Los mártires del Japón: 044

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 044 de 132
Los mártires del Japón Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


TAYCO:

  ¡Oh, qué celestial grandeza
en este monte se ofrece!
Los rayos del sol parece
que imita naturaleza.
Esta divina belleza
tanto abrasa el pecho mío,
que entre el fuego y entre el frío,
contrarios que el pecho pasa,
todo el corazón se abrasa
y el alma confusa envío.
  Cuatro rostros celestiales,
sin conocer lo que sea,
me representan la idea;
son divinos, no mortales.
Nunca aquestos animales
he visto; debe de ser
esta la bella mujer
que no han querido que vea;
pero sea lo que sea,
esta vez me he de perder.

NEREA:

  Una fiera ha descendido
de aquel monte.

QUILDORA:

Pues que muera
a nuestras manos la fiera
que a tus ojos se ha atrevido.


<<<
>>>