Los mártires del Japón: 072

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 072 de 132
Los mártires del Japón Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


 

MANGAZIL:

Ataré y dormiré presto,
que tengo bien sazonada
  la potencia dormitiva;
cátedra puedo leer
a un lirón.
(Átale con una cuerda a TAYCO, y duerme.)

TAYCO:

¡Que una mujer
de los sentidos nos priva!
  Muero ausente, amando muero,
sólo vivo a su luz.

MANGAZIL:

Ea,
atado está ya; ruin sea
quien despertare primero.

TAYCO:

  Si vasallos desleales
estos imperios me deben,
y las desdichas se atreven
a las personas Reales,
  ¿qué milagro que el amor
se me atreva? Y ya sospecho
que ha derramado en su pecho
su melancólico humor
  el sueño. Quieran los cielos
sacarme de este cuidado
que el Emperador me ha dado
con sospechas y recelos.
  Mientras en el campo está,
como es tirano y cruel,
no estaré seguro de él,
celos y pena me da.
  Ansí veré lo que pasa,
sin dar cuenta a este villano
de este prodigio inhumano
que me hiela y que me abrasa.


<<<
>>>