Los mártires del Japón: 059

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 059 de 132
Los mártires del Japón Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


 

EMPERADOR:

  ¡Vive el sol, que eres hermosa!
El alma siento inclinada.

QUILDORA:

¿Qué mucho? También agrada
tal vez la silvestre rosa.
(Sale BOMURA.)

BOMURA:

  Ya con las pintadas plumas
cayó el pájaro, que fuera
sin alma una primavera,
bañado en sangre y espuma;
  vino a morir entre flores
porque Su Alteza lo vea:
¡Válgame el sol! ¿No es Nerea,
la que me mata de amores
  y por quien dejé la ley
del español que persigo?
¿No es éste el norte que sigo?
¡Ay de mí, si agrada al Rey
  soberano de este Imperio!
¡Ay de mí, si Dayso adora
la que es luz, la que es aurora
de todo aqueste hemisferio!
  ¡Ruego al amor que no sea
tan hermosa para él,
como es para mí cruel!


<<<
>>>