Los terceros de San Francisco: 051

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 051 de 148
Los terceros de San Francisco Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


REINA:

No me espanta,
que es hija del Rey de Hungría,
y entre un santo y una santa,
es santa la cortesía.
  Sepa que estáis en París,
porque su amor dé señal
de la fama que adquirís:
abrid la capilla Real.
(Abren una capilla, y delante un SAN FRANCISCO, de pincel, en un altar; esté de Tercero, en cuerpo, el REY; sobre una fuente de plata, espada y capa y sombrero de Tercero.)

DUQUE:

¡Qué Rey santo, qué Luis!
  Déme Vuestra Majestad
sus pies.

REY:

¡Oh, ilustre Landgrave!
Para que mi dicha acabe
de engrandecerme, llegad;
  que no sin orden divino
quiso el cielo, en quien espero,
que trayéndoos de camino,
cuando me armó de Tercero
vengáis a ser mi padrino.
  En vuestra noble presencia
ha permitido que muestre
insinias de mi excelencia:
Francisco es el Gran Maestre,
de esta Orden de penitencia.
  Su hábito me ha de honrar,
a pesar de la malicia,
que comienza a murmurar,
pues si la vida es milicia,
el hábito militar
  de Francisco es sin segundo
para honrar y engrandecer
la fe, que en su humildad fundo,
pues sólo él supo vencer
las honras vanas del mundo.


<<<
>>>