Los mártires del Japón: 104

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 104 de 132
Los mártires del Japón Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


FRANCISCANO:

Del Japón se partió a Roma,
y la obediencia le manda
volver a las Indias luego
con más ministros. Son tantas
sus virtudes, que imposible
será a mi lengua contarlas:
es piadoso, es temeroso
de Dios, tiene las entrañas
llenas de gran caridad;
no reposa ni descansa
predicando el Evangelio;
si le prendes, si le matas,
vendrán infinitos luego
al honor de la guirnalda
del martirio, predicando
su ley, porque no acobarda
la muerte a los sacerdotes
de Cristo.

EMPERADOR:

Calla, repara
que crees mal tantas flores
con tu sangre matizadas:
llevadle preso, que pienso,
sin que su Cristo le valga,
dar muerte a ese Navarrete,
que con su nombre me espanta.


<<<
>>>