Los mártires del Japón: 065

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 065 de 132
Los mártires del Japón Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


 

EMPERADOR:

Hoy he formado en el pecho
una malicia: sospecho
que este simple tiene amor.
  Siendo de celos capaz,
no es simple, de donde infiero
que en estos reinos espero
perturbación de la paz.
  Ponedle una guarda fiel
que, a sus acciones atento,
le examine el pensamiento,
y que no se aparte de él.

BOMURA:

  Haráse: di si es Quildora
la que tu amor quiere y precia.

EMPERADOR:

¡Qué curiosidad tan necia!
No lo sabréis por agora.

BOMURA:

  ¡Que no he podido entender
cuál le da cuidado, cielos!
(Vanse.)

TAYCO:

Terrible mal son los celos:
esto causa una mujer.
  Ya respiro; ya la vida
tiene su dominio entero,
habiendo estado primero
o dudosa o suspendida.
  Quildora, yo te agradezco
la constancia que has tenido,
el honor que has defendido
y el favor que no merezco.


<<<
>>>