Los mártires del Japón: 034

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 034 de 132
Los mártires del Japón Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


DOMINICO:

  Vuelve, Rey, vuelve en ti mismo;
no sigas dioses mortales;
no profanes los cristales
de la fuente del bautismo.
  Hombre que fue bautizado,
hombre que ha tenido nombre
de cristiano, y a Dios-Hombre
costó sangre del costado,
  ¿le ha de negar, siendo eterno
y el que vida y ser nos da,
sin temor de que abra ya
sus gargantas el infierno?
  Tú, porque cristiano fuiste,
más te abrasas, más te enciendes;
Judas fuiste, a Cristo vendes,
pues que su Iglesia vendiste.
  Darte a Dios, hacerte sabio,
¿merece tanta crueldad?
Enseñarte la verdad,
¿ha sido injuria ni agravio?

BOMURA:

  El Emperador solía
permitiros en su Imperio;
cansóse, y a otro hemisferio,
por ese mar os envía.
  Quiero dar a los navíos
el orden que han de guardar;
paciencia y no replicar.
¡Ah, pilotos!
(Vase.)


<<<
>>>