Los prados de León: 069

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Escena V
Pág. 069 de 175
Los prados de León Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


NUÑO, sin reparar en NISE ni en BATO.
NUÑO:

 (Para sí.)
¡Qué pocos, fortuna, son
sin pesares tus placeres!
  ¡Qué pocos bienes que das
sin el censo del tormento,
pues que dice el más contento:
¡Oh contento! ¿Adónde estás?
  Yo no hallo quien te tenga;
que aunque está más encumbrado,
ninguno halla el estado
que a su gusto le convenga.
  Que en todo el mundo no hay uno,
puedo jurar y creer,
pues por mi vengo a entender
que no te tiene ninguno.
  ¿Quién dirá que, ayer villano,
no tengo contento entero
de que hoy noble caballero
me armase el rey por su mano!
  Contento, quien importuno
te sigue en el mundo, yerra;
que no ha de hallarte en la tierra
«quien piensa tener alguno».
  Eres sin constancia alguna,
eres nave en alta mar,
que viene al fin a parar
donde quiere la fortuna;
  porque vas tan sin compás,
que quien tras ti se va o viene,
cuando piensa que te tiene,
no sabe por dónde vas.


<<<
>>>