Los mártires del Japón: 087

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 087 de 132
Los mártires del Japón Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


 

(Quítale la imagen y clávala con la daga, y hácele sangre en la cara.)
QUILDORA:

¿Qué has hecho, bárbaro injusto?
Que es el Dios de los cristianos,
y aquel sacerdote suyo
que la ley me predicaba...
Loco estás.

TAYCO:

Dime difunto.
  ¡Válgame el sol soberano!
Es tu forma y ya se enoja,
reflejos de sangre roja,
rayos de púrpura humana,
ya de mi mano tirana
el mismo cielo se asombre.
¡Señor, perdonad, que el nombre
que tenéis yo no lo sé!
¿Qué mucho que muerte os dé
si venís en forma de hombre?
  Pero ya, si bien se advierte,
estáis vos crucificado
sin ser hombre desdichado:
¿quién os dió, Señor, la muerte?
Caso es duro, trance es fuerte,
que siendo vos solo y uno,
os den dolor importuno
en edad tan juvenil;
que acá tenemos diez mil,
y no matarnos ninguno.


<<<
>>>