Los mártires del Japón: 056

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 056 de 132
Los mártires del Japón Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


 

NEREA:

El amor te engañaría,
que se contenta de poco.
(Van bajando del monte; el EMPERADOR tirando al cielo un arco.)

EMPERADOR:

  Herido pájaro, subes
con plumas de tornasol,
para medïar al sol
dando púrpura a las nubes.
  ¿Dónde vas con la saeta
que te ha dejado sangriento?
Rastro dejas en el viento,
con que pareces cometa;
  mas ya se inclina su vuelo;
exhalación fuiste breve,
que la muerte no se atreve
a andar tan cerca del cielo.
  Ya bajas hecho un rubí,
de sangre tuya manchado;
ya pareces en el prado
una estrella carmesí;
  cogerla será el empleo
del arco que al sol consagro.
(Tópase con las dos.)
¿Sois mujeres? ¡Oh, milagro
que ha formado mi deseo!
  ¿En los campos, hay belleza
que con los cielos compita?
Mas dondequiera se imita
la misma naturaleza.
  Yo leí que una Diana
fue en las selvas cazadora,
más hermosa que el aurora
teniña de sangre y grana.
  Pensara que sois las dos
ninfas suyas, a no ser
la belleza en la mujer
bosquejo de la de Dios.
(Pónense de rodillas y tápanse los ojos.)


<<<
>>>