Los mártires del Japón: 092

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 092 de 132
Los mártires del Japón Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


 

TAYCO:

  Advertido estoy muy bien;
yo lo he de hacer de esa suerte.

SIGUÉN:

A la noche vendré a verte.
(Vanse.)

TAYCO:

Pues adiós, Rey de Siguén.
  Perdonad, amor, que ya
enfreno vuestra pasión,
y el Imperio del Japón
alta esperanza me da.
  Perdonad, amor, que agora
pienso coronar mi frente
la beldad resplandeciente
de los ojos de Quildora.
  Perdone esta vez, amor,
que dais muerte con la ausencia;
. . . . . . . . . . . . . . . . . . .
cese ya vuestro rigor.

QUILDORA:

  ¡Tayco amigo!

TAYCO:

¡Amigo yo!
Engañarme quieres, boba.
¡Qué bien entiendo la trova!
Sospecho que no soy yo.


<<<
>>>