Los mártires del Japón: 118

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 118 de 132
Los mártires del Japón Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


QUILDORA:

Con eso a vivir me animas.

NEREA:

Bárbaros fieros, ¿qué hacéis?
Bajad los arcos villanos;
  ¿no advertís que es esta vida
la que a mí me presta aliento?
Templad el feroz intento,
y no la mano homicida.
  Matadme a mí, no quebréis
el espejo en que mis ojos
se miran; nuevos despojos
en mi corazón tenéis;
  abridle con puntas fieras,
aunque si Tayco está en él,
la petición es cruel,
pues alcanzarán ligeras.

EMPERADOR:

  ¡Tiradle!

BOMURA:

¡Mujer, desvía!

NEREA:

¡Oh, tirano, Emperador!
¡Oh, Rey cruel! ¿Qué furor
os mueve? Esta vida es mía,
  y no cometió delito.
Pues ¿por qué me la quitáis?
¿A qué monstruos imitáis
en la fiereza? No os quito
  a vosotros el rigor,
ministros viles; tirad
a Nerea.


<<<
>>>