Los prados de León: 067

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Escena IV
Pág. 067 de 175
Los prados de León Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


NISE, BATO.
NISE:

¿Cuál es de aquéllas?

BATO:

Pareceránte muy bellas.
Dices bien: celosa estoy.

BATO:

  La que estaba con Jimena,
pienso que es Blanca.

NISE:

Y será
para mí tan negra ya,
que a la muerte me condena.
  Predicaba el otro día
el cura, que los romanos,
cuando de sus ciudadanos
castigo común se hacía,
  piedras por suertes echaban
negras y blancas: a quien
salía blanca, iba bien;
pero a quien negra, mataban.
  Negra y blanca es esta suerte
de Nuño y de mí escogida;
Blanca a Nuño le da vida,
negra me ha dado la muerte.
  También dijo el sacristán
que el rey Asuero moría
de amor, y que no sabía
remedio; que a veces dan
  a los reyes pesadumbre
cosas que el demonio inventa.
Hízole Vastí una afrenta,
que era de sus ojos lumbre,
  y quiso no la querer.
Moríase al fin así;
mas del amor de Vastí
halló remedio en Ester.
  Tú, pues a tal cautiverio,
por amor, señora, vienes,
del amor que ahora tienes
te curarás con Silverio;
  y si no, yo estoy aquí,
que no soy de mal pergeño.


<<<
>>>