Los mártires del Japón: 082

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 082 de 132
Los mártires del Japón Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


 

NAVARRETE:

¿Quién pudo,
sino Dios, vencerte?

EMPERADOR:

¡Cielos!
No soy Dayso si esto sufro
(Vase.)

NAVARRETE:

Tú, mujer, ¿quién imaginas
que te libra?

QUILDORA:

Eso pregunto.

NAVARRETE:

El Dios de los españoles,
cuyo sacerdote, cuyo
ministro soy del Dios bueno;
el que en una cruz se puso
para dar vida a los hombres.
(Sale TAYCO.)

TAYCO:

Los celos y amor presumo
que son veneno, que son
dioses de poder oculto
que me arrebatan el alma.
Siguiendo voy..., mas ¿qué busco
desengaños y quietud
tan en vano?

NAVARRETE:

Murió el Justo
para pagar por nosotros,
y con su sangre nos trujo
al poder del Padre Eterno.


<<<
>>>