos
               para solapar desnudos
               cascos de pelo y juicio!
               ¡Qué de calvos, que por vicio
               con lazadas y con nudos
               por remediar sus flaquezas
               nos han de dar que reír!


<<<
>>>

Pág. 17 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


ATREVIMIENTO:

               Mal se podrán encubrir
               remiendos en las cabezas.
               Pero, dejándonos de eso,
               ¿no advertís cuán triste está
               el príncipe?

ENGAÑO:

               Sentirá,
               como es justo, tanto exceso.

ATREVIMIENTO:

               Pues échese la Memoria
               de casa y entre el Olvido;
               y porque esté entretenido
               llévele la Vanagloria
               a su jardín, donde juegue
               y se divierta.

DESEO:

               Sea ansí;
               mas él mismo viene aquí;
               convidadle cuando llegue
               a algún juego.

ENGAÑO:

               Ansí se hará;
               pero ¿qué juego ha de ser,
               si no tiene que perder
               quien la gracia perdió ya?


<<<
>>>

Pág. 18 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


Salen el HOMBRE, la VANIDAD,
la CODICIA y la ENVIDIA
VANIDAD:

               ¿Qué nueva melancolía
               te aflige estando aquí yo?
               ¿No eres tú el rey a quien dio
               su imperio esta monarquía?
               ¿No te estima y reverencia?
               Pues ¿de qué tienes cuidado?

HOMBRE:

               Hízome mal un bocado.

ENGAÑO:

               Ésa es linda impertinencia.
               Deja la memoria loca,
               que son tristezas sin frutos;
               anden, príncipe, los brutos
               con el bocado en la boca;
               juega, canta, triunfa, olvida
               necedades.

HOMBRE:

               ¡Ay de mí!

ENGAÑO:

               ¿Yo no soy tu truhán?

VANIDAD:

               Sí.

ENGAÑO:

               Pues goza la buena vida.

HOMBRE:

               ¿Quién, Engaño, te ha vestido
               tantos colores?

ENGAÑO:

               Hogaño
               se metió sastre el Engaño,
               yo me cosí este vestido,
               los retazos del pendón
               tantos jirones me dan.


<<<
>>>

Pág. 19 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


ATREVIMIENTO:

               El Engaño y el truhán,
               por otro nombre bufón,
               si de diversas colores
               no se adornan, ¿de qué suerte
               llegaran a entretenerte
               ni agradar a los señores?

ENGAÑO:

               Bella dama te acompaña.

HOMBRE:

               ¿No es del cielo su beldad?

DESEO:

               Hermosa es la Vanidad.

ENGAÑO:

               Será natural de España.

ENVIDIA:

               ¿Qué la primera mujer
               fue la Vanidad?

HOMBRE:

               ¿Pues no?
               Por vanidad pequé yo,
               y este nombre ha de tener.

ENGAÑO:

               ¡Oh, lleve el diablo el pecado!
               No te acuerdes de eso agora;
               entretenedle, señora.

VANIDAD:

               Por el jardín le he llevado
               de la Murmuración.

ENGAÑO:

               Bueno;
               ¿haste divertido en él?

HOMBRE:

               Gusto me dio su vergel,
               que es variable y ameno;
               de todo trata, no deja
               flor que no tenga.

DESEO:

               Ni errara
               si a la araña no hospedara
               y desterrara a la abeja.


<<<
>>>

Pág. 20 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


VANIDAD:

               Riega la Murmuración
               sus cuadros con una fuente
               de sangre fresca y reciente.

ATREVIMIENTO:

               Siempre fue su inclinación;
               sangre será de las venas
               del Señor que la derrama.

VANIDAD:

               Es verdad, porque se llama
               fuente de famas ajenas.

HOMBRE:

               Sí, mas todo cansa al fin.

ENGAÑO: Juguemos un poco, pues,

               divertiráste después
               otro rato en el jardín
               de la Hipocresía.

HOMBRE:

               ¿A qué?

ENGAÑO:

               Al ajedrez.

HOMBRE:

               Da tristeza.

ENGAÑO:

               ¿Por qué?

HOMBRE:

               Comíle una pieza
               a Dios, que mi muerte fue;
               era rey, ya soy peón.

ENVIDIA:

               Así el pecador se llama,
               mas no guardaste la dama.
               Soplótela la ambición;
               no me espanto.

ATREVIMIENTO:

               A la pelota
               jugarás.


<<<
>>>

Pág. 21 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


HOMBRE:

               Atrevimiento
               pelota soy yo de viento
               derribada agora y rota.
               Quísele ganar la chaza
               a Dios; cual Luzbel subí,
               pero volvióme y caí
               donde el temor me amenaza.
               Ya mi dignidad pasada
               lo mismo que nada es,
               que soy Adán, y al revés
               lo mismo es Adán que nada.

ENGAÑO:

               Ea, pon aquí una mesa,
               saquen naipes y al parar
               juguemos.

HOMBRE:

               Gané al pintar
               y perdíme por la presa.
               Al pintar Dios lo crïado
               con su divino pincel
               gané cuanto puse en él
               con la gracia y principado;
               hice presa cuando vi
               el árbol en que pequé,
               y lo que al pintar gané
               por la presa lo perdí.

ENGAÑO:

               Son suertes esas distintas.

CODICIA:

               Y vos gran tahur, Engaño.

ENGAÑO:

               El tabardillo de hogaño
               con todos juega a las pintas.

ENVIDIA:

               Vaya al chilindrón.


<<<
>>>

Pág. 22 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


HOMBRE:

               Son vanos
               los lances del chilindrón;
               jugó mi necia ambición
               y cogióme Dios las manos;
               diómela la suya franca,
               y quebrantando su ley,
               creí que me entrara un rey
               y quedéme en carta blanca.

ENVIDIA:

               En blanco diréis mejor,
               que es de lo que yo me alegro.

HOMBRE:

               En blanco no, porque en negro
               queda siempre el pecador.
Ponen una mesa, asientos y naipes

ATREVIMIENTO:

               Ea, juguemos primera.

HOMBRE:

               No lo será para mí;
               pues que la gracia perdí
               primera.

ENGAÑO:

              ¡Pesares fuera;
               vengan naipes!

HOMBRE:

               La baraja
               que tanto el Hombre procura,
               parece a la sepultura,
               porque allí no hace ventaja
               el Monarca a sus vasallos,
               pues iguala de una suerte
               la baraja de la muerte
               los reyes y los caballos.


<<<
>>>

Pág. 23 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


ATREVIMIENTO:

               Haced que traigan los tantos.

HOMBRE:

               Los hipócritas lo sean,
               para que cuando los vean
               los que los juzgan por santos,
               en acabándose el juego
               de la vida al pecador
               los echen por sin valor
               en la basura del fuego.
Siéntanse a jugar el HOMBRE,
la VANIDAD, la CODICIA y la ENVIDIA

ENGAÑO:

               Éstos son los naipes.

VANIDAD:

               Vengan

CODICIA:

               Dos papeles traen pegados.

HOMBRE:

               Son como amigos doblados.

ENVIDIA:

               ¿Quién duda que arena tengan
               porque presto se despeguen?

HOMBRE:

               Como los gustos serán
               del mundo, que los traerán
               rotos primero que lleguen.


<<<
>>>

Pág. 24 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


CODICIA:

               ¿Qué habemos de hacer de resto?

VANIDAD:

               Las honras y dignidades.

HOMBRE:

               Vanidad de vanidades.

VANIDAD:

               Ya yo mi caudal he puesto.

CODICIA:

               Por la mano llego a alzar.

HOMBRE:

               No vale mano, es en vano.

CODICIA:

               ¿Por qué?

HOMBRE:

               Porque por la mano
               perdió el reino Baltasar.

ENGAÑO:

               Echó por copas, fue un necio.
Alzan

ENVIDIA:

               Un tres de bastos.

HOMBRE:

               A Amán
               con él donde le ahorcarán.

DESEO:

               ¡Qué privanza!

ATREVIMIENTO:

               ¡Y qué desprecio!

CODICIA:

               Alcé un caballo de espadas.

HOMBRE:

               Si es símbolo de la hidra,
               sobre ese caballo mira
               a Saulo ciego, humilladas
               sus bravatas y fiereza.

DESEO:

               ¿El caballo perderá
               la espada? No, antes dará
               por la espada la cabeza.


<<<
>>>

Pág. 25 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


HOMBRE:

               Alzo un siete.

ATREVIMIENTO:

               A Madalena
               se le dad.

VANIDAD:

               Siete pecados
               tienen de darla cuidados.

HOMBRE:

               Algún dia será buena.
Juegan a la primera

ENVIDIA:

               No tengo puntos, yo paso.

HOMBRE:

               Mientras que la muerte envida
               pasad todos, que esta vida
               se acaba al fin paso a paso.

ENVIDIA:

               Envido un tanto. ¿En qué duda?

CODICIA:

               Quiero un tanto y luego el resto.

VANIDAD:

               ¿Quién ha querido todo esto?

ENVIDIA:

               ¿Quién? la codicia de Judas.

HOMBRE:

               ¿Qué es el resto?

CODICIA:

               Mi conciencia.

VANIDAD:

               Conciencia de despensero,
               mala cosa, no la quiero.

ENVIDIA:

               Yo sí; eche cartas.

CODICIA:

               Paciencia;
               a flux voy.

ENVIDIA:

               Y yo a primera;
               hasta ahora no he perdido.

CODICIA:

               Pues mire.


<<<
>>>

Pág. 26 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


ENVIDIA:

               Dadme el partido;
               ¿qué manjar es el que espera?

CODICIA:

               Oros.

ENVIDIA:

               ¿Oros? no hago cuenta
               de partido; mire.

CODICIA:

               Miro;
               no hice nada; tire.

ENVIDIA:

               Tiro.

HOMBRE:

               ¿Cuántas hizo de oros?

CODICIA:

               Treinta.

HOMBRE:

               Ese número ha de ser
               tu muerte.

CODICIA:

               Perdí el dinero
               y conciencia.

ENGAÑO:

               Un despensero,
               ¿para qué la ha menester?

CODICIA:

               ¡No tuviera yo el ungüento
               que en Cristo vertió María
               Madalena!

HOMBRE:

               ¿Qué valdría?

CODICIA:

               Trecientos reales que en viento
               los volvió su perdición.
               ¿No fuera mejor vendello
               para remediar con ello
               los pobres?

HOMBRE:

               Sana intención;
               mas cuando todos los cobres,
               tu piedad ¿qué es lo que intenta?

CODICIA:

               Remediar pobres.


<<<
>>>

Pág. 27 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


ATREVIMIENTO:

               ¿Qué cuenta
               tiene Judas con los pobres?

ENVIDIA:

               ¿Queda más que jugar?

CODICIA:

               Tengo
               un Agnus Dei esmaltado
               de oro y plata.
Saca un Agnus de oro

HOMBRE:

               Será hurtado.

CODICIA:

               No sé; a vendérosle vengo.

DESEO:

               Buena es la iluminación.

HOMBRE:

               Rayos arroja que, ardientes,
               alumbran todas las gentes.

DESEO:

               ¡Admirable encarnación!

VANIDAD:

               De ver su hechura me espanto.

HOMBRE:

               Encarnóle una doncella
               rigiendo el pincel en ella
               el mismo Espíritu Santo.

CODICIA:

               ¿Quién le compra?

DESEO:

               El judaísmo.

ENVIDIA:

               ¿Cuánto pedís?

CODICIA:

               Treinta reales
               no más, y han de ser cabales.


<<<
>>>

Pág. 28 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


HOMBRE:

               ¿Por qué?

CODICIA:

               Porque aqueso mismo
               pensé yo hurtar del ungüento
               de Madalena.

ENVIDIA:

               Tomad
               los dineros y jugad.

HOMBRE:

               ¿Qué no hará el que es avariento?

CODICIA:

               Perdonad, confusas dudas;
               tomadle, pues le compráis.
Bésale y dale

ATREVIMIENTO:

               Pues ¿vendéisle y le besáis?

HOMBRE:

               Fiad en besos de Judas.

DESEO:

               ¡Bella joya!

HOMBRE:

               Puede dar
               su presencia vida y luz.

ENVIDIA:

               ¿Véisle? pues en una cruz
               le pienso hacer engastar,
               aunque le tenéis por santo.

HOMBRE:

               Con su luz eclipsará
               la del sol, si en ella está.

VANIDAD:

               Sois la Envidia, no me espanto.

CODICIA:

               ¿No jugamos?

ENVIDIA:

               No con vos.

CODICIA:

               ¿Por qué, si me habéis ganado?

HOMBRE:

               Ese dinero es hurtado.


<<<
>>>

Pág. 29 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


CODICIA:

               Volvedme el Agnus de Dios,
               o vuelva el juego.

ENVIDIA:

               Ni gusto,
               ni ya dárosle podré,
               porque ofendiste su fe.

CODICIA:

               Vendí la sangre del Justo,
               tomad allá el vil dinero,
               que no faltará un cordel.
Arroja el dinero y vase la CODICIA

ENVIDIA:

               ¿El dinero? Dad con él
               en el campo de un ollero,
               que si son vasos quebrados
               los hombres que a restaurar
               viene Dios, bueno es comprar
               vasos de tierra formados
               con el dinero que es precio
               en que a Dios Judas vendió.

HOMBRE:

               Ya el desdichado se ahorcó.

ENGAÑO:

               Él murió como un gran necio.


<<<
>>>

Pág. 30 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


Sale el TEMOR
TEMOR:

               Huye, señor, huye luego.

HOMBRE:

               Pues ¿quién viene?

TEMOR:

               La justicia
               de Dios, que tiene noticia
               de aquesta casa de juego,
               y tomarte residencia
               quiere.

HOMBRE:

               ¡Ay, cielos! ¿Dónde iré?
               ¿Adónde me esconderé?
Vase el HOMBRE

TEMOR:

               Como es de Dios su presencia
               y tú quebraste el mandato
               que te puso, no sé adónde
               huyas.

ENVIDIA:

               El hombre se esconde
               y huye por no dar barato.

ATREVIMIENTO:

               Vamos tras él.

DESEO:

               Es avaro.

ATREVIMIENTO:

               Barato nos ha de dar
               o el alma le ha de costar.

ENVIDIA:

               Dirá, lo barato es caro.

Vanse todos.


<<<
>>>

Pág. 31 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


Vuelve a salir por otra puerta
el HOMBRE asombrado
HOMBRE:

               No hay lugar donde me esconda,
               que, con ser mudo el pecado,
               después que se ha cometido
               voces a Dios está dando.
               ¡Riscos, caed sobre mí!
               ¿Adónde iré, si arrastrando
               llevo la soga infelice
               que mis insultos me ataron?
               No hay hierba que no recele
               que es el juez que está tomando
               a mis culpas residencia
               donde han de acusarme tantos;
               parece que en lo interior
               del alma me están llamando
               a voces que, con ser loco,
               juicio severo aguardo.
Pregúntase y respóndese a si mismo
representando al juez y al reo
               "¡Ah, del calabozo obscuro
               de la culpa y del pecado!"
               "¿Quién llama?" "Salga a la udiencia
               el hombre necio." "Ya salgo.


<<<
>>>

Pág. 32 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


HOMBRE:

               Grillos de hierro en mis yerros
               y esposas de vicios saco,
               que el mundo que es cazador
               trata en prisiones y lazos.
               En la sala de la audiencia,
               sobre el trono soberano
               del rigor y del poder,
               me espera el juez asentado.
               El potro del pensamiento
               vueltas al alma está dando,
               donde sirven de cordeles
               mis pretéritos pecados.
               Dios es el juez riguroso
               que a voces me está citando."
               "¿Por qué viene este hombre preso?"
               "Por ladrón." "¿Qué es lo que ha hurtado?"
               "La jurisdicción al rey,
               contra quien ha conspirado
               fiando de él el gobierno
               de este mundo." "¡Oh, mal vasallo!
               Digno es de echarle a galeras,
               y así como tal, fallamos
               que le azoten y que vaya
               por eternidades de años
               a la galera infelice
               donde reman los forzados
               en vez de salobres golfos
               piélagos de ardiente espanto."


<<<
>>>

Pág. 33 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


HOMBRE:

               "Ya me sacan a azotar,
               y pues que soy comparado
               al jumento, iré en mí mismo
               desnudo y avergonzado
               sin las ropas de inocencia
               que perdí. Ya voy pasando
               las calles de los insultos
               que mis locuras poblaron;
               el rigor y la vergüenza
               pregones en voz van dando,
               oid, "Ésta es la justicia
               que manda hacer el Rey sacro.
               Nuestro Señor, de este hombre
               por ladrón desatinado
               que quiso ser como Dios,
               mándale que sea azotado
               sin cesar por la memoria
               del bien que perdió su engaño,
               que coma pan de sudor,
               que viva siempre en trabajos."
               "¡Ay, qué azotes tan crueles!
               Paso, memoria cruel, paso."
               "No hay paso; matalde y diga
               el pregón en gritos altos,
               ansí castiga Dios a un desdichado,
               del cielo por soberbio desterrado.
               Grave es la culpa, denle pena grave.
               ¡Ay cielos! Quien tal hace que tal pague.


<<<
>>>

Pág. 34 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


Dicen de dentro
ATREVIMIENTO:

               Por aquí va el pecador,
               atajémosle los pasos.

HOMBRE:

               La justicia es ésta. ¿Adónde
               tendrá mi desdicha amparo?
               Despeñaréme.
Quiere despeñarse y detiénele CRISTO,
que saldrá vestido de la misma
suerte que el HOMBRE

CRISTO:

               Detente.

HOMBRE:

               ¡Ay, cielo! ¿No es mi retrato
               el que delante los ojos
               tengo?

CRISTO:

               Sí.

HOMBRE:

               Nuevo milagro.
               Hombre, ¿quién eres?

CRISTO:

               Soy hombre.

HOMBRE:

               Luego pecador.

CRISTO:

               Traslado
               de la culpa si más limpia
               que esos cielos que he crïado,
               mi humana naturaleza
               es impecable y yo santo.


<<<
>>>

Pág. 35 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


HOMBRE:

               A mí mismo en ti me veo.
               ¿Quién eres, hombre?

CRISTO:

               Tu hermano.

HOMBRE:

               ¿Cuándo tuve hermano yo?

CRISTO:

               Desde que tu ser humano
               me vestí por tu remedio.

HOMBRE:

               ¿Tú mi hermano!

CRISTO:

               Y mayorazgo
               de la posesión eterna.

HOMBRE:

               De oírte y verte me espanto.
               ¡Oh, semejanza divina,
               que porque yo fui crïado
               a semejanza de Dios
               en mi venturoso estado,
               tú mi semejanza tomas
               por parecerme en trabajos
               si yo a Dios me parecí
               en el sosiego y descanso!
               ¡Grande amor!

CRISTO:

               La semejanza
               le engendra; por ella te amo
               de suerte que a pagar vengo
               deudas que te ejecutaron.

HOMBRE:

               Los hermanos parecidos
               Somos.

CRISTO:

               Serémoslo tanto,
               que hemos de ser una cosa.


<<<
>>>

Pág. 36 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


HOMBRE:

               Pues, piadosísimo hermano,
               la justicia en busca mía
               el mundo anda registrando,
               y ya que se acerca siento.

CRISTO:

               Pues acógete al sagrado
               del hospital de la cruz,
               que yo, que a librarte bajo,
               pagaré por ti, pues tengo
               caudal.

HOMBRE:

               Por verme de él falto
               y mis obras sin valor,
               señor, me escondo y no pago.

CRISTO:

               En doblones de dos caras,
               que para esta deuda traigo
               en mis dos naturalezas,
               cobraré carta de pago
               y la fijaré en mi cruz.

HOMBRE:

               ¡Qué fiador tan abonado!
               Mi Dios, la justicia viene.

CRISTO:

               Pues vete y dame los brazos.
Éntrase el HOMBRE y salen el
ATREVIMIENTO, el ENGAÑO y otros

ENGAÑO:

               Que se levantó del juego
               y por no darnos barato
               se fué.


<<<
>>>

Pág. 37 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


ATREVIMIENTO:

               ¿De qué te ha de dar?

ENGAÑO:

               ¡De qué! ¿No nos ha ganado
               los pasatiempos, deleites,
               dignidades, honras, cargos
               y riquezas de este mundo?

ATREVIMIENTO:

               Pues de eso ¿qué le ha quedado
               sino sola una mortaja
               que, como quien ha jugado
               y perdido, se congoja
               con la baraja en las manos?
               Mas ¿no es éste el hombre?

ENGAÑO:

               Él es.

ATREVIMIENTO:

               Lleguemos.

ENGAÑO:

               Señor hidalgo,
               ¿es él el pródigo, el noble,
               el magnífico y el franco?
               Pues ¿a su bufón siquiera
               no le alcanzará el barato
               de alguna joya?

CRISTO:

               ¿Quién sois?

ATREVIMIENTO:

               ¿Quién?

ENGAÑO:

               ¡Linda pregunta, al cabo
               de todos nuestros servicios!

ATREVIMIENTO:

               ¡Gentil medra interesamos!

ENGAÑO:

               ¿Al Engaño desconoce?

CRISTO:

               Yo no conozco al Engaño.

ATREVIMIENTO:

               Bueno; el hombre se nos niega.

ENGAÑO:

               Mal modo de tripularnos.


<<<
>>>

Pág. 38 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


ATREVIMIENTO:

               ¿Vos sois hombre de bien?

CRISTO:

               Sí.

ATREVIMIENTO:

               Pues, ladrón disimulado
               que a Dios le hurtastes el ser,
               dadnos barato.

CRISTO:

               No he hurtado
               el ser yo a Dios. Su igual soy.

ENGAÑO:

               Este viento le ha quedado
               en la cabeza.

ATREVIMIENTO:

               Es un loco.

ENGAÑO:

               Dad barato, o en un palo,
               ladrón, entre dos ladrones
               os pondremos.

CRISTO:

               Eso aguardo,
               si bien baratos prometo.

ATREVIMIENTO:

               ¿A quién?

CRISTO:

               Al mundo, a quien amo,
               de suerte que le he de dar
               a mí mismo.

ENGAÑO:

               Bien medrado
               quedará el mundo con vos.

CRISTO:

               No conoce lo que valgo;
               pero él me conocerá
               después de resucitado.


<<<
>>>

Pág. 39 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


Sale la MADALENA
MADALENA:

               Dadme barato, Señor.

CRISTO:

               ¿Quién sois?

MADALENA:

               Quien siete pecados
               encerró dentro del pecho.

CRISTO:

               Pues, Madalena, yo os hago
               libre de ellos, yo os perdono.
Vase MADALENA

ENGAÑO:

               Eso es mejor. ¿Quién te ha dado
               autoridad, que perdonas
               casos a Dios reservados?
Sale el Buen LADRÓN

LADRÓN:

               Un ladrón barato os pide.

CRISTO:

               A feliz tiempo has llegado.
               Yo te doy mi paraíso,
               a Juan mi pecho le he dado,
               a Pedro mi amada iglesia,
               mi doctrina doy a Pablo
               y el espíritu a mi Padre
               cuando le ponga en sus manos.


<<<
>>>

Pág. 40 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


Sale la JUSTICIA con una cruz en lugar de vara;
salen con ella el DESEO y la ENVIDIA
ENVIDIA:

               Aquí está el Hombre, Justicia,
               que, siendo primero hidalgo,
               perdiendo la ejecutoria
               de la gracia, es ya villano.

DESEO:

               Pues si es villano, bien puede
               ir preso por deudas.

JUSTICIA:

               Alto;
               llévele luego la Envidia.

ENVIDIA:

               Hijo de Dios se ha llamado,
               líbrese agora a sí mismo.

JUSTICIA:

               Yo haré ponerle en un palo
               donde pague puntualmente.

CRISTO:

               Pues me tienen por mi hermano,
               sus culpas satisfaré.
               Padre, este cáliz amargo
               bebo por él, porque él beba
               la sangre de mi costado.

ENVIDIA:

               Ponedle a cuestas la vara
               de vuestra justicia.

CRISTO:

               El cargo
               me derriba de su peso.


<<<
>>>

Pág. 41 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


Pónele al hombro la vara,
y cae con ella
JUSTICIA:

               Es de yerros, no me espanto.

ENVIDIA:

               Venga y muera el hombre, o pague.

CRISTO:

               Muera yo y viva mi hermano,
               pues esta es la justicia que ha mandado
               hacer por él en mí mi mismo agravio,
               que, pues siendo yo Dios quise fïarle,
               justo es que quien tal hizo que tal pague.
Llévanle con la cruz a cuestas
y sale el HOMBRE

HOMBRE:

               A mi hermano llevan preso
               porque ha sido reputado
               por pecador, y yo estoy
               suelto y libre. ¡Oh amor raro!
               ¡Oh similitud preciosa!
               ¡Oh generoso retrato
               del Padre Eterno, en quien siempre
               se está fecundo mirando!
               Mil alabanzas te doy,
               pues del hombre enamorado
               hombre te quisiste hacer,
               porque el hombre no sea esclavo.


<<<
>>>

Pág. 42 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


ATREVIMIENTO:

               ¿No es éste el preso?

ENVIDIA:

               El mismo es.

ATREVIMIENTO:

               Si es él, ¿cómo se ha librado
               de la divina justicia?
               Vuelva preso.

HOMBRE:

               Eterno hermano,
               que me llevan a la cárcel.
Suena música. Aparécese un cáliz
muy grande y de en medio de él una cruz,
y en ella CRISTO, y al pie de ella fijado
un pergamino escrito; salen cinco listones
carmesíes como caños de sangre de los pies,
manos y pecho de CRISTO, que dan en el cáliz
grande y de él en otro pequeño que esté
en un altar con una hostia

CRISTO:

               Dejad a mi hermano caro,
               pues que tan caro me cuesta
               que por él la vida he dado.
               Llega, hermano parecido,
               y si del fruto vedado
               comiste por ser cual Dios,
               éste es de la vida el árbol,
               como Dios serás si comes;
               dándote antes agua manos
               la fuente de tu dolor,
               más de lo que debes pago
               por ti, mas porque también
               el fruto de mis trabajos
               te aproveche, haz de la tuya
               lo que por mi ley te mando.
               Tus obras han de salvarte
               valor de mi cruz medrando;
               fe con obras, hombre, pido.


<<<
>>>

Pág. 43 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


HOMBRE:

               Fe con obras, Señor, mando.

CRISTO:

               Llega, pues, come mi cuerpo,
               que es el fruto sacrosanto
               de este árbol de vida;
               bebe la sangre que te derramo,
               que para que de este modo
               más los dos nos parezcamos,
               yo en ti, tú en mí viviremos.

HOMBRE:

               ¡Oh, amor de asombroso espanto!
               Clavada miro en la cruz
               la obligación del pecado;
               ¿cómo comerá seguro
               quien debe si no ha pagado?
               Tiemblo de tan duro empeño.

CRISTO:

               Ya fenecieron tus daños;
               borrada está, si lo adviertes,
               yo soy la carta de pago,
               mis letras están heridas,
               cinco mil renglones traigo.

HOMBRE:

               Cantad, músicos eternos,
               el amor nunca imitado
               de Dios al hombre, pues son
               los parecidos hermanos.


<<<
>>>

Pág. 44 de 44
Los hermanos parecidos Tirso de Molina


Cantan

               "Por la imagen del hombre
               Dios y hombre paga.
               ¡Venturosa mil veces
               tal semejanza!
               El hombre terreno
               comió la manzana,
               perdió la inocencia,
               costóle la gracia.
               El hombre celeste
               en él se retrata,
               pagóle sus deudas,
               llevóle a su casa.
               Por la imagen del hombre
               Dios y hombre paga.
               ¡Venturosa mil veces
               tal semejanza!"

Encúbrese todo con mucha música

 
FIN DEL AUTO

Fin01.jpg


<<<