Los mártires del Japón: 105

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 105 de 132
Los mártires del Japón Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


SOLDADO 2.º:

Mangazil, señor, es hombre
que ocultar suele en su casa
cristianos; busquéle siempre,
y al momento se disfraza
con los hábitos de aquellos
que en el Japón predicaban,
y sin duda de ellos sabe.

EMPERADOR:

Llega Mangazil.
(Sale MANGAZIL con hábito negro, escapulario blanco y capilla de francisco.)

MANGAZIL:

¡Loada
sea la luz de los días,
si es lo mismo que Deo gracias!
Turbado estoy; por el loco
me han de preguntar; Dios haya
piedad de fray Mangazil.

EMPERADOR:

¿Cómo en ese traje estabas?

MANGAZIL:

Dormíme por mis pecados,
y soltóseme con rabia;
que yo atado le tenía.

EMPERADOR:

Los sacerdotes de España,
¿dónde están?


<<<
>>>