Los trabajos de Jacob (Versión para imprimir)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Los trabajos de Jacob.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada



Elenco
Pág. 001 de 113
Los trabajos de Jacob Félix Lope de Vega y Carpio


Los trabajos de Jacob

Félix Lope de Vega y Carpio

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



BATO, villano.
LIDA, villana.
JACOB, viejo.
RUBÉN
ISACAR
SIMEÓN


NICELA
ZELFA
JOSEF
PUTIFAR
ASIRIS, copero.
Soldados


NEPTALÍN
FENICIA
LISENO
BENJAMÍN
Músicos
EL REY FARAÓN


UN ÁNGEL
TEBANO
ELIO, sabio.
ISACIO, sabio.
SERVIO


>>>

Acto I
Pág. 002 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


Salen NICELA y JOSEF.
JOSEF:

  ¿Para qué quieres saber
las desdichas de un cautivo,
dichosas en tu poder?

NICELA:

Sin el gusto que recibo,
es condición de mujer,
  y yo me entretengo así.

JOSEF:

Puesto que os sirva aquí,
lastimaré mi memoria.

NICELA:

Cuéntame, Josef, tu historia.

JOSEF:

Pues, Nicela, escucha.

NICELA:

Di.


<<<
>>>

Pág. 003 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JOSEF:

  Después del robo de Dina,
vino el gran Jacob, mi padre,
a ver a mi abuelo Isaac,
a Orbea, en el verde valle
de Mambre, tierra de Abraham,
habiendo perdido antes
la bellísima Raquel,
muerta con dolor notable
del parto de Benjamín,
de los dos querida madre.
Cumplió ciento y ochenta años
Isaac, y para enterrarle,
vino Esaú, de Seir,
con sus fuertes capitanes.
Crecí yo, mas porque luego
al oficio me enseñase
de pastor, con mis hermanos
iba al campo a ejercitarme.


<<<
>>>

Pág. 004 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JOSEF:

Por las frentes de los montes
vía, entre blancos cambiantes
de nácar blanco y azul,
la rosa aurora que sale;
pero si bien no extendía
mis pensamientos infantes,
más que a contemplar los vientos,
hijos de tantas edades,
y al ver revolver los cielos
en sus quicios celestiales,
trayendo y llevando días
sin cine a sus términos falten;
como se alegraba el campo
cuando el sol entraba en Aries,
y cómo al dorar la Virgen
tantas espigas esparce;
entre aquel rudo atender,
cómo las ovejas pacen:
las danzas de los corderos
cuando declina la tarde;
el ver los celosos toros,
y considerar, que anden
algunos hombres sin celos,
sobrando a los animales:
pensaba, Nicela, a veces
en los vicios detestables
que en mis hermanos había,
de que avisaba a mi padre.


<<<
>>>

Pág. 005 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JOSEF:

Hízome malquisto entre ellos
este cuidado importante,
que no es chisme el que es aviso,
si importa el mal remediarse.
Amábame a mí Jacob,
no porque tuviese partes,
mas por haberme engendrado
en su vejez venerable.
Hízome él mismo un vestido,
por vestirme y por honrarme;
creció la envidia, que siempre
fue polilla de los trajes.
Contéles un día un sueño,
si bien pudiera excusarle,
mas quísolo el cielo así,
yo lo pago y él lo sabe.
«Soñé, les dije, que un día
que ligando nuestros haces,
la fértil mía, entre todas
pudo en alto levantarse,
y estando crecida así
que las vuestras circunstantes,
para adoralla, querían
sobre la tierra humillarse.»


<<<
>>>

Pág. 006 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JOSEF:

Respondieron: «¿Por ventura,
serás nuestro rey? Que tales
razones muestran que quieres
sujetarnos y ensalzarte.»
Soñé después otro sueño,
y díjeles una tarde:
«Once estrellas, como a sol
y la luna, vi adorarme.»
Esto me riñó Jacob,
diciendo: «¿Cuando te llames
sol, tus hermanos y yo
presumes que han de adorarte?»
Aquí no pudo la envidia
ni encubrirse ni enfrenarse;
que comenzaron por ella
a ser los hombres mortales.
Pasados algunos días,
me envió a Siquen mi padre
para que a mis diez hermanos
en el campo visitase.
Pasé del valle de Ebrón,
y como no los hallase
en Siquen, fui a Dotaïn
entre laureles y sauces.
Viéronme venir de lejos
y concertaron matarme,
y muerto echarme en un pozo
que estaba entre unos jarales.


<<<
>>>

Pág. 007 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JOSEF:

«Veamos, decían todos,
si podrán aprovecharle
los sueños»; a quien Rubén
respondió para librarme:
«Hermanos, no le matemos:
mejor acuerdo es echarle
vivo en el pozo, que hacer
un delito tan infame.»
Llegué, y acabando apenas,
Nicela, de saludarles,
hasta la túnica mía
comenzaron a quitarme.
Metiéronme en aquel pozo,
que de muchos tiempos antes,
fueron estériles años
poderosos a secarle.
Sentáronse cerca de él
a comer, mas no te espantes
de que, vengada la envidia,
coma, sosiegue y descanse.
Estando, pues, en alfombras
de floríferos esmaltes,
comiendo de sus envidias
y bebiendo de su sangre;
vieron venir por el campo,
conocidos por el traje,
ismaelitas mercaderes
con camellos y bagajes,
que de Galaad traían
aromas, y de otras partes,
para vender en Egipto;
a quien por veinte reales,
y por consejo de Judas,
para que no me matasen,
me vendieron a tu esposo
de la manera que sabes.


<<<
>>>

Pág. 008 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


NICELA:

  Notable historia.

JOSEF:

Espantosa.

NICELA:

¡Qué grande dolor daría
a tu padre!

JOSEF:

En él sería
una flecha venenosa
  que llegase al corazón
juntamente con la nueva;
o sería heroica prueba
de su noble condición.

NICELA:

  ¿Cómo no les dio piedad
tu belleza, Josef mío?

JOSEF:

 (Aparte.)
Ya comienza el desvarío
de su loca voluntad.

NICELA:

  Si yo me hallara al venderte,
mil vidas diera por ti,
o me mataran a mí
intentando el ofenderte.


<<<
>>>

Pág. 009 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JOSEF:

  Honrar un esclavo tuyo
es propio de tu valor.

NICELA:

(Aparte.)
¡Qué este no entienda mi amor!
Si el entendimiento suyo
  el límite humano pasa,
y con divinos efectos
se muestra en varios conceptos
tan admirable en mi casa,
  y a los soldados de quien
es capitán mi marido...

JOSEF:

Pienso que me he detenido
y que no parece bien
  que esté un esclavo, señora,
en tanta conversación;
¿qué mandas?

NICELA:

Oye.

JOSEF:

No son
las razones para ahora.

NICELA:

  Mira que quiero mandarte.

JOSEF:

Si es mandar que me detenga,
podrás después, cuando venga;
que voy ahora a otra parte.
(Vase.)


<<<
>>>

Pág. 010 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


NICELA:

  ¿Qué pretendéis, pensamiento,
de un esclavo? ¿Qué queréis?
Pues de que en esto penséis
se corre el entendimiento;
tan humilde rendimiento
mal con vuestro ser conforma,
pues hacéis que de este forma
se transforme en mi señor,
Josef, si mi loco amor
en su esclava me transforma.
(Suenan cajas y sale PUTIFAR, marido de NICELA, y soldados de acompañamiento.)

PUTIFAR:

  ¡Famoso ha estado el alarde!

SERVIO:

Y contento el Rey quedó
cuando tu gente pasó.

PUTIFAR:

Pasó lucida, aunque tarde.

SERVIO:

  Aquí mi señora está.

PUTIFAR:

¡Nicela mía!

NICELA:

¡Señor,
con mejor música, amor,
tan buenas nuevas me da!
  ¿Cómo venís de favores
del Rey?


<<<
>>>

Pág. 011 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


PUTIFAR:

Vuestro gusto, amor,
tengo por favor mayor
que los favores mayores.

NICELA:

  Voy a prevenir, mi bien,
donde podáis descansar.
(Vase.)

PUTIFAR:

Fuera de vos no hay lugar
donde descanso me den.
  Recoged esas banderas
vosotros, y haced la guarda
que os toca.
(Salen JOSEF y TEBANO.)

TEBANO:

¡Vista gallarda!

JOSEF:

No la vi.

TEBANO:

Llega ¿qué esperas?

JOSEF:

  Dame, gran señor, los pies.

PUTIFAR:

¡Oh, Josef! ¡Oh, mi querido
Josef!

JOSEF:

Quien tu esclavo ha sido
más con tu favor lo es.


<<<
>>>

Pág. 012 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


PUTIFAR:

  Levanta, levanta.

JOSEF:

El cielo
te levante a tal lugar,
que te puedan estimar
cuantos hoy estima el suelo.

PUTIFAR:

  No tengo, Josef, amigo,
criado que estime tanto;
pienso que eres justo y santo
y que Dios está contigo.
  Como se me ha hecho bien
después que en mi casa estás,
y como la aumentas más,
aumentas mi amor también.
  Tú gobiernas mis criados,
y quisiera que pudieras
regir también mis banderas,
capitanes y soldados.

JOSEF:

  A tantas obligaciones
halle el silencio respuesta,
la boca en la tierra puesta
a donde las plantas pones;
  mil veces tu esclavo soy.


<<<
>>>

Pág. 013 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


SERVIO:

Señor, el Rey te ha enviado
a llamar.

PUTIFAR:

No he descansado,
ni sin las armas estoy,
  ¿y el Rey a llamarme envía?

JOSEF:

Haz tu gusto, gran señor;
que quien sirve con amor
en buena esperanza fía.

PUTIFAR:

  Di que voy; Josef, adiós:
gobierna esta casa en tanto
como dueño.

JOSEF:

El cielo santo
te guarde.

PUTIFAR:

Y guarde a los dos.
(Vase.)


<<<
>>>

Pág. 014 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JOSEF:

  Inmenso Rey del cielo,
que me librastes con tus santas manos
del envidioso celo
de mis fieros y bárbaros hermanos;
tu gran piedad alabo,
pues dueño soy a donde me vi esclavo.
  No sacará la frente
el aurífero sol por estos montes,
de luz resplandeciente
coronados sus altos horizontes,
cuando juntas las palmas,
más que faltan estrellas te den almas.
  Ni la noche sombría
la servirá de máscara la cara
con que disfraza el día,
que en los umbrales del ocaso para,
cuando te ofrezca el pecho
en holocausto un corazón deshecho.
(Sale NICELA.)

NICELA:

  ¡Josef!

JOSEF:

¡Señora!

NICELA:

¿Qué haces?
Pero dijera mejor,
según me trata tu amor:
Josef, ¿qué es lo que deshaces?
Tu obligación satisfaces
su dueño injusto sirviendo,
no a mí, que traes perdiendo
el sentido que tenía.


<<<
>>>

Pág. 015 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JOSEF:

¿Qué dices, señora mía?
¿Qué dices que no te entiendo?

NICELA:

  Ya vengo determinada:
déjame, honor, que el amor,
luego que pierda el temor,
estima su fuerza en nada.

JOSEF:

La vista tiene turbada:
verdad infalible fue
lo que siempre sospeché;
pero mi justa lealtad
vencerá su voluntad,
y su inconstancia mi fe.

NICELA:

  ¿Dónde es ido tu señor?

JOSEF:

El Rey le envió a llamar.

NICELA:

Tú tienes, Josef, lugar
de satisfacer mi amor.

JOSEF:

Más debe de ser furor
el que te mueve a inquietarme.

NICELA:

Y el que te mueve a matarme,
¿que nombre puede tener?
Advierte que soy mujer
y he llegado a declararme.

JOSEF:

  ¡Válgame Dios!


<<<
>>>

Pág. 016 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


NICELA:

Tu ventura
estima, esclavo dichoso,
pues a un hombre generoso
desprecio por tu hermosura;
las armas, cuya luz pura
al sol le pudieran dar:
las plumas, que coronar
pudieran sus hebras de oro,
todo su ornato y decoro,
por ti lo vengo a dejar.
  Quiéreme bien y tendrás,
regalos no imaginados;
ahora mandas criados,
después dueños mandarás,
porque tú señor serás
y yo esclava de tu amor;
si de tu dueño en rigor
soy alma, serás ahora
el señor de tu señora
y el alma de tu señor.
  ¿Qué te hacía yo que aquí
vienes, Josef, a inquietarme?
Culpa has tenido en mirarme;
yo no te miraba a ti;
sin mí estoy; vuélveme a mí:
allá me has hurtado, y muerto:
que fuiste ladrón te advierto,
y que te haré castigar,
porque tras hurtar, matar
es el mayor desconcierto.
  Sin esto, debéis de ser
hechiceros los hebreos;
que quien engendra deseos,
más que hechizos sabe hacer;
pues no quererme querer
y hechizarme, ¿qué delito
mayor se ha visto ni escrito?


<<<
>>>

Pág. 017 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JOSEF:

No digas más, que aun oyendo,
pienso que tu honor ofendo
si hablar en él te permito.
  Señora, dos cosas veo
contra ti, y aun contra mí,
que me defienden de ti,
y aun a ti de tu deseo:
del alto Dios en quien creo,
la fuerza, porque es inmensa
con el inmenso la ofensa:
la de tu honor y marido,
porque al honor ofendido
no tiene el amor defensa.
  Si su casa me ha fiado,
su honor, sus llaves, su hacienda,
¿fuera justo que yo emprenda
su ofensa tan obligado?
Deja ese inútil cuidado,
y para excusar enojos,
no me mires con los ojos
de amor, porque suele amor
hacer la letra mayor,
como mira con antojos.
  Mírale con la belleza
que entra del arnés vestido,
tan gallardo, tan lucido,
de tanta marcial riqueza.
Mira luego mi bajeza,
roto, pobre, humilde, esclavo;
con que de decirte acabo
que quiero morir primero,
y que tu amor vitupero
y mi resistencia alabo.
(Hace que se va.)


<<<
>>>

Pág. 018 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


NICELA:

  ¡Tente, tente! ¡Aguarda! ¡Espera!

JOSEF:

¡Suelta el manto!

NICELA:

Suelta, infame,
el alma.

JOSEF:

Que me disfame
tu amor quiere Dios que quiera.

NICELA:

¡Perro! ¿Tu error persevera
en ser ingrato conmigo?

JOSEF:

Que es imposible, te digo,
a mi señor ofender.

NICELA:

Soy mujer.

JOSEF:

Eres mujer,
que es el mayor enemigo.

NICELA:

  No te tengo de soltar.


<<<
>>>

Pág. 019 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JOSEF:

La capa te dejaré
para señal de la fe
que he guardado a Putifar.
Ahí te puedes vengar,
si no es que tus vicios tapa;
y así liarás en esa capa,
con venganza de mujer,
lo que el toro suele hacer
del hombre que se le escapa.
(Déjale la capa, y entran PUTIFAR y soldados.)

PUTIFAR:

  ¿Qué es esto?

NICELA:

¿Ya no lo ves?
El esclavo que adorabas,
que me ha querido forzar
y me ha dejado la capa.

PUTIFAR:

¿Qué dices, Nicela?

NICELA:

Digo
que ha muchos días que anda
este vil esclavo hebreo,
todo tu gusto y privanza,
solicitando mi amor.
Sufrí, callé, porque estaba
temiendo tu justo enojo.
Ya lo has visto; aquesto pasa.


<<<
>>>

Pág. 020 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


PUTIFAR:

¡Soldados, criados, gente!
¡Hola, capitanes, guarda!

TODOS:

¡Señor!

PUTIFAR:

¿Dónde está Josef?

DELIO:

¿No salió de aquesta sala?

NICELA:

Agora salió de aquí,
que como su dueño estaba
con el Rey, halló ocasión
para una traición tan baja.
¡Forzarme quiso, ay de mí!
Defendiéndome, la capa
me dejó, como habéis visto.

SERVIO:

Perdona, señor, si habla
tan atrevido contigo
un soldado de tu guarda.
Tuya es la culpa de todo.

PUTIFAR:

Prendelde.

SERVIO:

Esta vez acaba
la privanza de Josef
y la envidia que me daba.
(Vanse los soldados.)


<<<
>>>

Pág. 021 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


PUTIFAR:

¡Que ha sido tan atrevido!
¡Que un esclavo en tierra extraña,
que compré para servir
los caballos de mi casa,
se atreviese a su señora!
(Sacan los soldados a JOSEF preso.)

DELIO:

¡Anda, perro!

JOSEF:

¿Por qué tratas
desta suerte a un inocente?

PUTIFAR:

¡Mal haya la confianza,
perro, que tuve de ti!
¡No te vendieron sin causa
tus hermanos y parientes
dentro de tu misma patria!
Llevalde a la cárcel luego,
ponelde grillos y guardas;
muera en una soga vil
y no con egipcias armas.
(Vase.)

JOSEF:

Señora, tu...

NICELA:

¡Calla, perro!
Así los ingratos pagan
lo que a sus señores deben.


<<<
>>>

Pág. 022 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JOSEF:

Eres mujer que me espanta;
pero viva mi inocencia
y máteme tu venganza.
(Llévanle preso, y salen BATO y LIDA.)

LIDA:

  ¿Tú tienes atrevimiento
de decirme esas razones?

BATO:

Deben de ser mis pasiones
de algún caballo o jumento.
  ¿No soy hombre con narices,
ojos y frente?

LIDA:

Sí eres;
mas no a todas las mujeres
dicen lo que tú me dices.

BATO:

  ¿Pues qué te digo yo a ti?
¿Esto solo te fatiga?
¿Es milagro que te diga
que me chamusco por ti?
  Cuando a Dina, mi señora,
y de mis amos hermana,
le dijera esta mañana
lo que a ti te digo agora,
  ¿fuera justo responder
con melindres, y tú no?


<<<
>>>

Pág. 023 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LIDA:

Con su ejemplo quiero yo
por mi honestidad volver.

BATO:

  Soy tu igual.

LIDA:

Eres mi igual;
pero no te tengo amor,
y para hacerte favor
no hay cosa tan desigual.

BATO:

  ¡Ah, qué santas os fingís
en llegando a no querer,
que en queriendo, no hay mujer,
por mucho que presumís,
  aunque al principio se escurra
por lo grave y bachiller,
que no se deje poner
más albardas que una burra!

LIDA:

  Bato por esto o esotro
no seré tuya en mi vida.

BATO:

Pues oye, engañosa Lida,
qué maldición te quillotro:
  prega a Dios quieras a otro
con las crueldades que escucho,
que siempre trabajes mucho,
y que siempre comas poco,
  y tu esposo los regalos
al matrimonio te niegue,
que la olla se te pegue
y él te pegue muchos palos.


<<<
>>>

Pág. 024 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


LIDA:

  Oye: un poco te desvía;
que Jacob, mi señor, viene.

BATO:

¡Oh! ¡Qué necio amor que tiene
quien de vosotras se fía!
(Sale JACOB, viejo venerable, RUBÉN, ISACAR, a lo hebreo.)

JACOB:

  Excusad el consuelo,
que no le pueden ya tener mis ojos,
a quien mortal desvelo
cubre de penas, lágrimas y enojos,
y por mi bien perdido
del alma, en la memoria no hay olvido.
  Su lastimosa historia
de Josef, mientras yo viviera, viva
en mi triste memoria;
tanto dolor pensándolo reciba,
porque fueran agravios
si faltara en mis ojos y en mis labios.

RUBÉN:

  Jacob, mi padre amado,
¿de qué sirve traer a la memoria
el dolor olvidado,
y aquella triste y lastimosa historia?
Josef murió, ya es hecho:
ya rasgué mis vestidos y mi pecho.


<<<
>>>

Pág. 025 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JACOB:

  Haber visto mis ojos,
Rubén, aqueste campo, dio materia
a mis justos enojos.

ISACAR:

Yo juzgara por última miseria,
padre, de polo a polo
tu pena, si a Josef tuvieras solo.
  Pero si aquí te quedan
once hijos, señor, ya es cosa injusta
que tus penas excedan.

JACOB:

Yo la tengo, Isacar, por la más justa
de la desdicha mía,
pues más que a todos a Josef quería.
  En mis años mayores,
le engendré de Raquel, de aquella hermosa
Raquel, de mis amores
primera causa y ocasión dichosa
de servir catorce años
sufriendo injurias y llorando engaños.

RUBÉN:

  Pues dime, ¿no te queda
de la misma Raquel, Benjamín bello,
que consolarte pueda,
hermoso de ojos, rico de cabello,
de habla dulce y suave,
que sigue un oso y que matarle sabe?


<<<
>>>

Pág. 026 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JACOB:

  ¿Hay aquí algún pastor?

ISACAR:

Aquí está Bato; mira qué le mandas,
nuestro padre y señor.

JACOB:

Parte si agora en sus ganados andas,
y a Benjamín, amigo,
di que a ver a Jacob venga contigo.

BATO:

  Voy a servirte.

JACOB:

El cielo
que me dejó vivir tan largos años,
permita algún consuelo.

ISACAR:

Lida está aquí.

LIDA:

Sintiendo estoy tus daños.

JACOB:

¿Qué hay de mi hija Dina?

LIDA:

Que solo el campo a soledad la inclina;
  huye de ver la gente,
como si fuera en la traición culpada
de aquel mozo insolente
de quien fue bien querida y mal gozada.


<<<
>>>

Pág. 027 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JACOB:

No es mucho que la venza,
aunque no tiene culpa, la vergüenza.
(Salen BATO y BENJAMÍN vestido de pastorcillo muy galán, con su banda en el cinto, arco y flechas.)

BATO:

  Al pie de aquella fuente
te aguarda, Benjamín, tu padre anciano,
creciendo su corriente
memorias tristes de tu muerto hermano.

BENJAMÍN:

¿Y quién con él venía?

BATO:

Isacar y Rubén.

BENJAMÍN:

Ventura es mía.
  Por él solo dejara
de matar y seguir aquellas fieras,
padre y señor.

JACOB:

La cara
de mi Raquel.

BENJAMÍN:

Dame tus pies.


<<<
>>>

Pág. 028 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JACOB:

Espera;
que dilatando abrazos,
podrá quejarse el alma de los brazos.
  ¿Qué hacías, hijo mío,
hermoso como el sol cuando amanece,
sobre el tierno rocío
que las hierbas de aljófares guarnece,
fabrica falsas perlas,
inclinando los ojos a cogerlas?
  Amor imaginaba,
y así vienes agora, vida mía,
con arco y con aljaba;
mas decirte requiebros no quería,
que es despertar la fiera
que dio muerte a Josef, pues hoy viviera.

BENJAMÍN:

  Padre y señor querido,
ojalá fuera yo vida que diera
consuelo a tu afligido
pecho, que a tanta dicha lo tuviera,
que por que te animara,
no Benjamín, consuelo me llamara.
  Raquel me llamó hijo
de dolor, que por causa de su muerte,
memoria en que me aflijo,
quiso que me llamase desta suerte.
¿Cómo daré consuelo,
si nombre de dolor me puso el cielo?


<<<
>>>

Pág. 029 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JACOB:

  Como en septiembre sale
tal vez rojo clavel, y del nativo
primer color se vale
contra la fuerza del calor estivo,
y como flor tardía,
al dueño del jardín causa alegría;
  así, Benjamín mío,
naciste tú para aliviar mis daños,
como flor en estío,
en el septiembre estéril de mis años,
causándome alegría,
y más al tiempo que el jardín perdía.
  Vente, mi bien, conmigo,
que en las orillas de esta fuente quiero
hablar solo contigo.

BENJAMÍN:

Si soy el fruto de tu amor postrero,
más cerca en la memoria
tendrás de tu Raquel la dulce historia.


<<<
>>>

Pág. 030 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


(Vanse y salen el REY FARAÓN, ASIRIS, copero, y dos sabios, ELIO y ISACIO.)
FARAÓN:

  Si esto no me declaráis,
¿a dónde está vuestra ciencia?

ELIO:

Señor, no alcanzo a saber
causas que son tan secretas.
Las diferencias de sueños
tienen varias diferencias,
de que nace confusión
en los que las interpretan.
Si es este sueño animal,
bien puede ser que proceda
de tu mismo pensamiento.

ISACIO:

Algunas cosas revela
el cielo, invicto señor,
en el sueño al que las sueña.

FARAÓN:

Ignorantes sois los dos.
¿Vosotros tenéis la escuela
egipcia? ¿Leéis el curso
de los cielos y planetas?
¡Qué Mercurios Trimegistos!

ASIRIS:

¡Cielos, aquí se me acuerda
de aquel Josef que en la cárcel
me dijo cosas tan ciertas!
Dame tus pies y perdona
mi olvido.


<<<
>>>

Pág. 031 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


FARAÓN:

¿De qué manera?

ASIRIS:

Porque te hubiera servido
si mi memoria no fuera
de hombre que sirve en palacio,
que de sí solo se acuerda.
Cuando mandaste prender
a mí y al que tenía cuenta
del pan, estaba en la cárcel,
por cierta injusta querella,
un mozo hebreo, y a quien
el Alcaide nos entrega,
porque en extremo le amaba:
tales sus virtudes eran.
Soñamos en una noche
los dos presos, cuando apenas
daba lugar el aurora
que se viesen las estrellas,
dos sueños que le contamos,
y fue de los dos tan cierta
la interpretación, señor,
que un átomo no discrepa.
Yo soñé que vi una vid
que tres sarmientos la cercan,
a quien luego flores y uvas
dieron adorno y belleza;
que yo tu copa tenía,
y exprimiéndolas en ella,
te daba a beber.


<<<
>>>

Pág. 032 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


FARAÓN:

Pues bien,
¿cómo ese sueño interpreta?

ASIRIS:

«Tres sarmientos son tres días
(dijo con divina ciencia),
que el Rey, tardará en llamarte,
a quien darás en la mesa
la copa, como solías,
y entonces de mí te acuerdas,
y dile que de esta cárcel
saque mi humilde inocencia;
que estoy sin culpa.» A este tiempo,
viendo el que tu pan gobierna
la prudencia del mancebo,
le dijo de esta manera:
«tres canastillos soñé
que llevaba en la cabeza
llenos de harina y de pan,
y que las aves ligeras
a comer dellos bajaban.»
A quien respondió con pena:
«de aquí a tres días el Rey
te hará cortar la cabeza,
y te pondrá en una horca,
donde las aves que vuelan
vendrán a comer tus carnes.»
¡Tú sabes cuán verdaderas
fueron sus declaraciones!


<<<
>>>

Pág. 033 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


FARAÓN:

Tu ingratitud manifiestas;
parte por él, di al Alcaide
que yo lo mando.

ASIRIS:

No creas
que fue olvidarme sin causa.
(Vase.)

FARAÓN:

Fiera ingratitud, que ciegas
los ojos, porque la luz
al beneficio no vean.
No ha producido animal
más venenoso la tierra,
aunque entre el fiero Fitón,
o la serpiente Lernea.
Los palacios de los reyes,
a quien una vez los entra,
son como río de olvido.
Pocas veces aprovecha
el ruego del miserable,
el papel, la diligencia:
solo de su aumento trata,
solo su provecho intenta.
(Sale JOSEF, roto, ASIRIS y guarda.)

ASIRIS:

Llega; que te aguarda el Rey.


<<<
>>>

Pág. 034 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JOSEF:

A tus pies invictos llega
desde la cárcel, señor,
Josef, de nación hebrea,
porque no pudiera hallar
la gloria de tantas penas,
menos que tus pies.

FARAÓN:

Levanta.
¡Qué hermosa y grave presencia!
Josef, Asiris me ha dicho
que eres varón que penetras
los futuros contingentes
con aprobada experiencia.
Un sueño pena me ha dado:
estos sabios que profesan
serlo en Egipto, a quien hoy
llaman madre de las ciencias,
no lo entienden ni declaran.

JOSEF:

Pues Dios hará que lo entiendas.

FARAÓN:

Soñé que estaba a la orilla
de un río, en cuya ribera
vía siete gruesas vacas
paciendo la verde hierba.
Luego otras siete tan flacas,
que devorándose aquellas,
apenas señal dejaban,
y me despertó su pena.
Mas volviéndome a dormir,
vi siete manadas bellas
de espigas, y que otras siete,
débiles, negras y secas,
las primeras consumían.


<<<
>>>

Pág. 035 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JOSEF:

Oye, señor, porque sepas
lo que Dios a Faraón
por este sueño revela.
  Las siete vacas y las siete espigas
fértiles, son siete años abundantes;
las macilentas, flacas y enemigas,
siete contrarios a los años de antes.
Por duplicarse quiere Dios que sigas
la luz de la verdad y te adelantes
al remedio, juzgando el ser tan firme,
en que el segundo sueño lo confirme.
  Nombra un sabio varón que en tus regiones
recoja el trigo en abundantes años;
que si en ciertos depósitos lo pones,
darás remedio a los futuros daños;
la providencia de ínclitos varones
nos ha dejado ejemplos, desengaños;
si los años estériles previenes,
seguro el tiempo de tu imperio tienes.


<<<
>>>

Pág. 036 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


FARAÓN:

  ¿A dónde podré yo hallar
hombre, Josef, de tu ingenio,
si Dios habla por tu boca,
si Dios te inspira y si tengo
una sibila en tus labios,
y en tu raro entendimiento,
con más soberano Apolo,
un oráculo del cielo?
Tú serás aquel varón,
aquel prudente, aquel cuerdo,
aquel presidente sabio,
aquel consejero recto,
que prevenga en la abundancia
lo que en la desdicha espero
de tanta esterilidad.
Traed una ropa luego:
vestilde, adornalde, sea
Josef desde hoy el gobierno
de Egipto: traed mi carro,
aquel rico en que me muestro
a la ciudad aquel día
de mi feliz nacimiento.
Salga triunfando Josef
humíllese todo el pueblo
a mi segunda persona,
y aunque su nombre es tan bueno,
y de sus padres y patria,
salvador del mundo quiero
que se llame desde hoy:
muestra, Salvador, el dedo
del corazón, en que pongo
el anillo de mi sello.


<<<
>>>

Pág. 037 de 113
Los trabajos de Jacob Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


JOSEF:

Señor, tu hechura levantas
como la luz, que encendiendo
las demás, siempre se queda
con la que tuvo primero.
Aquí tienes a tu esclavo.

FARAÓN:

¿Qué os parece? ¿No es bien hecho
el haber constituido
a Salvador de mi reino
por mi segunda persona?

ASIRIS:

Todos, señor, le queremos
besar los pies.

ELIO:

Digno ha sido
Josef de tan alto imperio.

ISACIO:

Sembrad laureles y flores:
cubrid, esmaltad el suelo;
que pasa dichoso Egipto,
el Salvador y Rey nuestro.
(Cantan dentro.)
cubrid, esmaltad el suelo,
que pasa dichoso Egipto,
el Salvador y Rey nuestro.
Sembrad laureles y flores
(Mientras cantan va JOSEF alrededor del tablado, y el REY a su lado, y dan vueltas.)
divino Señor del cielo,
que de la envidia y la cárcel
me sacáis a Rey de un reino.

JOSEF:

Vos solo sois Salvador,
(Tocan la música o chirimías, y éntranse con mucho aplauso, con que se da fin a la primera jornada.)


<<<
>>>

Acto II
Pág. 038 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen BATO y LIDA, pastores, asidos de una cinta.
LIDA:

  Suelta, necio.

BATO:

Extraña estás
en hacerme tal desprecio.

LIDA:

¿Desprecio es llamarte necio?

BATO:

¿Puede el desprecio ser más?
  ¿Sabes tú que haya formado
naturaleza animal
tan fiero?

LIDA:

Siendo mi igual,
tú mismo te has retratado.

BATO:

  Antes los cielos quisieran
sabio elefante, león
fuerte, espantoso dragón,
y su fiereza me dieran;
  cuántas cosas ¡ay! querría,
y no ser necio.


<<<
>>>

Pág. 039 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LIDA:

Pues yo
pienso que lo eres.

BATO:

Yo no.

LIDA:

¿Pues qué necedad más fría
  que amar a quien te aborrece?

BATO:

Antes discreción se llama,
pues amar a quien nos ama,
justicia y razón parece.

LIDA:

  ¿Quién ama obedece?

BATO:

Sí;
que el amor es obediencia.

LIDA:

Pues vete de aquí.

BATO:

Paciencia;
digo que me voy de aquí;
  detrás de estos chopos quiero
esconderme.


<<<
>>>

Pág. 040 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Escóndese, y sale BENJAMÍN como antes.)
BENJAMÍN:

Aunque más huyas,
seguiré a las alas tuyas,
tú las del viento ligero.

LIDA:

  Vente, hermoso Benjamín.

BENJAMÍN:

Voy tras una corza herida.

LIDA:

Si aquí la tienes tendida
por el clavel y el jazmín,
  armas de esa gran belleza;
no sigas al viento vano;
dame, Benjamín, la mano
que formó Naturaleza
  de nieve, para templar
el fuego de tu hermosura.

BENJAMÍN:

Así Dios te dé ventura,
Lida, que me des lugar.
  No se me lance en el río
o en parte que no le alcance.
(Ásele.)

LIDA:

Aquí tienes mayor lance
en un alma, ingrato mío.


<<<
>>>

Pág. 041 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BENJAMÍN:

  Suéltame: no seas pesada;
que yo no entiendo de amor.

LIDA:

Pues hazme solo un favor,
ya que estoy desengañada.

BENJAMÍN:

  Di presto.

LIDA:

Que de esos ricos
cabellos, cortar me dejes
unas hebras.

BENJAMÍN:

No te quejes,
Lida, de que tema hechizos;
  deja de ser importuna;
quédate, Lida, con Dios.
(Vase.)

LIDA:

Muerta quedo.
(Sale BATO.)

BATO:

Y aun los dos
con una misma fortuna.
  Basta, que está descubierta,
Lida ingrata, la razón
de tu olvido.


<<<
>>>

Pág. 042 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LIDA:

¡Qué traición!
¿Lo escuchabas? Ya soy muerta.

BATO:

  Yo se lo diré al señor.

LIDA:

¡Bato! ¡Bato!...

BATO:

No hay que hablar:
o amarme, o voy a parlar,
Lida, tu hechizo o tu amor.

LIDA:

  Yo te amaré.

BATO:

Corta en mí
los cabellos que querías
en Benjamín, si lo hacías
por favor.

LIDA:

Harélo así.

BATO:

  Corta, aunque lo mismo fuera
en casa a cualquier lechón.

LIDA:

Señor viene; otra ocasión
tendremos.

BATO:

Allá me espera.
(Vanse.)


<<<
>>>

Pág. 043 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Salen JACOB, RUBÉN, ISACAR y SIMEÓN.)
JACOB:

  Estéril tiempo y cruel;
ya mi familia perece.

RUBÉN:

Triste vida el campo ofrece;
cosa no se mira en él
  que con señal de alegría
la dé a las hojas.

ISACAR:

El cielo,
como ofendido del suelo,
no sustenta lo que cría.
  Ya no halla hierba el ganado,
y parece que se atreve
a competir con la nieve
del monte el desierto prado.

JACOB:

  ¡Lástima es ver, hijos míos,
que estén tales sus despojos,
que si no es en nuestros ojos,
apenas se miran ríos!
  Ya entre tanto desconsuelo
de la sequedad que encierra,
abre mil bocas la tierra
para lamentarse al cielo.
  Bala el ganado perdido:
suena en las peñas el eco,
y vuelve del campo seco
triste el pajarillo al nido.
  Y entre tanta confusión,
me han dado nuevas que Egipto
está todo su distrito
fértil en esta ocasión.
  Partid, hijos, a comprar
trigo; partid, aunque sienta
vuestra ausencia, que a la cuenta
allá debe de sobrar,
  pues acá nos traen señales
los ríos que de allá vienen.


<<<
>>>

Pág. 044 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


RUBÉN:

Siempre tus trabajos tienen,
buen Jacob, descansos tales;
  pero no es posible menos,
viendo los cielos airados,
los elementos turbados,
y de mil portentos llenos.
  No te osábamos decir
este remedio, señor,
por no llegar al dolor,
causa de vernos partir;
  mas pues ya de ti ha nacido,
¿cómo quieres que se intente,
padre piadoso y prudente?


<<<
>>>

Pág. 045 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JACOB:

En partir ya no hay partido;
  y habiendo de ser así,
oíd, hijos de Jacob
doce partes hice el alma;
ya, sin Josef, once sois.
Vayan los hijos de Lía,
Rubén, Leví, Simeón;
vaya el valeroso Judas,
Isacar y Zabulón;
Dan y Neptalín, de Vala,
la que a mi Raquel sirvió;
los de Zelfa, Gad y Asser,
Zelfa que Lía me dio.
Solo Benjamín me quede,
pues que ya no me quedó
de mi adorada Raquel
otra memoria de amor.
Este ha sido mi consuelo
después que Josef faltó;
el aliento a la esperanza
que mis años sustentó.
Con esto, partid, mis hijos,
y deos Dios la bendición
que Abraham, mi abuelo, Isaac,
mi padre, les prometió.
Partid con ella, hijos míos,
porque si de Dios la voz
mi sucesión asegura,
la misma verdad es Dios.
(Vase.)


<<<
>>>

Pág. 046 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


NEPTALÍN:

  Tierno parte.

ISACAR:

Es padre al fin.

RUBÉN:

Alto; a partir, Isacar.

ISACAR:

Pues vaya Bato a llamar
a los demás, Neptalín.
(Vanse.)
(Entren NICELA y DELFA.)

DELFA:

  Por aquí dicen que pasa
el Virrey.

NICELA:

No sé si vea
un ángel que me recrea,
o un demonio que me abrasa.

DELFA:

  ¿Tanto le amaste?

NICELA:

Es de forma
mi amorosa fantasía,
que es como el primero día,
alma que mi cuerno informa.
  Ayuda a mi pena el ver
que un esclavo que fue mío
llegue a tanto señorío,
a tal grandeza y poder.
  Y viendo que se ha casado
Josef, y que hijos tiene,
mi amor a ser furia viene
en envidia trasformado.
  Dos le han nacido, ¡ay de mí!
Efraín y Manasés.


<<<
>>>

Pág. 047 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


DELFA:

¡Que tanto tiempo después
haya esa memoria en ti!

NICELA:

  Y aun con más pena me veo,
porque sin la ejecución
tiene amor obstinación
para dar vida al deseo.

DELFA:

  Él llega. Apártate aquí.

NICELA:

¡Ay, mi esclavo! ¡Quién creyera
que en tal grandeza le viera
para más envidia en mí!
(Suena música. Sale JOSEF en un carro triunfal, sentado. ASIRIS y PUTIFAR a los lados, a pie. Criados delante, echando flores y ramos por el suelo.)

JOSEF:

  Hoy cumple el sol seis círculos que ha dado,
amigos, por los altos paralelos,
que así triunfé del suelo levantado
por voluntad de los piadosos cielos;
que aunque puedo decir que me ha criado
de nuevo el Rey, cuyos dorados velos
me ha dado como el sol los da a la luna,
no nace dél mi próspera fortuna.
  Por Dios se mueve cuanto el mundo tiene,
por hado vuestros sabios hoy declaran;
dél procede la vida, el honor viene;
todas las cosas en su centro paran.
Dios cría, Dios sustenta, Dios mantiene
sus fuertes muros, al humilde ampara;
Dios hace reyes, que las buenas leyes
tienen principio en Dios y no en los reyes.


<<<
>>>

Pág. 048 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PUTIFAR:

  Gran Salvador del mundo, justo nombre
que te dio Faraón, por ti se mira
libre la tierra; tú el primero hombre;
que donde tú no estás, cautivo expira
el mundo. Egipto, Salvador te nombre,
por ti vive, por ti también respira
de la opresión estéril, pues pudiera
volver sin ti la confusión primera.

JOSEF:

  En llegando a palacio, dad audiencia
a cuantos, por humildes y afligidos,
les faltare favor, con advertencia
que por pobres serán más presto oídos.
Los frutos, del linaje humano herencia,
queden con igualdad distribuidos,
dando sustento a todos igualmente.

PUTIFAR:

El cielo, Salvador, tu vida aumente.
(Dé vuelta el carro con música, y entre con el acompañamiento que salió. Quedan NICELA y DELFA.)

DELFA:

  ¿Qué dices?

NICELA:

Estoy suspensa
de mirar grandeza tanta.

DELFA:

Lo que el mismo Dios levanta
tiene en su brazo defensa.
  No haya miedo que derribe
tan justa privanza envidia.


<<<
>>>

Pág. 049 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


NICELA:

Mucho en velle me fastidia
que así mande y así prive.
(Sale PUTIFAR.)

PUTIFAR:

  Nicela, ¿tú aquí?

NICELA:

¡Señor!

PUTIFAR:

¿Tú de palacio en la puerta?

NICELA:

Aquí he llegado encubierta
entre el popular rumor,
  con ánimo de mirar
nuestro esclavo.

PUTIFAR:

No hablas bien,
pues fuera del Rey, también
Salvador le has de llamar.

NICELA:

  ¿Yo Salvador?

PUTIFAR:

¿Pues quién es
hoy por quien vives?

NICELA:

No seas
lisonjero, donde veas
que no se sigue interés.


<<<
>>>

Pág. 050 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Vase NICELA y sale JOSEF.)
JOSEF:

  Dad licencia, general,
para que entre quien quisiere.

PUTIFAR:

 (De rodillas.)
Tu vida el cielo prospere
a su mismo curso igual.

JOSEF:

  Álzate; que bien me acuerdo
de que fuiste dueño mío.

PUTIFAR:

Aparte.
(Ensalza tu señorío
el verte prudente y cuerdo;
  que quien tiene en la memoria
la humildad en que se vio,
cuando Dios le levantó
venció la mayor victoria.)
  No me puedo persuadir
que este estuviese culpado:
celos Nicela me ha dado
y agravios puedo decir.
  Sin duda estaba inocente,
porque el hombre que es vicioso,
si llega a ser poderoso
ejecuta lo que siente.
  Y pues Josef no lo estuvo,
ella, sin duda, es culpada,
y aquella capa arrojada
la que su golpe detuvo.
  Suyos fueron los antojos;
ella fue el toro cruel,
porque a no venirse a él,
no se la echara a los ojos.


<<<
>>>

Pág. 051 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Siéntase JOSEF, y salen RUBÉN, NEPTALÍN, ISACAR, SIMEÓN y BATO.)
SIMEÓN:

  ¿Si es aquel el Salvador?

NEPTALÍN:

Aquí dicen que está.

SIMEÓN:

Llega.

NEPTALÍN:

¿No hay más de llegar así?

RUBÉN:

¿Cómo le haré reverencias?

BATO:

Con ser yo rústico, sé
que las rodillas en tierra
le habéis de adorar. Llegad.
(De rodillas todos.)

RUBÉN:

A los pies de tu grandeza
tenéis, Salvador de Egipto,
una pobre gente hebrea,
que viene a comprar el trigo
que reservó tu prudencia
para los presentes años,
según por allá nos cuentan.
Manda, señor, que nos den
lo que a tu piedad parezca,
que en este tiempo socorra
necesidad tan estrecha.


<<<
>>>

Pág. 052 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JOSEF:

¡Cielos! ¿Qué es esto que miro?
¡Cielos! ¿Quién habrá que entienda
vuestros secretos? ¡Oh suma,
oh grande piedad suprema!
¿No son estos mis hermanos?

RUBÉN:

¿De qué se admira? ¿Qué piensa?

ISACAR:

La color se le ha mudado.

NEPTALÍN:

En los hombres que gobiernan
hay este divertimiento,
como en los hombres de letras.

JOSEF:

(Grave.)
Hombres, ¿de dónde venís?

BATO:

Hombres dijo: malas señas.

JOSEF:

(Más alterado.)
¿De dónde vinisteis, hombres?

BATO:

Responded de Adán y Eva.

RUBÉN:

De la tierra de Canaán
hemos venido a esta tierra
a comprar trigo, señor.


<<<
>>>

Pág. 053 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JOSEF:

(Colérico.)
Mentira bien clara es esta.

BATO:

¿No lo dije yo?

JOSEF:

Vosotros
sois espías, cosa es cierta,
y vuestro hábito lo dice.

RUBÉN:

¡Espías, señor! No creas
que ese traidor pensamiento
en nuestra nobleza quepa.
Doce hermanos somos todos
de un padre, aunque de diversas
madres: los once vivimos,
murió el penúltimo, y queda
el último con el viejo,
que del muerto lo consuela.
Ésta es la verdad, señor.

JOSEF:

Uno falta.

BATO:

¡Cómo muestra
airado el rostro!

JOSEF:

Decid
de qué murió.


<<<
>>>

Pág. 054 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


RUBÉN:

Cierta fiera
en el valle de Mambré,
bajando a dar una fiesta
agua al ganado, le dio
la muerte.

JOSEF:

¡Y qué fiera, fiera!
¡Cómo se ve claramente
que son invenciones vuestras!
Espías sois que venís
a ver que muros, qué puertas,
qué defensas Menfis tiene.

ISACAR:

Señor, la verdad es esta.

JOSEF:

(Levántase.)
¡Por vida del Rey, traidores,
que hasta que el hermano venga
que decís que allá quedó,
y a vuestro padre consuela,
que no salgáis de una cárcel!
Vaya el que de todos sea
más diligente, por él,
y los demás en cadena
y grillos queden.


<<<
>>>

Pág. 055 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


RUBÉN:

Señor...

JOSEF:

No hay que hablar; la prueba
de que habéis dicho verdad,
a la vista se reserva
del hermano que decís;
si él viene, será muy cierta:
si no, será mentirosa,
¡capitán!

PUTIFAR:

¡Señor!

JOSEF:

Encierra
estos hombres con prisiones
en una cárcel.

RUBÉN:

Es pena
de nuestro delito justa.

NEPTALÍN:

Sí, que la pura inocencia
de nuestro hermano da voces.

RUBÉN:

¿Ya no os dije que no era
bien hecho entonces?

SIMEÓN:

Agora
nos viene, sin merecella,
esta desdicha por él.


<<<
>>>

Pág. 056 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


PUTIFAR:

Caminad.

BATO:

Quiero que adviertas,
capitán, que no soy yo
de los que el Virrey condena.

PUTIFAR:

¿Pues quién eres tú?

BATO:

So quien
tiene cuenta con las bestias.

PUTIFAR:

Pues tenla agora de ti.

BATO:

¡Pobre Bato, quién creyera
que vinistes a dejar
el pellejo en tierra ajena!
(Llévanlos.)

JOSEF:

  Lágrimas que a los ojos
solicita piedad de amor nacida,
detened los enojos,
o corred como fuente que oprimida
tuvo la dura presa,
pues no cesa el amor, y el rigor cesa.


<<<
>>>

Pág. 057 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Salen FENICIA y LISENO.)
LISENO:

  Él ha de morir, Fenicia.

FENICIA:

No ha de morir: ten piedad.

JOSEF:

¿Qué es esto?

LISENO:

A tu majestad
pido, gran señor, justicia.

FENICIA:

  Yo piedad, Salvador nuestro.

JOSEF:

¿Eres su marido?

LISENO:

Soy.

JOSEF:

Habla.

LISENO:

De Fenicia tuve
dos hijos.

FENICIA:

De entrambos son;
óyeme a mí.

JOSEF:

Da lugar,
mujer, puesto que el dolor
del parto más te apresure,
a que comience el varón.


<<<
>>>

Pág. 058 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LISENO:

El mayor de mis dos hijos,
de envidia mató al menor;
está preso: yo que muera
quiero, y Fenicia que no.

FENICIA:

Señor, si el uno está muerto,
rigor es matar los dos.

JOSEF:

Decís bien; mando que luego
le saquen de la prisión;
que Dios le dará castigo
de la sangre que vertió.

FENICIA:

Vivas mil años, amén,
soberano Salvador
de Egipto.

JOSEF:

¡Qué justo ejemplo
de los hijos de Jacob!
(Vanse los dos. Sale PUTIFAR.)

PUTIFAR:

  Ya están presos los hebreos.

JOSEF:

En estando los tres días,
dales libertad.

PUTIFAR:

Sabrías
sus maliciosos deseos.


<<<
>>>

Pág. 059 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JOSEF:

  Dellos tengo aviso ya;
cierto Josef me le dio,
que allá en su patria nació
y agora en Egipto está.

PUTIFAR:

  ¿Conócesle tú?

JOSEF:

Muy bien.

PUTIFAR:

Yo les daré libertad.

JOSEF:

Antes que de la ciudad
salgan, advierte también
  que prendas al uno dellos,
que se llama Simeón;
que importa que esté en prisión
en tanto que vuelven ellos,
  que han de traer otro hermano;
dales trigo, y el dinero
pon en los sacos primero,
disimulando la mano.
  ¿Hasme entendido?

PUTIFAR:

Muy bien.

JOSEF:

Capitán, tu pecho alabo;
que a quien te sirvió de esclavo
le sabes servir tan bien.


<<<
>>>

Pág. 060 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Vanse y salen LIDA y BENJAMÍN.)
LIDA:

  Mientras con más aspereza
me tratas, mas crece amor;
que suele ser el rigor
aumento de la belleza.
Formó la naturaleza
montes, hombres, fieras, pechos,
pues de sus manos los hechos
no ablandan pechos iguales,
viendo que en tiernos cristales
quedan sus jaspes deshechos.
  ¡Ay, Benjamín! que dijera
con más causa ¡ay Serafín!,
pues quien ha de ser mi fin,
por su hermosura lo fuera:
si en la hermosa primavera
de tus verdes años flor,
no quieres bien, ¿qué rigor
anima tu pecho helado,
pues no ves en monte o prado
cosa que no tenga amor?
  Aman las fieras crueles
que carecen de las almas:
aman las palmas las palmas,
los laureles los laureles;
los pajarillos que sueles
oír con dulces canciones
cantan sus tiernas pasiones;
aman las fuentes los ríos:
solo tú a los males míos,
áspid, sentimiento pones.


<<<
>>>

Pág. 061 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BENJAMÍN:

  Si yo supiera querer,
tuviera mi pensamiento
ligado a tu entendimiento:
no te supiera ofender.
La hermosura de tu ser
naturalmente me obliga,
mas no sé cómo te diga
que no entiendo qué es amor,
si ave, fiera, planta o flor
en su triunfo enlaza y liga.
  Amor es inclinación
que se causa y no se entiende,
fuego que en el alma enciende
el aire del corazón;
sus dos alas, Lida, son
una agrado, otra deseo;
si en servirte no me empleo,
es porque el alma no inspiran;
que lo que los ojos miran,
en los del alma no veo.

LIDA:

  Si tienes entendimiento,
¿cómo no ves que el rigor
pone en las fuerzas de amor
porfía y atrevimiento?
Si nace de encogimiento
de tu tibio corazón,
mis brazos de fuego son.
(Quiere abrazalle.)


<<<
>>>

Pág. 062 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BENJAMÍN:

Desvía, necia.

LIDA:

No quiero.

BENJAMÍN:

Jacob viene.

LIDA:

Ya no espero
ablandar tu corazón.
(Sale JACOB.)

JACOB:

  Mal sufre amor la ausencia:
tormento sin igual recibe el alma;
faltando la paciencia,
los sentidos oprime ociosa en calma,
pues día y noche asiste
el pensamiento a una memoria triste.
  Con justa causa temo:
ningún consuelo, amor, me satisface;
siempre amé con extremo:
de la causa de amor el temor nace,
que es su mayor efeto.

BENJAMÍN:

Padre y señor...

JACOB:

¡Oh, Benjamín discreto!
  Parece que entendías
la falta de consuelo en mis entrañas.


<<<
>>>

Pág. 063 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BENJAMÍN:

Señor, las tiernas mías
mueve tu pecho y mueve las montañas
desta tierra, que llora
contigo al irse el sol y al ver la aurora.
  Ya vendrán mis hermanos:
no aumentes tus trabajos con temores.

JACOB:

En mí no fueron vanos:
en teniéndolos yo, vienen mayores;
que por otro camino
no se cede mayor del que imagino.

BENJAMÍN:

  Mayor valor tenías
cuando en Aran guardabas el ganado,
tantas noches y días,
por mi querida madre desvelado,
por tu Raquel hermosa,
la mujer más amada y más dichosa.


<<<
>>>

Pág. 064 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JACOB:

(Alégrase.)
  No sé cómo te diga
lo que pasé, contento de mis daños;
así la causa obliga
el verde abril de mis floridos años,
y en los primeros siete,
en tanto que Labán me la promete,
  fui muy gallardo mozo:
vestíme bien los días que venía
con amoroso gozo
a ver tu madre, y ella me decía,
después que fue mi esposa,
que de verme galán se vio celosa.
  Pues si delante della
luchábamos tal vez, el más robusto,
mirando a Raquel bella,
encendido de honor, el lazo justo
desasido en un vuelo,
confesaba mi amor midiendo el suelo.
  Los lobos me temían,
los más fieros leones me temblaban;
los pastores decían
que la ventaja en toda acción me daban.


<<<
>>>

Pág. 065 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LIDA:

¡Qué bien que le engañaste!

BENJAMÍN:

Como mujer, en fin, me aconsejaste.
(Entre BATO.)

BATO:

  Para ganar las albricias
presumí de adelantarme,
si fueran buenas las nuevas.

JACOB:

¡Bato!

BATO:

¡Señor!...

JACOB:

No me hables,
que ya sé que a mis trabajos
alguna desdicha añades.
¿Vienen mis hijos?

BATO:

Ya vienen.

JACOB:

¿Todos?

BATO:

Ya tienes delante
los mayores dellos; puedes
mejor saber cosas tales.


<<<
>>>

Pág. 066 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Salen RUBÉN, ISACAR y NEPTALÍN, tristes.)
RUBÉN:

Guarden tu vida los cielos.

ISACAR:

Los cielos tu vida guarden.

NEPTALÍN:

Danos a todos los pies.

JACOB:

En los turbados semblantes
conozco que no venís
contentos.


<<<
>>>

Pág. 067 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


RUBÉN:

Llegamos, padre,
a la gran Menfis de Egipto,
famosa entre las ciudades
del mundo, y vecina al cielo,
con pirámides de jaspe.
Faraón tiene un Virrey,
hombre de notables partes,
que sustituye en su cetro,
y a quien permite que llamen
Salvador, porque lo ha sido
en ocasión semejante
de todo el egipcio reino;
fuimos luego a visitarle,
y adorando por la tierra
su persona hermosa y grave,
nos preguntó por la nuestra;
yo le dije que este valle:
con todas las demás cosas
a su sospecha importantes.
Dijo que éramos espías,
y por más que porfiase
en que éramos gente noble
y doce hermanos de un padre,
contándole allí los días,
once con Josef, que yace
muerto a manos de la fiera
que bañó su ropa en sangre,
y doce con Benjamín;
no quiso crédito darme
mientras que no le trujese,
porque ser verdad probase,
a Benjamín, por quien queda
Simeón, padre, en la cárcel,
pues que tres días nos tuvo
en sus cadenas con llaves.
Danos, padre, a Benjamín
así los cielos te alarguen
tu vida, porque sin él
volver a Egipto no trates.
Sin esto estamos confusos,
porque abriendo los costales
del trigo, habemos hallado,
sin que un dinero nos falte,
dentro el mismo que le dimos;
que si fue yerro, es notable.


<<<
>>>

Pág. 068 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JACOB:

¿Para qué queréis que viva,
si se aumentan por instantes
los trabajos de Jacob,
ya con mi edad desiguales?
Sin hijos me habéis dejado;
mató a Josef, Dios lo sabe,
la fiera que me dijisteis:
Simeón queda en la cárcel,
¿y a mi amado Benjamín
agora queréis quitarme?
Ya perdí a Josef no quiero
que su retrato me falte,
si no queréis que deshechas
en lágrimas miserables,
mis blancas canas, al centro
negro de la tierra bajen.

RUBÉN:

No te aflijas desta suerte,
padre; ya es razón que basten
tus lágrimas; no permitas
que, ciego, tu vida acaben.
Dame a Benjamín, señor,
porque si no es con llevarle,
de la cárcel a mi hermano
no hay oro con que le saques.
Y si no te le volviere
sano y libre, que me mates
dos hijos te doy licencia;
mira que crece la hambre,
y también que será fuerza
volver a hacer su rescate.


<<<
>>>

Pág. 069 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JACOB:

¿Por qué dijiste que había
otro hijo, si nombralle
no fue porque le pidiese?

NEPTALÍN:

El cielo nos desampare,
nuestros ganados destruya,
nuestras labranzas abrase
si fue tal nuestra intención,
sino solamente darle
respuesta en orden a todo.

JACOB:

Ahora bien, hijos, llevalde,
si no es posible otra cosa.

BENJAMÍN:

No llores: mira que haces
agravio a valor que pudo
vencer en la lucha un ángel.
Lo que Dios te ha prometido,
¿cómo es posible faltarte?
Faltará primero el mundo,
faltarán los cielos antes.
Cara a cara viste a Dios:
¿Qué temes? ¿Quién será parte
a ofenderte, si has rendido
a aquel divino gigante?


<<<
>>>

Pág. 070 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


JACOB:

Si me consuelas así
y así pretendes dejarme,
¿qué me dejas por consuelo?
Ahora bien, Benjamín, parte,
y parte a tu padre el alma.

BENJAMÍN:

Yo espero estos brazos darte
muy presto con más contento.

JACOB:

¡Hijos, a todos alcance
mi bendición!
(Vase llorando.)

ISACAR:

Id con él
en tanto que se dilate
esta jornada forzosa.

RUBÉN:

Luego que todos descansen
se intentará la partida.
(Vanse, y quedan BATO y LIDA.)

BATO:

¡Detente!

LIDA:

¡Qué disparate!

BATO:

¿Pues a qué tigre se niegan
los brazos, aunque llegase
del color que en la Etiopía
los adustos negros traen?


<<<
>>>

Pág. 071 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LIDA:

¿Quién te ha dicho, Bato, a ti
que es obligación bastante
abrazarte sin quererte?

BATO:

No porque quieras abraces,
sino porque yo te quiero.

LIDA:

Ahora bien, porque no llames
descortesía el no ser,
como otras mujeres, fácil,
ve aquí un abrazo.

BATO:

No seas,
Lida, así el cielo te guarde,
manca de la cortesía;
que aun es defecto entre amantes.
¿No has visto unos majaderos
que no es posible que alcen
un dedo de la cabeza
el sombrero por delante?
¿Y otros que andan en rodeos
de las palabras iguales,
y porque el otro esté en pie
ellos no quieren sentarse,
pues, fuera de ser muy necios,
negocian que los infamen
desenterrando sus vicios?


<<<
>>>

Pág. 072 de 113
Los trabajos de Jacob Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LIDA:

En fin, ¿quieres que te abrace
con dos brazos?

BATO:

Si los tienes,
no se los quites a nadie.

LIDA:

¿Para media voluntad
no quieres que un brazo baste?

BATO:

¿Luego entre mí y Benjamín
ya tu voluntad repartes?
Quiérete ya, ¿quién lo duda?
Pero yo pienso vengarme
con que no ha de volver más.

LIDA:

¿Qué dices?

BATO:

Que no me abraces;
que voluntad con dos medias
algún necio se la calce.
(Éntrase cada uno por su parte.)


<<<
>>>

Acto III
Pág. 073 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen JOSEF y PUTIFAR.
JOSEF:

  Qué, ¿han venido los hebreos
de la tierra de Canaán?

PUTIFAR:

De besar tus pies están
con mil ardientes deseos.

JOSEF:

  ¿Viene con ellos también
el más pequeño?

PUTIFAR:

Con ellos
viene, y aunque algunos dellos
gallardos parecen bien,
  no igualan a Benjamín,
que así dicen que se nombra,
porque son de su sol sombra.

JOSEF:

Qué, ¿vino el muchacho al fin?

PUTIFAR:

  Parece que te alegraste.

JOSEF:

Presto sabrás la ocasión.


<<<
>>>

Pág. 074 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PUTIFAR:

No sabiendo la intención
con que a los once llamaste,
  pensaron que era el dinero
que en los costales hallaron:
de nuevo me lo entregaron:
respondo que no lo quiero,
  y que a comer los convidas;
de que están fuera de sí.

JOSEF:

Llámalos.

PUTIFAR:

Ya están aquí.

JOSEF:

¿Qué puede haber que le pidas,
  Josef, al piadoso cielo?
Subo en aquesta ocasión
al trono de Faraón;
mas no con soberbio celo,
  sino solo por cumplir
del gran Dios la voluntad,
porque bajó mi humildad
cuanto ella quiere subir.


<<<
>>>

Pág. 075 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Haya dosel y sillas, con gradas: siéntese, y salen los hermanos. De rodillas.)
ISACAR:

  Adorando la tierra humildemente
de tu trono real, cuyos trofeos
envidiando laureles, a tu frente
coronan resplandores Idumeos,
están ¡oh generoso presidente
del valle de Mambré! los diez hebreos,
para que seas tú mismo testigo
de la verdad que se trató contigo.
  ¡Oh! Si vieras, señor, el sentimiento
de su padre Jacob, por que no hallaras
con humana terneza rendimiento,
aunque al valor decrépito igualaras
si has visto la verdad, si el pensamiento,
y que dejamos nuestras prendas caras
en prenda del garzón que prometimos,
el preso y dulce hermano te pedimos.


<<<
>>>

Pág. 076 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JOSEF:

  ¿Tendrá aquí mi corazón
fuerzas para estarse en pie,
o al desmayo le daré
de mi sangre y mi afición?
¡Ojos, tened compasión
de las entrañas deshechas!
Las lágrimas os dan hechas:
llorad, que ningún nacido
el alma le han oprimido
causas de amor tan estrechas.
  Pero no haya más enojos,
porque es tan bello el rapaz,
que hasta a ponerse en paz
el corazón y los ojos,
que imagen de los despojos
por que tanto nombre dan
a Raquel, mirando están;
si era así mi hermosa madre,
¿qué me espanto que mi padre
sirviese tanto a Labán?
  Quiero bajar.
(Baja del trono.)

BATO:

Mucho advierte,
Benjamín, el Rey en ti.

BENJAMÍN:

Bato, después que le vi,
turbado estoy.


<<<
>>>

Pág. 077 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BATO:

¿De qué suerte?

BENJAMÍN:

  No te lo sabré decir;
pero sé que el corazón
con una cierta pasión
me ha comenzado a rendir.

JOSEF:

  ¡Hebreos!

RUBÉN:

¡Señor!

JOSEF:

¿Está
bueno vuestro padre?

RUBÉN:

Queda
bueno, si es que vivir pueda
faltándole el alma ya.

JOSEF:

  ¿Es aqueste aquel hermano
que me dijisteis?

RUBÉN:

¡Él es!

JOSEF:

¡Llegalde!

BENJAMÍN:

(De rodillas.)
Dame tus pies
y a besar tu heroica mano.


<<<
>>>

Pág. 078 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JOSEF:

  Los brazos es más razón.

BENJAMÍN:

No soy digno de tus brazos.

JOSEF:

(Aparte.)
¡Ay Dios, con qué estrechos lazos
me oprimes el corazón!
  Las lágrimas resistir,
¿qué piedad lo puede hacer?
Yo las quiero detener,
y ellas mueren por salir;
  yo me pierdo si está aquí.
¡Capitán!

PUTIFAR:

¡Señor!

JOSEF:

¿Está
puesta la mesa; que ya
será tiempo?

PUTIFAR:

¡Señor, sí!

JOSEF:

  Diles que entren.

PUTIFAR:

Entrad todos
adonde habéis de comer.

RUBÉN:

Gran merced nos quiere hacer.


<<<
>>>

Pág. 079 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


NEPTALÍN:

En sus amorosos modos
  se advierte su voluntad.

BENJAMÍN:

Vamos, Bato.

BATO:

Benjamín,
temeroso voy del fin;
tiemblo a toda Majestad.
  Un ajoqueso en mi choza
tengo por cosa más sabia
que cuantos fénix de Arabia
el Rey poderoso goza.

BENJAMÍN:

  Tu necio gusto condeno.

BATO:

Yo no, porque no se sabe
que hayan dado a humilde o grave,
en ajo a nadie veneno.
(Vanse.)

JOSEF:

  Oye, capitán.

PUTIFAR:

¡Señor!

JOSEF:

Luego que hayan comido
los despachas.


<<<
>>>

Pág. 080 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PUTIFAR:

¿Qué has tenido?

JOSEF:

Piedad, capitán, y amor.
  Enternézcome de ver
gente de mi tierra; en fin,
¿no era bello Benjamín?

PUTIFAR:

Un rey merecía ser.

JOSEF:

  Óyeme.

PUTIFAR:

¿Qué es lo que mandas,
que no te entiendo, señor?
Que para piedad y amor
con muchos cuidados andas.

JOSEF:

  En los costales del trigo
pon a todos su dinero
sin que lo entiendan; que quiero
mostrarme a mi patria amigo,
  y en el del menor hermano
pon mi copa más preciosa.

PUTIFAR:

¿Quieres, señor, otra cosa?
Que esto no se intenta en vano.

JOSEF:

  De secreto te diré
cómo has de salir tras ellos,
y por ladrones prendellos.


<<<
>>>

Pág. 081 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PUTIFAR:

Lo que ordenares haré,
  que no será sin misterio.

JOSEF:

Voyme a comer.

PUTIFAR:

Pues, señor,
¿cómo das pena y favor?
¿Cómo honor y vituperio?

JOSEF:

  Tú lo entenderás después.
(Vase.)

PUTIFAR:

Confuso en extremo estoy,
porque a entender no me doy
que esto sin misterio es.
(Vase y entran todos los hermanos.)

RUBÉN:

  ¡Notable benignidad
la del Salvador famoso!

SIMEÓN:

En buena prisión me puso.

ISACAR:

Y no lo sentimos poco.

RUBÉN:

De mi buen padre Jacob
sentí la pena.


<<<
>>>

Pág. 082 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


NEPTALÍN:

Lloroso
quedó el viejo por tu ausencia;
pero más cuando propongo
el llevar a Benjamín,
última luz de sus ojos.

BATO:

Gracias a Dios de Israel,
que os verá juntos a todos,
llenos del trigo que espera.

RUBÉN:

En contándole nosotros
lo que el Salvador ha hecho,
bajando del alto trono
de su grandeza, a comer
con diez labradores toscos,
se le ha de aumentar la vida.

ISACAR:

El es hombre generoso,
y el prender a Simeón
por sospecha, fue forzoso
del oficio de Virrey,
que no es el gobierno solo,
sino el prevenir el daño,
digno de aquel cargo honroso.

RUBÉN:

¡Qué gran convite nos hizo!


<<<
>>>

Pág. 083 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BATO:

Allá me dio el mayordomo
también de comer a mí;
¡pardiez, que rodaban pollos!
¿No habéis visto unos monazos
que guardan a un lado y otro
las nueces y las castañas
al tiempo más espacioso?
Pues al famoso convite
fui con los carrillos monos,
y para el camino, lleno,
que al fin es largo y angosto.

RUBÉN:

Dente de comer a ti:
irás del Negro al Mar Rojo.

BATO:

¿Qué quieres? Todo el placer
del mundo dicen que es solo
comer más o comer menos;
los ricos lo comen todo,
los pobres todo lo ayunan.

BENJAMÍN:

¿Qué gente es esta?

ISACAR:

El adorno
dice que es gente del Rey.

RUBÉN:

Si nos buscan...

BATO:

¿Por qué? ¿Cómo?


<<<
>>>

Pág. 084 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Salen PUTIFAR y SOLDADOS.)
PUTIFAR:

Tened el paso, traidores;
ataja, Eraclio, a los otros;
aguardad, fieros hebreos.

RUBÉN:

¿A nosotros?

PUTIFAR:

A vosotros,
pues como infames, habiendo
de un Príncipe tan piadoso
con extraños, recibido
el beneficio notorio,
al Rey mi señor, y a Mentis,
humillando el regio solio
a vuestra ruda humildad,
y comiendo igual con todos,
su copa le habéis hurtado.

RUBÉN:

¿Cómo su copa nosotros?
¿Qué dices?

PUTIFAR:

Que le ha faltado
al repostero.

RUBÉN:

¿Qué abono
de nuestra lealtad queréis
para templar tanto enojo,
mayor que el haberos vuelto
el dinero que nosotros
volvimos a nuestra tierra
en los costales?


<<<
>>>

Pág. 085 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PUTIFAR:

Volviólo
vuestro engaño, porque estaba
del castigo temeroso.
Desatad esos costales.

RUBÉN:

Si en alguno, a decir torno,
hallares oro ni plata,
cuyo fuere, muera.

PUTIFAR:

Todos
los desatad uno a uno.

BATO:

El de Benjamín descojo,
que es el que me toca a mí.

RUBÉN:

Que muera es castigo corto;
todos seremos esclavos
de tu Príncipe dichoso.

SOLDADOS:

Aquí está la copa.

RUBÉN:

¿Aquí?

SOLDADOS:

El menor la puso en cobro.

RUBÉN:

¡Tú, Benjamín!


<<<
>>>

Pág. 086 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BENJAMÍN:

¿Qué me miras?
Todo el cielo poderoso
me destruya si la he visto;
ni yo perdiera el decoro
a la sangre de Abraham
por cuantos vasos preciosos
desde el principio del mundo
dio la codicia al tesoro.

PUTIFAR:

¡Ah, villanos! ¿Esto pasa?
Prendeldos.

RUBÉN:

Benjamín, rompo
mis vestidos y mi pecho.

PUTIFAR:

Ladrones sois, ya os conozco;
vayan al Virrey.

NEPTALÍN:

¡Ah, cielos!

BENJAMÍN:

Hermanos, no he sido estorbo
de vuestro viaje yo;
que este es falso testimonio.

RUBÉN:

Sabemos que eres un ángel.

PUTIFAR:

Caminad.


<<<
>>>

Pág. 087 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BENJAMÍN:

¡Cielos piadosos,
descubrid la verdad!

RUBÉN:

Creo
que Dios nos dará socorro.

BATO:

¿A Egipto volvemos?

SOLDADOS:

Sí.

BATO:

¡Pobre Bato! Ya desdoblo
la panza para pagar
los pollos y los repollos.
(Vanse.)
(Salen FARAÓN y JOSEF.)

SIMEÓN:

  Partiremos los dos este presente,
pues tiene de la paz la mejor parte.

JOSEF:

Beso tus pies, señor.

SIMEÓN:

Josef, detente.

JOSEF:

Bien es que tu grandeza los aparte:
la tierra es a mi boca suficiente;
donde los pones, invencible Marte,
temió Bazán tus armas.


<<<
>>>

Pág. 088 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


SIMEÓN:

No temiera
si el año de la guerra fértil fuera.
  No toma bien las armas el soldado
por el estéril campo divertido;
la falta del sustento siempre ha dado
victoria al fuerte, infamia al oprimido;
voy a partirle en tu virtud fiado,
que de mi reino redentor has sido:
desde hoy, Josef, a tu memoria debo
dorada estatua en obelisco nuevo.
(Vase.)

JOSEF:

  ¡Cuánto debe Josef, Rey soberano,
desde mis padres, Abraham valiente,
Isaac piadoso, Jacob limpio siente,
Josef humilde, perseguido en vano!
Trújome aquí tu poderosa mano:
así te agrada el ánimo inocente
donde permite que el remedio intente
del uno y otro fratricida hermano.
Tú con el brazo del poder piadoso
me has levantado a la real esfera,
libre del homicida y envidioso;
que es bestia tan feroz la envidia fiera,
que es menester un Dios tan poderoso
para que un hombre en su rigor no muera.


<<<
>>>

Pág. 089 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Salen PUTIFAR y SOLDADOS y los hermanos todos.)
PUTIFAR:

  Entrad presto, villanos, a la muerte,
que no al Virrey famoso.
(Todos de rodillas.)

RUBÉN:

Salvador generoso,
aquí nos tiene tu piedad, advierte.

SIMEÓN:

Y aquel también, señor, en cuya hacienda
fue hallada ¡ay, cielos! tu dorada prenda.

JOSEF:

  ¿Por qué habéis perpetrado tal delito,
ingratos a mi pecho
y al favor que os he hecho?
¿Desde Canaán venís a hurtar a Egipto?
¿Este es el premio justo
de haceros honras y de daros gusto?

RUBÉN:

  Señor, todos queremos, pues es justo,
quedar por tus esclavos;
eses imprima, y clavos,
en todos nuestros rostros hierro adusto;
confiesen de tu nombre heroicas letras,
que la maldad de nuestro error penetras.

JOSEF:

  No lo permita el cielo; solo sea
mi esclavo el atrevido
que como veis ha sido
autor de culpa tan enorme y fea;
los demás podéis iros libremente
adonde vive vuestro padre ausente.


<<<
>>>

Pág. 090 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ISACAR:

  Virrey soberano
deste ilustre reino,
Salvador en nombre
y en heroicos hechos:
Príncipe dichoso
que después del cielo,
sobre blancas aras
mereces incienso:
cuyo nombre adoran
los Partos y Medos,
los Mesopotamios,
los Sirios y Armenios:
nosotros venimos
de aquel valle hebreo
donde vio Abraham
a los tres mancebos
divina figura
del divino Terno,
una esencia solo,
solo un Dios inmenso.
Venimos, señor,
como digo, haciendo
memorias piadosas
de mejores tiempos;
porque allá a los montes
de hierba compuestos,
pelaban los años
barbas y cabellos.


<<<
>>>

Pág. 091 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ISACAR:

Ni una flor al prado,
ni un grano al barbecho,
abril producía
ni bañaba el cielo.
Nuestro amado padre
nos dio tal consejo:
tú nos preguntaste
de nuestros sucesos,
si teníamos padres,
hermanos o deudos.
Ya te respondimos
que padre, y muy viejo,
y un pequeño hermano,
que era su consuelo.
Este niño, y otro
que ha mucho que es muerto,
eran de una madre
de Jacob espejo.
La bella Raquel
se llamaba, y creo
que era su hermosura
en ella lo menos.
«Traelde, dijiste,
que verle deseo,
y saber si en todo
sois falsos o ciertos.»


<<<
>>>

Pág. 092 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ISACAR:

Yo te respondí:
«El traerle tengo
por cosa imposible,
porque el viejo, luego
que el niño le quiten,
vivirá muriendo.»
Respondiste entonces:
«Si yo no le veo,
no veréis mi rostro.»
Partimos con esto
y en Canaán hablamos
a Jacob, tu siervo,
que en oyendo el caso
se quedó suspenso.
Dos hijos que tuve
de Raquel, hoy pierdo:
si este me lleváis,
sin espejo quedo.
Pues mira, señor,
si agora volvemos
sin tu Benjamín,
alma de tu pecho,
¿qué será de todos,
y un hermano muerto?


<<<
>>>

Pág. 093 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ISACAR:

En prendas le daba
dos muchachos bellos;
mas yo, sobre mí,
con gran juramento
tomé su peligro,
¿pues qué haré si vuelvo?
Ciento y ochenta años
cumple el santo viejo;
las canas le bañan
el ilustre pecho.
Todos de rodillas,
lágrimas vertiendo,
su vida pedimos.

TODOS:

¡Señor!

JOSEF:

Esto es hecho.
  Afuera, egipcios, salid:
dejad aquí los hebreos.

PUTIFAR:

¿Qué es esto?

SOLDADOS:

No sé.
(Vanse.)

JOSEF:

Deseos,
¿qué aguardáis? Llanto, venid;
salid, lágrimas; oíd:
yo soy Josef.


<<<
>>>

Pág. 094 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


RUBÉN:

¿Qué, señor?

JOSEF:

Y que un piadoso dolor
me aprieta con fuerza tanta,
que entre el alma y la garganta
se me atraviesa el amor.

ISACAR:

  ¿Quién te podrá responder?

JOSEF:

Yo soy aquel que vendistes:
llegaos a mí, no estéis tristes;
que ya me mata el placer.
No os quedará que temer
si yo muero aqueste día,
pues pienso que ser podría
que si por mi fortaleza
no me mató la tristeza,
me ha de matar la alegría.

BENJAMÍN:

  El llanto, Josef querido,
te muestra el alma en los ojos.


<<<
>>>

Pág. 095 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JOSEF:

¡Oh, qué me quitas de enojos!
¡Oh!, qué amor que me has debido!
Estoy muy agradecido
que hayas, en fin, sustentado,
Benjamín, mi padre amado,
porque si por ti vivió,
su vida, la que nos dio,
has en los tres conservado.
  Él se miraba en Raquel,
yo miro los dos en ti;
a ellos me parecí,
tú te pareces a él.
Hoy resucita el clavel
a quien dio muerte Caín:
juntóse el espejo, en fin,
en que se miraba el viejo;
a tanta edad, grande espejo:
júntate a mí, Benjamín.
(Abrázanse.)


<<<
>>>

Pág. 096 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BENJAMÍN:

  Señor, todos mis hermanos
te hablan mudos, si en silencio
tan justo no diferencio
sus lenguas como sus manos.
Tus favores soberanos
son causa, en fin, que han movido
mi lengua a ser atrevido,
y más dándome lugar
en tus brazos, por juntar
el espejo dividido.
  Desde el punto en que te vi
no sé qué sentí en mi pecho,
que te amaba satisfecho
de ver tanta gracia en ti.
Hablaba, y no la entendí
al alma, que la avisaba
que en ti la mitad estaba
del alma que en mí vivía;
y así la media entendía
por qué la media faltaba.


<<<
>>>

Pág. 097 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JOSEF:

  Correspondes justamente
a tu exterior, dulce hermano;
vosotros, mi padre anciano
consolad alegremente:
partid, y el mayor le cuente
el estado de mi bien,
para que venga también
con vosotros a gozalle,
trocando de Arán el valle
por el valle de Jesén.
  Daréos carros y vestidos,
plata y oro en cantidad,
muestras de la voluntad
con que seréis recibidos.
Venid todos, que admitidos
del Rey, mi señor, seréis:
en Egipto viviréis,
donde seréis lo que soy;
que toda mi vida os doy
porque a mi padre me deis.

RUBÉN:

  Dulce hermano, que aun apenas
me atrevo a llamarte hermano,
aunque no fui el más tirano
de la sangre de tus venas;
  por la que tienes, perdona
y muestra aquí tu piedad:
no castigues, Majestad,
delitos de tu persona.
  A nuestro padre diremos
que venga a verte y vivir.


<<<
>>>

Pág. 098 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JOSEF:

Para que podáis partir,
lugar a los brazos demos.
  Venid, besaréis la mano
al Rey.

BATO:

Ya será razón
¡oh generoso varón!
que des la tuya a un villano.

JOSEF:

  ¿Eres Neptalín o quién?

BATO:

Bato so, señor, Batico,
el que cuando fue más chico
jugaba con él también.

JOSEF:

  Mucho me alegro de verte.

BATO:

En fin, ¿que no le comió
aquel lobo o fiera?

JOSEF:

No;
que fue fingida mi muerte.


<<<
>>>

Pág. 099 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Vanse los hermanos, hincándose de rodillas cuando vaya pasando JOSEF, y quedan BENJAMÍN y BATO.)
BENJAMÍN:

  Vamos, Bato, porque demos
esta nueva al viejo santo.

BATO:

Mas que ha de alegrarse tanto,
que muera entre dos extremos.

BENJAMÍN:

  Camina.

BATO:

¿Darásme a Lida,
pues has de ser gran señor?

BENJAMÍN:

Nunca yo la tuve amor.

BATO:

¿Por tu vida?

BENJAMÍN:

¡Por mi vida!
  Yo te la doy por mujer.

BATO:

Desta vez pienso vengarme
¡voto al sol, que ha de rogarme
y que no la he de querer!
(Vanse.)


<<<
>>>

Pág. 100 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale JACOB.)
JACOB:

  ¡Divino autor del cielo,
señor de cuanto miro,
a quien besan los pies las potestades,
sirviéndole de cielo
el eterno zafiro,
por infinitos círculos de edades;
en tantas soledades,
consuela mi afligido
pecho, cuya flaqueza
se vio de tu grandeza
entre las piedras de Betel vestido;
mis trabajos te muevan,
que al término fatal mis años llevan.
  Ya de Labán airado,
cuando a Raquel y Lía
saqué, imitando entonces sus engaños,
y de Esaú, que armado
pensé que me seguía,
trocaste en paces los futuros daños.
En el fin de mis años
me robaron a Dina,
mató a Josef la fiera;
no permitas que muera
sin ver a Benjamín, que peregrina;
busque diversos modos
la muerte, fin de mis trabajos todos.


<<<
>>>

Pág. 101 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Entre DINA con los músicos de pastores y galas de baile, y LIDA.)
DINA:

  En esta fuerte ocasión
le tenemos de alegrar.

LIDA:

Aumentarás su pesar;
que yo sé su condición.

DINA:

  Padre, en la ausencia llorosa
de mis hermanos, queremos
alegrarte.

JACOB:

En dos extremos
mal el cuidado reposa.
  Mis trabajos han llevado,
entre el amor y el temor,
mi vida a su fin.

DINA:

Señor,
hurta este rato al cuidado:
  siéntate a ver y a oír
nuestros rudos regocijos;
que presto vendrán tus hijos.


<<<
>>>

Pág. 102 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JACOB:

Dina, siéntome morir.
(Siéntase, y bailen DINA y LIDA, con otros dos, lo que los músicos cantan.)
(Cantan.)
  La serrana hermosa,
la del bel mirare,
gloria de las selvas,
¿qué? y honra destos valles;
la que en boca y dientes,
por diferenciarse,
trae en el aldea,
¿qué? perlas y corales;
al pastor Jacob
perdido le trae
siete años por ella,
¿qué? sirviendo a Labane.
El tiempo se rinde
a un amor tan grande,
que no puede el tiempo,
¿qué? vencer voluntades.
Hácense las bodas:
van a desposarse
donde los pastores,
¿qué? jacen este baile.
En amor tan largo,
Raquel querida,
pocos son los años,
corta la vida.


<<<
>>>

Pág. 103 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Ruido dentro de camellos y cabalgaduras con cencerros y campanillas, y voces diciendo: «Para, para ese ganado».)
JACOB:

  ¡Paso! ¿Qué ruido es este?

LIDA:

Dromedarios y elefantes,
carros y carrozas vienen
por las selvas de los sauces.

JACOB:

Pues esos no son mis hijos,
porque más humilde traen
los bagajes de su trigo.
(BATO y RUBÉN corriendo.)

BATO:

Yo tengo de llegar antes.

RUBÉN:

Tente, bestia.

BATO:

¿Pues qué bestia
se ha tenido?

RUBÉN:

Los pies dadme,
padre y señor.

BATO:

¡Josef vive!
Decid agora adelante.

JACOB:

¿Qué es esto, Rubén?


<<<
>>>

Pág. 104 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


RUBÉN:

Señor,
fuimos a Egipto...

BATO:

Contadle
que era Josef el Virrey.

RUBÉN:

¡Animal! ¿Quieres dejarme?

JACOB:

¿Qué dice Bato, Rubén?

RUBÉN:

No sé qué te diga, padre,
si ha dicho que Josef vive.

JACOB:

¡Josef! ¿Mi hijo?

DINA:

Dejalde;
que tan bien quitan la vida
placeres como pesares.
(Salen BENJAMÍN y los demás hermanos.)

NEPTALÍN:

Danos a besar tus pies.

JACOB:

¡Hijos míos, abrazadme!
¡Oh, querido Benjamín!


<<<
>>>

Pág. 105 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BENJAMÍN:

¿Por dicha la historia sabes
de Josef y cómo vive?
Mira que envía a llamarte,
y que nos dio Faraón
tanto oro y plata, que traen
cargas de suma riqueza
dromedarios y elefantes.

JACOB:

Si Josef, mi hijo, vive,
hijos, mi vida se acabe.

RUBÉN:

Señor, a llamarte envía
porque le veas y hables
y porque vivas con él,
que nos quiere dar un valle
que pueble nuestra familia.

JACOB:

¡Inmenso cielo, esforzadme!
Los trabajos no me han muerto:
no queráis que el bien me acabe.

ISACAR:

Perdido se fue Josef
a Egipto, y allá sus grandes
virtudes al Rey le obligan
que hasta su trono le ensalce.

JACOB:

No quiero saber la causa.
En tanta gloria: dejadme,
hijos, un momento solo.


<<<
>>>

Pág. 106 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


BATO:

¿Qué hay, Lida?

LIDA:

Tus disparates.

BATO:

¿Sabes que eres mi mujer
y que tengo de vengarme?

LIDA:

¡Como no me tires coces!
Mas ¿qué otra venganza sabes?
(Vase.)

RUBÉN:

Bato, recoge la gente.

NEPTALÍN:

¡Bato!

BATO:

Batear y dalle.

NEPTALÍN:

Ese bagaje se albergue.

BATO:

Más que se caigan de hambre,
mas que el dimuño lo lleve,
pues que esta Lida me hace
otro Jacob a lo burdo,
en años y flema iguales.


<<<
>>>

Los trabajos de Jacob:107

Pág. 108 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Quédese dormido, y con música baje una nube con un ÁNGEL. Ábrase la nube y baje el ÁNGEL hasta poner los pies, o el trono en que viene, sobre el brocal del pozo.)
ÁNGEL:

  Jacob.

JACOB:

Señor soberano,
¿quién sois?

ÁNGEL:

Aquel fuerte Dios
de tu padre: parte a Egipto:
yo voy contigo, Jacob;
yo te volveré también.

JACOB:

Señor...

ÁNGEL:

No tengas temor,
que yo te haré entre las gentes
grande.
(Vuélvese a subir con música, y cúbrese.)

JACOB:

Vuestro siervo soy.
(Despierta.)
Aguardad, Señor divino:
esperad, dulce Señor.
Fuese. ¿Qué es esto que he visto?
Dios es el mismo que habló.
A Egipto quiero partir:
¡valle de Canaán, adiós,
que voy a ver mi Josef!
¡Oh, cómo fue sin razón
creer su muerte! Es mi vida;
vivía, pues vivo yo.
(Vase.)


<<<
>>>

Pág. 109 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Salen NICELA y JOSEF.)
NICELA:

  Esta merced me has de hacer.

JOSEF:

Nicela, ¿tú hablas así?
¿No sabes que te serví,
y que estuve en tu poder?

NICELA:

  Cuando me acuerdo, señor,
que aquella maldad me culpa,
pido al amor la disculpa.

JOSEF:

Todo es disculpas amor.

NICELA:

  Testimonio tan cruel,
solo el amor lo inventara,
y en una mujer hallara
desatinos para él.
  Estoy tan arrepentida,
que te pido me perdones
si admite satisfacciones
una inocencia ofendida.
  Si fue locura quererte,
ser mujer me disculpó,
pero nadie mereció
por amar deshonra o muerte.
  General de Faraón
es mi esposo: él te ha servido.


<<<
>>>

Pág. 110 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


JOSEF:

Tu esclavo, Nicela, he sido.

NICELA:

Todos tus esclavos son.

JOSEF:

  Yo no soy de los privados
que desvanece el lugar;
de los reyes se ha de usar
como de hombres; los Estados
  tienen principio y aumento,
estado y disminución.
Es la humana condición,
como una veleta al viento.
  Hoy soy, y puedo no ser,
y pues ves que ser no puedo,
si mañana sin ser quedo,
¿qué puedo sin ser poder?
  Haré bien a tu marido:
seré buen tercero yo:
así porque me sirvió,
como porque le he querido.

NICELA:

  El Rey.

JOSEF:

Apártate aquí;
por tu esposo le hablaré.


<<<
>>>

Pág. 111 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


NICELA:

No te acuerdes de que fue
cárcel mi amor para ti,
  sino que della saliste
a ser Rey por mi ocasión,
pues que le dio mi traición
al trono donde subiste.
(Sale el REY; hinca la rodilla JOSEF, y levántale.)

SIMEÓN:

  Muy quejoso estoy de ti;
¿no fuera razón que dieras
cuenta, Josef, a tu Rey
destas venturosas nuevas?

JOSEF:

¿Qué nuevas, señor?

SIMEÓN:

Después
que se fueron a tu tierra
tus hermanos, y les di
carros, oro, plata y seda,
mis camellos y elefantes,
para que con más grandeza
trujeran tu viejo padre
sobre cien años y ochenta,
¿no me dices que ha llegado?

JOSEF:

Porque esas nuevas te deba,
por quien te beso los pies,
de mi descuido te quejas;
y en albricias deste bien,
quiero que un bien me concedas.


<<<
>>>

Pág. 112 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


SIMEÓN:

¿Pues yo te he de dar a ti?

JOSEF:

Sí, señor, que los que reinan,
al bien de quien quieren bien,
amando obligados quedan.

SIMEÓN:

¿Qué quieres?

JOSEF:

El general,
que es marido de Nicela
 (Llega NICELA a los pies del REY.)
(llega y bésale los pies),
te ha servido en paz y en guerra;
fue mi dueño, como sabes.

FARAÓN:

Conozco, Josef, la deuda:
tú del Rey eres segunda:
tercera persona sea:
en mi Consejo presida.

NICELA:

Los pies Nicela te besa
por tanto bien.

JOSEF:

Ya mi padre,
invicto Príncipe, llega.


<<<
>>>

Pág. 113 de 113
Los trabajos de Jacob Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Sacan a JACOB entre cuatro hijos, y salgan todos.)
JACOB:

Dejadme, aunque sea sin pies,
besaré los de su Alteza,
y veré a Josef el rostro.

JOSEF:

¡Padre!

JACOB:

Agora, Josef, venga
la muerte, pues mis trabajos
hicieron fin.

RUBÉN:

La tercera
parte os dirá lo demás;
que aquí dio fin el poeta
de Jacob a los trabajos,
que es la gran tragicomedia
de la salida de Egipto:
Belardo los pies os besa.

Fin01.jpg


<<<