Los prados de León: 108

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 108 de 175
Los prados de León Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


D. ALFONSO:

Yo te traje,
por voluntad de Bermudo,
a mi casa, de una aldea:
quién eres, nunca se supo.
Llaméte Nuño de Prado,
porque dice y canta el vulgo
que te halló en un prado verde
entre unos lirios y juncos.
Sospeché que eras su hijo;
sabe Dios lo que me culpo
de tal imaginación,
siendo tú un villano espurio.
Mi camarero mayor
te hice; aunque no fue justo
quitar este oficio a un hombre
como fue don Arias Bustos.
En la guerra de Simancas,
sangriento el brazo hasta el puño,
me trajistes seis cabezas:
obligome el valor tuyo
a hacerte mi caballero,
de tu nobleza seguro.
Ceñite en San Juan la espada;
la espuela de oro te puso
Jimena, mi hermana, y todos
mostraron contento y gusto.
Tú, por galardón de aquesto,
de toda piedad desnudo,
¡vendías mi vida al moro!


<<<
>>>