Los mártires del Japón: 125

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 125 de 132
Los mártires del Japón Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TAYCO:

Dices bien, la culpa es mía.

ALCAIDE:

  Aguárdame aquí; que voy
a solicitar que vengan
nuestros amigos, y tengan
estos dos imperios hoy
  nuevo señor; ya han armado
gente de guerra en tu nombre.

TAYCO:

Casi eres Dios, no eres hombre.

ALCAIDE:

Es mi amor quien te ha criado.
(Vase.)

TAYCO:

  No me nombres al amor,
porque es un monstruo que temo,
tan prodigioso y supremo,
que aún es dulce su rigor.
  Ofendióme el de Quildora,
y en medio de estos agravios,
desdenes siento en los labios,
pero el alma es quien la adora.
(Tocan.)
  Militares instrumentos
suenan; yo quiero escuchar
rumor que puede turbar
la paz de los elementos.


<<<
>>>