Los mártires del Japón: 119

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 119 de 132
Los mártires del Japón Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


EMPERADOR:

Esto es verdad;
resucite, pues, mi amor:
  no es quien le quiere Quildora.

QUILDORA:

Dime, Nerea, ¿estás loca?
¿Qué ciego amor te provoca
para despeñarte así?
  Necia, tu vida aventuras,
por nadie deja que muera;
darle mi vida quisiera.

TAYCO:

Estrellas de luces puras,
  hijas del sol, no salgáis
a ver la crueldad mayor
que cupo en pecho traidor;
pues sus voces escucháis,
  daré voces, no soy loco;
Emperador, cuerdo estoy,
trazando tu muerte voy;
mira si te estimo en poco.

QUILDORA:

  O Tayco está sin seso,
o yo por él le perdí.


<<<
>>>