Manojo de zarsas: 004

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Caos[editar]




No hay miedo en sombra para el hombre

fuerte

que ve, sin pestañar, el precipicio;

que conoce las úlceras del vicio

y no tiembla jamás, ni ante la muerte.


Para el que al cabo de la vida, advierte

la sinrazón de todo sacrificio;

para el que nunca halló nada propicio

y fué siempre vejamen de la suerte.


Ah! qué puede temer el que por huellas

de los pies dejó sangre. El que, contrito,

pide alivio á sus múltiples querellas.


Y ve sólo, ante el eco de su grito,

la inmutabilidad de las estrellas...

en medio del sopor del infinito!


Manojo de zarsas de Julio Flórez
? -

A una novia - Apocalíptica - Caos -
Deseo - El gran crimen - En el café - Errante -
Imposible - Lejos - Petición - Rojo y blanco -
Sonrisa de muerto - Todo nos llega tarde - Un caso - ¡Jamáaas! -
¡Salud! - A una gitana - Al Tequendama - Así fue -
De viaje - Desolación - En Cartagena - En marcha -
Flor de sangre - Impotencia - Ley implacable - Pobre Juan -
Semblanza - Sugestión - Última hoja - ¡Calla! - ¡Oh muerte! - ¿Quién oye? -